Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




Acuerdos regionales no sustituyen al sistema mundial de comercio




Los tratados regionales de comercio se han multiplicado en los años recientes y la Organización Mundial del Comercio (OMC) registra que los actualmente en vigor ascienden a 253. No se trata por cierto de un nuevo fenómeno. Los tratados regionales preceden el sistema multilateral, porque en cierto sentido fueron las semillas de las que nació […]

El director general de la OMC, Roberto Azevêdo. Crédito: OMC

El director general de la OMC, Roberto Azevêdo. Crédito: OMC

Por Roberto Azevêdo
GINEBRA, Oct 13 2014 (IPS)

Los tratados regionales de comercio se han multiplicado en los años recientes y la Organización Mundial del Comercio (OMC) registra que los actualmente en vigor ascienden a 253.

No se trata por cierto de un nuevo fenómeno. Los tratados regionales preceden el sistema multilateral, porque en cierto sentido fueron las semillas de las que nació el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT en inglés). Creado en 1947, el GATT fue reemplazado en 1994 por la OMC.Muy pocos de los grandes desafíos a los que se enfrenta el comercio mundial en la actualidad se pueden resolver fuera del sistema multilateral. Se trata de problemas mundiales que requieren soluciones mundiales.

Estas iniciativas son importantes, pues coexisten con el sistema multilateral y pueden contribuir a levantar el edificio de las normas comerciales mundiales y la liberalización del comercio.

Pero, por supuesto, las cosas han cambiado en los últimos años.

Los tratados regionales han aumentado con mucha más rapidez desde que se creó la OMC, en comparación con los días del GATT.

Y estos acuerdos no solo son más numerosos, sino que cada vez son más complejos.

Aunque más de 80 por ciento de los acuerdos son bilaterales, cada día vemos acuerdos regionales de mayor amplitud.

Y también vemos más acuerdos entre países de diferentes regiones, antes que entre vecinos.

Además, vemos que muchos más países en desarrollo negocian actualmente tratados regionales.

Esta proliferación de tratados, cada uno con su propio conjunto de normas, ha sido bautizada la “maraña de acuerdos comerciales”, en el sentido
de que estamos viendo un aumento considerable del nivel de complejidad de los acuerdos y de las relaciones entre ellos.

En la mayoría de los acuerdos actuales se contraen compromisos más profundos y amplios, y se ha ido más allá de los entendimientos relativos únicamente al acceso a los mercados para las mercancías.

En el caso de algunas cuestiones como el acceso a los mercados para las mercancías y los servicios, algunos acuerdos otorgan a sus participantes un nivel más alto de acceso a los mercados que el existente en el marco de la OMC.

Otra tendencia que se ha observado en los últimos años es la de reunir varios acuerdos regionales existentes, en las denominadas negociaciones “megarregionales”.

Aunque continúa la tendencia de negociar nuevos acuerdos regionales, la liberalización del comercio a nivel bilateral o regional es solo una parte del panorama.

Como he dicho muchas veces, estas iniciativas son importantes para el sistema multilateral de comercio, pero no pueden sustituirlo.

En efecto, existen muchas cuestiones importantes que solo se pueden abordar eficientemente en el contexto multilateral y por conducto de la OMC.

La facilitación del comercio se negoció satisfactoriamente en la OMC, porque carece de sentido económico recortar el papeleo o simplificar los procedimientos en frontera entre uno o dos países. Si se hace para un país, en la práctica se hace para todos.

No es posible liberalizar eficientemente la reglamentación relativa a los servicios financieros o las telecomunicaciones para un solo interlocutor comercial, de manera que es preferible negociar mundialmente las avenencias en materia de servicios dentro de la OMC.

Tampoco es posible abordar a través de acuerdos bilaterales las subvenciones a la agricultura o a la pesca.

Las disciplinas sobre medidas comerciales correctivas, como la aplicación de derechos antidumping y compensatorios, no puede ir mucho más allá de las normas de la OMC.

Lo cierto es que muy pocos de los grandes desafíos a los que se enfrenta el comercio mundial en la actualidad se pueden resolver fuera del sistema multilateral. Se trata de problemas mundiales que requieren soluciones mundiales.

Otro aspecto importante, dejando aparte el contenido de los acuerdos, es su ámbito geográfico. Los acuerdos regionales suelen excluir a los países más pequeños y vulnerables. Eso es causa de profunda preocupación.

Existe también el temor de que, al crear conjuntos diferentes de normas y reglamentos, los tratados regionales puedan ser onerosos para los comerciantes y las empresas. He ahí el punto de complejidad que inquieta a muchos.

Por último, aunque estas iniciativas demuestran que los miembros de la OMC siguen liberalizando el comercio, la fragmentación del sistema comercial no puede sustituir a los beneficios de negociar un conjunto de normas para todos.

Pero, para lograrlo, es evidente que una cosa que tenemos que hacer es cumplir con lo que acordamos en Bali en diciembre pasado, durante las negociaciones comerciales mundiales en el marco de la OMC.

Estamos ahora a mitad de camino de un intenso período de consultas para resolver el actual punto muerto al respecto pero, tal como están las cosas hoy por hoy, no tenemos una solución en este momento.

Mientras persista esta situación, creo que aumenta de manera exponencial el riesgo de distanciamiento. Y ese aspecto viene a subrayarlo la proliferación de estos otros enfoques.

En aras del sistema multilateral, y de todos los que pueden beneficiarse de él, creo que tenemos que encontrar una solución a nuestros problemas actuales y volver a encarrilar nuestro trabajo en la OMC. Y tenemos que hacerlo con rapidez. El tiempo no está de nuestra parte.

Editado por Pablo Piacentini



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/10/acuerdos-region...


Lunes, 13 de Octubre 2014
Roberto Azevêdo
Artículo leído 210 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.