Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Alemania convierte la ingeniería en la referencia de la ciencia

Considera que constituye el motor para la innovación y el crecimiento económico


El Gobierno alemán ha tomado la decisión de convertir a las ingenierías en la referencia del conocimiento científico. Eleva estas ciencias técnicas hasta la Academia Nacional de las Ciencias (Acateh), que de esta forma pasará a convertirse en la Academia Nacional de las Ciencias de Ingeniería. La medida responde a la voluntad de garantizar el liderazgo tecnológico alemán, ya que las ingenierías son consideradas el motor para la innovación y el crecimiento económico. Por otro lado, la medida responde a la constatación de la debilidad del sistema educativo del país y al déficit de ingenieros. Por Eduardo Martínez.




Annette Schavan
Annette Schavan
La ministra federal de la enseñanza y la Investigación, Annette Schavan, se ha propuesto convertir las ciencias de la ingeniería en motor de la innovación y elevarlas desde el marco académico tradicional hasta la Academia Alemana de las Ciencias (Acateh, que pasará a convertirse así en la Academia Nacional de las Ciencias de Ingeniería.

Hasta ahora las ciencias de la ingeniería han estado integradas en la estructura de las categorías académicas tradicionales. Pero ha sido decisión de las autoridades alemanas otorgar mayor protagonismo a las carreras de ingeniería, por considerarlas, de entre las ramas de la ciencia, las más vinculadas a los procesos de innovación y por ello a la potencial competitividad de la economía alemana.

El primer paso de este proceso fue la creación en 1998 del grupo de trabajo “Convención para las ciencias”, que impulsó una reflexión sobre cómo abordar la revalorización social de la ingeniería en la sociedad alemana. Esta iniciativa fue seguida en 2002 por el nacimiento de Acatech. Desde su nacimiento, se ha invertido en Acateh 1,3 millones de euros.

En este tiempo, la representación de las ciencias de ingeniería ha ganado en visibilidad social, según Acateh. La siguiente etapa será el desarrollo de Acatech como representante nacional de los ingenieros en las negociaciones internacionales, en la clarificación de la importancia de las tecnologías del futuro y en la creación de lazos entre los ámbitos sociales, económicos, políticos y científicos.

Déficit educativo

Alemania, como la mayoría de los países desarrollados, acusa muchas deficiencias en su sistema educativo. Acatech es una de las respuestas a estos problemas educativos y cuenta con más de 200 representantes de las academias, las universidades, los centros de investigación y las empresas.

Las escuelas técnicas constituyen cerca de la mitad de los institutos de educación superior en Alemania. La educación y la formación que ofrecen esta más orientada a la aplicación y está organizada de manera más estricta que las universidades normales, al mismo tiempo que los cursos son también más cortos.

Los resultados de un estudio realizado por el instituto Fraunhofer para la investigación en innovación y tecnología de sistemas, señaló que sólo entre los años 2000 y 2003, en las escuelas técnicas se iniciaron cerca de 6.000 proyectos de investigación y desarrollo (I+D).

Inmediatamente después de su constitución, Acateh consiguió agrupar por vez primera bajo una misma figura nacional las actividades de las siete academias alemanas de las ciencias, que hasta la fecha actuaban principalmente en el ámbito regional. Al polarizarse ahora a favor de las ingenierías, Acateh se convierte en el principal agente de la innovación del país.

El compromiso de la ministra Annette Schavan con la ingeniería responde a la estrategia adoptada de sus inicios por la dirección de Acatech: que las ciencias técnicas sean reconocidas ampliamente en Alemania como impulsores de la innovación y del crecimiento sostenido, puesto que son los factores clave para asegurar el futuro de Alemania como líder industrial.

Acatech se centra en cuatro temas principales para hacer realidad estos objetivos: la transferencia de conocimientos tecnológicos, la investigación interdisciplinar, la promoción de los jóvenes científicos y la cooperación internacional.

Simbiosis de academia y tecnología

El nombre es en sí una simbiosis entre academia y tecnología: acatech es una asociación sin ánimo de lucro e independiente que fue fundada con el objetivo de representar los intereses científicos y técnicos, tanto en Alemania como en el extranjero.

Su misión primordial consiste en mejorar el ambiente de innovación en Alemania. Mediante actuaciones internacionales, actividades de asesoramiento en la esfera política y pública, así como mediante el fomento de ingenieros jóvenes y la promoción de temas del futuro en los proyectos de investigación nacionales, la Academia pretende reforzar las ciencias técnicas alemanas como motor impulsor de innovación y crecimiento y, así, asegurar que Alemania permanezca entre los líderes tecnológicos a nivel mundial.

El Gobierno alemán pretende aumentar su presencia a nivel internacional en cuestión de nuevas tecnologías. De acuerdo a un estudio de la Unión Europea, Alemania es líder en dicho ámbito junto a los países nórdicos. El proyecto de Alemania comprende la ampliación de puestos de trabajo, mayor inversión en laboratorios y por consiguiente un aumento considerable de productos en el mercado.

Con un presupuesto de 15.000 millones de euros, el gobierno alemán se propone fomentar la colaboración interdisciplinar de diversos sectores: ciencia, industria y economía. Annete Shavan ya había expresado con anterioridad la necesidad de llevar a la práctica las ideas aportadas tanto por pensadores, como por expertos y científicos.

La preocupación de Annete Shavan tiene un fundamento: la economía alemana ve amenazada su capacidad de competividad a nivel global debido al déficit educativo: uno de cada diez escolares no termina sus estudios y uno de cada cinco jóvenes fracasa en la escuela profesional, según los resultados de un estudio del Instituto de la Economía Alemana, IW. El porcentaje de los que no tienen éxito en las escuelas profesionales en los últimos diez años ha pasado del 16,3% al 22,8%.

Además, cuatro millones de alemanes son analfabetos, de los que 164.000 viven en Berlín. Ante esta situación, Annette Schavan ha puesto a disposición de la campaña de la ONU contra el analfabetismo 30 millones de euros.

Déficit de ingenieros

Pero no se trata sólo de escasos estudiantes y muchos analfabetos. También faltan ingenieros, los únicos capaces de aportar innovación a la industria. Según un estudio de la Asociación de Ingenieros Alemanes (VDI), en la actualidad hay 18.000 plazas de ingenieros sin cubrir. El 7,2% de los ingenieros no tenía trabajo en 2005, frente al el 18,9% de las mujeres ingenieras, ya que en la Alemania actual, sobre todo las pequeñas empresas son más reticentes a contratar ingenieras.

Los estudiantes de ingeniería de la Universidad Técnica de Aquisgrán (RWHT) son de los más solicitados en todo el mundo. Los estudiantes encuentran rápidamente trabajo, ya que poseen conocimientos teóricos y prácticos de acuerdo a las exigencias de la industria. El éxito de la Universidad RWTH radica por un lado en las estrechas cooperaciones con las empresas y por otro lado en que muchos de los docentes y catedráticos trabajaron en empresas, antes de dedicarse a la docencia en la universidad.

Todo ello ha llevado a Annette Schavan, a tomar la decisión de incrementar los recursos financieros de la investigación en los centros de enseñanza superior especializados (Fachhochschulen), cuyos recursos pasarán de los 15 millones de euros actuales a los 30 millones de euros en 2008.

Este aumento de recursos forma parte del nuevo programa “la investigación en los "Fachhochschulen" en alianza con las empresas". Este programa pretende acelerar la transferencia tecnológica a la industria de la siguiente forma: cada proyecto de investigación subvencionado deberá hacer partícipe al menos a dos empresas. Cada proyecto podrá recibir una aportación de 260.000 euros en tres años.

Aunque la mayor parte de la investigación alemana se realiza actualmente en las universidades e institutos independientes, el gobierno confía con estas medidas que los "Fachhochschulen" cubran el vacío en la investigación aplicada.

Desde 2004, los centros de enseñanza superior especializados desarrollaron 255 proyectos subvencionados por un importe total de 35 millones de euros. La mayoría se desarrollaron en la antigua Alemania del Este.


Jueves, 2 de Noviembre 2006
Eduardo Martínez
Artículo leído 13492 veces



Nota

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel