Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Analizan el esfuerzo físico del personal de extinción de incendios forestales

El estudio ha sido realizado, por primera vez en el mundo, en condiciones reales


Investigadores de la Universidad de León han estudiado, en condiciones reales por primera vez a nivel mundial, el nivel de esfuerzo físico que supone a los miembros de las BRIF (Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales) la extinción de fuegos. Los resultados obtenidos han permitido establecer una serie de índices de trabajo, que han sido trasladados a los planes de preparación física de estos trabajadores. DICYT/T21.





Brigadistas sofocando un incendio forestal. Fuente: Wikimedia Commons.
Brigadistas sofocando un incendio forestal. Fuente: Wikimedia Commons.
El Grupo de Investigación en Valoración de la Condición Física de la Universidad de León acaba de publicar un artículo en la revista científica Journal of Occupational and Environmental Health sobre el nivel de esfuerzo físico que supone a los miembros de las BRIF (Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales) la extinción de fuegos.

El trabajo publicado se enmarca en el proyecto de investigación Factores condicionantes del rendimiento del personal especialista en extinción de incendios forestales (PEEIF) que el grupo lleva a cabo junto con la empresa de transformación agraria Tragsa y la gestora medioambiental Egmasa, y que ha contado con el apoyo del Área de Defensa Contra Incendios Forestales del actual Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Según ha explicado a DiCYT el profesor José Gerardo Villa Vicente, la principal novedad que aporta este estudio respecto a los que están publicados en la literatura, elaborados por los tres grupos que trabajan en esta línea a nivel mundial (radicados en Estados Unidos, Australia y Chile), es que se ha realizado en condiciones reales de incendio y no mediante simulación.

“A través de la empresa Tragsa y de los trabajadores que, voluntariamente, han querido participar en el estudio, hemos recopilado toda la información sobre incendios forestales. De esta manera, hemos llegado a analizar cerca de 200 sujetos y unos 15 incendios por cada uno de ellos”, detalla Villa Vicente.

A lo largo de cuatro años, los investigadores han controlado más de 2.000 incendios forestales y los han clasificado en cuatro apartados en función del esfuerzo requerido para los miembros de las BRIF: de menos de una hora de duración; entre una y tres horas; entre tres y cinco, y más de cinco horas.

El responsable de la preparación física en el ámbito de los incendios forestales de Tragsa, ubicado en el Laboratorio del grupo, y dos licenciados en Educación Física contratados conjuntamente y formados en este ámbito, han sido los encargados de recopilar todos los datos.

Registros realizados

“Cuando el fuego podía preverse, los agentes forestales voluntarios ingerían una cápsula de temperatura que registraba tanto su temperatura central como las variaciones a lo largo de todo el tránsito intestinal, durante unas 24-48 horas hasta que se defecaba”, precisa el profesor Villa, quien apunta que de esta forma se ha logrado obtener el dato más importante, “cómo influyen las condiciones térmicas y el esfuerzo que la persona realiza en la temperatura central del cuerpo”.

Después, independientemente de que ingirieran la cápsula o de que salieran al monte a extinguir un fuego, a entrenar o a realizar labores de limpieza, los agentes forestales se colocaban una cinta pectoral para registrar su frecuencia cardiaca cada cinco segundos.

A su vez, dado que cada uno porta un equipo de protección (formado por un traje, un casco, unos guantes y unas botas) y unas herramientas, lo que incrementa el peso entre 6 y 20 kilos, se han instalado sensores de temperatura ambiental y sensores de temperatura interna dentro de la camisetas y dentro del mono de trabajo, para conocer cómo se va acumulando la humedad y cómo varía la temperatura corporal.

“El equipo les protege frente al fuego pero dificulta la transpiración, a lo que se suma su peso y las condiciones del trabajo en el monte, con terrenos irregulares, pendientes, etc, y sometidos a más de 30 grados de temperaturas normalmente secas. A través de los sensores podemos saber hasta qué punto eso impide el intercambio térmico con la piel y por tanto la disipación de calor. Incluso, hemos incluido sensores de flujo de calor que miden las llamaradas o las corrientes convectivas de calor que reciben”, añade el investigador.

Prueba de esfuerzo realizada en el transcurso de la investigación, en el laboratorio del Grupo de Investigación en Valoración de la Condición Física de la Universidad de León. Imagen: ULE.
Prueba de esfuerzo realizada en el transcurso de la investigación, en el laboratorio del Grupo de Investigación en Valoración de la Condición Física de la Universidad de León. Imagen: ULE.
Paralelamente, uno de los técnicos contratados acompaña a las cuadrillas y anota los tiempos de trabajo y de recuperación de cada uno de los miembros, así como el tipo de ataque al fuego que realizan o el avituallamiento que reciben.

Implicación en los planes de preparación física

Una vez obtenidos los datos, toda la información se centraliza, se limpia y se analiza en función de las variables que se desea estudiar.

Como señala Villa Vicente, “casi siempre buscamos saber qué tipo de esfuerzo le ha supuesto al agente forestal el trabajo e intentamos pormenorizar, como estamos haciendo en estos momentos, aspectos como si el tipo de combustible difiere al esfuerzo que tienen que realizar el trabajador o si el terreno más o menos abrupto requiere también mayor nivel de esfuerzo”.

Dado que a estos trabajadores se les exige una determinada condición física, el equipo científico trata de comprobar “en qué medida una mayor o menor preparación no sólo mejora el rendimiento sino también la salud y la seguridad de los agentes forestales”.

A través de estos estudios, lo que tampoco estaba recogido en la literatura, han establecido una serie de índices de trabajo que han trasladado a los planes de preparación física de estos trabajadores.


Miércoles, 28 de Marzo 2012
DICYT/T21
Artículo leído 2464 veces


Nota



Comente este artículo

1.Publicado por MarioRV el 29/03/2012 09:13
Interesante artículo, pero quisiera puntualizar varias cuestiones:

- Un operario, trabajador, especialista, brigadista, etc, es decir, personal que trabaja en una BRIF o en una brigada de incendios, no es un agente forestal.
- Un agente forestal, según el artículo 6 de la Ley 43/2003, de Montes, es un funcionario que ostenta la condición de agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico tal como establece el apartado 6 del artículo 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
Así pues, son policía administrativa.

2.Publicado por leotec canyon el 30/03/2012 12:15
las pruebas para poder ser bombero son muy duras. Sin duda las oposiciones más salvajes

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >