Tendencias 21
Universidad Comillas




Ateos y creyentes pueden sentir ira hacia Dios

Cinco estudios revelan que esta emoción es común y mensurable, y forma parte de la religiosidad


La ira hacia Dios es una emoción muy antigua, y ha provocado desde siempre luchas interiores. Julie Exline, investigadora de la Case Western Reserve University de Estados Unidos, ha analizado este estado emocional desde el punto de vista psicológico, en cinco estudios distintos. En ellos se ha constatado que la ira hacia Dios es un sentimiento común a religiosos, ateos y agnósticos, que puede darse a raíz de acontecimientos traumáticos, aunque no siempre éstos sean su causa. Por Yaiza Martínez.



Foto: Serghei Velusceac. Photoxpress.
Foto: Serghei Velusceac. Photoxpress.
La ira hacia Dios es una emoción muy antigua, y ha provocado desde siempre luchas interiores. Ahora, una investigadora de la Case Western Reserve University, de Estados Unidos, ha analizado este estado emocional desde el punto de vista psicológico.

Según publica Eurekalert, la psicólogo Julie Exline, afirma que “muchas personas experimentan ira hacia Dios”.

Exline señala, además, que: “incluso la gente que ama y respeta profundamente a Dios puede sentirse enfadada con él, de igual forma que podemos sentirnos molestos o enfadados con otras personas, incluidos nuestros seres queridos”.

Cinco estudios realizados

Exline ha realizado, en la última década, diversos estudios con cientos de personas para analizar la ira hacia Dios.

Según publican la investigadora y sus colaboradores en un artículo aparecido en el Journal of Personality and Social Psychology, Exline ha realizado a este respecto un total de cinco estudios.

En uno de ellos, fue analizado un grupo de población estadounidense; en el segundo y tercer estudio, se analizó la cuestión en un grupo de estudiantes universitarios; en el cuarto estudio se examinó a personas afligidas; y en el quinto estudio fueron analizados individuos que habían sobrevivido al cáncer.

Todas estas investigaciones iban dirigidas a temas fundamentales acerca de la ira hacia Dios: percepciones y atribuciones con la que predecirla, así como su prevalencia, y sus asociaciones y adaptaciones.

Los resultados obtenidos demostraron lo siguiente: la ira hacia Dios a menudo coincide con hechos traumáticos, como muertes, enfermedades accidentes o desastres naturales. Pero este tipo de enfado no se da sólo en situaciones extremas.

Según Exline, este sentimiento también puede aflorar cuando las personas experimentan decepciones, fracasos o daños interpersonales.

Por qué surge

La psicólogo explica que, en todos estos casos, las personas creyentes pueden llegar a ver a Dios como el responsable último de sus desgracias, y se enfadan y ven las intenciones de Dios como crueles.

Estos individuos pueden sentir que su desgracia se debe a que Dios los ha abandonado, traicionado o maltratado.

Los investigadores señalan, por otra parte, que la ira hacia Dios de un individuo puede pronosticarse con medios socio-cognitivos de predicción de la ira similares a los que se utilizan para predecir la ira hacia otras personas.

Julie Exline. Fuente: Case Western Reserve University.
Julie Exline. Fuente: Case Western Reserve University.
Estos pronosticadores incluirían factores como el sostener que Dios es responsable de causar daños severos o el atribuir a Dios crueldad; pero también factores exclusivamente personales, como la dificultad para encontrarle sentido a las cosas o el hecho de verse a uno mismo como víctima.

Los estudios de Exline constataron, además de lo mencionado, que la religiosidad y la edad tienen una relación negativa con la ira hacia Dios. Así, el primer estudio demostró que en los protestantes la ira hacia Dios era ligeramente menor que en otros grupos de personas, y en otros pudo constatarse que la gente mayor suele albergar menos ira hacia Dios que las personas jóvenes.

Por otro lado, el segundo y el tercer estudio revelaron que los ateos y los agnósticos también pueden sentir ira hacia Dios. Esto se constató particularmente en mediciones sobre experiencias del pasado o sobre imágenes de un Dios hipotético.

En general, los investigadores señalan que la ira hacia Dios es más angustiosa cuando es frecuente, intensa o crónica.

Beneficios y dificultades

Considerando todos los resultados obtenidos, explican los científicos en el Journal of Personality and Social Psychology, “estos estudios sugieren que la ira hacia Dios en una dimensión importante de la experiencia espiritual y religiosa. Esta dimensión sería, además, mensurable, general, y estaría relacionada con la adaptación a diversos contextos y poblaciones”.

Pero, a pesar de que el enfado con Dios es una emoción muy común, incluso entre las personas no creyentes, Exline afirma que para la gente resulta difícil admitir este tipo de ira, principalmente porque le hace sentir culpable.

Este problema lo tienen en particular las personas más religiosas, que son las que tienden a creer que deben centrarse sólo en el lado positivo de la vida religiosa.

Sin embargo “la religión y la espiritualidad son como otros dominios de la vida, como el trabajo o las relaciones. Todos ellos aportan importantes beneficios, pero también pueden conllevar dificultades. La ira hacia Dios es una de estas batallas”, concluye la investigadora.

Dos nuevos estudios

Los investigadores trabajan ahora en dos nuevos estudios que se llevarán a cabo a través de Internet con las personas que deseen participar respondiendo sendas encuestas.

En uno de ellos se pregunta a los participantes sobre “el papel de Dios en el sufrimiento”, y en el otro se piden opiniones personales sobre cómo se puede afrontar la ira hacia Dios.



Miércoles, 19 de Enero 2011
Visitas de este artículo: 4045



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por mauricio el 19/01/2011 22:07
creo que la ira hacia Dios por parte de creyentes es algo natural, siempre lo han tratado de personificar, por otra parte, resulta imposible desde mi perspectiva, que un agnostico (mi caso) presente ira hacia ese Dios, simplemente porque no existe una prueba de que existe, por tanto , como se puede tener ira a a algo que no existe (o que no se a comprobado su no existencia), para mi que esas personas del estudio no tiene muy clara su tendencia o no tendencia religiosa.-

2.Publicado por Alberto el 22/01/2011 12:49
Es lo primero que he pensado al leer el titular. Lo ven desde su propia perspectiva y creen que todo el monte es orégano. El control mental que han ejercido las religiones sobre las personas sin cultura ha sido tal, que hasta en el vocabulario de ateos y agnostico se incluye palabros religiosos, pero esto no quiere decir que las ideas y actitudes sean las mismas. Si es cierto que hay una tendencia, una "fuerza centrifuga" que no nos hace inmunes a la cultura de la religión, pero esto, ahora, como dice el fílosofo Jorge Wesenger... es una razón para aprender a diferenciar más aún esa extraña concepción que ofrece la religión de la naturaleza; es en definitiva un incentivo en este siglo para abandonar un pensamiento equivocado y cambiar las leyes que están basada en la religión.

3.Publicado por Cachi Quaglia el 24/01/2011 03:45
Es lamentable la ignorancia conceptual de los autores de este artículo.Un creyente puede tener bronca contra su dios, o contra cualquier otra entidad en la que crea. Pero un ateo,o sea una persona que afirma no creer en alguna entidad de ese tipo, ¿Como puede sentir bronca contra algo en lo que no cree que exista?.....
En fin, de todo tipo de ignorantes hay en la"Viña del Señor"... No sintamos "ira" contra ellos; después de todo, no son dioses...

4.Publicado por emilio el 24/01/2011 14:43
¿Ira de los ateos hacia Dios?, que estupidez, no se puede sentir ira hacia lo inexistente.

En todo caso ira ante la religión y ante los que sustentan la idea de Dios a los que puede considerarse culpables de muchos de los males sociales

5.Publicado por patricio el 10/11/2011 21:30

NO HAY Q TENER IRA CON ALGO Q NO EXISTE , DIOS NO EXISTE Y SI EXISTE NO ES BUENO Y JUSTO COMO SE DICE

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR