Tendencias 21
Universidad Comillas




Aumenta la predisposición genética del ser humano a la religiosidad

La alta tasa de natalidad de los grupos religiosos expande el “gen de la religión” entre religiosos y seculares


La predisposición genética del ser humano a la religiosidad está aumentando como consecuencia de la alta tasa de natalidad de las personas religiosas. Esto es lo que ha revelado el estudio realizado por un economista de la Universidad de Cambridge con un modelo matemático basado en datos de investigaciones anteriores. En tan sólo unas generaciones, señala el modelo, el alelo de la religiosidad se impondrá en la sociedad global, aunque siga existiendo una tasa estable de población secular en el mundo. Este alelo, además de predisponer a la religiosidad, es responsable de otras características humanas, como la tendencia a obedecer a la autoridad o el conservadurismo. Por Yaiza Martínez.



Familia de Amish de Canadá. Fuente: Wikimedia Commons.
Familia de Amish de Canadá. Fuente: Wikimedia Commons.
Las personas religiosas tienden a tener más hijos, y este hecho hace que sus “genes religiosos” se expandan por la sociedad. Esto es lo que afirma Robert Rowthorn, profesor emérito de Economía de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, a raíz de una investigación realizada y de la que se ha hecho eco la revista Proceedings of the Royal Society B.

El estudio de Rowthorn también ha revelado que la predisposición genética a creer en Dios se está incrementando, debido a la alta tasa de nacimientos entre los grupos religiosos más tradicionales, publica la Universidad de Cambridge en un comunicado.

En la revista Physorg, se pone un ejemplo bastante ilustrativo de lo que Rowthorn sugiere: en los últimos 20 años, la población Amish de Estados Unidos se ha doblado, pasando de 123.000 individuos en 1991 a 249.000 en 2010. Este enorme crecimiento se ha debido casi por completo a la alta tasa de natalidad que exige la cultura religiosa Amish, y que propicia una media de seis hijos por mujer.

Genes, no destino

En su investigación, Rowthorn analizó el ejemplo particular de los Amish para comprender cómo las altas tasas de fertilidad de las personas religiosas en todo el mundo afectarían al futuro de la evolución genética humana, a la constitución biológica de las sociedades.

Para su análisis, el científico desarrolló un modelo numérico que demostró que los componentes genéticos que predisponen a un individuo a la religión “viajan” actualmente a través de las prácticas culturales religiosas que favorecen las altas tasas de natalidad.

Según Rowthorn, de esta forma, aunque haya personas que abandonen su religión original y terminen siendo laicas, los genes religiosos que portan (y que también condicionan otras características de la personalidad como la obediencia, el conservadurismo o la tendencia a realizar rituales) seguirán expandiéndose.

En declaraciones del investigador recogidas por Physorg, Rowthorn explica que: “Siempre que la fertilidad de los individuos religiosos se mantenga en una media más alta que la de los seculares, los genes que predisponen a la población a la religiosidad se extenderán. Cuanto mayor sea el diferencial de fertilidad entre religiosos y no religiosos, más rápidamente se producirá esta transformación genética”

El científico añade que, sin embargo: “Esto no significa que todo el mundo se vaya a volver religioso. Los genes no son destino. Mucha gente que está genéticamente predispuesta a la religión puede, de hecho, llevar una vida secular como consecuencia de otras influencias culturales”.

Robert Rowthorn. Fuente: Universidad de Cambridge.
Robert Rowthorn. Fuente: Universidad de Cambridge.
Basado en estudios anteriores

El modelo desarrollado por Rowthorn se basó en datos de anteriores estudios que habían demostrado que la gente religiosa tiene, como media, más hijos que las personas seculares (definidas en este caso como “indiferentes” ante la religión).

Cuanto más ortodoxa es una secta religiosa, mayor es la tasa de natalidad de sus adeptos. Así, sectas como las de los Amish, los Huteritas o los Jaredíes, de judíos ortodoxos, tienen cuatro veces más hijos que la media de la población laica.

Según información obtenida por la World Values Survey de 82 países del mundo, los adultos que asisten a servicios religiosos más de una vez por semana tienen como media 2,5 hijos, las personas que asisten a estos servicios una vez por semana, tienen una media de 2,01 hijos, y aquéllas que acuden a servicios religiosos una vez al mes tienen como media 1,67 hijos.

Gen de la religiosidad

En su modelo matemático, Rowthorn utilizó un “gen de la religiosidad” para representar diversos factores genéticos que se combinan para predisponer a un individuo a la religiosidad, para mantenerse religioso desde la juventud o para convertirse a alguna religión, a pesar de tener un origen laico. Por otra parte, el alelo de la no-religiosidad de este “gen” propiciaría que las personas siguieran siendo o se volviesen seculares.

Si ambos progenitores presentan el alelo de la religiosidad, sus descendientes tenderán más a tener este mismo alelo que los hijos de progenitores que no lo porten. Sin embargo, hijos nacidos de padres religiosos pueden ser portadores del alelo de la no-religiosidad y viceversa: hijos nacidos de padres seculares pueden presentar el alelo de la religiosidad.

Tener este alelo no hace religiosa a una persona, pero sí propicia que ésta presente características inclinadas hacia la religiosidad, explica el investigador. Todos los individuos, tanto de origen religioso como de origen laico, tienen la posibilidad de abandonar la religión o de secularizarse, en función del momento o el lugar en que se encuentren.

Así, “entre las iglesias cristianas de Europa y Norteamérica, las tasas de abandono de la religiosidad son más altas que las de conversión. En algunos casos, como en el de los Amish, estas tasas de abandono están superadas con creces por la alta tasa de natalidad. Sin embargo, en las iglesias principales, como la católica o la anglicana, la tasa de natalidad no es lo suficientemente alta como para compensar los abandonos. Estas iglesias tienen que apoyarse en la inmigración para mantener su número de adeptos. En otras partes del mundo, como el Este de Asia, las iglesias cristianas están creciendo gracias a las conversiones”, explica Rowthorn.

El alelo religioso triunfa

En términos generales, el modelo matemático creado demostró que, incluso cuando la tasa de abandono religioso es alta, la tasa de natalidad general de las personas religiosas puede provocar que el alelo de la religiosidad se imponga finalmente en la sociedad global.

Además, según dicho modelo, las diferencias entre religiosos y no religiosos en las tasas de natalidad podrían tener un efecto genético significativo en tan sólo unas generaciones.

En un futuro, explica Rowthorn, la fracción religiosa de la población se estabilizará y el porcentaje de personas seculares será amplio. Sin embargo, casi toda esta población secular también portará el alelo religioso, es decir, que casi toda la población tendrá una predisposición genética hacia la religión, aunque lleve una vida secular.

La conclusión del científico es, por tanto, la siguiente: el alelo de la religiosidad triunfará finalmente, modificando la composición genética de la población.



Martes, 1 de Febrero 2011
Visitas de este artículo: 5460



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Alejandro Sánchez el 05/02/2011 04:56
Es una ventaja evolutiva la espiritualidad y con el tiempo irá desarrollándose más y más. Genes no es destino, mas es condicionante.

2.Publicado por Cachi Quaglia el 06/02/2011 20:55
Una superficialidad pseudocientifica, que no merece siquiera el trabajo de explicar la diferencia entre espiritualidad y religiones.
Tengamos muchos hijos para revitalizar el obcurantismo religioso con sus dogmas, castas sacerdotales y liturgias hipnóticas!...

3.Publicado por viendoloobvio el 07/02/2011 14:58
Viendo el proceeding en el que se publicó el artículo, noto que los investigadores no explican claramente como diferencian la herencia cultural de la herencia genética. Creo que hay que hacer seguimiento de gemelos que crecieran en nichos culturales distintos.

4.Publicado por jesús el 09/02/2011 12:24
Si esto fuera cierto, el alelo de la "no religiosidad" habría desaparecido hace milenios.
Incluso imaginado que existen algo así como "alelos que hacen tender más a la religiosidad" y otras que hacen tender menos (lo cual no digo que no pueda ser), es perfectamente posible una situación como la siguiente:
imaginemos que hay dos grupos, no creyentes y creyentes, y cada uno de ellos tiene una cierta frecuencia del alelo "de la religiosidad", R. Puesto que el hecho de que una persona sea creyente puede deberse a muchos más factores, aparte de la presencia del alelo R, es posible que la frecuencia de R en el grupo de los creyentes sea MENOR que su frecuencia en el grupo de los no creyentes. Si los creyentes se reproducen más que los no creyentes, entonces una situación así conducirá a que la frecuencia del aleo R SE REDUZCA.
Es decir, el modelo del artículo parte de la hipótesis (no contrastada) de que DE HECHO las poblaciones actuales de "creyentes" tienen una frecuencia del alelo R mayor que la del resto de la población, lo cual no se sabe, y no hay razones para afirmarlo (mientras no se identificara de manera fiable el alelo ese y se hicieran mapas estadísticos de frecuencia).
También asume gratuitamente el modelo que el hecho de que los creyentes tengan más hijos AHORA implica que esos hijos, sus nietos, bisnietos, etc., también tendrán MÁS hijos que la media (y además, que no se mezclen con el resto de la población), mientras que es perfectamente posible que haya otras causas por las que la gente decida en el futuro tener más o menos hijos.
.
En fin, de todas formas lo que es obvio es que la proporción de NO-creyentes ha aumentado en el último siglo en las sociedades occidentales desde menos de un 1 % a más de un 50 % (por poner cifras aproximadas), y las frecuencias génicas no han debido tener ninguna modificación relevante en ese período. Es decir, no han sido causas genéticas las que han hecho extenderse en este período la increencia.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 22 de Noviembre 2016 - 07:55 ¿En qué creen los que no creen?









Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico