Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Bitcoin, un experimento que puede ser el dinero del futuro

Presenta grandes posibilidades comerciales y económicas, aunque tiene serios riesgos, señalan los expertos


Bitcoin, la moneda virtual más popular, está siendo cada vez más aceptada en los comercios, y ofrece múltiples oportunidades para experimentar con nuevas formas de contratos económicos. A cambio, carece de seguridad jurídica en torno a su uso, y sufre gran volatilidad motivada por la especulación. De todo ello hablaron varios expertos españoles esta semana, en el Instituto de la Ingeniería de España.




Cartera de bitcoins, con su dirección y su clave-código QR. Fuente: bitadress.org.
Cartera de bitcoins, con su dirección y su clave-código QR. Fuente: bitadress.org.
Las monedas virtuales, y en concreto la más conocida, Bitcoin, se están abriendo paso como forma de pago a nivel mundial, aunque por ahora sólo son un experimento. Su indefinición legal tiene algunas ventajas, como en el envío de remesas o en la recepción de dinero de turistas en el extranjero, pero también riesgos, por la elevada especulación y por la ausencia de garantías legales sobre la propiedad de las mismas.

Varios expertos en estas divisas virtuales describieron el lunes, en el Instituto de la Ingeniería de España (IIE), la situación actual de las mismas, así como sus posibilidades de futuro. Según informa el IIE en su web, moderó la charla Vicente Gil Durante, vicepresidente del Comité de Sociedad de la Información del IIE, que organizaba la mesa, en el marco de la Semana de la Ciencia, que dura dos semanas, y que se celebra en Madrid del 3 al 16 de este mes. El objetivo, dijo Gil Durante, era “salir con unas ideas más claras, porque unos te alarman y otros todo lo contrario”.

Jorge Ordovás, profesor de la escuela de negocios Foro de Economía Digital, declaró su “fracaso” porque lleva 15 años “intentando que la gente pague con el móvil” y aún no lo ha conseguido; y eso, dijo, a pesar de que hemos delegado casi toda nuestra vida en los smartphones.

Sobre Bitcoin explicó que ha surgido en un momento de tensión en el mercado sobre los medios de pago: ninguno consigue llevarse el gato al agua con el modelo que preconiza. “Bancos, operadoras, Google, Apple Pay... ninguno deja que el sistema vaya hacia una forma única. Empresas como Google o Apple han conseguido un volumen de usuarios que ha cambiado la realidad que vivimos, incluso nos han vendido tabletas cuando ni nos habíamos planteado que las necesitáramos, pero con esto no lo consiguen”.

Bitcoin tiene dos utilidades: como moneda y como inversión. Como moneda, explicó, tiene la ventaja de estar descentralizada, porque no la emite un banco central en concreto; aunque sí que puede llegar a centralizarse y de ser manipulado, según la Universidad de Cornell. "Los manipuladores no podrían robar, pero sí ralentizar pagos o evitar que se hagan", explicó Ordovás.

“No deja de ser una forma distinta de dinero”, resumió Ordovás. En la calle Serrano de Madrid ya hay 27 comercios que aceptan el pago en bitcoins, a través del móvil. “Es equiparable a un cheque o una tarjeta, consta de una serie de caracteres que son mi dirección de Bitcoin”, explicó. “Me pueden hacer transferencias, como en la banca por internet, solo que con comisiones menores y más distribuidas”.

Bitcoin es digital, no tiene representación física, aunque no es muy distinto del dinero de la banca por internet, recordó. “Los bancos tampoco cambian billetes entre sí sino cifras de dinero”. Todas las transacciones de Bitcoin se registran en un libro común.

Otra diferencia con el dinero convencional es que Bitcoin es una moneda limitada. “A medida que pasa el tiempo se reduce el número de monedas que se emiten, y con el tiempo dejarán de emitirse. Unos dicen que eso es bueno, otro que es malo”.

Se trata de un entorno pseudoanónimo: “Puedo hacer operaciones en las que solo quede mi dirección, pero esa dirección puede ligarse a mi nombre por las casas de cambio en las que he comprado bitcoins, por las tiendas reales en las que he tenido que dar mis datos...”

Nacimiento

El escrito que fundó Bitcoin, en 2008, estaba firmado por un tal Satoshi Nakamoto, aunque nunca quedó claro si era un seudónimo, ni de si se trataba de una o de varias personas. Según la web oficial de Bitcoin, Satoshi abandonó el proyecto en 2010 "sin dar mucha información sobre sí mismo". En la actualidad el jefe científico de la Fundación Bitcoin es Gavin Andresen.

“Nakamoto es posiblemente la persona u organismo que tiene un mayor número de monedas”, señaló Ordovás, y hay mucha gente que estaría encantada de saber quién es”. Según estudiantes e investigadores del Centro de Lingüística Forense de la Universidad de Aston (Birmingham, Inglaterra), se trata de Nick Szabo, bloguero y ex profesor de Derecho de la Universidad George Washington (Washington D.C., EE.UU.).

En mayo de 2010 se pagaron 10.000 bitcoins por una pizza; aunque entonces aún no cotizaba frente al dólar, cuando empezó a hacerlo, dos meses después, habrían equivalido a 1.000 dólares. En julio de ese año nació la primera casa de cambio, Mt. Gox. “Se trata de una empresa que tiene bitcoins y a la que yo le pago en dólares o euros”.

La cotización fue creciendo con el tiempo: en 2011 alcanzó la paridad con el dólar (actualmente se cambia a 340 dólares, aunque hace un año superaba los 1.200). Empezó a ser rentable robar bitcoins. Se produjeron hackeos en casas de cambio y en monederos particulares, y las primeras caídas de la cotización. “El entorno que la usaba era muy reducido y tecnófilo”.

En 2012 empezó a consolidarse, puesto que cada vez más empresas aceptaban pagos con ella. A finales de año el Banco Central Europeo empezó a interesarse por ella y por otras alternativas similares, como Litecoin. Wordpress empezó a aceptarla como medio de pago.

En 2013 la cotización creció en forma exponencial. Mt. Gox -con sede en Japón- declaró la bancarrota y 850.000 bitcoins que tenía en posesión desaparecieron, aunque 200.000 aparecieron posteriormente. Eso dio lugar a que Estados Unidos obligara a las empresas que cambian bitcoins a cumplir la normativa de blanqueo de dinero. “Algunas desaparecieron, otras tuvieron que adaptarse”. Las autoridades persiguieron actividades ilícitas que se realizaban con bitcoins (como compra de droga).

“No hay una seguridad jurídica en torno a las bitcoins. Hay que hacer copias de seguridad, backups, para evitar perderlas. Y luego, usar el sentido común”, señaló, refiriéndose a un presentador de Bloomberg TV que mostró a cámara, inadvertidamente, la contraseña -un código QR- de un premio de 20 dólares en bitcoins, que fue copiada por un espectador que robó el dinero -aunque luego lo devolvió-.

Desde enero de este año la agencia de viajes en línea Destinia acepta bitcoins; otras como el gigante Dell también, y ahora PayPal. Estados Unidos y otros países han seguido por la línea de regularizar, en lugar de prohibir -algo que sólo hacen Islandia y Vietnam-. Rusia y China "han dado bandazos, en general no son muy dados a facilitar el flujo de capitales".

El aspecto técnico

Del aspecto técnico habló más en profundidad Alberto Gómez, desarrollador de software y fundador de Coinffeine, una plataforma de intercambio de bitcoins peer-to-peer, es decir, entre particulares. “Se trata de intercambiar bitcoins sin perder la posesión de los mismos”, explicó, puesto que en las casas de cambios tanto los euros que se pagan por las bitcoins como las bitcoins en sí están en manos de la casa.

Por el momento, reconoció, “no hay incentivo para usarlo como medio de pago”, porque tiene una comisión del 0,5%, o 10 veces mayor en un cajero de bitcoins -ya hay alguno en la calle Serrano de Madrid-. “En Occidente es más interesante usar euros. Además el bitcoin tiene una volatilidad muy alta, no se puede usar como reserva de valor, salvo quizás en algún país donde la volatilidad de la moneda sea aún mayor”.

La razón principal de la volatilidad es que el usuario típico la usa para especular. Pero más que una moneda, Gómez la ve como “una tecnología” que permite “ligar lógica de negocio a las transacciones”. Es decir, que se pueden realizar transacciones complejas de forma automática, mediante el lenguaje de programación. “Es un campo para experimentar nuevos modelos”.

Por ejemplo, las bitcoins permiten la “multifirma, es decir, que dos usuarios o más sean dueños del dinero y todos tengan que dar su consentimiento para que se gasten”. Las bitcoins permiten “jugar” con el dinero, explicó.

Otra fórmula son los “oráculos: terceros de confianza que aprueban o rechazan las transacciones”. Estos sistemas complejos funcionan mediante smart contracts, que tienen unos costes mucho más bajos que fórmulas similares que se usan actualmente. Tienen que ver con la teoría de juegos, y con que se cumplan una serie de condiciones: “que ninguno de los contratantes pierdan más de una determinada cantidad de dinero, que no puedan salir con más dinero del que tenían..”

“Es como el juego de pares y nones. Da pie a loterías descentralizadas, abre muchas opciones en el mundo de las apuestas... permite las mismas cosas que se pueden hacer ahora, pero con unos costes mucho menores”.

La cuestión jurídica

Las bitcoins viven en un limbo legal que el abogado Pablo Burgueño, del despacho Abanlex, se ha decidido a explorar. “En 2011 adquirí unos céntimos de bitcoins de regalo, pero hasta 2013 no empecé a hacer pruebas en serio. Compré 200 euros en bitcoins a un alemán, y compré un gorro por internet, por 0,03 bitcoins. A las dos semanas me llegó, y dije: “Esto funciona, qué curioso”.

Luego, Burgueño compró café y galletas en un bar que aceptaba bitcoins, y decidió donar algunas a su propio despacho de abogados. “Hice un contrato como donante y donatario y lo llevé a Hacienda de la Comunidad de Madrid. Dije que había donado “bienes digitales”, se quedaron con una copia y pusieron un sello que decía “Lo investigaremos”.

En febrero de este año le hizo una consulta al Ministerio de Hacienda: “¿Qué impuestos hay que pagar? Aún estoy esperando, aunque hace una semana me pidieron más tiempo”, bromeó.

Pero Burgueño ha hecho algo aún más “alucinante” con bitcoins: constituir la sociedad de Coinffeine, la empresa de su colega de mesa Alberto Gómez. “Demostramos ante el notario que las bitcoins eran de los socios. Se utilizó una firma electrónica de tipo avanzado notarizada, el capital social se creó en bitcoins, y en el registro la aceptaron. Eso quiere decir que se les da valor a las bitcoins. ¿Cuánto? Pues lo que la gente esté dispuesto a pagar por ello”.

Gómez añadió, al respecto, que gracias a este precedente “España se ha convertido en uno de los mejores sitios de Europa para invertir en bitcoins”, puesto que se puede invertir en bitcoins en una sociedad.

Burgueño hizo también un registro de propiedad intelectual a través de la cadena de bloques, la hoja de contabilidad del sistema Bitcoin, que es accesible desde cualquier parte del mundo. “Pagué 5 céntimos de euro en lugar de 70 euros que me habría cobrado el Ministerio como tasa”, explicó.

El Congreso de los Diputados invitó a Burgueño para que les hablara de Bitcoin. “Les compré unas galletas, cookies, con bitcoins para de paso denunciar la ley de cookies ”, bromeó. “Los diputados no sabían que en la cadena de bloques no hay derecho al olvido”. Posteriormente el Gobierno recibió una consulta sobre Bitcoin, a lo que respondió: “Estamos en ello”.

Burgueño envió una consulta al Sepblac, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias, adscrito al Banco de España, sin respuesta. Quien sí le contestó fue el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas del Ministerio de Economía. “Nos dijeron que hay dos tipos de bitcoins: las que tienes para tu empresa, con las que no vas a comerciar, y aquellas con las que sí comercias”.

Es decir, que unas son “inmovilizado intangible, como un programa de ordenador”, y las otras, que se usan para comprar, vender, etc., son una “existencia, como una tienda que tiene clavos. Nos pareció muy interesante: ya tenemos una base”.

La Dirección General de Ordenación del Juego fue la siguiente consultada. Le explicaron que las bitcoins “no son dinero, porque no son moneda de curso legal, pero a efectos de los juegos de azar vamos a aplicarle las mismas normas que aplicamos al dinero”, es decir, los impuestos y autorizaciones correspondientes. “¿Por qué han considerado cantidad de dinero a una cantidad de bitcoins? Porque la gente las usa como tal”.

“Todo empezaba a cobrar sentido. No lo entienden como un trueque, las empresas lo entienden como si fuesen monedas. Pero no se transmiten desde una cuenta bancaria, así que no dejan rastro visible para la Administración. Mi interpretación es que habrá que aplicarles el resto de normas del dinero contante y sonante, pero la Administración aún no se ha manifestado de forma rotunda”. Mientras, el Banco de España también le llamó para que les hablara de las bitcoins.

De izquierda a derecha, Ordovás, Gómez, Gil Durante, Burgueño y Moreno. Fuente: IIE.
De izquierda a derecha, Ordovás, Gómez, Gil Durante, Burgueño y Moreno. Fuente: IIE.
Usos prácticos

Burgueño estuvo recientemente en Perú y buscó lugares donde pudiera gastar en bitcoins. “Es lo que hago allá donde voy, si no puedo gastar euros”. Su despacho -”nuestros informes llegan al Ministerio de Defensa”, detalló Burgueño, para demostrar que no es un despacho cualquiera-, acepta pagos en bitcoins. “También aceptábamos litecoins, pero lo quitamos porque nadie las usa”.

El abogado contó una última historia. “Adquirí gratis dogecoins -otra moneda virtual-. Los metí en la cartera virtual Dogevault, y me los robaron, como a otros muchos: 126.000 dólares en total. Los míos eran sólo 0,007 euros, pero eso no era lo importante, le dije a la Policía cuando denuncié que me habían robado “unos documentos electrónicos”: si pillaban a mi ladrón, pillarían al de todos”.

El caso ha llegado a los tribunales, y la juez le ha contestado que “se ha cometido un delito, pero la red de estas monedas es tan anónima que no se puede encontrar al culpable”. Sobreseído provisionalmente, y archivado.

Para concluir, Burgueño definió lo que es para él Bitcoin: “Es muchísimo más que un medio de pago. Es complejo, complicado, está en una nube de anonimato, que aun le da más nombre, pero es mucho más. Es tan bueno lo que se puede hacer con esta tecnología...”

Félix Moreno, gestor de carteras en RockFlower Trading, y miembro de la Bitcoin Foundation -una fundación para promover y estandarizar el uso de bitcoins-, le propuso un nuevo reto a Burgueño: “Probar BTCJam, un portal de préstamos y pago de intereses en bitcoins”.

Un experimento

A juicio de Moreno, Bitcoin “sigue siendo un experimento. Quizás falta un año, o dos, para que deje de serlo”. El experto habló de la calle Bitcoin “más larga de Europa”: Serrano y alrededores. “Son 80 o 90 mil en todo el mundo. Para ellos es una integración muy trivial, se pueden aceptar pagos en bitcoins pero recibir euros, mediante un procesador de pagos que por ahora es gratuito porque está promocionándose”.

En Serrano lo aceptan bares, cafeterías, “hasta un ginecólogo... En 2013 despegó de manera espectacular en el mundo del juego en línea, tanto apuestas como videojuegos. Este año está despegando en el mundo del turismo. Como lleves 10 mil euros tienes que declararlos, pero si eres un chino en Europa te resulta muy útil que te los puedan enviar inmediatamente”.

“Es un sistema abierto, que permite experimentar. Ahora hay gente que tiene bitcoins desde hace tiempo, y que al haberse revalorizado quieren usarlos”. Empresas como CheapAir.com, o Expedia, están explorando el mercado. “He comprado billetes de Ave en Expedia con bitcoins, y funciona muy bien”. Otras como Amazon ofrecen descuentos si se usan bitcoins.

“PayPal ha anunciado que aceptará bitcoins porque el año que viene todas las empresas van a apostar por el pago con móviles. Apple Pay ha sido el detonante, y como durante unos meses no va a salir de Estados Unidos, PayPal quiere ir ocupando el mercado”, señaló.

Donde más ventajas presenta Bitcoin respecto al dinero tradicional es en las remesas. “Sin limitaciones, sin bloqueos, prácticamente gratis. El dinero electrónico de móvil a móvil M-Pesa, que se usa en Kenya, no se puede mandar fuera del país. Con Bitcoin se podrá, con una comisión diez veces menor que Western Union. Además, las transferencias internacionales siguen siendo lentas: 5 horas como mínimo, a veces cuatro días si hay un fin de semana de por medio. Con Bitcoin es instantáneo”, explicó.

Para Moreno, el mayor problema de Bitcoin es que sigue habiendo una gran parte de especuladores. “A lo mejor con el tiempo se vuelve más estable”. Otro problema es que la minería, es decir, la creación de bitcoins “se ha industrializado”, añadió Ordovás.

“No sale rentable hacerlo en casa, ni con una inversión pequeña”, explicó Gómez. “Una inversión de 1 millón de euros en pools de empresas requiere un año para recuperar la inversion”.

“Los mineros cada vez obtienen menos ingresos, y eso tensiona el ecosistema. Sin minería no existe Bitcoin como tal. Si dejan de validar el sistema, dejarán de poder hacerse transacciones”, resumió Ordovás.

Otro problema menor es que hay “cientos de monedas virtuales, algunas con cierto sentido y otras no tanto”, reconoció Ordovás. “Parte de los desarrolladores que podrían estar trabajando en Bitcoin se están distrayendo con otras”.

La criptografía cuántica podría revolucionar la criptografía “y acabar con Bitcoin”. En cuanto a los gobiernos y las empresas, como las marcas de tarjetas, podrían ver a Bitcoin “como una ayuda o un competidor”.

Esto en cuanto a los enemigos externos. Los internos son que “el número de transacciones no hace más que crecer, y se puede saturar el sistema”. Está en torno a las 80.000 al día, comparables a las que hace PayPal, 100.000, aunque aún muy pequeño comparado con las que hacen las tarjetas. El desarrollador principal, Gavin Andresen, ha sugerido una solución parcial, para aumentar en 1 millón la capacidad del sistema.

“El sistema tendrá que decidir hacia dónde se enfoca”, aseveró Andresen. “Si quiere seguir como moneda de pago, o si se utilizará para acceder a los dispositivos en el marco del Internet de las cosas”.

Bitcoins 'peer-to-peer'

Al albur de Bitcoin están surgiendo start-ups con ideas de negocio complementarias. El representante de Coinffeine, Alberto Gómez, enumeró varias de ellas: “desde las que ofrecen almacenamiento en frío, es decir, meter en una caja fuerte un cheque en papel, sin conexión a internet”, hasta las que fabrican cajeros de Bitcoin, o carteras.

El servicio que ofrece Coinffeine permite mantener las bitcoins y los euros en posesión de sus dueños teóricos, y no en manos de un tercero del que hay que fiarse; o al menos, en manos del banco donde los usuarios tengan su dinero.

“Nuestra aplicación usa la teoría de juegos. Tus bitcoins están almacenados de forma local. Usas tu cuenta en Paypal o en el banco para recibir tus euros a cambios de bitcoins”, explicó. “Eres propietario en todo momento de las bitcoins, e introduces a los bancos en este ecosistema”. Los usuarios se pueden hacer pagos entre cuentas de bitcoins, utilizando la misma cuenta de euros. De ese modo, no hay comisiones”.

Un “gran banco” cuyo nombre se conocerá próximamente va a colaborar con Coinffeine en su estrategia de negocio. La ventaja, explicó Gómez, es “más privacidad”, además de “seguridad jurídica, porque salvo en Nueva York no está muy claro que te tengan que dar tus bitcoins”.

Precaución

En el turno de preguntas del público, Ordovás comentó que “los bancos deberían evolucionar hacia la eliminación del secreto bancario, y Bitcoin es lo más parecido”.

Los expertos insistieron en que es un experimento, y en que la gente no invierta grandes cantidades de dinero. “El mayor riesgo es perder las bitcoins porque te roban el móvil y no has hecho copias de seguridad; o personas que han intentado enviarle bitcoins a alguien y se han equivocado de dirección... es algo que hay que conocer bien”, recalcó Moreno. “Es una inversión de muy alto riesgo, o una tecnología con la que jugar”.

Con todo, para las empresas es rentable, al menos por el momento. “Aunque la fluctuación es muy alta, desde el punto de vista de un comercio los aceptaría. Para el usuario final es muy arriesgado, porque no consigues gran cosa en general”.

La crisis ha aumentado el interés por Bitcoin, pero su mayor interés, a juicio de Moreno, “es dedicarle tiempo a entenderla, como tecnología. Hay empresas interesadas, fondos de un inversión... Para un ingeniero son oportunidades laborales o financieras”. Desde el IIE, cerró Gil Durante, “se abre la puerta a las monedas virtuales”.

Viernes, 7 de Noviembre 2014
IIE/T21
Artículo leído 4230 veces




Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >