Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Borges anticipó muchos conceptos científicos del siglo XX

Estudiando sus cuentos y los últimos descubrimientos es posible formular una teoría integradora del conocimiento


Borges se anticipó al esbozar una serie de conceptos sobre la naturaleza de la realidad, del tiempo y el espacio que mucho después se convirtieron en paradigmas científicos. Han pasado los años y el pensamiento se ha complejizado con nuevos conceptos, llegándose a pensar que lo único permanente es el cambio. Pero es posible que estemos en los inicios de una nueva teoría integradora del conocimiento impensable en el momento en que el poeta escribía sus cuentos. Por Oscar Antonio Di Marco.




Ignacio Otero
Ignacio Otero
Ignacio Otero
Ignacio Otero
Mas de medio siglo atrás, J. L. Borges nos maravillaba desde sus fantásticos cuentos: “Ficciones”, “El Aleph”, “Otras Inquisiciones”, etc, con increíbles personajes que jugaban extraños roles en enigmáticos e inciertos mundos.

Pocos imaginaban entonces que sus ideas, conceptos y otros memes de su frondosa imaginación, coincidirían décadas después con verdaderas revoluciones científicas en la concepción de nuestra “realidad”. ¿Coincidencia? ¿Pura casualidad?

Borges hablaba sobre la “realidad” como una ilusión (Ilya Prigogine): “...el visible universo era una ilusión o (más precisamente) un sofisma”, de los laberintos de la no-linealidad, del caos y la complejidad (Douglas R. Hofstadter): “...Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Absorto en esas ilusorias imágenes, olvidé mi destino de perseguido. Me sentí, por un tiempo indeterminado, percibidor abstracto del mundo”.

También se refería a los universos paralelos (Hugh Everett): “En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts´ui Pên, opta –simultáneamente- por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan. De ahí las contradicciones en la novela. Fang, digamos, tiene un secreto; un desconocido llama a su puerta; Fang resuelve matarlo. Naturalmente, hay varios desenlaces posibles: Fang puede matar al intruso, el intruso puede matar a Fang, ambos pueden salvarse, ambos pueden morir, etcétera. En la obra de Ts´ui Pên, todos los desenlaces ocurren".

Borges confirmado

Las últimas experiencias con partículas elementales, así como en general la física cuántica y los avances en neurobiología, parecen apoyar lo que escribía Borges en 1941 e incluso desde una óptica diferente, algunos años antes, el obispo George Berkeley (1685-1753), que decía: “ser es percibir”, invirtiendo la tradicional relación entre objeto y sujeto, conciencia y “realidad”, e indicando la potencial existencia de un puente entre lo continuo y lo discreto, como así también, a veces, entre la fantasía y la ciencia.

Los conceptos borgianos de universos múltiples, tiempos convergentes, el universo como ilusión, son coincidentes con ideas muy modernas que hoy propagan científicos como Stephen Hawking, Ilya Prigoyine , Paul Davies, David Deutsch, Martín Rees, con interpretaciones muy osadas de teorías como la Relatividad, la Física Cuántica y otras no menos sorprendentes.

Por otra parte, desde Borges hasta hoy ha aparecido una constelación inquietante de nuevos conceptos e interpretaciones científicas (Big-Bang , Agujeros Negros , Antimateria, El Caos y la complejidad , los fractales , los hologramas etc.), por lo general en colisión con el tradicional sentido común, las creencias religiosas y la interpretación de lo que entendemos por conciencia de la realidad.

También el tiempo ha salido de sus marcos habituales en la nueva concepción científica y consecuentemente nuestra existencia, con sus conceptos de pasado, presente y futuro, ha resultado afectada: ¿por qué lo efímero e intangible del ahora?

Mundo sin tiempo

Ya poco queda del hipotético tiempo absoluto en el que basaba Newton su mecánica tradicional. Las teorías relativistas han convertido en un hecho la variabilidad del tiempo según el estado de movimiento de objetos y sujetos.

Detrás de todo ello se esconde una más que revolucionaria concepción o interpretación de las teorías relativista y cuántica que son motivo de intenso debate intelectual en nuestros días, más de medio siglo después que la prosa del genial escritor nos deleitara con su fantasía.

En los últimos años, siguiendo las pautas evolucionistas de siempre, han aparecido asimismo nuevas respuestas tentativas a viejas preguntas y dilemas filosóficos tales como: la dualidad mente – cerebro, ¿ por qué este universo?, espacio continuo o discreto, ¿juega Dios a los dados?, tiempos relativos, ¿azar o necesidad?

Si hay algo sobre lo que hoy existen pocas discrepancias, es que el conocimiento de la realidad evoluciona en cualquier dirección inesperada, con ciertas características que se dan en los procesos caóticos y complejos, y salvo las ideas de algunos visionarios, tipo Julio Verne ó J. L. Borges, vemos que lo que hoy sabemos ó nuestras ideas sobre lo que nos rodea, cambian cada vez más rápidamente, llegándose a la paradoja de pensar que lo único permanente es el cambio.

Nueva concepción totalizadora

Recientes atisbos al mundo del caos y la complejidad, producto de investigaciones teóricas sobre las regularidades – ó irregularidades - de la naturaleza, desde los latidos de nuestro corazón a los cambios meteorológicos, confirmadas fehacientemente por coherentes aplicaciones prácticas como la producción de sensibles elementos metalúrgicos, destrozaron el viejo, eterno e invariante paradigma de relojería que comandaba el universo, y parecen indicarnos que es intrínsicamente acientífico pretender hacer predicciones absolutamente seguras sobre nuestro futuro por simple extrapolación de nuestros actuales conocimientos.

A pesar de todo, creo que puede obtenerse, por un lado, una explicación de la premonición borgeana sobre los universos paralelos, hologramas y otras especulaciones científicas, impensables en el momento en que el poeta escribía estos cuentos.

En ese sentido, pienso que es posible, e incluso esbozo, una concepción totalizadora de la estructura de la realidad que llamo el "todo", como explicación de lo que subyace más allá de la naturaleza actualmente conocida y que abre el infinito a la posibilidad creadora de la evolución.

Por último, he elaborado una metáfora ó analogía útil de ese fenómeno tan difícil de captar como es la conciencia humana y que denomino: "metáfora del sintonizador".

Conciencia emergente

En el modelo que he construido a partir del estudio de la obra de Borges y de los últimos conocimientos científicos, la conciencia la entiendo como un concepto emergente, derivado de la interacción (relaciones ó decoherencia) que se establece entre los componentes cuánticos elementales ó terminales nerviosos de nuestro organismo (el sintonizador) con los componentes cuánticos externos a él (el todo).

Esta interacción genera una cadena de sucesos (relaciones) en el sistema nervioso, que finalmente llegan al cerebro, donde por diferentes caminos y mecanismos – no aún plenamente dilucidados, aunque se especula sobre procesos en serie, en paralelo y también de tipo holográfico - producen lo que conocemos como actividad mental, conocimiento y conciencia.

En consecuencia, entiendo que todos los elementos de nuestra realidad, al igual que todos nuestros antepasados – todo nuestro pasado –, también todos nuestros descendientes – todo nuestro futuro –, existen, son, están, como diferentes e individuales trayectorias de interacciones entre las partículas elementales del TODO, y que sólo se concretan para cada uno de nosotros en cada instante de nuestro presente, en ese fenómeno de interacción ó interferencia cuántica que llamamos conciencia, constituyendo el ahora.


Oscar Antonio Di Marco es Ingeniero químico, Profesor Titular de la Universidad Técnica Nacional de Argentina y Director de cursos de postgrado de Ingeniería en la citada Universidad. Autor del libro "Borges, teoría cuántica y universos paralelos" (en elaboración).


Páginas y sitios relacionados:

A Many-Worlds Product Paradigm for Quantum Inertia and Quantum Gravity

Searching for Cyberspace:Joyce, Borges, and Pynchon

Multiverses and Blackberries

Interview with Andrew Crumey

Now for the Eternity

Reconstructing Midnight's Children and Shame

The universe is obsolete

Quantum - and Textual – Interconnectedness




Domingo, 29 de Febrero 2004
Oscar Antonio Di Marco
Artículo leído 34543 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Acquistapace Arias el 21/05/2007 20:08
Al autor:Tanto las personas como los acontecimientos que ocurren en su entorno generan un desprendimiento específico de energía.
Estos desprendimientos de energía se llaman, volúmenes energéticos; son una medida de energía que varía de acuerdo a la intensidad del acontecimiento y perduran sobre una medida de tiempo y de espacio.
Es como un resplandor que envuelve el acontecimiento o al individuo en ese momento.
O sea que colocados uno al lado de otro en una serie de períodos consecutivos; necesariamente estarían interactuando y transmitiendo de la misma forma en que las neuronas transmiten información, agregando también la diferencia que se encuentran dentro de una medida, que no respeta tiempo ni espacio. Lo que permite ahondar a través del pasado o del futuro eventos que aún no han ocurrido, de alguna manera su resplandor de ocasión, fluctúa con el resplandor de nuestra vivencia actual; permitiendo poder recibir información de lo que va a suceder o de lo que ya ocurrió.
Dependiendo de su interpretación, el grado de conocimiento que podamos extraer de ellos.




2.Publicado por ferreri el 26/04/2008 02:07

3.Publicado por abel acosta el 05/05/2009 05:54
Veamos el mecanismo de la percepción y cómo creamos lo que
llamamos el Universo material. Hay un experimento que Uds. pueden
hacer: se ponen unas moscas en un frasco grande con tapa durante
varios minutos. Si al cabo de ese tiempo, se quita la tapa, el 99.9% de
las moscas no pueden salir del frasco. En base a esta experiencia
sensorial inicial, las moscas y su mente-cuerpo, o lo que sea, han
estructurado un compromiso consigo mismas de que ése es el límite de
su universo. No pueden escapar de él, excepto una o dos de las pioneras
que se las arreglan para salir.

En la India se entrenan elefantes. Se hace algo interesante: se toma un
elefante bebé y se le ata con una cuerdita a una planta durante varias
semanas. Cuando este elefante crece, si se le ata con una cadena a un
árbol, puede romper la cadena o arrancar el árbol, pero si se le ata a una
planta con una cuerdita similar a la original, no podrá escapar, no podrá
escapar. Cumple el compromiso con su cuerpo-mente, esa es su prisión.
Este fenómeno se conoce entre los psicólogos como "compromiso
cognoscitivo prematuro". Es un compromiso que hacemos con nuestro
cuerpo-mente que finalmente estructura nuestra realidad.

4.Publicado por Beatriz Basenji el 18/09/2010 19:30
Ingeniero Di Marco : ¡ Ud. sí que saber percibir desde lo leído !! Coincido en un todo con Ud. , en especial con su último párrafo. Desde aquí le expreso que ya todo está creado. Nada hay casual en esta fluctuante realidad que nos contiene. Cordiales saludos.

5.Publicado por Maria Ines Peyrou el 05/10/2010 18:42
excelente su teoria acerca de nuestro genial Borges

me gustaria estar al tanto de sus publicaciones,o saber si sale un libro al respecto
desde ya muchas gracias

6.Publicado por Ángelo el 13/12/2013 19:59
No puede pensarse la conciencia por fuera del lenguaje, como se viene probando desde Wittgenstein en adelante. No puede pensarse a la "conciencia" dejando de lado los aportes del ruso Lev Vygotski. Como si la precepción fuera un fenómeno exclusivamente físico y no social...

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >