Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Cae un mito: los horarios españoles no son tan raros

Un estudio demuestra que amanecemos, comemos y nos acostamos a horas 'reales' similares a las de Italia y Reino Unido


Un físico de la Universidad de Sevilla, José María Martín Olalla, ha buceado en encuestas de uso del tiempo de España, Reino Unido e Italia, para demostrar que los españoles amanecemos, comemos y nos acostamos a horas 'reales' similares a las de los otros dos países mencionados. La aparente divergencia de horarios con los europeos se debe a dos elementos geográficos básicos: la longitud y la latitud. Martín Olalla subraya que las actividades vitales siguen estando dominadas fundamentalmente por el Sol. Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


En todos los lugares del mundo, la gente procura empezar a trabajar justo después del amanecer. Imagen: BY-YOUR-⌘. Fuente: Flickr.
En todos los lugares del mundo, la gente procura empezar a trabajar justo después del amanecer. Imagen: BY-YOUR-⌘. Fuente: Flickr.
José María Martín Olalla, del Departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad de Sevilla, ha demostrado matemáticamente que la idea de que los españoles tienen unos horarios muy diferentes a los de otros europeos es un mito, basado en el hecho de que las horas que marca el reloj, por ejemplo cuando comemos, es distinta en España que en otros países: En realidad, el reloj marca horas distintas, pero la hora solar es similar.

En un artículo publicado en Politikon, Martín Olalla recuerda que cada año, "coincidiendo con el cambio de hora de marzo y de octubre, nos bombardean con admoniciones variadas sobre lo extraño y anómalo que son los horarios españoles, y con que tenemos que europeizar los horarios".

La clave del asunto es que el huso horario oficial español no coincide con el horario solar: es decir, que el Sol nunca llega a lo más alto a las 12 h. que marca el reloj en la península, sino entre 50 y 90 minutos después -en el horario de invierno-, señala Olalla. En cambio, en los países centroeuropeos el huso horario, que es el mismo que el español, el CET (Central European Time), sí que coincide con la hora solar. Como señala Olalla, no se pueden comparar nuestros horarios de reloj con los de otros países sin procesarlos antes.

El estudio también analiza el hecho, que según el autor es de una lógica aplastante, pero que causa cierta sorpresa a veces, de que las distintas regiones de España se levantan a horas de reloj diferentes, según salga antes o después el Sol, es decir, de su longitud. Martín Olalla añade que la latitud también debe tenerse en cuenta en cualquier análisis de usos del tiempo, puesto que "no pueden ser iguales los horarios de un lugar subtropical que los de un país cercano a un círculo polar".

El estudio analiza encuestas sobre el uso del tiempo España, Italia y Reino Unido, y los relaciona con la longitud y la latitud geográfica de los tres países. "Los horarios españoles, británicos e italianos son prácticamente coincidentes cuando los expresamos en horas solares. Se hacen las mismas cosas a las mismas horas medidas respecto del Sol. Es el Sol, y no el reloj o el huso, quien marca los horarios; al menos en los tres países analizados. Así, ideas como que en España se cena muy tarde, o que el primetime televisivo en España es muy tardío pierden todo su valor. Expresados en horas solares cenamos a la misma hora solar que los italianos y regresamos al hogar a la misma hora solar que los italianos… y vemos la televisión a la misma hora que los italianos. Cronológicamente todo esto se convierte una hora más tarde en España respecto de Italia; pero no porque en España rija un huso anómalo, sino porque España está 15º hacia occidente respecto de Italia".

No por mucho madrugar amanece más temprano

Hay otro aspecto interesante, y es que los horarios solares a los que se inicia la jornada en España son siempre más tempranos que los italianos, y estos que los británicos. "Tradicionalmente esto se ha explicado como un efecto del cambio de hora de 1940 que, en general, tiende a hacer madrugar".

Sin embargo, el autor propone una explicación natural, al observar que hay una correlación con la latitud: cuanto más al norte está un país, más tardío es el horario de entrada al trabajo. También observa que esos horarios tienden a ser más tardíos que el amanecer más tardío del año (aproximadamente el amanecer del solsticio de invierno). Es decir, que hay una aversión general a entrar al trabajo antes de que salga el sol, y el horario laboral para todo el año se optimiza para evitarlo en la medida de lo posible, al tiempo que se aprovechan al máximo las horas de sol.

"Hay incentivo por madrugar pero no por trabajar antes de la salida del Sol", explica el físico. "Si los valores medianos de entrada al trabajo analizados fueran más tempranos, habría una época del año en la que sería de noche al iniciar la actividad. Y si fueran más tardíos, dos cosas ocurrirían: primero que habría una franja de luz diurna que estaría infrautilizada en el segmento productivo. Segundo, que cuando llegara el verano, la hora de entrada al trabajo se produciría con una insolación mayor".

Curiosamente, añade Martín Olalla, "este esquema no tiene reflejo en el segmento de fin de jornada: no parece pernicioso trabajar después de la caída del Sol gracias a la luz artificial".

Los horarios solares a los que británicos, españoles e italianos realizan las actividades básicas son muy similares. Imagen: José María Martín Olalla. Fuente: arXiv.
Los horarios solares a los que británicos, españoles e italianos realizan las actividades básicas son muy similares. Imagen: José María Martín Olalla. Fuente: arXiv.
¿Un cambio?

El estudio también elabora alguna hipótesis sobre lo que ocurre cuando se cambia el huso horario, tanto para explicar cambios pasados como para predecir cambios futuros.

En 1968 el Reino Unido pasó del huso WET (UTC+00) al huso CET (UTC+01), adelantando la hora. El cambio fracasó y fue deshecho en 1971. Lo mismo ocurrió con los intentos de Portugal por pasar al huso CET en la misma época y, de nuevo, en 1992.

El mismo cambio sí tuvo éxito en España en 1940, "probablemente por las particulares situaciones socioeconómicas que concurrieron en la época, con el país devastado por la Guerra Civil. La actividad posterior nació adaptada al huso vigente y la adaptación fue rápida, posible y eficaz. Igualmente ocurrió en Francia al finalizar la Segunda Guerra Mundial. 75 años es un tiempo más que suficiente para que los horarios españoles hayan amortiguado cualquier efecto que hubiera producido aquel cambio, y se hayan sincronizados con el Sol de la misma forma que están sincronizados los horarios de otros países que no tuvieron dicho cambio de huso". Tampoco habría pasado nada destacable en España y Francia si hubieran readoptado el huso WET al finalizar la guerra mundial, matiza el autor.

En el caso de un retraso del huso (de CET a WET) en España, como se ha propuesto, "es razonable pensar que la sociedad reaccionaría espontáneamente amortiguándola. Por ejemplo, más y más gente (tanto empresarios como trabajadores) tendría incentivos para empezar su jornada laboral antes en torno a las 7. Estos incentivos no existen ahora porque a esa hora es de noche buena parte del año. No es ilógico pensar que al final todos volvieran a iniciar la jornada laboral a una hora solar no muy diferente a la actual".

Aclaraciones y conclusiones

El autor subraya que su estudio no pretende debatir sobre si la estructura horaria del trabajo en España es la correcta, sobre si los españoles están mucho o poco pluriempleados, ni sobre la conciliación de la vida laboral y familiar, que son "fundamentalmente independientes del huso que esté vigente en un país. Hagamos lo que hagamos el día va a seguir teniendo 24 horas y el Sol va a seguir saliendo cuando le toca".

Tampoco discute el asunto del cambio al horario de verano, cuyo efecto principal es que el amanecer ocurra en un rango de tiempo "estrecho", y, por tanto, más fácilmente "controlable"; a cambio, la hora del ocaso varía "enormemente".

En las conclusiones, el físico señala que "un ciudadano mediano español se habrá visto reconocido en el estudio": Se levanta buena parte del año a oscuras pero en otra época del año lo hará con el Sol ya en pie; eso sí, entrará a trabajar de día sea cual sea la época del año. "Lo que este estudio muestra es que usted no es un ser extraño que viva en un jetlag permanente. Al menos los italianos y los británicos medianos se comportan como usted: salen del trabajo, regresan al hogar, cenan y se acuestan a horas parecidas".

Sobre si puede mejorarse algo con un cambio de huso horario, Martín Olalla subraya que "no es solo el reloj quien rige los horarios porque estos no se eligen aleatoriamente de entre todas las horas disponibles. Tampoco se elige aleatoriamente una hora de inicio de la actividad de forma que el resto de actividades quede ordenada cronológicamente. En este problema inicial el Sol sigue teniendo una influencia directa y determina gravemente la respuesta estadística del conjunto analizado", subraya.

En su opinión, "las autoridades pueden cambiar el huso las veces que quieran: o bien el cambio será un fracaso —por impopular— o bien los horarios se adaptarán lentamente al nuevo huso".


Martes, 8 de Julio 2014
Artículo leído 2093 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Christian el 08/07/2014 20:34
El mensaje esencial del estudio es muy interesante. Pero la aparente prepotencia del autor resulta algo desmedida. Sobretodo porque ya lo sabíamos. Ya sabíamos que el horario español está desviado respecto al horario solar. En algunas zonas de España la desviación es de casi -1.5 horas. Pueden consultarse, por ejemplo, los datos de Maggiolo:

http://poisson.phc.unipi.it/~maggiolo/index.php/2014/01/how-much-is-time-wrong-around-the-world/

Así que, no es que tengamos un estilo de vida atípico, sino que nuestro horario está desviado en exceso con respecto al horario solar. Pero la cuestión es que esto se traduce en un horario atípico (que no un estilo de vida atípico), con horarios de comida y cena atípicos en términos de horario estándar, que no solar.

Para poder considerar los horarios naturalmente raros, deberíamos haber encontrado, a partir de los datos sobre uso del tiempo, horarios de comida cercanos a las 16 y de cena a las 23. Pero, ¿de verdad pensaba encontrar eso el autor?

Es decir, el autor nos muestra que nuestro horario, diferente respecto a otros países Europeos (en términos de horario estándar), es, en gran medida, consecuencia de la desviación de nuestro horario estándar con respecto al horario solar. Creo que este debería ser el mensaje principal del estudio.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte