Conéctese Regístrate


22/08/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Carlo Strenger: El mundo global aumenta el “miedo a la insignificancia”

Los medios de comunicación y sus estrellas entrampan al “homo globalis”


En un pasado no lejano, los jóvenes aspiraban a convertirse en abogados o médicos. Ahora, anhelan alcanzar la fama de Mark Zuckerberg o de Angelina Jolie, un deseo que se extiende también a los adultos. La imposibilidad de lograr semejante objetivo causa estragos en la imagen que se tiene de uno mismo y menoscaba nuestro sentimiento de merecimiento personal, advierte el psicólogo de la Universidad de Tel Aviv, Carlo Strenger. En entrevista exclusiva para Tendencias21, Strenger nos explica de manera detallada el fenómeno del miedo a la insignificancia, sus consecuencias para nuestra sociedad y también la manera de superarlo. Por Yaiza Martínez.




Carlo Strenger. Imagen cortesía de Carlo Strenger.
Carlo Strenger. Imagen cortesía de Carlo Strenger.
En un pasado no lejano, los jóvenes aspiraban a convertirse en abogados o médicos. Ahora, anhelan alcanzar la fama de Mark Zuckerberg o de Angelina Jolie, un deseo que se extiende también a los adultos. La imposibilidad de lograr semejante objetivo causa estragos en la imagen que se tiene de uno mismo y menoscaba nuestro sentimiento de merecimiento personal, advierte el psicólogo de la Universidad de Tel Aviv, Carlo Strenger.

Strenger ha realizado una extensa investigación interdisciplinar que ha demostrado que, en la última década, el miedo a la “insignificancia” se ha extendido en la sociedad moderna. Los hallazgos de su estudio han sido presentados en un libro reciente, titulado “The Fear of Insignificance: Searching for Meaning in the Twenty-first Century (El miedo a la insignificancia: buscando el sentido en el siglo XXI).

En este libro, se reflejan las investigaciones llevadas a cabo durante una década acerca de los niveles incrementados de ansiedad y depresión en el individuo. Según Strenger, la “ansiedad global” había sido demostrada en estudios previos, pero hasta ahora no se había analizado y explicado completamente. Para hacerlo, ha sido preciso un análisis extenso e interdisciplinar.

“The fear of Insignificance” integra así cientos de proyectos de investigación, desde modelos económicos a estudios sociológicos y de psicológica existencial experimental. La principal conclusión de este compendio es la siguiente: el miedo a la insignificancia tiene su origen en el acceso mediático global, que propicia que cualquiera pueda compararse con las personas más importantes del mundo.

En entrevista exclusiva para Tendencias21, el psicólogo de la Universidad de Tel Aviv explica de manera detallada el fenómeno del miedo a la insignificancia, sus consecuencias para nuestra sociedad y también la manera de superarlo:

¿Por qué empezó usted a estudiar el fenómeno del “miedo a la insignificancia? ¿Se dio cuenta de que había mayores niveles de ansiedad en sus pacientes, en el marco de su práctica médica regular?

A finales de la década de los años 90, comencé a notar que la gente se preguntaba con mayor frecuencia si estaba llevando una vida importante, y empecé a cuestionarme el porqué. Presenté algunos de los resultados de mis investigaciones a este respecto en un libro anterior, The Designed Self (2004), pero sentía que era necesario un método interdisciplinar para comprender completamente el fenómeno. Por otro lado, cada vez aparecían más informes dentro de la literatura psiquiátrica acerca del aumento de la depresión y de la ansiedad. Me preguntaba por qué pasaba todo esto, particularmente cuando muchas personas de las que trataba llevaban vidas interesantes y gratificantes. A pesar de todo, se sentían ansiosas y pensaban que no lo estaban haciendo suficientemente bien.

¿Qué es el “homo globalis”?

Estamos siendo testigos de una revolución comparable en alcance con la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX, aunque mucho más rápida que ésta. En un periodo de tiempo muy breve, las nuevas tecnologías de la comunicación han dado lugar a un sistema de infoocio global que está cambiando profundamente la cultura y la economía globales. El “homo globalis” es una nueva especie humana íntimamente vinculada con este sistema, y cuya experiencia viene definida por sus contenidos.

Carlo Strenger: El mundo global aumenta el “miedo a la insignificancia”
¿Cómo pueden los medios de comunicación globales afectar o impactar en la forma en que nos percibimos a nosotros mismos?

El sistema de infoocio global está necesitado de celebridades globales que resulten atractivas a la audiencia global, con fines publicitarios. Como resultado, los medios de comunicación están llenos de historias de éxito global, desde la de Steve Jobs a la de Oprah Winfrey. Estas historias llegan a formar parte de nuestras consciencias, en las que se perpetúa el mito de que un éxito de este tipo es accesible para todo aquél que, simplemente, tenga iniciativa y talento. Pero esto es completamente falso: los medios de comunicación están llenos de historias que en realidad le pasan sólo a una persona entre un millón. A pesar de eso, todos acabamos sintiendo que si no tenemos tanto éxito es que hemos fallado y nuestra vida no es importante.

Su investigación se hizo siguiendo un método interdisciplinar. En su opinión, ¿qué otros factores podrían estar fomentando la ansiedad creciente del individuo moderno, además de su miedo a la insignificancia?

Hay diversos factores, como la valoración que se hace de la juventud en los medios de comunicación, las historias sobre éxitos a muy temprana edad. Mark Zuckerberg, que a los 26 años ha cambiado el mundo, es un ejemplo perfecto. Estos modelos hacen que la gente tema que aquello que no han logrado antes de los 40 años deje de ser realizable y valioso a partir de entonces. Esta idea aumenta la ansiedad y desvaloriza las carreras tradicionales, que precisan de mucho tiempo para evolucionar y no conducen a un éxito financiero espectacular ni a la fama.

¿Cuáles serían las consecuencias del miedo a la insignificancia para la sociedad?

Este miedo propicia una búsqueda constante del éxito rápido. Las personas talentosas buscan desesperadamente el éxito precoz. Por otro lado, aquéllos que no sienten la necesidad de hacer carrera, están fascinados por la telerrealidad, el género definitorio de la televisión hoy día. Porque en la telerrealidad podemos ver cómo individuos “corrientes”, como cualquiera de nosotros, se hacen famosos en nada de tiempo. Valores como la investigación en el conocimiento o la contribución a la mejora de la sociedad están menos claros en nuestra sociedad de lo que nunca lo han estado anteriormente.

¿Cómo podemos superar el miedo a la insignificancia?

No creo que pueda eliminarse la comparación en la constitución de la autoestima. En algún grado, todos nos comparamos a nosotros mismos con los demás. Pero necesitamos hacernos conscientes de que si medimos nuestra propia valía a partir de criterios comparativos como la riqueza y la fama, estamos condenados a vivir en un miedo constante a la insignificancia.

He trabajado con muchas personas exitosas, y puedo decir que si sólo te mides a ti mismo a través de la comparación con los éxitos ajenos, nunca te sentirás satisfecho: tu exposición perderá valor; a los críticos no les gustará tu próximo libro; alguien de tu propia empresa llegará más lejos que tú y más rápidamente… Cada logro se convertirá sólo en un punto de referencia a superar, por el logro siguiente.

El camino hacia la auto-realización pasa por sentir que uno está viviendo de manera auténtica su propia vida, que existe una lógica inherente a nuestro propio desarrollo. La autoestima estable se alcanza a través de lo que yo llamo una “auto-aceptación activa”: ésta requiere del autoconocimiento y de unos valores claros, así como de una conciencia creciente sobre nuestra contribución al mundo. Esta contribución no puede ser evaluada con mediciones comparativas.

La segunda herramienta sería la inversión en nuestra propia cosmovisión. Muchas personas buscan el alivio a la ansiedad en libros de autoayuda sin base científica, que prometen el éxito rápido; o en libros de “espiritualidad pop” que prometen el acceso instantáneo a una felicidad duradera. Todo esto es charlatanería, y fomenta la decepción.

Una cosmovisión estable requiere de mucho trabajo. Nadie espera quedar satisfecho con el esfuerzo de tan sólo unos días. Entonces, ¿por qué vamos a adquirir fuerza mental y una cosmovisión estable sin trabajar duro? La educación liberal no debería orientarse sólo hacia la obtención de rápidas y exitosas carreras, sino también hacia cuestiones fundamentales acerca de los valores y verdades que se han perdido en los últimos tiempos, y que necesitan ser reestablecidas. Pero la inversión en la cosmovisión personal no termina cuando te gradúas. Es un proceso para toda la vida, que debería ser valorado y disfrutado.

Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor

Jueves, 17 de Febrero 2011
Artículo leído 20818 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Fermin T el 20/02/2011 08:05
ummmmm, usted, Carlo Strenger, apenas le agarra la cola al elefante, sin conocerlo, y cree que es flaco y pequeño.
Déle un millón de dólares a cada ser humano y vera si se sienten insignificantes; en la mayoría de los casos, 98 % diría, es miedo a no tener dinero, miedo al envejecimiento en la pobreza, (que los desequilibra realmente, o los degrada y para nada se les ve un desarrollo armonioso) para nada he notado que quieran ser bill gates o alguien parecido.
Por lo que observo de usted, es miedo a ser uno mas de miles de especialistas y por ello sacan cada aseveración, que es #$"#%/ para los demás.

2.Publicado por Tomás el 20/02/2011 14:00
No es la globalización, es el capitalismo consumista que nos bombardea diariamente con falsos ídolos y falsos profetas. Como le dice la novia en la peli "La red social" Zuckerberg es sólo un gilipollas, pero es el modelo que nos quieren imponer. La sociedad del espectáculo como lo define Vargas LLosa, llena de banalidad y horterada. Una sociedad en la que los niños en lugar de educarse con la aspiración de ser Einstein o Darwin se educan en la aspiración de ser Cristiano Ronaldo y las niñas sólo quieren ser la novia de Cristiano Ronaldo. Una sociedad sin valores y sin humanidad. El capitalismo que pintó Aldous Huxley en Un Mundo Feliz

3.Publicado por Fermin el 20/02/2011 23:33
Tú, describes a personas que fantasean en su mente, yo describo observaciones que cualquiera puede hacer, en la acción, personas de cualquier edad, hacen trabajos de sobrevivencia y no abundo más como ejem. Vender su sexualidad. Eso, mi estimado es la suma y la conclusión.

Algo mas, viendo un poco de las teorías cosmologícas se vera y concluirá que somos TODOS, menos que insignificantes.
En resumen, lo que se ve, es que a nadie le da miedo ser insignificante, lo que les da miedo es no tener para la papa, hoy y mañana.

En general estoy de acuerdo en lo que dices tomás. saludos.

4.Publicado por Luisantonios el 21/02/2011 17:12
Todo es relativo, una persona madura y equilibrada está satisfecha consigo misma, para nada envidia ni desea ser alguien diferente de la que es, quizás sea cierto en adolescentes que aún no han decidido qué hacer con su vida, con inmaduros, o con personas que no tienen una personalidad definida o son personas espejo, que quieren imitar a todos los que aparentemente son éxitosos, sin embargo concuerdo con el señor Tomás en cuanto al capitalismo y su alineante estilo de vida basada en el consumismo, pero respetuosamente discrepo en cuánto a la globalización, pues no se puede negar su influencia, aunque sostengo que es relativa, según se es se actúa, en ocasiones veo a mi alrededor personas que estan en el otro extremo, es decir, sin ser nada especiales, mantienen un cocepto de sí mismos exagerado y nada ajustado a su realidad, pero bueno, el ser humano esté en la edad que esté , no es un producto terminado. De todos modos es interesante el planteamiento, puede que se ajuste a un porcentaje de individuos.

5.Publicado por kevin el 02/03/2011 05:15
para mi esta si es una realidad que engloba a un GRAN conjunto de personas que no tienen bien fundamentados sus valores, por ende no sabe las cosas que en realidad quieren; partiendo de esto quellas personas son propensas a desmoronarse mentalmente por la insignificancia de su contribucion ante los hechos "de valor" que son vistos por la sociedad la maanera del exito, cosa que los grandes "influenciadores" globales quieren que tengamos como estilo de vida, y quien sabra en realidad con que propositto nos implantaran la idea "y muy en la mente" de que el exito solo es alcansado cuando se tiene dinero, fama, etc.. cosas que desde diversas maneras, llevan voluntariamente o no, llevan de una forma u otra al consumismo que a muchos entretiene como razon de ser en la vida.

para mi referente a lo que enmarca el articulo, ese es un muy buen punto de vista actual que se ah o han venido desarrollando en nosotros. vale la pena preguntarse, siendo este hecho impuesto a consiencia o no, quien (es), por que y para que lo hacen, esto con el fin de fundamentar aun mas nuestra razon de existencia en la humanidad y nuestra sociedad actual.

6.Publicado por Beatriz Basenji el 07/04/2011 21:14
Sinceramente, no se como este hombre (Strenger) se atreve a decir lo que dice. Si él mismo tuviera 20 años de edad, era perdonable , porque su juventud lo lleva a decir lo que manifiesta. En fin. Creo que cada uno es mas o menos consciente que nuestra vida en relación a la del Universo es mas breve que la chispa de un fósforo, pero este breve instante es tan grandioso, tan espléndido cuanto podemos apreciar, hay tanto derroche de imaginación, de Arte , de sutilezas, que no nos cabe siquiera el ocio para tanto que se nos es brindado desde cada punto del Espacio que tenemos la gloria de compartir !

7.Publicado por cesar augusto cortes arias el 02/07/2011 02:49
Los invito a que ingresen a la web www.vichadasiaprende.es.tl donde hallaras gran variedad de ensayos y cientos de fotografias del llano Colombiano. SALUDOS A TODOS

8.Publicado por asome el 13/11/2011 13:16
estan equivocados, el ocio en la era global es incierta, el estomago de miles de personas depende de los alimentos preciosos que vienen de la producción de la agricultura, vivir en una ciudad es tan bueno pero es parajodico para vivir debido a la situacion economica, en el campo la gente que no conoce internet ni otros digitales, solo conocen la agricultura para mantener el estomago en miles de personas en el mundo.

9.Publicado por Tito el 05/03/2012 11:53
Introduce un concepto nuevo, "la autoaceptación activa", que a mi juicio comporta dos aspectos: humildad y autoestima, que son compatibles si la humildad no es servíl, que no sea virtud del esclavo, aunque en todo caso , esclavo ¿De quién? Aquí podríamos discernir si del propio cuerpo o de un ser superior interior, lo que se conoce como espiritualidad...la autoestima por definición está por encima o paralela o sin contaminación de la estima, importancia, subjetiva que se sienta por el vecino o personaje famoso.
Debería recordar el personal también el costo inmenso que conlleva destacar o triunfar, con el peaje colateral de no poder se anónimo, el acoso de todo tipo y el peligro de delincuencia sobre tu persona y bienes, que conlleva.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.


Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21