Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Casi la mitad de las tortugas liberadas por los pescadores en España acaba muriendo

Científicos de la Universidad de Barcelona analizan por vez primera esta situación con emisores para telemetría vía satélite


Cerca del 40% de las tortugas liberadas en el litoral español muere meses después por las secuelas de la pesca accidental, ha revelado un estudio de la Universidad de Barcelona. Esta situación se debe no al anzuelo, sino al hilo de pesca que está enganchado a él y que, al ser tragado por los animales, ulcera sus órganos internos. La solución pasa por invertir para hacer la pesca más sostenible.





El 40% de las tortugas marinas capturadas por los palangreros y liberadas después en mar abierto mueren por las lesiones causadas en esta pesca accidental. Fuente: Universidad de Barcelona.
El 40% de las tortugas marinas capturadas por los palangreros y liberadas después en mar abierto mueren por las lesiones causadas en esta pesca accidental. Fuente: Universidad de Barcelona.
Cuando una tortuga marina es capturada accidentalmente por un palangrero, los pescadores intentan cortar el hilo de pescar —sin subir el animal a bordo— para devolver la tortuga al mar. Sin embargo, cerca del 40% de las tortugas liberadas muere meses después por las secuelas de esta pesca accidental, según alerta un estudio publicado en la revista Marine Ecology Progress Series (MEPS).

Firman el trabajo los expertos Lluís Cardona e Irene Álvarez de Quevedo, del Departamento de Biología Animal y del Instituto de Investigación de Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio), así como Manu San Félix (Centro Vellmarí Formentera).

Se trata del primer estudio científico basado en un seguimiento con emisores para telemetría vía satélite de un grupo de tortugas bobas liberadas al mar tras ser capturadas por barcos palangreros en el litoral español.

El Mediterráneo, un túnel sin salida

La tortuga boba (Caretta caretta)‎ es la tortuga marina más abundante en la cuenca mediterránea, y una de las más amenazadas en todo el mundo. De perfil nómada, hace largas migraciones y vuelve a las playas donde nació para la puesta de huevos.

Las principales playas de anidación se encuentran en las costas de Norteamérica, Brasil, Japón, Omán, Australia, Cabo Verde y el Mediterráneo oriental (en especial, Grecia, Turquía, Chipre y Libia). En las aguas españolas, en concreto, hay tortugas procedentes tanto del Atlántico como del Mediterráneo oriental.

Cerca de 10.000 tortugas son capturadas cada año por la flota palangrera española del Mediterráneo. Más del 95%, sin embargo, están todavía vivas cuando se recogen los palangres. En busca de alimento, las tortugas muerden los cebos y se enganchan a los centenares de anzuelos de las artes de pesca de la flota.

Cuando una tortuga queda enganchada al cebo, los pescadores cortan el hilo de pesca para soltarla en mar abierto. El quelonio vuelve al medio marino con un anzuelo clavado en el cuerpo —en la boca o el aparato digestivo— que lleva enganchado un trozo de hilo de pescar.

No es el anzuelo, sino el hilo de pescar

El 40% de las tortugas liberadas por los pescadores muere durante los tres meses posteriores. El problema no es el anzuelo, sino el hilo de pesca que está enganchado a él.

Como alerta el profesor Lluís Cardona, miembro del Grupo de Investigación de Grandes Vertebrados Marinos de la UB, “la tortuga se traga el hilo, que circula por el tubo digestivo hasta que el extremo sale por la cloaca: el hilo tenso puede ulcerar los órganos internos, y es esto lo que causa la muerte de los animales”.

“En el caso de las capturas accidentales —añade el experto—, lo que habría que hacer es subir a bordo las tortugas enganchadas al palangre con la ayuda de un salabre, y cortar el hilo de pesca justo a raíz del anzuelo: la mortalidad por lesiones se reduciría a la mitad y el impacto poblacional sería aceptable”.

Un Mediterráneo más peligroso

La pesca con palangre de superficie en el Mediterráneo afecta sobre todo a las tortugas originarias del continente americano, a más de 7.000 kilómetros de distancia. “Debido a la circulación oceánica —explica Cardona— las poblaciones atlánticas quedan atrapadas en el Mediterráneo durante muchos años. Por lo tanto, se exponen más al riesgo de la captura accidental por los pesqueros. Muy pocas de las tortugas americanas que entran en el Mediterránea pueden salir”.

“Paradójicamente —continúa— el problema es menor en las tortugas de origen mediterráneo, que pronto abandonan mar abierto para asentarse en la plataforma continental, donde son menos vulnerables a la pesca del palangre. La pesca de arrastre, en cambio, las afectaría más”.

¿Cómo evitar las capturas accidentales?

Entre un 10 y un 20% de tortugas mueren cada año por la destrucción de nidos, la pesca accidental, las colisiones con embarcaciones, etc. Calar a más profundidad, no emplear cefalópodos como cebo y modificar el diseño de los anzuelos son cambios operativos para evitar las capturas accidentales con palangre de superficie. “Como es una especie de vida larga —apunta Irene Álvarez de Quevedo—, una mínima diferencia en las tasas de mortalidad tendría un impacto muy significativo en las poblaciones”.

Como afirma Lluís Cardona, “las soluciones existen: solo hay que aplicarlas, y esto tiene un coste económico”. En este sentido, el experto refiere la utilidad del observador que garantiza la sostenibilidad de la explotación pesquera, figura cada vez más frecuente en flotas de todo el mundo. Y concluye: “Si queremos que la pesca de palangre de superficie sea efectiva y más sostenible, habrá que ir introduciendo una serie de cambios con un coste añadido”.

Este nuevo estudio ha sido elaborado con el apoyo de la Fundación La Caixa y el anterior Ministerio de Ciencia e Innovación.

Referencia bibliográfica:

I Àlvarez de Quevedo, M San Félix, L Cardona. Mortality rates in by-caught loggerhead turtle Caretta caretta in the Mediterranean Sea and implications for the Atlantic populations. Marine Ecology Progress Series (2013). DOI: 10.3354/meps10411.


Miércoles, 27 de Noviembre 2013
Universidad de Barcelona/T21
Artículo leído 949 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Beatriz Basenji el 28/11/2013 18:24
Sin duda alguna este no es el sitio apropiado para hacer llegar este mensaje a los pescadores. Pero nunca se sabe. Crecí en una ciudad portuaria,donde los pescadores se movían de a miles en los buenos tiempos,trayendo a tierra lo que parecía los interminables frutos del mar.Una o varias familias de lobos marinos se afincó en la zona portuaria.Era común verlos echar sus siestas a bordo de las embarcaciones.Un par de veces también hundieron alguna de ellas y los pescadores no tuvieron mejor idea que aplicarles una cinta metálica alrededor de los cuellos a los pequeños lobos marinos, para que, matara al animal antes de hacerse adulto. Sucedieron temporales terribles, que hicieron desaparecer muchas embarcaciones en alta mar, sin que uno solo de los tripulantes se salvara. Cambiaron leyes y gobiernos y finalmente, la actividad pesquera está practicamente muerta. Por este motivo quisiera que cada pescador sea consciente que nos debemos esmerar en conservar la vida de los seres del Océano.No causemos depredaciones ni daños inútiles, porque las Leyes Universales actúan siempre.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >