Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Células de diseño curan la leucemia a dos niñas

Los ensayos con una novedosa terapia celular arrojan resultados esperanzadores


Científicos de Estados Unidos han conseguido curar una forma agresiva de leucemia infantil (la LLA) con una terapia celular que consiste en reprogramar las células inmunes para que estas se multipliquen rápidamente y destruyan las células leucémicas. Aunque aún quedan ciertos aspectos por mejorar de este tratamiento, los científicos creen que podría llegar a reducir e incluso a eliminar la necesidad de realizar trasplantes de médula ósea.




Imagen: Anchels. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Anchels. Fuente: PhotoXpress.
Dos niñas con una forma agresiva de leucemia infantil han sido curadas (dejaron de presentar evidencias de células cancerígenas en su organismo) tras recibir un tratamiento con una novedosa terapia celular que consiste en reprogramar las células inmunes para que estas se multipliquen rápidamente y destruyan las células leucémicas.

Investigadores de The Children’s Hospital of Philadelphia y de la Universidad de Pensilvania (ambos en Estados Unidos), han publicado un artículo sobre estos casos en The New England Journal of Medicine.

Una de las pacientes, de 7 años de edad, Emily Whitehead, fue sanada en diciembre de 2012 y aún hoy se mantiene sana y sin cáncer, tras recibir células T manipuladas con bioingeniería para destinarlas al tratamiento de este tipo de leucemia, denominada leucemia linfoblástica aguda (LLA).

La otra paciente, una niña de 10 años, que también sanó con la misma terapia, sufrió una recaída dos meses más tarde, cuando aparecieron en su organismo células leucémicas que no albergaban el receptor celular específico, objetivo de la terapia.

El artículo describe "cómo estas células tienen un potente efecto contra el cáncer en niños", explica uno de sus autores, Stephan A. Grupp, del Hospital Infantil de Filadelfia en el que ambas pacientes fueron tratadas, en un comunicado de la Universidad de Pensilvania.

"Sin embargo, también hemos aprendido que para algunos pacientes con LLA habrá que modificar aún más el tratamiento para que este ataque otras moléculas de la superficie de las células leucémicas”, añade Grupp, que trabaja en el Centro de Investigación del Cáncer Infantil del Hospital Infantil de Filadelfia, y además es profesor de pediatría en la Escuela Médica Perelma, de la Universidad de Pensilvania.

Michael Kalos, profesor del Departamento de Patología y Medicina de Laboratorio de la misma Escuela ha sido otro de los principales autores de la investigación, que ha partido a su vez de una colaboración con otros científicos de la Universidad de Pensilvania, que fueron los que originalmente desarrollaron las células T modificadas del tratamiento.

Resultados positivos previos

El equipo informó sobre los primeros resultados positivos obtenidos con esta terapia celular en agosto de 2011. Entonces, los que se curaron fueron tres adultos que padecían leucemia linfocítica crónica (CLL).

Dos de estos pacientes siguen en remisión, tras más de dos años y medio de haber recibido el tratamiento. Además, según los investigadores, siete de cada diez pacientes adultos tratados han respondido bien a esta terapia.

El equipo está dirigido por Carl H. June, quien se muestra muy optimista con los resultados obtenidos: "Tenemos la esperanza de que nuestros esfuerzos por tratar a los pacientes con estas terapias celulares personalizadas reducirán e incluso eliminarán la necesidad de realizar trasplantes de médula ósea, que conllevan un alto riesgo de mortalidad y requieren hospitalizaciones duraderas”.

Si el tratamiento resultara eficaz a largo plazo, los investigadores hablan incluso de la posibilidad de llegar a tratar la leucemia sin quimioterapia. La LLA es el cáncer infantil más común. Tras décadas de investigación, los oncólogos actualmente la curan en un 85% de los casos.

Inmunoterapia de diseño

Para tratar a las dos niñas, los científicos usaron un método relativamente nuevo: la inmunoterapia, que consiste en manipular el sistema inmune para aumentar su capacidad de lucha contra el cáncer.

Para ello, diseñaron células T capaces de matar selectivamente a otro tipo de células inmunitarias llamadas células B, que se habían convertido en cancerosas.

En general, las células T son las ‘guerreras’ del sistema inmunitario, porque se encargan de reconocer y atacar células nocivas. Pero las células cancerosas escapan a su vigilancia. El nuevo enfoque permitió crear células T capaces de "ver" a dichas células y atacarlas.

Para producirlas, los científicos extrajeron algunas células T de cada paciente y las modificaron en laboratorio para generar otras células, llamadas CTL019, a su vez diseñadas para atacar a la proteína CD19, que se produce sólo en la superficie de las células B.

Mediante la creación de un anticuerpo que reconoce la proteína CD19 y conectando después este anticuerpo a las células T, los investigadores crearon en las llamadas células CTL019 una especie de ‘misil guiado’ que ataca a las células B, y por tanto también a las células B leucémicas.

Tras introducirlas al cuerpo del paciente, estas células CTL019 se multiplicaron miles de veces y circularon por todo el organismo. Es importante destacar que las CTL019 persisten durante meses, por lo que la protección contra la recurrencia de este tipo específico de leucemia es prolongada.

Algunos problemas por resolver

Aunque las células CTL019 eliminan la leucemia, también pueden generar una respuesta inmune hiperactiva, llamada síndrome de la liberación de citoquinas, que provoca fiebre peligrosamente alta, presión arterial baja, y otros efectos secundarios.

Esta complicación fue especialmente grave en Emily, por lo que el equipo del hospital tuvo que suministrarle tratamientos que aliviasen rápidamente estos síntomas.

Por otra parte, la terapia CTL019 elimina todas las células B que portan el receptor de células CD19 –tanto las sanas como las leucémicas-. Por ello, los pacientes sometidos a este tratamiento requerirían transfusiones regulares de inmunoglobulina, que se pueden proporcionar en casa.

Los investigadores trabajan ahora para afinar la terapia y para comprender por qué algunos pacientes no responden a ella o pueden experimentar recaídas.

Referencia bibliográfica:

Stephan A. Grupp, Michael Kalos, David Barrett, Richard Aplenc, David L. Porter, Susan R. Rheingold, David T. Teachey, Anne Chew, Bernd Hauck, J. Fraser Wright, Michael C. Milone, Bruce L. Levine, Carl H. June. Chimeric Antigen Receptor–Modified T Cells for Acute Lymphoid Leukemia. New England Journal of Medicine (2013). DOI: 10.1056/NEJMoa1215134.


Martes, 26 de Marzo 2013
Penn Medicine/T21
Artículo leído 4556 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 20 de Octubre 2017 - 09:00 Los superdotados están más expuestos a enfermedades

Jueves, 5 de Octubre 2017 - 09:00 Un reloj biológico controla nuestros músculos