Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
twomuchrs




Cinco ejes para mejorar las prácticas de economía colaborativa en España

La asociación Sharing España lanza un código de conducta que incluye la seguridad, la transparencia y la regulación


Sharing España, asociación constituida por un total de más de 30 plataformas colaborativas de nuestro país ha publicado recientemente un código de conducta para la defensa de la economía colaborativa y de sus usuarios. El código está articulado alrededor de cinco ejes principales, entre los que destacan la seguridad, la transparencia y la regulación. Por Marta Lorenzo.




Imagen: geralt. Fuente: Pixabay.
Imagen: geralt. Fuente: Pixabay.
Solo un 26% de las plataformas de consumo colaborativo buscan la transformación social, revelaba el pasado 18 de febrero un informe sobre consumo colaborativo de la OCU, la UCM y OuiShare España, realizado a partir de encuestas a 8.500 usuarios y un análisis de 70 webs especializadas. Asimismo, el estudio señalaba la necesidad de mejoras legales para este consumo, y la escasa transparencia de las plataformas que lo sostienen. 
 
El informe presentaba estas informaciones acompañadas con 10 propuestas de mejora, entre las que destacan la creación de un entorno seguro para los usuarios, la garantía de que los proveedores cuenten con seguros adecuados; que haya información suficiente para los usuarios o que las plataformas sean más transparentes y rindan cuentas de su impacto económico, social y medioambiental.

Pocos días antes de la presentación de este informe (el 15 de febrero), el colectivo de empresas de economía colaborativa de nuestro país Sharing España hacía público otro documento que recoge 13 principios y buenas prácticas que dichas empresas se comprometen a cumplir. Sharing España está constituida por un total de más de 30 plataformas colaborativas y forma parte de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital).

Este código de conducta pretende “la defensa del desarrollo y de la reputación de la economía colaborativa y la protección de sus usuarios”; y está articulado alrededor de cinco ejes principales: la promoción de la economía colaborativa; la honestidad, la integridad y la confianza; la seguridad y la atención eficaz; la cooperación con las administraciones y el cumplimiento y la divulgación del propio Código. 

Se precisan buenas prácticas

El primero de los ejes busca la comunicación eficiente de los beneficios de la economía colaborativa para la sociedad y para los usuarios, a los que se contempla no solo como receptores de servicios y productos, sino también como agentes activos de este tipo de economía.

El segundo eje señala la necesidad de que las empresas de economía colaborativa actúen de  forma honesta e íntegra especialmente en cuanto a los derechos de los usuarios, para favorecer un entorno de confianza. Sharing España señala en este sentido la transparencia como necesidad y parte de las buenas prácticas que se precisan en el sector.

En cuanto a la seguridad y la atención, las empresas de la asociación se comprometen a “facilitar procedimientos adecuados de atención a los usuarios que resulten eficaces”, como presentar su información de contacto en las plataformas de manera visible.

El cuarto eje es crucial para la economía colaborativa, pues la regulación legal es uno de sus escollos. En este sentido, Sharing España se propone reforzar vías de cooperación con las Administraciones Públicas para promover una buena comprensión y políticas innovadoras, que permitan un correcto desarrollo de este nuevo fenómeno socioeconómico.

El quinto eje señala por último el compromiso de garantizar el cumplimiento de los principios del código, gracias al asesoramiento de Sharing España; así como su divulgación.

Integración de un nuevo modelo socioeconómico

La economía colaborativa es un movimiento tan novedoso y rápido, con un potencial tan gigantesco (la consultora Price Waterhouse Cooper ha calculado que en 2025 tendrá un beneficio potencial de 322.000 millones de euros), que genera tanta ilusión como inquietud e incluso conflictos, como los surgidos con empresas de consumo colaborativo como Blablacar o AirBnb.

Pero los expertos señalan que es un movimiento socioeconómico que ha venido para quedarse. Y no solo por las cifras de negocio que ya genera, sino también gracias a los nuevos medios de comunicación (no olvidemos que Internet y la telefonía móvil son su savia, como han hablado esta semana al respecto expertos reunidos en el Mobile World Congress de Barcelona).

Según Javier Creus, uno de los estrategas y pensadores más innovadores sobre la economía colaborativa de nuestro país, este nuevo modelo económico triunfa porque además tiene otras ventajas, como que permite hacer más con menos y que está basado en nuevas fuentes de confianza, en un contexto en que la confianza en instituciones y empresas se debilita. Merece la pena todos los esfuerzos por integrarlo en la sociedad cuanto antes y de forma beneficiosa para todos los agentes.
 

Jueves, 25 de Febrero 2016
Marta Lorenzo
Artículo leído 2532 veces




Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >