Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Con la madurez llegan la calma y la paz interior

Las emociones positivas y pasivas son características de la vejez


El ser humano tiende a ser más feliz en la vejez que en la juventud, porque con la edad el tono de las emociones pasa de negativo a positivo. Por otro lado, los sentimientos se vuelven menos activos (agitados) y más pasivos (serenos). La combinación de ambos factores propicia que los mayores sientan paz, calma, satisfacción y alivio más a menudo que los jóvenes. Estas conclusiones se derivan de un estudio reciente realizado en la Universidad de Tejas en Austin, pero vienen avalados por estudios anteriores con resultados muy parecidos. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Un estudio reciente realizado en Estados Unidos anima a pensar en la vejez como un remanso de paz, que llega tras haber superado las vicisitudes vitales, al menos en una gran parte de los casos.

Según los resultados de dicha investigación, realizada en el Population Research Center de la Universidad de Tejas en Austin, a partir de los 60 años nos alcanzan sentimientos de paz, de calma, de satisfacción y de alivio.

Los investigadores Catherine Ross y John Mirowsky explican, en la revista especializada Social Science and Medicine, que con la edad la calidad de las emociones puede cambiar de un tono negativo a uno positivo. Asimismo, los sentimientos también pueden pasar de más activos a más pasivos.

Madurez y decadencia

El cambio positivo en los sentimientos humanos con la vejez es coherente con la perspectiva que otorga la madurez, señalan los científicos. El paso de sentimientos activos (agitación) a sentimientos pasivos (serenidad) concuerda con la perspectiva del declive. La edad, en definitiva, indica al mismo tiempo madurez y decadencia.

Investigaciones previas sobre las emociones de la gente mayor se habían centrado en las emociones negativas de ésta, explica la Universidad de Tejas en un comunicado. Sin embargo, una segunda dimensión subyacente de las emociones es la dimensión –menos investigada- de las emociones activas en contraposición a las emociones pasivas. Esta dimensión resulta esencial para poder explicar la manera en que los sentimientos humanos se transforman a medida que la gente envejece.

Según Ross, “la combinación pasivo/positiva revela que la satisfacción, la calma y el alivio son algunas de las emociones más comunes entre la gente mayor. Aquellas emociones a la vez activas y negativas, como la ansiedad o la ira, son especialmente raras entre los ancianos”.

A esta conclusión llegaron los investigadores tras examinar un total de 1.450 respuestas de la Encuesta General de la Sociedad de Estados Unidos (del año 1996), llevada a cabo por el National Opinion Research Center, y que incluyó a gente de 18 años en adelante.

Otras variables

La distribución por género de la muestra empleada por los investigadores fue de un 56% de mujeres y de un 44% de hombres, con una distribución racial del 81% de blancos, un 14% de afroamericanos y de un 5% de otras razas.

Los participantes en esta encuesta habían respondido a preguntas como “cuantos días durante la pasada semana se ha sentido usted… mal, triste, solo, ansioso y tenso, preocupado, indignado, tranquilo, aliviado, feliz, etc.”. Los científicos agruparon las emociones descritas por los encuestados en cuatro categorías: activas, pasivas, positivas y negativas.

Además de descubrir la abundancia de sensaciones positivas y pasivas que invaden a los ancianos, la investigación sirvió para revelar que las mujeres tienen en general más emociones negativas que positivas, y más emociones pasivas que activas que los hombres.

Asimismo, los participantes con niveles más altos de ingresos y de educación disfrutaban de emociones significativamente más positivas que las personas con niveles bajos de ingresos y estudios.

Bienestar general

El presente estudio respalda los resultados de una investigación anterior llevada a cabo en la Universidad de Chicago (Estados Unidos). En un comunicado de dicha universidad, publicado el pasado abril, la profesora de sociología Yang Yang, autora del estudio, declaró que “comprender la felicidad es importante para calibrar nuestra calidad de vida. La medida de nuestra felicidad refleja la medida en que la sociedad cubre las necesidades de la gente”.

Yang Yang describió también sus hallazgos en otro artículo aparecido en la American Sociological Review, publicación oficial de la American Sociological Association.

Su estudio abarcó el análisis de las respuestas de más de 28.000 personas de edades comprendidas entre los 18 y los 88 años, revelando que las personas con más edad son las que se consideran más felices.

Según Yang, esto se debe a que, con la edad se desarrollan características psicosociales positivas, como la autoestima. Los signos de madurez contribuyen a desarrollar a su vez un bienestar general.

Cuestión de experiencia

Por último, en 2006, otro estudio de la Universidad de Michigan en Ann Arbor (también Estados Unidos), llevado a cabo con un total de 540 adultos de diversas edades, reveló que la vejez trae consigo cierta felicidad, a veces inesperada para los jóvenes y para los propios mayores.

La razón de este bienestar, según publicó el Journal of Happiness Studies: el hecho de que, con la edad, aprendemos a manejarnos mejor con las idas y venidas de la vida. Por esa razón, es en la vejez cuando somos más capaces de sentirnos más felices a pesar de que, objetivamente, hayamos entrado en la decadencia física.

Viernes, 23 de Mayo 2008
Artículo leído 15512 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por tamara el 29/05/2008 18:58
Parece que a la noticia le falta un comentario más profundo y más analítico. La vejez, como se dice con mucha inteligencia, pero con generalidad un tanto vacía, no viene sola. Es indudable que incluye una pérdida de células cerebrales, aunque las necesidades de la vida puedan permanecer iguales, por lo tanto habrá un déficit de atención que nadie sabe dónde se aplicará para producir su efecto. A esta caída en el número de células parecería corresponder cierta disposición hacia la conformidad. Además, no se tienen las mismas energías de antaño. Por tanto, no es que se lograra la felicidad, tal como una conquista o una adquisición que haya implicado el uso de recursos, o una intención deliberada y consciente. Más bien parecemos devenir felices en función de las circunstancias implacables. Esta felicidad, no sería un acto volitivo si no más bien la aceptación de una fase pues nada más se puede hacer. Sin embargo, si puede haber una felicidad geronte adquirida y conquistada, pero no parece ser de eso de lo que se habla aquí. Gracias.

2.Publicado por Roberta el 10/12/2008 08:12
No concuerdo con Tamara. Especialmente por esa visión capitalista de ver la vejez como involucion o decadencia. Yo creo que es un excelente artículo y que hay muchas cosas que los jóvenes debemos saber valorar y respetar de los veteranos. Porsupuesto que la mayoría de las personas nos sentiríamos -y no por cuestión de conformismo- satisfechos por haber pasado tantas experiencias negativas y positivas de la vida, más allá de como estemos físicamente. El ser conciente de que uno es viejo, da cierta satisfacción en ese sentido. El solo hecho de decir: ya lo viví, no me van a joder de la misma manera, ya no voy a sufrir así, ya puedo evitar sentirme de x manera, ya sé como controlar estas determinadas emociones; da mucha más satisfacción que verse en el espejo con la piel de losa, con los primeros pasos en proyectos que deseamos realizar, y sentir la preocupación de como nos irá en el futuro. Toda etapa de la vida tiene su lado positivo, la vejez también.

3.Publicado por Sandro el 08/01/2014 23:29
Si buscas la paz, haz de los viejos tus amigos.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte