Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Consiguen manipular genéticamente los comportamientos masculino y femenino

El logro ayudará al desarrollo de tratamientos de enfermedades mentales o neurodegenerativas, en las que el género juega un papel relevante


Investigadores de la Universidad de California en San Francisco han conseguido, mediante manipulación genética, determinar la relación entre genes específicos y factores concretos del comportamiento típicamente masculino o típicamente femenino. El descubrimiento sugiere que los comportamientos complejos pueden descomponerse en elementos individuales, con una base genética determinada para cada caso, y podría ayudar al desarrollo de tratamientos de enfermedades mentales o condiciones neurodegenerativas, en las que el género juega un papel relevante. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



Fuente: photoXpress.
Fuente: photoXpress.
Las hormonas son sustancias secretadas en nuestro organismo por células especializadas, cuyo fin es afectar la función de otras células. Su existencia da forma a nuestros cuerpos, nos hace fértiles y despierta nuestros instintos más básicos.

Además, tal y como se sabe desde hace años, las hormonas gobiernan los comportamientos que distinguen a los hombres de las mujeres pero, ¿cómo lo hacen?

Una investigación reciente realizada por científicos de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Estados Unidos, ha arrojado algo de luz sobre este aspecto de la función hormonal.

Realizado con ratones, el estudio ha revelado el papel de numerosos genes que, influenciados por las hormonas sexuales masculinas y femeninas (testosterona y estrógeno, respectivamente), controlan varios tipos específicos de comportamientos masculinos y femeninos.

Para alcanzar sus conclusiones, los investigadores desactivaron de manera selectiva diversos genes, uno por uno. Descubrieron que, de esta forma, podían manipular ciertos comportamientos de los ratones, como la libido, el deseo de buscar pelea o la voluntad de pasar tiempo extra cuidando de sus crías.

Según declaraciones de Nirao Shah, profesor de anatomía de la UCSF y director del estudio, recogidas en un comunicado de dicha universidad, esta desactivación genética permitió “descomponer ciertos comportamientos sociales en componentes genéticos”.

Hallazgos previos

Los científicos saben desde hace años que las hormonas ejercen un control profundo sobre la biología masculina y la femenina. Influyen en la diferenciación sexual de los embriones, ponen en marcha el desarrollo de las características de cada sexo durante la pubertad, y estimulan, durante la edad adulta, la producción de esperma en los hombres y de óvulos en las mujeres.

El conocimiento de estas funciones hormonales ha propiciado el uso de las hormonas sexuales con fines medicinales durante años. Por ejemplo, en los tratamientos de reasignación de sexo se administra estrógeno o testosterona a los pacientes; los atletas utiliza las hormonas para conseguir ventajas competitivas; y los hombres de mediana edad las emplean para prolongar su vigor sexual.

A pesar de este uso extendido, en lo que se refiere al conocimiento de la relación entre las hormonas sexuales y el comportamiento, sólo recientemente se han realizado avances significativos, a partir de estudios realizados en laboratorio, con animales.

Así se ha descubierto, por ejemplo, que las hembras de ratón, que normalmente exhiben un comportamiento maternal clásico (se emparejan con los ratones macho y atienden y alimentan a sus crías), si presentan una característica genética que las hace insensible al estrógeno pierden el interés por el sexo y dedican menos tiempo a cuidar de su descendencia.

Estudios previos han revelado asimismo que la insensibilidad a la testosterona, hormona que potencia que los ratones macho desplieguen comportamientos agresivos, intenten aparearse con las hembras y marquen su territorio con orines, reduce la agresividad de estos animales.

Desactivación genética selectiva

Los científicos de la UCSF habían sospechado durante mucho tiempo que las hormonas sexuales debían influir en la expresión génica del cerebro.

Hace seis años, Shah y sus colaboradores comenzaron a buscar dichos genes usando la tecnología de chips de ADN, un método que se usa para analizar la expresión diferencial de genes, a través del control de los niveles de miles de ellos de forma simultánea.

En concreto, Shah y su equipo analizaron las diferencias sexuales en la expresión genética del hipotálamo, que es una región del cerebro que se sabe está relacionada con la sensibilidad a las hormonas.

De esta forma, descubrieron 16 genes cuya expresión variaba de machos a hembras en el hipotálamo, y demostraron que estas diferencias estaban reguladas por hormonas sexuales.

Tras la identificación de los 16 genes, los científicos han descubierto, además, que se pueden separar los comportamientos masculino y femenino clásicos, dirigidos por las hormonas, en elementos individuales, cada uno de ellos gobernados por sus genes respectivos.

Esta separación permite manipular aspectos concretos del comportamiento masculino o femenino, sin afectar a otros aspectos. Shah y sus colaboradores demostraron este punto manipulando los genes por separado para desactivarlos, a veces con medicamentos.

De este modo, consiguieron hacer desaparecer algunos comportamientos masculinos, como la rutina de apareamiento, mientras que la tendencia de los animales a pelearse o a marcar el territorio seguía siendo la misma.

En el caso de los ratones hembra, los científicos consiguieron hacer que los animales mantuvieran activo su interés por el sexo, al tiempo que pasaban menos tiempo cuidando de sus crías o viceversa.

Tras la manipulación de componentes específicos, “otros componentes de los comportamientos de machos y hembras permanecieron sin cambios”, afirma Shah.

Nirao Shah. Fuente: UCFS.
Nirao Shah. Fuente: UCFS.
Posibles implicaciones

Las implicaciones de esta observación, el hecho de que un comportamiento complejo pueda estar compuesto de múltiples factores que son controlables genéticamente, resultan tan desconcertantes como asombrosas, añade el científico.

Si los comportamientos típicamente masculinos y femeninos pueden descomponerse en partes individuales, ¿qué otros comportamientos complejos podrían ser deconstruidos de manera similar?

La determinación de cómo las diferencias genéticas de nuestro cerebro condicionan las diferencias en nuestro comportamiento podría ser un punto de partida para comprender cómo tratar mejor las enfermedades mentales o las condiciones neurodegenerativas humanas, en las que las diferencias de sexo juegan un papel relevante (por ejemplo, el autismo es cuatro veces más común en varones que en mujeres).

“Algunos de los genes que hemos identificado en nuestro estudio están de hecho implicados en varios trastornos humanos con diversa ratio por género”, afirma Shah. “No encontraremos todas las respuestas a estos trastornos sólo a partir de esta investigación pero, en el futuro, este tipo de estudios podría ayudar a identificar medios de tratamiento de ciertas condiciones”, concluye el científico. Los resultados de la presente investigación han aparecido publicados en la revista Cell.


Viernes, 3 de Febrero 2012
Artículo leído 10811 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Cornelio Gonzalez el 03/02/2012 18:34

Xiaohong Xu, Jennifer K. Coats, Cindy F. Yang, Amy Wang ,Osama M. Ahmed, Maricruz Alvarado, Tetsuro Izumi, Nirao M. Shah, autores del artículo Modular Genetic Control of Sexually Dimorphic Behaviors * (Control Modular Genético de conductas dimórficas sexuales), resumen así su idea central:

“Las hormonas sexuales como el estrógeno y la testosterona son esenciales para los comportamientos debidos al dimorfismo sexual en los vertebrados. Sin embargo, los mecanismos moleculares activados por hormonas que controlan el desarrollo y la función de los circuitos neurales subyacentes, siguen estando mal definidos. Se han identificado numerosos patrones de genes de expresión del dimorfismo sexual en el hipotálamo y la amígdala del ratón adulto. Encontramos que las hormonas del sexo del adulto regulan estos patrones de expresión para cada sexo específico, lo que sugiere que estos genes regulan las conductas sexuales típicas. De hecho, encontramos que los ratones con alteraciones específicas en cada uno de estos cuatro genes (Brs3, Cckar, IRS4, Sytl4) presentan déficits muy específicos en los comportamientos sexuales también específicos y esto con relación a los genes individuales que controlan el patrón o medida de una conducta sexual masculina tal como la agresividad, o el comportamiento sexual típicamente femenino, como es el de la maternidad. En conjunto, nuestros resultados demuestran que los distintos componentes de los comportamientos del dimorfismo sexual, se rigen por programas genéticos diferentes”.

A este respecto, lo que muy bien podría denominarse un UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal y que (en tanto que las estadístico-probabilistas y complejo cartesianas normas matemáticas que, como Grandes Números) establecen y gobiernan a los diferentes ”programas” (léase: software) naturales, intrínsecos a a cada uno de los diversos aspectos de la fenomenología con las cuales la Naturaleza se auto-regula y se auto-expresa, tal UNITARO Código, repito, tendría una serie de informaciones muy concretas con relación al tema central de este artículo, aunque con una crucial diferencia: tras el modo natural de expresión de los que hasta ahora se conocen como 23 pares de cromosomas subyacen, en cada uno de los componentes de cada par, unas definidas características masculinas y/o femeninas. La diferencia crucial aquí sería, que para el UNITARIO Código no serían 23 pares de cromosomas sino, mas bien, 24 pares. Veamos cómo esta afirmación puede ser sustentada.

De todos es conocido la manera matemáticamente exponencial y con base 2, como se desarrolla un óvulo fecundado por un espermatozoide: la UNIDAD (el número 1) que gobierna a los procesos vitales se divide en dos aspectos fundamentales: el aspecto femenino y el aspecto masculino, ambos de exacto e igual valor. La elemental operación aritmética que representa esto es: 1/2= 0.5, pero…¿dónde está, que se hizo la “otra” mitad 1/2= 0.5?

Y es aquí donde debemos empezar a re-interpretar y a re-valuar la forma como realmente la Naturaleza se auto-expresa y se auto-regula: la “otra” mitad no se desaparece, ni se aniquila. Simplemente se oculta para con ello darle oportunidad de aparecer, de manifestarse, a la que para tal mitad sería la “otra” mitad. ¿Y no es esta manera de proceder la esencia de lo que conocemos como el AMOR?

Y es justamente con este amoroso criterio que podemos re-interpretar y re-valuar la manera como muy factiblemente trabajan los 24 pares de cromosomas (no 23) que conforman nuestro Código Genético y en donde la UNITARIA mitad 1/2= 0.5. Y a esta mitad se llega como: (24.5)/49= 1/2= 0.5= 0.49999999…5 (número definido de nueves y como final, el número 5), pero a esta condición se llega después de desarrollar de manera exponencial y además como un aspecto de los Grandes Números propios de las fracciones decimales inversas, a la operación: 1/(7x7) = 1/49. Presento entonces a continuación, a la matriz numérica que induce 1/49, la cual, de muy sui generis manera, dentro de la intrínseca UNIDAD que la TOTALIZA y además por pares de cromosomas, se auto-coordena de manera cartesianamente compleja, consiguiéndose con esto la típica conformación que, en forma de X, nos muestran cada uno de los 24 pares cromosómicos.

Y a partir de este momento queda a cargo de cada lector la forma como tal matriz numérica debe ser interpretada, aunque bajo la norma muy general en que es planteada por los investigadores de la Universidad de California, San Francisco: ¡una exponecialidad con base 2, esencialmente sexuada por el AMOR…! (La ordenada va en el espacio vertical, dejado en blanco):


00/49 =…………………………………… 0 ………………………...............…= 0/7= la NADA: Límite absoluto

01/49 = 0.020408163265306122448 979591836734693877551....
02/49 = 0.040816326530612244897 959183673469387755102....
03/49 = 0.061224489795918367346 938775510204081632653....
04/49 = 0.081632653061224489795 918367346938775510204....
05/49 = 0.102040816326530612244 897959183673469387755....
06/49 = 0.122448979591836734693 877551020408163265306....
07/49 = 0.142857142857142857142 857142857142857142857.... = 1/7
08/49 = 0.163265306122448979591 836734693877551020408....
09/49 = 0.183673469387755102040 816326530612244897959....
10/49 = 0.204081632653061224489 795918367346938775510....
11/49 = 0.224489795918367346938 775510204081632653061....
12/49 = 0.244897959183673469387 755102040816326530612....
13/49 = 0.265306122448979591836 734693877551020408163....
14/49 = 0.285714285714285714285 714285714285714285714... = 2/7.
15/49 = 0.306122448979591836734 693877551020408163265....
16/49 = 0.326530612244897959183 673469387755102040816....
17/49 = 0.346938775510204081632 653061224489795918367....
18/49 = 0.367346938775510204081 632653061224489795918....
19/49 = 0.387755102040816326530 612244897959183673469....
20/49 = 0.408163265306122448979 591836734693877551020....
21/49 = 0.428571428571428571428 571428571428571428571.... = 3/7
22/49 = 0.448979591836734693877 551020408163265306122....
23/49 = 0.469387755102040816326 530612244897959183673....
24/49 = 0.489795918367346938775 510204081632653061224....
_________________________________________________________= Abscisa= (24.5)/49= 1/2= 0.5

25/49 = 0.510204081632653061224 489795918367346938775....
26/49 = 0.530612244897959183673 469387755102040816326....
27/49 = 0.551020408163265306122 448979591836734693877....
28/49 = 0.571428571428571428571 428571428571428571428.... = 4/7
29/49 = 0.591836734693877551020 408163265306122448979....
30/49 = 0.612244897959183673469 387755102040816326530....
31/49 = 0.632653061224489795918 367346938775510204081....
32/49 = 0.653061224489795918367 346938775510204081632....
33/49 = 0.673469387755102040816 326530612244897959183....
34/49 = 0.693877551020408163265 306122448979591836734....
35/49 = 0.714285714285714285714 285714285714285714285.... = 5/7
36/49 = 0.734693877551020408163 265306122448979591836....
37/49 = 0.755102040816326530612 244897959183673469387....
38/49 = 0.775510204081632653061 224489795918367346938....
39/49 = 0.795918367346938775510 204081632653061224489....
40/49 = 0.816326530612244897959 183673469387755102040....
41/49 = 0.836734693877551020408 163265306122448979591....
42/49 = 0.857142857142857142857 142857142857142857142.... = 6/7
43/49 = 0.877551020408163265306 122448979591836734693....
45/49 = 0.918367346938775510204 081632653061224489795....
46/49 = 0.938775510204081632653 061224489795918367346....
47/49 = 0.959183673469387755102 040816326530612244897....
48/49 = 0.979591836734693877551 020408163265306122448....

49/49 = 0.999999999999999999999 999999999999999999999 =7/7= Límite: asíntota hacia la UNIDAD.
49/49 =…………………………………… 1 …………………= 7/ 7= La UNIDAD= TOTALIDAD= Límite absoluto..

……….....20408163265306122449……....20408163265306122449.....=Constantes: bajan-suben a izq. y der.

……………………………………11•13•127•2689•459691•909091…….= Factores primos de constantes.

49/49 = 1 = 42 nueves: factores primos: (3.3.3) • (7.7) •11•13•37• 43•127•239•1933•2689• 4649•459691• 909091•10838689


…………………………………………………………………………………………

* http://www.cell.com/abstract/S0092-8674(11)01571-6

2.Publicado por Cornelio Gonzalez el 04/02/2012 10:39

Unas explicaciones necesarias:

La manera cómo los estadísticos-probabilistas límites del 0= la NADA y/o del 1= la TOTALIDAD trabajan de modo exponencial en cada uno de los 24 pares de cromosomas y que los lleva a tomar la típica forma en X que los caracteriza, no implica otra cosa que su sui generis coordenación compleja al interior de la UNIDAD que especificamente TOTALIZA a cada par cromosónico.Tomaré como ejemplo a uno cualquiera de ellos, (la ordenada va en el espacio vertical dejado en blanco):


000/49= .................................................. 0 ...................................................= Limite absoluto: la NADA

015/49 = 0 .306122448979591836734 693877551020408163265....
-------------------------------------------------------------------------------------------------- =Abscisa= (24.5)/49= 1/2= 0.5
+34/49 = 0.693877551020408163265 306122448979591836734....
__________________________________________________________

049/49 = 0. 999999999999999999999 999999999999999999999....= Límite asintótico hacia la UNIDAD
049/49 = .................................................. 1 ................................................= Límite absoluto:1 =TOTALIDAD

La manera exponencial de base 2 como especificamente trabajan los cromosomas 15 y 34, se puede apreciar asi:

15/49 = 0.3-06-12-24-48-97 (+1)95-9-18-36-73(+1)-46-93(+1)877551-02-04-08-16-32-65(+1)....(empata con el inicio)

34/49 = 0.69387755-1-02-04-08-16-32-65(+1)-3-06-12-24-48-97(+1)95-9-18-36-73(+1)-4...(empata con el inicio).

Una explicación mas detallada de este fundamental aspecto de los cromosomas humanos, lo puede encontrar el lector en mi obra virtual ¿Hombre=Cosmos?, www.hombreycosmos.org, página 55 y siguientes.

3.Publicado por alberto rodriguez-sedano el 08/02/2012 11:20
De vuelta con mi pregunta más constante. ¿Y qué hay la condición inadvertida que, no obstante, determina el resto? ¿O la teoría, simplemente, la abstrae porque no entra en su generalidad y queda, pues, sin mente puesta en ella? Dicho de manera muy sencilla. Hay, sin duda, una primera determinación de la conducta fruto de la genética (un sentido de primero, claro está, formal y no problemático). Ahora bien, hay, asimismo, una relación dada (*) a la que la conducta a la que ésta se adapta determinándola.

La determinación de la conducta no es su propia determinación, al menos, en el sentido de totalidad cerrado que, como no es de extrañar, no contiene lo que no es su proposición.

Es decir, la conducta está característicamente referida a otras cosas y, de manera extensiva y preferente, a otros como nosotros. Este problema, como muchas veces he comentado, no se resuelve con conceptos vacíos ajenos a las problemáticas sustanciales; definitivamente, no es un problema en sí. La genética es, como digo, una historia, no toda historia. ¿O es lo que se quiere dar a entender.

(*) Dada en sentido un sentido fenomenológico distinto del de Cornelio. Lo dado es un principio teorético de la acción de la mente, no de lo que la naturaleza haga con ello como si su objeto y el de la mente fuesen lo mismo. Si fuesen lo mismo, el hombre estaría totalmente determinado.

Lo dado, fenomenológicamente hablando, es un segundo objeto de la mente que ésta, erróneamente, toma por primero. Es, sin embargo, un tercero, cuando no, más problemáticamente hablando, un segundo degenerado.

4.Publicado por alberto roríguez-sedano el 09/02/2012 13:09
Habría que considerar, pues, si nuestra suposición (*) no es otra cosa que la confianza ciega en que lo dado sea, por ser lo más natural, lo mejor; que lo positivo se base en la abstracción de lo inadvetido (**). Ese grado negación de la sustancia problemática se llama, secillamente, nihilismo, si no, dicho más claramente, inmoralidad. A este respecto, me vienen a la mente todas esas ideas prometedoras que, como no podría ser de otra forma, contienen conclusiones perversas, cuando no precipitadas (***). Lo positivo carece de la conciencia inmediata de su negatividad. ¿De qué vale, entonces, poner por delante cuestiones ajenas al caso?

(*) Que la parte y el todo de la experiencia de la conducta del hombre son, estrictamente, lo mismo que su primera determinación. Esto es tan falso como que de ser así, no habría conciencia de esta experiencia.

(**) Este es, sin duda alguna, el carácter fundamental de una conciencia problemática y la inquietud de toda fenomenología que se cuestione a sí.

(***) ¿O alguien fundamenta una proposición en la cadena a que la que conduce? Es como si hablásemos de libertad de elección en una conducta concluída, o como si pensásemos que pensamos porque pensamos: "que la parte y el todo de la experiencia de la conducta del hombre son, estrictamente, lo mismo que su primera determinación".

5.Publicado por alberto roríguez-sedano el 09/02/2012 14:42
Para poner un ejemplo de lo que digo: http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/early/2012/01/27/rspb.2011.2523.

¿Qué solución sería abstraer el egoismo consustancial al hombre si el egoísmo es consecuencia de otras tantas cosas que desencadenan un “egoísmo”? El problema visto ontológicamente no deja de ser un problema lingüístico: cómo se habla "el egoísmo". No obstante, no se es egoista sino en tanto se hable egoístamente. ¿O no hay un espacio en el interior de la mujer a partir del que esta se pueda desenvolver de manera, igualmente, egoísta? Ojo, pues, con las metáforas genéticas; no son propios infinitamente distantes de su experiencia.

6.Publicado por Cornelio Gonzalez el 10/02/2012 19:13

En la Aritmética ̶ y muy especialmente en la Teoría de los Números ̶ , el Teorema Fundamental de la Aritmética nos informa que todo número entero se puede representar de modo exclusivo, como el producto entre sus factores primos constitutivos. De acuerdo con esta definición y con relación a mis anteriores comentarios 1 y 2, los 17 factores primos que constituyen a 49/49= 1= 42 nueves, son:

49/49= 1= 42 nueves= (3•3•3)•(7•7)•11•13•37•43•127•239•1933•2689•4649•459691•909091•10838689.

Desde este producto ̶ que TOTALIZA en su propia UNIDAD a los citados 17 factores primos ̶ se pueden plantear y generar todos y cada uno de los inversos (conformados también por ciclos fraccionario-decimales de 42 dígitos) de los 17 factores primos, así como los inversos (constituidos también por ciclos numéricos de 42 dígitos) de los productos entre dos o más de entre tales 17 factores primos, por ejemplo:

1/(7x7)= 1/49= (3•3•3)•11•13•37•43•127•239•1933•2689•4649•459691•909091•10838689= el ciclo de 42 dígitos: 0.020408163265306122448979591836734693877551.

De acuerdo con el citado Teorema Fundamental, los factores primos de cada una de las dos constantes 20408163265306122449 y cuyos movimientos (bajando-y-o-subiendo a izquierda-y-o-derecha, en la matriz numérica que induce 1/49) contribuyen sustancialmente a la conformación de la sui generis cordenación compleja con que esta matriz numérica se nos presenta, son :

20408163265306122449= 11•13•127•2689•459691•909091

Ahora bien, tal cordenación compleja de la matriz numérica que induce 1/49, implica dos conjuntos de nueves de 21 dígitos cada uno, los cuales a su vez conforman la UNITARIA TOTALIDAD de 42 nueves. A su vez, tal cordenación compleja (intrínseca al modus operandi del número 9 en tanto que cuantificador de la asintótica UNITARIA TOTALIDAD: 1= 0.99999999999…), lleva implícitas las siguientes operaciones aritméticas que se dan a partir del cociente entre la TOTALIDAD de 42 nueves y su mitad (*), entendida como 21 nueves:

42 nueves/21 nueves= 1000000000000000000001, que es casi lo mismo que el inverso de 21 nueves en donde los ciclos numéricos 1000000000000000000001 existen, pero íntimamente integrados unos con otros, como a continuación se aprecia:

1/21 nueves= 1.00000000000000000000100000000000000000000100000000000000000000100…

Los factores primos de 1000000000000000000001, son: (7•7)•11•13•127•2689•459691•909091. A su vez, los factores primos de las dos constantes verticales, son:

20408163265306122449= 11•13•127•2689•459691•909091

Obsérvese que los factores primos de 21 nueves y su inverso 1000000000000000000001 son los mismos, con excepción del producto 7 x 7, que aparece como factor primo de 1000000000000000000001.

Como se puede apreciar, este UNITARIAMENTE TOTALIZADO comportamiento de los factores primos que constituyen a nuestro Código Genético, también induce a la sui generis cordenación cartesiana compleja con la cual tal Código Genético opera. En consecuencia, las co-relaciones entre la investigación teórico- aritmética sobre tal UNITARIA TOTALIDAD y los hallazgos experimentales que corroboren tal teoría, deberán ser cada vez más y más estrechas, hasta el punto que en algún momento se tornen indiscernibles....ésa es, como menos, mi esperanza.

…………………………………………………………………………………………

(*) Cociente entre la TOTALIDAD de 42 nueves y su mitad, entendida como 21 nueves: A este respecto se expresa así el Apéndice 19, de mi obra virtual: ¿Hombre=Cosmos?:

El espin intraatómico: ¿una microscópica propiedad derivada de la gran UNITARIA TOTALIDAD que configura al Cosmos?

Y esta UNITARIA co-relación recíprocamente inversa entre un número impar de nueves y su doble entendido como dos veces tal número impar de nueves, tan característica del Punto Omega ‒ que trata de dilucidar la UNIDAD geométrica del Cosmos ‒, se da en consonancia con la relación unitariamente inversa que existe en el seno del Sistema de Numeración Decimal, entre el número 1 y el numero 2: 1 es la mitad de 2 al mismo tiempo que 2 es el doble 1. Esta recíproca excitación anversa, ‒ con su respectiva inhibición reversa ‒, también puede ser físicamente intuida con base en la mutua interacción entre la(s) anversa(s)-reversa(s) cordenación(es) intrínseca(s) a la mutua especularidad entre (los) mecanocuántico(s) espin(es) [léase: orientaciones bien definidas de 3 vectores ortogonales], que simultáneamente cordenan a las tres dimensiones del espacio intraatómico y cuyos valores estadístico-probabilistas son: de 1/2=0.5 para las partículas subatómicas “solteras” ó fermiones y/o del doble o sea 2/2=1, para las “casadas” ó bosones. Nótese aquí la UNITARIA reciprocidad inversa entre fermión-bosón: 0.5 × 2 = 1, es decir, que en la UNIDAD, el fermión vale la mitad del bosón y/o a la inversa: el bosón vale el doble del fermión.

El espin es ante todo, una cantidad, o sea, un valor que se puede medir y que nos informa sobre la tendencia a rotar de una partícula subatómica sobre su propio eje: una partícula que tiende hacia la izquierda tiene espin ascendente, pero si tiende a la derecha, se dice que tiene espin descendente. Esta tendencia a rotar o quiralidad, es la base mecanocuántica para que aparezca la mutua inducción: excitación como par fermión-antifermión↔inhibición como bosón, entre los pares especulares subatómicos de materia-antimateria, por ejemplo: electrón-positrón, excitación↔inhibición que entendida(s) como un hardware básico estructurado y gobernado por las leyes de la UNIDAD TOTALIZANTE, podría muy bien, de manera enteramente natural, iniciar un vital-consciente proceso evolutivo capaz de, en primera instancia, inducir y sistematizar el complejo lógico digital-analógico (léase: discontinuo-continuo) del par lógico-informático si-no (léase: todo-nada) que despliegue, en segunda instancia y con la colaboración del autodocente método del error-acierto, (factible solamente en el marco del discurrir espacio-temporal), el ya completamente evolucionado y superconciente complejo físico-lógico-ontológico TOTALIZADO en la UNIDAD llamado: HOMBRE.

Las orientaciones de los 3 ejes del(los) espin(es) que simultáneamente coordenan tridimensionalmente al espacio propio ó “campo” del(los) par(es) especular(es) mecanocuántico(s) de materia-antimateria, poseen dos características esenciales para lo que este ensayo desea encontrar:

A). Es ciertamente un tozudo hecho experimental, el automático y sincrónico paralelismo que se da entre el eje de espin intrínseco a la partícula subatómica, y el eje que el experimentador, como observador científico, elige, dotando este comportamiento a la partícula observada con unas características muy propias sobre lo que son, para el observador, sus ejes cartesianos: arriba-abajo, derecha-izquierda y muy relevantemente su eje espacial atrás-adelante (**) capaz de operar también como su eje temporal pasado-futuro, siendo esta última circunstancia, ‒ como lo veremos a lo largo de este ensayo cuando el lector logre visualizar el fluir del tiempo bajo las diferencias aritmético-geométricas al interior del par especular fermión-antifermión ‒, de capital importancia para el desarrollo de la vida y la conciencia, cuando en las moléculas de los tejidos vivos se percibe una exclusiva orientación o quiralidad hacia la izquierda, fruto inequívoco a su vez de que los sistemas vital-conscientes son el resultado de la rotura de la simetría inicial de un bosón biológico que no establecía diferencias entre los espacio-temporales atrás(pasado)-adelante(futuro), rotura que definió tajantemente la diferencia al optar exclusivamente por una vectorialidad que va desde un atrás(pasado) hacia un adelante(futuro). Esta vectorialidad conlleva, para las moléculas orgánicas vivas, la necesidad de una geometría espinorial tanto en dos como en tres dimensiones, orientada exclusivamente hacia la izquierda.

B). Lo normal en un objeto que gira sobre sí mismo es que una rotación completa implique 360°. Pero esto no se cumple en los espines de las partículas subatómicas: un giro completo sobre sí mismos debe totalizar 720°. Esto significa que en todas las partículas al interior UNIFICADO del átomo se da una apariencia de giro de sus espines sobre sí mismos por partida doble , en la que las operaciones: 1/2=0.5 y su inversa: 2/1= 2, nos indican que el 2 y el 5 se encuentran relacionados mediante una Ley de UNIDAD, es decir de cómo la “casada” y simétrica continuidad del par 2 y/o la asimétrica y discontinua “soltería” del impar 5, se funden en la UNIDAD: 2 × 0.5= 1. Esta partida doble se forja muy bien como serie exponencial periódica de base 2 según el ciclo periódico 142857, así: 1/7= 0.142857..142857...∞: 14(doble de 7), 28(doble de 14) y 57(doble de 28, más 1).

.................................................................................................

(**) Eje espacial atrás-adelante: Eje con el cual el observador científico, en primera instancia, siempre se identifica totalmente, extraña particularidad ésta, que para el físico ingles Paúl Davies en su libro “Superfuerza”, implicaría un “…extraño servilismo......que parece sugerir un dominio de la mente sobre la materia”.

7.Publicado por alberto rodriguez-sedano el 14/02/2012 13:39
Anteriormente, expresé mi discrepancia con un concepto del que me he servido en muchas otras ocasiones durante mis discusiones con Cornelio. Él refiere a: “ los diferentes ”programas” (léase: software) naturales, intrínsecos a cada uno de los diversos aspectos de la fenomenología con las cuales la Naturaleza se auto-regula y se auto-expresa, tal UNITARO Código, repito, tendría una serie de informaciones muy concretas con relación al tema central de este artículo, aunque con una crucial diferencia: tras el modo natural de expresión de los que hasta ahora se conocen como 23 pares de cromosomas subyacen, en cada uno de los componentes de cada par, unas definidas características masculinas y/o femeninas. La diferencia crucial aquí sería, que para el UNITARIO Código no serían 23 pares de cromosomas sino, mas bien, 24 pares”. O sea, que la falta se rellena con lo que falta; así vamos.

La razón por la que hice mis comentarios está en lo que denominé condición inadvertida. Negar la condición inadvertida conduce a una grave insuficiencia significativa. Si la totalidad y lo unitario fuesen positivos, su positividad no sería la condición extensiva, pues, en todo caso, no tendrían la forma con la que contrastarse y a partir de la que discurrir. Es por esto que se usen términos fenomenológicamente mínimos, si no vacíos, para hablar de lo que antes de esto ha de estar ya ahí para poder hablar de ello. Para ponerlo en los términos de las primeras referencias y los objetos que las simbolizan, ¿dónde estaría, pues, una genética del lenguaje que fuese, por sí, origen de sí misma?. ¿O es que vamos a ninguna parte porque, desde el principio, antes de todo, no vamos a sitio alguno?.

La condición inadvertida es un límite epistemológico que, en términos del objeto de la conciencia y su consiguiente experiencia consciente, significa que su negatividad característica es exterior a ella misma.

Esto nos lleva primeramente a cuestionar interna y externamente lo dado. Como no es un problema dado sino teoréticamente, no nos vale la dualidad de unitaria-totalidad; no deja nunca, ni acaso por el más mínimo instante, de ser un sustituto siempre a la espera. Una teoría de números, cualquiera que esta sea, es una sustancia indefinida mental que precipita, justamente, lo que debiera cuestionar; la crítica se le pasa por alto al ser postulada como propia. La importancia del medio externo para la genética está en esta insuficiencia; de lo contrario, la genética sería continua.

Si la genética estuviese finalizada, si fuese interior y guardase una relación sustancial, no habría ninguna conciencia de ella ni ninguna idea de la genética. Es, visto más de cerca, un falso tiempo que, sin embargo, se niega; discurre en abstracto como si discurrir en abstracto no fuese, para todo caso, discurrir.

En lugar de teorías de números hablamos del noúmeno, y, si puede ser, mejor aún, de las cuestiones más inmediatamente anteriores a ellos que les dan forma. Lo contrario de esto, como muchas veces he señalado, es un vacío de mente en el que cabe cualquier cosa, puesto que priva a la mente de la más mínima conciencia crítica. Así pues, en lugar de insistir en argumentos supuestamente positivos, se ponen en cuestión en la insuficiencia más inmediata a la mente. Esta superación de la mente, por la que ésta se ve sorprendida por algo, no tiene una relación estricta de determinación (*); su experiencia no es, dicho así, a priori. El molde absoluto del que se saca es enteramente artificial y, por tanto, imposible por sí solo; de no ser así, esto es, si fuesen propios, serían siempre falsos con respecto a toda experiencia a la que les diese forma.

Este es, según mi parecer, el error fenomenológico más grave de la postura que critico. Los objetos de la conciencia son objetos de la experiencia con los que la conciencia crea una distancia; no son, estrictamente hablando, inmediatos a la conciencia sin una mediación a la que el primer objeto de la genética se adapte. ¿De qué objetos estamos, pues, hablando, y, lo que puede ser mucho más importante, que razón tienen para que no sólo se hable de ellos sino que se los ponga, incluso, por delante de otros objetos que les son inmediatamente anteriores?

(*) Digo determinación como podría haber dicho causalidad. Los objetos mentales rara vez no están determinados. Entiendo que la física de la mente haya confundido esta importante cuestión; ahora bien, la física de la mente nunca ha prestado atención a la lógica de la mente, que no es, por cierto, sólo física. Es decir, la mente está determinada y es a priori. Lo que no está determinado ni es a priori es la condición extensiva con la que se amplía la mente; si así fuese, en la mente no cabría sino lo mismo.

8.Publicado por Cornelio Gonzalez el 15/02/2012 17:10

" La diferencia crucial aquí sería, que para el UNITARIO Código no serían 23 pares de cromosomas sino, mas bien, 24 pares”. O sea, que la falta se rellena con lo que falta; así vamos.

En beneficio de una discusión que en realidad tenga sentido, lo deseable sería que Alberto se diera por enterado de esto (*) antes criticar las cosas sin conocimiento de causa. Además mi propuesta es enteramente condicional - véanse las palabras subrayadas -, de ninguna manera, una afirmación rotunda.

Los demás términos del comentario 7 seguramente tienen mucho valor para Alberto; pero en cuanto a su relación con la filosofía intrínseca a la Aritmética fundamental (y que como tal no es supuesto, para nada una invención mía) que les compete, ya tienen (por lo menos para mí, aunque lo dudo para Alberto), suficiente claridad y eso es suficiente; en consecuencia no me merecen más palabrería sin sentido.

.....................................................................

(*) Ask a Geneticist, http://www.thetech.org/genetics/ask.php?id=264, by Monica Rodriguez, Stanford University.


9.Publicado por alberto rodriguez-sedano el 16/02/2012 14:05
Es irónico que me de quiera dar una lección de filosofía crítica quien sólo anda detrás de las cosas y nunca se ponga delante de ellas.

La crítica no es causal sino sustancial. Lo contrario de esto son cosas que pensar a las que agarrarse sin pensamiento alguno.

Mis comentarios sólo pretendían ser una advertencia sobre las otras cosas que se dejan de lado, por más que Cornelio sólo mire las cosas que más le convienen. Todo el que estudia genética sabe que la genética avanza por más sitios que por sí sola; critique eso y no me repita siempre lo mismo.

Así pues, respeto lo que otro cualquiera quiera decir; hago igual con lo que tenga que decir yo. Para pensar no necesito de los que van diciéndose constantemente lo mismo. Eso no es crítica ni nada que se le parezca.






10.Publicado por Cornelio Gonzalez el 18/02/2012 22:59

Para los lectores interesados, trascribo a continuación la traducción del artículo: Ask a Geneticist, de Mónica Rodriguez, Stanford University, http://www.thetech.org/genetics/ask.php?id=264 y en donde se puede apreciar la posibilidad de que nuestro Código Genético (diseñado y gobernado por y para un crecimiento exponencial de base 2) haya podido tener, en algún momento de su historia evolutiva, 24 pares de cromosomas y por que alguna profunda razón evolutiva, ahora aparezcamos solo con 23. En términos evolutivos: ¿un error o un acierto? Se expresa así Mónica Rodríguez, de la Universidad de Stanford:

...............................................................

El diseño común es la idea de que los seres humanos y los simios (y todas las especies) fueron creados por separado, pero que fueron diseñados con características similares. Y este diseñador podría no haber reinventado la rueda para cada uno de sus diseños. Una vez que el diseñador encontró una idea que funcionó, esta idea se ha utilizado en muchas situaciones diferentes.

Por ejemplo, un arquitecto no rediseña un interruptor de luz que funcione para todos los edificios que él elabora. Cada edificio utiliza interruptores de la luz para encender las luces, algunas de luz tenue y no todas tienen el mismo aspecto, aunque básicamente todas usan los mismos principios.

La fusión de dos cromosomas para hacer uno, no encaja muy bien con esta idea. Tener 46 cromosomas (23 pares) no es mejor que tener 48 (24 pares). Lo que esto significa es que no hay ninguna razón obvia por la que un diseñador debería fundir estos dos cromosomas en los humanos y dejarlos sin fundir en otros grandes simios. La única ventaja que sería posible. sería si el evento de fusión creara algún gen o actividad nuevos en el punto de unión. Y si afirmamos que con la fusión se consiguió cierta ventaja, esta vendría de algún gen nuevo que se estaría creando; o por los genes que se establecieron más arriba o más abajo, a diferentes niveles.

Pero hay una cantidad de maneras más fáciles de hacer esto que por la fusión de dos cromosomas, en particular, para un diseñador que podría incorporar los millones de diferencias en el ADN que vemos en los genomas del ser humano y del simio. Lo qué tendríamos que decir es que el diseñador diseñó millones de diferencias en el ADN, pero luego, sin motivo aparente, pegó dos cromosomas para “fabricar” el cromosoma humano 2.

Sin duda, esta no sería la forma más elegante para diseñar los cambios necesarios para conseguir un ser humano (en el artículo original se muestra una gráfica). Y como dije en mi artículo anterior, de todos modos no hay evidencia de ninguna ventaja en la fusión. Todo esto depende de la discusión sobre la evidencia de que el cromosoma humano 2 dio como resultado una fusión de dos cromosomas ancestrales. ¿Qué pruebas tenemos de que dos cromosomas fueron fusionados para crear el cromosoma humano 2?

Los cromosomas tienen generalmente un centrómero en el centro y un telómero en cada extremo. Sin embargo, el cromosoma humano 2 tiene telómeros, tanto en el centro como en los extremos. Y además también tiene dos centrómeros. La explicación más sencilla (y posiblemente la única) es que esto sucedió debido a la fusión de dos cromosomas.

Como he dicho antes, los cromosomas tienen un centrómero y telómeros. El centrómero es una secuencia de ADN que se encuentra cerca de la mitad del cromosoma. Se utiliza para separar los cromosomas durante la mitosis (replicación). Los telómeros son secuencias de ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas. Ellos protegen los cromosomas de la pérdida de la secuencia durante la replicación del ADN.

Nuestros cromosomas

Es de esperar que encontrásemos los telómeros (secuencias finales) en los sitios que no les pertenecen (en el centro de un cromosoma). También podríamos esperar encontrar dos centrómeros en un único cromosoma. Y eso es exactamente lo que encontramos en el cromosoma humano 2. Como he dicho antes, este cromosoma tiene dos centrómeros y telómeros en sitios que no les corresponden.

Ahora vamos a penetrar un poco más en la evidencia. Recordemos que los telómeros son secuencias de ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas. Se componen de muchas repeticiones de ADN pequeños que fluyen hacia el extremo del cromosoma. También hay un patrón único de secuencia de ADN denominado como región pre-telomérica. Esta se encuentra justo antes del telómero. Y cada cromosoma tiene estas secuencias.

En el punto de fusión propuesto, nos encontramos con secuencias, tanto pre como teloméricas. De hecho, vemos primero vez la secuencia de los telómeros y a continuación, la secuencia pre-telomérica. Luego vemos los telómeros invertidos y también los pre-telómeros (en el artículo original, la figura siguiente). Esta es exactamente la razón que nos impulsa a predecir una fusión de cromosomas.

Sin embargo, estas secuencias no se ven exactamente igual que las secuencias de los telómeros que vemos en los extremos de los cromosomas. Las secuencias del telómero así fusionado han recogido, con el tiempo, muchos cambios en el ADN. Los biólogos todavía pueden reconocer estas secuencias en la fusión como antiguos telómeros porque, aunque no son exactamente los mismos, siguen siendo bastante similares. En algunos lugares son alrededor del… ¡80 o 90% similares!

Y el hecho de que las secuencias de los telómeros de fusión han cambiado con el tiempo es aún más evidencia en apoyo de un ancestro común. La evolución predice que el ADN acumula mutaciones aleatorias con el tiempo. A veces, estas mutaciones conducen a los cambios que podemos ver. Y a veces estos cambios no parecen representar nada. El diseño común predice que las mutaciones de ADN tienen un propósito. Sin embargo, estas secuencias de fusión no parecen dar a los humanos una ventaja.

Los biólogos también encuentran un segundo centrómero en el cromosoma 2. Este centrómero está en la ubicación exacta que era de esperar. Tampoco es ya funcional: ha sido inactivado con el tiempo. Ahora bien, es posible que el diseñador haya fusionado dos cromosomas e inactivado el centrómero adicional con el fin de crear un ser humano. Pero esto simplemente no es probable porque no hay ninguna ventaja en el diseño que tiene 46 en lugar de 48 cromosomas. Y como hemos hablado, hay formas mucho más simples para conseguir los efectos deseados sin una fusión de cromosomas, en particular, para un diseñador que hubiese podido diseñar tantas diferencias.

Una vez más, esta fusión no es la única diferencia entre los seres humanos y los simios. Hay millones de otros cambios salpicadas a lo largo de todos los cromosomas. Es difícil ver la razón por la cual, un diseñador tendría que haber hecho todos esos cambios y fusionar también dos cromosomas.

11.Publicado por Cornelio Gonzalez el 27/02/2012 01:56

A continuación paso a dar algunas explicaciones generales que espero, sean de alguna utilidad para los lectores interesados sobre el tema:


00/49 = ----------------------------------- 0 ---------------------------------- = Limite: la NADA absoluta

01/49 = 0.020408163265306122448 979591836734693877551....
02/49 = 0.040816326530612244897 959183673469387755102....
03/49 = 0.061224489795918367346 938775510204081632653....
04/49 = 0.081632653061224489795 918367346938775510204
05/49 = 0.102040816326530612244 897959183673469387755....
06/49 = 0.122448979591836734693 877551020408163265306....
07/49 = 0.142857142857142857142 857142857142857142857.... = 1/7
08/49 = 0.163265306122448979591 836734693877551020408....
09/49 = 0.183673469387755102040 816326530612244897959....
10/49 = 0.204081632653061224489 795918367346938775510....
11/49 = 0.224489795918367346938 775510204081632653061....
12/49 = 0.244897959183673469387 755102040816326530612....
13/49 = 0.265306122448979591836 734693877551020408163....
14/49 = 0.285714285714285714285 714285714285714285714... = 2/7
15/49 = 0.306122448979591836734 693877551020408163265....
16/49 = 0.326530612244897959183 673469387755102040816....
17/49 = 0.346938775510204081632 653061224489795918367....
18/49 = 0.367346938775510204081 632653061224489795918....
19/49 = 0.387755102040816326530 612244897959183673469....
20/49 = 0.408163265306122448979 591836734693877551020....
21/49 = 0.428571428571428571428 571428571428571428571.... = 3/7
22/49 = 0.448979591836734693877 551020408163265306122....
23/49 = 0.469387755102040816326 530612244897959183673....
24/49 = 0.489795918367346938775 510204081632653061224..... ________________________________________= Abscisa= (24.5)/49= 1/2= 0.5= 0.4... (41 nueves…)5.

25/49 = 0.510204081632653061224 489795918367346938775....
26/49 = 0.530612244897959183673 469387755102040816326....
27/49 = 0.551020408163265306122 448979591836734693877....
28/49 = 0.571428571428571428571 428571428571428571428.... = 4/7
29/49 = 0.591836734693877551020 408163265306122448979....
30/49 = 0.612244897959183673469 387755102040816326530....
31/49 = 0.632653061224489795918 367346938775510204081....
32/49 = 0.653061224489795918367 346938775510204081632....
33/49 = 0.673469387755102040816 326530612244897959183....
34/49 = 0.693877551020408163265 306122448979591836734....
35/49 = 0.714285714285714285714 285714285714285714285.... = 5/7
36/49 = 0.734693877551020408163 265306122448979591836....
37/49 = 0.755102040816326530612 244897959183673469387....
38/49 = 0.775510204081632653061 224489795918367346938....
39/49 = 0.795918367346938775510 204081632653061224489....
40/49 = 0.816326530612244897959 183673469387755102040....
41/49 = 0.836734693877551020408 163265306122448979591....
42/49 = 0.857142857142857142857 142857142857142857142.... = 6/7
43/49 = 0.877551020408163265306 122448979591836734693....
45/49 = 0.918367346938775510204 081632653061224489795....
46/49 = 0.938775510204081632653 061224489795918367346....
47/49 = 0.959183673469387755102 040816326530612244897....
48/49 = 0.979591836734693877551 020408163265306122448....

49/49=0.9999999999999999999999 999999999999999999999… = 7/7= Límite: asíntota hacia la UNIDAD.
49/49= ------------------------------------ 1 ------------------------------------- = 7/7= Límite: la TOTALIDAD absoluta.

Ordenada: 999999999999999999999 x 0.5= 0.4999999999999999999995, o lo que es lo mismo:
(Números columna izquierda + Números columna derecha= 21 nueves) x 0.5= 0.4… (20 nueves)5

Abscisa: (01/49 = 0.020408163265306122448979591836734693877551 x 24.5) = 0.4… (41 nueves)5


GENERALIDADES:

1- Telómeros: en cada cromosoma, son los dos números finales (a la izquierda) que empatan con los dos iniciales
………………………………………………………………………….

2- Centrómeros: en cada cromosoma, son los dos números centrales que se encuentran enfrentados a la izquierda y a la derecha de la ordenada.
…………………………………………………………………………

3- Cada par de cromosomas se encuentra coordenado cartesianamente por la UNIDAD que, como diferentes series de nueves, los TOTALIZA en, por y para sí mismos, tanto horizontal (abscisa) como verticalmente (ordenada). Ejemplo (la ordenada ocupa el mismo espacio de los signos de adición):

019/49 = 0.387755102040816326530 + 612244897959183673469…= 999999999999999999999
+30/49 = 0.612244897959183673469 + 387755102040816326530...= 999999999999999999999
______________________________________________________
049/49 = 0.999999999999999999999 999999999999999999999

………………………………………………………………………

4- A partir del centrómero de cada cromosoma, sus brazos mayores y menores son respectivamente los grupos de números mayores y menores.
………………………………………………………………………...

5 – La ubicación cartesiano-geométrica-compleja exacta de cada par de cromosomas viene fijada como obligada consecuencia de la elemental aritmética decimal con que opera y cuantifica la UNITARIA y TOTALIZANTE complexión estadístico-probabilista la cual, en tanto que Grandes Números fraccionario-decimales generados por los procesos del número inverso 1/x, se hallan a su vez y de manera enteramente natural, constreñidos al interior de unos cognitivos y estadístico-probabilistas límites informático-decimales, entendidos estos como: la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1.

12.Publicado por Cornelio Gonzalez el 27/02/2012 12:15

Pido excusas a mis lectores. Donde dice:

1- Telómeros: en cada cromosoma, son los dos números finales (a la izquierda) que empatan con los dos iniciales.

Debe decir:

1- Telómeros: en cada cromosoma, son los dos números finales (a la derecha) que empatan con los
dos iniciales (a la izquierda).

Cordial saludo,

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >