Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Contradicen el principio de incertidumbre con una observación directa de la luz

Un equipo de físicos ha conseguido analizar, por vez primera al mismo tiempo, diversos estados de polarización de un sistema cuántico de fotones


Investigadores norteamericanos han aplicado una técnica recientemente desarrollada para medir, por primera vez de manera directa, los estados de polarización de la luz. Hasta ahora, se pensaba que tales mediciones directas de la función de onda eran imposibles, dado que el principio de incertidumbre de Heisenberg señala que ciertas propiedades de un sistema cuántico no pueden conocerse bien si otras propiedades son conocidas con precisión. Los resultados obtenidos podrían aplicarse a los qubits, que son los pilares fundamentales de la teoría de la información cuántica.





Medición débil: a medida que la luz pasa a través de un cristal birrefringente los componentes horizontal y verticalmente polarizados de la luz  se separan en el espacio, aunque una superposición de ellos se mantiene. En una “medición fuerte", los dos componentes se separan completamente. Imagen: Jonathan Leach. Fuente: Universidad de Rochester.
Medición débil: a medida que la luz pasa a través de un cristal birrefringente los componentes horizontal y verticalmente polarizados de la luz se separan en el espacio, aunque una superposición de ellos se mantiene. En una “medición fuerte", los dos componentes se separan completamente. Imagen: Jonathan Leach. Fuente: Universidad de Rochester.
Investigadores de la Universidad de Rochester (EEUU) y de la Universidad de Ottawa (Canadá) han aplicado una técnica recientemente desarrollada para medir, por primera vez de manera directa, los estados de polarización de la luz.

Su trabajo supera algunos de los retos importantes del principio de incertidumbre de Heisenberg y también sería aplicable a los qubits, que son los pilares fundamentales de la teoría de la información cuántica. Los resultados de la investigación han aparecido publicados en Nature Photonics.

La técnica de medición directa fue desarrollada por primera vez en 2011 por científicos del National Research Council de Canadá para medir la función de onda, que es una manera de determinar el estado de un sistema cuántico.

Hace tiempo, tales mediciones directas de la función de onda parecían imposibles desde la perspectiva del principio de incertidumbre, que señala que ciertas propiedades de un sistema cuántico no pueden conocerse bien si otras propiedades son conocidas con precisión.

La capacidad de hacer estas mediciones directamente desafía por tanto la idea previa de que la comprensión total de un sistema cuántico no puede conseguirse por observación directa.

Conocer las variables conjugadas

Los investigadores de Rochester y Ottawa, dirigidos por Robert Boyd, midieron los estados de polarización de la luz, que son las direcciones a las que oscilan sus campos eléctrico y magnético.

Su resultado clave, al igual que el del equipo que realizó por primera vez este tipo de medición directa, es que es posible medir las principales variables relacionadas, conocidas como “variables conjugadas”, de una partícula cuántica o de un estado cuántico, directamente.

Los estados de polarización de la luz pueden ser usados para codificar la información, y por eso podrían llegar a ser la base de los qubits en aplicaciones de información cuántica.

"La posibilidad de realizar una medición directa de la función de onda cuántica tendrá importantes implicaciones para la ciencia de la información cuántica", explica Boyd en un comunicado de la Universidad de Rochester, en la que trabaja como profesor de óptica y de física.

"La investigación en curso de nuestro grupo consiste en aplicar esta técnica a otros sistemas, por ejemplo, la medición de un estado cuántico ‘mixto’ (en lugar de puro)”, añade el investigador.

Un truco ‘débil’

Anteriormente, la técnica de tomografía cuántica había permitido a los investigadores medir la información contenida en estos estados cuánticos, pero solo de manera indirecta.

La tomografía cuántica requiere a posteriori de un intenso tratamiento de los datos obtenidos, un proceso que consume mucho tiempo y que no es necesario con la técnica de medición directa. Así, en principio, esta nueva técnica proporcionaría la misma información que la tomografía cuántica, pero en mucho menos tiempo.

"La clave para caracterizar cualquier sistema cuántico radica en reunir información sobre las variables conjugadas", explica Jonathan Leach, co-autor de la investigación y profesor de la Universidad Heriot-Watt University del Reino Unido.

"La razón por la que hasta ahora se consideraba imposible medir dos variables conjugadas directamente es porque se creía que la medición de una (de las variables) destruiría la función de onda, antes de que la otra variable pudiera ser medida”, continúa Leach.

Pero la técnica de medición directa emplea un "truco" para medir la primera propiedad de tal forma que el sistema no se vea perturbado de manera significativa y, por tanto, que la información acerca de la segunda propiedad también pueda ser obtenida. Esto se logra gracias a la "medición débil" de la primera variable, que va seguida de una “medición fuerte" de la segunda.

Descrita por primera vez hace 25 años, la “medida cuántica débil” requiere que el acoplamiento entre el sistema y lo que se usa para medirlo sea, como su propio nombre indica, "débil". Esto supone que el sistema apenas se altere por la medición.

La desventaja de este tipo de medición es que una única medida proporciona solo una pequeña cantidad de información por lo que, para obtener una lectura precisa, el proceso debe ser repetido varias veces para hacer media.

Caracterización completa

Boyd y sus colegas usaron la posición y el momento de la luz como indicadores del estado de polarización. Para acoplar la polarización con el grado de libertad espacial utilizaron cristales birrefringentes o de doble refracción: cuando la luz pasa a través de un cristal de este tipo, se produce una separación espacial debida a las diferentes polarizaciones.

Por ejemplo, si la luz está hecha de la combinación de un componente horizontalmente polarizado y otro verticalmente polarizado, las posiciones de ambos componentes individuales se expandirán cuando pasen a través del cristal según su polarización. El espesor del cristal puede controlar la fuerza de la medición, débil o fuerte, y determinar el grado de separación, correspondientemente pequeña o grande.

En este experimento, los científicos pasaron luz polarizada a través de dos cristales de diferente espesor: el primero, un cristal muy fino -que "débilmente" midió el estado de polarización horizontal y vertical de la luz-; y el segundo, un cristal mucho más grueso que midió "fuertemente" el estado de polarización diagonal y anti-diagonal.

Como la primera medición se realizó débilmente, el sistema no se alteró de manera significativa y, por tanto, la información obtenida de la segunda medición resultó válida. Este proceso se repitió varias veces para reunir estadísticas precisas. Todo ello ofreció una caracterización completa y directa de los estados de polarización de la luz.

Referencia bibliográfica:

Jeff Z. Salvail, Megan Agnew, Allan S. Johnson, Eliot Bolduc, Jonathan Leach, Robert W. Boyd. Full characterization of polarization states of light via direct measurement. Nature Photonics (2013). DOI:10.1038/nphoton.2013.24.


Lunes, 4 de Marzo 2013
Universidad de Rochester/T21
Artículo leído 6548 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Cornelio González el 10/03/2013 17:50

Dada la crucial importancia que para la mecánica cuántica tiene la factibilidad de “medir” a la función de onda, la cual hace ostensible presencia en el microscópico reino de lo infinitamente pequeño y que además, posee la información TOTAL de lo que allí acaece, “…las mediciones directas de tal función de onda parecían imposibles de efectuar a causa de un aspecto clave del principio de incertidumbre cuántica: la idea de que ciertas propiedades de un sistema cuántico podrían ser conocidas solo insuficientemente si las demás propiedades del mismo sistema son conocidas con precisión. La capacidad de hacer estas mediciones directamente desafía la idea de que la comprensión plena de un sistema cuántico nunca podría provenir de la observación directa…”, nos dice al respecto un grupo investigadores de las universidades de Rochester (USA) y de Ottawa, (Canadá), dirigidos por Robert Boyd. Estas declaraciones aparecen en el interesante artículo: Sutilezas al explorar en profundidad al Principio de Incertidumbre, que apareció en la Red, el 03 de marzo 2013.
(Ver: http://www.rochester.edu/news/show.php?id=5692 ).

Boyd y sus colaboradores, “…midieron los estados de polarización de la luz - las direcciones en las que los campos eléctricos y magnéticos de la luz oscilan -. Su resultado clave, al igual que la del equipo y que fueron pioneros en la medición directa, es que es posible medir directamente las principales variables relacionadas con una partícula o estado cuántico, conocidas como "variables conjugadas". Los estados de polarización de la luz pueden ser usados para codificar la información, circunstancia esta la cual puede ser utilizada como la base de los “qubits” en aplicaciones de información cuántica…”, nos sigue informando el mismo artículo.

Pero desde mi personal percepción del asunto, lo realmente importante del trabajo de Boyd y sus colaboradores, es que, por primera vez se trata de abordar experimentalmente un tema que hasta ahora solo ha sido descrito y comprobado teóricamente: la imposibilidad de medir con precisión cercana a lo infinito, a las co-relaciones cuánticas que se dan entre:

A) - La no-local continuidad y simetría de la einsteniana energía propia de onda cuántica e intrínseca(s) a los denominados bosones subatómicos, y/o:

B) - La(s) local(es) discontinuidad(es)-asimetría(s) que surgen entre las dos másicas (Einstein) individualidades de cada uno de los dos componentes del mutuamente especular par eléctrico, conocido como: fermión-antifermión.

Pues bien, lo que intentan desarrollar Boyd y sus colaboradores, ellos mismos lo describen como una estrecha secuencia de mediciones de variables cuánticas “débil” y “fuerte”, mediciones a las cuales y en las explicaciones que siguen, me he permitido adicionarles detalles salidos de mi propia tarea investigativa y que al respecto he venido desarrollando, callada y solitariamente, durante ya casi 40 años:

A) - Medición “débil”: cuando la luz pasa a través de un cristal birrefringente, los componentes horizontal y vertical de la luz polarizada se propagan hacia el espacio externo al cristal, pero para que esto sea posible, una superposición a 90° entre los componentes vertical y horizontal del cristal y que, natural y complejamente, simultáneamente los coordena, debe darse y permanecer (léase: la no-local continuidad y simetría entre la magnética verticalidad de la ordenada + la eléctrica horizontalidad de la abscisa), actuando entre ambas para producir a lo que se conoce como la energética (Einstein) y no-local continuidad-simetría de la onda cuántica, onda la cual, con propiedad y exactitud, entrelaza continua y simétricamente, a los dos polos del bosón magnético, cuantificado y descrito éste, por el número primo 2.

B) - Medición "fuerte”: por el contrario y en esta medición, los dos componentes vertical y/u horizontal del cristal, se separan completamente formando entre sí y con relación a los componentes vertical (ordenada magnética) y horizontal (abscisa eléctrica), sendos ángulos izquierdos y derechos de 45°, actuando ahora cada uno y por aparte, como la(s) local(es) discontinuidad(es)-asimetría(s) entre las dos másicas (Einstein) individualidades de cada uno de los dos componentes del mutuamente especular par eléctrico, conocido como: fermión-antifermión, par su vez cuantificado y descrito por el también numero primo 5 y el cual, por algo más que una pura coincidencia, es el inverso del número 2: 1/2= 0,5, de donde y de modo inverso: 1/5= 0.2, por lo que: 2 x 0.5= 1 y tambien: 5 x 0.2= 1.

Las anteriores dos recíprocamente inversas (no-lineales) operaciones aritméticas expresan, de modo UNITARIAMENTE TOTALIZADO y en, por y para sí mismos, tanto al bosón magnético (caracterizado por el número 2) pero ello en función del mutuamente especular par eléctrico: fermión-antifermión [determinado(s) ambos por el numero 5], como de manera inversa: expresan tambien de modo UNITARIAMENTE TOTALIZADO, al mutuamente especular par eléctrico: fermión-antifermión [determinado(s) ambos por el número 5], pero ello en función del bosón magnético (identificado por el número 2), de donde:

(Plural y continuo-simétrica social colectividad del bosón magnético, caracterizada por el número 2) x (Discontinuo-asimétricas singularidad(es) individual(es) de cada uno de los dos componentes del mutuamente especular par eléctrico: fermión-antifermión, determinado(s) ambos por el número 5) = la UNIDAD que TOTALIZA al bosón y al par: fermión-antifermión, tanto en su física, como en su lógica y en su(s) ontología(s).

Si interpretamos el asunto desde otra óptica, pero esta vez más acorde con el tema de la medición en la mecánica cuántica, podremos concebir entonces al Cosmos en el que habitamos como constituido, gobernado y descrito por una generalizada ley que de UNITARIA TOTALIDAD a todo lo comprende y permea, incluidos por supuesto en tal TOTALIDAD, nosotros, los seres humanos. Ahora bien, tal noción de UNITARIA TOTALIDAD va tambien indisolublemente unida a un doble proceso contable, tanto de orden estadístico, como de orden probabilístico, vale decir, va unida a un proceso de numeración 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8… etc., proceso basado a su vez en la estadística de grandes números de sucesos, estadística la cual y tambien a su vez, se encuentra comprendida entre los probabilistas límites de la NADA del 0 (cero) y/o la TOTALIDAD del 1 (uno).

Expresado de un modo más acorde con los postulados de la “medida” mecanocuántica: en la UNITARIA TOTALIDAD Cósmica, las estadístico y probabilistas propiedades físico lógico-ontológicas de pluralidad-continuidad-simetría del bosón, “miden” a la singularidad-discontinuidad-asimetría del par mutuamente especular: fermión-antifermión y/o, a la inversa: son las propiedades físico-lógico-ontológicas del par: fermión-antifermión, las que a su vez “miden” a las propiedades del bosón.

Pero lo más intrigante de esta UNITARIA TOTALIDAD Cósmica es que convierte automáticamente al bosón y al par: fermión-antifermión, en unos entes físico-lógico-matemático-ontológico-filosóficos mutuamente referidos y que, en razón de ello, se auto-inducen, tanto en su física, como en su lógica y en su(s) ontologías y en consecuencia tambien se entrelazan (en el sentido mecanocuántico del término), lo que nos conduce obligadamente a tratar de conocer, no únicamente lo que con ocasión de las mediciones que Robert Boyd denomina “débil” y/o “fuerte” está sucediendo al exterior de tal cristal birrefringente, sino más bien y de modo ampliamente generalizado, en lo que vital y conscientemente ocurre al interior del “cristal” del vacío cuántico que conforma a tal UNITARIA TOTALIDAD Cósmica, vacío cuántico el cual admite, tanto las newtonianas nociones de espacio-tiempo, como los einstenianos conceptos de energía-masa, pero ello y justamente, en el preciso instante en que ambas “medidas” fuerte y débil se están llevando a cabo. Para ello es necesario empezar con el mecanocuántico concepto de “hamiltoniano" [1], el cual brota naturalmente de la microondulatoria representación, en tres dimensiones, del mutuamente especular par eléctrico: fermión-antifermión.

Esta ilusoria, microondulatoria y tridimensional representación, obedece a la cognitiva co-relación – resultante de la óptica, inteligente (luego consciente) auto-observación humana – entre las coordenadas propias de los mecanocuánticos y mutuamente especulares espines anverso y/o reverso, conocimiento que relativiza mutuamente y por pares de fases ondulatorias TOTALIZADAS en y por la UNIDAD, a las geométricas posiciones cartesianas: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás o pasado--adelante o futuro. Con otras palabras: al ser una y la misma cruz la que coordena complejamente a los aspectos anversos-reversos del fenómeno, lo que el humano observador percibe entonces como su propia consciencia, es un ilusorio y topológicamente continuo, “movimiento” ondulatorio que hace casi indiscernibles cognitivamente, a las atrás citadas posiciones geométrico-cartesianas.

Esta situación es otra manera de plantear la función de la acción mínima de Hamilton, ya que la cruz (coordenación) anversa y la cruz (coordenación) reversa se mantiene(n) invariable(s) aunque no así los valores de los números coordenados los cuales sí cambian tanto a derecha y/o izquierda como arriba y/o abajo como resultado de la óptica, luego muy humana, observación anversa y/o reversa. De www.librosmaravillosos.com/grandesmatematicos/capitulo19.html página 53, copio textuamente la doctrina físico-matemática que al respecto nos muestra el físico irlandés Sir Rowan Hamilton (1805-1865).Los subrayados, lo resaltado en negrilla y las notas en bastardilla, son míos:

“La función que he introducido para este fin, y que constituye la base de mi método de deducción en óptica matemática, se ha presentado, en otros respectos, a los anteriores autores como expresión del resultado de una inducción muy elevada y general en esa ciencia. Este conocido resultado suele llamarse la u[ley de mínima acción y también el principio del tiempo mínimo [2]]u, y abarca todo lo que hasta ahora se ha descubierto respecto a las reglas que determinan las formas y posiciones de las líneas a lo largo de las cuales se propaga la luz, y los cambios de dirección de esas líneas producidos por reflexión o refracción ordinaria o extraordinaria (la última al pasar por un cristal de doble refracción como el espato de Islandia, en el cual cada rayo se desdobla en dos, ambos refractados, al penetrar en el cristal). Cierta cantidad, que en una teoría física es la acción y en otra el tiempo, empleada por la luz al pasar desde un punto a otro segundo punto, resulta menor que si la luz pasara por cualquiera otra ruta que no fuera su camino real, o al menos tiene lo que técnicamente se llama su variación nula, manteniéndose invariables los extremos del camino (nota mía: son los “entrecruzamientos” de las coordenadas anversa-reversa, propias de los estados “extremos” inicial y final, los que son estables). La novedad matemática del método consiste en considerar esta cantidad como una función de las coordenadas de estos extremos, la cual varía cuando ellas varían, (nota mía; lo que varía, en razón de la óptica, inteligente y consciente observación humana, son las cantidades numéricas coordenadas,propias de los estados “extremos” inicial y final) de acuerdo con la ley que he llamado la ley de la acción variable, reduciendo todas las investigaciones respecto a los sistemas ópticos del rayo al estudio de esta única función; una reducción que presenta a la óptica matemática bajo un concepto completamente nuevo, y análogo, (en mi opinión) al aspecto bajo el cual Descartes presentó la aplicación del álgebra a la Geometría”.

Habíamos afirmado atrás que era necesario detallar con precisión lo que vital y conscientemente ocurre al interior del “cristal” del vacío cuántico que conforma, en el sentido “hamiltoniano” del término, a tal UNITARIA TOTALIDAD Cósmica. Pues bien, el vacío cuántico intrínseco a tal TOTALIDAD admite, tanto las newtonianas nociones de espacio-tiempo, como los einstenianos conceptos de energía-masa, pero ello y justamente,en el preciso instante en que ambas “medidas” fuerte y débil e inteligente y conscientemente, se están llevando a cabo. Podemos entender con mucha propiedad cómo es que esto sucede,si utilizamos para ello una terminología muy propia del controvertido físico David Bohm y proponemos que la culminación de la manifestación, explicación o despliegue en tres dimensiones de la einsteniana masa-energía de la hamiltoniana TOTALIDAD cósmica, la realiza la ilusoria percepción óptica del HOMBRE, que ubicado en el interno centro de gravedad ‒ el punto focal: 1/2=0.5 ‒ de su propio sistema coordenado [3], observa la aparente y especular traslación del espín de su propio “campo” bidimensional, a la velocidad 0.99999999999999… (infinitos nueves) de c= 1 , a lo largo de un eje que va, en profundidad, desde un "extremo" estado especular inicial situado antes (en su pasado) y perpendicularmente a la planitud del espín de su “campo”, hacia un "extremo" estado especular final, localizado después (en su futuro). Con otras palabras: el estado inicial y el estado final son ilusorios reflejos especulares mutuos que como pares anversos-reversos discontinuos entre sí en tanto que eléctricos pares de fermión-antifermión y/o a la inversa: cohesionados continuamente entre sí como magnético(s) bosón(es), dan al central observador [3] la dinámica apariencia óptica de curvar perfecta, instantáneamente y en tres dimensiones a los espines anversos-reversos de la "hamiltoniana" TOTALIDAD UNITARIA de su propio “campo” tridimensional, conmutándose por ello, instantáneamente y en razón del relacionante y “neuro-quiasmático”, óptico entrecruzamiento central (o punto focal: 1/2=0.5, ver [3]) responsable del relativismo espacial-temporal del antes-después (ver en ¿Hombre=Cosmos? entrecruzamiento óptico-cognitivo de la página 25 y Apéndice 2, en la página 50):

1) El arriba a la izquierda antes, en abajo a la derecha después, y/o viceversa:
2) El arriba a la derecha antes, en abajo a la izquierda después, y/o viceversa.

Analizando desde otro punto de vista estas tridimensionales e instantáneas relativistas traslaciones, podemos decir entonces que es la: a) muy centrada en el origen 0.5 de las coordenadas [3], b) mutuamente especular, c) topológica, y d) ilusoria observación por parte del HOMBRE de los mecanocuánticos y coordenados cambios de espín: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás-adelante (léase: también el temporal antes-después), la que literalmente origina la ilusoria y tridimensional anversa-reversa ondulación (ver en ¿Hombre=Cosmos? el Apéndice 2 en la página 50 y siguientes), de la manera como el HOMBRE percibe primero y elabora después, el conocimiento de todo lo que acontece relativistamente en el seno del fundamental y coordenado “campo” mecanocuántico de la UNIDAD que TOTALIZA al HUMANO CONOCER. Que no es otro el sentido de "hamiltoniana" TOTALIDAD informático-cognitiva que, en concordancia con Schrödinger, podría tener la onda cuántica del electrón si dicha onda se moviera al relativista 0.99999999999999... (infinitos nueves) de c= 1. No creo, además, que sea solo una feliz coincidencia el hecho de que las ecuaciones del campo electromagnético desarrolladas por Maxwell, posean precisamente la misma dinámica y geometría que aquí he tratado de explicar.
………………………………………………………………..
[1] Hamiltoniano: para la física este es un objeto matemático relacionado con la energía TOTAL del sistema que se describe y a partir del cual puede calcularse la futura evolución de dicho sistema, sea este un hamiltoniano clásico, un hamiltoniano cuántico, o un hamiltoniano molecular, representando este último la energía TOTAL de un sistema conformado por los electrones y por el núcleo de una molécula.
…………………………………………………………………………
[2] Esto de acuerdo con el llamado Principio de Acción Mínima, de Fermat.
……………………………………………………………………………
[3] Sobre el 0.5 de la parte real de la Función Z de Riemann, ver en ¿Hombre=Cosmos?, página 196 y siguientes: Apéndice 20: Hipótesis de Riemann: explicación y fundamentación desde la elemental aritmética del Sistema de Numeración Decimal.

2.Publicado por Cornelio González el 04/04/2013 21:56

El día 19 de Marzo 2013, el CSIC y Tendencias21 publicaron en la sección Tendencias Informáticas, el interesante artículo que se titula:

“Las propiedades de los electrones facilitarán el transporte de información cuántica. El CSIC descubre que el "bloqueo de espín" permite que las partículas se propaguen de maneras antiintuitivas” *, y cuyo resumen es:

“Un equipo de investigadores del CSIC, entre otros, ha medido y analizado por primera vez un fenómeno denominado "bloqueo de espín" en el transporte electrónico a través de un circuito de tres puntos cuánticos, o átomos artificiales, acoplados entre sí. El fenómeno provoca que los electrones se propaguen de un extremo a otro sin ocupar la región intermedia, algo que resulta antiintuitivo. El trabajo podría permitir en un futuro facilitar el transporte de información en los ordenadores cuánticos”.

Por las innegables correlaciones que existen entre el anterior artículo y el que en esta página se publica y como una continuación de mi comentario 1, trascribo a continuación el comentario 1 que le hice al artículo que del CSIC y Tendencias 21 atrás he citado y que me fue editado el 21/03/2013:

………………………………………………..

Bosones o coherencia cuántica y/o Fermiones o incoherencia cuántica: una co- relación no-lineal, es decir, una UNITARIA y TOTAL, Cósmica co-relación recíprocamente inversa.

Esta UNITARIA y TOTAL co-relación inversa se puede plantear así:

A) - 1/eléctrica(s) [luego discontinuo-asimétricas] masa(s) (Einstein)] de cada uno de los dos incoherentes luego singular(es) y mutuamente especular(es) componentes espinoriales del par: fermión-antifermión= ondulatoria energía (Einstein) del continuo-simétrico luego espinorialmente coherente y plural bosón magnético, y/o, a la inversa:

B) - 1/ ondulatoria energía (Einstein) del continuo-simétrico luego espinorialmente coherente y plural bosón magnético = eléctrica(s) [luego discontinuo-asimétricas] masa(s) (Einstein)] de cada uno de los dos incoherentes luego singular(es) y mutuamente especular(es) componentes espinoriales del par: fermión-antifermión= ondulatoria energía (Einstein) del continuo-simétrico luego espinorialmente coherente y plural bosón magnético, de donde:

[Ondulatoria energía (Einstein) del coherente bosón magnético, caracterizado por el número primo 2] x [Eléctrico par másico (Einstein) mutuamente especular e incoherente: fermión-antifermión, tipificado(s) por el numero primo 5) = 1= la UNITARIA TOTALIDAD másico-energética (Einstein) del Cosmos que habitamos

La ocurrencia de esta UNITARIA, TOTAL y Cósmica co-relación recíprocamente inversa entre la continuo-simétrica y ondulatoria coherencia de la energía (Einstein) del bosón magnético y/o la(s) incoherentes luego discontinuo-asimétricas masas (Einstein) eléctricas de cada uno de los dos componentes del mutuamente especular par: fermión-antifermión, tal ocurrencia, repito, se podría deber a la relativista y UNITARIA capacidad de la función de onda cuántica de Schrödinger siempre y cuando a tal onda se la entienda como propagándose** al relativista 0.99999999999… (infinitos nueves) de la velocidad de la luz c= 1 y en donde 1= energía/masa, es decir, en donde las einstenianas energía-masa de tal UNITARIA TOTALIDAD Cósmica se hacen equivalentes y en un sentido muy especial: indiscernibles.

Desde el punto de vista hasta aquí planteado y muy especialmente en lo expuesto en el anterior parágrafo, habría explicaciones muy válidas para entender a la espinorial discontinuidad-asimetría o incoherencia, que aparece entre los electrones en las “… regiones de bloqueo de espín (‘Spin Blockade’)…”, según lo expone la investigadora del CSIC, Gloria Platero:

“Los electrones no sólo poseen carga, sino también otra propiedad que se manifiesta en dispositivos extremadamente pequeños, que requieren de la mecánica cuántica para ser descritos: el espín. Se trata de una propiedad que define el estado del electrón. Uno puede imaginarse un electrón con el espín apuntando hacia arriba, girando en el sentido de las agujas del reloj y, por el contrario, con el espín hacia abajo, girando en el sentido contrario a las mismas”, explica Gloria Platero, que trabaja en el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid”.

“De acuerdo con el principio de exclusión de Pauli, una ley fundamental de la mecánica cuántica enunciada por Wolfgang Ernst Pauli en 1925, dos electrones no pueden tener números cuánticos iguales y que son los que definen su estado. En este trabajo, esto se traduce en que no se pueden tener los espines apuntando en la misma dirección en un mismo punto cuántico”.

“Platero precisa: ‘Por tanto, si hay un electrón con espín hacia arriba en un átomo o punto cuántico de la cadena, otro electrón situado en el átomo vecino con el espín hacia arriba no puede pasar al primero y se queda bloqueado en el punto cuántico en el que se encuentra inicialmente. Este fenómeno se denomina bloqueo de espín y provoca que la corriente electrónica a través de la cadena de puntos cuánticos decrezca abruptamente y deje de fluir a través del circuito’. (Hasta aquí la cita de Gloria Platero).

En lo que hasta aquí se ha venido comentando y en razón de los mutuamente incluyentes-excluyentes aspectos de continuidad-simetría inherentes a las einstenianas energía-masa de tal UNITARIA TOTALIDAD Cósmica, se puede fácilmente observar que, entre tales energía-masa, literalmente se “crea” una interdependencia física, lógica y ontológica que las lleva, de una forma enteramente natural, a la “creación” de las UNITARIAS y TOTALES fenomenologías naturales que conocemos como la VIDA y la CONSCIENCIA, vale decir, al carácter esencialmente HUMANO de tales fenómenos.

……………………………………………………….

* http://www.tendencias21.net/Las-propiedades-de-los-electrones-facilitaran-el-transporte-de-informacion-cuantica_a16220.html
…………………………………………………

** Propagándose, tanto continuamente (bosón magnético), como discontinuamente (eléctrico par mutuamente especular: fermión-antifermión).

3.Publicado por Henry GONZALEZ DELFORN el 12/04/2013 04:18
No hay ninguna contradicción de Heisenberg's principio de incertidumbre, el complemento de la distribución de Dirac retenido la incertidumbre, la medición es directa pero no la medición del complemento al mismo tiempo!! ... que forma de saltar a una conclusión es esa que hacen ustedes?

4.Publicado por Mariano el 13/05/2013 18:00
El Principio de Incertidumbre de Heisenberg es muy util para el estudio teórico de la mecánica cuántica, porque no se conoce actualmente otra teoría que la sustituya, estableciendo que no podemos saber, como cuestión de principio, el presente microfísico en todos los deralles. La mecánica cuántica considera las interacciones entre objeto y observador como la realidad última. Utiliza el lenguaje de las relaciones físicas y procesos en lugar de el de las cualidades y propiedades físicas.
Sin embargo, el error de Heisenberg fue despreciar la imaginación y la capacidad intelectual de los futuros investigadores, pues se confina a la descripción de las relaciones entre percepciones. Al contrario que muchos de sus predecesores, se olvidó de que en el interior y el exterior de las partículas tiene que existir un estado, sustancia o campo invisibles, independientes del sujeto que lo percibe, mediante el cual se pueda explicar la mecánica cuántica sin necesidad del Principio de Heisenberg, tal y como se ha utilizado hasta ahora en las teorías de campos, en el Modelo de la Física de Partículas, en el campo de Higgs en su intento de explicar la fuerza de oposición debida a la masa, en las teorías de los campos gravitatorio y electrostático, etc, por ejemplo, la energía cinética es invisible, la fuerza es invisible, la carga eléctrica es invisible, y tantos otros conceptos de la Física clásica.
Entre los críticos del punto de vista de Bohr-Heisenberg, de una indeterminación fundamental en la física, están Albert Einstein y Louis de Broglie
Louis de Broglie, en un prólogo a un libro de David Bohm, se manifestó en contra del Principio de Incertidumbre de Heisenberg. De Broglie escribió: “Razonablemente podemos aceptar que la actitud adoptada, por más de 30 años, por físicos teóricos cuánticos es, al menos en apariencia, la contraparte exacta de la información del mundo atómico que nos ha dado la experimentación. Al nivel de investiguación que se tiene actualmente en microfísica, es cierto que los métodos de medición, no nos permiten determinar simultáneamente todas las cantidades que serían necesarias para obtener una visión de los corpúsculos de tipo clásico y que las perturbaciones introducidas por la medición nos impiden predecir el resultado que producirán y permiten sólo
predicciones estadísticas. Por lo tanto, la construcción de fórmulas puramente probabilísticas, que todos los teóricos usan actualmente, fue completamente justificada. Sin embargo, la mayoría de ellos, muchas veces bajo la influencia de ideas preconcebidas derivadas de la doctrina positivista, han pensado que podrían ir más allá y afirmar que el carácter incierto e incompleto del conocimiento que la experimentación, en su estado actual, nos proveé de lo que realmente ocurre en microfísica, es el resultado de una indeterminación real de los estados físicos y su evolución. Tal extrapolación de ninguna manera parece ser justificada. Es posible que en el futuro, examinando a un nivel más profundo la realidad física, seamos capaces de interpretar las leyes de probabilidad y física cuántica como resultados estadísticos del desarrollo de variables completamente determinadas que actualmente se encuentran ocultas a nosotros. Puede ser que los poderosos medios que empezamos a usar para romper la estructura nuclear y para que aparezcan nuevas partículas, nos den algún día un conocimiento directo que actualmente no tenemos a este nivel más profundo. Tratar de impedir todo intento de ir más allá del punto de vista actual sobre la física cuántica, podría ser muy peligroso para el progreso de la ciencia y además sería contrario a las lecciones que podemos aprender de la historia de la ciencia. En efecto, esto nos enseña que el estado actual de nuestro conocimiento es siempre provisional y deben existir, más allá de lo que actualmente se conoce, inmensas regiones nuevas por descubrir.
La ciencia va en ese camino, tal y como predijo De Broglie.
Lunes, 6 de Mayo 2013-SINC/T21: “Consiguen observar electrones sin trastocar sus átomos”- En un artículo publicado en Nature Photonics, científicos del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) liderados por Morgan Mitchell, han aplicado la técnica de medición cuántica no destructiva a una pequeña nube de átomos, informa SINC. Con ello fueron capaces de observar el giro de los electrones en los átomos sin modificar las propiedades de la nube de átomos durante el proceso. Es la primera vez que esta medición cuántica no destructiva se ha podido realizar con un objeto material. Este método puede permitir la observación de átomos individuales.
Detrás del universo de nuestra percepción se puede encontrar un mundo oculto microfísico gobernado por la causalidad, desarrollado por mi con el título “Teoría Cuántica de la Energía Oscura”
Un saludo

Un comentario para Cornelio González: Con los nuevos conceptos que presenta, sus argumentos sin explicación, y las palabras desconocidas que utiliza en todos sus comentarios, sigo sin entender ni su teoría, ni sus bases de partida, ni la conexión con los resultados.
Toda teoría nueva que no se muestra claramente, parece que oculta algo.
Si quiere que le entendamos y aceptemos, deberá explicar con el máximo detalle cualquier nueva idea.

5.Publicado por hugo luchetti el 24/05/2013 14:41
EL CEREBRO tiene un detector de ondas de luz que está en la membrana de las células, es una proteína fotorreceptora. Toda la naturaleza "mide" la luz. Cualquier objeto está en un campo de luz, recibe y emite. Si uno ordena a su cerebro "hallar algo", éste lo computa y lo hace. Hay que dejar actuar al cuerpo solo sin molestarlo y después de dada la orden, esto es lo más difícil, hay que olvidarla. Este proceso de retener-soltar, se comunica a través de la polarización detectada por el fotorreceptor con el sendero de luz hasta dar con el objeto. Sucede de continuo y es una especie de rabdomancia sin varilla. Aún sin hacerlo conciente este proceso está presente todos los días. Por ejemplo en la "memoria de aniversario", cuando encontramos algo relacionado con nuestros abuelos/as y después caemos en la cuenta de que estaba cercana la fecha de su cumpleaños... Es más, tal vez, existe la posibilidad de que
todo funcione así, de que siempre hemos caminado y pensado en una relación entre senderos fotónicos, intenciones y memorias...

6.Publicado por Mariano el 27/05/2013 14:00
Para hugo luchetti - 5 -
¿Qué tiene que ver el detector de ondas de luz del cerebro, con el principio de Incertidumbre?
Si bien es cierto que todas las células de nuestro cuerpo (principalmente las de la piel y los ojos) reciben la energía de las ondas de la luz y la procesan, ello no nos permite afirmar o negar que el principio de Incertidumbre sea contradictorio.
El cerebro no tiene un detector de ondas de luz, directo, sino a través de los ojos y el nervio óptico y a través de la piel y las neuronas, perfectamente detectables y diferenciables mediante un microscopio electrónico.
El principio de Incertidumbre no se aplica a estos procesos, sino que se aplica a niveles microfísicos, donde la energía y los desplazamientos son cuánticos. La energía se manifiesta en cuantos de energía y los desplazamientos son discretos, como si fueran fotogramas.
Hasta ahora nunca se habían podido observar procesos microfísicos, por eso, la importancia de estos nuevos experimentos.

7.Publicado por hugo luchetti el 27/05/2013 21:22
Hola Mariano, el cerebro "realiza la medición", solo que esta no es conciente ni es deliberada. Se realiza a través de una "paramétrica fotónica" porque los fotones copian una situación, escena o realidad y alguien la capta. Aquí va un ejemplo: Me quedé en un ascensor por la mañana, en el edificio donde trabajo. Después el día transcurrió sin sobresaltos. Por la tarde, al llegar a mi casa, le pregunté a mi hijo que había hecho ese día en su clase de teatro. Y esta fue su respuesta:
-La profesora nos dijo que hiciéramos como si nos hubiésemos quedado en un ascensor
y que reaccionáramos ante esa situación.
Aquí, en este ejemplo, se puede ver que, de alguna manera, fue conocida la posición y la velocidad de partículas que se movían "en otro lugar". Lo de paramétrica fotónica es un vocabulario que estamos llevando a cabo para explicar estas experiencias que todavía no son aceptadas por la ciencia y que por ahora siguen siendo "seudociencia".

8.Publicado por Mariano el 29/05/2013 18:05
Me temo que no coincidimos en nuestros conceptos ni en nuestros conocimientos. Bajo el punto de vista cuántico, los fotones no copian una situación o escena de la realidad, porque tenemos que decidir cual es la realidad.
¿La realidad es lo que vemos o percibimos con nuestros sentidos?
¿La realidad son los fenómenos cuánticos microfísicos?
Parece que hay más causas y fenómenos, pero son invisibles.
Respecto a la supuesta relación entre la física cuántica y los fenómenos internos del cerebro y los paranormales, he leido bastantes artículos, poco serios, utilizando los mismos argumentos sin fundamento.
Los fotones de la luz inciden sobre los átomos de la superficie de un objeto, y perturban sus electrones, los cuales emiten otros fotones que inciden en nuestros ojos con una frecuencia determinada correspondiente a cada tipo de átomo, y esa frecuencia incidente llega a nuestro cerebro a través del nervio óptico, lo cual nos da la referencia a un color y a una forma. Este no es un proceso microfísico, sino un proceso macrofísico, donde no se aplica el principio de incertidumbre. Pero es un aspecto aparente de la realidad.
El entrelazamiento cuántico, no habla de fotones sino de dos electrones, pues dicen que lo que sucede a un electrón le sucede al misma tiempo a otro entrelazado a gran distancia, pero no dicen que lo que le secede a un trillón de electrones (un cuerpo físico) le ha de suceder a otro trillón de electrones situados a gran distancia, pues eso sería el don de la ubicuidad, y usted habla de "ver" fotones, no electrones. Es decir, ni aun utilizando la física cuántica, se pueden explicar los fenómenos paranormales.
Respecto a la supuesta relación entre la física cuántica y los fenómenos internos del cerebro y los paranormales, he leido bastantes artículos, poco serios, utilizando los mismos argumentos sin fundamento.
Yo tengo mi propia teoría de lo paranormal, basada en el psiquismo humano y en la telergia, o energía humana exteriorizada. Ni la telepatía, ni el aporte, ni la preconigción o retrocognición, ni el resto de fenómenos paranormales, tienen nada que ver con los fotones. El fundamento de lo paranormal no está en la física. ¿Pueden los electrones conocer el futuro?

9.Publicado por hugo luchetti el 30/05/2013 15:25


Mariano creo que posiblemente sea un efecto de entrelazamiento como dices. Y que tal vez no sean fotones sino electrones. Está perfecto, me parece bien. Saludos.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >