Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Crean un dispositivo capaz de medir el lenguaje no verbal

Puede predecir los efectos de cualquier conversación o entrevista de trabajo


Investigadores del MIT han creado un dispositivo capaz de medir el lenguaje no verbal. Lo han llamado “sociómetro” y registra factores como el tono de la voz o la movilidad corporal mientras se habla. Con estas “señales honestas” se pueden predecir los efectos de cualquier conversación o el resultado de una entrevista de trabajo. El dispositivo se basa en que en nuestros intercambios de comunicación es más importante lo que no decimos que lo que decimos, señalan estos investigadores, ya que sirve para comprender las verdaderas intenciones de los otros. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Portada de Honest Signals, de Alex Pentland. Fuente: MIT.
Portada de Honest Signals, de Alex Pentland. Fuente: MIT.
Lo que decimos en una conversación –ya sea en una primera cita, en una entrevista de trabajo o en cualquier otra situación- podría ser menos importante que la forma en que lo decimos, señala un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). En realidad, lo que decidirá o no el efecto de nuestras palabras en los otros serán las señales sutiles que las acompañen.

El investigador Alex Pentland trabaja desde hace años, con una docena de colaboradores más, en la comprensión de estas señales, tan sutiles, que ni los emisores ni los receptores somos conscientes de ellas cuando hablamos unos con otros.

La impresión que nos causan las personas o que nosotros causamos a los demás a la hora de relacionarnos y de comunicarnos depende de factores que funcionan a nivel inconsciente, y que están relacionados con cuestiones como si los patrones de nuestro discurso se corresponden con los patrones discursivos de los otros, el nivel de actividad física que mostramos al hablar o el tono con que establecemos nuestras conversaciones.

Todos estos factores, tan leves que no son conscientes, suponen “señales honestas” que informan sobre lo que realmente está pasando y que, además, sirven para predecir el resultado de nuestras comunicaciones, señalan los investigadores en un comunicado publicado por el MIT.

Medidores especiales

Pentland y sus colegas han estudiado estas “señales honestas” analizando decenas de miles de horas de datos recopilados por unos dispositivos especiales, del tamaño de una tarjeta de crédito, que registran los movimientos y la voz de las personas.

Bautizados por Pentland como “sociómetros”, estos dispositivos han servido para registrar y cuantificar ese lenguaje que todo el mundo entiende y utiliza de forma intuitiva, a pesar de que nadie se da cuenta de que existe.

Utilizando estos datos, sin saber lo que realmente se dijo en las conversaciones que se desarrollaron mientras los sociómetros funcionaban, Pentland pudo predecir el resultado de diversas conversaciones, como entrevistas de trabajo o planificaciones de inversión en negocios, con mayor exactitud de la obtenida a partir de cualquier otro recurso.

Recientemente, Pentland ha publicado el libro Honest Signals sobre los resultados de estas mediciones. El libro se presenta Madrid el 19 de abril de 2010.

Canales de comunicación muy antiguos

Los aspectos que, según los investigadores, en nuestro comportamiento no-verbal ayudan a predecir el resultado de nuestros encuentros verbales serían muy similares a los que se dan en los animales.

Esto se debe a que, según Pentland, los canales no-lingüísticos de comunicación medidos por los sociómetros se habrían desarrollado en nuestros ancestros mucho antes de la aparición y evolución del lenguaje, dando lugar a una manera más primitiva y profunda de comprensión de las intenciones, de coordinación de las actividades y de establecimiento de las relaciones de poder dentro de los grupos.

“La mitad de nuestras decisiones son vaticinadas por estos canales inconscientes, que son exactamente los mismos que se pueden observar en monos cuando éstos coordinan sus actividades comunes sin el uso del lenguaje oral”, declaró Pentland.

Sus investigaciones han sido realizadas con grupos de personas, como asistentes a una conferencia o empleados de una misma empresa, a los que se les pidió que llevaran los sociómetros durante periodos diversos de tiempo. Como mínimo un día y como máximo un mes.

Sociometer (dispositivo creado para medir la comunicación no-verbal). Fuente: MIT.
Sociometer (dispositivo creado para medir la comunicación no-verbal). Fuente: MIT.
Decisiones no racionales

Los sociómetros, que incluyen un micrófono para registrar voces y acelerómetros para medir los movimientos de las personas, son un poco más pequeños que las clásicas tarjetas identificativas de los congresos.

En el futuro, Pentland y sus colegas esperan poder registrar y medir todos estos factores a través de teléfonos móviles especialmente programados.

Los resultados de las mediciones señalaron una fuerte relación entre las formas inconscientes de comunicación y las decisiones que se tomaron posteriormente lo que, según Pentland, socavaría la percepción que tenemos de que nuestras decisiones las hacemos en función de factores racionales y conscientes. Simplemente, los datos demuestran que esto no es cierto.

Tal y como explica Pentland en su libro, la razón es que estos canales no son sólo un complemento de la comunicación verbal o del lenguaje consciente, sino una red de comunicación independiente que permite saber si el otro está mintiendo, si nos presta atención o si verdaderamente tiene interés. Es decir, nos permite conocer y expresar nuestras verdaderas intenciones y las de los demás.

Aprovechar el conocimiento

Conocer esta red de comunicación puede aprovecharse, señala Pentland, para mejorar redes sociales, y para convertirnos en mejores gestores, trabajadores y comunicadores. También para predecir, por ejemplo, los resultados de unas elecciones. Según el científico, el tono y el ritmo del discurso de los candidatos a la presidencia en los debates televisados permiten saber quien va a ganar las elecciones. Pentland asegura que aquél que ha impuesto el tono del debate ha sido el ganador (en Estados Unidos) en cada elección, desde 1960.

Por otro lado, la recopilación de los datos recogidos puede usarse también en las empresas, para predecir los resultados de las interacciones entre los trabajadores, y para conocer la productividad de diferentes grupos de personas dentro de una compañía.

En otro artículo publicado por el MIT a este respecto, se explica cómo la compañía británica Vertex Data Science mejoró en 2006 el rendimiento de sus operadores telefónicos de venta sólo enseñándoles a fluctuar la voz cuando hablaban. Pentland y sus colaboradores les ayudaron a conseguirlo midiendo los tonos de voz de dichos operadores.

Así, descubrieron que los operadores que variaban poco el tono de voz durante sus conversaciones parecían demasiado autoritarios. Por el contrario, los operadores más atentos y no insistentes, conseguían con mayor facilidad que las personas que llamaban comprasen. Este conocimiento sirvió para entrenar a los operadores en la conversación, aumentando el rendimiento de las ventas telefónicas de la compañía en un 20%.

Domingo, 11 de Abril 2010
Artículo leído 19676 veces




Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Margarita Pilco el 23/10/2008 20:07
Por favor me gustaria que llegue informacion sumamente importante sobre las tendencias actuales.


Gracias

2.Publicado por Juan Díaz Núñez el 26/10/2008 10:35
El Lenguaje verbal es un ruido corporal que hacemos con la lengua, de ahí la palabra "lenguaje",
esta observacion esencial es del Psicoanálisis. Importan el tono, el ritmo, las pausas, etc., pero
esto no es lo único que hacemos para inferir o expresar una cierta emoción.
Hay otros ruidos corporales que la cultura reprime, no sólo guturales sin-sentido aparente, que
a veces usan los cómicos y algunos niños, sino por ejmplo, la bomba del corazón, los órganos
internos, ciertos reflejos, etc. La gestalt dice: "escucha a tu cuerpo".
Sin entrar a cuándo un cierto ruido corporal es preludio de un Síntoma, se puede indicar que el tipo de
gesticulacion y mímica facial es fundamental, en el orador, locutor, moderador, etc. A veces, con
frecuencia, lo que se encubre es miedo o ansiedad.
Los animales no muy "socializados" distinguen mejor por el olor y otras señales biológicas,
lo que realmente siente su dueño y no puede espresar directamente debido a los "convenciona-
lismos", y las consecuencias no buscadas de esperimentar cierta emoción.
El Sociómetro puede ayudar mucho, siempre que lleve un registro mas bien completo de estos
factores sutiles o desatendidos. Pero el operador que lo "lee" debe saber interpretarlo correcta-
mente, al igual que un scanner, por ejemplo, dira poco, o mal, al observador inexperto. El sociómetro
no nos eximiría de cualificar a los demás, al contrario, daria más datos, pero la atribución conductual
seguiría partiendo de la práctica subjetiva y experiencial no-mediada de la convivencia. --

3.Publicado por Gonzalez, Cornelio el 27/10/2008 13:38
Este test experimental confirma plenamente las tesis por mí expuestas a lo largo de muchos comentarios publicados en Tendencias 21, sobre cómo el aspecto bosónico (vale decir, su analógica dinámica de continuidad-simetría) de nuestro vital-consciente campo electromagnético, regula la igualmente continuo-simétrica y primaria dinámica de nuestras emociones-intuiciones. Y digo primaria, porque siendo la forma de conocimiento más elemental, antecede en el tiempo a nuestra "otra" forma de conocimiento: el no-emotivo y no-intuitivo lenguaje, basado en el digital aspecto fermiónico-antifermiónico y su intrínseca dinámica de discontinuidad-asimetría, muy seguramente la adquisición evolutiva más reciente y notoria de nuestro vital-consciente campo electromagnético.

Pero hay que entender muy bien, que para lograr ser bien equilibrados en la forma como nos comunicamos, son necesarias unas también muy bien equilibradas dosis, tanto de las inmediatas e "irracionales" expresiones emotivo-intuitivas, como de las mediatas y muy "racionales" expresiones lingüísticas. En esencia, no es otra cosa lo que este estudio MIT está dejando en claro.

4.Publicado por jesús el 18/12/2009 17:09
hola, el libro de Pentland donde cuenta todo esto se llama SEÑALES HONESTAS y lo publica la editorial milrazones en enero de 2010

5.Publicado por Mke el 14/04/2010 02:47
Creo que el artículo nos inclina a pensar que lo más importante es el lenguaje no verbal, lo cual puede que sea cierto, pero no definitivo, y mucho menos predecible. Se presenta una versión muy simplista de lo que es el lenguaje verbal y el no verbal, y se olvida que somos seres sociales, marcados histórica y culturalmente, incluso grupalmente, y de ahí devienen también las diferencias individuales.
Ganar unas elecciones no sólo parte del discurso verbal y no verbal del político, ya que pueden haber personas que no atienden a lo visual y otras que son convencidas por argumentos o por simpatía, no dejemos de lado la corrupción, la influencia mediática, las condiciones especiales de una propuesta frente a troa y frente al pueblo.

Al hablar de las elecciones y estudiarlas, creo que se incurrió en el típico caso de sesgo de confirmación

6.Publicado por Camino a Gaia el 15/08/2010 18:54
Creo que asistimos como colegiales al desarrollo de herramientas cuyo potencial de alienación reclama el interés de grupos de poder, para conseguir de hecho la anulación del poco espacio de libertad que nos está quedando. Lo cierto es que se invierte mucho dinero en conseguir que los individuos sean cada vez mas transparentes y predecibles, y los grupos de poder: empresas, gobiernos, corporaciones y multinacionales, cada vez mas opacos. Resulta paradójico o simplemente consecuente, que en el artículo se ejemplifique el aprovechamiento de este conocimiento por parte de una compañía británica de telefonía, que tras el entrenamiento de sus operadores en parecer mas honestos en su lenguaje no verbal, consiguen un aumento del 20% en las ventas.
¿No es el entrenamiento en parecer mas honestos una forma de engañar, de burlar la última barrera natural del ser humano a la sofisticación de las herramientas de marketing?
Modificar el comportamiento de los individuos, mediante técnicas subliminales o estudiando sus respuestas a los estímulos de la publicidad para modificar sus emociones y con ello su pensamiento, también implica una pérdida de responsabilidad sobre sus actos. Esta responsabilidad pasaría a los grupos de poder y a quienes desarrollan e investigan estas técnicas para ellos. Mil veces nos hemos preguntado por qué hemos acabado comprando algo que no necesitamos, o nos hemos creado necesidades absurdas, pero ¿es nuestra toda la responsabilidad? La publicidad y el marketing modelan nuestra sociedad, incluida la política, y su técnicas van mucho mas allá de la información honesta de las características de sus productos.
¿Donde termina la responsabilidad del individuo, y dónde comienza la responsabilidad de quienes usan de forma consciente y metódica técnicas científicas sofisticadas para controlar su comportamiento?

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >