Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Crean un traje que se ilumina con las emociones

La soledad, la depresión o la alegría aparecen reflejadas en el vestido


Un traje que se ilumina según las emociones de la persona que lo viste ha sido desarrollado por la multinacional europea Philips, en el marco de una investigación que pretende productos electrónicos intuitivos y sensibles. El traje está inspirado en la forma en que la piel humana reacciona espontáneamente a los estímulos externos e internos: posee sensores que monitorizan los cambios fisiológicos asociados a diversas emociones, para luego enviar una señal a las luces de la capa exterior de la tela. Sentirnos deprimidos, solos o alegres, aparece reflejado así en nuestra vestimenta, a través de señales lumínicas. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Crean un traje que se ilumina con las emociones
Crean un traje que se ilumina con las emociones
Philips ha creado dos vestidos experimentales y dinámicos dotados con sensores capaces de responder al estado del humor de las personas que los llevan y de su entorno, lo que quizá suponga el futuro de la llamada “electrónica intuitiva o sensitiva”, según explica la empresa en un comunicado.

Los vestidos han sido fabricados para demostrar que la electrónica puede ser incorporada a la ropa y a determinados objetos para expresar las emociones y la personalidad de sus portadores. El proyecto fue presentado este mes en la conferencia Nanotechnologies and Smart Textiles for Industry and Fashion, celebrada en Londres.

Se espera que este tipo de tecnología, en un estadio más avanzado, pueda servir para desarrollar, por ejemplo, coches que se conduzcan automáticamente, si el conductor está cansado, o sillas que “sientan” el agotamiento de su usuario y envíen una señal electrónica que reduzca la luz de una habitación, entre otras aplicaciones. También podría ayudar a las personas mayores en sus situaciones cotidianas.

El proyecto de Philips Design para esta finalidad ha sido denominado SKIN (piel), y está inspirado en la forma en que la piel humana reacciona espontáneamente a los estímulos externos e internos.

Philips Design aspira a imitar las fórmulas sutiles y no verbales con que los humanos nos comunicamos, y a transferir esta habilidad a la ropa, los coches, los ordenadores o determinados aparatos.

Sentirnos deprimidos, solos o alegres, podría así aparecer reflejado en nuestra vestimenta, a través de señales lumínicas.

Dos prototipos

Los prototipos fabricados dentro del proyecto SKIN son dos: “Bubelle” y “Frison”. “Bubelle” es un vestido que está rodeado por una delicada burbuja iluminada con patrones que cambian al contacto con la piel.

Posee sensores que monitorizan los cambios fisiológicos asociados a diversas emociones, para luego enviar una señal a las luces de la capa exterior de la tela. El estrés, el miedo o cualquier otra emoción generan así el encendido de luces de color rosa, que cambian de tonalidad y forma según la intensidad de la emoción.

Por otro lado, “Frison” es un vestido cubierto de sensores tan finos como un cabello que recogen los estímulos físicos, como la brisa o el contacto con otra persona, y emiten luces centelleantes a modo de respuesta.

Ambos trajes pretenden explorar tecnologías más “sensitivas” que “inteligentes”, así como repensar la interacción entre los objetos y los humanos.

Sin que se note

Diseñados para responder de manera distinta a cada cuerpo, estos vestidos generan una representación visual de las emociones más allá del frío concepto del “on and off” al que nos tiene acostumbrados la electrónica tradicional, aseguran sus creadores. Por ejemplo, el “Bubelle” se comporta de manera distinta según quien se lo ponga, y por lo tanto muestra un comportamiento no-lineal.

El único problema que aún queda por resolver en estos innovadores y efectistas diseños es el de las baterías. Para que funcionen los sensores, se necesita energía y las baterías son aún bastante pesadas en comparación con la energía que son capaces de suministrar, y su volumen reduce la estética de los ropajes.

Lo que se intenta es que la gente se sienta hermosa con esta ropa, por lo que queda pendiente encontrar soluciones específicas que permitan que no se note demasiado de donde procede la energía necesaria para que la ropa exprese nuestra vida interior.

Martes, 17 de Octubre 2006
Artículo leído 12613 veces




Nota


Comente este artículo

1.Publicado por glitz el 12/06/2008 23:30
Les recomiendo una nota muy interesante sobre cambio de paradigma escrito por Abel Lucano, experto en Seguridad

De la consultora de seguridad Globalgate que nos introduce al conocimiento del mundo de seguridad y los sucesos que provocan un

Fuerte cambio de paradigma hoy en día: http://www.01market.com.ar/01news/may08_nota1.html




2.Publicado por Villabeytia Sabido el 11/09/2008 02:49
Lo chido de esta tecnologia, es que más adelante puede ser usada hasta para camuflage militar, o fusionarse con el entorno, segun sea programado el traje podria ser a voluntad.
jajaja, es hasta un poco loco, pero hasta cierto punto, tiene lógica.
un saludo.


Otros artículos de esta misma sección
< >