Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




De soldado a bárbaro: investigan los ataques de militares a civiles en conflictos bélicos

El análisis de los juicios sobre violaciones sistemáticas en Bosnia señala que, en contextos extremos, existe una "criminalidad aceptada"


Los soldados pueden convertirse en auténticos bárbaros en tiempos de guerra. Un estudio político y psicológico sobre la violencia sexual practicada por los militares durante la Guerra de Bosnia ha revelado que una de las causas de estos comportamientos es que la criminalidad pasa a ser vista por los soldados como “aceptable”, en situaciones caóticas y extremas. Por Christian Lund/Research Council of Norway.




Imagen: Pavel Bernshtam. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Pavel Bernshtam. Fuente: PhotoXpress.
Los soldados pueden convertirse en auténticos bárbaros en tiempos de guerra. Un estudio político y psicológico sobre la violencia sexual practicada por los militares durante la Guerra de Bosnia (1992-1995) ha revelado algunos mecanismos subyacentes a este comportamiento, proporcionando así una información valiosa sobre lo que se puede hacer para prevenir este tipo de transgresiones.

"La violencia sexual en tiempos de guerra es una conducta criminal, sin embargo, puede llegar a ser vista como aceptable por los soldados", afirma Inger Skjelsbæk, autora de la investigación, realizada en Noruega, en un artículo publicado por el Research Council of Norway.

"La psicología política se diferencia de la psicología clínica en que no examina la conducta desviada de una persona, sino más bien el contexto anómalo en que actúan los individuos. Me he centrado en personas en situaciones extremas, como la guerra”, sigue explicando Skjelsbæk. Inger Skjelsbæk es directora adjunta del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo (PRIO).

Su estudio sobre la violencia ejercida por personal militar durante la Guerra de Bosnia ha sido financiado por el Programa de Investigación de Género (KJONNSFORSKNING) del Research Council of Norway y publicado en un libro bajo el título The Political Psychology of War Rape (La psicología política de la violación de guerra) por Routledge, Taylor & Francis Group.

De defensor a bárbaro

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de la ONU ha sido el primer tribunal creado para enjuiciar a los autores de violaciones sistemáticas en guerra. El estudio de Skjelbæk, por su parte, es la primera investigación sobre las condenas por violencia sexual durante un conflicto bélico.

Skjelbæk declara que "había estudiado antes a las víctimas de violaciones, pero si se quiere obtener más información sobre por qué se da la violencia sexual y sobre qué se debe hacer para evitarla, hay que conocer más sobre sus perpetradores".

A pesar de que no pudo entrevistar a los criminales convictos directamente, la investigadora analizó detalladamente las sentencias de sus juicios, para comprender las acciones de los soldados cuando estos se desempeñan como tales.

"Los juicios constituyen una rica fuente de información novedosa y sorprendente sobre los soldados. Rara vez aparece el defensor honorable o el compatriota. La imagen de los soldados que emerge (de los juicios) es la de bárbaros que han perdido todo sentido de lo que es un comportamiento civilizado, en un ambiente de decadencia moral absoluta. Los juicios de la guerra de Bosnia ilustran la intensa indignación de la comunidad internacional con respecto a las acciones de estos soldados, "explica Skjelsbæk.

Agresores de tres categorías

Sobre la base de las resoluciones judiciales, la investigadora estableció tres categorías de agresores en tiempos de guerra: el héroe romántico, el oportunista y el pecador arrepentido.

El primero ni siquiera considera sus acciones como erróneas. Ha mantenido secuestradas a sus víctimas y a menudo ha entablado con ellas una relación a la que se refiere como "relación amorosa".

"A la segunda categoría, la del oportunista, pertenecen los individuos que se aprovechan de la situación extrema que viven y que, a menudo, a posteriori no admitirán haber hecho ninguna fechoría. Estos suelen ser los soldados que han servido como guardias en campos de concentración y los que han abusado de muchos individuos en diversos contextos”.

El último tipo de agresor siente un profundo remordimiento por lo que ha hecho y, después, es incapaz de asumir los delitos que ha cometido y por los que ha sido condenado, señala Skjelsbæk.

Rechazar lo inaceptable

En casi la mitad de los 161 casos juzgados por el TPIY hubo violencia sexual. Veintiocho personas en total fueron condenadas, nueve por haber cometido violaciones.

El número de sentencias no es alto, teniendo en cuenta que las estadísticas oficiales señalan que al menos 11.000 personas fueron víctimas de violencia sexual en Bosnia. No solo mujeres: los hombres constituyen una gran proporción de los asaltados.

Además, "la mayoría de los culpables no fueron condenados por haber cometido violaciones sino por complicidad porque, como superiores, deberían haber estado al tanto de lo que ocurría, e intervenir. Creo que es alentador que los líderes militares sean responsables de los crímenes cometidos por hombres que están bajo su mando ", afirma la investigadora.

"Una lección que podemos aprender de la Guerra de Bosnia es que deben imponerse los requisitos más estrictos para asegurar un buen liderazgo militar. La guerra es una situación caótica. Esto hace que sea especialmente importante dejar claro lo que es un comportamiento aceptable y lo que no lo es cuando se entrena a los soldados. La violencia sexual es siempre un acto inaceptable, criminal. En Bosnia, los soldados se convirtieron en agresores porque eran soldados. Nunca se les enseñó lo contrario", señala Skjelsbæk.

Pero aún queda mucho por aprender del estudio de las consecuencias de la Guerra de Bosnia. Por ejemplo, a muchos de los soldados condenados se les dio una bienvenida digna de un héroe a su regreso. Además, muchas de las víctimas no han recibido las pensiones de guerra que les corresponden. ¿A qué se deben estas injusticias?, se pregunta la investigadora.

Inger Skjelsbæk continuará profundizando en estos temas en su próximo proyecto, para el que le ha sido concedida una ayuda en el marco de financiación FRIPRO para proyectos independientes del Research Council of Norway.

Jueves, 28 de Febrero 2013
Christian Lund /Research Council of Norway/T21
Artículo leído 2509 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 28/02/2013 17:23
Pareciera que los delitos " sexuales" son los únicos que preocupan al autor y de ahí su llamamiento a mejorar el " liderazgo" de los comandantes militares... El objetivo verdadero, pasaría por acabar con las intervenciones militares, las fronteras y las fuerzas armadas... La guerra saca lo peor de los seres humanos. Llevados al límite del terror y sus barreras morales, por lo general optan por dos caminos: o se enfocan en la guerra y sacan a relucir toda su ferocidad, capacidad de matar y de abusar de su casual " enemigo", o de bloquean, quiebran moralmente y son víctimas del bando contrario, de sus propios compañeros o por último se suicidan... No hay cómo controlar y morigerar a la soldadezca que su inmunda bota profana territorios enemigos; los abusos, el pillaje, las exacciones y ejecuciones día a día comienzan a formar parte de lo cotidiano... Tenemos ejemplos cercanos y no fijarnos en " Bosnia" porque no tiene peso politico internacional; el comportamiento de las tropas estadounidenses en Irak y Afghanistán y el atropello sistemático de la soldadezca israelí en los territorios ocupados, en todo caso se nos presentan como ejemplos más representativos y vigentes.

2.Publicado por Beatriz Basenji el 04/03/2013 19:50
Lo que ni este artículo ni ningun otro van a mencionar el hecho ya conocido por aquellos que tuvieron que ir al frente de batalla en la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, que a todos se les inyectaba no se sabe qué, pero estas personas de carácter pacífico y benevolente,respetuoso y solidario dentro de su comunidad, se sentían transformados en su modo de actuar sin escrúpulos ante quienes les eran señalados como enemigos. Si esto se hacía con las tropas de los años 40, qué no harán 60 años después. Los gobiernos belicistas transforman a sus soldados en verdaderos monstruos en cuya mente su único objetivo es MATAR. Por eso mismo, muchos de estos soldados que han protagonizado tantas batallas, cuando regresan a sus países muchos de ellos acaban suicidándose, porque no pueden soportar esa consciencia que en forma permanente le señala sus actitudes criminales.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte