Tendencias 21
Universidad Comillas




Dejar una religión estricta puede empeorar la salud

El cambio modifica hábitos saludables, origina estrés y afecta a las relaciones familiares


Las personas que han abandonado un grupo religioso estricto tienden a informar de un peor estado de salud que las personas que permanecen en él. Esto es lo que ha revelado un estudio reciente realizado en Estados Unidos con más de 400 individuos, con el que se intentaba profundizar en la relación entre salud y religiosidad. Las razones para esta diferencia, según los investigadores, estarían en que estos grupos promueven ciertos hábitos saludables y que su abandono puede propiciar el estrés. Por Yaiza Martínez.



Christopher Scheitle, autor de la investigación. Fuente: Penn State University.
Christopher Scheitle, autor de la investigación. Fuente: Penn State University.
Las personas que dejan de pertenecer a grupos religiosos estrictos o sectarios son más propicias a informar de un estado de salud deficiente que los individuos que se mantienen en dichos grupos.

Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por un investigador de la Penn State University de Estados Unidos y del que se hace eco dicha universidad en un comunicado.

En concreto, el estudio reveló que el porcentaje de personas que abandona un grupo religioso estricto y señala que tiene una salud excelente sería la mitad del porcentaje de individuos que afirman esto mismo sobre su salud, pero que sí han permanecido en un grupo religioso de este tipo.

Según el autor de la investigación, el sociólogo de la Penn Sate, Christopher Scheitle: “Investigaciones previas ya habían demostrado alguna relación entre pertenecer a un grupo religioso y gozar de buena salud”.

Lo que Scheitle pretendía averiguar con el presente estudio era qué efectos podía tener en los individuos, no ya pertenecer a un grupo religioso estricto, sino abandonarlo. ¿Puede afectar este abandono negativamente a la salud?

Tal y como explican el investigador y su colaboradora, la sociólogo del John Jay College of Criminal Justice, Amy Adamczyk en un artículo aparecido en el Journal of Health and Social Behavior, anteriormente se había dedicado atención “a comprender la relación entre la salud y las creencias y prácticas religiosas, descubriéndose normalmente que la gente más religiosa tiende a tener una salud mejor. Sin embargo, casi no se ha prestado atención a cómo el hecho de cambiar de grupo religioso o de abandonar la religión está relacionado con la salud”.

Para tratar de aclarar este punto, los investigadores analizaron un total de 30.523 casos, recopilados entre 1972 y 2006 en la General Social Survey, una encuesta que, en las últimas décadas, ha estado registrando los cambios sociales y la complejidad de la sociedad norteamericana.

Photoxpress.
Photoxpress.
Porcentaje de salud informado

De estos casos revisados, más de 10.000 fueron personas que habían cambiado de religión, y más de 2.000 fueron individuos que habían abandonado completamente la religión.

Scheitle y Adamczyk examinaron de todos ellos a un total de 423 personas que habían pertenecido a grupos religiosos estrictos (grupos religiosos de alto contenido sectario, teológica y culturalmente exclusivos).

De estos individuos, 96 habían optado por cambiar de religión y otros 54 habían dejado de estar afiliados a religión alguna.

Según los investigadores, alrededor del 40% de los miembros de grupos religiosos estrictos señaló gozar de una salud excelente, señala el estudio. Sin embargo, sólo el 25% de los individuos que habían cambiado de religión informaron que se encontraban muy bien de salud.

El porcentaje de miembros de grupos religiosos estrictos que había abandonado completamente la religión y que afirmaba tener una salud excelente fue del 20%.

Otra constatación del estudio fue que las personas que habían crecido y posteriormente habían permanecido en grupos religiosos estrictos eran más propicias a informar de que tenían una buena salud que los individuos afiliados a grupos religiosos menos estrictos.

La salud en los grupos religiosos

¿Por qué habrían de informar de un peor estado de salud las personas que abandonan este tipo de grupos religiosos? Para los investigadores, los grupos religiosos estrictos serían aquéllos grupos que exigen unas estrictas normas sociales, morales y físicas a sus miembros. Entre estos grupos los autores citan a los Testigos de Jehová o a la La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Los científicos creen que habría varias razones para las diferencias encontradas en la información sobre la salud personal en estos casos.

En primer lugar, los grupos religiosos estrictos normalmente exigen a sus miembros que se abstengan de ciertos hábitos nocivos para la salud, como el consumo de alcohol y de tabaco.

Por otro lado, los lazos sociales que generan estos grupos, y que potencian la sensación de pertenencia social, pueden ser también un factor que condicione una salud óptima. Según Scheitle, “la solidaridad y el apoyo pueden suponer beneficios psicológicos que, a su vez, supongan beneficios para la salud”.

Asimismo, las creencias religiosas también pueden promover una buena salud ya que dan esperanza y fomentan los pensamientos positivos.

Estudios futuros más precisos

Para aquellas personas que abandonan un grupo religioso estricto, estas condiciones desaparecen.

Por otro lado, la salida de un grupo religioso puede incrementar el estrés de los que lo abandonan. Scheitle señala que, en ese proceso, “se pueden perder amigos o las familias pueden sentirse molestas, lo que conlleva un estrés psicológico que repercute en la salud”.

De cualquier forma, afirma el investigador, los resultados obtenidos en este estudio no significan que, necesariamente, abandonar un grupo religioso estricto suponga un empeoramiento de la salud.

De hecho, a veces sucede lo contrario: una mala salud puede impulsar a la salida del grupo, porque la pertenencia a grupos religiosos sectarios exige una implicación activa en encuentros, servicios y eventos sociales, que no pueden seguir las personas con mala salud. En ocasiones, además, una mala salud puede llevar a los individuos que pertenecen a este tipo de grupos a sufrir crisis de fe.

Por todo, Scheitle afirma que para alcanzar conclusiones más profundas sobre los temas de salud relacionados con el abandono de grupos religiosos estrictos se requerirán estudios futuros más precisos.



Jueves, 7 de Octubre 2010
Visitas de este artículo: 4950



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por David el 07/10/2010 12:07
Las conclusiones del artículo me parecen bastante arbitrarias, suponiendo que es más saludable estar en el grupo que no....

Yo diría que abandonar un grupo religioso estricto puede provocar un "bajon" emocional al separarte de un grupo que era tradicionalmente el tuyo, lo que redunda en tu salud física, pero hay que ver qué ocurre a largo plazo. Mi opinión es que esa es una "crisis" liberadora de las ataduras de esa secta, como en todo proceso emocional, un salto al vació para hacerte más responsable de tí mismo, y al final mucho más saludable en todos los aspectos.


2.Publicado por Pedro el 08/10/2010 01:35
Yo creo que es como cuando dejas una droga; el síndrome de abstinencia es muy potente tanto física como emocionalmente y te tienes que sustentar tan sólo en la firme convicción de que has hecho lo correcto y que con el paso del tiempo recobrarás un equilibrio mucho más saludable.

Cuando era un jovencito inexperto y asustado por la trepidante y caótica vida moderna, fui seducido intelectualmente (menos mal que sólo fue intelectualmente ¡uf!) por una secta de altos vuelos, cuyo nombre no citaré, pero cuyo dogma era muy cercano al cristianismo esotérico neo-platónico. Después de unos años, pocos pero intensos, algo dentro de mi comenzó a rebelarse, mi sentido común me decía que todo eso, pese a sus vertientes maravillosas no podía ser bueno, pues me daba cuenta de que poco a poco, pero con paso firme, me iba alejando de un modo de vida normal y era capaz de verme a mi mismo como una persona especial pero rara, como distorsionada. En un determinado momento surgió, de la mano del principal director espiritual del asunto (lease "gurú"), el motivo más que suficiente a mi parecer que me confirmó que aquello iba ya demasiado lejos. Entonces lo dejé todo de golpe, aún con la conciencia de que perdería buenas amistades y apoyos emocionales, pero no me podía negar a la evidencia, la sospecha fortísima de que todo era una patraña bien tejida con el simple interés de la manipulación, de la exhibición egolátrica por parte de los directores/as, y también, como pude saber años después, de haberse aprovechado bastante egoístamente del dinero de algunos miembros.

Para no aburrir más al personal, resumo: sobreviví y crecí un montón en madurez, templanza, sabiduría, alegría y sentido del humor, etc, etc.

Cuando dejé de fumar tabaco me pasó algo muy similar, aunque no tan trascendente, claro.

Mi consejo: No creais en Dios más que si os lo pide vuestro interior de verdad en un auténtico impulso vocacional, porque puede llegar a ser peligroso, sobre todo si haceis caso a los que os aseguran que tienen las claves para comprender a Dios...

Saludos

3.Publicado por Alfaro el 08/10/2010 10:40
Totalmente de acuerdo contigo David, todas esas cuestiones de las emociones, perdidas, salud pues son consecuencia lógica del acto de abandonar una secta. Como se escribió, veremos que ocurre a largo plazo! y evaluar finalmente si fue la mejor desición o no.

El separarse de la secta, no quiere decir que vayamos a ser personas corrompidas en la sociedad o perjudiquemos nuestra salud en el peor de los casos, esas cuestiones de abandono a la religión ya son divinas.

4.Publicado por Nicole el 10/10/2010 17:56
me gustaría ver un estudio entre personas que nunca han seguido una religión y personas que pertenezcan a una religión que fomenta buenos hábitos morales, físicos y espirituales...
Pienso que el creer en Dios y tener principios ayuda en todo aspecto de la vida.
Encontré super interesante el articulo, pero me gustaría un estudio que disipara las dudas que plantearon los otros comentarios, ya que compararon el dejar una creencia al síndrome de abstinencia que se presenta al dejar la droga.

5.Publicado por Ronald el 11/10/2010 02:19
me parece que entrar en una discucion que si se cree en dios o no es un tanto tendenciosa por que la verdad es que todos creemos en un Dios llamese como se llame y abandonar una secta en nada te va perjudicar solo que te hayas vuelto dogmatico o fanatico y estas cualidades son las que pueden perjudicar por la manipulacion de los que manejan la secta y todas sin exepcion tiene como alimento psicosocial es el miedo,mediante este recurso tratan de apoderarse de tu personalidad y si los dejas ni modo seras una victima mas ,tener fe es lo que mueve al hombre el resto solo es afan de apoderarse de tu persona ,y para tener fe no necesitas pertenecer aninguna secta ,si aprendes a amar siempre estaras con Dios sin entregar tus sentimientos a nadie que te quiere enseñar el camino para llegar a el

6.Publicado por emilio el 14/10/2010 14:27
¡Ja!, ahora resultará que liberarse de ataduras religiosas perjudica la salud.

No niego que inicialmente tal ruptura cree cierto vacio emocional, cuesta cambiar de memes, pero a mayor plazo la sensación de libertad mejora el estado anímico y proporciona mayor salud.

Niego por tanto las afirmaciones del artº y digo que la esclavitud jamás puede implicar buena salud, ni física ni mental, y en el caso de las religiones, tampoco la salud económica.

7.Publicado por fernando padilla el 27/10/2010 18:35
este es un estudio patético jajajajajaj esto de cierto jamás tendrá nada....

8.Publicado por ferran104 el 21/04/2011 01:30
Por mas de tres décadas fui miembro activo de un grupo religioso estricto, me captaron en mi adolescencia y creí, abedecí e hice grandes esfuerzos militando por este grupo. Enfermé a mis 44 años y se me acosaba con ir a las reuniones aún sin estar en condiciones, era un continuo martilleo e incluso se me controló para ver si espiritualmente no estaba bien.Los llamados "ancianos", pastores de la organización no paraban de rebuscar razones, incluso un sábado sse presentaron dos de estos dirigentes a mi hogar y entraron en casa sin consentimiento de mi hija que estaba sola y era menor de edad, ella se sintíó muy mal y llorando les dijo que vinieran cuando estuviera yo, pero habían ocupado el salón y se habían sentado e incluso sacado la bíblia para leerle algo a mi hija sola en casa. Uno de estos "ancianos" que fue a la visita, me lo corroboró por teléfono y tuvo la sinceridad de reconocer su intromisión aunque no lo veía como tal, pues según ellos pensaron, lo hacían con buena intención.
Mi hija me pidió que hiciera una carta de renuncia a este grupo y así lo hice renunciando ambos alegando que no reconociamos a su organo rector como el medio que Dios usa en la tierra, estas razones también eran para no meternos en conflictos ni discusiones absurdas con gentes rádicales.
Creo que seguir atado a un grupo que te hace daño, no favorece la salud, al contrario, desde que salimos hemos mejorado nuestras vidas, mi hija se casó con un joven muy buena persona que le ama muchísimo y la llena de cariño. Yo sigo siendo creyente aunque soy mas razonable y entiendo a Dios de una manera mas tolerante y mas humana. Estos grupos son estruturados para realizar tareas muy duras e incluso trabajo para la organización como es la distribución de publicaciones y captar nuevos miembros. Al dejarlo, debes tenerlo muy claro porque no veo en que beneficia la salud esar en una carcel sin barrotes que es lo que son los grupos religiosos con caracter sectario, son en definitiva Grupos de Manipulación Psicológica y por lo tanto perjuduacialles para la salud por la intromisión en la intimidad de cada persona , usandolas como si de marionetas se tratara, salir de ahí es una liberación y es entonces que puedes decidir tu futuro, al margen de quienes solo quieren usarte para fines en pro de sus actividades que solo benefician a los dirigentes,

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 22 de Noviembre 2016 - 07:55 ¿En qué creen los que no creen?









Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico