Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Demuestran que las partículas cuánticas están vinculadas más allá del espacio-tiempo

En el universo todo podría estar influenciado por todo, señalan nuevos resultados teóricos


Uno de los fenómenos más sorprendentes de las partículas subatómicas es que, según las leyes de la física cuántica, se pueden relacionar entre ellas a distancia de manera instantánea o a velocidades superiores a la de la luz. De hecho, existen modelos que explican esta relación a partir de señales que se propagan a velocidades supralumínicas. Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de investigadores ha demostrado que estos modelos son posibles sólo si la velocidad de estas señales es infinita, lo que supone que, en el universo, todo estaría influenciado por todo de manera instantánea, y se perdería la noción de espacio-tiempo. Esta fascinante sugerencia, sin embargo, podría ser desbancada por otros modelos teóricos y debe ser testeada por futuros experimentos, para los que la tecnología aún no está preparada, afirman los científicos. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



Uno de los fenómenos más sorprendentes de las partículas subatómicas es que estas pueden relacionarse entre ellas a distancia, a través de señales casi instantáneas, más veloces que la luz, sugieren modelos cuánticos ya establecidos. Fuente: Wired.
Uno de los fenómenos más sorprendentes de las partículas subatómicas es que estas pueden relacionarse entre ellas a distancia, a través de señales casi instantáneas, más veloces que la luz, sugieren modelos cuánticos ya establecidos. Fuente: Wired.
Uno de los fenómenos más sorprendentes de la física cuántica es la presencia de unas correlaciones entre partículas cuánticas que no pueden ser explicadas desde el punto de vista de la física clásica. Estas correlaciones son denominadas por los científicos como “no-locales”, porque parecen implicar la existencia de influencias instantáneas o, al menos, más rápidas que la luz, entre partículas distantes.

Según ha explicado a Tendencias21 el físico del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Barcelona, Antonio Acín, en la actualidad, ya existen modelos teóricos que tratan de explicar las correlaciones no-locales entre las partículas subatómicas.

En un artículo publicado recientemente en la revista Nature Physics por Acín y otros investigadores del Centro for Quantum Technolgies (CQT), de Singapur, junto a colaboradores de Suiza y Bélgica, se ha intentado establecer si dichos modelos pueden o no ofrecer una explicación satisfactoria de las correlaciones cuánticas no-locales a partir de influencias no detectables, que viajarían a una velocidad mayor que la de la luz.

Preocupante “acción fantasmal a distancia”

Las predicciones cuánticas desafían la teoría que mejor ha descrito hasta la fecha la naturaleza del espacio y el tiempo: la teoría de la relatividad de Einstein. En ella se establece como límite universal de velocidad la velocidad de la luz: 299.792.458 m/s.

En el artículo de Nature Physics, los científicos estaban interesados en desvelar si esta teoría era violada por las partículas cuánticas o si, por el contrario, se podrían “explicar los fenómenos que observamos (a nivel cuántico) sin sacrificar el sentido de las cosas, que se suceden en el espacio y el tiempo", explica el investigador del CQT y primer autor del trabajo, Jean-Daniel Bancal, en un comunicado del CQT. El cambio viene de que, stricto sensu, la teoría cuántica no viola la teoría de la relatividad.

El propio Einstein fue el primero en alertar sobre las preocupantes implicaciones de lo que él denominó la "acción fantasmal a distancia" o el fenómeno del entrelazamiento cuántico, predicho por la mecánica cuántica.

Este fenómeno implica que las partículas subatómicas, una vez “enredadas” o “entrelazadas” pasan a comportarse como si fueran una sola, incluso después de haber sido separadas (por eso se denomina comportamiento “no-local”). Este hecho viola tanto el concepto de causa-efecto como nuestra comprensión del espacio y el tiempo.

Ocultar para que todo encaje

Acín explica: “De cara a no contradecir la relatividad de Einstein, estas influencias (entre partículas subatómicas, a velocidades supralumínicas) deben permanecer ocultas, en el sentido de que no pueden ser detectadas o manipuladas”.

En caso contrario, es decir, “si se tuviera acceso a ellas, se podrían utilizar para enviar información más rápido que la velocidad de la luz, lo que es imposible en el marco de la teoría de la relatividad. Por lo tanto, los modelos con influencias supra-lumínicas pueden ser una explicación válida de la física cuántica, siempre que se suponga que la influencia queda a un nivel oculto”.

Pero, según los resultados alcanzados por los investigadores en el estudio de los modelos, las cosas no funcionan así: “en el caso de influencias que se propagan a velocidad arbitraria pero no infinita, las influencias no pueden quedar ocultas, si se deben reproducir las correlaciones cuánticas”, afirma Acín.

Esto significa que “si estos modelos son la explicación de las correlaciones cuánticas, sería posible la transmisión de información más rápida que la luz”, es decir, que se violaría la teoría de la relatividad.

El investigador del ICFO concluye que: “Puesto que la mayor parte de los físicos creen que esto es imposible, se prefiere pensar que estos modelos no son válidos”.

Influencias externas al espacio-tiempo

Los hallazgos realizados a partir de los modelos han llevado a Nicolas Gisin, profesor de la Universidad de Ginebra y miembro del mismo equipo de investigadores, a señalar que: “nuestros resultados dan peso a la idea de que las correlaciones cuánticas, de alguna manera, surgen desde fuera del espacio-tiempo”.

Para Acín, estos resultados suponen “que la única posibilidad para los modelos en consideración de reproducir la física cuántica es por medio de influencias instantáneas, a velocidades infinitas. Pero entonces, todo estaría influenciado por todo de manera instantánea, y se perdería la noción de espacio-tiempo”. Acín añade que, a pesar de ello, “hay que ser cautos, ya que podrían existir otros modelos”.

El paso de los modelos a las mediciones reales aún no es posible, porque, según el físico del ICFO: “se requeriría de una tecnología más allá de lo que hoy es posible en los laboratorios”.

A la pregunta de si estas mediciones podrían convertirse algún día en la prueba de la naturaleza cuántica del universo, el físico contesta que “en realidad ningún experimento prueba la validez de una teoría ya que, en un sentido estricto, las teorías sólo se pueden falsificar experimentalmente. Pero es cierto que (de darse estos resultados en experimentos futuros), se reforzaría la creencia de que la física cuántica describe el universo”.

Referencia bibliográfica:

J-D. Bancal, S. Pironio, A. Acín, Y-C. Liang, V. Scarani y N. Gisin, Quantum non-locality based on finite-speed causal influences leads to superluminal signalling. Nature Physics , DOI: 10.1038/NPHYS2460 (2012).


Miércoles, 31 de Octubre 2012
Artículo leído 36899 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Cornelio González el 02/11/2012 17:57

Cuando se habla de una 100% confiable medición de la velocidad de la luz, sale a flote un espinoso asunto: ¿es realmente cierta la velocidad de la luz c = 299’792.458 metros por segundo la, valor que ha sido adoptado en la Conferencia General de Pesos y Medidas del año 1983? Esta pregunta se hace porque existe un problema básico para aceptar sin ambages el citado dato: el denominado problema del horizonte cósmico. Al respecto nos dice Wikipedia:

“El problema del horizonte puede plantearse muy sintéticamente: los bordes del universo conocido u horizontes están separados casi 28 mil millones de años luz y la edad de nuestro universo es apenas algo menor que 14 mil millones de años. Esta cronología discrepa acerca de que, en el tiempo transcurrido desde el comienzo del universo estos dos extremos (que a tal velocidad no han podido influirse causalmente) sean tan semejantes. Si el universo es infinito y abierto no hay manera de que la radiación haya podido viajar entre los dos horizontes para igualar instantáneamente los puntos calientes y los fríos creados en el Big Bang y conseguir así el cósmico equilibrio térmico actual”.

Wikipedia nos ofrece las siguientes dos explicaciones para el problema:

“En el marco de la teoría de la relatividad general no existe un modo sencillo de explicar esta dificultad sin recurrir a hipótesis adicionales. Por ello a veces los cosmólogos han considerado este problema como «un gran dolor de cabeza». Existen dos posibles soluciones”:

A) “La teoría de la inflación, propuesta por Alan Guth y Andrei Linde. Consiste en suponer que por un tiempo el universo se expandió ultrarrápidamente, a velocidades superlumínicas, lo cual estrictamente no viola la causalidad relativista. Sin embargo, tal como opina el astrónomo Martin Rees, de la Universidad de Cambridge, persisten algunas dificultades. Una conocida declaración de Rees es que: «La inflación sería una explicación, si hubiera ocurrido», pero una dificultad adicional que surge de esta proposición es que nadie acierta qué generó un crecimiento inflacionario de ese tipo. Así pues, la inflación resuelve el problema y a la vez plantea otro igualmente difícil”. Y:

B) “Otra ‘exótica’ proposición es la teoría del universo constantemente variable (teoría de Bekenstein, modificada por Barrow, Sandvik y João Magueijo), en la cual se expresa que en el transcurso de la evolución del universo desde el Big Bang hubiera ocurrido una variación de la velocidad de la luz. Considerando la velocidad de la luz variable se resolvería también el problema, pero no parece una respuesta natural, ni aparenta haber una explicación de por qué habría podido suceder tal fenómeno. En la teoría de cuerdas se ignora cómo implementar esta hipótesis”. (Hasta aquí las explicaciones de Wikipedia)

Mis comentarios:

Las dos soluciones al problema del horizonte cósmico implican un trasfondo de TOTALIDAD Cósmica que de alguna manera ha de ser abordado y solucionado. Mi propia manera de hacerlo es como sigue:

Afirmar que en un sentido abstracto la TOTALIDAD estaría contenida en lo que es UNO (es decir: TODO= 1), es al mismo tiempo decirlo TODO sin haber explicado NADA. Pero al postular que TODO es 1 y que a ese UNO lo podríamos representar asintóticamente como el 0.9999999999… (infinitos nueves) de tal UNIDAD, podríamos igualmente manejar el asunto con mayor claridad y ello en tanto que la infinitud de un UNO que empieza a ser UNO con la inicial fracción decimal 0.9 y que podrá después crecer y crecer infinitamente como 0.9999999999…. sin alcanzar nunca su TOTALIDAD como 1. Con otras palabras: TOTALIDAD= 1= 0.9999999999999…(infinitos nueves).

Ahora bien, si aclaramos que tal inicial fracción decimal 0.9 se encuentra constituida por solo dos factores primos (dos variables) a saber: 3 x 3= 9, veremos por ello que la conducta de 0.9 será muy simple, precisa y predecible. Pero si la fracción es 0.99, sus factores primos serán 3 x 3 x 11 y con esto su conducta empieza a complejizarse y a ser menos fácil de predecir, pero no por eso su precisión sufrirá mengua. Lo mismo pasará con 0.999 y sus factores primos (3 x 3 x 3) x 37, y así sucesiva e indefinidamente, por lo que la complejidad y el comportamiento de una serie finita, pero cada vez mayor de sucesivos nueves (0.99999…), serán igualmente cada vez mayores, aunque no por eso, su exactitud y precisión como segmentos precisos de tal sucesión de nueves, sufrirán menoscabo alguno.

Y son precisamente estas informaciones sobre el comportamiento de tal UNITARIA TOTALIDAD las que pueden ser aplicadas a la UNITARIA TOTALIDAD del Cosmos en que vivimos y existimos, TOTALIDAD la cual, muy a su manera poseen todos y cada uno los infinitos puntuales conjuntos de nueves que la constituyen, Esta circunstancia nos permitirá acomodar, con aritmética exactitud, a las distintas variables (léase: los distintos factores primos) de cada uno de tales infinitos puntuales conjuntos de nueves. En consecuencia, conoceremos tambien con aritmética exactitud, toda la fenomenología física que origina la TOTAL interacción entre todas y cada una de tales variables. Ahora bien, con los datos que la actual ciencia física nos proporciona, ¿cómo podíamos establecer la existencia de una tal UNITARIA TOTALIDAD Cósmica?

UNA MANERA PRÁCTICA DE ENFOCAR EL PROBLEMA. Si tanto la masa y la energía normales, como las hasta ahora cósmicas y misteriosas masa y energía oscuras, responden a la gravedad, habría entonces una manera UNITARIAMENTE TOTALIZADA de entender, en términos relativistas y al 0.9999999999... (infinitos nueves) de la velocidad de la luz c= 1, a la tercera ley de Newton que nos dice que a toda acción en un sentido, co-responde una re-acción igual y de sentido contrario. Para ello es necesario primero visualizar, en la UNIDAD, la igualdad tanto del espacio con el tiempo, como de la energía con la masa. Partiremos para ello de un hecho palmario: de acuerdo con Einstein y como seres humanos, somos masa y como tal, también somos energía y a su vez, en tanto que masa-energía, indesligablemente también somos espacio-tiempo. De ello da fe esta simple razón-proporción, que nos TOTALIZA en la UNIDAD de velocidad de la luz c= 1:

UNIDAD de velocidad = espacio/tiempo, cuando el espacio equivale al tiempo.

UNIDAD de velocidad de la luz = energía/masa, cuando la energía equivale a la masa.

De donde:

Espacio/tiempo= energía/masa---› (energía × tiempo= acción) / (espacio × masa= reacción) = 1 = c

(No está por demás recordar que para la relatividad einsteniana, el tiempo y el espacio son, en la práctica, equivalentes, de la misma manera como lo son la energía y la masa).

De esta razón-proporción salen dos claras enseñanzas:

A) 1 - El tiempo es energía y/o a la inversa: la energía es tiempo, y 2 - El espacio es masa y/o a la inversa: la masa es espacio. Estas dos circunstancias nos permitirían resolver el intrigante misterio la energía y la masa oscuras como un asunto no externo a nosotros, sino por el contrario: como algo que depende de nuestra forma de ver y entender, tanto a la energía (que en esencia… ¡es tiempo!) como la masa (que en su íntima índole… ¡es espacio!), y:

B) La explicación del espacio-tiempo surgido(s) del Big-Bang como una(s) cósmica(s) entidad(es) esencialmente dinámicas, toda vez que, en la infinitud de la UNIDAD de la velocidad de la luz c= 1= 0.9999999999999999… (infinitos nueves), el espacio y el tiempo involucrados en tal velocidad adquieren automáticamente su carácter dinámico mediante el accionar-reaccionar resultante de su indesligable fusión con las einstenianas masa-energía. Estas naturales y cosmológicas acción-reacción explicarían muy bien la razón por la cual el Universo se encuentra en permanente expansión: mientras mayor sea la distancia observada, habrá un mayor espacio involucrado en tal acción y en consecuencia y como reacción, también una mayor masa. Dicho de otra forma: mientras más profundo – luego también durante más tiempo, que no lo olvidemos, también es energía – se ejecute la acción de observar el espacio, se percibirá una mayor expansión debida a una mayor reacción como masa...que también es espacio. El final resultado de todo es la observación de un espacio cósmico (léase: una masa) en expansión y en el cual, mientras más profunda en el espacio se ejecute la observación (léase: mientras más tiempo dure la observación) más rápida, es decir más energética, se apreciará su difusión.

Como se puede apreciar y al tenor de lo planteado en A) y en B), en todos y cada uno de los infinitos puntos adimensionales [léase: UNITARIAS TOTALIDADES= 1= 0.99999999999…(infinitos nueves)] que conforman al Cosmos, se puede iniciar la infinitud de un conteo de: un nueve, dos, nueves, tres nueves…(infinitos nueves) y cuyos factores primos irían in crescendo, de la siguiente manera (presento el caso de los veinte primeros nueves)::

Un nueve: 9= (3 x 3)
Dos nueves: 99= (3 x 3= 9) x11
Tres nueves: 999= ( 3 x 3 x 3= 27) x 37
Cuatro nueves: 9999= (3 x 3= 9) x 11 x 101
Cinco nueves: 99999= (3 x 3= 9) x 41 x 271
Seis nueves: 999999= (3 x 3 x 3= 27) x 7 x 11 x 13 x 37
Siete nueves: 9999999= (3 x 3= 9) x 239 x 4649
Ocho nueves: 99999999= (3 x 3= 9) x 11 x 73 x 101 x 137
Nueve nueves: 999999999= (3 x 3 x 3 x 3= 81) x 37 x 333667
Diez nueves: 9999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 41 x 271 x 9091
Once nueves: 99999999999= (3 x 3= 9) x 21649 x 513239
Doce nueves: 999999999999= (3 x 3 x 3= 27) x 7 x 11 x 13 x 37 x 101 x 9901
Trece nueves: 9999999999999= (3 x 3= 9) x 53 x 79 x 265371653
Catorce nueves: 99999999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 239 x 4649 x 909091
Quince nueves: 999999999999999= (3 x 3 x 3= 27) x 31 x 37 x 41 x 271 x 2906161
Dieciséis nueves: 9999999999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 17 x 73 x 101 x 137 x 5882353
Diecisiete nueves: 99999999999999999= (3 x 3= 9) x 2071723 x 5363222357
Dieciocho nueves: 999999999999999999=(3 x 3 x 3 x 3= 81) 7 x 11 x 13 x 19 x37 x 52579 x 333667
Diecinueve nueves: 999999999999999999= (3 x 3= 9) x 1111111111111111111
Veinte nueves: 99999999999999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 41 x 101 x 271 x 3541 x 9091 x 27961

Y así sucesivamente y sin un final a la vista….

Los segmentos de la UNITARIA TOTALIDAD Cósmica: 1= 0.99999999999… (infinitos nueves) conformados por infinitos números pares de nueves (99) son tambien, a su vez, múltiplos de sus factores primos: 99= 3x3x11.Esta circunstancia conlleva implícito el hecho de que, para la mitad de los infinitos nueves que constituyen tal UNITARIA TOTALIDAD, el 99 y sus factores primos conforman tambien a los factores primos de los múltiplos pares de dos nueves: 99= 3x3x11; de cuatro nueves: 9999= (3x3= 9)x11x101; de seis nueves: 999999= (3x3x3= 27)x7x11x13x37, etc., etc. En consecuencia y de modo invariable, estos números pares de nueves [que se constituyen por sí mismos en la mitad estadísticamente promediada de la UNITARIA TOTALIDAD 1= 0.99999999.…(infinitos nueves)] albergan siempre en su interior, matrices numéricas coordenadas cartesiamente de manera compleja, lo que los convierte en el más inapreciable filón de información científica acerca de las equilibradas--desequilibradas normas cartesiano-complejas con las opera la mitad estadística de tal UNITARIA TOTALIDAD Cósmica y de la cual y en tanto que seres humanos, formamos parte indesligable.

Respecto a esta notable característica de orden estadístico y probabilista de la infinita red que conforma la UNITARIA TOTALIDAD Cósmica= 1= 0.999999999999999… (infinitos nueves), hay que tener en cuenta, no obstante, un muy importante detalle: cuando en esta secuencia se van alcanzando valores fragmentarios de UNITARIA TOTALIDAD Cósmica, tales como por ejemplo, los factores primos de seis nueves: 999999= 3x3x3x7x11x13x37, es necesario considerar que el número 6 posee dos factores primos: 2x3. Esto significa que dentro de los factores primos de 999999 (seis nueves) están, tanto los factores primos de dos nueves: 99= 3x3x11, como los factores primos de tres nueves: 999 = 3x3x3x37, factores primos los cuales se integran en los seis nueves: 999999 = (3x3x3x37=999) x (7x11x13= 1001). Nótese sin embargo que la aparición de los nuevos factores primos 7 y 13, le han impreso a 999999 (seis nueves) un comportamiento muy diferente: (3x3x3x37)= 999 y (7x11x13)= 1001; repárese aquí que 999 y 1001 son, respecto a la UNITARIA TOTALIDAD Cósmica 999999, valores recíprocamente inversos: 1/999= 999999 / 999= 1001 y/o, a la inversa: 1/1001= 999999 / 1001= 999, de donde: 999x1001= 999999 o fragmento de la UNITARIA TOTALIDAD Cósmica. Sobre este tipo de conducta de segmentos de números pares de nueves sucesivos, ya habíamos hablado antes en el Apéndice 18: Comentarios a unos textos de Joao Magueijo (ver en ¿Hombre=Cosmos?, página 188 y siguientes), cuando tocamos el tema de las cuánticas y muy sui generis propiedades cartesiano-complejas que de UNITARIA TOTALIDAD e inherentes al número primo 11, son aplicadas al Universo en su TOTALIDAD. También vimos la universal consecuencia geométrico-cartesiana de este tipo de comportamiento en el Apéndice 19: El espín intraatómico: ¿una microscópica propiedad derivada de la gran UNITARIA TOTALIDAD que configura al Cosmos? (Ver ¿Hombre=Cosmos?, página 194 y siguientes).

Esta norma se cumple invariablemente para los factores primos que conforman a los cocientes que, como inversos fraccionario-decimales, obtenemos entre dos, tres, cuatro cinco, seis…, etc., números primos, cocientes cuya expresión conste de un número par de dígitos, circunstancia esta última la cual, en cada oportunidad va volviendo más y más complejas a las que ya de por sí, han llegado a convertirse en unas asintóticas co-relaciones internas de la UNITARIA TOTALIDAD del Cosmos, pero entendida esta como 1= 0.9999999999999999… (infinitos nueves), co-relaciones las cuales describe y maneja con absoluta sabiduría, el UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal.

Pregunto entonces: ¿no subyacen tras este tipo de consideraciones sobre el desarrollo fraccionario decimal de las cuantificadas secuencias: 1/2, 1/3, 1/4, 1/5, 1/6… (¿el microscópico infinito de la Ley de Zipf?*), inherentes a la UNITARIA TOTALIDAD del Cosmos, los mismísimos estadísticos y probabilistas nodos**, que tanta trascendencia tienen en la Teoría de la Información?

…………………………………………

* Ley de Zipf, formulada en la década de 1940, es una ley empírica según la cual, por ejemplo, en una lengua, la frecuencia de aparición de distintas palabras sigue una distribución que puede aproximarse por:

Pn ~ 1/nª

donde Pn representa la frecuencia de una palabra ordenada n-ésima y el exponente a es próximo a 1. Esto significa que el segundo elemento se repetirá aproximadamente con una frecuencia de 1/2 de la del primero, y el tercer elemento con una frecuencia de 1/3 y así sucesivamente…” (Wikipedia)

………………………………………

* Definiciones de nodo:

1 - "Punto de intersección o unión de varios elementos que confluyen en el mismo lugar". Ejemplo: en una red de ordenadores cada una de las máquinas es un nodo, y si la red es Internet, cada servidor constituye también un nodo. (Wikipedia).

2 – “En Informática: cada uno de los puntos principales de una red informática en los que se realiza concentración, expansión, conmutación de líneas o canales así como provisión de servicios” (Diccionario de la Lengua Española LAROUSSE).

Ver también:

1 - Desarrollan una fórmula universal para desvelar códigos ocultos. Proteínas, textos antiguos y hasta pasos de danza pueden esconder mensajes secretos.
http://www.tendencias21.net/Desarrollan-una-formula-universal-para-desvelar-codigos-ocultos_a4930.html

2 - La semejanza es un factor clave en el aumento de conexiones dentro de redes La popularidad no es suficiente para explicar el incremento de relaciones.
http://www.tendencias21.net/La-semejanza-es-un-factor-clave-en-el-aumento-de-conexiones-dentro-de-redes_a13150.html

2.Publicado por CachiBrasil el 04/11/2012 21:20
La nota es muy interesante y nos pone en presencia de lo que a mi modo de ver es la esencia de la Ciencia: el conocimiento científico avanza no de manera simplemente lineal, sino cíclica y espiralada, donde teorías, hipótesis y comprobaciones experimentales van dejando lugar a otras que las trascienden y superan dialécticamente , eliminando los elementos cualitativamente no aceptables para pasos más complejos.
"En el Universo todo podría estar influenciado por todo", que se menciona en esta nota, me parece un principio muy válido, expresado en lo que conozco como Ley de Estructura: "Nada está aislado, sino relacionado dinámicamente con otros seres dentro de ámbitos condicionantes" y la Ley de Concomitancia, que trasciende el principio lineal de causa-efecto: "Todo proceso está determinado por relaciones de simultaneidad con procesos del mismo ámbito".
Por último, la nota aborda la trascendencia del espacio-tiempo, que implica la trascendencia de la vida física y psíquica tal como la conocemos, lo que aproxima la Cuántica a formas de sabiduría muy antiguas desarrolladas por maestros del Oriente como Lao Tse y Sidartha Gautama. En este sentido hay dos libros de un físico cuántico, Fritjop Kapra: "El Tao de la Física" y "Punto de mutación"

3.Publicado por ERNESTO GRÜN el 04/11/2012 22:39
puede ser interesante conectar esto con el importante libro del Prof, ERWIN LASZLO La ciencia y el Campo akasico Una Teoria Integral del Todo
http://wwhttp://www.tendencias21.net/_admin/rte/images/underline2.gifw.quedelibros.com/libro/2247

4.Publicado por ERNESTO GRÜN el 04/11/2012 22:56
es interesante conectar esto con el importante libro del Prof Ervin Laszlo "La ciencia y el campo akasico.LA CIENCIA Y EL CAMPO AKASICO: UNA TEORIA INTEGRAL DEL TODO http://www.quedelibros.com/libro/22471/La-Ciencia-Y-El-Campo-Akasico.html

5.Publicado por Antonio Salguero el 05/11/2012 00:42
___Hola
___La noticia es muy interesante, sobre todo porque genera un desafío al pensamiento de la ciencia.
___Por ejemplo, particularmente relaciono las partículas cuánticas con una parte de la estructura de la Mente Humana.
___Al respecto he sostenido que el Ser Humano es propietario (destinatario) de una particular "Mente Simultánea", es decir, una parte es cerebral, neuronal y orgánica. En cambio la otra parte es de naturaleza Cuántica, pues tiene algunas condiciones propias de las partículas cuánticas, como ser la velocidad y la posibilidad de estar en dos sitios a la vez.
___Otra de las cuestiones que me llevan a escribir estas líneas, es que, por raro que parezca a los hombres de ciencia, nuestra Realidad física en el planeta, también coexiste a la misma vez, con otra Realidad / dimensión Espacio Temporal diferente. A esta realidad accede nuestra Psiquis Pensante, esa que no es el cerebro ni el sistema nervioso, pero que se comporta como partículas u ondas según sea el caso.
___Me parece oportuno el comentario del Dr Nicolas Gisin, al señalar que: “nuestros resultados dan peso a la idea de que las correlaciones cuánticas, de alguna manera, surgen desde fuera del espacio-tiempo". ___Quiero decir con esto que por fuera de nuestro Universo Físico conocido, hay otra Realidad (no percibida aún), que tiene la rara característica de estar conectada con una parte de nuestra estructura mental. De allí que "por raro que parezca", la Mente Humana (Homínida) es el resultado de una conjunción Simultánea de dos Inteligencias diferentes. (Una orgánica, la otra cuántica).
___Un abrazo a todos.

6.Publicado por Cornelio González el 07/11/2012 01:16

La TOTALIDAD es superior a la suma de las partes que la componen: Aristóteles
La TOTALIDAD es igual al producto entre las partes que la componen: UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal

…………………………………………..

El profesor Antonio Acín colabora en una nueva prueba que demuestra cómo las predicciones de la teoría cuántica desafían la teoría de la relatividad de Einstein.

LA TEORÍA CUÁNTICA RETA PREDICCIONES DE EINSTEIN EN SU TEORÍA DE LA RELATIVIDAD.
http://www.icfo.es/index.phpsection=news1&lang=spanish&op=show_announcement&announcement_id=1786

Los físicos han propuesto una prueba que muestra que es imposible de explicar las correlaciones cuánticas como influencias ocultas que se propagan continuamente y con arbitraria aunque finita velocidad, en el espacio-tiempo. El Profesor de ICREA en el ICFO, Antonio Acín colabora en la propuesta con un equipo internacional de investigadores de Suiza, Bélgica y Singapur

El documento: "No localidad cuántica basada en la velocidad finita de influencias causales que conducen a una señalización superlumínica" y que aparece en Nature Physics, se basa en lo que los investigadores denominan una "desigualdad debida a influencias ocultas”. El problema es que la teoría cuántica predice un comportamiento extraño y no-local de las partículas, tal como el de dos partículas "entrelazadas" que se comportan como si fueran una sola, incluso cuando están muy separadas. Esto parece violar el sentido de causa y efecto en el espacio y el tiempo.

"Las correlaciones no-locales entre partículas cuánticas son un fenómeno contradictorio, ya que parecen implicar una influencia entre las partículas que se propaga más rápido que la velocidad de la luz. En nuestro estudio, hemos demostrado que los modelos donde estas influencias se propagan con una velocidad arbitraria, aunque finita, sólo podían reproducir la física cuántica si se violaba la teoría de Einstein de la relatividad ", explica el Dr. Acín. (Hasta aquí la trascripción del articulo del Dr, Antonio Acín)

…………………………………………………

A nadie se le escapa la inmediata percepción de que cualquier desplazamiento espacial entre dos puntos una velocidad mayor necesita menos tiempo mientras que, que por el contrario, a una velocidad menor, el mismo desplazamiento necesita más tiempo. Esto por supuesto nos sucede a todos en el macromundo en el que vivimos. Pero, ¿sucede lo mismo en el micromundo de la mecánica cuántica, micromundo del cual tambien podemos decir que no tenemos una percepción inmediata? Y si tal percepción no es inmediata, ¿deja por eso de ser real, de existir tal micromundo? Al respecto y con la intención de suministrar un conocimiento más preciso sobre el alucinante mundo mecanocuántico, trascribo a continuación la siguiente información sobre el denominado “efecto de túnel” cuántico*, de Francis (th)E mule Science's News, el cual quizás nos permita ahondar mayormente en la comprensión de lo que es realmente la misteriosa mecánica cuántica:

En el efecto túnel cuántico, ¿cuánto tiempo pasa la partícula en el interior del túnel? *

El efecto túnel cuántico parece magia. Uno se imagina una pelota chocando contra una pared, rebotando unas veces y atravesándola otras. Nada más lejos de la realidad (cuántica). ¿Dónde se encuentra una “pelota cuántica,” a un lado o a otro de la pared? La función de onda (su amplitud al cuadrado) nos da la probabilidad de encontrarla en uno u otro lugar. ¿Cómo evoluciona la función de onda según la ecuación de Schrödinger? Se ensancha (dispersa) conforme se propaga y llega a tener una “anchura” mayor que la propia pared, por lo que de forma natural acabará ignorándose si la pelota “cuántica” está a un lado o a otro. Esto es el efecto túnel cuántico.

La “magia” del efecto túnel cuántico nos provoca muchas preguntas. ¿Cuánto tiempo dura? Es decir, ¿cuánto tiempo pasa la “pelota cuántica” atravesando la pared? No dura nada. Es un proceso instantáneo (no local en lenguaje cuántico). No tiene duración es la respuesta que dará quien cree que entiende la mecánica cuántica, o en palabras de Richard Feynman, quien confiesa que no la entiende (“si crees que la entiendes, es que no la entiendes”). Los resultados experimentales confirman este resultado teórico. Nos lo recuerda Günter Nimtz, “Universal Time Tunneling,” ArXiv preprint, 26 Jan 2009:

“¿Cuánto tiempo puede gastar al interior de un túnel cuántico un paquete atravesando una barrera de potencial? Cálculos mecanocuánticos dan como resultado un tiempo cero en el interior de tal barrera. Por ejemplo, el tiempo invertido para recorrer la barrera se encontró que era cero en el experimento de una reflexión interna total frustrada (FTIR): Reflejada y señales transmitidas llegaron al detector al mismo tiempo, a pesar del hecho de que el haz transmitido viajaba una distancia adicional (independientemente de tal distancia)”.

Puede parecer paradójico, ya que la teoría de la relatividad, nuestra única teoría física sobre los intervalos de tiempo, no nos permite hablar de intervalos de tiempo nulos. Ningún proceso puede ser instantáneo. Para ello el proceso tendría que ser superlumínico (producirse a una velocidad superior a la velocidad de la luz en el vacío). ¿Se transmite la “pelota cuántica” a través de la barrera a una velocidad superior a la velocidad de la luz? Los resultados de los experimentos ópticos (con láseres o con microondas) indican que sí (con electrones es muy difícil realizar este tipo de experimentos). Günter Nimtz, “On superluminal tunneling,” Progress in Quantum Electronics 27: 417-450, 2003:

“El principio de causalidad no es violado por una velocidad superluminal (en túnel) a pesar de que la duración de tiempo entre la causa y el efecto puede ser reducido en comparación con un intercambio o interacción luminal”.

El efecto túnel es superlumínico pero no permite enviar señales a una velocidad mayor que la velocidad de la luz. Para que podamos “medir” la “pelota cuántica” una vez ha atravesado la barrera (instantáneamente) tenemos que esperar cierto tiempo, que es proporcional al inverso de la energía (frecuencia de la función de onda) de la partícula. La física cuántica es así. No es capaz de “violar” la relatividad. Este tiempo que hay que esperar es independiente del tipo de “pelota” (partícula) y del tipo de “pared” (barrera de potencial) y su anchura. Es un tiempo universal. Y Günter Nimtz prosigue:

“Los datos experimentales de tiempo tunelización fotónica, fonónica, y electrónica, muestra que es una propiedad universal independiente del campo en cuestión”.

¿Qué es el tiempo universal asociado al efecto túnel? Nadie lo sabe exactamente. Nimtz, experto en este tipo de experimentos con fotones, supone que es el tiempo necesario para que la onda evanescente (no propagante) que aparece en la pared opuesta “instantáneamente” se transforme en una onda propagante, que ya permite “medir” al fotón (restaurando la causalidad relativista). Este tiempo es proporcional al inverso de la frecuencia del fotón, que es proporcional a su energía. Esta analogía óptica es “razonable” en el caso cuántico si asumimos que la función de onda es “real” (es la oscilación de “algo”). Sin embargo, el realismo de la función de onda es algo muy discutido en Mecánica Cuántica y según la interpretación estándar la función de onda es sólo una herramienta matemática para ayudarnos a entender ciertos resultados experimentales. La magia del efecto túnel sigue dándonos sorpresas. (Hasta aquí la trascripción de artículo de Francis (th)E mule Science's News).

En el último parágrafo del citado artículo, he resaltado en negrilla los conceptos que son fundamentales para la explicación que sigue: la imperiosa necesidad, tanto de un tiempo universal [tiempo entendido como la capacidad de dos sucesos mecanocuánticos para, entre sí, diferenciarse y sucederse infinitesimalmente (asintóticamente) y en cada oportunidad, más y más rápidamente y ello sin un final a la vistab[]]b, como la no menos imperiosa necesidad de una función de onda, tambien universal y que UNITARIAMENTE intercomunique, mediante el efecto de túnel cuántico, a pares de tales sucesos mecanocuánticos y que, de paso, explique tambien los resultados experimentales a los que ha llegado Günter Nimtz.

Pues bien, la explicación y aplicación, de tal tiempo y tal función de onda universales aparece, de forma natural, en el seno del UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal el cual explica fehacientemente a la Microondulatoria Radiación de Fondo Cómico (MRFC) de los 3° Kelvin. Tal Radiación es citada con frecuencia por los investigadores que se dedican al problema de la informática conexión causal entre los 27.500 millones de kilómetros que separan los bordes opuestos de lo que sería el Universo conocido. En los términos de la MRFC, esta conexión parece violar flagrantemente el límite de la velocidad de propagación de la velocidad de la luz medida como c = 299’792.458 metros por segundo, toda vez que, a esa velocidad, la MRFC no puede haber recorrido sino la mitad de los 27.500 millones de kilómetros. Más bien y a cambio de eso, la MRFC ha instaurado los relativistas, UNITARIOS y cósmicos mecanismos espacio-temporales y másico-energéticos de acción-reacción necesarios para conseguir que los extremos opuestos del Universo que conocemos, se comuniquen instantáneamente. Para la explicación que sigue, muy cordialmente solicito al lector se empape primero y muy bien, del contenido del Capítulo 2: La radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin: ¿una puerta hacia el Infinito?, página 20 y siguientes de mi obra virtual ¿Hombre=Cosmos?

En la página 30 de ¿Hombre=Cosmos? se encuentra la matriz numérica que identifica a la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin (MRFC). Pido entonces al lector que recorte la hoja y después de pasar sobre el papel una plancha caliente y aprovechando el calor remanente de la hoja, pasar varias veces sobre la hoja una vela de parafina y de nuevo pasar la plancha. Repítase la operación hasta lograr, por la dilución de la parafina y en función del mecanocuántico “efecto de túnel” entre pares de estados cuánticos mutuamente especulares y a su vez, con diferencia de temperatura, una semitransparencia del papel que permita captar, muy intuitivamente, la aparente y cristalina tridimensionalidad del cosmos en el que vivimos.

Esta ilusión es debida a que la observación por parte del hombre del “espacio” (léase: el cósmico vacío cuántico) contenido entre los complejamente coordenados 90 estados cuánticos anversos (situados en un borde del Universo conocido) y los “otros” 90 estados cuánticos reversos (igualmente coordenados complejamente y ubicados en el borde opuesto del Universo conocido), tal humana observación repito, conforma un juego de imágenes matriciales mutuamente especulares, las cuales, aparentemente separadas entre sí por un espacio que mide 27.500 millones de años luz. En los términos de la física de Newton, esta le otorgaría una aparente tridimensionalidad a la conjunción de las 2D (alto y ancho) del “espacio” con las 3D, donde el “tiempo” lo asumirían los espaciales adelante (futuro) y/o el atrás (pasado), configurándose así y mediante una mutua dinámica especular, lo que conocemos como espacio-tiempo.

Pero cuando afirmo que tal UNITARIO juego especular entre las matrices que tridimensionalmente identifican a los 90 estados cuánticos anversos y los 90 estados reversos implica solo la apariencia de una separación de 27.500 millones de años luz, es única y exclusivamente porque la función de onda que los intercomunica….. es realmente una ondulatoria función de la consciencia humana con la capacidad de, instantáneamente, interrelacionar y mediante la ilusión de un “real” y dual desplazamiento de 180°, a cada uno de los 3 pares de nociones geométricas complejamente coordenadas: derecha↔izquierda, arriba↔abajo y la que es quizás más determinante: la del ilusorio desplazamiento de las nociones espacio-temporales: atrás(pasado)↔adelante(futuro). Que no es otra cosa la mecánica cuántica de la “fantasmagórica acción a distancia” que hasta su muerte perturbó al genio de Einstein pero que hoy ya y con el seminal trabajo del físico francés Alain Aspect (nacido el 15 de junio de 1947), se ha confirmado plenamente, aunque hay todavía mucho trabajo – fundamentalmente filosófico – por delante para terminar de entenderla en su verdadera y profunda dimensión.

……………………………………………………

* http://francisthemulenews.wordpress.com/2009/02/03/en-el-efecto-tunel-cuantico-cuanto-tiempo-pasa-la-particula-en-el-interior-del-tunel/

Qué es un “túnel cuántico”: “A escala cuántica, los objetos exhiben un comportamiento ondular. En la teoría cuántica, un cuanto moviéndose en dirección a una "colina" de potencial energético, puede ser descrito por su función de onda, que representa la amplitud probable que tiene la partícula de ser encontrada en una posición allende la estructura de la curva. Si esta función describe la posición de la partícula perteneciente al flanco adyacente al que supuso su punto de partida, existe cierta probabilidad de que se haya desplazado "a través" de la estructura, en vez de superarla por la ruta convencional que atraviesa la cima energética relativa. A esto se conoce como efecto túnel”. (Wikipedia).

7.Publicado por Cornelio González el 07/11/2012 16:23
Una necesaria ampliación de la información que aparece en el último parágrafo de mi comentario 6, donde expresé lo siguiente:

“Pero cuando afirmo que tal UNITARIO juego especular entre las matrices que tridimensionalmente identifican a los 90 estados cuánticos anversos y los 90 estados reversos implica solo la apariencia de una separación de 27.500 millones de años luz, es única y exclusivamente porque la función de onda que los intercomunica….. es realmente una ondulatoria función de la consciencia humana con la capacidad de, instantáneamente, interrelacionar y mediante la ilusión de un “real” y dual desplazamiento de 180°, a cada uno de los 3 pares de nociones geométricas complejamente coordenadas: derecha↔izquierda, arriba↔abajo y la que es quizás más determinante: la del ilusorio desplazamiento de las nociones espacio-temporales: atrás(pasado)↔adelante(futuro). Que no es otra cosa la mecánica cuántica de la “fantasmagórica acción a distancia” que hasta su muerte perturbó al genio de Einstein pero que hoy ya y con el seminal trabajo del físico francés Alain Aspect (nacido el 15 de junio de 1947), se ha confirmado plenamente, aunque hay todavía mucho trabajo – fundamentalmente filosófico – por delante para terminar de entenderla en su verdadera y profunda dimensión”. (Hasta aquí la trascripción).

Respecto al texto resaltado en negrillla, existe una forma intuitiva y directa de comprobar lo que allí expuse: sitúese el lector al frente de un espejo normal, es decir, un espejo plano. Levante por ejemplo, su mano derecha e interrogue a su propio reflejo en el espejo (que está al frente, adelante de usted) sobre cual mano él está levantando: la respuesta instantánea e invariable será: la izquierda. Pero mucha atención: esa es la respuesta para usted que permanece inamovible a “este” lado del espejo porque si se coloca usted en los zapatos del “otro” (que no lo olvide: es usted mismo, pero situado adelante suyo) que está al “otro” lado del espejo, la respuesta será la que usted espera: la derecha. Pero en esta ocasión la respuesta no ha sido inmediata: ha debido mediar un tiempo (el que usted ha utilizado en el razonamiento) para obtener una respuesta, en este caso totalmente contraria a la instantánea respuesta obtenida en primer caso.

Pues bien, lo que hasta aquí ha sido comentado sucede con las nociones geométrico-cartesianas derecha↔izquierda. Pero lo propio sucede tambien (tanto inmediata, como mediatamente), con las nociones geométrico-cartesianas: arriba↔abajo, y con las nociones geométrico-cartesianas que son, quizás las más determinantes: las del ilusorio desplazamiento especular de 180° entre las nociones espacio-temporales: atrás(pasado)↔adelante(futuro).

Como el lector puede apreciar, el conocimiento humano adquirido en función de este tipo de comportamiento geométrico-cartesiano de las ondas de la luz, en nada difiere de lo que anteriormente exprese como: “… una ondulatoria función de la consciencia humana con la capacidad de, instantáneamente, interrelacionar y mediante la ilusión de un “real” y dual desplazamiento de 180°, a cada uno de los 3 pares de nociones geométricas complejamente coordenadas: derecha↔izquierda, arriba↔abajo y la que es quizás más determinante: la del ilusorio desplazamiento de las geométrico-cartesianas nociones espacio-temporales: atrás(pasado)↔adelante(futuro)”.

A este respecto, no deja de ser en extremo cuestionante el hecho biológico y fisiológico de que en todos y cada uno de nuestros órganos, la codificación de la información que los hace vivir, sea justamente la que se encuentra en las dos mutuamente especulares cadenas de ADN, las cuales y como un efecto físico de su mutual especularidad, se entorchan sobre sí mismas, desentorchándose solo para generar nuevas cadenas, indispensables estas para el desarrollo y mantenimiento del fenómeno vital-consciente de sí mismo que se denomina: HOMBRE.

8.Publicado por Cornelio González el 09/11/2012 18:30
Para todos aquellos lectores que deseen profundizar realmente sobre estos apasionantes temas relacionados con los UNITARIOS fundamentos cuánticos y relativistas, tanto de nuestra Humana Condición, como paralelamente, de nuestro Humano Conocer y su íntima relación con la Microondulatoria Radiación de Fondo Cómico de los 3° Kelvin, muy cordialmente los invito a leer y a meditar muy profundamente y en el mismo orden, sobre los siguientes contenidos de mi obra virtual ¿Hombre=Cosmos?:

1) Capítulo 2: La radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin: ¿una puerta hacia el Infinito? Página 20 y siguientes.

2) Capítulo 3: El Hombre Cósmico: ¿microondas cósmicas + microondas orgánicas? Página 34 y siguientes.

3) Primer epilogo: EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE. Página 126 y siguientes.

4) Segundo epilogo: Encontrar el Espíritu en el tejido del espacio y el tiempo. Traducción al español de: http://www.enlightennext.org/magazine/j46/hameroff.asp . Una entrevista con Stuart Hameroff por Tom Huston con Joel Pitney, página 139 y siguientes.

Por su atención e interés, muchas gracias.

9.Publicado por Jose Antnonio Palos el 12/11/2012 07:21
Hola Cornelio!
Ya esta mas cerca, lo que eso pueda significar.
Supongamos que asi sea, el ETEM (EspacioTiempoEnergíaMateria) como un cumulo único)=1 de elementos auto relacionados.
Mas sin embargo SE MUEVE, animado Es.
Nos queda entonces el problema del que observa la animación, y es animal al mismo tiempo.
Nos envolvemos al problema de la memoria, exquisitamente explicito aqui en las disertaciones de Cornelio.
Donde radica la memoria de la particula subatomica que supraluminicamente se conecta con su gemelo entrelazdo?
Se decia que dios Geoemtriza y el acceso a esa Geometria pasada en vigilia es lo que nos diferencia de los otros animales (Si estás leyendo esto eres capáz de no absorver mas del 70% del aire, que es nitrógeno y ni tu ni yo sabemos como lo hacen igual los delfines y los hamsters de mis hijos, caray, si nos da halopacia-perdidad de cabello ni eso podemos evitar,como no pudimos evitar la caida de los dientes de leche).
El problema es la memoria, pregúntenle a la biblioteca de Alejandría.
Les invito a que desarrollemos nuestro potencial de acceso a la memoria, que, de ser cierto lo que todos ya saben que lo es (Mas no se atreven a salir del cajón de sastre de su monetaria suplemetación o estatus quo), estos resultados implican la presunción del poder acceder en cualquier momento a cualquier memoria de información-geometria de cualquier estado anterior en el tiempo en cualquier lugar en el espacio.
Conocimiento completo acerca del finito numero de geomerias pasadas durante los acontecimientos en el espacio tiempo.
Potencia de saber exactamente que fué, que es y, por que no, que será.
El conocimiento de la geometria-información es poder.
Afan de cratos en el que no patrocina investigaciones, amor al cratos del que repudia a los que quieren ser patrocinados en este modelo de ideas.
Les invito a conocer-repasar el modelo de evolución de la conciencia que propuse hace un poco mas de 12 años en una revista y que publiqué hace 4 años.
[http://nuevapiedraroseta.blogspot.mx/2011/01/capitulo-1-de-la-nueva-piedra-roseta-en.html
]http://nuevapiedraroseta.blogspot.mx/2011/01/capitulo-1-de-la-nueva-piedra-roseta-en.html
Cornelio, felicidades! La repetición es la madre de toda la sutentación de la memoria.
Cual es la rlación entre las ocurrencias de las raices primas de la secuencia 9999 infinita?
Me sale a memoria (Curioso) el análisis de Maurice Coterrell de la numeracion base 20 de los Mayas:http://www.mauricecotterell.com/
La memoria está ahi, en cada celula de tu cuerpo.
Tal vez la kinesiología holística nos ayude a Re-Cordarlo, y, en el mejor de los casos, actuar en consecencia.
Al final del día, igual que cuando se fueron nuestros tatarabuelos, este universo seguirá moviéndose y nosotros con nuestra memoria iremos a ese no lugar de donde salió todo, y observaremos.
"En la ignorancia, no hay conocimiento-memoria posible, por lo tanto, tampoco libertad"
Saludos.

10.Publicado por Cornelio González el 13/11/2012 02:50
Hola Jose Antonio:

Me agrada mucho el volver a saber de ti y de tus brillantes chispazos (por los que te felicito) a través de estos comentarios en Tendencias 21.

Siempre ha sido para mí muy cuestionante el legado de conocimiento que tus antecesores mayas le han dejado al hombre de hoy. Para citar un solo ejemplo: los 4 costados de la pirámide de Chichen Itzá poseen 9 grandes escalones y también por los 4 costados se ubican igual número de escalinatas, cada una con 91 peldaños, lo que hace que entre las cuatro acumulen 364 escalones, una cifra muy cercana a los 365 días del año. Pero lo que para mí es en verdad inquietante es el número de escalones de cada escalinata: 91, vale decir, el número que identifica a la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin (¿……?), esto sin contar que en la tumba del ilustre gobernante Pacal Votam, en Palenque, en cada una de sus dos manos aparecieron, labradas en jade, dos figuras geométricas trascendentales: una esfera y un cubo.

Pero el ámbito poético el tema de los trascendente no se queda atrás: tu compatriota, el poeta mexicano Jaime Torres Bodet (1902-1974) nos permite vislumbrar, en unos bellísimos versos cargados de sentido, lo que significa la sublime pero no por eso, menos esencial y agobiante responsabilidad de “re-crear” a través de nuestra terrenal experiencia, lo que de verdadero HOMBRE hay en nosotros, como lo demuestran los últimos cinco versos del siguiente poema: ….¡nuestra individual e insoslayable responsabilidad de labrar la perfección de nuestro SER, en, con, y para nosotros mismos, en tanto que nuestro propio Cosmos en espera de realizarse!, (ver página 126, en ¿Hombre=Cosmos? ):

Nunca me cansará

Nunca me cansará mi oficio de HOMBRE,
HOMBRE he sido y seré mientras exista.
HOMBRE no más: proyecto entre proyectos,
boca sedienta al cántaro adherida,
pies inseguros sobre el polvo ardiente,
espíritu y materia vulnerables
a todos los oprobios y las dichas....
Nunca me sentiré rey destronado
ni ángel abolido mientras viva,
sino aprendiz de HOMBRE eternamente,
HOMBRE con los que van por las colinas
hacia el jardín que siempre los repudia,
HOMBRE con los que buscan entre escombros....
¡la verdad necesaria y prohibida!
HOMBRE entre los que labran con sus manos
lo que jamás hereda un alma digna,
porque de todo cuanto el HOMBRE ha hecho
la sola herencia digna de los HOMBRES…..
¡es el derecho de inventar su vida!

Y para Torres Bodet, la consciente pero tambien agobiante presencia de sí mismo en un laberíntico juego de espejos como el que en ¿Hombre=Cosmos? se ha planteado, parece haber jugado un papel crucial, tanto en su vida personal como en su obra poética:

Dédalo

Enterrado vivo en un infinito
dédalo de espejos, me oigo, me sigo,
me busco en el liso muro del silencio.

Pero no me encuentro….

Palpo, escucho, miro.
Por todos los ecos de este laberinto,
un acento mío está pretendiendo
llegar a mi oído.

Pero no lo advierto….

Alguien está preso aquí, en este frío
lúcido recinto, dédalo de espejos...
Alguien, al que imito.
Si se va, me alejo. Si regresa, vuelvo.
Si se duerme, sueño. "¿Eres tú?", me digo...

Pero no contesto.

Perseguido, herido por el mismo acento
-que no sé si es mío- contra el eco mismo
del mismo recuerdo en este infinito
dédalo de espejos… enterrado vivo.


Y para cerrar, esta joya, que presumo es tuya:

“En la ignorancia, no hay conocimiento-memoria posible, por lo tanto, tampoco libertad”

Jose Antonio, por tus palabras acerca de mi búsqueda: muchas gracias. Creo que, al igual que tú, todos y cada uno de nosotros debemos aportar nuestro grano de arena en esta empresa por el descubrimiento de lo fundamental, en y para nuestra Humana Condición.

Un abrazo

11.Publicado por Cornelio González el 15/11/2012 11:03
Por su gran actualidad con referencia a los temas y a los comentarios hechos a este artículo, transcribo a continuación el siguiente artículo del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) y que fue publicado el 18 noviembre 2010 20:00:

DESCUBREN UN VÍNCULO SORPRESA ENTRE LOS EXTRAÑOS FENÓMENOS CUÁNTICOS

Una investigadora de la Universidad Nacional de Singapur y otro de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) relacionan esta semana en Science dos conceptos fundamentales y aparentemente contradictorios de la mecánica cuántica: la incertidumbre y la no-localidad, de tal forma que el primero establece límites al segundo.

Forzar la no-localidad cuántica requeriría que se quebrantara el principio de incertidumbre, pero luego no habría forma de saber lo que se desencadenaría.

El principio de incertidumbre de Heisenberg establece que ciertas medidas en una partícula, como su posición y el momento lineal, no se pueden predecir a la vez. Respecto a la no-localidad, que Einstein denominó "acción fantasmal a distancia", las mediciones realizadas en uno de los dos sistemas entrelazados, que están separados en el espacio, pueden influir en el otro. Dos científicos han descubierto ahora un vínculo fundamental entre las dos propiedades que definen la física cuántica.

La investigadora Stephanie Wehner, del Centro de Tecnología Cuántica de Singapur y de la Universidad Nacional de Singapur, y Jonathan Oppenheim, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), publican esta semana su trabajo en el último número de la revista Science.

El resultado se anuncia como un avance espectacular en el conocimiento básico de la mecánica cuántica, y proporciona nuevas pistas a los investigadores que busquen comprender los fundamentos de la teoría cuántica. El resultado se refiere a la pregunta de por qué el comportamiento cuántico es tan raro como es, pero no más.

El extraño comportamiento de las partículas cuánticas, como los átomos, los electrones y los fotones que componen la luz, ha dejado perplejos a los científicos durante casi un siglo. Albert Einstein se cuenta entre los que pensaban que el mundo cuántico era tan extraño que la teoría cuántica debía de estar equivocada, pero los experimentos han confirmado las predicciones de la misma.

Uno de los aspectos extraños de la teoría cuántica es que es imposible saber ciertas cosas, como el momento de una partícula y su posición al mismo tiempo. El conocimiento de una de estas propiedades afecta a la precisión con la que se puede aprender de la otra: el citado “principio de incertidumbre de Heisenberg”.

El otro aspecto extraño es el fenómeno cuántico de la no-localidad, que se deriva del más conocido fenómeno del entrelazado. Cuando dos partículas cuánticas se entrelazan, pueden realizar acciones en las que pareciera que estuvieran coordinadas entre sí en formas que desafían la intuición clásica acerca de las partículas separadas físicamente.

La incertidumbre determina la “cantidad” de no-localidad

Anteriormente, los investigadores han tratado la no-localidad y la incertidumbre como dos fenómenos separados. Ahora, Wehner y Oppenheim han demostrado que se hallan estrechamente vinculados. Y, lo que es más, muestran que este vínculo es cuantitativo y han encontrado una ecuación que muestra que la “cantidad” de la no-localidad se halla determinada por el principio de incertidumbre.

“Es un giro sorprendente y tal vez irónico —dice Oppenheim, investigador de la Royal Society University del Departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica en la Universidad de Cambridge. Einstein y sus colegas descubrieron la no-localidad mientras buscaban una manera de socavar el principio de incertidumbre”. Ahora, el principio de incertidumbre parece estar mordiéndose la lengua”.

La no-localidad determina hasta qué punto dos partes distantes pueden coordinar sus acciones sin tener que enviarse información entre ellas. Los físicos creen que, incluso en la mecánica cuántica, la información no puede viajar más rápido que la luz. Sin embargo, resulta que la mecánica cuántica permite que dos partes se coordinen mucho mejor de lo que sería posible en virtud de las leyes de la física clásica. De hecho, sus acciones se pueden coordinar de manera que casi parece como si hubieran sido capaces de hablar. Einstein acuñó el famoso término “acción fantasmal a distancia” para referirse a este fenómeno.

Sin embargo, la no-localidad cuántica podría ser incluso más extraña de lo que realmente es. Se pueden concebir teorías que permitan a las partes distantes coordinar sus acciones mucho mejor de lo que la naturaleza permite, pero sin permitir que la información viaje más rápido que la luz. La naturaleza puede ser más extraña, y, sin embargo, no lo es: la teoría cuántica parece imponer un límite adicional a la extrañeza.

“La teoría cuántica es bastante rara, pero no es tanto como lo podría ser. Realmente, tenemos que preguntarnos por qué la mecánica cuántica está así de limitada, por qué no permite la naturaleza que se dé una no-localidad aún más fuerte”, sostiene Oppenheim.

Respuestas y piratas informáticos

El sorprendente resultado de Wehner y Oppenheim es que el principio de incertidumbre proporciona una respuesta. Dos partes solo pueden coordinar mejor sus acciones si quebrantan el principio de incertidumbre, el cual impone una estricta obligación sobre hasta qué punto puede ser fuerte la no-localidad.

“Sería fantástico si se pudieran coordinar mejor nuestras acciones en largas distancias, ya que nos permitiría resolver muchas de las tareas de procesamiento de información de manera muy eficiente —dice Wehner—. Sin embargo, la física sería radicalmente diferente. Si quebrantáramos el principio de incertidumbre, no habría forma de saber realmente cómo sería nuestro mundo”.

¿Cómo han descubierto los investigadores una conexión que había pasado desapercibida tanto tiempo? Antes de entrar en la academia, Wehner trabajó como “pirata informática de alquiler”, y ahora trabaja en la teoría cuántica de la información, mientras que Oppenheim es físico. Wehner piensa que la aplicación de las técnicas de la informática a las leyes de la física teórica fue la clave para detectar la conexión. “Creo que una de las ideas fundamentales es vincular la cuestión a un problema de codificación —dice Wehner—. Las formas tradicionales de ver la no-localidad y la incertidumbre ocultaron la estrecha relación entre ambos conceptos”.

Wehner y Oppenheim han refundido los fenómenos de la física cuántica en términos que le resultarían familiares a un pirata informático. Tratan la no-localidad como el resultado de una parte, Alice, que crea y codifica la información, y una segunda, Bob, que recupera la información de la codificación. Hasta qué punto pueden Alice y Bob codificar y recuperar la información está determinado por las relaciones de incertidumbre. En algunas situaciones, se encontraron con que una tercera propiedad, que se conoce como «dirección», entra en escena.

Los dos investigadores comparan su hallazgo con descubrir lo que determina la facilidad con que dos jugadores pueden ganar un juego de mesa cuántico: el tablero tiene solo dos casillas, en el que Alice, puede colocar una ficha de dos posibles colores: verde o rosa. Se le dice que coloque el mismo color en ambas casillas, o que coloque un color diferente en cada una. Bob tiene que adivinar el color que Alice colocó en la casilla uno o dos. Si acierta, Alice y Bob ganan el juego.

Alice y Bob tratan de ganar la partida

Es evidente que Alice y Bob podrían ganar la partida si pudieran hablar entre sí: bastaría con que Alice le dijera a Bob qué colores están en las casillas uno y dos. Pero Bob y Alice se encuentran tan lejos el uno del otro que la luz —y, por lo tanto, una señal que lleve información— no tiene tiempo para pasar entre ellos durante la partida.

Si no pueden hablar, no siempre podrán ganar; pero, al medir las partículas cuánticas, pueden ganar la partida con más frecuencia que con cualquier estrategia que no se base en la teoría cuántica. No obstante, el principio de incertidumbre les impide hacer nada mejor, e incluso determina con qué frecuencia perderán el juego.

El hallazgo conduce a la cuestión profunda de cuáles son los principios que subyacen tras la física cuántica. Muchos de los intentos por comprender los fundamentos de la mecánica cuántica se han centrado en la no-localidad. Wehner cree que se podría obtener aún más del examen de los detalles del principio de incertidumbre. “Sin embargo, apenas hemos arañado la superficie de la comprensión de las relaciones de incertidumbre”, comenta.

El avance está a prueba de futuro, dicen los investigadores. Los científicos todavía están en busca de una teoría cuántica de la gravedad, y Wehner y el resultado de Oppenheim relativo a la no-localidad, la incertidumbre y la dirección se aplica a todas las teorías posibles (incluida la futura sustitución de la mecánica cuántica).

-----------------------------------

Referencia bibliográfica:

J. Oppenheim y S. Wehner. "The Uncertainty Principle Determines the Nonlocality of Quantum Mechanics". Science 330, 19 de noviembre de 2010.

-------------------------------------

Mi comentario. (Publicado por SINC en 19 noviembre 2010 19:29:36):

¿UNIDAD entre localidad eléctrica y/o no-localidad magnética?

Trascribo estos dos apartes de las declaraciones de Stephanie Wehner las cuales, a mi modo de ver, contienen información fundamental para interpretar correctamente su hallazgo en compañía de Jonathan Oppenheim:

“Wehner piensa que la aplicación de las técnicas de la informática a las leyes de la física teórica fue la clave para detectar la conexión. ‘Creo que una de las ideas fundamentales es vincular la cuestión a un problema de codificación’ — dice Wehner —. Las formas tradicionales de ver la no-localidad y la incertidumbre ocultaron la estrecha relación entre ambos conceptos”.

“El hallazgo conduce a la cuestión profunda de cuáles son los principios que subyacen tras la física cuántica. Muchos de los intentos por comprender los fundamentos de la mecánica cuántica se han centrado en la no-localidad. Wehner cree que se podría obtener aún más del examen de los detalles del principio de incertidumbre. ‘Sin embargo, apenas hemos arañado la superficie de la comprensión de las relaciones de incertidumbre’, comenta Wehner”.

MI comentario: todos sabemos que la incertidumbre cuántica impone una limitación al conocimiento simultáneo tanto de a): la no-local continuidad-simetría de la energía de la onda cuántica, como de b): su opuesto físico, lógico y ontológico: la local discontinuidad-asimetría propia(s) de los másicos pares de partícula-antipartícula resultantes del colapso de la onda cuántica. Expresado sucintamente: mediante su aparente mutua exclusión física, lógica y ontológica hemos llegado a la también aparente conclusión — ¿aunque probablemente equivocada? — de que podemos conocer bien solo a una de ellas una pero a costa de sacrificar el correcto conocimiento de la otra.

Pero, ¿no podría existir una conclusión más ajustada a la realidad cuántica proponiendo una UNITARIA co-relación no-lineal (léase: co-relación inversa, vale decir, contraria pero a su vez complementaria) entre la no-local continuidad-simetría de la energía de la onda cuántica y/o la local discontinuidad-asimetría propia(s) de los másicos pares de partícula-antipartícula, resultantes del colapso de la onda cuántica? La respuesta es que muy factiblemente tal UNITARIA co-relación no-lineal entre no-localidad y/o localidad de hecho existe y de forma amplia en nuestro planeta: la UNIDAD que TOTALIZA al campo electromagnético inherente a la vida animal — Hombre incluido — en tanto que una fiel copia de la UNIDAD que TOTALIZA al campo electromagnético que como un TODO cobija al Universo en que habitamos: la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin.(www.hombreycosmos.org , página 20 y siguientes).

Pero, ¿cómo podríamos resumir entonces la aritmética decimal de la no-lineal auto-dinámica de la infinitud de la UNIDAD que TOTALIZA al Cosmos? Para ilustrar convenientemente cómo esto puede suceder, remito al lector a mi artículo: “La vida y la conciencia: ¿fenómenos originados por la UNIDAD electromagnética?” http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html. Una sucinta descripción de lo que tal articulo reseña, la podríamos puntualizar como una dualidad aritmética de carácter UNITARIO, propia de la bi-univoca co-relación inversa entre dos números primos (el 2 y el 5) de tal condición, que a todo predicado (léase: el 2 y/o el 5 en tanto que denominadores en 1/2 y/o 1/5) acerca de las condiciones o circunstancias de uno de ellos, el otro co-responde, como numerador, de modo inverso, con una condición o circunstancia contraria (no-lineal) pero a su vez complementaria y ello de tal manera que el producto entre ambos números es siempre la constancia de la UNIDAD que los genera e inter-relaciona (1/2= 0.5 de dónde: 2 x 0.5= 1 y/o, a la inversa: 1/5= 0.2 de dónde : 5 x 0.2= 1).Y esto, de acuerdo con las ecuaciones del campo electromagnético de Maxwell, es justamente lo que sucede entre la electricidad y el magnetismo si se enfoca, a la electricidad como el UNITARIO efecto de la discontinuidad y asimetría (“este” 1/2= 0.5 es distinto — local — al “otro” 1/2= 0.5) resultante del auto-colapso de la continuidad-simetría — no-localidad — propia de la función de onda que mantiene unidos a los dos polos magnéticos, “induciéndose” así el hecho de que “esta” mitad eléctrica 0.5 sea discontinua y asimétrica — local — respecto a la “otra” mitad eléctrica 0.5 y de paso generándose con esto, las másicas discontinuidades — másicas localidades — propias de los dos polos eléctricos que conocemos como las eléctricas localidades mutuamente especulares, fermión-antifermión. Por el contrario, el magnetismo es el opuesto (no-lineal) pero a su vez complementario caso: el de la bosónica luego ondulatoria continuidad y simetría — no-localidad — entre los dos polos magnéticos: dentro de 0.2, “este” polo magnético 0.1 es continuo y simétrico — no-local — respecto al “otro” polo magnético 0.1. Recuerdo con insistencia al lector que entre los números 2 y 5 existe una bi-univoca co-relación inversa entre localidad y/o no-localidad, lo que consecuentemente origina un lumínicamente auto-oscilante (entre localidad eléctrica y/o no-localidad magnética) y cósmico campo bio-electromagnético TOTALIZADO en su propia UNIDAD y por ello apto para generar y albergar sistemas vitales y conscientes de sí mismos: nosotros, los seres humanos.

12.Publicado por Cornelio González el 18/11/2012 15:38
Transcribo a continuación y sobre el mismo tema que motivó este crónica de Tendencias 21, el encabezamiento y posterior cita del interesante artículo: Mirando más allá del espacio y el tiempo para hacer frente a la teoría cuántica *, de Jean-Daniel Bancal y otros, del Centro para la Tecnología Cuántica (CQT) , puesto en línea el 29 de octubre 2012:

“En un artículo del 28 de octubre en Nature Physics, el equipo presenta la idea de una 'desigualdad debida a una influencia oculta’ y que permite su propuesta. Tal desigualdad expone cómo las predicciones cuánticas desafían a lo que se piensa, es nuestra mejor comprensión acerca de la naturaleza del espacio y el tiempo: la teoría de la relatividad de Einstein. Nature Physics toma nota de la labor desde la perspectiva de un experto independiente, el cual también pone el resultado dentro de un contexto más amplio”.

“Estamos interesados en saber si podemos explicar este indeseable asunto sin tener que sacrificar nuestro sentido de que las cosas suceden suavemente al interior del espacio y el tiempo” dice el Investigador del Centro para la Tecnología Cuántica (CQT) Jean-Daniel Bancal, principal autor del documento”.

Y más adelante los articulistas expresan lo que será el motivo principal para este comentario:

“Los grupos experimentales ya pueden entrelazar cuatro partículas, por lo que una prueba es factible en un futuro próximo (aunque la precisión de los experimentos tendrá que mejorar para hacer medible la diferencia). Dicha prueba se reducirá a la medición de un solo número. En un Universo siguiendo las leyes relativistas estándar que estamos acostumbrados, 7 es el límite. Si la naturaleza se comporta como la física cuántica predice, el resultado puede subir a 7,3”.

El 7 como límite del que nos hablan los articulistas es el mismo límite sobre el cual nos informa William R. Corliss en su libro: Los Misterios del Universo, Minerva-Doubleday, Compañía General de Ediciones. México D.F. 1973, página 53. (Ver también en ¿Hombre=Cosmos? la página 110 y siguientes):

“La Relatividad Especial predice que los electrones serán más y más difíciles de acelerar a medida que se acerquen a la velocidad de la luz debido al incremento de su masa. La creciente pesadez de los electrones en los aceleradores es un hecho bien conocido. No importa que tanta fuerza se aplique, los electrones se hacen mucho más difíciles de acelerar. Al 99% de la velocidad de la luz, un electrón se comporta como si su masa se hubiera incrementado siete veces. Para el físico que trata de acelerarlos, este incremento de la masa es real ‒ y decepcionante a la vez ‒. La Relatividad Especial se confirma claramente por este hecho experimental específico”.

Este planteamiento significa que si a la asintótica velocidad 0.999999999... (infinitos nueves) de la velocidad c=1 de la luz la dividimos por 7, obtendremos la masa-energía inicial del electrón dentro de su propio campo universal limitado por la UNIDAD entendida como:

1 =[(x/x=1)–0.000....(infinitos ceros)1]= 0.9999... (infinitos nueves), que lo TOTALIZA, de donde:

[0.999999...(infinitos nueves)] /7 = 0.142857..142857...(infinitos ciclos) = 1/7,

luego la operación: 1/7=0.142857..142857.... es decir, los infinitos ciclos 142857 que cuantifican el estado másico inicial del electrón, puede(n), cada uno, desarrollar su(s) propia(s) matriz(ces) numérica(s) así, (de acuerdo con lo dicho se toma como representativo del Infinito a un solo ciclo 142857):


0/7 = ------- 0 --------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857--- Estado inicial
2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
----------------------- = Ordenada= (3.5)/7= 1/2= 0.5= (0.142857 x 3.5)= 0.4999995
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 ---Estado final

7/7 = 0.999 999----Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD
7/7 = ------- 1 --------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

(La ordenada va en el espacio vertical dejado en blanco al interior de la matriz numérica).


Y con esta matriz numérica y teniendo muy en cuenta los siguientes detalles:

1) Que está, - y esto es importantísimo - de forma natural estadísticamente cuantificada por el Sistema de Numeración Decimal es decir por los 10 dígitos que lo componen: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 ,8 y 9, números los cuales se constituyen por derecho propio, como el algoritmo fundamental con el que la Naturaleza se autorregula y se autoexpresa.

2) Cuya geometría, de muy sui generis modo, se halla coordenada cartesianamente de manera compleja, también como un efecto de cuantificación muy propio del Sistema de Numeración Decimal. (Ver en ¿Hombre=Cosmos? el Apéndice 1, página 46 y siguientes).

3) Que se encuentra comprendida y limitada por los estadístico-probabilistas y decimales límites: la NADA = 0 y/o la TOTALIDAD = 1, y teniendo en cuenta lo repito, todos estos tres importantes detalles, se comienzan a cumplir al pié de la letra las pretensiones de Brian Greene, cuando en la página 10 nos dice (lo subrayado es mío):

“Sin embargo, en el ámbito ultramicroscópico, la naturaleza alargada de las cuerdas, garantiza que la geometría de Riemann no será el formalismo correcto que se necesita. Como veremos, este formalismo matemático se ha de sustituir por la geometría cuántica de la Teoría de las Cuerdas, lo cual conducirá al descubrimiento de unas propiedades nuevas e inesperadas”

Y también que:

“…..la geometría cuántica de la Teoría de las Cuerdas… es una modificación de la geometría de Riemann, necesaria para describir con exactitud las propiedades del espacio a escalas ultramicroscópicas, en las que los efectos cuánticos resultan importantes”

Con los datos contenidos en este preámbulo y ayudados por esta matriz numérica, podemos empezar a atar los cabos que nos conducirán hasta una nueva y acertada concepción mecanocuántica de la relativista noción de curvatura, noción la cual, aunque también se origina en la maniobra aritmética del número inverso, (en esta oportunidad ya no es un intuitivo y rudimentario pálpito como el de Descartes, cuando resumió a la curvatura en la sencilla formula 1/r,) sino más bien la palmaria demostración de cómo, el relativista incremento másico propio de las estadísticas fracciones decimales cuantificadas según la secuencia: 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7 y 6/7, no indica otra cosa que una rotación que curva, cerrando sobre sí misma y al interior de la infinitud de un UNITARIO proceso asintótico entendido como 1= 0.99999999999…(infinitos nueves), a la masa-energía propia del estado inicial del electrón, identificado como 142857, con la masa-energía del estado final: 857142. Téngase en cuenta además, que Einstein predijo en su Relatividad General, que son las mayores o menores concentraciones de masa las que respectivamente curvan, en mayor o menor grado, su espacio intrínseco.

Como se puede observar, desde esta estadístico-probabilista manera de entender y explicar el asunto, tanto la mecánica cuántica (léase: la cuantificación decimal 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, … de la Naturaleza), como la relatividad especial de Einstein, consiguen, de forma enteramente natural, su UNIDAD intrínseca, siempre y cuando tal UNIDAD se aplique a los fenómenos físicos que ocurren bajo el asintótico límite del 0.99999999999999… (infinitos nueves) de la velocidad de la luz c= 1, UNIDAD la cual hace totalmente equivalentes (aunque en la práctica, inalcanzables) a la energía TOTAL y la masa TOTAL y ello según la igualdad: energía/masa= 1.

Así entendidas las cosas y desde esta óptica, cuando en el documento del CQT nos dicen que: “…si la Naturaleza se comporta como la física cuántica predice, el resultado puede subir a 7,3…”, tal propuesta simplemente no se puede aceptar: el límite es categóricamente 7, toda vez que es a nivel del 7 donde, tanto la mecánica cuántica como la relatividad einsteniana, se hacen asintóticamente UNO = 0.9999999999999… (infinitos nueves), fundamental característica ésta, la cual quizás y con un poco de esfuerzo intelectual, nos permitirá dilucidar, muy racionalmente, la aparente paradoja de velocidades de la luz, con mucho, superiores a los 299’792.458 metros por segundo, valor que a partir de 1983 ha sido adoptado en la Conferencia General de Pesos y Medidas. Con esto, conseguiremos penetrar muy conscientemente en los predios de una nueva física, acaso también reservada para un nuevo ser humano y que está a las puertas de sernos, (también muy conscientemente y como resultado de nuestra búsqueda), revelado.

……………………………………………………………………

* http://www.quantumlah.org/highlight/121029_hidden_influences.php

13.Publicado por Cornelio González el 18/11/2012 17:32
Por un error de mi parte, en mi anterior comentario ubiqué doblemente la ordenada. La gráfica matricial correcta es la que sigue:


0/7 = ------- 0 ---------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857--- Estado inicial
2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
----------------------- = Abscisa = (3.5)/7= 1/2= 0.5= (0.142857 x 3.5)=
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 ---Estado final

7/7 = 0.999 999---Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD
7/7 = ------- 1 ----------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

(La ordenada va en el espacio vertical dejado en blanco, al interior de la matriz numérica).


A mis lectores mil perdones y muchas gracias por su comprensión.

14.Publicado por Paula Herrera el 17/02/2013 22:49
Como todo es relativo en este universo, salvo la velociadad de la luz, que ya se ha demostrado que no lo es, podria ser que cuando se crean las partículas se formen enlaces al igual que se foma la antimateria...

15.Publicado por carlos el 12/06/2013 20:25
Se puede modificar en el laboratorio el spin de estas partículas?

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >