Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Desarrollan un radar para localizar personas desaparecidas bajo los escombros

Utiliza banda ultra ancha (UWB) para detectar las ondas electromagnéticas del cuerpo humano


Ingenieros europeos han desarrollado un radar que permite localizar personas desaparecidas bajo los escombros. Emplea la modulación en banda ultra ancha (Ultrawideband ó UWB) para detectar las ondas electromagnéticas reflectadas por sus cuerpos, incluso cuando están ocultas tras paredes o escombros. La tecnología UWB diferencia unas señales electromagnéticas de otras gracias a algoritmos especialmente diseñados por el proyecto RADIOTEC, fruto de un consorcio formado por la universidad alemana de Ilmenau y por la compañía Crabbe Consulting. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Desarrollan un radar para localizar personas desaparecidas bajo los escombros
Desarrollan un radar para localizar personas desaparecidas bajo los escombros
Buscar a personas desaparecidas u objetos no autorizados con la tecnología ultra wideband (UWB es lo que pretende un consorcio europeo que ha puesto en marcha un proyecto denominado RADIOTEC.

El proyecto aspira a desarrollar sistemas y logística comercializables para los radares de alta y ultra-alta resolución, lo que permitirá la detección de vestimentas, incluso a través de las paredes. El proyecto está coordinado por la universidad técnica alemana de Ilmenau, que ha difundido un comunicado, y por la empresa Crabbe Consulting.

La tecnología UWB, inicialmente utilizada en aplicaciones militares, es la modulación de banda ultra ancha. Hoy día, se usa en las redes de sistemas multimedia para el hogar, donde el ancho de banda es crucial, así como en numerosas aplicaciones, como en la industria de materiales de construcción, de alimentación, agricultura o de detección de minas antipersona, entre otras.

Bajo consumo

UWB usa una potencia muy baja y señales de radio de pulsos cortos (nanosegundos) para transferir datos en un extenso rango de frecuencias. Además, consume muy poca energía, lo que la convierte en una tecnología más barata y sencilla.

Una sola transmisión UWB conlleva billones de pulsos repartidos en unos cuantos gigahertz (billones de hertz o ciclos por segundo). El receptor traduce estos pulsos en datos siguiendo la secuencia enviada por el transmisor.

Con un inmenso potencial para las técnicas de medición, los captores de la UWB utilizan las propiedades de los campos electromagnéticos a una banda muy ancha, y transmiten los datos independientemente del entorno en que el objetivo se encuentre, sin cables, sin destruir la información y con una gran resolución.

La información capturada contiene dimensiones geométricas, y puede aportar datos incluso sobre propiedades materiales.

Aprovechar la capacidad

En numerosas situaciones, resulta peligroso entrar en una habitación o en un edificio y es necesario inspeccionarlo desde el exterior de sus muros. Encontrar a trabajadores que han quedado atrapados bajo un derrumbe o a personas a las que se les ha caído encima un edificio tras un terremoto, por ejemplo, son algunas de estas situaciones.

Según un estudio realizado por Crabbe Consulting, la búsqueda y rescate de estas personas depende siempre de que puedan localizarse con exactitud. Para ello, dispositivos especializados de medición de ondas electromagnéticas pueden aportar una importante ayuda.

Dado que las ondas electromagnéticas se propagan a través de los muros y otros obstáculos, los cambios en el medio de propagación provocan modificaciones en las ondas electromagnéticas, que pueden indicar, por ejemplo, la presencia de una persona.

Aquí es donde entra en juego la tecnología UWB, que funciona como radar que atraviesa las paredes, gracias al uso de secuencias binarias que estimulan el magnetismo del lugar analizado.

UWB detecta y localiza a las personas gracias a las ondas electromagnéticas reflectadas por sus cuerpos, incluso cuando están ocultas tras paredes o escombros.

Dos antenas

Cierto es que las ondas reflectadas por las personas son más leves que las que transmiten las paredes, los muebles, etc. en ese mismo entorno estimulado. Por tanto, resulta esencial separarlas para poder distinguirlas.

Para ello, la tecnología UWB aplica una serie de algoritmos especialmente diseñados, y que se usan para otras actividades, como el procesamiento de señales de radar para la detección de minas. Este sistema se ha adaptado específicamente a la detección de personas a través de obstáculos.

La detección utiliza dos antenas: una transmisora y otra receptora. Así, si se quiere hallar una persona que se encuentre bajo los escombros, por ejemplo sin detectar ningún otro objeto, la antena transmisora emitirá ondas electromagnéticas que modifican los parámetros del campo electromagnético analizado, en el lugar de búsqueda.

Estas ondas electromagnéticas alcanzan a la persona enterrada bajo los escombros, cuyo cuerpo las reflecta, provocando que lleguen a la segunda antena, la receptora. Luego, el sistema UWB de captación puede diferenciar entre las ondas reflectadas por la persona objetivo, y el resto de las ondas que le lleguen. De esta forma está localizada y lista para ser rescatada.


Lunes, 15 de Enero 2007
Artículo leído 14917 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Mariano Bukstein el 17/01/2007 04:03
El artículo es muy interesante. Muchas gracias por la excelente publicación.

2.Publicado por Sr. Oscar el 20/01/2007 17:54
Hola srta. Martínez.
Gracias por el informe. Solo quería saber que sucedería si se tiene que buscar en una área extensa por ejemplo en caso de la caída de una avalancha. ¿Se tendría que dividir el área a buscar y en cada zona efectuar la busqueda con el radar?

Saludos

Detalles de blogs que hacen ecos de la noticia:
http://blog.pucp.edu.pe/item/7143
http://blog.pucp.edu.pe/item/7158

3.Publicado por sra. ANHELI MARIANA el 04/07/2009 05:55
Como se puede localizar a personas que se han extraviado


Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel