Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Descifrado el mecanismo cerebral del déjà-vu

Una anomalía en una subregión del hipocampo podría generar una respuesta neuronal errónea


Científicos del MIT estadounidense han hecho públicos los resultados de una investigación que relaciona el tan conocido como extraño fenómeno del "déjà vu" con una subregión del hipocampo del cerebro: el gyrus dentatus, en el que se originan las respuestas neuronales que se producen cada vez que conocemos un lugar nuevo. Si esta región falla, como se ha demostrado en un experimento con ratones modificados genéticamente, se pueden solapar reacciones neuronales diversas dando lugar a una sensación de “ya visto”. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



Thomas J. McHugh y Susumu Tonegawa. Foto: Donna Coveney . MIT.
Thomas J. McHugh y Susumu Tonegawa. Foto: Donna Coveney . MIT.
Un equipo de neurocientíficos del Picower for Learning and Memory Institute del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT afirma haber identificado por vez primera el mecanismo neuronal que origina el déjà vu, término francés que se refiere a la sensación que en ocasiones nos asalta de haber visto antes algo que en realidad estamos viendo por primera vez.

Este fenómeno, por tanto, tendría un origen neuronal que, de ser definido, ayudaría a desarrollar tratamientos destinados a paliar ciertos desórdenes de la memoria, así como los fenómenos de confusión y desorientación que sufren las personas mayores, a las que en ocasiones les cuesta distinguir lugares y experiencias similares, informa el MIT en un comunicado.

La formación de recuerdos referentes a lugares y contextos se da en una región del cerebro denominada hipocampo, que forma parte del sistema límbico cerebral y participa en la memoria y en la orientación. Asimismo, el hipocampo está relacionado con la retención a largo plazo de la información espacial, y es una de las primeras estructuras que resultan dañadas cuando se desarrolla la enfermedad del Alzheimer, lo que ocasiona los clásicos problemas de memoria y desorientación de las personas que la padecen.

Regiones cerebrales específicas

El hipocampo se divide a su vez en diversas subregiones, tres de las cuales han sido analizadas por los investigadores del MIT, Thomas J. McHugh y Sumusu Tonegawa (profesor de biología y neurociencia): las llamadas gyrus dentatus, CA1 y CA3, que contribuyen a diferentes aspectos del aprendizaje y de la memoria.

El estudio ha revelado que el aprendizaje que se produce en el gyrus dentatus resulta crucial para el reconocimiento rápido, que permite amplificar las pequeñas diferencias que hacen que un determinado espacio sea único ante nuestros ojos, aunque se parezca mucho a cualquier otro sitio, señaló Tonegawa en dicho comunicado. Es decir, que gracias a esas pequeñas diferencias amplificadas podemos diferenciar sitios muy parecidos entre sí.

Para comprobar como funciona esta región del cerebro, los investigadores utilizaron ratones genéticamente modificados con el fin de averiguar cómo contribuía su gyrus dentatus a definir esas diferencias entre lugares nuevos y otros ya conocidos.

Solapamiento de reacciones neuronales

Las investigaciones con roedores han revelado en los últimos años que un conjunto de neuronas, que en inglés han sido bautizadas como place cells o “células de lugar”, ocasionan un “disparo” neuronal cuando los animales se encuentran en un lugar específico, es decir, que codifican la información acerca de su localización en el espacio o en los denominados “campos de lugar” (place fields).

Los científicos del MIT creen que estas células de lugar generan una nueva reacción neuronal cuando entran en cada nuevo espacio, y cada vez que los roedores regresan a él, dichas células repiten esa misma reacción. De esta forma, cuando entran en un sitio que ya conocen, los animales pueden reconocerlo, al igual que los humanos.

En caso de que entráramos en un lugar que nunca habíamos visto antes, por tanto, se genera una nueva respuesta neuronal. Pero si ese sitio al que entramos es lo suficientemente parecido a otro anterior que nuestro cerebro ya haya registrado, se puede producir un solapamiento de reacciones neuronales similares, lo que generaría una sensación de “ya conocido” o déjà vu, explican los científicos.

Dificultad para diferenciar

Los ratones genéticamente modificados del experimento de Tonegawa carecían de un gen del gyrus dentatus, lo que permitió estudiar las respuestas cerebrales subyacentes al recuerdo de lugares específicos, así como contemplar las diferencias neuronales con respecto a ratones comunes.

Para ello, dos grupos de ratones (uno de ellos formado por animales genéticamente modificados y otro por ratones normales) fueron colocados alternativamente en dos cámaras similares, en una de las cuales se les golpeaba en las patas.

Después de tres días, todos los ratones comenzaron a dar señales de estar asustados dentro de ambas cámaras, incluso en aquélla en la que jamás se les había infringido daño alguno. Sin embargo, tras dos semanas de pruebas, los ratones normales habían aprendido a relacionar sólo una cámara con los golpes, reconociendo la segunda como segura.

En cambio, los ratones modificados genéticamente demostraron una incapacidad significativa de distinguir los dos contextos, que eran muy parecidos. Según los científicos, el estudio demuestra que la plasticidad del gyrus dentatus, o la habilidad para cambiar en respuesta a la experiencia, contribuye al aprendizaje espacial y a la generación de respuestas neuronales distintas, según donde nos encontremos.

La importancia del gyrus dentatus en todos estos procesos, demostrada por la modificación genética de esta región del hipocampo en ratones, por tanto, implicaría que pudiera estar relacionada con los fenómenos del déjà vu, que nos impiden ver o percibir como nuevos espacios que nunca hemos visto antes.

Interés por el fenómeno

El déjà vu interesa mucho a los científicos por su rareza y, al mismo tiempo, su cotidianidad. Tal y como explicamos en otro artículo de Tendencias21, se calcula que este fenómeno afecta al 70% de la población y, aunque aún carece de explicación concluyente, los científicos lo asocian con una alteración de la memoria.

Los últimos descubrimientos más interesantes al respecto han señalado que, por un lado, existen los déjà vu crónicos: científicos de la universidad británica de Leeds han estudiado a personas que tienen esta vivencia de “ya lo he vivido” de manera continua, para tratar de identificar las causas cerebrales de lo que suponen debe ser un trastorno de la memoria.

Por otro lado, la constatación de que los ciegos también pueden experimentar la sensación del déjà vu, de la que hablamos en otro artículo, pone de relieve que no sólo es la vista la que generaría una respuesta neuronal particular ante una situación determinada que debemos definir : los olores, las sensaciones táctiles y los sonidos también sirven como identificadores capaces de dejar una huella de reacción neuronal que nos permitirá localizarnos en un lugar concreto la próxima vez que lo visitemos.


Sábado, 9 de Junio 2007
Artículo leído 27333 veces

Tags : déjà vu


Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Mariano Buendia el 27/08/2007 20:41
Veo correcto el descubrimiento, es posible que nuestro cerebro interprete como ya visto algo que acabamos de experimentar; pero por mi propia experiencia con los déjà vu en una ocasión estaba oyendo un programa de radio en directo y tuve un déjà vu conel lugar en el que estaba y con lo que estaba oyendo y cuando fui consciente de que lo estaba teniendo supe predecir exactamente cuales eran las palabras que el locutor iba apronunciar en los siguientes segundos. Esto me ha pasado varias veces.

2.Publicado por Roman Brenes el 05/09/2008 17:00
Me gustaria conocer si contemplaron dentro del estudio la posibilidad de que el padre o madre pueda trasmitir mediante informacion genetica a su hijo imagenes que posteriormente podrian manifestarse en un "deja vu"

3.Publicado por johan garrido el 18/06/2009 02:56
No estoy muy convencido del todo con este estudio creo que hay ocaciones en que uno ve y puede predecir perfectamente lo que pasara o tambien hay imagenes y situaciones que son unicas como dijo mariano deverian estudiar mas a fondo y ver casos que escapen de la realidad .

4.Publicado por vanessa hernandez el 18/10/2009 20:28
Aunque es un estudio extraordinario. Pienso que no es la explicacion exacta a los origenes del Deja vu. Así como dijeron los compañeros anteriores, en mi caso particular, tambien he tenido este tipo de experiencias, y a decir verdad, las situaciones no han sido para nada similares a las descritas en el estudio. Por ello creo que se deben tener en cuenta mas aspectos.

5.Publicado por Nancy Rojas el 03/01/2011 20:12
En mi opinión es muy posible que esto este pasando a nivel celular, lo interesante seria estudiar que otra parte del cerebro se relaciona cuando esto ocurre. Mi teoría es que el cerebro al reconocer la familiaridad del sitio y al no encontrar un recuerdo al respecto activa su parte predictora, es decir comienza a generar un cuadro de sucesos que pueden pasar en ese instante con respecto a cada detalle sensitivo, el cerebro puede llegar a tener gran exactitud tal como lo puede hacer una computadora.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >