Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Descubierto el mecanismo neurológico de la percepción visual

La actividad neuronal sólo se desencadena cuando reconocemos un objeto


Un equipo internacional de científicos ha conseguido registrar la actividad de neuronas individuales del cerebro durante la percepción consciente de imágenes. Las neuronas responden a la percepción consciente con un mecanismo de “todo o nada”, cambiando drásticamente su tasa de activación sólo cuando las imágenes mostradas son reconocidas. Si no lo son, la actividad neuronal no se produce. El tiempo en que se muestran las imágenes no desencadena la actividad neuronal, sino sólo el hecho del reconocimiento, señalan los científicos. Conocer cómo funciona esta actividad permitirá, según ellos, desarrollar dispositivos neuronales artificiales que, implantados en el cerebro, puedan mandar órdenes a prótesis biónicas, entre otras aplicaciones. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



Un equipo internacional de científicos afirma haber logrado un significativo avance en la comprensión de la percepción consciente definiendo la manera en que las neuronas individuales del cerebro humano reaccionan a las imágenes percibidas.

Liderado por el bioingeniero de la Universidad de Leicester, en el Reino Unido, Rodrigo Quian Quiroga, este estudio abriría nuevas posibilidades a la exploración de la conciencia desde la perspectiva científica.

Según ha señalado Quiroga en un comunicado de prensa de dicha universidad, “en los últimos años se ha despertado un gran interés sobre el tema de la conciencia, que está considerada por muchos uno de los principales retos científicos pendientes”.

La investigación se centró en los cerebros de enfermos de epilepsia que habían recibido un tratamiento quirúrgico para esta enfermedad. Este tratamiento consistió en la implantación de electrodos intracraneales con el fin de definir la localización de los focos epilépticos en el cerebro, así como de evaluar la efectividad potencial de dicha cirugía.

Respuesta neuronal

Los pacientes pasaron entre una y dos semanas bajo vigilancia médica, lo que permitió a los científicos estudiar las neuronas de sus cerebros. Así, pudieron determinar cómo dichas neuronas respondían a diferentes tareas de percepción.

En concreto, los investigadores mostraron una serie de imágenes en la pantalla de un ordenador a los participantes en el experimento. Las imágenes aparecían muy brevemente, justo en el límite de la capacidad de reconocerlas de manera consciente.

Los pacientes sometidos a la prueba debían informar si habían reconocido o no la imagen concreta que se había mostrado en cada fase. Todas las imágenes aparecían el mismo tiempo en pantalla, pero algunas veces los participantes afirmaban haberlas reconocido y otras veces no.

Los científicos descubrieron que las neuronas registradas respondían a la percepción consciente con un mecanismo de “todo o nada”, cambiando drásticamente su tasa de activación sólo cuando las imágenes eran reconocidas. Por ejemplo, una neurona del hipocampo de un paciente se activaba con mucha fuerza cuando el paciente reconocía una imagen de su propio hermano y permanecía completamente “apagada” cuando no reconocía las imágenes.

Predicción del reconocimiento

Curiosamente, basándose en la activación de estas neuronas resultó posible predecir si los participantes habían reconocido la imagen o no. Otra interesante observación fue que una imagen emitida muy brevemente generaba casi la misma respuesta –si era reconocida- que si se emitía durante más tiempo, es decir, que el tiempo de exposición no variaba la actividad neuronal.

Esto significa que una sola instantánea proyectada tan sólo durante 33 milésimas de segundo era suficiente para activar fuertes respuestas neuronales, señalando la percepción consciente de la imagen mostrada.

El estudio, según Quiroga, tendría importantes implicaciones para los tratamientos de pacientes con patologías en la constitución del hipocampo, como la epilepsia, el Alzheimer y la esquizofrenia, así como en la comprensión de la manera en que la percepción y los recuerdos son representados por el cerebro.

En cuanto a aplicaciones, potencialmente este descubrimiento podría influir en el desarrollo de prótesis neuronales para pacientes paralizados o amputados que leyeran órdenes directamente del cerebro para transmitirlas a dispositivos biónicos.

Ciencia y conciencia

El estudio científico de las bases cerebrales de la conciencia ha ido avanzando en las últimas décadas, sobre todo a través de la comparación entre cerebros sanos y enfermos. Debido a que
muchas enfermedades neuropsicológicas se originan por disociaciones, a veces importantes, se han podido identificar los principios generales de una neurofisiología de la conciencia, particularmente la asociada con la percepción visual, como es el caso del presente estudio.

Otra investigación anterior, referente a la percepción visual, fue la realizada por científicos del CEA, el Inserm y el CNRS. Sus resultados apuntaban a que la percepción consciente, que conduce a la conciencia visual, ocurriría alrededor de 270 milisegundos después de la presentación de un estímulo, tras darse una serie de fases neuronales.

A través del análisis de las imágenes cerebrales obtenidas durante este experimento fue posible observar dos fases distintas en el transcurso de la actividad de la corteza cebrebral.

Estos no son ni mucho menos los estudios científicos que intentan explicar el fenómeno de la conciencia. Como explica William Grassie aunque la descripción neurológica del cerebro es difícil de compatibilizar con la noción de nosotros mismos y de nuestras experiencias (es decir, que las descripciones físicas acerca del funcionamiento cerebral y neuronal no se parecen a las vivencias subjetivas o conscientes), la ciencia puede y debe continuar caminando lentamente siguiendo sus vías metodológicas.

Las neurociencias adelantan formulando pequeñas cuestiones y fabricando experimentos para intentar resolverlas. Los resultados de la investigación de Rodrigo Quian Quiroga acaban de ser publicados en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS bajo el título “Human single neuron responses at the threshold of conscious recognition” ( no on line).


Sábado, 23 de Febrero 2008
Artículo leído 36733 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Sarraute, Carlos el 24/02/2008 22:37
Este artículo sobre el "Mecanismo neurológico de la percepción visual" me ha parecido de gran interés. La investigación sobre este tema constituye un buen avance en la comprensión del mecanismo fisiológico que permite el reconocimiento de las imágenes por parte de nuestra conciencia.
Desde hace muchos años realizo ejercicios movilizando imágenes mentales, mediante los cuales he experimentado la capacidad que tiene la imagen mental para provocar tensiones y distenciones en distintas partes del cuerpo y de modificar mis estados emotivos. - De allí mi interés por toda investigación que se realice sobre las imagenes mentales (percibidas o imaginadas) y el trabajo de la conciencia.

2.Publicado por Gonzalez el 26/02/2008 21:48
El bioingeniero, Dr. Rodrigo Quian Quiroga de la Universidad de Leicester, se encuentra encabezando un estudio que abre nuevas posibilidades para la exploración de una hasta ahora, relativamente poco “cartografiada” área científica. Examinando a pacientes epilépticos, estos “...debían informar si habían reconocido o no la imagen concreta que se había mostrado en cada fase. Todas las imágenes aparecían el mismo tiempo en pantalla, pero algunas veces los participantes afirmaban haberlas reconocido y otras veces no...”, nos informa en este su artículo, Yaiza Martínez. Al respecto se expresa así Quiroga (1):

“Encontramos que las neuronas controladas electrónicamente respondieron a la percepción consciente a la manera de "todo-o-nada" pero que su proporción de aciertos cambiaba dramáticamente cuando las fotografías eran reconocidas.

“Por ejemplo, una neurona en el hipocampo de un paciente se disparaba muy fuertemente cuando el mismo reconocía una foto de su hermano y por el contrario, permanecía completamente silenciosa ante una foto distinta. Otra neurona se comportó de la misma manera con la fotografía del World Trade Center, etc.,

“Basándonos en el disparo de estas neuronas fue posible predecir con bastante precisión si una fotografía era reconocida o no. Otra observación importante es que una fotografía mostrada muy brevemente generó casi la misma respuesta que cuando fue exhibida por periodos de tiempo más largos. Esto significa que solo una instantánea tan breve como 33 ms es suficiente para activar respuestas neuronales fuertes que duran más que la presentación misma del estímulo que señaliza la percepción consciente de la fotografía mostrada”. Hasta aquí la forma como Quiroga resume su pensamiento.

En cortas palabras: lo que muy en el fondo confirma el hallazgo experimental de Quiroga que es que nuestro conocimiento en realidad es... ¡un re-conocimiento! Este planteamiento estaría también en perfecta concordancia con el UNITARIAMENTE inverso (luego resonantemente armónico y no-lineal) procedimiento decimal que se da entre: el bosón, tipificado por el número 2 y el par mutuamente especular: fermión-antifermión, caracterizado(s) estos últimos por el número 5.

Pero tratemos de analizar un poco el tema. En términos físicos, por resonancia (2) se entiende que:

“...Si a un sistema que oscila periódicamente se le aplica una fuerza externa también periódica, entonces la amplitud de la oscilación del sistema dependerá de la frecuencia de la fuerza externa. Si la frecuencia de esta fuerza es distinta de las frecuencias propias del sistema,- es decir: distinta de sus frecuencias armónicas (3) -, entonces la amplitud de la oscilación resultante será relativamente pequeña. Pero si la frecuencia de la fuerza externa es igual a alguna de las frecuencias características del sistema (es decir de sus frecuencias armónicas), entonces la amplitud resultante será muy grande. En este caso se dice que la fuerza externa ha entrado en resonancia con el sistema...”.

De acuerdo a la cita anterior, podríamos también y en concordancia con Quiroga, entender a la re-sonancia física como un mutuo re-conocimiento cuántico-armónico entre frecuencias recíprocamente inversas, (como lo son las del bosón y las del par especular: fermión-antifermión), pero ello dentro de su propia UNIDAD, convitiéndose por ello en un UNITARIO proceso no-lineal. Dicho de una manera más resumida: en la UNIDAD del Humano Conocer re-suenan, es decir, se “re-conocen” mutua e instantáneamente, el bosón y/o el par especular: fermión-antifermión, afirmación que coincidiría perfectamente con el hallazgo experimental de Quiroga el cual, muy en el fondo repito, nos está sugiriendo que nuestro conocimiento en realidad es.. ¡un auto-re-sonante re-conocimiento!

Aun a costa de parecer redundante y extenso, quizás sea muy producente transcribir textualmente lo que al respecto incluí en el primero de los trabajos que presenté al Taller-Web: Sophia Iberia in Europe (4):

“Recordemos que para Javier Monserrat y en un sentido enteramente gibsoniano, el procedimiento biológico no organiza y produce la percepción “en” el cerebro, sino que produce la resonancia sujeto-objeto en la percepción directa…” (Encabezamiento de la página 209 del citado documento-marco).

Ahora bien, la segunda acepción que para la palabra “sujeto” muestra el Diccionario de la RAE, nos dice: “Sujeto: (Del latín subiectus, part. pas. de subiicere, poner debajo, someter). m. Asunto o materia sobre que se habla o escribe”. Y la primera acepción que para la palabra objeto nos muestra el mismo Diccionario, nos indica: “Objeto: (Del latín obiectus). m. Todo lo que puede ser materia de conocimiento o sensibilidad de parte del sujeto, incluso este mismo”.

A continuación y como Título, prosigo con el tema:

La resonancia sujeto‹--›objeto de Monserrat, pensada como la campal, UNITARIA y cosmológica resonancia: bosón ‹--›(par especular: fermión-antifermión).

Aunque para Monserrat, Gibson se refirió (página 192 del documento-marco) a una “resonancia” del sujeto con la realidad a través de la percepción, la verdad fue que “…por medio de este concepto resolvió muchas preguntas que se le planteaban y que no podían recibir una respuesta más precisa. Sin embargo, no parece que este concepto sea el más adecuado (por lo que significa estrictamente resonancia en física) y, además es muy difícil darle una significación física congruente con la situación actual que, al estudiar la visión, mas bien parece describirnos la transmisión de una “señal”, que la creación de un “campo estable” de resonancia...”. Pero pronto veremos, que es precisamente un natural, cósmico y estable “campo de resonancias” de frecuencias basadas en los números 2 y 5 del Sistema de Numeración Decimal, el que nos permite realizar una refinada percepción directa, tal como Gibson la plantea.

El siguiente aparte del documento-marco de Monserrat - página 200 - nos proporciona un forzoso concepto en tanto que precursor de una ya acabada idea sobre la dual resonancia sujeto‹--›objeto: el concepto de campo, toda vez que sin la preexistencia de un campo, la resonancia entre frecuencias no puede darse:

“...La percepción directa del medio conecta las entidades vivientes individuales con el medio objetivo. Están abiertos a superficies reales, líneas, manchas y objetos colocados a todas las distancias en el espacio físico. Si estamos teniendo una percepción de objetos en el mundo externo es porque una cierta conexión física entre el sujeto y el objeto ha sido implementada realmente en el mundo. Podríamos formularla postulando la existencia de unos ciertos “campos de sensibilidad-consciencia” entre el objeto y el sujeto...”.

Y con anterioridad, en la misma página, había afirmado:

“...Estos campos deberán tener obviamente una entidad física. Muestran la insuficiencia teórica de la imagen corpuscular de los eventos físicos. La física de los campos, la imagen ondulatoria, las enigmáticas ventanas hacia la realidad que nos ha abierto la mecánica cuántica, permiten nuevos caminos para explorar la todavía extraña naturaleza de la realidad. Tan extraña que puede realmente producir los campos de sensibilidad-consciencia que permiten al sujeto penetrar sensiblemente el espacio objetivo y “percibir o palpar a otras realidades a distancia...”.

Propongo entonces entender a la resonancia sujeto-objeto de Monserrat no solamente y como más adelante veremos, encuadrada dentro de la simetría-asimetría intrínseca(s) a las frecuencias de base 2 y base 5 de un bio-físico campo electromagnético, sino siendo mismamente las frecuencias de tal campo, siempre y cuando aceptemos que el lenguaje - en tanto que denominador - con el cual el sujeto “…habla o escribe…sobre…”, conforma una parte muy importante de la UNITARIA TOTALIDAD del bio-físico campo electromagnético humano, pero siendo tal lenguaje entendido y expresado como la parte (el numerador-cociente) de nuestro sistema nervioso, más concretamente: nuestro hemisferio cerebral derecho, que de forma continua-directa-inmediata e intemporal percibe, siente, capta, afásica-artística-intuitiva y emotivamente al objeto en cuestión, al entrar en UNITARIA armónica resonancia sus frecuencias con y sobre las frecuencias con las que, con nuestro hemisferio cerebral izquierdo y de manera indirecta-discontinua-mediata y temporal, expresamos lingüísticamente y de manera no-artística, no-intuitiva y no-emotiva, al mundo que nos rodea en tanto que objeto. Con otras palabras: las frecuencias electromagnéticas con las cuales el conocimiento propio del hemisferio derecho, que internamente y de forma directa, inmediata y como numerador-cociente percibe, siente, capta, afásica-artística-intuitiva-interna y emotivamente al objeto en cuestión, entra en UNITARIA resonancia armónica con las electromagnéticas frecuencias con las que nuestro hemisferio izquierdo, como denominador y de manera indirecta y mediata, se expresa lingüística luego subjetivamente, sobre el externo mundo que nos rodea.

Para tener una comprensión más clara de mi propuesta, trasladémonos mentalmente al hipercuestionante experimento de la proyección sobre una pantalla, de un haz de luz que pasa indistintamente, bien por una, o bien por dos ranuras muy próximas y estrechas, presentado por el físico Thomas Young, experimento el cual, aunque fue demostrado en 1803, representa en realidad la quintaesencia de un extraño fenómeno mecanocuántico: el del bosón‹--›(par especular: fermión-antifermión) o dualidad onda-partícula. De hecho, una elemental y casi infantil manera de interpretar sistémica y vital-conscientemente a la UNIDAD que TOTALIZA al Cosmos y a su(s) parte(s), puede aplicarse en el crucial experimento de las dos ranuras de Thomas Young. Pero primero es necesario comprender y con ello, aceptar y aplicar, que correlativa y naturalmente y entre: bosón‹--›(par especular: fermión-antifermión), se produce una no-linealidad o UNITARIAMENTE inversa reciprocidad, dado que entre las frecuencias propias del bosón (5) y las frecuencias del par especular: fermión-antifermión (6), se produce una mutua, instantánea y UNITARIA armónica resonancia entre ellos mismos. Esta operativa no-linealidad debe ser entendida bajo las siguientes vitales cuatro condiciones, las cuales deben cumplirse trabajando de consuno, para obtener el resultado final: la vital-consciente UNIDAD que TOTALIZA al Cosmos:

1) Una razón aritmética “normal” que se da entre una sola ranura – la parte – y la TOTALIDAD, es decir, las dos ranuras: 1/2 = 0.5, caracterizando “esta” mitad especular 0.5 al externo-discontinuo-asimétrico-singular y temporal fermión e identificando la “otra” mitad especular 0.5 (7), al también externo-discontinuo-asimétrico-singular y temporal antifermión. Aquí la frecuencia 2 – denominador – la realiza el numerador-cociente 0.5.

2) Una razón aritmética inversa o “anormal” que se produce entre la TOTALIDAD de las dos ranuras y una cualquiera – la parte – de las dos: 2/1 = 2, identificando en este caso el número 2, tanto al interno-continuo-simétrico-atemporal y plural bosón, como a la cuántica onda de Schrödinger, que básicamente comparte la naturaleza del bosón. Aquí la frecuencia 1 – denominador – es realizada por el numerador-cociente 2.

3) La UNIDAD que por reciprocidad inversa TOTALIZA a la relación frecuencial: bosón‹--›(par especular: fermión-antifermión) y ello según la operación que la reconfigura: 2 × 0.5 = 1.

4) Una no-linealidad o reciprocidad UNITARIAMENTE inversa entre las frecuencias del 2 (o bosón) como denominador y las del 0.5 (o fermión-antifermión), en tanto que numerador-cociente: a menor número entero en el denominador – el 2 en 1/2 –, mayor fracción decimal como numerador-cociente: 1/2 = 0.5. Pero esta no-linealidad trabaja sabia e igualmente de manera inversa: a mayor número entero en el denominador (el 5 o fermión-antifermión en 1/5), menor fracción decimal en el numerador-cociente: 1/5 = 0.2. No obstante, en ambos casos la UNIDAD que no-linealmente interrelaciona a las frecuencias del 2 y del 5, toda vez que conmuta – multiplica – el macrocosmo del número entero que es el denominador, por el microcosmo de la fracción decimal que es el numerador-cociente, no cambia, se mantiene invariable: 2×0.5 = 1 y/o: 5×0.2 = 1.

Estas dos partes que conforman la no-linealidad o reciprocidad UNITARIAMENTE inversa entre la frecuencia del 2 (o bosón) como denominador y la frecuencia de la fracción 0.5 (o fermión-antifermión), en tanto que numerador-cociente, encuentran manifestación bio-física en la simetría‹--›asimetría que longitudinalmente y entre sus dos lados derecha‹--›izquierda exhibe el cuerpo humano. Estas simetría‹--›asimetría(s) corporales encuentran su máxima expresión bio-física mediante el sofisticado modus operandi electromagnético de nuestros dos hemisferios cerebrales ya que el hemisferio cerebral izquierdo – cuya función principal es esencialmente mediato-lingüística – gobierna la parte derecha de nuestro cuerpo, mientras que el hemisferio cerebral derecho (el cual es fundamentalmente afásico-inmediato-intuitivo-emotivo-artístico) hace lo propio, pero con el lado izquierdo de nuestro organismo. Este nervioso entrelazamiento electromagnético derecha‹--›izquierda que testimonia el cuerpo humano, trae inmediatamente a colación la especular y electromagnética dinámica de lo que sucede con nuestra imagen reflejada a tamaño natural en un espejo: si levantamos la mano derecha … nuestra imagen especular levanta la mano izquierda, (…y/o, a la inversa), y si avanzamos caminando desde nuestro atrás (pasado) hacia nuestro adelante (futuro) … nuestro reflejo hace lo contrario: va desde su atrás (pasado) [nuestro adelante… ¡es decir nuestro futuro!], hacia su adelante (¡…que es nuestro pasado!). Y bástele al lector saber, que el doble juego especular de las nociones espaciales arriba ‹--›abajo también se hace presente, pero para poder entenderlo bien, primero sería necesario proporcionarle a usted amigo lector, una larga exposición de índole aritmético-geométrico-decimal, que no es todavía del caso abordar.

Los pares de mutuos reflejos especulares conforman también dinámico-especularmente un volumen tridimensional coordenado cartesianamente de manera compleja y en donde cada coordenada se encuentra y reacciona dinámico-especularmente, invertida en 180º respecto a su par especular. Esta es la manera como opera el denominado “espin” en los pares mutuamente especulares de partícula‹--›antipartícula (fermión‹--›antifermión).

Como se puede apreciar, esta triple combinación de mutuos reflejos especulares: derecha‹--›izquierda, atrás(pasado)adelante(futuro), y arriba‹--›abajo, obedece a un enlace de tres ejes ortogonales que coordena, cartesiana y complejamente, a un volumen tridimensional o lo que es lo mismo: a un espacio-temporal “campo” al interior del cual se podrían dar y cumplir cabalmente las normas físico-geométricas de un fundamental campo electromagnético UNITARIAMENTE relativizado y cuantificado, normas que podrían muy bien…“producir (y soportar) una experiencia campal”, como sería la sentida aspiración, tanto de Gibson como de Monserrat. Y es este precisamente el caso (que el lector tendrá oportunidad de comprobar si lee en su totalidad al artículo publicado por Sophia Iberia in Europe), que milimétricamente se cumple en el evento de la ya experimentalmente detectada Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin, muy factiblemente, nuestro evolutivo y ya muy próximo, definitivo “domicilio”.
. ...............................................................................

(1) www2.le.ac.uk/ebulletin/news/press-releases/2000-2009/2008/02/nparticle.2008-02-19.8136617144

(2) Apartes tomados de: http://omega.ilce.ºedu.mx:3000/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/112/htm/sec_14.htm

(3) Frecuencia armónica: frecuencia que es múltiplo o submúltiplo de la frecuencia básica del sistema.

(4) GONZÁLEZ VALDENEBRO, C., "Human Evolution: in Search of Our Anthropic Roots", Part I, página 3 y siguientes.

(5) Frecuencias con base 2 las cuales, en razón de la intrínseca continuidad-simetría entre las dos polaridades magnéticas, de modo directo e inmediato, internamente perciben, sienten, captan, y ello de una forma instantánea y mono-múltiplemente: afásica-artística-intuitiva-emotiva-objetiva.

(6) Frecuencias con base 5 las cuales, debido a la inherente discontinuidad-asimetría entre las dos cargas eléctricas, de manera indirecta y mediata, se expresan lingüística luego subjetivamente y como temporal secuencia, sobre el externo mundo que sus contrarias luego discontinuo-asimétricas cargas, configuran.

(7) Según se nota en la secuencia: Límite: la NADA = 0 = 0/2, 1/2, 2/2 = 1 = la TOTALIDAD = Límite, la “otra” mitad 0.5 no aparece, pero de alguna extraña y “clandestina” manera, sigue operando. Esta característica tiene implicaciones de gran trascendencia, tanto en una re-interpretación del Teorema de Incompletitud de Gödel y que no es del caso abordar ahora, así como para una comprensión más profunda de la actual teoría psicoanalítica.

3.Publicado por Sirgen el 27/02/2008 19:28
Un artículo verdaderamente interesante.

Sirgen,
www.juegosenmovil.com - Juegos y Software gratuito.

4.Publicado por Gonzalez el 01/03/2008 18:24

Como un más que oportuno complemento, en el siguiente aparte del interesante artículo: “Conciencia agente: cómo sabemos lo que hacemos”*, de Antoni Gomila, del Departamento de Psicología, Universitat de les Illes Balears, España, podemos encontrar el mismo mecanismo básico que corrobora – pero en el ámbito del movimiento corporal humano –, al hallazgo experimental de Quiroga en la esfera de una consciente pero por ello, “re-conocida” visión humana. Lo resaltado en mayúsculas es mío:

“...Cuando actuamos voluntariamente, el movimiento corporal debe responder a una intención. Sin embargo, no podemos concebir esa intención como una simple causa, una orden que la máquina corporal se encarga de ejecutar. Las investigaciones recientes sobre el control motor ponen de manifiesto la EXISTENCIA DE SUTILES MECANISMOS DE RETROALIMENTACION a lo largo del proceso de ejecución del movimiento, que son cruciales para que se dé la experiencia agente, la conciencia de voluntariedad de la acción...”(Vale decir: que la acción de moverse debe ser... “re-conocida”)

Con la anuencia del lector y para una mejor comprensión de los innegables paralelismos que se dan entre: a) los hallazgos de Quiroga; b) mis propios planteamientos sobre la UNITARIA y aritmético-geométrica decimal estructura de nuestro proceso vital-consciente y, c) la idea central que sobre nuestro movimiento corporal nos muestra Antoni Gomila, uniré un poco arbitrariamente las partes más importantes de sendos diferentes textos, esperando con ello obtener una más clarificadora idea sobre el tema en cuestión:

“...Las investigaciones recientes sobre el control motor ponen de manifiesto la EXISTENCIA DE SUTILES MECANISMOS DE RETROALIMENTACION a lo largo del proceso de ejecución del movimiento que son cruciales para que se dé la experiencia agente, es decir, la conciencia de voluntariedad de la acción...” (Gomila), “...afirmación que coincidiría perfectamente con el hallazgo experimental de Quiroga el cual, muy en el fondo repito, nos está sugiriendo que nuestro conocimiento visual en realidad es... ¡un auto-re-sonante re-conocimiento...!” (González).

En pocas palabras: tanto el MECANISMO DE RETROALIMENTACION en la toma de conciencia acerca de cómo se mueve nuestro cuerpo, de Gomila, así como mi propuesta sobre un auto-re-sonante re-conocimiento en la toma de consciencia de lo que vemos, son una y la misma cosa y operan bajo la misma UNITARIA y geométrico-aritmético-decimal estructura. Y es de esperarse que los sistemas sensitivos restantes: la audición, el tacto – cercanamente emparentado con la sensación de la ubicación espacial-temporal, – el gusto y el olfato, operen también y fundamentalmente, bajo los mismos términos físico-aritmético-geométricos de fondo, variando solamente en sus resultados específicos, según el sensitivo fin a conseguir.

Aprovecho la oportunidad para corregir un lapsus en el quinto parágrafo del texto, en mi comentario anterior. En donde dice: “En cortas palabras: lo que muy en el fondo confirma el hallazgo experimental de Quiroga que es que nuestro conocimiento en realidad es... ¡un re-conocimiento!”, debe decir: En cortas palabras: lo que muy en el fondo confirma el hallazgo experimental de Quiroga es que nuestro conocimiento en realidad es... ¡un re-conocimiento!

........................................................................

* http://medina-psicologia.ugr.es/cienciacognitiva/?p=19


5.Publicado por Gonzalez el 05/03/2008 15:10

Dada la importancia que para la correcta comprensión del tema que nos ocupa tiene el término “re-conocimiento” y que me impulsó a expresar que:

“....podríamos también y en concordancia con Quiroga, entender a la re-sonancia física como un mutuo re-conocimiento cuántico-armónico entre frecuencias recíprocamente inversas, (como lo son las del bosón, tipificadas por el número 2 y las del par especular: fermión-antifermión, caracterizadas por el número 5), pero ello dentro de su propia UNIDAD, convirtiéndose por ello en un UNITARIO proceso no-lineal. Dicho de una manera más resumida: en la UNIDAD del Humano Conocer re-suenan, es decir, se “re-conocen” mutua e instantáneamente, el bosón y/o el par especular: fermión-antifermión, afirmación que coincidiría perfectamente con el hallazgo experimental de Quiroga el cual, muy en el fondo repito, nos está sugiriendo que nuestro conocimiento en realidad es... ¡un auto-re-sonante re-conocimiento!...”

quiero ahora describir la forma – quizás para muchos, un tanto árida y fastidiosa, pero necesaria – cómo la propia aritmética operatividad del Sistema de Numeración Decimal se encarga de demostrar a la UNITARIA “mecánica cuántica” de tal re-conocimiento, re-conocimiento el cual también trabaja en sentido inverso, originándose con ello una recíprocamente inversa luego UNITARIA y no-lineal resonancia armónica entre: bosón‹--›par mutuamente especular: fermión-antifermión:

A) En realidad, tras las operaciones: 1/2= 0.5 y el “otro” 1/2= 0.5, que identifican respectivamente al micro-especular fermión y al también micro-especular antifermión, subyace la siguiente UNITARIA razón-proporción, que demuestra cómo la UNIDAD 5/5 PREVIAMENTE “RE-CONOCE” A 1/2, para generar la igualdad 1/2= 0.5:

1/2= 0.5, pero ello debido a que:

(1/2) × (5/5) = 5/10 = 0.5, de donde: 1/2=5/10 ---› (1×10) / (2 × 5)= 10/10= 1.

En esta razón-proporción, el 2 figura como el subjetivo denominador-lenguaje y el 5 lo hace como objetivo numerador-cociente. Y/o a la inversa:

B) Tras la operación: 1/5= 0.2 y que identifica al micro-bosón, subyace la siguiente UNITARIA razón-proporción, que demuestra cómo la UNIDAD 2/2 PREVIAMENTE “RE-CONOCE” A 1/5 para generar la igualdad 1/5= 0.2:

1/5= 0.2, pero ello debido a que:

1/5 × (2/2) = 2/10 = 0.2, de donde: 1/5= 2/10 ---› (1×10) / (5×2)= 10/10= 1.

Y por el contrario, en esta razón-proporción, el 5 figura ahora como denominador-lenguaje y el 2 hace lo propio, pero ahora como objetivo numerador-cociente.

Como el lector puede apreciar, son las normas inherentes a la aritmética operatividad del Sistema de Numeración Decimal, las que describen y regulan el cómo y el por qué, en la UNIDAD que TOTALIZA a nuestra subjetividad-objetividad, el Humano Conocer es en realidad.... ¡un Humano re-Conocer...!

6.Publicado por Gonzalez el 08/04/2008 15:29

En la página http://rie.cl/?a=121999 de Alejandro Jodorowsky, el lector tendrá oportunidad de comprobar por si mismo, cómo, en la UNIDAD que TOTALIZA a la subjetividad-objetividad del Humano re-Conocer, la desequilibrante subjetividad del FERMIÓNICO discurso de la paciente denunciando su temor ante la posibilidad de contraer un cáncer porque su madre y su abuela murieron a causa de ello, tal temor es intuitiva, emotiva, BOSÓNICA y por tanto objetivamente equilibrado, es decir, sanado, mediante el hecho concreto de tener que RE-CONOCER que cargó, durante cinco días, un par de pesadas esferas metálicas que representaron para la paciente, unas “cargas” que no eran en absoluto de ella: el cáncer de su madre y el cáncer de su abuela. La sanación se completó, cuando con “dulce” amor devolvió tales “cargas” a las respectivas tumbas de su madre y abuela.

En pocas palabras: en el verdadero psicoanálisis no solamente y mediante la subjetividad del lenguaje hay que tornar consciente lo inconsciente..... ¡también simultáneamente y mediante la objetiva concretud de las obras, habría que RE-CONOCER a la subjetividad del lenguaje!

¿No es esto una perfecta radiografía de nuestra Humana Condición?

7.Publicado por giraldo el 08/05/2008 22:43
Un articulo que abre las puertas a una comprension del comportamiento humano en su mas alta complejidad y que podra en un determinado momento comprender lo que ha determinado su comportamiento social ,que objetivamente es externa y que tendria este mismo funcionamiento.

8.Publicado por José el 15/06/2009 03:12
Según el artículo, este es un estudio que abriría nuevas posibilidades a la exploración de la conciencia desde la perspectiva científica, porque según Quiroga “en los últimos años se ha despertado un gran interés sobre el tema de la conciencia, que está considerada por muchos uno de los principales retos científicos pendientes”. para esto utilizando enfermos de epilepsia que habían recibido un tratamiento quirúrgico para esta enfermedad implantando electrodos intracraneales con el fin de definir la localización de los focos epilépticos en el cerebro.
Luego en el comentario de González Valdenebro, uno se los mas profundos e inteligentes que he leido, explica de una manera muy precisa desde la base mas simple y lógica de la aritmética básica, algo que si se estudia detenidamente y con mente abierta, hallar los fundamentos del mecanismo neurológico de la percepción visual y de cualquier mecanismo propio del hombre, puesto que como parte integral del universo somos energía interactuando dentro del medio al que pertenecemos.
Los descubrimientos científicos que a diario suceden, todos y cada uno tienen la constante el Universo que lo contiene...del Universo que nos contiene y del que no podemos abstraernos..sería mas fácil entender nuestra escencia si comprendiéramos las leyes Universales que nos rigen. Ojalá hayan mas comentarios de este talante y gente que pudiera de una manera inteligente aportar o debatir con argumentos.

9.Publicado por danielsis el 09/03/2010 13:40
la pr¿ercepcion visual es cosas de formas y dibujos para la artistica

10.Publicado por danielsis el 09/03/2010 13:40
bueno es ulgo sobred ibujos y otras cosas mas

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria