Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Descubren por casualidad que los dinosaurios tenían la sangre caliente

El hallazgo ha sido realizado a partir del análisis óseo de un centenar de mamíferos rumiantes actuales


Un estudio dirigido por una investigadora del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) de Cataluña ha revelado que los dinosaurios tenían la sangre caliente. El descubrimiento, realizado a partir del estudio óseo de un centenar de mamíferos rumiantes actuales y basado en la alta tasa metabólica de los dinosaurios, contradice la creencia previa de que estos reptiles eran animales de sangre fría. SINC/T21





Fuente: Wikimedia Commons.
Fuente: Wikimedia Commons.
Después de 40 años de discusión paleontológica, Nature ha publicado un trabajo que concluye que los dinosaurios tenían la sangre caliente.

“Al ser reptiles siempre se había pensado que eran animales de sangre fría”, ha declarado a SINC Meike Köler, investigadora del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y primera autora del estudio.

Hace un año, un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de California publicó en Science que los saurópodos tenían una temperatura corporal de entre 36 ºC y 38 ºC a partir del estudio del esmalte de los dientes fosilizados.

Sin embargo, los científicos no pudieron concluir entonces si estos dinosaurios de grandes dimensiones compartían mecanismos de regulación interna con los mamíferos, o por el contrario, necesitaban condicionantes externos para regular su temperatura, como los reptiles modernos.

En los animales conocidos como “de sangre fría”, o ectotérmicos, la temperatura de su organismo depende de la ambiental.

Durante las estaciones frías y secas, su ritmo metabólico se ralentiza para aprovechar las fuentes de calor externas. En los períodos favorables, “no tienen un mecanismo interno que les permita acelerar el crecimiento”, explica Köler.

Por eso, el tamaño de algunas especies de dinosaurios ha hecho dudar a los científicos de que estos animales, considerados “de sangre fría”’, pudieran crecer tanto y tan rápido. Ahora, los científicos del ICP han descartado la hipótesis sobre la cual se sustentaba la ectotermia de los
dinosaurios.

Líneas de paro del crecimiento

El trabajo infirió el metabolismo de los dinosaurios a partir del análisis de 115 fémures derechos de especies de mamíferos rumiantes actuales.

Hasta ahora, se pensaba que las llamadas “líneas de paro del crecimiento” (LAGs) en los huesos eran exclusivas de los animales de sangre fría. En cambio, los resultados muestran estas huellas en los animales analizados.

“Nadie había estudiado los huesos de los mamíferos a fondo, no existe ningún estudio consistente y exhaustivo sobre este tema”, ha señalado a SINC Köler.

El tejido óseo de los dinosaurios siempre había sido una contradicción. Sus huesos presentaban LAGs pero aun así existieron especies de grandes dimensiones, como un diplodocus.

Otros animales de sangre fría con estas marcas, como los cocodrilos, crecen muy lentamente durante los meses más favorables a su organismo. “Un cocodrilo necesitaría un siglo para medir cuatro metros porque su capacidad de crecimiento es treinta veces menor que la de un animal de sangre caliente”, dice Köler.

La investigadora describe las marcas en los huesos de los dinosaurios como líneas de paro del crecimiento muy delgadas y oscuras, que siempre se alternan con otros anillos más anchos y ligeros por la perforación de la vascularización –por donde circulaba su sangre–.
Las marcas más holgadas del hueso indican la capacidad de su metabolismo para crecer rápidamente, de donde los científicos deducen que tenían una alta tasa metabólica, propia de los animales de sangre caliente.

En un comunicado del ICP, se señala que el hallazgo se hizo por casualidad: “No diseñamos un estudio para encontrar la respuesta a la termofisiología de los dinosaurios, solo pretendíamos conocer mejor la fisiología de los mamíferos actuales y queríamos entender cómo les afecta el ambiente”, confiesa Köhler.


Referencia bibliográfica

Köler, M.; Marin, N.; Jordana, X.; Aanes, R. Seasonal bone growth and physiology in endoterms shed light on dinosaur physiology. Nature 7404 (486): 1-4, 28 de junio de 2012. DOI:10.1038/nature11177.


Jueves, 28 de Junio 2012
SINC/T21
Artículo leído 6293 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por YP el 28/06/2012 16:44
No es por ofender a nadie, Me licencié en Biología en el 92 del Ss XX y por entonces se decía, que el llevar la sangre al cerebro, en los "no todos mal llamados" dinosaurios, requería de gran bombeo de sangre, lo que sugiere presión y calor por los conductos, así qué, me temo que no es novedoso....

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria