Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Descubren que un mecanismo insospechado puede frenar la obesidad y la diabetes

El sistema inmune del intestino controla el peso corporal


Investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) han descubierto que un mecanismo insospechado puede frenar el desarrollo de la obesidad y de la diabetes tipo 2, tras seguir una dieta con muchas grasas. Detrás de este mecanismo estaría el sistema inmune del intestino y, más concretamente, la ausencia de una proteína en él. El hallazgo genera un nuevo objetivo terapéutico para ambos trastornos.




Escherichia coli, una de las muchas especies de bacterias presentes en el intestino humano. Imagen: Rocky Mountain Laboratories, NIAID, NIH - NIAID. Fuente: Wikipedia.
Escherichia coli, una de las muchas especies de bacterias presentes en el intestino humano. Imagen: Rocky Mountain Laboratories, NIAID, NIH - NIAID. Fuente: Wikipedia.
Investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) han descubierto que un mecanismo insospechado puede frenar el desarrollo de la obesidad y de la diabetes tipo 2, tras seguir una dieta con muchas grasas.

Por primera vez, estos científicos han logrado demostrar que, como resultado de una dieta de este tipo, se puede producir la inactivación de una parte del sistema inmune del intestino (una proteína llamada MyD88), lo que permitiría a las personas perder peso y reducir la diabetes tipo 2, vinculada a la obesidad.

Más específicamente, informa Eurekalert!, el equipo ha constatado que cuando se modifica la respuesta del sistema inmune -mediante la desactivación de dicha proteína- solo en aquellas células que cubren el intestino, se puede reducir la velocidad de desarrollo de la diabetes inducida por una dieta rica en grasas, limitar el desarrollo de tejido adiposo, reducir la inflamación dañina que causa la obesidad y fortalecer la función barrera del intestino, que evita que elementos bacterianos presentes en este pasen al resto del organismo.
 
Asimismo, en su estudio, los científicos demostraron en experimentos con ratones que modificando de este modo el sistema inmune intestinal, estos bajaban de peso, incluso cuando los animales ya eran obesos y diabéticos.

¿Por qué?
 
Los investigadores de la UCL explican que la causa de este efecto radicaría en que los ratones que no tienen la proteína MyD88 en sus intestinos consumen más energía que otros ratones obesos.
 
Además, presentan una flora microbiana o microbiótica intestinal distinta. También sorprendentemente, el equipo demostró que es posible proporcionar una protección parcial contra la obesidad y la diabetes mediante la transferencia (por injerto) de las bacterias intestinales de esos ratones sin MyD88 a otros ratones axénicos (sin flora intestinal).
 
Conclusiones y aplicaciones
 
Los resultados obtenidos señalan, por un lado, que si se consume una dieta grasa, el sistema inmune intestinal juega un papel importante en la regulación de cómo esa grasa se almacenará en el cuerpo. Por otro lado, revelan que en el intestino se puede modificar la composición bacteriana con este tipo de dietas.  

Por último, los hallazgos señalarían a un nuevo objetivo terapéutico para el tratamiento de la obesidad y la diabetes de tipo 2: la proteína MyD88.

Recientemente, investigadores de la Universidad Estatal de San Diego (EEUU) descubrieron un virus intestinal también vinculado con la obesidad y la diabetes, y que se cree infecta a  más de la mitad de la población mundial: el crAssphage. Al igual que sucede con las bacterias, el sistema digestivo aloja una gran variedad de virus implicados en nuestra salud.

Referencia bibliográfica:
 
Everard A et al. Intestinal epithelial MyD88 is a sensor switching host metabolism towards obesity according to nutritional status. Nature Communications (2014). DOI: 10.1038/ncomms6648.
 
 


Viernes, 5 de Diciembre 2014
Redacción T21
Artículo leído 5908 veces


Nota




Comente este artículo

1.Publicado por FRANCISCO BARRAZA CERVANTES el 06/12/2014 06:21
Es un buen articulo en lo general, pero hace falta mayor profundidad de la investigación; los bacteriofagos se conocen desde hace mas de 70 años, sin embargo aquí solo se señala que es de estructura ADN. Y que tiende a modificarse según la dieta. Este articulo no comenta el ciclo de reproducción viral, y es entendible que haya modificaciones con las dietas ricas en grasa, pues los bacteriofagos se unen a las bacterias en sitios especificos de su membrana celular "receptores" los cuales están constituidos de Lipoproteinas, lipopolisacaridos, etc, etc. Y hace falta mencionar que tipo de enterobacterias son las infectadas. Y me adelanto a comentar que cual sea de ellas también podrían ser modificadas por una gran cantidad de antibioticos y mas aun los no absorbibles en tubo digestivo. Sin embargo no omito comentar que son buenas observaciones con trascendencia clínica. Y que habrá que esperar una mayor investigación.

2.Publicado por Yasel Dominguez el 07/12/2014 07:26
Pienso en efecto que son buenos avances al respecto, pero definitivamente falta algo de indagación para la solución correcta. Pienso que será algo a tomar en cuenta en muy poco tiempo, ya que la fuente de investigación es extremadamente legítima.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 5 de Octubre 2017 - 09:00 Un reloj biológico controla nuestros músculos

Miércoles, 4 de Octubre 2017 - 12:30 Desayunar mal aumenta el riesgo de aterosclerosis