Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Descubren que un opioide orgánico puede ayudar a superar los traumas

La dinorfina acorta la duración de las reacciones al estrés, revela una investigación


Tras sufrir un evento traumático, no resulta fácil olvidar lo ocurrido y superar la angustia de los recuerdos. Un equipo de científicos alemanes ha descubierto que un opioide que produce de manera natural el organismo, la dinorfina, influye en la capacidad para olvidar o superar los traumas. Su hallazgo podría ayudar al desarrollo de nuevas terapias destinadas a personas que han vivido una experiencia traumática.




Imagen: kittykatfish. Fuente: Flickr.
Imagen: kittykatfish. Fuente: Flickr.
No resulta sencillo librarse de la angustia tras sufrir un suceso traumático.

Ahora, científicos de las Universidades de Bonn y de Berlín, en Alemania, han identificado un mecanismo vinculado a la permanencia de la ansiedad tras padecer un evento de este tipo.

Más concretamente, y según explican los investigadores en un artículo aparecido en The Journal of Neuroscience, lo que se ha hallado es un mecanismo capaz de detener el proceso que permite librarse de la ansiedad, tras un suceso estresante.

Según ellos, estos sentimientos no se relajan si no se segrega suficiente dinorfina en el encéfalo. El hallazgo podría conducir al desarrollo de terapias nuevas para personas que han vivido una experiencia traumática.

Superación orgánica

En general, la ansiedad ayuda a evitar peligros, porque nos mueve a evitar situaciones que provocan miedo. No obstante, los síntomas del miedo suelen aplacarse cuando no se presenta una nueva situación opresiva.

Pero cuando se ha sufrido un evento traumático, ese miedo puede prevalecer. “El recuerdo de los sucesos terribles no se borra así como así -afirma el Dr. Andras Bilkei-Gorzo del Instituto de Psiquiatría Molecular de la Universidad de Bonn- y a menudo los afectados deben aprender, mediante un proceso de aprendizaje activo, que ya no es necesario sentir temor pues el peligro ya ha pasado”.

De lo contrario, es posible desarrollar distintas patologías crónicas relacionadas con la ansiedad tras haber sufrido estrés físico extremo, como el provocado por situaciones de guerra, toma de rehenes, accidentes o catástrofes.

Pero, además del trabajo psicológico, también habría componentes orgánicos en la capacidad de superación de los traumas.

Según Andreas Zimmer, director del Instituto de Psiquiatría Molecular de la Universidad de Bonn, lo que ha logrado demostrarse, mediante una serie de experimentos, es que la dinorfina (opioide que se produce de forma natural en el organismo) “desempeña una labor importante en la reducción de la ansiedad”.

Según los investigadores, el grupo de sustancias implicadas en este proceso son los opioides, entre los que se incluye la endorfina segregada, por ejemplo por los deportistas, y que provoca efectos analgésicos y eufóricos. La dinorfina produce el efecto contrario, y amortigua las emociones.

Más tiempo para olvidar

El equipo investigó la influencia de las dinorfinas en distintas personas. “Aprovechamos las variaciones naturales del gen de la dinorfina que provocan que cada persona libere concentraciones distintas de esta sustancia en el encéfalo”, señala el profesor Henrik Walter, director del área de investigación de la mente y el encéfalo de la Clínica Universitaria de Psiquiatría del Hospital Charité de Berlín.

Para su estudio, los científicos dividieron a 33 sujetos sanos en dos grupos, en función de la intensidad de liberación de dinorfina establecida por su genética.

Así, se pudo confirmar que los sujetos con una actividad génica menor respecto a la dinorfina sufrían reacciones al estrés que duraban mucho más tiempo que las del segundo grupo.

Los científicos explican que el "olvido" de las reacciones de ansiedad es un proceso activo en el que interviene la corteza prefrontal ventromedial. Es muy probable que las dinorfinas afecten de manera crucial a la forma en la que se olvida el miedo gracias a la mediación de esta estructura cerebral, concluyen.

Referencia bibliográfica

Andras Bilkei-Gorzo, Susanne Erk, Britta Schürmann, Daniela Mauer, Kerstin Michel, Henning Boecker, Lukas Scheef, Henrik Walter, Andreas Zimmer. Dynorphins Regulate Fear Memory: from Mice to Men. The Journal of Neuroscience. 2012.


Miércoles, 11 de Julio 2012
CORDIS/T21
Artículo leído 4004 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >