Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Determinan el área del cerebro que crea los juicios morales

Conocida como corteza prefrontal ventromedial, hace posible la integración de emociones e intención


La capacidad para emitir ciertos juicios de valor acerca de las acciones de otros depende de un área concreta del cerebro conocida como corteza prefrontal ventromedial (VMPFC), revela un estudio reciente realizado por científicos del MIT. Las personas con trastornos en esta área son incapaces de evaluar moralmente acciones maliciosas, en caso de que éstas fracasen o no tengan resultados nocivos. La investigación añade así una nueva pieza al puzzle que explicaría cómo el cerebro humano construye la moral. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



Patrick Gillooly.  MIT
Patrick Gillooly. MIT
La capacidad para emitir ciertos juicios de valor acerca de las acciones de otros depende de un área concreta del cerebro, señalan los resultados de un estudio reciente, realizado por científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y de la University of Southern California.

En un comunicado emitido por el MIT, se explica que personas con daños producidos en una parte del cerebro conocida como corteza prefrontal ventromedial (VMPFC) no son capaces de generar una respuesta emocional normal ante un agravio, sino que se fijan sólo en el resultado de éste.

Es decir, que si, por ejemplo, alguien intenta hacer daño a otra persona pero, finalmente, no lo consigue, piensan que su acción es moralmente admisible.

Evaluación moral atípica

Ya se sabía que la corteza prefrontal ventromedial está relacionada con la toma de decisiones de contenido emocional.

Por otro lado, debido a sus conexiones con otras áreas de la corteza y con estructuras subcorticales, como la amígdala, se sabía también que juega un papel mediador entre cognición y emoción, y que desempeña una función fundamental en la regulación y el control del comportamiento.

El presente estudio ha demostrado que la VMPFC funciona, además, ante situaciones muy concretas provocando una reacción extraña: una evaluación atípica del valor moral de las acciones de los perpetradores, en caso de que éstos no consigan llevar a cabo su objetivo.

Según Liane Young, investigadora del MIT y directora de la investigación, los resultados obtenidos añaden una nueva pieza al puzzle que explicará cómo el cerebro humano construye la moral.

Young afirma que, lentamente, se está horadando en la estructura que posibilita esta aptitud humana y que, aunque no sea la primera vez que se demuestra que las emociones condicionan la moralidad, el estudio sí que delimita hasta qué punto las emociones importan para la formación de los juicios morales.

Aceptar el intento de asesinato

Según explican los investigadores en un artículo aparecido en la revista Neuron, los juicios morales, tanto los de la vida cotidiana como los que se emiten en las salas de justicia, dependen de nuestra capacidad de inferir intenciones.

Gracias a dicha capacidad, podemos perdonar daños no intencionados o accidentales o, por el contrario, condenar lo intentos fallidos de hacer daño.

Estudios anteriores habían demostrado que pacientes con trastornos en la corteza prefrontal ventromedial emitían juicios anómalos como respuesta a dilemas morales y que dichos pacientes eran incapaces de generar respuestas emocionales ante hechos abstractos o intenciones.

En el presente estudio, lo que se ha demostrado es que, concretamente, si el resultado de una mala intención es nulo, incluso ante una acción tan perversa como el asesinato, estas personas son incapaces de valorar dicha intención.

Determinan el área del cerebro que crea los juicios morales
Dilema y responsabilidad morales

La investigación fue realizada en colaboración con científicos de la University of Southern California, dirigidos por Antonio Damasio.

En ella participaron nueve pacientes con trastornos en la VMPFC, un área del cerebro del tamaño de una ciruela, situada entre los ojos y por encima de éstos.

Estos pacientes presentaban dificultades para procesar ciertas emociones sociales, como la empatía o la vergüenza, pero mantenían intacta la capacidad de razonar y otras funciones cognitivas, según Young.

En 2007, Damasio y Young realizaron otro estudio en el que demostraron que pacientes de este tipo eran incapaces de juzgar moralmente el asesinato o el daño a otras personas si estas acciones servían para salvar otras vidas. Por eso, los investigadores empezaron a sospechar que los daños en la VMPFC impedían a estas personas generar una respuesta moral corriente.

En la presente investigación, lo que se pretendía era establecer con exactitud el papel de esta área cerebral en la formación de juicios morales. Para ello, le fueron presentados a los participantes 24 escenarios o situaciones con un dilema moral intrínseco y se estudiaron sus reacciones ante ellos.

Cuando las acciones presentadas en dichos escenarios no conllevaban daño alguno, los pacientes eran incapaces de adjudicar responsabilidad moral a los perpetradores. Los individuos estudiados llegaron, incluso, a mostrarse más permisivos con intentos intencionados de hacer daño que con daños accidentales, fijándose sólo en los resultados de cada acción, y a pesar de ser capaces de interpretar las intenciones de las personas que actuaban.

Dos procesos

Según los investigadores, estos resultados respaldan la idea de que la producción de juicios morales requiere de, al menos, dos procesos: una evaluación lógica de la intención y una reacción emocional ante dicha intención.

La VMPFC, por tanto, sería un área cerebral clave en la integración de la intención y de los afectos y nos ayudaría a protegernos de las intenciones maliciosas, así como a distinguir las personas en las que podemos confiar de las que no son fiables.

En una investigación futura, los científicos quieren analizar a pacientes con trastornos en la corteza prefrontal ventromedial más jóvenes, para comprobar si la edad afecta a la capacidad para emitir juicio en estas personas. Asimismo, pretenden estudiar las reacciones y las valoraciones morales de este tipo de pacientes, en caso de que las intenciones dañinas vayan dirigidas a ellos mismos, es decir, sean más personales.


Viernes, 26 de Marzo 2010
Artículo leído 12705 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Anna2010 el 26/03/2010 15:48
Wow... q descubrimiento .. con este articulo se llegaria a la conclusion q las personas q tienen daños en la VMPFC... no son culpabables sus actos ... mmm ... Habrian tal vez muchos casos de presos q se pasarian a una clinica psiquiatrica?

2.Publicado por Carlita el 27/03/2010 14:42
Interesante la maquinola!

3.Publicado por Erick Bojorque el 28/03/2010 18:44
erickbojorque
Saludos cordiales.

Un interesante descubrimiento.
Muy valioso para el estudio, tratamiento y curación del autismo.

Atentamente
Erick Bojorque

4.Publicado por Alberto Rodriguez-Sedano el 30/03/2010 09:04
Debemos distinguir radicalmente entre el fundamento material de la moral en el cerebro y el fundamento moral en la sociedad. La sociedad es primera a la moral, y es quien da significado a su ser. No basta con hacer del cerebro un primer grado continuo. El grado de su ampliación no está justamente en el cerebro, sino en lo que no es sólo cerebro. Lo común de tener cerebros no es lo mismo que lo común de su objeto. No neurociencia sino sociología.

En el cerebro hay cierta propensión a la moral, exactamente, en el margen de sensibilidad al otro (afectividad en la predisposición del objeto de la emoción). La sociología, el estudio de las formas morales, no es neurociencia, y la neurociencia no puede mirar la moral sin todo lo que le da contenido. ¿O el cerebro le da por sí mismo un contenido?. Le da una forma incierta.

En lugar de hacer pruebas con pacientes con lesiones, que sociológicamente es un disparate, ¿por qué no estudian si esos pacientes, igualmente, son sujetos de lo moral y no sólo de la subjetividad de su juicio?.

5.Publicado por Jorge el 18/04/2010 05:32
Lamentablemente, el artículo, no menciona las causas que produjeron los transtornos en la corteza prefrontal ventromedial. Si la causa es genética o por algún accidente o infección viral o bacteriana., o quizás algún trauma sicológico. Sería muy interesante saber el orígen de este transtorno, para poder prevenir estos daños que pueden dar lugar a personalidades quizás sicóticas, esquizofrénicas. o con tendencias delictivas.
Por otro lado, no está demás este tipo de estudios sobre neurociencias que pueden tener consecuencias sobre la moral o los juicios de moral de las personas, pues el ser humano es un todo biológico y social. ¿Es posible que exista la moral sin un cerebro humano que le pueda dar sentido?. Es un error de muchos estudiosos el tener una visión polarizada o unidereccional de los fenómenos en función de su propio campo de estudio. La visión debe ser más bien multidisciplinaria.

6.Publicado por carlos el 11/01/2011 16:12
Me gustaría conocer el titulo del articulo original o al menos la fuente de donde se reviso el estudio.

Muchas Gracias

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria