Tendencias 21
Universidad Comillas




Diversas disciplinas científicas explican la religiosidad humana

Surge por evolución, a partir de procesos cognitivos básicos, y tiene una base neuronal, señalan los expertos


La religiosidad humana ha perdurado durante más de 100.000 años y ha existido y existe en cada cultura de nuestra especie. Hoy día, además, se calcula que más del 85% de la población mundial tiene algún tipo de creencia religiosa. Desde hace años, la ciencia intenta comprender el fenómeno religioso. La revista Monitor of Psychology ha revisado recientemente algunas de las investigaciones realizadas a este respecto, así como las conclusiones que podrían extraerse de ellas: la religiosidad surgiría a partir de procesos cognitivos básicos del ser humano, tiene una base neuronal, y su causa podría ser evolutiva, afirman los especialistas. Por Yaiza Martínez.



Chamán Urarina de Perú. Fuente: Wikimedia Commons.
Chamán Urarina de Perú. Fuente: Wikimedia Commons.
Tradicionalmente, algunos psicólogos han caracterizado las creencias religiosas como patológicas o como pensamientos irracionales.

Sin embargo, la religiosidad humana ha perdurado durante más de 100.000 años, y ha existido y existe en cada cultura de nuestra especie. Hoy día, además, se calcula que más del 85% de la población mundial tiene algún tipo de creencia religiosa.

Para tratar de entender el origen y las causas de la fe religiosa, en los últimos años psicólogos y neurocientíficos se han dedicado a analizar este fenómeno de la mente humana. En un artículo publicado por la revista Monitor of Psychology, editada por la American Psychological Association (apa), se explican y se sintetizan algunos de los hallazgos realizados en estas investigaciones.

Predispuestos a buscar sentido

Según se explica en el artículo, psicólogos y neurocientíficos han descubierto que la religión podría ser un subproducto del propio modo de funcionamiento de nuestro cerebro, que tiende, entre otras cosas, a buscar orden en el caos, a antropomorfizar nuestro entorno y a creer que el mundo que nos rodea ha sido creado para nosotros.

Justin Barret, psicólogo especializado en este tema del Centre for Anthropology and Mind de la Universidad de Oxford, afirma que en los últimos tiempos se han recopilado evidencias de que serían diversos procesos básicos del conocimiento humano los que habrían dado lugar a las creencias religiosas, y los que le otorgarían a éstas su fuerza y perdurabilidad.

Dichos procesos hacen, por ejemplo, que veamos el mundo como si tuviera un diseño intencionado, como si hubiese sido creado por algo o por alguien.

Estudios realizados por científicos de la Universidad de Boston demostraron que incluso en los niños pequeños existe esa tendencia a pensar que el mundo ha sido creado con un propósito. Así, por ejemplo, si se le pregunta a los niños “¿por qué existen los ríos?”, una respuesta corriente sería: “para que los peces puedan nadar”.

Otra investigación publicada por la revista Science reveló que también los adultos buscan permanentemente un sentido, sobre todo en situaciones de incertidumbre. En ella, se constató que la gente tendía más a ver patrones en una representación aleatoria de puntos, si se les hacía sentir previamente que no tenían control alguno.

Tendencia a lo sobrenatural

Pero, además, el ser humano parece tener una predisposición innata a creer en lo sobrenatural, explica Barret. En un estudio realizado por el psicólogo, se constató que niños de tan sólo tres años atribuían espontáneamente habilidades sobrenaturales e inmortalidad a “Dios”, incluso sin haber recibido aleccionamiento alguno sobre Dios o la religión.

Asimismo, los niños también elaboraban historias sobre su vida antes de nacer, acerca de un contexto bautizado por Barret como la “pre-vida”.

Justin Barret. Fuente: Universidad de Oxford.
Justin Barret. Fuente: Universidad de Oxford.
El psicólogo afirma que lo que se está demostrando es que “nuestra estructura cognitiva básica nos predispone a cierto tipo de pensamientos, a pensar en la pre-vida, en la vida después de la muerte, en dioses, seres invisibles que hacen cosas, es decir, en los temas comunes de las religiones del mundo”.

Con base neuronal

Esta predisposición hacia las creencias religiosas tiene una base neuronal, señalan las investigaciones más recientes realizadas por neurocientíficos.

Según ellos, la tendencia a la religiosidad se extiende por todos los sistemas del cerebro, y probablemente surja de circuitos neuronales desarrollados para otros fines.

Como ejemplo, en 2009, Jordan Grafman, PhD, director de la sección de neurociencia del National Institute of Neurological Disorders and Stroke de Estados Unidos, publicó los resultados de un estudio realizado con tecnología fMRI (exploración de resonancia magnética funcional de la actividad neuronal) que demostraron que los pensamientos religiosos activan un área del cerebro implicada con la interpretación de las emociones e intenciones de otras personas.

Según los autores del estudio, estos resultados sugieren que cuando la gente piensa en Dios desarrolla un pensamiento similar al que tienen cuando piensan en cualquier figura autoritaria especial, como una madre o un padre.

Origen evolutivo

Por último, la predisposición humana a la religiosidad podría tener un origen evolutivo: algunos especialistas afirman que la religión habría evolucionado para favorecer la formación y el mantenimiento de grandes comunidades sociales.

Los científicos de la Universidad de Virginia, Jonathan Haidt y Jesse Graham, publicaron en febrero de 2010 un artículo en la revista Personality and Social Psychology Review en el que sugerían que la religión co-evolucionó con la moralidad, como una manera de establecer lazos entre individuos en comunidades extensas.

Graham y Haidt argumentaron en su artículo que, a través de relatos y rituales, las religiones han construido cinco pilares morales básicos: no hacer daño, ser justos, ser leales al grupo, respetar la autoridad y vivir con pureza. Estos pilares ayudarían inicialmente a la gente a cooperar unos con otros.

Sin embargo, estos relatos y rituales promoverían la idea de defender a la propia comunidad frente a otras comunidades. De ahí los problemas bélicos que pueden llegar a ocasionar las religiones, explican los expertos.

De cualquier modo, señalan, todas estas investigaciones sirven para comprender al ser humano como un todo que integra elementos biológicos, psicológicos, sociales, culturales y espirituales que están conectados entre sí. Según Barrett, a medida que los estudios avanzan, se tiene una mayor comprensión acerca de la naturaleza de la religión y su desarrollo.



Miércoles, 9 de Febrero 2011
Visitas de este artículo: 7449



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Héctor de Lázaro Nuñez el 09/02/2011 16:59
1-Si esto lo analizamos desde el punto de vista de la ficción o del legado mitologico contenido en literaturas de diversos pueblos en nuestro mundo, diriamos que ha sido el resultado de contactos de seres extraterrestres en el pasado, a los que hemos divinizado; recuerden como las civilizaciones americanas ante la conquista, prácticamente se rindieron a estos interpretandolos como los dioses de sus mitos.
2-Si desde el punto de vista de lo inesplicable de nuestra existencia, y la mejetuosidad de la creación, tambien caeremos en creencias.
3- En esto de la religión tambien debemos reconocer la picardia humana, para explotar a los cautos con ceremonias de adoración desde la del sol (antiguo egipto), hasta los diversos dioses, santos y cultos más oscurantistas.
4- Las grandes religiones que desde la época romana, y al servicio de los gobiernos, o no, nos sumieron más en la ignorancia, para de conjunto someternos, explotarnos etc , si bien no es menos cierto lo que manifiesta JONATHAN HAID Y JESSE GRAHAN, SUGIRIENDO QUE LA RELIGIÓN CO-EVOLUCIONÓ CON LA MORALIDAD.....
En definitiva y en sentido general esta surge, se crea, y se recrea, etc, de nuestra ignorancia.

2.Publicado por Iskander el 09/02/2011 19:40
Con tantas noticias fundamentadas en estudios científicos publicadas en esta misma web relativas al tema del origen de las creencias en Dios, un ser superior, o cualquier tipo de religión ¿por qué los científicos creyentes que también publican en esta web, no les dan validez a dichos estudios y cambian su modo de pensar?

3.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 10/02/2011 18:36
La religión estudiada desde el punto de vista socio-cultural y psicológico, con sus respectivas consecuencias como instrumendo político de poder y dominación, es sin duda un campo que no ha sido lo suficientemente explorado, ni debidamente documentado.... Resulta vital conocer a fondo el pensamiento mágico y fantástico, que sin duda tienen su origen en un estadio primordial de la consciencia, donde los límites entre lo real e imaginario; entre lo experimentado y lo relatado eran sin duda precarios.

Un paso necesario, para que la humanidad en conjunto y no sólo una minoría de outsiders, de el salto definitivo hacia el pensamiento analítico, crítico, científico, racional.... Sólo la verdad nos hará libres.

4.Publicado por Cachi Quaglia el 13/02/2011 22:09
Es difícl entender a que estudios "científicos" se refieren en este caso... A menos que crean que "científico"es encontrar correlaciones de simultaneidad entre los procesos fisiológicos y los psíquicos, saliendo del ingnuo causalismo y comprendiendo al ser humano como una indisoluble estructura psicofísica, caracterizada por la concomitancia de fenómenos dentro del mismo ámbito. Eso ya es un buen avance del conocimiento oficial y académico.

En cuánto al tema de la nota en sí, es sabido ya que la espiritualidad humana, manifestada muchas veces en creencias religiosas desde el comienzo de la Humanidad como tal, encuentra su sentido en la pregunta del ser humano por su mayor carencia y certeza de experiencia: Su finitud temporal.
Es muy evidente que el registro psíquico interno de esta carencia tiene su correlato corporal y neurológico, sin el cual el ser humano no podría "sentirlo".

Es claro también que la búsqueda de caminos para superar este sufrimiento mental profundo no está separada de la convivencia con los otros seres humanos, a los que puede reconocer como iguales pues padecen la misma carencia básica. Es desde esa situación que las creencias religiosas dan lugar a cánones de moralidad, aunque muy condicionados por la época y cultura en que nacen y se desarrollan. Después declinan y mueren, tanto los cánones morales como los religiosos, surgiendo nuevas manifestaciones en la continua búsqueda humana por un sentido trascendente de la vida.

Es posible que estemos en el umbral del surgiiento de una espiritualidad y una moral internas, sin dogmas ni castas sacedotales...

5.Publicado por xabi el 22/02/2011 21:29
para mí ahí algo falla. El resto de animales que viven en grupo también defienden a su grupo frente a otros grupos, y, sin embargo, en ellos no existe la religión.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR