Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Dos compuestos conocidos ralentizan drásticamente el envejecimiento en animales

Uno de ellos se usa contra el cáncer y el otro es un flavonoide muy común en la dieta humana


Dos compuestos ya conocidos, uno de ellos utilizado contra el cáncer, y el otro un flavonoide muy común en la dieta humana, aumentan la 'vida saludable' de los ratones. Así lo han comprobado científicos estadounidenses, que advierten de que hacen falta más pruebas antes de experimentar con humanos, y de que los compuestos tienen efectos secundarios en tratamientos a largo plazo.




Los ratones muestran beneficios en su salud al utilizar los dos compuestos estudiados. Fuente: ImageAfter.
Los ratones muestran beneficios en su salud al utilizar los dos compuestos estudiados. Fuente: ImageAfter.
Un equipo de investigadores de, entre otros, el Instituto de Investigación Scripps (TSRI, Florida) y la Clínica Mayo (Minnesota), ambas entidades privadas sin ánimo de lucro de Estados Unidos, ha descubierto que dos compuestos ya conocidos ralentizan drásticamente el envejecimiento en animales, aliviando los síntomas de fragilidad, mejorando la función cardíaca y ampliando una vida saludable.

Los científicos han acuñado el término "senolytics" (senolíticos) para esta clase de medicamentos. La nueva investigación ha sido publicada en línea en la revista Aging Cell.

Las células senescentes -que han dejado de dividirse- se acumulan con el tiempo y aceleran el proceso de envejecimiento. Dado que la "vida saludable" (tiempo libre de enfermedad) en ratones se refuerza al matar estas células, los científicos razonaron que la búsqueda de tratamientos que consiguieran lo mismo en humanos podría tener un enorme potencial.

Los científicos se enfrentaron, sin embargo, al reto de identificar y dirigirse a las células senescentes sin dañar otras células.

El equipo sospechaba que la resistencia de las células senescentes a la muerte por el estrés y daños podría dar una pista. De hecho, analizando la transcripción génica, descubrieron que, al igual que las células del cáncer, las células senescentes tienen una mayor expresión de "redes de supervivencia" que las ayudan a resistir la apoptosis, o muerte celular programada. Este hallazgo proporciona criterios clave para buscar posibles fármacos.

Utilizando estos criterios, el equipo se enfocó en dos compuestos disponibles: por un lado, el dasatinib, un fármaco contra el cáncer, y por otro, la quercetina, un compuesto natural que se vende como suplemento, y que actúa como antihistamínico y anti-inflamatorio.

El dasatinib puede ser tóxico, provocando enfermedades del sistema inmunitario como la neutropenia y la mielosupresión. Por su parte, la quercetina es un flavonol que se encuentra en altas concentraciones tanto en frutas como en verduras, en especial en la cebolla. Es el flavonoide más abundante de la dieta humana.

Las pruebas

Pruebas realizadas en cultivos celulares mostraron que estos compuestos inducen, de hecho, la muerte selectiva de las células senescentes. Cada uno de los compuestos tenía efecto sobre distintos tipos de células senescentes. Una combinación de ambos era más eficaz, en general.

A continuación, el equipo analizó cómo afectaban estos fármacos al envejecimiento y la salud de los ratones. "En modelos animales, los compuestos mejoran la función cardiovascular y la resistencia durante el ejercicio, la reducción de la osteoporosis y de la fragilidad, y prolongan la vida saludable", explica en la nota de prensa de Scripps Laura Niedernhofer, profesora y co-directora de la investigación, cuyos modelos de envejecimiento acelerado de los animales se utilizaron ampliamente en el estudio.

Los autores advierten que se necesitan más pruebas antes de su uso en humanos. También recuerdan que ambos productos tienen posibles efectos secundarios, por lo menos en los tratamientos a largo plazo.

Referencia bibliográfica:

Yi Zhu, Tamara Tchkonia, Tamar Pirtskhalava, Adam Gower, Husheng Ding, Nino Giorgadze, Allyson K. Palmer, Yuji Ikeno, Gene Borden, Marc Lenburg, Steven P. O'Hara, Nicholas F. LaRusso, Jordan D. Miller, Carolyn M. Roos, Grace C. Verzosa, Nathan K. LeBrasseur, Jonathan D. Wren, Joshua N. Farr, Sundeep Khosla, Michael B. Stout, Sara J. McGowan, Heike Fuhrmann-Stroissnigg, Aditi U. Gurkar, Jing Zhao, Debora Colangelo, Akaitz Dorronsoro, Yuan Yuan Ling, Amira S. Barghouthy, Diana C. Navarro, Tokio Sano, Paul D. Robbins, Laura J. Niedernhofer, James L. Kirkland. The Achilles’ Heel of Senescent Cells: From Transcriptome to Senolytic Drugs. Aging Cell (2015). DOI: 10.1111/acel.12344.


Martes, 10 de Marzo 2015
Instituto Scripps/T21
Artículo leído 4377 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 20 de Octubre 2017 - 09:00 Los superdotados están más expuestos a enfermedades

Jueves, 5 de Octubre 2017 - 09:00 Un reloj biológico controla nuestros músculos