Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




EEUU desarrollará un ejército de nano-soldados biónicos

Inspirados en la biomecánica de las orugas, se autodestruirán después de cada misión


La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa (DARPA) ha encargado a la Universidad Tufts el desarrollo de unos nano-soldados que se construirán con biomateriales y cuya estructura y funcionamiento estarán basados en la biomecánica de las orugas, lo que les permitirá introducirse en edificios enemigos a través de una rendija bajo la puerta, un conducto para el cableado o un agujero en un muro. Esta nueva generación de robots se llama Chembots (de Chemical Robots) y una vez llevado a cabo su cometido en territorio hostil, pueden autodestruirse y biodegradarse completamente. Por César Gutiérrez.




Laboratorio de Mecánica Biomimética de la Universidad Tufts.
Laboratorio de Mecánica Biomimética de la Universidad Tufts.
Quizá el lector haya tenido alguna vez ante sus ojos una oruga del tabaco (también conocida como gusano Goliat y de nombre científico Manduca sexta). Si es así, podrá hacerse una idea visualmente aproximada del aspecto que tendrán los futuros soldados biónicos (chembots) que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa (DARPA en inglés) pondrá al servicio de las fuerzas armadas estadounidenses.

Los chembots (de Chemical Robots) pesarán entre 2 y 200 gramos, y serán capaces de desplazarse a largas distancias. Su extrema flexibilidad y la naturaleza gelatinosa de los materiales que se usarán para su construcción les permitirán introducirse en ambientes hostiles a través de rendijas, aberturas y agujeros mucho más pequeños que ellos mismos y, una vez al otro lado, metamorfosearse y adquirir un tamaño 10 veces más grande, así como la consistencia sólida necesaria para realizar su tarea.

El trabajo de estos nano-soldados biónicos podrá ser dirigido por control remoto, o bien realizado de forma totalmente autónoma por los chembots, que se comunicarán de forma inalámbrica y serán también autónomos e independientes en lo que respecta a sus fuentes de energía. Una vez llevado a cabo su cometido en territorio hostil, se auto-aniquilarán y bio-degradarán completamente.

Otra sorprendente capacidad de estos micro-soldados es que podrán portar a su vez a otros chembots más pequeños aún, que se desplegarían una vez transportados por los primeros a su objetivo para ejecutar sub-misiones en las que fuera necesaria una extrema miniaturización, según explica la DARPA en la descripción del proyecto, donde detalla el tipo de nano-soldados biónicos que quiere desarrollar.

Ciencia y defensa

También la Universidad Tufts, a la que pertenecen los científicos que desarrollarán e implementarán el proyecto, informa que los chembots serán capaces de realizar misiones y operaciones imposibles para cualquier máquina (o ser humano) actual. Los innovadores artefactos podrán desplazarse a lo largo de cables, cuerdas o alambres, así como trepar a árboles y otras estructuras.

En la Tufts subrayan la utilidad de esta nueva generación de robots, por ejemplo en la recopilación (y trasmisión) de información desde el interior de un mecanismo explosivo, que los chembots serían asimismo capaces de desactivar, así como en la detección de campos de minas o en operaciones de búsqueda y rescate en condiciones peligrosas. Fuera del ámbito militar, la utilidad de los chembots sería también evidente para el diagnóstico médico.

Armas de seda

En el proyecto se dan cita varias disciplinas científico-tecnológicas y diversas áreas de investigación avanzada, desde la nanotecnología a la neurociencia, pasando por la ingeniería genética, la bio-ingeniería de tejidos y, por supuesto, la robótica.

Fascinado por la forma en que la oruga Manduca controla sus movimientos mediante un cerebro relativamente simple y por el sorprendente grado de flexibilidad de los mismos careciendo aquélla de las complejas articulaciones de un vertebrado, el neurobiólogo Barry Trimmer (principal investigador involucrado en este proyecto junto al catedrático de ingeniería biomédica David Kaplan) ha estado estudiando a este animal durante varios años y ahora tendrá oportunidad de implementar esos biomecanismos en los chembots.

Por su parte, Kaplan, cuyo laboratorio se centra en la ingeniería de biopolímeros, ha dedicado años a estudiar la increíble resistencia conseguida por las arañas y los gusanos en sus telas y capullos a partir de un material tan flexible como la seda. La ingeniería genética y la nanotecnología se dan cita en sus manos como herramientas para el desarrollo de una proteína de fusión que combina esas propiedades de la seda con la compleja estructura del silicio.

Junto a Trimmer y Kaplan participarán en este proyecto prestigiosos expertos en ingeniería eléctrica, mecánica, computación y robótica.

El prestigio, el altísimo nivel de exigencia científica y la trayectoria de eficacia y resultados tanto de la Universidad Tufts como de sus investigadores, sumados a la claridad de ideas de la DARPA en lo que referente al tipo de artefactos con los que quiere contar para su incorporación a las fuerzas armadas (por no hablar del multimillonario contrato que hay de por medio), enmarca pues este proyecto en apariencia futurista y fantástico en nuestro mundo real y no muy lejos de nuestro presente, en los que cabe augurarle un más que probable éxito y donde no tardaremos demasiado en ver los primeros prototipos de estas gelatinosas milicias.


Lunes, 21 de Julio 2008
César Gutiérrez
Artículo leído 12394 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Soria Velasco el 23/07/2008 03:44
Al fin la complejidad se maneja con fines prácticos. La ciencia visible esta resolviendo problemas reales, utilizando realidades invisibles para los comunes mortales como yo

2.Publicado por WILDER el 20/05/2011 04:47
Nano ciencia ó nano ingenieria

3.Publicado por eusebiologo el 11/02/2012 09:51
Uy el ataque de los gusanos zombies de la muerte vengadores alfa-lobo estrellita pin pon.
Sé que es posible realizar esto, o por lo menos usar gusanos reales y entrenarlos mediante sofisticadas técnicas de condicionamiento, cruza selectiva, y alteraciones del genotipo y control por computadora de finales del s XXI e inicios del siglo XXII; pero los gusanos mutantes dotados de un bajo nivel de razocinio se volverían contra la humanidad en pos de ser la especie dominante.
Al fin y al cabo, a todos gringos o no, se los comen los gusanos

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel