Tendencias 21
25 Aniversario




El 70% de la investigación biotecnológica española está centrada en la salud

Es uno de los sectores que más esfuerzo realiza en I+D, según Cotec


La salud acapara el 70% de las investigaciones en biotecnología que se realizan en España y es uno de los sectores que más esfuerzo realiza en I+D, según el informe COTEC sobre biotecnología y medicina que acaba de publicarse en Madrid. En España se ha producido en los últimos años un gran aumento del esfuerzo dedicado a la investigación en biotecnología, lo que ha permitido la generación de conocimiento y la adquisición de experiencia, hasta el punto de haber favorecido el caldo de cultivo capaz de sustentar la creación de un importante tejido de empresas de base tecnológica en el sector. Por Rubén Lafuente.



Momento de la presentación del informe COTEC
Momento de la presentación del informe COTEC
La biotecnología es una ciencia y un conjunto de tecnologías en el que están implicadas, entre otras, la biología, la bioquímica, la genética, la virología, la agronomía, la ingeniería, la química, la medicina, la veterinaria y el estudio del medio ambiente, que tienen en común el empleo de seres vivos, sus procesos o sus productos para la obtención de beneficios mediante la modificación de éstos y la de su entorno.

Por sectores de actividad, la salud humana es el más importante ya que representa el 70% de las investigaciones que se realizan en biotecnología en España, seguido a mucha distancia por el sector de la agroalimentación, según los últimos datos publicados por Genoma España . Dada la importancia de este subsector en nuestro país y con el fin de analizar el conocimiento científico que sustenta la biotecnología dirigida al diagnóstico y la terapia en el entorno de la salud y sus aplicaciones actuales y futuras, Cotec ha elaborado un amplio informe sobre “Biotecnología en la Medicina del Futuro” en el que han participado numerosos expertos en este campo del entorno académico, empresarial, financiero y de las administraciones públicas.

Biotecnología en la medicina

La OCDE define la biotecnología de manera general como “la aplicación de la ciencia y la tecnología a organismos vivos, así como también a partes, productos y modelos de los mismos, para alterar materiales vivos o no vivos para la producción de conocimientos, bienes y servicios”.

Aplicada al campo de la medicina, la biotecnología incluye líneas de investigación dirigidas a resolver problemas de salud, ya sea mejorando drásticamente la precisión del diagnóstico, profundizando en el conocimiento de las enfermedades para la consiguiente optimización e incluso personalización de las terapias prescritas, proporcionando la capacidad de pronosticar la evolución de una enfermedad con su tratamiento, o corrigiendo la causa original de algunas patologías.

En el informe Cotec sobre “Biotecnología en la Medicina del Futuro” (Genoma España, Junio 2005) se analizan las distintas líneas de investigación y tecnologías del área de la biotecnología en España, que están ya desarrolladas o se encuentran en fase de desarrollo para ser aplicadas en el sector de la salud humana. Pero sólo las específicamente relacionadas con la enfermedad, es decir, con la obtención de un diagnóstico, la creación de tratamientos terapéuticos o incluso la estimación del pronóstico de dichos tratamientos aplicados a determinadas patologías y pacientes, en los que la biotecnología tiene un papel fundamental.

Tras una breve descripción básica sobre el funcionamiento y el manejo del material genético, el informe resume las líneas científicas de desarrollo, fundamentales en biotecnología de aplicación terapéutico-sanitaria, como la célula como fábrica, el uso del sistema inmune como defensor frente a “enemigos” concretos causantes de enfermedades, el desarrollo de medicamentos muy específicos o el uso del material genético y de los tejidos para la reparación de complicaciones en el organismo.

Tecnologías específicas

También se analizan las tecnologías desarrolladas para su puesta en práctica, entre las que cabe destacar:

• La genómica y la proteómica, que permiten definir nuevas dianas terapéuticas.
• El screening de productos naturales y la química combinatoria, para la identificación más eficiente de nuevos compuestos activos.
• La farmacogenómica, en el diseño de terapias más efectivas.
• Los cultivos celulares, modelos animales y la toxicogenómica, que permiten un nuevo desarrollo preclínico mediante ensayos de eficacia y toxicidad menos costosos y más rápidos.
• La bioproducción y la producción a gran escala en animales y plantas transgénicas de sustancias terapéuticas más seguras, y no accesibles con las metodologías tradicionales.
• La bioinformática, para acceder a nuevas y más poderosas herramientas de análisis.
• Y los biosensores y la nanobiotecnología, que permiten utilizar biomoléculas a escala nanométrica con nuevas perspectivas en el diagnóstico y la terapéutica.

El documento también ofrece una breve descripción de la relación entre las compañías farmacéuticas y las biotecnológicas, de modelos de negocio en el campo de la biotecnología aplicada a la salud humana y de aquellos aspectos de mayor incidencia en el negocio de este sector, como son la propiedad intelectual, los asuntos relacionados con la estricta regulación nacional e internacional en este campo, o la política de precios y reembolso.

También incluye varios anexos, en los que se recoge una breve descripción de las singularidades del sistema español de innovación en este sector, un glosario para facilitar la comprensión de los términos más técnicos o especializados utilizados en el documento, y una completa relación de direcciones web de interés.

Un sector de actividad con grandes posibilidades de desarrollo en España

Los avances de la biotecnología en el campo de la salud ofrecen grandes posibilidades de desarrollo de innovaciones tecnológicas ya que, entre otros factores, están contribuyendo a la obtención de nuevos fármacos biológicos, que serían muy difíciles de obtener por los métodos clásicos; proporcionan nuevos métodos para la producción a gran escala de sustancias ya existentes, que son significativamente más eficaces; constituyen la base para nuevos tests de diagnóstico más sensibles y específicos; hacen posible ampliar el espectro, el enfoque y la seguridad de nuevas vacunas; contribuyen a que los tratamientos médicos sean más eficaces, preventivos y personalizados; y permiten desarrollar terapias que corrigen el defecto bioquímico, en lugar de aliviarlo.

En España se ha producido en los últimos años un gran aumento del esfuerzo dedicado a la investigación en biotecnología, lo que ha permitido la generación de conocimiento y la adquisición de experiencia, hasta el punto de haber favorecido el caldo de cultivo capaz de sustentar la creación de un importante tejido de empresas de base tecnológica en el sector.

Según los datos correspondientes a 2005, publicados en el último Informe ASEBIO 2005 (Asociación Española de Bioempresas, Junio 2006), 538 empresas realizaron actividades de investigación biotecnológica en España. Entre ellas, 120 tienen a la biotecnología como actividad exclusiva y son las que constituyen el núcleo del sector y principal motor en términos de generación de conocimiento, con una facturación de más de 370 millones de euros y una inversión en I+D cercana a los 320 millones de euros (un 86% de su facturación).

Atendiendo a la distribución por sectores, según los datos de Asebio, la biotecnología sanitaria supone más del 50% del sector, seguida de las aplicaciones agroalimentarias (20%), repartiéndose el resto entre la biotecnología industrial (5,7%) y un número importante de compañías que ofrecen plataformas tecnológicas de aplicación en varios sectores como la genómica o la proteómica (23,6%). En cuanto a la distribución geográfica de las compañías completamente dedicadas a la biotecnología, se aprecia la pérdida de peso relativo de algunas de las comunidades autónomas tradicionalmente más activas como Madrid o Valencia, a favor de polos emergentes como Asturias, Canarias o Baleares, que se incorporan al mapa biotecnológico español, mientras que Cataluña y Andalucía mejoran ligeramente sus ratios.





Miércoles, 5 de Julio 2006
Artículo leído 19769 veces