El 80% de las denuncias de malas prácticas dentro de las empresas no se consuman

Fallan las estrategias de apoyo y protección a los informantes internos o “whistleblowers”


Un gran número de organizaciones sufren las consecuencias, muchas veces fatales, de la divulgación de enormes escándalos internos. De ahí la importancia de los “whistleblowers” o informantes internos en una organización, ya que son ellos los que pueden alertar de las malas prácticas a tiempo y conseguir que se adopten medidas antes de que sea demasiado tarde. Pero muchas organizaciones desconocen los canales que deben abrir para que el 80% de quienes quieren denunciar estas situaciones no se detengan después de dar el primer paso, como lo evidencia un nuevo estudio. Por Catalina Franco R.



El 80% de las denuncias de malas prácticas dentro de las empresas no se consuman
El 80% de las denuncias de malas prácticas dentro de las empresas no se consuman
Los “whistleblowers” o informantes internos pueden ser vistos por algunos como los sapos pero realmente constituyen un bien invaluable para una organización, siempre y cuando denuncien las irregularidades internamente y siguiendo los canales adecuados.

Pero para que esto sea posible una empresa tiene que proporcionar seguridad, apoyo, canales de comunicación eficaces y otros elementos de motivación, ya que, de lo contrario, será muy difícil que un empleado corra riesgos personales y profesionales para ayudar a su compañía.

La Universidad de Indiana destaca en un artículo el nuevo estudio de dos de sus investigadores, Janet Near y Terry Morehead Dworkin, junto con Marcia Miceli, de la escuela de negocios de la Universidad de Georgetown, que fue dado a conocer a través de un artículo escrito por los tres en el Journal of Business Ethics.

El estudio habla sobre la situación de los “whistleblowers” dentro de las compañías y sobre cómo, hasta ahora, las estrategias de estas últimas han hecho que el 80% del personal que tiene la intención de denunciar situaciones irregulares dentro la empresa, aunque recurra a la jerarquía o trate de contarle a alguien, no pasa del primer intento.

El papel de los “whistleblowers”

Los autores de la investigación explican que los “whistleblowers” responden al estereotipo de ser quienes van a los medios de comunicación a contar lo que está pasando en sus compañías, pero que eso realmente no es así, ya que la mayoría de estas personas tratan de denunciar las situaciones internamente como primer paso.

Por eso, ellos analizan lo importante que es para una empresa incentivar este tipo de denuncias internas, “Si yo soy el gerente…me corresponde establecer procedimientos para que ellos (los empleados) puedan ‘dar el pitazo’ (denunciar) internamente y minimizar el daño externo de la organización”.

Los investigadores explican también cómo actualmente es muy difícil conocer lo que está pasando dentro de una organización, a diferencia de épocas pasadas en las que eran los periodistas los que denunciaban estas situaciones, lo que convierte a los “whistleblowers” en los personajes fundamentales que posibilitan el conocer a tiempo lo que sucede. Sin embargo, es necesario proporcionar herramientas, motivación y una comunicación abierta para que esta comunicación interna pueda hacerse de la forma adecuada.

Apoyo, motivación y comunicación para evitar catástrofes

Los autores del artículo recomiendan implementar sistemas especiales de evaluación para las denuncias de situaciones cuestionables por parte de los empleados a través de los canales correctos, y además hablan de que, teniendo en cuenta la interpretación más simple de la teoría de la motivación, se deduce que al ofrecer recompensas valoradas por los empleados a quienes delaten irregularidades, las denuncias aumentarán.

Ellos llaman la atención sobre el hecho de que no existan organizaciones que hayan seguido el ejemplo de los cambios en la ley estadounidense que han motivado a que la gente denuncie asuntos de fraudes federales y piensan que en una empresa el resultado podría ser el mismo.

Finalmente, los investigadores dan los siguientes consejos para que en las compañías existan políticas de apoyo y protección a los “whistleblowers”:

• Crear y comunicar códigos de ética y políticas de anti represalias.

• Realizar capacitaciones serias para que directivos y empleados aprendan a manejar las preocupaciones sin que existan represalias en el lugar de trabajo.

• Respaldar estos esfuerzos con canales para denunciar las situaciones irregulares. En este punto se menciona la importancia de la comunicación, la libertad de expresión y el diálogo para crear un ambiente de resolución abierta de conflictos.

• Proporcionar al empleador incentivos monetarios para los “whistlerblowers”.

La conclusión general es que en las organizaciones debe existir un sentimiento generalizado de seguridad, protección y libertad para cualquier empleado que sienta la necesidad de comunicar sus necesidades u opiniones en cualquier nivel jerárquico, para garantizar así que información de vital importancia no se enrede en el camino debido a miedo, falta de canales adecuados y motivación.



Martes, 23 de Junio 2009
Catalina Franco
Artículo leído 4435 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por fernan el 29/09/2009 02:12
mi jefe de terreno me ha faltado el respeto y me ha agredido en forma verbal , ademas me ha dicho cosas obscenas . Puse una constancia en la inspeccion del trabajo y en carabineros por posibles represalias , ya que este problema se lo comunique a mi jefe superior , el cual lo conversaria con la persona que tuve el problema . Mi contrato termina en octubre de este año , por lo que le dije que me echara , ya que no me sentiria comodo ni seguro en el ambiente en el que me encuentro . Mi consulta es ¿ que puedo hacer y si tengo alguna posibilidad de que me pague este tiempo que falta para el termino de contrato ? gracias y espero su ayuda

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.