Conéctese Regístrate


21/08/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




El Estado palestino se debate en la ONU

Aunque la mayoría de países votará a favor, el veto de EE.UU. puede ensombrecer su compromiso con la primavera árabe


El próximo otoño se presentará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la iniciativa palestina de admisión de su Estado, ceñido a las fronteras de 1967. Aunque es previsible que la mayoría de sus Estados miembros confieran un voto favorable, eso no significa que Palestina se convierta en el Estado 194 de la ONU, debido al poder de veto de Estados Unidos. Este veto iría en la dirección contraria a la que Obama pretende imprimir a su política exterior en Oriente Medio. Además de retroalimentar el resentimiento hacia su política exterior, su recobrado capital político por su visto bueno a la primavera árabe quedaría en entredicho una vez más. Por José Abu-Tarbush.



El Estado palestino se debate en la ONU
El próximo otoño se presentará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la iniciativa palestina de admisión de su Estado (ceñido a las fronteras de 1967). Es previsible que la mayoría de sus Estados miembros confieran un voto favorable. De hecho, 124 Estados otorgan a Palestina ese estatus, de Estado de facto; y se espera que su número se incremente en torno a unos 140, según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores palestino. Algunos Estados se han comprometido públicamente con dicha integración, entre los que se encuentran Brasil, Rusia, India y China, los llamados BRIC; y organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial avalan la capacidad de Palestina para asumir su estatalidad.

La amenaza del veto estadounidense

Sin embargo, que una mayoría de dos tercios de los 193 Estados integrantes de la ONU vote favorablemente el ingreso del Estado palestino no garantiza su admisión como miembro en dicha organización. La aceptación o rechazo de la petición corresponde previamente a su Consejo de Seguridad. Junto a Israel, Estados Unidos ha manifestado su oposición a la iniciativa palestina y, por tanto, amenaza con ejercer su derecho al veto. No sería la primera vez que usara esa prerrogativa para invalidar cualquier avance en la resolución del conflicto que, por tímido que fuera, no cuente con el consentimiento israelí. Sólo que en esta ocasión tendrá un coste político adicional por la contestación política a las tiranías que vive la región.

Washington ha querido distanciarse de las autocracias que mayoritaria y tradicionalmente ha apoyado a lo largo de su trayectoria en el mundo árabe. La retirada de su apoyo a Ben Ali y Mubarak ha sido muy significativa. La persistencia de las dictaduras no asegura su ansiada estabilidad y moderación en una región de alto interés geoestratégico. Por el contrario, prologar su supervivencia sobre una base exclusivamente coercitiva y represiva entraña más riesgos que la apertura de sus sistemas políticos.

Además de reconciliar a Estados Unidos y el mundo árabo-musulmán, asumiendo los nuevos aires de cambio en la región, la política exterior estadounidense tendrá que equilibrar sus intereses estratégicos y sus valores políticos. Hasta la fecha primaron los primeros sobre los segundos y, seguramente, seguirá siendo así en el futuro. Sin embargo, por paradójico que suene, para seguir asegurando sus intereses tendrá que introducir nuevas líneas de legitimidad en su política exterior. Su tradicional apoyo a las autocracias se ha mostrado contraproducente y, en lugar de asegurar la estabilidad y la moderación, ha cosechado el efecto contrario.

En el mundo árabe existe la extendida percepción de que sus gobernantes no son más que agentes locales de las potencias mundiales: sin su apoyo exterior no se sostendrían. Quizás sea una imagen algo magnificada, que no se corresponda del todo con la realidad, pero que aporta una idea acerca de la importancia que otorga su ciudadanía a la implicación e intervención de los actores externos en la región. Ningún otro barómetro mide mejor la relación entre las grandes potencias occidentales y el mundo árabe que el de la cuestión palestina. A diferencia de cualquier otro tema o controversia, es el que mayor consenso y simpatía suscita desde un extremo al otro de la geografía árabe, de su arco político e ideológico y de su estructura social.

La cuestión palestina posee un carácter transnacional que tradicionalmente ha unido en un mismo latir a las sociedades árabes, aunque haya dividido a sus gobiernos. El veto de Washington al Estado palestino iría en la dirección contraria a la que Obama pretende imprimir a su política exterior en Oriente Medio. Pese a su probable justificación por la falta de apoyo en el Congreso, la activa presencia del lobby pro-israelí en la política estadounidense y la proximidad de las elecciones presidenciales en 2012, lo cierto es que Estados Unidos seguirá siendo percibido como un mediador deshonesto y parcial en la resolución del conflicto. Además de retroalimentar el resentimiento hacia su política exterior, su recobrado capital político por su visto bueno a la primavera árabe (exceptuando a las petromonarquías del Golfo) quedaría en entredicho una vez más.


Click para ampliar la imagen
Click para ampliar la imagen
La iniciativa palestina

La iniciativa palestina surgió después de dos décadas de infructuosas negociaciones. Acusada por Israel de ser una acción unilateral, una lectura atenta del proceso de paz muestra justo lo contrario: el único unilateralismo realmente existente ha sido el impuesto por la ocupación israelí. En calidad de potencia ocupante y actor más fuerte de la ecuación israelo-palestina, Israel ha diseñado toda una estrategia destinada a prolongar e incrementar su ocupación mediante una política de continua expansión de asentamientos, ampliación del número de colonos (que pasaron de cerca de 200.000 a más de 500.000 durante las dos décadas de negociaciones), edificación del muro de separación, confiscación de tierras, expropiación de viviendas en Jerusalén Este y bloqueo de la franja de Gaza; además de su incumplimiento sistemático de las leyes internacionales, en particular, de la IV Convención de Ginebra que regula los derechos de la población civil bajo ocupación militar.

Esta inmensa red de colonias, muro, carreteras (de exclusivo uso israelí), puestos de control y zonas de seguridad no sólo se ha apropiado de más del 50% de espacio cisjordano y de sus recursos acuíferos, sino que también ha transformado la geografía física y humana de los territorios palestinos, con su consiguiente fragmentación, aislamiento de sus ciudades y aldeas, donde su población ha sido confinada en pequeños bantustanes. En suma, en lugar de aligerar la pesada carga de su ocupación sobre los territorios palestinos, ésta se ha incrementado de manera significativa y, en algunos casos, de forma irreversible con el establecimiento de importantes bloques de población en Jerusalén Este y de auténticas ciudades israelíes enclavadas en Cisjordania.

Los palestinos decidieron remitir su cuestión a la Asamblea General de la ONU ante el callejón sin salida en el que se adentraron las negociaciones; la persistente colonización israelí de su territorio; y la incapacidad estadounidense de lograr concesiones de Israel (congelar la colonización) para superar el estancamiento del proceso de paz (que provocó la dimisión del enviado especial de la administración Obama para Oriente Próximo, George Mitchell, en mayo pasado). Ahora bien, como han manifestado los responsables de la Autoridad Palestina, el reconocimiento del Estado palestino no reemplazará las inexorables negociaciones. De hecho, queda prácticamente todo por negociar, entre otros importantes temas: asentamientos, agua, refugiados, Jerusalén y fronteras definitivas (teóricamente son las anteriores a la guerra de 1967, aunque susceptibles de ligeras modificaciones o arreglos).

Escenarios

Entonces, ¿qué beneficios otorgaría el reconocimiento del Estado palestino? Básicamente, supone un mayor equilibrio en las posiciones negociadoras y fija claramente, sin ningún tipo de ambages como ocurrió en los Acuerdos de Oslo (1993), que el objetivo del proceso pasa por la materialización de un Estado palestino. Palestina sería considerado como un Estado ocupado militarmente por otro. En consecuencia, contaría con mayores posibilidades para fortalecer su menguada posición negociadora y con un mayor respaldo de las leyes e instituciones internacionales, de las que pasaría a formar parte como miembro de pleno derecho. De este modo, también vería amplificado su eco político, diplomático e incluso mediático.

No obstante, en el hipotético caso de que Palestina fuera admitido como Estado miembro en la ONU, sólo habrá un verdadero Estado palestino cuando Israel ponga fin a la ocupación de su territorio. Palestina reúne los elementos constitutivos de un Estado (población, territorio y gobierno), pero carece de soberanía. Su gobierno no controla de manera efectiva su territorio y población debido a la ocupación israelí. Sin embargo, todo indica que sucederá lo contrario. Persistirá la ocupación y la apuesta israelí por su práctica de hechos consumados, orientada a mantener sus conquistas militares al menor coste político posible, que imposibilita materialmente la construcción de un Estado palestino con continuidad territorial y viabilidad económica. Israel estaría dispuesto a admitir una entidad menor (Bantustán palestino), aunque se denomine Estado, siempre que carezca de sus propiedades y funciones.

La prolongada persistencia de la ocupación israelí, acompañada de su depredadora escalada colonizadora, hace tiempo que debilitó la viabilidad de la opción de los dos Estados, dejando como única alternativa posible la opción de un solo Estado, binacional y de todos sus ciudadanos, israelíes y palestinos. A pesar de ello, y de resignarse a un mini-Estado palestino (con una superficie restringida al 22% de la Palestina del Mandato británico), la parte palestina insiste en la resolución del conflicto sobre la base de los dos Estados. Es de temer que si en otoño su iniciativa no encuentra el suficiente respaldo, la opción de los dos Estados se debilite definitivamente.

Entonces el problema se volverá a esbozar del siguiente modo: entre el mar Mediterráneo y el río Jordán existe una población de cerca de 12 millones de habitantes, donde persiste un Estado de apartheid, asentado sobre la supremacía étnico-confesional judía, con la discriminación sistemática de sus habitantes autóctonos (los árabes-palestinos); además de la exclusión de sus refugiados y diáspora. Ahora la sociedad internacional tiene la oportunidad de evitar ese escenario o bien enfrentarse en un futuro muy próximo a socavar y concluir ese régimen de apartheid.



Jose Abu Tarbush es Profesor titular de Sociología de la Universidad de La Laguna, donde imparte las asignaturas de Sociología del desarrollo y de las relaciones internacionales. Autor de los libros: La cuestión palestina: identidad nacional y acción colectiva. (Madrid, 1997); e Islam y comunidad islámica en Canarias: prejuicios y realidades. (La Laguna, 2002). En esta misma línea de investigación, es coautor de obras colectivas como España y la cuestión palestina (Madrid, 2003); Oriente Medio: el laberinto de Bagdad (Sevilla, 2004); The Palestinian Diaspora in Europe: Challenges of Dual Identity and Adaptation. (Palestina, 2005); El mundo árabe e islámico: experiencia histórica, realidad política y evolución socio-económica. (Bilbao, 2006).



Descárgate el Informe Mundial sobre Estados de Facto

informe_mundial_estados_de_feito_2011.pdf informe_mundial_estados_de_feito_2011.pdf  (2.75 Mb)




Lunes, 5 de Septiembre 2011
José Abu-Tarbush
Artículo leído 14963 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Luis Rosas el 11/09/2011 02:54
El uso de ese mapa es totalmente tonto... En el mapa del 46 había si quiera algún estado en esa región? No, las tierras que pintan de verde, como "de árabes" eran del Imperio Británico... Si quieren ser justos, marquen la tierra que los árabes poseían en efecto (propiedades privadas), y no espacios vacíos comunes.. El Neguev pertenecía a quién? Alguien había comprado terrenos allí? Qué gran muestra de ignorancia...

2.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 12/10/2011 02:43
Nazismo = Sionismo. El estado terrorista y usurpador de Israél, bajo la vergonzosa protección y connivencia de la mayoría de potencias occidentales, tiene sometido y humillado al pueblo palestino, en una forma que nada tiene que envidiar los ghetos europeos de la preguerra mundial... con el agravante de que de que ese estatus ominoso, se sostiene en su legítimo territorio, ocupado cobardemente por la fuerza... El estado terrorista de Israél, es el único en el mundo, gracias a su estatus pitbull de los intereses de EEUU en la región, que se se ha dado, se da y se seguirá dando el lujo de desacatar cuanta resolución de la ONU se emita en contra de sus abusos e inenarrables atropellos.

La ONU, ya no es más que un fantoche. Bush hijo le dió el golpe de gracia, cuando la desairó y unilateralmente decidió invadir y destruir Irak... A nadie le quedan dudas que EEUU se opondrá a las legitimas aspiraciones de Palestina, y el estatus de ignominia prevalcerá...

Una pena que la causa palestina, que no tiene lobbys financieros usureros, ni influencias en Hollywood, no se vea reflejada en la pantalla grande, para contrastar con tanto film que en este contexto histórico resulta por demás hipócrita, acerca del manoseado tema del Holocausto de la década de los 40s, cuando sus actuales descendientes vienen aplicando una política criminal similar, y en pleno siglo XXI, para verguenza de la comunidad internacional...

Lo que no sabe el Sionismo internacional y su mano negra de poder y manipulación; es que históricamente no es sostenible un estado militarizado como el de Israél, rodeado de enemigos que son poblacionalmente mucho más... que cuentan con más territorio, con más recursos, que se están culturizando y tecnificando ( liberándose paulatinamente del lastre del Islam ). Tarde o temprano serán más ricos, más poderosos... y la hora del ajuste de cuentas, en forma de una nueva diáspora, le llegará " al pueblo elegido de Dios"

Saludos.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 8 de Julio 2014 - 12:22 A la bioquímica se le escapa algo esencial




Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21