Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El abaratamiento del gas natural reduce las emisiones de CO2 en Estados Unidos

Así lo ha demostrado un estudio sobre la situación de 2009, cuando descendieron las emisiones contaminantes en las centrales eléctricas


Ingenieros e investigadores de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS), de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han demostrado que la reducción de las emisiones de CO2 de 2009 en las centrales eléctricas de Estados Unidos no se debió a la recesión económica, sino a los precios competitivos del gas natural frente al carbón. Si bien las cifras relativas a 2011 aún no están confirmadas, los especialistas creen que en general se ha intensificado el uso del gas en detrimento del carbón, por lo que esta reducción de las emisiones contaminantes podría seguir aumentando. Por Pablo Javier Piacente.


Pablo Javier Piacente
Pablo Javier Paciente, periodista de Tendencias21 y redactor freelance para diversos medios. Saber más del autor


En 2009, una disminución en el precio del gas natural redujo la dependencia del carbón de la industria de la electricidad, lo que disminuyó las emisiones de carbono. Imagen: Bruno D. Rodrigues. Fuente: SEAS.
En 2009, una disminución en el precio del gas natural redujo la dependencia del carbón de la industria de la electricidad, lo que disminuyó las emisiones de carbono. Imagen: Bruno D. Rodrigues. Fuente: SEAS.
La razón principal del descenso en las emisiones de dióxido de carbono que se registró en las centrales eléctricas estadounidenses en 2009 no fue la recesión económica, como se había pensado en un principio, sino el abaratamiento del gas natural, que generó una mejor situación competitiva del mismo con respecto al carbón. Así lo ha determinado un estudio realizado en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Harvard. La investigación ha revelado asimismo que esta situación podría seguir repitiéndose en la actualidad, lo que sería sin duda una buena noticia para el planeta.

En 2009, cuando Estados Unidos entró en recesión económica, las emisiones de gases de efecto invernadero se redujeron en total en un 6,59% con respecto a 2008. En el sector de la energía, sin embargo, la recesión no fue la causa principal. Según los investigadores de Harvard, la principal explicación para la reducción de las emisiones de CO2 relacionadas con la generación de energía eléctrica durante ese año fue la disminución del precio del gas natural, que permitió reducir la dependencia industrial del carbón.

Según el modelo econométrico desarrollado por este grupo de ingenieros e investigadores, las emisiones podrían reducirse aún más por la introducción de un impuesto sobre el carbono, que a su vez tendría un impacto insignificante sobre el precio de la electricidad para los consumidores.

Un análisis regional sobre la cuestión, junto con la evaluación de las implicaciones a largo plazo para la inversión y la política energética, son los temas principales de un artículo publicado por la revista especializada Environmental Science and Technology, que se titula “Implications of the Recent Reductions in Natural Gas Prices for Emissions of CO2 from the US Power Sector”. Al mismo tiempo, la Universidad de Harvard ha hecho pública una nota de prensa sobre esta investigación.

Un cambio de tecnología con ventajas ambientales y económicas

En Estados Unidos, el segmento energético es responsable del 40 por ciento de todas las emisiones de carbono. En 2009, las emisiones de CO2 en el sector relacionado con la generación de energía disminuyeron en un 8,76 por ciento. Los investigadores atribuyen este cambio a la mayor disponibilidad de gas natural barato.

Al respecto, los ingenieros de Harvard explicaron que la generación de un kilovatio-hora de electricidad a partir de carbón libera el doble de CO2 a la atmósfera que la misma producción a partir de gas natural, por lo que un ligero cambio en los precios relativos al carbón y al gas natural puede dar lugar a una fuerte caída en las emisiones de carbono.

Eso es precisamente lo que se comprobó en 2009, y los investigadores creen que la situación podría volver a repetirse. Como los patrones de la generación de electricidad y los precios varían mucho entre las distintas regiones de los Estados Unidos, los especialistas de la SEAS desarrollaron un modelo en el que fueron contempladas las nueve regiones por separado.

En algunos sectores, por ejemplo, casi la mitad de las centrales eléctricas disponibles se construyeron para procesar carbón. La producción de electricidad puede variar hacia el gas natural solamente en la medida en que las centrales de gas estén disponibles para satisfacer la demanda. Por el contrario, en otros estados se emplea en menor medida el carbón. Todo esto provoca que el impacto sea muy diferente en las distintas zonas del país.

Cambios en las emisiones de CO2 en el sector de la energía en las nueve regiones analizadas de los Estados Unidos durante el período 2008-2009. Imagen: Xi Lu. Fuente: SEAS.
Cambios en las emisiones de CO2 en el sector de la energía en las nueve regiones analizadas de los Estados Unidos durante el período 2008-2009. Imagen: Xi Lu. Fuente: SEAS.
Precio del gas e impuesto al carbono

El equipo dirigido por el profesor Michael B. McElroy diseñó un esquema que identifica la relación entre el costo de la generación de electricidad a partir del carbón y del gas, y la cantidad de electricidad generada. Según este enfoque, existe un nivel crítico en los sistemas de gas que en un determinado momento los llevan a ser más rentables con respecto a las infraestructuras más antiguas en base a carbón.

Cuando los precios del gas natural son altos, la diferencia es prácticamente inexistente y no justifica el cambio de tecnología desde el punto de vista económico. Sin embargo, cuando el precio del gas cae, tanto las centrales eléctricas antiguas como las más modernas que funcionan a carbón se pueden ver claramente beneficiadas con el traspaso al sistema de gas natural.

Al mismo tiempo, el modelo desarrollado también predice que un impuesto sobre el carbono aplicado por el Gobierno estadounidense llevaría a un abandono del carbón por parte de la gran mayoría de las centrales eléctricas. El equipo de especialistas concluye que con un impuesto de alrededor de cinco dólares por tonelada de CO2 se podría evitar la emisión de 31 millones de toneladas de dióxido de carbono en los Estados Unidos, sin que esto provoque un aumento considerable en el precio de la electricidad para los consumidores.

La presente investigación ha sido financiada por la National Science Foundation, y aunque los datos de 2011 aún no están disponibles, sobre la base de los precios del gas, los investigadores predicen que se debe haber concretado un cambio continuo de carbón a gas natural durante el año pasado, comparable al registrado entre 2008 y 2009.


Miércoles, 29 de Febrero 2012
Artículo leído 3635 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel