Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El alza del petróleo impacta al transporte aéreo

Suben los billetes y las tasas, se paralizan inversiones y se recurre a aviones antiguos


El sector de la navegación aérea se enfrenta a un nuevo reto: el alza del precio del combustible. La situación de conflicto internacional ha hecho que el precio del crudo esté imparable. Ante esto las compañías de aviación se han visto en la obligación de llevar a cabo medidas paliativas. Unas son el incremento del billete, otras son el desarrollo de nuevas tasas, la paralización de inversiones internas e incluso el uso de aviones viejos. La IATA advierte que existe riesgo de que el sector se resienta. Por Juan R. Coca



Fuente: BP
Fuente: BP
El incremento de los precios del barril de petróleo está generando que las empresas de transporte aéreo se vean en la obligación de modificar sus estrategias para minimizar en lo posible sus gastos y poder mantener su flujo de caja. De hecho, este incremento del precio hará que Iberia y British Airways gasten un 30% más de lo habitual en carburante. Por otro lado, los seguros de cobertura del precio del combustible suscritos por cada empresa de navegación aérea, según Cinco Días, se están convirtiendo en un factor fundamental en la competencia entre las empresas, ya que posibilitan procesos de competencia al permitir la posibilidad de “jugar” con los precios.

Todo esto trae consigo que las distintas empresas del sector tengan que tomar medidas alternativas para poder sortear este problema de incremento del precio del petróleo. Por ello, unas compañías han tomado la decisión de incrementar el precio de los pasajes, otras aplican nuevas tasas, mientras que otras están considerando disminuir sus vuelos u operar con aviones más pequeños o más antiguos. Algunas consecuencias generales de todo esto pueden parecer obvias pero también es posible que se produzcan efectos colaterales indeseados.

Por suerte, el volumen de vuelos ha crecido un 18% en los dos últimos años. Es decir, el transporte aéreo en enero fue de un 39% superior al punto más bajo alcanzado a finales de 2009. Esto aporta un poco de aliento al sector.

Consecuencias medioambientales

En este contexto es muy importante considerar que esta disminución en las posibilidades económicas de las empresas hace que algunas de ellas no incrementen el gasto para la modernización y mantengan aviones en uso cuya eficiencia energética es relativamente baja. E incluso, en otros casos, las empresas operan con aviones más pequeños que, como es bien sabido, fomentan el incremento del consumo, ya que no permiten llevar a un número tan elevado de pasajeros.

Este proceso resulta enormemente paradójico si tenemos en cuenta que, tal y como hemos informado en repetidas ocasiones en esta revista, las distintas instituciones europeas y estadounidenses apuestan con fuerza por la disminución del gasto en carburantes y por la consecución de un sector lo más sostenible posible.

En los Estados Unidos de América

Tal y como se informa en AeroLatin News, en referencia a un artículo publicado en The Wall Street Journal, una empresa como Delta Air Lines Inc. reducirá este año su gasto de capital de unos 1.600 millones de dólares a 1.300 millones para enfrentarse al alza de los precios del combustible. Esta empresa también está acelerando la salida de los aviones más envejecidos ya que no tienen dinero para seguir renovando su flota de aviones.

A lo largo del año 2010 y previsiblemente también sucederá en este 2011, las aerolíneas de los Estados Unidos de América se han visto obligadas a realizar cinco incrementos generales de sus precios. Esto supuso un aumento de unos 10 o 20 dólares por cada billete, siendo United Airlines, Continental y Delta algunas de las aerolíneas que los han realizado con mayor rapidez.

Teniendo esto presente, tal y como informó AllBusiness, a finales del 2010, se hace necesario incrementar sustancialmente el número de pasajeros para poder capear el actual temporal y no seguir aumentando el número de tasas. No obstante, como sigue diciendo Moreno, todo parece indicar que lo que va a suceder es que se van a unir una serie de nuevas tasas a las existentes, pese al incremento de pasajeros.

Giovanni Bisigniani. Fuente: IATA
Giovanni Bisigniani. Fuente: IATA
La situación en Europa

En Europa la situación tampoco parece ser muy buena. La crisis libia ha generado cierta desconfianza en los inversores lo que ha supuesto una caída en las bolsas hace pocos días. De hecho, British Airways e Iberia cedieron un 3,82% el 24 de febrero en la Bolsa española. Lufthansa perdió un 2,15% en la Bolsa alemana esa misma jornada. Otro ejemplo destacado es la compañía de bajo coste Vueling que llegó a caer un 4,85% ese mismo día, mientras que Ryanair descendía un 2,27% en Londres.

En este contexto, el consejero delegado de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), Giovanni Bisigniani, advirtió en Tokio del riesgo de que el sector aéreo se resienta tras la recuperación registrada en 2010 como consecuencia de esta escalada del precio del crudo.

A esto añade Bisigniani que el pronóstico actual que manejan en la IATA, se basa en un precio del petróleo promedio anual de $ 84 por barril (Brent). No obstante, el precio del barril parece estar imparable lo que indica que el pronóstico actual tendrá que ser revisado. En este sentido, nos advierte D. Giovanni que por cada dólar que aumente el barril de Brent, la industria tendrá el reto de recuperar $ 1.6 mil millones en costos adicionales. Lo que supone un gran impacto en el sector.

La competencia se ha vuelto feroz

En este contexto de crisis económica y de crisis política internacional, el hecho de que el precio del carburante para la aviación no deje de ascender obliga a las aerolíneas a incrementar sus niveles de competencia. Por esta razón, paulatinamente la competencia entre las empresas se vuelve cada día más feroz.

De hecho, Cinco Días informa en el artículo citado que los expertos de diversas compañías españolas consideran que los seguros de cobertura del precio del petróleo que las empresas de navegación aérea tienen suscritos van a convertirse en una baza fundamental en esta lucha.

En este sentido, las empresas que tengan mejor cobertura podrán desarrollar una política de tarifas más agresiva que haga que la competencia se vea desbancada haciendo que se pueda producir una expulsión del mercado aquella que tenga una peor cobertura.

Esta es la razón, según este medio de comunicación, por la que las compañías aéreas han pasado de practicar una política de transparencia en lo referente a sus estrategias de seguros de combustible, a ocultar esta información como una especie de secreto de Estado.



Martes, 1 de Marzo 2011
Juan R. Coca
Artículo leído 8318 veces





Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >