Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El aprendizaje con música modifica el encéfalo

El descubrimiento puede ser útil para pacientes de ictus


El empleo de música para aprender tareas físicas desarrolla una zona importante del encéfalo, según un estudio. Practicar un movimiento básico aumenta la conectividad estructural de las rutas de la materia blanca entre las regiones del encéfalo que controlan el movimiento y procesan el sonido. Ahora se estudia si la música resulta útil en rehabilitación motora para pacientes de ictus.





Credit: CC0 Public Domain
Credit: CC0 Public Domain
La música modifica fundamentalmente la estructura encefálica, según ha comprobado un estudio. Ha descubierto indicios de que, incluso tras un periodo corto de ejercicios audiomotrices de relativamente poca intensidad, se producen cambios rápidos y estructurales en el fascículo arqueado del cerebro.

El sonido suele emplearse para ayudar a aprender movimientos y en tareas de rehabilitación. Además, moverse al ritmo de la música es una actividad de la que disfruta mucha gente. No obstante, la base neuronal de esta relación sigue sin conocerse en profundidad.

En un artículo publicado en la revista especializada Brain and Cognition, un equipo internacional de investigadores demuestra que practicar un movimiento básico aumenta la conectividad estructural de las rutas de la materia blanca entre las regiones del encéfalo que controlan el movimiento y procesan el sonido.

Ya se sabía que las vías corticoespinales, las vías piramidales y el cuerpo calloso se modifican al estudiar música. También que el aprendizaje musical puede influir en los circuitos audiomotrices.

El objetivo del nuevo estudio fue utilizar DT-IRM y tractografía probabilística por vecindad (probabilistic neighbourhood tractography PNT) para investigar si un ejercicio motor de corta duración en la mano izquierda dirigido por música generaría valores mayores de anisotropía fraccional (FA) en la zona del encéfalo estudiada.

La FA suele utilizarse para extraer información sobre la estructura de la materia blanca y la conectividad, mientras que la DT-MRI y la tractografía miden la dirección y la magnitud de la difusión de moléculas de agua en las vías segmentadas. La difusión media (MD), axial (AD) y radial (RD) miden la cantidad total de difusión hídrica, lo que ofrece información de las estructuras biológicas subyacentes.

Nuevo paradigma de enseñanza

Tras establecer sus métodos de análisis, el equipo diseñó un paradigma de enseñanza nuevo en el que los participantes aprendieron cuatro secuencias de ocho movimientos de dedo a pulgar con su mano izquierda no dominante utilizando una pantalla con (grupo con música) o sin (grupo de control) información musical. Los sujetos emplearon veinte minutos de aprendizaje tres veces a la semana durante cuatro semanas. Los métodos de DT-MRI y PNT detectaron FA, AD y RD antes y después del ejercicio.

En la prueba participaron treinta voluntarios sanos con edades de dieciocho a treinta años con los que se contactó a través de un sitio web de contratación de estudiantes de la Universidad de Edimburgo. Todos eran diestros y no habían sufrido con anterioridad afecciones neurológicas ni psiquiátricas.

La cantidad media de formación musical de cualquiera de los participantes era de 1,4 años con un máximo de 6 y ninguno participaba en actividad musical alguna. Todos se sometieron a un escáner de IRM y a una evaluación del comportamiento antes de poner en marcha el experimento.

Los participantes se sometieron a otro escáner tras el experimento. Los resultados mostraron que el grupo con música mostró un aumento considerable de la conectividad estructural en la vía de materia blanca que une las regiones auditiva y motora en el hemisferio derecho del encéfalo. El grupo de control no mostró cambios.

Si bien desde hace mucho que se sabe de la existencia de una respuesta cerebral  a la música, estos investigadores confían en realizar un estudio con más participantes en el que examinar si la música resulta útil en tipos concretos de programas de rehabilitación motora que sean útiles, por ejemplo, para pacientes de ictus.

Referencia

Diffusion tensor MRI tractography reveals increased fractional anisotropy (FA) in arcuate fasciculus following music-cued motor training. Brain and Cognition, Volume 116, August 2017, Pages 40-46. https://doi.org/10.1016/j.bandc.2017.05.001


Martes, 12 de Septiembre 2017
CORDIS/T21
Artículo leído 4995 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 22 de Septiembre 2017 - 11:20 La sexta gran extinción de especies se iniciará en 2100

Martes, 19 de Septiembre 2017 - 09:00 La música alegre potencia la creatividad