Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El bosón de Higss puede desvelar nuevas partículas y dimensiones espaciales

Su descubrimiento nos adentra en un reino de descubrimientos sobre el universo


El bosón de Higgs es una especie de puerta de entrada a un nuevo reino de los descubrimientos sobre la estructura del universo, declara en la siguiente entrevista Joe Incandela, portavoz del experimento que descubrió su existencia. Podría desvelar un nuevo y completo espectro de partículas que se asociarían a cada una de las del Modelo Estándar y descubrir dimensiones espaciales adicionales muy pequeñas. Por Enrique Sacristán/SINC.





Joe Incandela, durante la presentación del bosón de Higgs. Foto: CERN.
Joe Incandela, durante la presentación del bosón de Higgs. Foto: CERN.
 La nueva partícula descubierta en el CERN podría no ser exactamente el bosón de Higgs que esperaban ver los científicos, pero esto no supondría una decepción, al contrario: sería “revolucionario para la física”. Es lo que desea Joe Incandela, el portavoz del experimento CMS del Laboratorio Europeo de Física de Partículas. El científico explica en esta entrevista cómo ha vivido el descubrimiento y las emocionantes alternativas que se presentan ahora.

¿Cómo ha sido su viaje personal hasta el hito del pasado 4 de julio, cuando pudo anunciar que el experimento CMS había encontrado un candidato para el higgs?
 
Ha sido una experiencia increíble. En los últimos seis meses ha habido tantas cosas, tantos obstáculos y desafíos extremos que superar, y tantos lugares donde las cosas podrían haber salido mal, que estoy realmente emocionado con cómo han resultado. Ambas colaboraciones (ATLAS y CMS) han encontrado la prueba y han desarrollado estupendos métodos para operar mejor, más rápido y en condiciones más difíciles de lo que nadie habría pensado. Para mí, personalmente, ha sido maravilloso haber liderado la colaboración CMS durante este período. Tuve que tomar muchas decisiones en un entorno en el que las nuevas ideas iban cambiando el paisaje cada semana. Pero ha sido un gran privilegio y, dados los resultados, siento que hice bien mi trabajo, aunque puedo asegurar que muchas veces en los últimos meses estuve preocupado por si estaba tomando alguna decisión equivocada. ¡Ha sido una situación bastante complicada!
 
Pero ¿qué más hace falta para confirmar que la nueva partícula es el bosón de Higgs?
 
Probablemente lo es, pero para estar realmente convencidos tenemos que demostrar que es un ‘escalar’ (magnitud física que carece de dirección, como la temperatura). Este es un término elegante para decir que no tiene que tener momento angular intrínseco, lo que llamamos ‘espín’. Todas las partículas elementales conocidas en el denominado modelo estándar (en inglés SM, Standard Model), excepto el bosón de Higgs, tienen una unidad de espín de ½ o 1. El bosón de Higgs es especial al no tener espín y esto es muy importante. Es solo una partícula que puede estar implicada en el mecanismo de generación de masa de las demás. Podríamos mostrar si este es el caso (o no) a principios de 2013.
 
¿Y si resulta que no es el bosón esperado?
 
Creemos que el Modelo Estándar no es toda la historia. Hay muchas cosas que apuntan hacia esta conclusión, así que, personalmente, espero que nos encontremos con que el bosón de Higgs que estamos viendo ahora no sea el bosón de Higgs del modelo estándar, sino otra cosa. Confirmaremos esto si encontramos propiedades que no coinciden con las esperadas. Estas discrepancias, por sí mismas, serían un importante conjunto de pistas de lo que podría ser la nueva física. Sería un descubrimiento mucho más grande de lo que ya creemos que tenemos. ¡Sería revolucionario para la física de partículas!

¿Y si realmente es el higgs, qué retos supone para la física de partículas?
 
Lo interesante es que, mientras que el bosón de Higgs es fundamental para completar el modelo estándar, su existencia plantea problemas muy serios con respecto a la teoría cuántica de campos. Existen varias formas muy interesantes de resolverlos. El principal problema es que, según las ecuaciones, el bosón de Higgs tendría que ser muy pesado, demasiado para que lo pudiéramos encontrar. Por lo tanto, algo hay que introducir para que sea tan ligero como lo vemos ahora, en el rango de los 125 GeV (133 veces la masa del protón). Esto se podría lograr con un nuevo y completo espectro de partículas que se asociarían a cada una de las del modelo estándar. ¡Esto sería equivalente a descubrir todo un nuevo universo de partículas de materia y fuerza! Otra posibilidad para resolver este problema es que existan dimensiones espaciales adicionales muy pequeñas. Así que el bosón de Higgs es una especie de puerta de entrada a un nuevo reino de los descubrimientos sobre la estructura del universo. El tema es extremadamente profundo y emocionante.
 
Una curiosidad: ¿CMS obtuvo un nivel de certeza de 4,9 sigma, como señaló al final de su presentación, o 5 sigma?
 
Hemos alcanzado 5 sigma. En realidad no hay diferencia entre 4,9 y 5. Tenemos 2 canales que combinados nos proporcionan 5 sigma y añadiendo otro obtenemos 5,1 sigma. Lo que ocurre es que en otros dos canales no hemos visto nada, de modo que cuando se combinan los cinco obtenemos 4,9 sigma. Esto no significa que no hayamos descubierto una nueva partícula. Simplemente podría estar diciéndonos que esta partícula es muy interesante y que no interacciona con partículas de cierto tipo. Esto sería muy emocionante, pero en absoluto sorprendente.
 
¿Realmente CMS y ATLAS no intercambiaron ninguna información en los últimos meses?
 
Desde CMS no hemos facilitado información porque no hemos mirado nuestros datos hasta hace unas pocas semanas. Por lo tanto, no podíamos decir nada. Creo que esto también es válido para ATLAS. Solo después de que ellos miraran sus datos nos empezaron a llegar algunos rumores. Sin embargo, dije a la colaboración CMS que ignorara los rumores ya que podrían generarnos prejuicios y ser probablemente falsos.
 
El LHC solo lleva dos años de operación y aún está funcionando a mitad de potencia. ¿Cuál cree que es su potencial, nos deparará sorpresas en los próximos años?
 
Para 2015 esperamos ir a casi el doble de la energía actual y confiamos en poder descubrir nuevas partículas. Por supuesto, no está garantizado. Se trata de una exploración en el sentido más puro, pero tenemos muchas razones para tener esperanzas.
 
En momentos de crisis como el que atraviesa Europa ¿Cómo se justifica ante la sociedad la gran inversión de instalaciones como el LHC?
 
En realidad, el coste de esta investigación es bastante pequeño. Parece que es grande porque la gente ve el coste total del LHC y no tiene en cuenta que llevó 20 años su construcción. Por lo tanto, la inversión anual del CERN y el LHC no es superior a la de una universidad de tamaño mediano, como la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB) de la que procedo. Por otro lado, mientras que la UCSB tiene 2.000 profesores, en el CERN están involucrados 10.000 físicos y todos ellos vuelven a sus países de origen para trabajar con más gente, enseñar a los estudiantes y acercar las ciencias a la sociedad. También se ha transferido gran cantidad de tecnología punta hacia los países de origen de los investigadores. La ganancia es mucho mayor que el coste, de eso estoy seguro. Creo que es una gran inversión en la preparación de tecnologías futuras y en la formación de grandes ingenieros, científicos y profesores. Desde esta perspectiva, el coste es bajo.


Martes, 10 de Julio 2012
Enrique Sacristán/SINC.
Artículo leído 9652 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Guillermo el 10/07/2012 19:35
Encontrar el "boson de Higgs" es la meta actual pero, por favor, podrían relatarnos acerca de los desafíos técnicos e intelectuales vencidos. Imaginar a ese ejercito de científicos locos, sus sueños, SU máquina, los algoritmos, la instrumentación, los modelos mentales, las relaciones humanas, en fin cosas que han ocurrido allí que nI nos imaginamos y que tal vez sean más valiosas que la partícula en sí. Las ANÉCDOTAS de la CREATIVIDAD que no debemos dejar escapar en el tiempo y el espAcio. Recuerdo a los padres de la física nuclear y de la cuántica y sus relatos. Aquí en "TENDENCIAS CIENTÍFICAS" están al tanto, pero ¿podrían darnos más probaditas? Por favor. Gracias.

2.Publicado por Mariano el 12/01/2013 13:22
REFLEXIONES CRÍTICAS SOBRE FÍSICA TEÓRICA

Las tres leyes del movimiento de Newton se limitan a describir los procesos tal y como se perciben, pero no explican las causas que los originan. Por ejemplo, Newton no explicó la causa por la cual, en ausencia de fuerzas exteriores, los cuerpos se desplazan con velocidad uniforme. Richard Feynman reconoció que; «debido a que las propiedades específicas independientes que tiene la fuerza no fueron descritas por Newton o por persona alguna, la segunda ley de Newton es una ley incompleta».
La energía está sin definir, pues se dice que la energía es la capacidad de realizar trabajo, pero la definición de trabajo de una sola fuerza es el incremento de energía cinética, así que la energía debería ser la capacidad de generar energía, lo cual no es correcto porque entra lo definido en la definición.
Los investigadores utilizan las magnitudes básicas: energía, fuerza, masa, carga eléctrica, campo magnético, etc., cuya definición desconocen. Algunos autores niegan la posibilidad de su definición, pues suponen que toda definición de una magnitud básica tiene que depender de la definición de otra también básica, por lo cual, siempre habrá una magnitud básica indefinible, utilizando el argumento de Perogrullo: "Las magnitudes básicas no pueden ser definidas, ya que son indefinibles". En este documento se deduce que, una vez que las propiedades específicas independientes de la energía se han definido sin necesidad de utilizar otra magnitud básica en la definición, las magnitudes restantes son secundarias y dependientes de la energía.
En la tercera ley, cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro cuerpo en reposo, Newton no explicó la causa de la aparición espontánea de la fuerza opuesta de reacción, pues estableció que la fuerza de reacción era ejercida por el propio cuerpo en reposo y la atribuyó a una propiedad misteriosa inherente a los cuerpos que denominó inercia, cuya medida cuantitativa era la “masa”, de forma que la causa de la fuerza de oposición era invisible. La fuerza de reacción se manifiesta, cuando un cuerpo móvil toca a otro en reposo, absolutamente rígido. Se puede aceptar que el cuerpo móvil que choca tiene energía cinética que ejerce una fuerza sobre el cuerpo en reposo, repeliéndole. Sin embargo, la fuerza de reacción opuesta no puede ser ejercida por el propio cuerpo rígido en reposo, ya que los cuerpos rígidos son inertes e incapaces de ejercer por si mismos fuerzas opuestas. Los cuerpos rígidos no tienen la facultad de ejercer una fuerza externa que se oponga a la acción exterior, pues cuando se ejerce una fuerza se aporta energía, pero el cuerpo rígido en reposo no puede aportar energía.
En realidad, no existen cuerpos absolutamente rígidos, pues todos los cuerpos son elásticos o deformables en mayor o menor grado. La deformación de un cuerpo elástico o deformable, en reposo o en movimiento, tiene que ser producida por dos fuerzas exteriores opuestas, ejercidas a los lados del cuerpo. Existen procesos con cuerpos deformables, o elásticos, en los que se aprecia claramente que la fuerza de oposición no es ejercida por el propio cuerpo, sino que es ejercida desde el exterior sobre el propio cuerpo, por un agente invisible. Por ejemplo, se sabe que el rostro de los astronautas, acelerados por el cohete espacial en el despegue, se desplaza hacia atrás por efecto de la fuerza exterior de un agente invisible sobre el rostro del astronauta que se opone a la fuerza que ejerce el cohete sobre el astronauta. El cuerpo de un viajero se comprime contra el respaldo del asiento de un automóvil, que está acelerando, por efecto de dos fuerzas opuestas: la fuerza del motor y la fuerza de dicho agente de oposición invisible. Un cuerpo elástico se alarga al hacerlo girar (el giro implica cambio de dirección de la velocidad o aceleración centrípeta) debido al efecto de dos fuerzas iguales y opuestas: la fuerza centrípeta y a la fuerza de oposición invisible. Esta fuerza invisible se denomina fuerza centrífuga que algunos autores alegan, erróneamente, que es una fuerza ficticia. Una fuerza como la centrífuga, que contribuye a la deformación del cuerpo elástico, no puede ser ficticia.
En el choque de un cuerpo móvil contra otro cuerpo elástico en reposo, el cuerpo en reposo se deforma, pero el agente que ejerce la fuerza exterior opuesta es invisible. Sabemos que al comprimir o alargar un cuerpo elástico mediante dos fuerzas externas iguales y opuestas, el cuerpo se deforma, y las moléculas internas ejercen, en los dos sentidos, fuerzas elásticas que se oponen a las dos fuerzas externas opuestas. Al ejercer una única fuerza externa, el cuerpo elástico se acelera y se deforma, de tal modo que una de las dos fuerzas elásticas se opone a la fuerza externa, pero la otra fuerza elástica se opone a una fuerza exterior, que es invisible y opuesta a la fuerza exterior; es decir, en el espacio exterior, en el lado opuesto del cuerpo en donde se aplica la fuerza externa, tiene que existir un agente invisible que ejerza una fuerza de oposición o de reacción, pero entonces, las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, contradicción que las leyes de Newton no resuelven, por lo cual, esas leyes no solo son meramente empíricas sino también incompletas.
Las teorías de campos en el espacio vacío son los conceptos más socorridos cuando no se conocen las causas de los efectos observados en las interacciones, por eso son conceptos abstractos e imaginarios de campos que llenan el espacio vacío, diseñados específicamente y únicamente por conveniencia del investigador, a los que se atribuyen gratuitamente propiedades y facultades prodigiosas capaces de realizar, las acciones que se presentan en las interacciones, en los que no se observa una causa visible. Por ejemplo, los primitivos campos escalares y vectoriales de la gravitación y de la electrostática, en los que se dota al espacio vacío, gratuitamente, de la facultad de suministrar energía a las partículas y de generar las fuerzas de interacción, por el mero hecho de estar presentes en el campo. El concepto de campo sin energía ni sustancia material es imposible, pues nada se puede extraer de un espacio vacío, ni fuerzas ni energía. Se dice que el campo permea el espacio vacío, pero entonces el espacio dejaría de estar vacío y se llenaría de una sustancia material, por lo que volveríamos a la existencia de un medio material como el antiguo “éter”, en contra del criterio de Einstein, por lo cual, se tendrá que encontrar una alternativa a la teoría de la relatividad. Por eso, se recurre a este concepto irracional, y no científico, de que el espacio está vacío, a pesar de que suministra energía, ejerce fuerzas de interacción y de oposición sobre las partículas.
Para tratar de solucionar el problema de la masa, Peter Higgs en 1964 atribuyó la masa al efecto de un agente exterior, llamado campo de Higgs. En la teoría del Modelo Estándar de la Física de Partículas (ME), existe una conjetura de que existe un campo que lo llena todo absolutamente, incluso el vacío, es decir, permea el vacío como si fuera un líquido viscoso, de tal manera que las partículas, al acelerarse y desplazarse en ese “vacío”, friccionarían con ese líquido que sería el campo de Higgs, y esa fricción dificultaría su movimiento y haría el efecto como si fuera una masa. Las partículas aceleradas producirán una perturbación en ese campo, y se generarán ondas que serían precisamente el bosón de Higgs. Sin embargo, el campo de Higgs no resuelve la contradicción del hecho de que las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, que son la fuerza que genera la perturbación y la fuerza igual y opuesta de la masa, que deberá ser llamada fuerza opuesta del campo de Higgs. Sin embargo, el mismo Higgs, en su conferencia el 6/11/2012 en el museo Cosmocaixa de Barcelona, puntualizó que “algunas metáforas que simbolizan el campo de Higgs como un fluido por el que a una partícula le cuesta pasar no son correctas porque implican una pérdida de energía”. El campo de Higgs no explica la causa por la cual en la caida libre por la gravedad no se manifiesta la fuerza de oposición debida a la masa, que deforma los cuerpos.
En la electrodinámica cuántica se especula con que el intercambio y la absorción de la energía de un fotón virtual o imaginario emitido por cada partícula cargada, ejerce las fuerzas de interacción electrostáticas, atracción o repulsión, sin explicar con claridad cómo una partícula cargada puede emitir un fotón, incluso en reposo, y quedarse vacía de energía, ni cómo se realiza una absorción de energía, ni cómo es posible que una absorción de energía pueda producir fuerzas. Dado que la energía del fotón emitido no es una carga eléctrica, es decir, no tiene signo, no podrá distinguir un electrón de un protón.
La teoría del ME modifica algunas propiedades de los campos clásicos, estableciendo que, espontáneamente, las partículas generan partículas mediadoras, denominadas fotones o bosones, a las que se concede gratuitamente y por conveniencia la prodigiosa facultad de ser portadoras de fuerza. El ME adjudica gratuitamente a las partículas mediadoras una propiedad teórica y misteriosa llamada “carga de color” que produce la fuerza de interacción.
El ME justifica la fuerza electrostática mediante el intercambio de fotones, pero no explica cómo las cargas pueden emitir fotones, “sacándolos” de ellos mismos. Alrededor de un electrón puede haber una sola carga eléctrica, ¿cómo sabe el electrón la dirección en la que tiene que emitir el fotón? Alrededor de un electrón puede haber casi infinitas cargas, electrones o protones con los que tiene que interaccionar, por lo que un electrón, por ejemplo, debería emitir siempre casi infinitos fotones a la vez, pues no sabe ni cuántos son ni donde están las otras cargas. La energía del electrón debería ser casi infinita.
Estos procesos son caprichosos e imposibles y que solo dependen de la conveniencia e imaginación del investigador.
El ME justifica la fuerza de gravedad mediante el intercambio de partículas, gravitones, todavía no descubiertas. Al contrario que la electrostática, la gravedad no es obstaculizada por apantallamientos, por lo que un solo gravitón tendría que ejercer una fuerza atractiva sobre toda partícula que encuentre a su paso, es decir, se debería multiplicar (clonar) en casi infinitos gravitones.
El ME también recurre a prodigiosos campos en el espacio vacío (Dirac, Yukawa, Yang - Mills) para justificar las fuerzas de atracción en las interacciones nucleares, tales como las fuerzas fuertes que mantienen a los protones en el núcleo. El ME alega que entre las múltiples y diferentes partículas, generadas en las colisiones en el LHC, algunas de ellas, por ejemplo, los quarks o trozos que resultan de la colisión entre protones y que supuestamente interaccionan para formar protones, tienen las características apropiadas y predichas para producir dicha interacción. Pero eso no es razón suficiente, pues las partículas, obtenidas en las colisiones, tienen una vida muy corta (entre 10‾¹º y 10‾²º segundos), y se desintegrarían. Esto obligaría a emitir continuamente nuevos quarks, que es una facultad imposible, pues no explica la fuente de energía necesaria. Álvaro de Rújula miembro del IFT de la UAM y del CIEMAT, entrevistado el 23/Enero/2010, en www.solomirar.com : “ los trozos o las partículas inestables obtenidas en las colisiones probablemente no sirvan para nada “pero queremos entenderlo todo”.
Otra teoría supone que las partículas están rodeadas de una nube espontánea e inagotable de ese tipo de partículas mediadoras, que interaccionarían con las partículas del núcleo, pero no tiene en cuenta su desintegración. Todos ellos parecen procesos inventados a propósito, virtuales, imaginarios y abstractos, sin bases científicas razonables. En opinión del Prof. de Física, Kevin McFarland, Universidad de Rochester (New Measurement Undermines Physicists' Theories for Nature's Hidden 'Particle-Force' Collaboration - February 2005): "Los modelos que descansan sobre una partícula enlace entre otras dos se vuelven menos plausibles. Estas teorías son realmente un último esfuerzo por hacer trabajar el fundamentalmente erróneo Modelo Estándar de la Física. Si estas teorías son continuamente desmentidas, vamos a tener que ir a un modelo totalmente nuevo de funcionamiento del universo".
Albert Einstein estableció el principio de equivalencia general: "todo lo que sucede en el entorno infinitesimal de un punto respecto de un sistema de referencia acelerado deberá suceder de la misma manera en un sistema gravitatorio...El sistema de referencia acelerado debe también considerarse como un sistema de referencia en reposo respecto del cual existe un campo gravitatorio (campo de fuerza centrífuga y fuerza de Coriolis)". Si así fuera, cualquier sistema de referencia acelerado podría considerarse en reposo, y los fenómenos observados, tales como la aceleración relativa, la fuerza de inercia, y la curvatura aparente de la luz al atravesar dicho sistema, podrían atribuirse a los efectos de un campo gravitatorio equivalente. La trayectoria de un rayo de luz se tiene que curvar en presencia de un campo gravitatorio, por lo cual, Einstein dedujo que la materia curva el espacio, de forma que la luz sigue la trayectoria curvada del espacio. Sin embargo, según Michael Friedman, a pesar de Einstein, las fuerzas de Coriolis, generadas en los movimientos curvilíneos, a diferencia de las fuerzas gravitatorias, dependen de la velocidad de la partícula sobre que se actúa.
Al intentar aplicar el principio de equivalencia a la rotación uniforme, en donde la aceleración relativa o aparente es la aceleración centrífuga, cuya dirección no depende del sentido de giro, sucede que el sentido de la curvatura de la trayectoria aparente de un rayo de luz, que atraviesa tangencialmente los sistemas en rotación, depende de la dirección del rayo de luz respecto del sentido de giro, consecuentemente la gravitación equivalente deberá ser atractiva en un sentido de giro y repulsiva en el opuesto, es decir, la aceleración centrífuga no puede tener equivalencia relativista con un campo gravitatorio, pues la supuesta curvatura relativista del espacio, generada por la materia, tiene solamente un sentido.
Aun así, los físicos relativistas mantienen un principio de equivalencia restringido, pues sucede que respecto de un sistema en caída libre, acelerado por la gravedad, los cuerpos aparentemente no sufren los efectos de la fuerza de gravedad, pues parecen flotar, no sufren la fuerza de oposición debida a la inercia, por lo que no se comprimen, es decir, tienen un comportamiento idéntico al de los cuerpos respecto de sistemas de referencia sin gravedad cuyo movimiento es inercial (en reposo o con velocidad uniforme). Einstein expresó que cada punto de la trayectoria en caída libre se trata de «una región infinitamente pequeña del continuo espacio-tiempo, pues la región infinitamente pequeña será un sistema inercial respecto del cual debemos considerar como válidas las leyes de la teoría especial de la relatividad». Einstein no tuvo en cuenta que en cada punto de la caída libre, debido a la aceleración de la gravedad, la trayectoria aparente de un rayo de luz transversal es curva, mientras que, respecto de sistemas inerciales sin gravedad, los rayos de luz no se curvan. Los relativistas pretenden evitar este problema alegando que, aproximadamente en un entorno infinitesimal durante la caída libre, dicha curvatura es inapreciable y se puede despreciar. Sin embargo, este argumento no es correcto porque la equivalencia propuesta por Einstein no es una cuestión que dependa del grado de apreciación del observador, sino que ha de ser una equivalencia real, física y matemática, entre ambos sistemas de referencia. La equivalencia relativista únicamente se podría cumplir en los movimientos acelerados rectilíneos, pero si el principio de equivalencia es general ha de cumplirse en todos los casos. Parece que el Principio General de Equivalencia no es válido.
No solamente las teorías tienen graves problemas sin resolver, sino también los resultados de algunas pruebas experimentales. Por ejemplo, el hecho de que ciertas constantes fundamentales, tales como la constante de estructura fina y la velocidad de la luz, modifican su valor en el espacio cósmico estructuradamente y por ello no son constantes a nivel universal (John K. Webb).
No se sabe la causa de que, en el nivel exterior de las galaxias, la velocidad en la rotación es constante, pues no depende de la distancia al centro galáctico (Vera Rubin), fenómeno que se atribuye a una misteriosa materia oscura que ocupa el espacio vacío exclusivamente en las zonas que le interesa al investigador. No se sabe por qué el ritmo de expansión del universo produce que las galaxias se separen unas de otras con aceleración relativa, fenómeno que se atribuye a una misteriosa energía oscura que llena el espacio “vacío” en el exterior de las galaxias.
Para resolver cada nuevo problema, los autores utilizan un campo diferente, en el que el espacio está “vacío” a pesar de que está “lleno”. Se produce el absurdo de que en el espacio “vacío” hay tantos campos diferentes como problemas hay que resolver.
Cada vez que surge un fenómeno inexplicable, los autores se basan en él para enunciar un nuevo postulado, que, claro es, resulta incomprensible, pero tiene la ventaja de que una vez admitido, permite explicar los hechos conocidos.

SE NECESITA UNA NUEVA TEORÍA DE FÍSICA

Es necesaria una nueva teoría microfísica que explique los procesos macrofísicos, las pruebas experimentales y los problemas actuales conocidos, y así lograr un progreso sincero de la ciencia y la tecnología. Ante tanta incertidumbre, ha llegado la hora de tomar decisiones drásticas, tal y como propone Lee Smolin en su libro “The Trouble with Physics” en el que insiste en “la necesidad de enfrentarse a las ideas básicas con un nuevo punto de vista que aclare los conceptos más profundos”.

PRINCIPIO DE LA ENERGÍA OSCURA

A pesar de que no se observa ninguna fuente de energía en el espacio, sabemos que un cuerpo en el,espacio sufre la fuerza de atracción gravitatoria hacia otro cuerpo, y ambos adquieren energía cinética. Esta es la causa de que Newton estableciera la existencia de un campo gravitatorio invisible capaz de suministrar energía y ejercer las fuerzas correspondientes. Los investigadores en Física Teórica encontraron un filón en los campos de espacio para explicar cualquier fenómeno en el que se manifieste una interacción El último campo inventado es el campo de Higgs, que tal y como hemos explicado no puede ser la causa de la masa, pues no se deduce la fuerza de oposición igual y opuesta debida a la inercia.
Con objeto de definir los conceptos básicos, explicar las leyes del movimiento y establecer un único campo que sirva para resolver todos los procesos de interacción, establezco un único principio: el Principio de la Energía Oscura, que define la energía: la energía es la única sustancia material de la naturaleza física, de modo que la energía ocupa todo el espacio, las partículas elementales y las cargas eléctricas, y es susceptible de deformarse, por lo cual, la energía es la única causa de toda acción. Toda la materia emitida desde el principio del universo es energía oscura y en cualquiera de sus formas, ocupa un espacio, por lo que las partículas están llenas de energía oscura y el espacio no está vacío, pues es un campo material de energía, que llena el espacio y sustituye al campo de Higgs y a todos los campos conocidos. De esta forma, el espacio contiene energía y ejerce acciones, lo cual permite estudiar la microfísica bajo el punto de vista cuántico y su extrapolación a la macrofísica. En la física actual se suele denominar materia solamente al conjunto de partículas, pues la energía se considera una entidad abstracta. Sin embargo, esta nueva teoría establece que las partículas forman la materia oscura, pues la materia es en realidad energía oscura, que es invisible. La energía distante y las partículas son invisibles u oscuras porque únicamente podemos ver o detectar las perturbaciones de la energía del espacio, emitidas por el movimiento de las partículas, lo cual produce ondas y paquetes de energía (fotones) que solamente vemos cuando inciden en nuestros receptores (ojos, etc.).
Las últimas pruebas experimentales realizadas en astrofísicas y con partículas subatómicas me han inducido a completar el trabajo y desarrollar el presente documento titulado "La Teoría Cuántica de la Energía Oscura".
Existen opiniones a favor de esta interpretación. En el año 2002, por medio del nuevo interferómetro de microondas VSA, el Instituto de Astrofísica de Canarias del Teide - IAC ha encontrado que existe una forma de "energía del vacío" en el universo.
Richard Feynman, también tenía la intuición de que la energía tenía que ocupar espacio (Feynman Lectures on Physics - Electromagnetism and Matter, Volumen II). "Hay una causa física de que sea imprescindible decir donde está ubicada la energía”. “Una forma de salir de la dificultad de ubicar la energía es diciendo que las cargas son pequeñas distribuciones de energía”. "Estas dificultades no han sido salvadas; existen hasta hoy”.
Paul Davies, (New Scientist Magazine - 27/02/2012) dijo: ”La nada no está vacía, es un vacío lleno de energía y presión que llena todo el espacio y tiene propiedades físicas mensurables tales como la densidad de energía y la presión”
Dado que el espacio no está vacío, es necesaria una alternativa al principio de la constancia universal de la velocidad de la luz de la teoría de la relatividad, alternativa que deduzco y que presento en un documento cuyo abstracto es el siguiente:
ABSTRACTO
Esta teoría microfísica se basa en el Principio de la Energía Oscura: la energía es la única sustancia básica del universo. El espacio y las partículas forman la materia oscura, pues no están vacíos sino llenos de energía oscura. Las magnitudes: densidades de energía: volumétrica (presión), superficial (empuje) y lineal (fuerza), son las causas de toda acción. Descubre las causas de las leyes de Newton, es una alternativa al modelo Estándar de la Física de Partículas y a las teorías de campos en un espacio vacío, sustituyéndolos por un único campo de energía que ejerce fuerza y cede energía a las partículas. Define los conceptos: energía, fuerza, masa, carga eléctrica y campo magnético. La masa es proporcional a la fuerza de oposición inicial de la energía del espacio contra la partícula. Las partículas se mueven con desplazamientos discretos generando una onda de desplazamiento, de cuantos de energía, producida por el movimiento del foco emisor, que se suma vectorialmente a la onda electromagnética, hasta una distancia determinada, explicando los experimentos de Michelson, De Sitter y Bradley. Deduce la variación de la masa con la velocidad, con las mismas fórmulas que la teoría de la Relatividad de Einstein. Deduce la transición a la macrofísica, siendo aparentes las magnitudes clásicas, velocidad, momentum, aceleración, fuerza y fuerza de oposición inercial. Desarrolla la Teoría Cuántica del Movimiento, la Teoría Cuántica de los Campos Unificados, la Teoría Cuántica de la Gravedad, y la Teoría Cuántica Electrostática. Descubre las condiciones de estabilidad de las partículas, la inversión de las fuerzas electromagnéticas, la constante de Planck y su variación con la velocidad, la causa del fotón, de las antipartículas y de las partículas inestables. Calcula las fuerzas de Gravedad, Electrostática, Magnética, y las fuerzas Fuerte y Débil.

Keywords: energía oscura, densidad de energía, energía del espacio, capas de energía, desplazamientos discretos.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

COMENTARIO

Al intentar detectar el mundo microfísico, nos parece que los fenómenos que observamos son partículas interactuando sin exactitud en sus movimientos, azarozos, laberínticos y caóticos. El propio investigador deforma el fenómeno al intentar percibirlo. Por eso, dado que el investigador no puede observar los fenómenos bajo el punto de vista microfísico, está obligado a utilizar predicciones estadísticas.
Louis de Broglie, en un prologo a un libro de David Bohm escribió lo siguiente: “Tratar de impedir todo intento de ir más allá del punto de vista actual sobre la física cuántica, podría ser muy peligroso para el progreso de la ciencia y además sería contrario a las lecciones que podemos aprender de la historia de la ciencia. El estado actual de nuestro conocimiento es siempre provisional y deben existir, más allá de lo que actualmente se conoce, inmensas regiones nuevas por descubrir. Detrás del universo de nuestra percepción se puede encontrar un mundo oculto microfísico gobernado por la causalidad, pero que todavía no ha sido descubierto”
Eso es lo que yo he intentado con la Teoría Cuántica de la Energía Oscura y creo haberlo conseguido
Los fenómenos que observamos pertenecen al mundo macrofísico donde todo es aparente. Tales como las magnitudes velocidad, aceleración, fuerza, momentum e impulso. Por ejemplo, el movimiento parece continuo, cuando en realidad es discreto a nivel microfísico. Esto se entiende mejor comparándolo con los fotogramas de una película. Foto a foto se aprecia que el movimiento es a saltos, pero al proyectar la película, el movimiento parece continuo.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >