Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




El carbón quiere limpiar su imagen




La Cumbre Internacional Carbón y Clima, auspiciada por el Ministerio de Economía de Polonia y la Asociación Mundial del Carbón, comenzó este lunes 18 en Varsovia en forma paralela a la COP 19, mientras los ambientalistas acusan al gobierno local de favorecer a esa industria contaminante. La presencia en la cumbre de la secretaria ejecutiva […]

El artículo El carbón quiere limpiar su imagen fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Una protesta de ambientalistas este lunes 18 frente al Ministerio de Economía de Polonia, donde comenzó la cumbre del carbón. Crédito: Claudia Ciobanu/IPS

Una protesta de ambientalistas este lunes 18 frente al Ministerio de Economía de Polonia, donde comenzó la cumbre del carbón. Crédito: Claudia Ciobanu/IPS

Por Claudia Ciobanu
VARSOVIA, Nov 18 2013 (IPS)

La Cumbre Internacional Carbón y Clima, auspiciada por el Ministerio de Economía de Polonia y la Asociación Mundial del Carbón, comenzó este lunes 18 en Varsovia en forma paralela a la COP 19, mientras los ambientalistas acusan al gobierno local de favorecer a esa industria contaminante.

La presencia en la cumbre de la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres, fue también motivo de críticas.

Todos los ojos estuvieron puestos sobre ella cuando inauguró el encuentro con un discurso en el que exhortó a la industria a adoptar métodos limpios para asegurarse un futuro.

“Estoy aquí para decir que el carbón debe cambiar rápida y drásticamente para el bien de todos”, afirmó Figueres ante una sala llena de representantes de la industria.

“A esta altura debe estar perfectamente claro que solo se puede invertir más en el carbón si es compatible con el límite de los dos grados”, añadió, aludiendo al umbral estimado por los científicos para que el recalentamiento planetario no tenga consecuencias devastadoras.

El carbón es el más sucio de los combustibles fósiles, y responde por más de 40 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2), según la Agencia Internacional de Energía.

En el marco de la cumbre, el Ministerio de Ambiente Polaco y la Asociación Mundial del Carbón le presentaron formalmente a Figueres un documento llamado Comunicado de Varsovia.

El texto insta a “utilizar tecnologías de combustión de carbón de alta eficiencia y con bajas emisiones, siempre que sean económica y técnicamente viables, tanto en plantas nuevas como en las ya existentes”.

También pide a los gobiernos a que presionen a la industria para que adopte nuevas tecnologías y apoye la investigación en ese sentido. Además, solicita a los bancos de desarrollo que ayuden a los países pobres a “acceder a tecnologías de carbón limpio”.

Asimismo, el documento requiere el apoyo público para una industria que está sufriendo por las políticas climáticas adoptadas en todo el mundo.

Aunque la situación varía según el país, los productores de carbón en Europa y en Estados Unidos están sin duda bajo presión.

En la Unión Europea, los ingresos del sector cayeron en picada en los últimos años, debido a la menor demanda durante la crisis y al incremento de la oferta de electricidad generada por la energía eólica y la solar.

El bloque avanza para cumplir su meta de cubrir 20 por ciento de su demanda energética con fuentes renovables para 2020.

En una conferencia de la industria carbonera celebrada en octubre en Berlín, y a la que asistió IPS, se presentó un panorama sombrío del sector.

Operadores de plantas en Europa se quejaban de grandes pérdidas, mientras que empresas de servicios públicos hablaban de cerrar instalaciones que operan con ese combustible y optar por el gas o fuentes renovables.

Este año, las dos mayores instituciones financieras internacionales, el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones, limitaron significativamente sus préstamos al sector carbonero, mientras que Estados Unidos y países nórdicos decidieron suspender su apoyo a plantas en el exterior.

Polonia es uno de los pocos países europeos en mantener un apasionado discurso a favor de ese combustible.

Menos de dos meses antes de la COP 19 (19 Conferencia de las Partes de la CMNUCC), el primer ministro polaco, Donald Tusk, afirmó: “El futuro de la energía polaca está en el lignito y en la hulla, así como en el gas de esquisto”.

“Algunos querían prescindir del carbón, pero la independencia energética exige no solo una diversificación de las fuentes, sino también del uso máximo de los propios recursos”, añadió. Casi 90 por ciento de la electricidad polaca es generada por carbón.

Sin embargo, incluso en Polonia, la realidad es más compleja que el discurso.

La compañía estatal polaca de energía PGE planea añadir dos unidades de combustión de carbón de 900 megavatios a su planta de Opole, en el sureste del país con 1.500 megavatios generados con el mineral.

Krzysztof Kilian, el presidente de PGE, dijo este mes a la agencia de noticias Bloomberg que la empresa tenía solo una forma de evitar pérdidas.

Esta es que el Estado fije los precios de la energía, en forma similar a lo que hace el gobierno de Gran Bretaña con la producción nuclear. En la práctica, esto significa que el Estado garantice precios de por lo menos el doble que los del mercado.

La industria del carbón, al menos en Europa, lleva adelante desde hace tiempo una ofensiva para obtener apoyo público y reducir las partidas de financiamiento estatal a las fuentes renovables.

Pero frente a la multiplicación de políticas climáticas en todo el mundo, el sector ha comprendido que para obtener el apoyo de la población es crucial convencerla de que el carbón puede ser limpio.

Y eso se juega en la cumbre de Varsovia.

“La cumbre no es un intento de distraer del importante trabajo que se hace en las negociaciones de la COP”, aclaró Milton Catelin, jefe ejecutivo de la Asociación Mundial del Carbón, en la apertura del encuentro.

“Queremos descubrir formas en las que el mundo pueda mantener los beneficios del carbón pero al mismo tiempo reducir e incluso eliminar los costos en términos de emisiones de CO2”, señaló.

En la agenda de la cumbre está prevista la discusión de tres formas clave de impulsar “la limpieza del carbón”: la captura y almacenamiento carbono (CAC), la gasificación subterránea y la mejora de la eficiencia de las plantas.

La CAC representa la mayor esperanza de la industria y fue señalada por la propia presidenta de la COP como el sendero a seguir. Implica la retención del CO2 en las unidades de combustión de carbón y su almacenamiento bajo tierra.

Sin embargo, a pesar de las significativas inversiones en sistemas de CAC, su desarrollo a escala comercial todavía no ha demostrado ser viable.

En septiembre, Noruega abandonó un plan de CAC a gran escala en Mongstad por considerarlo demasiado riesgoso. El auditor general de ese país criticó al gobierno por haber gastado más de 1.000 millones de dólares en ese tipo de iniciativas entre 2005 y 2012.

Otro escenario para el “carbón limpio” es el desarrollo de la llamada gasificación subterránea. Esa tecnología implica la combustión parcial del carbón cuando está bajo tierra, en vez de extraerlo totalmente.

No obstante, el proceso de combustión en este método no solo libera grandes emisiones de carbono, sino también de metano, que tiene 23 veces más potencial de recalentar el planeta que el CO2. Por esto, la gasificación subterránea requeriría también el desarrollo de sistemas de CAC.

La tercera forma propuesta de “limpiar el carbón” se refiere a la mejora de la eficiencia de las plantas.

Las plantas a carbón son, por lo general, menos eficientes que las de gas. Una eficiencia de 46 por ciento es considerada el mejor escenario posible para las primeras, contra 60 por ciento para las segundas.

Los esfuerzos para mejorarlas son muy costosos y, considerando el actual contexto de los precios de la energía en Europa, no resultan un buen negocio.

En tanto, la cogeneración, esto es, la combinación de energía térmica con energía eléctrica, sería otra forma de mejorar la eficiencia. Sin embargo, para ello las unidades deben ser más pequeñas y estar más cerca de las comunidades.

Este sistema mixto necesitará algo no fácil: convencer a las poblaciones implicadas.

“El hecho de que la industria esté aquí y ahora presentando un pedido de subsidios ante la COP es, en cierto sentido, una señal de que no es tan fuerte como pensábamos, y de que sin subsidios quizás no haya un futuro para el carbón”, comentó Mona Bricke, de la organización no gubernamental alemana Klimalianz.

“El Comunicado de Varsovia es en cierta forma el último gran ruego de la industria. Saben que si quieren tener un futuro, deben decir que el carbón es limpio, lo cual es una mentira, y tienen que pedir dinero para construir plantas nuevas y más caras”, añadió.

El artículo El carbón quiere limpiar su imagen fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2013/11/el-carbon-quier...


Lunes, 18 de Noviembre 2013
Claudia Ciobanu
Artículo leído 428 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.