Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El cerebro humano se desarrolló gracias a la competitividad social

La presión demográfica fue la causa principal de su crecimiento, por encima de otras variables como el cambio climático


En los últimos dos millones de años, el cerebro humano se ha triplicado, un fenómeno que no se ha dado en ninguna otra especie del planeta. Este desarrollo fue debido, según un estudio reciente, a la presión demográfica que obligó a la lucha por los recursos, y también a la formación de grupos sociales cooperativos. La presente investigación, realizada por científicos de la Universidad de Missouri, en Estados Unidos, supone la primera comprobación empírica y rigurosa de la hipótesis del predominio de la presión demográfica en el desarrollo de nuestro cerebro, por encima de otras causas, como el cambio climático. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



David Geary. Fuente: MU.
David Geary. Fuente: MU.
En los últimos dos millones de años, el tamaño del cerebro humano se ha triplicado, creciendo mucho más rápido que el de otros mamíferos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Missouri (MU), en Estados Unidos, ha investigado la razón de este aumento desmesurado, en comparación con el de otras especies, descubriendo que existe una causa principal para que se haya producido: la presión demográfica.

Análisis multivariante

Según se explica en un comunicado emitido por dicha universidad, hubo otros factores que también ayudaron al desarrollo del cerebro, pero lo hicieron en menor medida.

En la revista Human Nature, los investigadores han publicado un artículo titulado "Hominid Brain Evolution" (“Evolucion del cerebro homínido), en el que se explica que esos otros factores influyentes fueron las condiciones climáticas y las demandas ambientales.

Mediante un análisis multivariante -herramienta estadística que estudia el comportamiento de tres o más variables al mismo tiempo- los científicos evaluaron simultáneamente variables que representaban a cada una de estas potenciales presiones evolutivas.

Este análisis se realizó sobre datos obtenidos en estudios anteriores: la latitud donde fueron localizados los cráneos, la presencia en éstos de parásitos, las variaciones en las temperaturas anuales registradas, etc.

La densidad de población, explican los científicos, fue medida por la estrecha relación existente entre los patrones de densidad y de migración que han quedado registrados en los fósiles, y que permitieron calcular el número de individuos que vivieron en determinadas áreas en la historia homínido ancestral.

Competir por las ventajas

Para el estudio, fueron recopilados además los datos de 153 cráneos homínidos de entre dos millones de años y 10.000 años de antigüedad.

Los resultados demostraron que, aunque fueron varios los factores que afectaron a la evolución del cerebro homínido, la competitividad social fue la principal causa de esta evolución.

Según declara David Geary, director de la investigación y profesor de ciencias psicosociales en la MU, estos resultados sugieren que el tamaño de nuestro cerebro se incrementó en la mayoría de las áreas con mayor cantidad de población, en las que casi con toda certeza aumentó la intensidad de la competitividad social.

Geary afirma que “cuando los humanos tienen que competir para cubrir sus necesidades y por su estatus social, que proporciona un mayor acceso a los recursos existentes, un cerebro más grande supone una ventaja”.

Los investigadores también descubrieron ciertas pautas que, aunque no tan importantes como la presión demográfica en el desarrollo de nuestro cerebro, otorgan credibilidad a la hipótesis de que el cambio climático influyó en el tamaño del cerebro humano actual.

Esta hipótesis apunta a que el cambio climático global y las migraciones desde el ecuador dieron lugar al desarrollo de la capacidad humana de afrontar los cambios en el clima.

Disminución de recursos

Sin embargo, los científicos aseguran que la importancia de adaptarse a estos cambios fue mucho menor que la de relacionarse con otra gente en este sentido.

Según explica otro de los autores de la investigación, Drew Bailey, el cerebro es costoso desde el punto de vista metabólico, lo que significa que requiere mucho tiempo y energía desarrollarlo y mantenerlo.

Por esta razón, es muy importante comprender por qué nuestros cerebros continuaron evolucionando más rápido que los de otros animales. La presente investigación sugiere que la competitividad, ya fuera saludable o no, generó el escenario necesario para la evolución del cerebro humano.

Este escenario se generó debido a que la expansión de la población dio lugar a una rápida disminución de los recursos ecológicos per cápita, con la consecuente e inevitable lucha por mantener y asegurar dichos recursos frente a los otros o con ellos.

El cerebro debió entonces adaptarse y generar capacidades sociales y cognitivas nuevas, que permitieran a los individuos actuar en grandes grupos cooperativos que, a su vez, compitieran contra otros grupos por el control ambiental y el control de las dinámicas sociales que surgiesen, escriben los científicos en Human Nature.

Cerebro y cultura

Evidentemente, aclaran los investigadores, los factores climáticos, sociales y ecológicos no se excluyen los unos a los otros en el desarrollo del cerebro humano. Pero no todos ellos fueron igual de influyentes.

Los científicos creen que ésta es la primera vez que se comprueba de manera empírica y rigurosa la hipótesis del predominio de la causa de la presión demográfica en el desarrollo de nuestro cerebro hasta su tamaño actual.

Estos resultados recuerdan a los de otra investigación realizada recientemente por la University College London, que combinando simulaciones informáticas y estudios genéticos, estableció que la razón de la aparición de la conducta humana moderna fue la densidad de población.

Características como la capacidad de crear objetos artísticos o tecnología avanzada, que nos hacen una especie única en el planeta, podrían tener su origen no la inteligencia o en el elevado desarrollo de nuestro cerebro, sino en las interacciones humanas intensas, que propiciaron el intercambio de ideas y de habilidades, y el mantenimiento de las innovaciones, afirmaba este estudio del que hablamos en Tendencias21.


Martes, 23 de Junio 2009
Artículo leído 30615 veces


Nota



Comente este artículo

1.Publicado por unter el 23/06/2009 18:54
En siglos, el desarrollo será mayor..

2.Publicado por antonio martínez i ferrer el 24/06/2009 18:53
No soy un científico y ni siquiera alguien suficientemente preparado académicamente para hacer estos comentarios, pero pienso que las afirmaciones de este estudio científico no tiene en cuenta el hecho de que diversas especies de mamíferos, aves, insectos, etc., se han desarrollado en condiciones ambientales de competitividad semejante a los homínidos, tanto en el plano cuantitativo, grandes rebaños compitiendo por la comida como grupos de depredadores muy especializados y una larga lista de seres vivos que se han desarrollado en un entorno tan competitivo o más, en algunos casos, que los homínidos,

¿Porqué ellos no han desarrollado su cerebro como nosotros?

Yo desde mi escasa comprensión pienso que la respuesta está en la composición biológica y distribución espacial de los genes y sus particulares modos y procesos hereditarios en los procesos reproductivos, que posibilitó la aparición evolutiva de un homínido capaz de trasformar su entorno en función de sus propias necesidades de supervivencia y acumular tales experiencias de forma continuada en un desarrollo geométrico del conocimiento..

Les pido disculpas por mi atrevimiento. Es posible que en mi se de aquello de –que atrevida es la ignorancia-.

Gracias por atenderme.

3.Publicado por CIENCIAS el 26/06/2009 20:25
Muy buen articulo aunque no todo sera como lo pintan.

4.Publicado por José María el 26/06/2009 22:40
Es indignante lo que genera la internet. Cada vez que hay artículos de este tipo, se llena de comentarios que no llevan a nada Ó alguien hace una exposición brillante, humilde y bien fundamentada, por lo tanto inteligente, como lo hizo Antonio y nadie se toma la molestia de atender a sus comentarios. El artículo fue leído 845 veces, lo que me hace pensar que un buen porcentaje de los lectores son gente preparada que pueden intercambiar ideas, ya que leen sobre 'Tendencias Científicas' y no sobre el ' Affeire del gobernador de Carolina del Sur'. Al parecer, a eso tiende la humanidad: el egoísmo más despreciable. Los que poseen el conocimiento lo resguardan en celosías estúpidas como si del Santo Grial en manos de un ladrón se tratara. Estimado Antonio, si yo tuviera el suficiente conocimiento sobre estos asuntos respondería yo a tu comentario.
Por otro lado pienso que la ignorancia es frenar el impulso de la curiosidad y quedarse callado cuando surge un interrogante. Eso si que es atrevimiento, puesto que la curiosidad es natural en el hombre y es lo que nos ha llevado a querer conquistar el conocimiento más allá de nuestras limitaciones (que TODOS las poseemos).
Saludos cordiales y seamos menos desidiosos los seres humanos.

5.Publicado por Juan Gabriel Murcia el 29/06/2009 19:05
Es entendible el comentario de Antonio en el sentido de que las diferentes especies pueden haber tenido estadíos similares a los del ser humano, pero la investigación no toma en cuenta sino el desarrollo de los seres humanos.
El analisis multivariante toma en cuenta las diferentes variables en cada punto y su grado de desarrollo y concluye (estadisticamente) que cuando existe una mayor competencia social el desarrollo del cerebro es mayor.
Es posible que el ser humano tenga mas posibilidades de desarrollo por sus características fisicas y fisiológicas, que los demas animales, pero esto sería parte de otra investigación.
En resumen lo que dice este estudio es que para el ser humano, la competencia social es lo que mas desarrolla su cerebro.

6.Publicado por Pablo C. el 07/07/2009 18:11
Tanto para Antonio, como para Juan, solo deseo decir respectivamente: brillante cuestionamiento; y aun más brillante respuesta. Desde Chile.

7.Publicado por jaime el 08/07/2009 13:51
No afirmen tanto, no son la voz de la realidad... Yo digo que forma parte idirecta del desarrollo, pero no es necesaria la competitividad.

8.Publicado por antonio martinez i ferrer el 08/07/2009 18:48
Antonio Martínez i Ferrer

Es solo una opinión.

en el último párrafo del artículo en cuestión de dice (,…sino en las interacciones humanas intensas, que propiciaron el intercambio de ideas y de habilidades, y el mantenimiento de las innovaciones,…)

Es en este enunciado en donde están las claves de ese desarrollo. si añadimos las leyes de la evolución, es decir, la capacidad multifuncional del Homo Habilis y esa diferente estructura de los enlaces cerebrales, que a diferencia de otras especies, permite retener y acumular nuevas habilidades en su adaptación al medio, (construcción de herramientas), habilidades creativas, no solo adaptación al medio sino su transformación según criterios estético, (pinturas rupestres). En ese periodo evolutivo de hace unos 2.000.000 de años en que la masa social de los homínidos se circunscribía a grupos muy pequeños y de carácter familiar y no masificados en la que la acción competitiva se reducía a la consecución de alimentos, procreación y poco más. Y creo no equivocarme al afirmar que la capacidad craneal del Homo habilis era ya muy desarrollada 650 a 800 cc. y que en ese mismo estadio de desarrollo hasta 300.000 años ac. se desarrolla el homo erectus que alcanza los 1200 cc.o más, de capacidad craneal en especial en el lóbulo perteneciente a la capacidad de hablar, habilidad fundamental para el desarrollo de la cultura, siendo su entorno primario de supervivencia muy parecido a su antecesor pero que junto a la capacidad progresiva de comunicación comienzan los grandes progresos como especie por su posibilidad de intercomunicación y acumulación de conocimientos.

Sigo pensando que como todas las especies en su proceso evolutivo responden a la necesaria adaptación para la supervivencia en el medio pero que a diferencia de otras especies en ese mismo proceso la evolución de nuestra especie sufre una mutación que posibilita los mecanismos fisiológicos para que sea el cerebro y no otras partes del cuerpo los que se desarrollen.

Si el elemento competitivo entre grupos sociales fuese el motor del tamaño de nuestro cerebro en los últimos siglos de nuestra historia deberíamos haber ampliado la capacidad craneal de forma significativa pues el enfrentamiento entre grupos sociales ha desarrollado una cultura de guerra y depredación que ha sido uno de los grandes protagonistas de la investigación y el “desarrollo”, pero no de la inteligencia claro, cuestión que nada tiene que ver con las necesidades de supervivencia, y si con un proceso de degradación humana y cultural que premia a quien roba, mata más, mejor y al mejor precio habiéndonos transformado en el depredador más perfecto de todas las especies conocidas.

(Gracias a quienes han contestado a mis opiniones, el tema es apasionante inclusive para quienes no poseemos formación científica).

Antonio Martínez i Ferrer.

9.Publicado por Hernán Pérez Ramos el 09/11/2009 12:16
Distinguido señor Antonio Martinez.
Al igual que usted soy de la opinión de que ni el desarrollo de la interrelación social, ni el enrriquecimiento de la inteligencia ecológica pueden por si solos ser la causa de que los homínidos nos hallamos convertidos en algo radicalmente diferentes del resto de los primates porque de ser así los chimpancés que desarrollan una complejísima vida social y construyen herramientas tendrían necesariamente que haber evolucionado hacia algo parecido a nosotros.
En mi opinión, lo que pudo convertirnos en algo radicalmente distinto del resto de los primates es el trascendental cambio que como consecuencia colateral provocaría la extraordinaria lateralización de las funciones cerebrales que ostentan nuestros cerebros. Para explicar

10.Publicado por Hernán Pérez Ramos. el 09/11/2009 12:28
Distinguido Antonio Martinez.
Coincido con usted en pensar que el desarrollo de la inteligencia ecológica y de la inteligencia social no pudieron por si solas provocar la tremenda diferencia que hay entre nosotros y los chimpancés porque la circunstancia de que nuestros parientes tambien construyan herramientas y desarrollen una compleja vida social, inevitablemente los conduciría a evolucionar en la misma dirección que lo hemos hecho nosotros.
Sugiero que lo que pudo provocar la diferencia insalvable entre ellos y nosotros es el extraordinario cambio que acarrearía como consecuencia colateral la portentosa lateralización de las funciones cerebrales que evidencia el funcionamiento de nuestro cerebro.
Para intentar explicar esta idea he escrito un libro en prceso de edición, y me gustaría someter a su concideración una sinopsis del mismo.
Mi email es puchoramos0562@yahoo.es

11.Publicado por Antonio Martínez i Ferrer el 09/11/2009 17:39
Señor Hernán Pérez Ramos.

No he podido conectat con su dirección.

Mi blog es: http://vocesymiradas.blogspot.com/

Si se conecta a el o a traves de mi nombre Antonio Martínez i Ferrer en -Google-.podrá comunicarse conmigo directamente.

Agradezco sus palabras y espero su sinopsis.

Antonio Martínez i Ferrer.

12.Publicado por Hernán Pérz Ramos el 10/11/2009 21:52
Señor A. Martinez i Ferrer.
Disculpe mi poca destreza en esto de internet. No hay manera de que logre conectarme con usted a través de su Blog. Mi email es puchoramos0562@yahoo.es (p u c h o r a m o s 0 5 6 2 @ y a h o o . e s)

13.Publicado por elías el 11/11/2009 12:27
Agradecería, que alguien con conocimientos del tema, me aclarase el significado del párrafo que aparece en el artículo: “El cerebro debió entonces adaptarse y generar capacidades sociales y cognitivas nuevas, que permitieran a los individuos actuar en grandes grupos cooperativos que, a su vez, compitieran contra otros grupos por el control ambiental y el control de las dinámicas sociales que surgiesen, escriben los científicos en Human Nature.”

1.- Cuando se dice que: “el cerebro debió entonces de adaptarse” significa que la selección actúa a nivel cerebral y no sobre los individuos. Significa que el individuo se “reduce” al cerebro.

2.- Cuando se dice: “y generar capacidades sociales que permitieran a los individuos”, se quiere decir que es el cerebro el que genera las capacidades sociales y no el individuo. Significa, al igual que en el punto anterior, que el individuo se “reduce” al cerebro.

Un Saludo

14.Publicado por Hernán Pérez Ramos el 01/12/2009 20:16
Hay muchísimas personas que se hacen las mismas preguntas que se formula ese maravilloso poeta que es el señor Antonio Martinez i Ferrer, entre ellas el destacadísimo profesor y brillante pensador Julio Loras.
La cuestión es: ¿por que todas las teorías evolucionistas modernas hacen tanto énfacis en el hecho de que la interrelación social tuvo que ser el motor que impulsó el proceso de hominización?
Al respecto las opciones que barajamos nosotros los evolucionistas son esencialmente dos.
a) La una, como explica el artículo, es la necesidad de ser más inteligentes desde el punto de vista social.
b) La otra causa del surgimiento de los homínidos fue la necesidad que tuvieron nuestros primeros antepasados, al tener que vivir en las sabanas, de adaptarse a las nuevas condiciones de vida. Ello les obligaría a ser más inteligentes desde el punto de vista ecológico, hasta el punto de ser capaces de desarrollar comportamientos y procedimientos que les permitieran encontrar, extraer, manipular, procesar, cazar alimentos en el nuevo hábitat.
Pero sucede que la importantísima teoría desarrollada por Leslie Aiello y Peter Weeler ha convertido a la tesis que se basa en la inteligencia ecológica en una teoría síclica.
Ese exepcional hombre de ciencias que es el destacadísimo evolucionista J. L. Arsuaga nos explicó que como demostraron Aiello y Wheeler, el organismo dispone de una cantidad de energía única por unidad de tiempo, de manera que ningún órgano puede gastar más a menos que otro órgano gaste menos. Lo que quiere decir que la única manera que podría crecernos el cerebro para que fuésemos más inteligentes es que nuestro tubo digestivo (estómago intestino) redugera su tamaño. Ha quedado palmariamente constatado en primates que la longitud del tubo digestivo es inversamente proporcional al coeficiente de ensefalización
(Coeficiente de encefalización se refiere al tamaño de "la parte" cerebro que no se ocupa de mover el cuerpo, normalmente los individuos con cuerpos más grandes tienen cerebros más voluminosos.)
Continúa explicando Arsuaga que para que decreciese el tubo digestivo era preciso que cambiaramos nuestra dieta, de alimentos poco nutritivos a comida con un alto coeficiente de proteinas, como por ejemplo la grasa y la carne animal.
(Los hervívoros necesitan estómagos mucho más grandes que los carnívoros como consecuencia de que lo que comen es de menor cualidad alimenticia)
Pero para cambiar la dieta necesariamente tendríamos que desarrollar muchos nuevos conocimientos, comportamientos y procedimientos que nos permitieran encontrar, extraer, matar, manipular, procesar los nuevos alimentos, enotras palabras, tendríamos que ser mucho más inteligentes. Y como para ser más inteligentes necesitaríamos un cerebro más grande, la hipótesis que propone que que el surgimiento de los homínidos ocurrió como consecuencia de la necesidad de adaptarnos al nuevo hábitat (ser más listos desde el punto de vista ecológico) se convierte en una tesis síclica que no conduce a ninguna parte, la pescadilla que se muerde la cola.
Ello es la poderosa razón por la que los evolucionistas hemos ido abrazando paulatinamente la tesis que se basa en el desarrollo de la inteligencia social como la única tabla de salvación que nos queda. Pero sin embargo esta tabla tiene un extraordinario punto flaco del que nos habla el Antonio Martinez i Ferrer. Al igual que nuestros primigenios antepasados experimentaron la necesidad de hacerse más inteligentes en función de ser más competitivos desde el punto de vista social, la inmensa mayoría del resto de los primates tambien sentirían dicha necesidad ya que tambien viven en entornos sociales. ¿Por que entonces solo nosotros nos convertimos en homínidos, por qué solo a nosotros nos evolucionó tanto el cerebro?
La inmensa mayoría de los evolucionistas nos negamos a reconocer que nos hemos quedado sin argumentos de peso que nos permitan explicar de forma clara, diafana, y entendible porque nosotros nos convertimos en homínidos.

Si ud. me concede un instante más, intentaré argumentar que la teoría que se basa en el desarrollo de la inteligencia ecológica podría no ser una teoría síclica.
Es probable que nosotros los homínidos no surgieramos como consecuencia de una acumulación sucesiva de cambios cuantitativos tal y como se ha supuesto hasta ahora, sino que podríamos ser el resultado de un único cambio de orden cualitativo, me refiero a la extraordinaria transformación que provocaria la gran lateralización de las funciones cerebrales que ostenta nuestro cerebro.
La cadena de razonamientos que conducen a esta idea es la siguiente:
Todos los seres vivos del planeta se enfrentan a los retos de la supervivencia armados de comportamientos desarrollados por los genes a través de las mutaciones y la posterior recombinación de alelos que ocurre durante el cruzamiento aleatorio de los individuos. Los endotérmicos (aves y mamíferos) además de los instintos disponen de una serie de comportamientos y procedimientos que las especies desarrollan y transmiten de generación en generación mediante el aprendizaje (por imitación o por el método de ensayo error). Pero la posibilidad de aprender nuevos comportamientos de transmisión "cultural" no dura toda la vida de las aves y mamíferos sino que esta posibilidad solo está precente durante la etapa en la que los endotérmicos viven bajo el manto protector de sus progenitores, de lo que se deduce que las condiciones que permitne a las aves y a los mamíferos desarrollar nuevos comportamientos distintos de los instintos solo existen desde el destete a la pubertad tal y como argumenta el genio extraordinario de R. I. M. Dumbar. Es por ello que es imposible reintroducir mamíferos adultos criados en cautividad en su hábitat natural.
¿Entonces, que es lo que pudo suceder para que un primate común se convirtiera en un homínido?
Nuestro cerebro experimenta durante su desarrollo varios procesos de apoptosis (muerte de conexiones neuronales programada) entre ellas se destaca la que elimina nuestras áreas de Wernicke y Broca izquierda (estructuras que con el tiempo se transformarían en nuestras áreas del lenguaje). Se me hace lógico pensar, que al igual que sucede en nuestro cerebro derecho, existe tambien un proceso de apoptosis neuronal que destruye en todos los endotérmicos,de ambos emisferios las estructuras corticales que permiten a los mamíferos y a las aves aprender nuevos comportamientos. Y tambien se vuelve lógico suponer que lo que predeciblemente pudo hacer que surgiese el primer homínido pudo ser la circustancia de que como consecuencia de experimentar un proceso de neotenia (nosotros somos simios neoténicos) la apoptosis que debía eliminar las estructuras que permiten aprender comportamientos del cerebro izquierdo no se produjo, surgiendo así el primer ser en nuestro 'planeta capaz de aprender comportamientos durante toda su vida con el hemisferio izquierdo. En otras palabras, apareció el primer homínido al que me gustaría llamar Mery.
¿Que ventaja le reportaría a este ser la novedosa cualidad de ser capaz de aprender y desarrollar nuevos comportamientos durante toda su vida con el hemisferio izquierdo?
Este individuo con el tiempo podría llegar a disponer de la máxima capacidad para adaptarse a las condiciones en las que vive gracias a que la nueva cualidad le permitiría confeccionar nuevos comportamientos en tiempo real.
¿Y que beneficios otorga el hecho de poder confeccionar comportamientos en tiempo real?
Todos los seres vivos de este planeta se enfrentan a los retos de la supervivencia armados de un conjunto de comportamientos desarrollados con antelación al instante en el que serán usados para resolver un problema de subsistencia, tanto los instintos como los comportamientos de transmisión cultural que ostentan las diferentes especies de aves y mamíferos, pero nosotros los homínidos, gracias a que disponíamos de la maravillosa posibilidad de desarrollar nuevos comportamientos durante toda la vida en el cerebro izquierdo, tendríamos la posibilidad de confeccionar un comportamiento para solucionar un determinado problema en el preciso mismo instante en el que nos enfrentamos a dicho problema. De más está decir que un comportamiento confeccionado en tiempo real puede ser muchas veces más particular, específico, pormenorizado y por ende acertado, que un comportamiento desarrollado con antelación al momento en el que será empleado. Así la nueva cualidad de ser capaz de confeccionar comportamientos en tiempo real otorgaría a los homínidos el máximo de capacidad para adaptarse al hábitat en el que viven, posibilidad que les permitiría en solo algunos millones de años de evolución, catapultarse, de estar colgados de una rama en bosque tropical a tocar literalmente el cielo con la punta del pulgar de su mano derecha.
¿Qué hechos nos sugieren que lo que acabamos de describir pudo ser la causa que provocó el surgimiento de nuestro linaje, el de los Homínidos?
El cambio descrito impediría que el cerebro izquierdo de los primeros homínidos fuece capaz de cumplir de forma eficiente con las tareas de protección, cuidado. alimentación y defenza, por lo tanto el cerebro derecho necesariamente tendría que responsabilizarse de estas importantísimas tareas para ambos lados del cuerpo. La circunstancia de que nuestro cerebro derecho actual, despues de seis millones de años de evolución en la que el cerebro izquierdo se nos ha hiperdesarrollado, todavía continúe siendo mejor en lo que respecta a la vigilancia (a la capacidad para descubrir figuras encubiertas en entornos complejos) sin dudas podría ser una evidencia de que el procedimiento descruto pudo ser el que provocó el surgimiento de los homínidos ya que el hecho de que se nos mantuvieran funcionando durante toda la vida en el cerebro izquierdo las estructuras que nos permiten confeccionar comportamientos provocaría la evolución diferenciada de nuestros dos cerebros. El izquierdo se desarrollaría en la dirección de potenciar su cualidad para confeccionar conocimientos y comportamientos de aquí que es lógico suponer que la selección natural propiciaría en él una alta concentración de cuerpos neuronales y por el contrario, el cerebro derecho al responsabilizarse en la protección de ambos lados del individuo, tendría que evolucionar en la dirección de incrementar su cpacidad para el trasiego de informaciones, por ello la selección natural tendría que apoyar que en él hubiere una superior concentración de aces de axones. En resumen si el proceso que dió origen a los homínidos es el descrito, necesariamente despues de seis millones de años de evolución, al contrario de lo que sucede en los cerebros del resto de los seres vivos en los que la proporción de materia gris y blanca es similar para ambos hemisferios, en el nuestro el hemisferio derecho tendría que disponer de más materia blanca (aces de axones) que gris (cuerpos neuronales) y viceversa, el cerebro izquierdo debería ostentar una concentración superior de materia gris que blanca. Hecho que es constatable a simple vista.
Esta nueva teoría rompe el caracter cíclico de la teoría que concidera que los homínidos surgimos como consecuencia del desarrollo de la inteligencia ecológica porque nos permite entender por que razones nos volvímos más inteligentes antes de que nos creciera el cerebro. Veamos.
El hecho de mantener funcionando durante toda la vida las estructuras que nos permiten desarrollar nuevos comportamientos, con el paso del tiempo, nos pernitió confeccionar los programas de comportamientos y prosedimientos necesarios para acceder de forma regular a fuentes de alimentos de gran cualidad proteica y como consecuencia se crearían las condiciones necesarias para que más adelante se redujera el tubo digestivo. Un tubo digestibo más pequeño permitiría al organismo disponer de la energía suficiente para abastecer un cerbro más grande y un cerebro más grande definitivamente nos haría mucho más inteligentes.
Los argumentos vertidos están mas desarrollados en la sinopsis del libro "La Huella de Mery" que con gusto le enviaré si la exposición de estas ideas le ha resultado de interérs.


15.Publicado por Lic. Alfonso Germán Arreola el 14/03/2012 06:27
Lo que más ha contribuído al desarrollo del cerebro humano, son los idiomas, la escritura, la imprenta y ahora el Internet.
La comunicación es lo que perfecciona las ideas y permite el acuerdo y la cooperación para trabajar en la producción y el intercambio de bienes y servicios.
Hay buenas opiniones y siempre que veo algo relacionado con los instintos, los reflejos, la memoria, la curiosidad y la imitación, lo leo para perfeccionar el libro que sin ningún afan de lucro, he publicado parcialmente en muchos foros de Internet que, repito es algo nuevo bajo el sol y el mejor instrumento para que nuestro cerebro se desarrolle más que en el pasado.

16.Publicado por Lic. Alfonso Germán Arreola el 25/03/2012 22:11
Un lenguaje universal está a punto de aparecer y lo podremos perfeccionar en muy poco tiempo para comunicarnos fácilmente con cualquier persona en el mundo y no contendrá más de 1500 palabras; pero claras, precisas y suficientes para intercambiar ideas, bienes, servicios y materias primas, así como para terminar con opiniones basadas en meras creencias o ideologías que dividen a las personas.
No es el color de la piel, el sexo o la nacionalidad lo que debemos tomar en cuenta, sino las consecuencias sociales que resultan de actuar de una u otra manera y sobre todo de hacerlo para convivir y ayudarnos mutuamente.

17.Publicado por Lic. Alfonso Germán Arreola el 01/04/2012 09:36
Muchas guerras actuales, son por el petróleo y las minas de oro, plata y cobre, y debe razonarse acerca de como reciclar e intercambiar materias primas y usar más de las energías solar, eólica y marítima, así como los motores magnéticos para reducir la contaminación y sobre todo, los pleitos que solo dejan destrucción y muertes, enfermedades y stress.

18.Publicado por Lic. Alfonso Germán Arreola el 07/11/2014 05:09
Ética y ciencia, deben ser parte de la responsabilidad social. Existimos todo tipo de personas con diferentes edades, habilidades y estudios, pero la moral está más relacionada con creencias y costumbres que con los valores y bastan unas cuantas reglas éticas para vivir y convivir mejor. Los valores éticos, se basan en las consecuencias que resultan al actuar de una u otra manera en forma consciente. Nacemos diferentes y morimos casi iguales.

19.Publicado por marcelo el 07/09/2016 23:38
Pésimo.
Sin descanso el liberalismo intenta justificar la competencia y el "libre mercado", por medio de la manipulación de estas "investigaciones científicas". Desde Spencer en adelante no cesan los artículos "de divulgación" para maquillar las peores atrocidades del capitalismo.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >