El compromiso de los empleados más destacados cae casi un 25%

Los trabajadores en general han reducido su nivel de compromiso con las compañías en 9%


Un nuevo estudio de Watson Wyatt y WorldatWork se convierte en una prueba más de los efectos negativos que han tenido las reacciones de las compañías a la crisis económica. Los despidos masivos, la disminución de las recompensas y otras actitudes que las empresas de todo el mundo han asumido desde el comienzo de la crisis han llevado a que los niveles de moral y compromiso de los empleados sufran una fuerte caída. En el último año los trabajadores de todas las organizaciones encuestadas redujeron su nivel de compromiso en 9%, y, más grave aún, los empleados más destacados lo disminuyeron en casi 25%. Es hora de que las empresas cambien de actitud y recuperen la motivación de sus trabajadores si no quieren perderlos e impactar de forma negativa, nuevamente, su productividad. Por Catalina Franco R.



Fotografía de Galina Barskaya. PhotoXpress.
Fotografía de Galina Barskaya. PhotoXpress.
Fotografía de Galina Barskaya. PhotoXpress.
Fotografía de Galina Barskaya. PhotoXpress.
Aunque actualmente casi todos acepten que la crisis económica terminó, son muchas las consecuencias que aún persisten dentro de las empresas y que podrán determinar su futuro a corto y a mediano plazo, debido a que tienen un fuerte impacto en el día a día y en el funcionamiento de todos los procesos laborales.

Una de ellas es la marcada desmotivación de los empleados que durante el último año han disminuido fuertemente sus niveles de moral y de compromiso con las compañías como resultado de las reacciones que estas asumieron para enfrentar la crisis económica (despidos masivos, suspensión de recompensas, altas expectativas frente a cada empleado pero no frente a los objetivos organizacionales, etc.).

Un estudio de Watson Wyatt y WorldatWork, llamado “The 2009/2010 U.S. Strategic Rewards Survey”, realizado entre 1.300 empleados de tiempo completo de grandes compañías estadounidenses, revela cifras preocupantes con respecto a los cambios en los niveles de moral y compromiso de los trabajadores desde el año pasado.

Según la investigación, todos los empleados de todas las empresas que participaron en ella redujeron en 9% sus niveles de compromiso, mientras que los empleados más destacados lo hicieron en casi 25%, lo que se convierte en un gran riesgo de impacto negativo a la productividad de las compañías, que puede darse a partir de distintas situaciones: tanto del menor aporte laboral de cada trabajador como de la pérdida de los mejores empleados que se van porque no están satisfechos.

Menos comprometidos

A las compañías se les ha ido la mano en su reacción frente a la crisis económica y, buscando sobrevivir a ella y reducir su impacto negativo, están logrando todo lo contrario al desmotivar a sus empleados haciéndoles perder la seguridad, el interés, la satisfacción y el compromiso con la organización. Las cifras son un llamado de alerta para que se corrija esta situación si no se quieren recibir más momentos difíciles.

Y es que, de acuerdo con el estudio, las empresas están arriesgándose a perder sus empleados más destacados: 36% de ellos afirman que la situación de sus compañías ha empeorado en los últimos 12 meses; el número de ellos que hoy recomendaría a otros entrar a trabajar en su organización ha caído casi 20%; 26% de ellos tienen menores probabilidades de estar satisfechos con las oportunidades de avanzar dentro de sus empresas; 14% tienen menos probabilidades de preferir quedarse en sus compañías en vez de aceptar trabajos en otras; 29% confían menos en las habilidades de sus directivos para hacer crecer el negocio; y 41% creen que los cambios realizados por sus directivos en cuanto a salarios y beneficios han tenido efectos negativos en la calidad del trabajo y el servicio al cliente.

Las cifras del estudio revelan que los empleados hoy sienten que se les está exigiendo más de lo que se les recompensa y que sus compañías no están creciendo: la mayoría de los empleados más destacados afirman no esperar los mismos bonos y aumentos de salario que han recibido en el pasado, así históricamente se les haya recompensado de acuerdo con su desempeño; 61% manifiestan que sus empresas han reducido o suspendido los bonos; solo 35% creen que sus directivos recompensan a los mejores empleados por su desempeño; 43% dijeron que las expectativas de desempeño individual han aumentado desde el año pasado; y solo 32% piensan que las metas de comportamiento financiero de sus organizaciones han aumentado.

Como lo explica Laura Sejen, directora global de Strategic Rewards Consulting de Watson Wyatt, “La caída de las acciones que han ejecutado los directivos como respuesta a la recesión está saliendo a la luz y es significativa…Tener trabajadores menos comprometidos y entregados es una preocupación seria para los empleadores. Esto podría tener un impacto de larga duración y perjudicial en la productividad, la calidad y el servicio al cliente, así como un aumento en el riesgo de que las compañías pierdan sus mejores empleados”.

Motivar para recuperar el compromiso de los empleados

Después de conocer estas cifras muchos directivos pueden sentirse desalentados y sin una dirección clara para retomar su camino y recuperar la confianza y la motivación de sus empleados, de manera que ellos prefieran quedarse trabajando allí y aportar lo mejor de sí mismos.

Ryan Johnson, vicepresidente de investigación de WorldatWork, afirma que “Uno de los muchos retos que enfrentarán los directivos a medida que la economía se recupere será cómo ‘re-comprometer’ a sus empleados, y especialmente a los más destacados…Tener un acercamiento de recompensas totales y observar todas las formas en que las compañías pueden motivar y retener –incluyendo compensación, beneficios, iniciativas de la vida de trabajo y desarrollo profesional- será esencial”.

Finalmente, es fundamental reconocer la importancia de mantener a los empleados satisfechos y comprometidos ya que esto siempre traerá buenos resultados. También hay que saber que la única forma de lograrlo no es con incentivos económicos. En días pasados en Tendencias21 publicamos un artículo sobre las seis recomendaciones de Bob Nelson para crear un ambiente de trabajo motivador: crear una dirección clara y convincente; asegurar que haya una comunicación directa, abierta y honesta; involucrar a los empleados y fomentar su iniciativa; aumentar la autonomía de los empleados; enfocarse en el crecimiento y desarrollo profesionales; y reconocer y recompensar el alto rendimiento.



Miércoles, 2 de Diciembre 2009
Catalina Franco
Artículo leído 6231 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por ? el 02/12/2009 15:01
Que quereis insinuar al poner esa foto y titular el articulo como "El compromiso de los empleados mas destacados cae en un 25%"?

Viendo la foto puedo entender cuales son los empleados mas 'destacados' (y por que destacan) y puedo pensar por que su 'compromiso' ha bajado tanto... con estos tiempos que corren no le dan a uno ganas de idem.

Un saludo y a ver si elegimos mejor el par ;)

2.Publicado por Andrez el 03/12/2009 12:22
puede ser que el 25% de caida del compromiso esté relacionado con el ángulo de la perspectiva fiscal del asiento contable, lo que puede afectar a la íntima identidad del trasfondo del trabajador si se atiende la llamada del empleador. Este gesto económico puede representar la búsqueda de la satisfacción en otras partes de la corporación, también se fomenta la rotación del personal cuando no se demuestra interés en atender la llamada. No se si me explicado bien.


3.Publicado por Juan Valera Mariscal el 06/12/2009 09:08
Durante los últimos 10 años, se han multiplicado las iniciativas para retener el talento, para el compromiso de los empleados... En los últimos dos años, la crisis ha descubierto la falta de compromiso de accionistas y altos directivos con los empleados.
Considero esencial que el compromiso sea mutuo y en las vacas flacas, todos repartan esfuerzo. Tras las grandes debacles financieras, se ha visto como miles de empleados comprometidos salían por la puerta falsa de las organizaciones, mientras los responsables tomaban el helicóptero con el botín desde la azotea del edificio.
Empleador y empleado son dos lados de una misma moneda, lo que no puede ser es que uno sea siempre cara y el otro siempre cruz.
Y esto los empleados destacados lo comprenden rápidamente

4.Publicado por José Luis del Campo el 08/12/2009 14:16
Twitter
Yo creo que el reflejo de este estudio es sólo una evolución de la mala política anterior de los departamentos de dirección de personas.

Cuando había época de bonanza económica, se premiaba la consecución de los objetivos meramente como un recurso económico sin de verdad mirar el fondo de las expectativas de la gente. Ahora que vienen las vacas flojas y el incentivo económico ha desaprecido no hay forma posible de motivar a los empleados.

Es lo que tiene un mala elección de la política motivacional basada exclusivamente en lo económico.

Un saludo

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.