Tendencias 21
25 Aniversario




El concepto de soberanía tecnológica se implanta en Europa

Más de un centenar de expertos de Francia y Alemania proponen en Augsburgo diversas opciones para la autonomía europea en los asuntos mundiales


Más de un centenar de expertos de Francia y Alemania se reunieron los pasados 24 y 25 de noviembre en Augsburgo, en el marco del tercer coloquio sobre Independencia de Europa y Soberanía Tecnológica, y propusieron una serie de iniciativas para asegurar la autonomía de la Unión Europea en los asuntos mundiales: creación de una Agencia de Inteligencia Económica Europea, de una red de centros de I+D especializados en tecnologías estratégicas, de una Escuela Europea de Periodismo que afirme los valores culturales de la vieja Europa, y la puesta en marcha de una estrategia que consagre al euro como moneda de intercambio para las materias primas, en sustitución del dólar. El coloquio de Augsburgo, continuación de los celebrados en París (abril 2004) y Madrid (octubre 2005), destacó que el concepto de soberanía tecnológica de Europa, lanzada hace un año por PanEurope Francia, comienza a ser reconocido por un número creciente de políticos y editorialistas. Por Jean Paul Baquiast.



El concepto de soberanía tecnológica se implanta en Europa
El Coloquio celebrado en Augsburgo el 24 y 25 de noviembre sobre Independencia de Europa y soberanía tecnológica es la continuación de los coloquios sobre el mismo tema celebrados en París junio de 2004 y en Madrid el 5, 6 y 7 de octubre de 2005.

El coloquio de Ausgburgo se inauguró con senadas intervenciones por parte de Alain Terrenoire, Presidente de la Unión Paneuropea Internacional, y por parte de Bernd Posselt, diputado europeo, Presidente de la Unión Paneuropa Deutschland.

Los dos presidentes se congratulan en primer lugar por la confirmación de la amistad francoalemana manifestada en este Coloquio, que se inscribe en la reafirmación del clima reinante entre los dos países tras la visita de la canciller alemana, la Sra. Merkel, al Presidente de la República Francesa.

Ambos presidente destacan, por otra parte, que el concepto de soberanía tecnológica de Europa, lanzada hace un año por PanEurope Francia, comienza a ser reconocido por un número creciente de hombres políticos y editorialistas. Se trata de una piedra esencial de la construcción europea, en un momento en el que el aplazamiento momentáneo del proyecto de Tratado Constitucional podía hacer dudar de la voluntad de los europeos de ejercer un papel independiente y soberano en la escena internacional.

Por su parte, Jean-Claude Empereur, Vicepresidente delegado de PanEurope Francia, desarrolla el tema de la soberanía tecnológica de Europa. Señala que se trata de un primer paso indispensable para la construcción de una verdadera soberanía europea en un mundo multipolar. Una Europa soberana a nivel científico y tecnológico no se construirá contra otras potencias, sino que se dotará de los medios necesarios para un desarrollo autónomo, capaz de hacer frente a las enormes presiones competitivas que caracterizarán en el futuro al mundo globalizado.

Mesa Redonda sobre transporte

Los participantes desarrollan la idea de que Europa no se construirá sin una inteligencia global de su territorio, una ideología espacial, según el término de Alexis Bautzmann (Director de Diplomatie Magazine). Esto quiere decir que Europa debería dotarse de una política de desarrollo de grandes vínculos transcontinentales, particularmente ferroviarios y aéreos. Esta política no existe aún a causa del abandono, hace una decena de años, del concepto de Redes Transeuropeas lanzado por Jacques Delors. El enfoque europeo es indispensable para completar las políticas nacionales, en particular, en términos de infraestructuras fronterizas (por ejemplo túneles transfronterizos para el tráfico ferroviario, que no se tienen en cuenta por los países afectados).

Asimismo, las normas técnicas relativas a la intermodalidad, tanto de las plataformas de superficie como de los vehículos, así como las de seguridad, deberían armonizarse rápidamente. Deberían estudiarse desde ahora sistemas de máximo aprovechamiento de los flujos que utilizará el futuro sistema Galiléo. Por último, debería acometerse un esfuerzo conjunto sobre la realización de motores que utilizan biocarburantes o las energías mixtas. Es una pena que la Dirección General Transportes de la Comisión no aborde sistemáticamente el estudio de estos temas.

Más concretamente se recordó la urgencia de un enlace ferroviario de alta velocidad Lyon - Turín vía Munich que vivificaría considerablemente las regiones atravesadas. Este eje se presenta actualmente como no rentable debido a que no existe una agencia europea de ferrocarriles que podría hacer la equiparación entre las líneas a alta densidad de tráfico y otros. A la espera de la posible creación de tal agencia, sería necesario que tomen el relevo los adecuados dispositivos fiscales.

Mesa Redonda sobre Energía

Aunque Europa, en un plazo 25 a 30 años, excepto que surjan conflictos entre Estados productores y distribuidores, no tiene por que carecer de recursos en petróleo, gas y carbón, sin embargo no debe dormirse en esta aparente seguridad. Es decir, debe practicar una política de ahorro de energía y fomenrar el uso de energías alternativas. Esta estrategia le llevará a contribuir al cumplimiento de las normas de emisiones de CO2 que se derivan del protocolo de Kioto.

La delegación francesa añadió que el recurso más amplio posible a la energía nuclear parece un activo industrial y comercial esencial para Europa, incluso de cara a la exportación, en primer lugar en la perspectiva a 20 años que aportan las centrales de cuarta generación, y más adelante a 50 años mediante la energía de fusión. J.P. Baquiast explicó el alcance del proyecto internacional Iter. Recordó que este programa se desarrollará en red con numerosos países, siendo el principal de ellos Japón, que se comprometió a establecer una unidad de estudio para la resistencia de los aceros a los neutrones rápidos resultantes del futuro núcleo del reactor.

Mesa Redonda sobre Seguridad y Defensa

Un consenso se manifestó sobre la necesidad para los Estados miembros de la Unión Europea de dotarse de una política de defensa y seguridad común que se base en fuerzas propias equipadas de materiales y medios producidos por la industria europea, bajo los auspicios de la Agencia Europea de Armamento en fase de creación. De momento, sólo se trata, en el estado actual de los 25 miembros, de una Europa (parcial) de la defensa y no de una Europa de la defensa.

Una verdadera defensa de Europa supondrá que, en compatibilidad técnica con la OTAN, pero sin dependencia respecto a la Alianza Atlántica, sean desarrollados los medios que todavía son insuficientes: satélites de observación y telecomunicaciones reforzados, vectores aéreos y terrestres pilotados y sin pilotos, todo ello en el marco del concepto omnipresente de guerra centrada en la información (net-centric war). Mucho queda por hacer en estos ámbitos, sin que por ello se deba exisgir un aumento considerable de los presupuestos militares. Se trataría sobre todo de organizarse mejor para sacar partido de los recursos humanos y presupuestarios disponibles. Pero no se ve aún que, en ausencia de una soberanía política europea, la Unión pueda impulsar esta evolución, a pesar de todo indispensable. La fórmula de la cooperación reforzada es la la única actualmente disponible.

El ejemplo de la empresa Eurocopter, que pudo desarrollar productos que están entre los mejores del mundo, gracias a pedidos conjuntos de los Ministerios de Defensa frances y alemán, es presentada como el prototipo de lo que sería necesario hacer en otros ámbitos.

No se abordó el problema de las fuerzas nucleares estratégicas francesas y británicas. El tema, no obstante, se plantea cada vez con más agudeza, habida cuenta de la dificultad de impedir la proliferación de las armas atómicas.

En esta mesa redonda se expuso una presentación sobre lo que está en juego para Europa en materia de soberanía espacial. Se recordó que Europa se siente en el deber de proponer una política a largo plazo en los 4 ámbitos clave: la defensa-seguridad, la exploración científica, las aplicaciones económicas (en particular, Galiléo y GMES) y vuelos espaciales habitados de larga distancia.

Al inicio del segundo día del coloquio, Eduardo Martinez hizo una breve presentación de los trabajos del Congreso español sobre soberanía tecnológica europea. Este Congreso asumió por unanimidad el concepto de soberanía tecnológica y presentó numerosas propuestas que pueden concretarse en decisiones políticas, tanto al nivel de los Estados miembros como al nivel de la Unión.

Mesa Redonda sobre Inteligencia

J.P. Baquiast, coanimador de esta mesa, recordó el inquietante retraso de los países europeos en el conjunto del ámbito de la informática, redes, programas informáticos y contenido en una presentación especial.

Los participantes, sin poner en entredicho este diagnóstico, presentaron algunas vías que deberían permitir a los países europeos no perder el paso en estos ámbitos:

- encargar superordenadores y equipamientos vanguardistas a los industriales europeos para cubrir las necesidades institucionales.

- generalizar las redes de competencia y de trabajo de ámbito regional, asociando laboratorios públicos, universidades y empresas en el desarrollo de tecnologías de convergencia (NBIC).

- establecer una verdadera política europea de la investigación (Markus Ferber, diputado europeo) cumpliendo los objetivos de Lisboa (3% del PIB consagrado a la investigación), crear un Consejo Europeo de Investigación que sea dinámico, financiar grandes proyectos estructurales, tanto en cuanto a grandes equipamientos como a programas a largo plazo.

- Asociar los medios de comunicación a toda esta estrategia.

El Ingeniero Général Gillyboeuf recordó por otra parte la imperiosa necesidad, para los sistemas de información de las administraciones y empresas, de protegerse contra las intrusiones.

Mesa Redonda sobre Salud y Medio ambiente

Los participantes mencionaron distintos ejemplos en los que industriales y organizaciones agrícolas se movilizan para proteger el medio ambiente y la salud, racionalizando sus actividades productoras.

No se mencionó la aplicación del programa europeo Reach.

Mesa Redonda sobre Cultura, Educación, Medios de comunicacíon

La Mesa Redonda destacó las dificultades que encuentran los medios de comunicación clásicos, prensa o radio, para garantizar su audiencia no cediendo al mismo tiempo a las presiones publicitarias. Se presentó la cadena de televisión Arte (Emmanuel Suard, director de los programas de Arte) como un "milagro permanente", bien frágil sin embargo, gracias a la cual ha podido implantarse una verdadera política cultural francogermana. Pero la extensión del modelo de Arte a otros países europeos no será fácil. El programa europeo Media sostiene cadenas temáticas, pero no existen aún cadenas generalistas.

Una solución posible consistiría en que Europa financiara un banco de programas europeos a disposición de las cadenas.

Para el Dr. Dirk Hermann Voss, mientras Europa no favorezca la construcción de una identidad europea gracias a programas ambiciosos, la identidad europea será forjada por los medios de comunicación americanos. Una reacción política se impone: ¿Cómo pensar en europeo? ¿Cómo formar y emplear a verdaderos periodistas europeos que piensen como europeos?

La Mesa Redonda no abordó, a pesar de la invitación del Pr. Staropoli, coanimador, los problemas con todo esenciales de la educación a distancia y la educación on line. Sin embargo, se concluyó que audaces estrategias europeas deberían oponerse a la invasión de este ámbito por las industrias del entretenimiento y la formación basadas en Estados Unidos.

Mesa Redonda sobre Finanzas

Jean Claude Empereur recordó la importancia de la penetración que sufren las empresas y sociedades europeas por los instrumentos económicos y financieros de la potencia americana, frente a las cuales Europa debe reaccionar.

Los participantes, en respuesta, mostraron la dificultad de efectuar una política de soberanía tecnológica a largo plazo que sea compatible con los instrumentos financieros actuales, los cuales favorecen el corto término y los altos rendimientos. El tiempo industrial no es ya el de las finanzas, que exige retornos de 15% al 20% en pocos meses.

Existen con todo, según Juan- Jacques Bonnaud, Presidente de Galaxy S.A., herramientas que permiten hacer ingeniería financiera. Europa debe en primer lugar utilizar mejor los instrumentos de los que se dotó, gracias, en particular, a la moneda única.

Sería necesario crear un mercado único de los mercados financieros, garantizar una auténtica interbancariedad sin costos, inventar productos financieros normalizados, dotarse de verdaderos bancos europeos asociados con las aseguradoras. Si eso no se hace, los protagonistas financieros americanos serán los que comiencen a instalarse en Europa y los que aprovecharán las oportunidades de la Unión Europea ampliada.

Un segundo eje de actuación posible consiste en recurrir a formas originales de ahorro europeo, según el modelo de la cartilla de ahorro francesa, para financiar los grandes trabajos estructurales que el Banco Europeo de Inversiones no puede asumir.

Un tercer ejede actuación posible consiste en financiar a las empresas innovadoras por el sistema de la securitization.

Por lo que se refiere al euro, José Leddet recordó su propuesta: ofrecer el euro a los nuevos entrantes en la Unión, sin exigir de ellos el cumplimiento de las compromisos de Maestricht. Eso crearía una dinámica favorable a la zona euro en su conjunto y permitiría más fácilmente imponer el euro como moneda de pago internacional. Pero el "pensamiento único" de los economistas se opone a esta posibilidad.

El representante del Alto Funcionario francés de Inteligencia Económica recordó por otra parte las exigencias de una protección de las empresas con las cuales trabajan los Estados europeos. Es necesario supervisar o incluso impedir la toma del control de estas empresas por parte de otras potencias, así como crear fondos de capital-riesgo para las empresas sensibles, unir a los servicios de inteligencia económica según el modelo que va a implantarse entre Francia y Alemania, si bien a este respecto sólo el nivel europeo es el pertinente.

El resumen político y conclusiones fueron presentadas por el Dr. Ingo Friedrich, Vicepresidente del Parlamento Europeo y de la Unión Paneuropea Internacional, así como por Alain Terrenoire, presidente de la Unión Paneuropea Internacional, y por el Dr. Dirk Hermann Voss, vice Presidente de la Unión paneuropa Deutschland y organizador del Coloquio de Augsburgo.



Jean Paul Baquiast es el editor de la revista electrónica Automates Intelligents, miembro de la Dirección de PanEuropa France y partipante activo del Coloquio de Augsburgo. Este texto se publicó originalmente en la mencionada revista y se publica con autorización. Se trata de un informe no oficial, a la espera de la publicación de las correspondientes actas.


Martes, 29 de Noviembre 2005
Artículo leído 38301 veces