Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El cuidado de los hijos es desigual entre sexos por un conflicto evolutivo

Una investigación señala que la capacidad de atención y la atención efectiva co-evolucionan de manera espontánea


Una nueva investigación de la Universidad de Bristol (Reino Unido) explora por qué el cuidado de los hijos se comparte de forma desigual entre los sexos en muchas especies animales. La conclusión es que la capacidad para cuidar y el cuidado efectivo co-evolucionan de manera espontánea, por el conflicto que suponen las ventajas e inconvenientes de cuidar a los hijos.




La bolsa de los canguros es un atributo exclusivo de la hembra. Imagen: Joey Berzowska. Fuente: Flickr.
La bolsa de los canguros es un atributo exclusivo de la hembra. Imagen: Joey Berzowska. Fuente: Flickr.
¿Por qué el cuidado de los hijos se comparte de manera desigual entre sexos en tantas especies animales? Una investigación de la Universidad de Bristol (Reino Unido) sugiere que las pequeñas diferencias iniciales que predisponen a un sexo a cuidar más se exageran a medida que la capacidad de cuidar evoluciona.

Como resultado, uno de los sexos desarrolla atributos -como las glándulas mamarias en los mamíferos hembra o el aumento de tamaño del cerebro en algunos peces- que mejoran la capacidad de cuidar, por lo que este sexo se ocupa de la mayor parte o la totalidad del cuidado.

Los patrones de crianza de los hijos en la naturaleza van desde la atención de uno de los padres sólo (visto en muchos mamíferos), hasta la atención por parte de los dos (en muchas aves), pasando por situaciones intermedia.s

El cuidado parental supone uno de los conflictos fundamentales de intereses entre los sexos. El cuidado por cualquiera de las partes es beneficioso para ambas partes, ya que aumenta las perspectivas de salud y supervivencia del hijo común; la prestación de atención es costosa sólo para el individuo que cuida. Por tanto, a cada miembro de la pareja le va mejor en una situación en la que la mayor parte de la atención la proporciona el otro: algo que es claramente imposible, según la nota de prensa de la universidad.

Diferencias

Las diferencias en la atención pueden explicarse por las diferencias en los costos y beneficios de cuidar, y dos factores están considerados actualmente como los cruciales: la certeza de la paternidad (que disminuye el beneficio de la atención para el sexo menos seguro de ser progenitor, por lo general el macho) y la selección sexual (que aumenta el costo de la atención para el sexo que puede aparearse de nuevo más rápido).

El profesor John McNamara, de la Escuela de Matemáticas de la Universidad de Bristol, y Max Wolf, del Instituto Leibniz de Ecología del Agua Dulce y de la Pesca Continental, utilizan un enfoque de modelización para mostrar que incluso en ausencia total de estos factores, son de esperar diferencias sustanciales en la atención.

Descubrieron que las diferencias de sexo, tanto en la capacidad de cuidado como en los niveles efectivos, son propensas a evolucionar espontáneamente como resultado del conflicto sexual de interés sobre el cuidado de los padres y la interacción co-evolutiva entre los niveles de atención y la capacidad de cuidar.

Como explica McNamara, "si bien la coevolución de la atención y la capacidad de cuidar predice por tanto fuertes diferencias entre los sexos en la atención, no predice qué sexo es más probable que se ocupe. Sin embargo, una vez que se tienen en cuenta otros factores que dan lugar a igualar las diferencias leves entre los sexos respecto al costo y los beneficios de la atención, como las diferencias en la certeza de la filiación, emerge una direccionalidad clara. El sexo con el costo más bajo o el beneficio más alto de la atención se desarrolla tanto para ser más capaz de cuidar como para proporcionar niveles mucho más altos de atención que el otro sexo ".

Los hallazgos, publicados la semana pasada en Proceedings of the Royal Society B, sugieren que la coevolución de los niveles de atención y la capacidad de cuidar puede ser un factor clave que subyace a la evolución de las diferencias sexuales en el cuidado de los hijos.

Referencia bibliográfica:

J. M. McNamara, M. Wolf: Sexual conflict over parental care promotes the evolution of sex differences in care and the ability to care. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences (2015). DOI: 10.1098/rspb.2014.2752

Martes, 24 de Febrero 2015
Universidad de Bristol/T21
Artículo leído 2001 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte