Conéctese Regístrate

31/10/2014


Tendencias 21
Universidad Comillas




El descubrimiento del bosón de Higgs se proyecta en la metafísica y en la filosofía

La “partícula de Dios” confirma el modelo estándar de partículas y plantea cuestiones más allá de la ciencia


El reciente descubrimiento experimental del CERN de la existencia del bosón de Higgs ha venido acompañado de una enorme proyección mediática. Se trata de algo sin duda importante, porque confirma el modelo estándar de la teoría de partículas. Pero, más allá de los aspectos técnicos del hallazgo, ¿qué relación tiene este con la metafísica y la filosofía? Por Javier Monserrat.



Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN. Fuente: Flickr.
Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN. Fuente: Flickr.
Con la apretura que produce sobre la agenda de trabajo la cercanía del verano, que nos obliga a interrumpir muchas cosas, ha llegado, de forma esperada, pero imprevista en este preciso instante, el anuncio de la casi segura confirmación estadística de la existencia del bosón de Higgs (con un nivel de confianza estadística casi de 5Sigma).

Se trata de algo sin duda importante porque confirma el modelo estándar de la teoría de partículas, tal como hasta ahora ha sido propuesto en la ciencia física, y confirmado repetidamente a lo largo de estos últimos cuarenta años.

En periódicos y en toda clase de comentarios en la web se han ponderado, desde un punto de vista tecnológico y de física teórica, los conceptos que deben entenderse para colocar la significación del campo/bosón de Higgs en nuestro conocimiento de la materia y del universo (puesto que éste es una evolución de la materia).

No queremos insistir ahora en este tipo de exposición técnica, que sin duda tiene voces más cualificadas, aunque quizá, al paso de nuestras consideraciones, debamos recordar algunos puntos que tienen relación con las valoraciones metafísicas y filosóficas que expondremos seguidamente.

Por tanto, queremos referirnos aquí sólo a la proyección de estos descubrimientos sobre la metafísica o la filosofía, es decir, sobre nuestra visión última y fundante del universo (pero, ¿es que tiene alguna? Esto es lo que debemos discutir). Dada la complejidad del tema y la premura de tiempo ante el acoso próximo del verano, estaba ya a punto de dejarlo pasar, cuando la lectura de un artículo de Javier Igea en el diario El Mundo (lunes, 9 de julio de 2012), titulado “¿Es el bosón de Higgs la partícula de Dios?” me ha animado a escribir un comentario acelerado.

La referencia a este artículo se hace sólo porque hace observaciones acertadas, es claro, porque podemos identificarnos con su enfoque, porque toca cuestiones que proyectan la existencia del bosón de Higgs en lo metafísico (relacionándolo con lo religioso o con Dios) y porque nos da pie a sugerir una serie de comentarios para matizar, desde nuestro punto de vista, algunas de sus consideraciones.

El bosón de Higgs: ciencia, metafísica, religión

Nos dice Javier Igea: “Han pasado sólo unos días desde el anuncio del descubrimiento del bosón de Higgs, la mal llamada “partícula de Dios”. Las reacciones de los medios han sido de lo más variopintas. Antonio Lucas cree que por haberse descubierto del bosón de Higgs, la religión ha sufrido un duro golpe: ´dos milenios de guerras religiosas para nada´. Ruiz de Elvira afirma sin lugar a dudas que la iglesia se llena de gozo por el descubrimiento del bosón de Higgs; supongo que habrá oído varias homilías al respecto. Yo que soy sacerdote y doctor en astrofísica , especializado en la ionización de discos protoplanetarios por rayos X, me he alegrado por este descubrimiento, pero no creo que sea por las razones que da Ruiz de Elvira. Tampoco he considerado que sea un tema para hablar en las homilías. El hombre siempre ha buscado saber de qué está hecho el cosmos. Nos va la vida en ello, y además tiene implicaciones para la vida moral de las personas y de la sociedad”.

En este texto inicial de su artículo anticipa ya sin duda Javier Igea su tesis básica, que compartimos, de que el bosón de Higgs, en cuanto puro conocimiento científico, no tiene nada que ver con la religión, ni en un sentido ni en otro. Diríamos que, como aporte experimental nuevo, añade conocimiento a nuestra idea física del universo y nos permite confirmar una pieza clave (hasta ahora afirmada sólo en teoría, pero no confirmada como hecho experimental) de lo que hasta ahora se llama el “modelo estándar de la teoría de partículas”. En todo caso, debemos matizar la posición de Igea, y mejor será hacerlo después, cuando consideremos el conjunto del artículo en sus aspectos más filosóficos, metafísicos y religiosos.

Después del párrafo introductorio que hemos transcrito, Igea hace una presentación general del modelo estándar de la física de partículas con el objetivo de que el lector de El Mundo tenga una intuición de su contenido y del papel que en ella juegan el campo y el bosón de Higgs.

Nos dice Igea en su párrafo conclusivo. “Las implicaciones religiosas de este descubrimiento no son tales. Reina una cierta confusión porque el bosón de Higgs ha sido llamado la ´partícula de Dios´. Esta es una mala traducción del título inglés de la obra de divulgación sobre el bosón de Higgs ´The God Particle´, escrita por el Premio Nobel Leon Lederman. Es imposible expresar en español el sentido que en inglés tiene el título del libro sin hacer una paráfrasis. Una traducción más exacta es: ´la partícula Dios´. Sin duda se trata de una metáfora. Éste nombre, dado a una partícula subatómica por el editor de un libro, no gusta a la comunidad científica y debe ser evitado, tanto por motivos científicos, como por motivos religiosos”.

Parece, pues, que la ocurrencia de Lederman tuvo su origen en la intención de buscar una metáfora sugerente que suscitara el interés. Pero fue, y los comentarios inducidos lo muestran, una ocurrencia de mal gusto, tanto científico como filosófico, y por descontado religioso. Buscar notoriedad no justifica un uso impreciso de los conceptos, y mucho menos cuando pueda inducirse al error en cuestiones importantes que a todos afectan. Por una parte, introduce a Dios injustificadamente en la ciencia suscitando la falsa impresión de que el mundo de la religión tratara de apropiarse en su favor resultados puramente científicos (como Igea nos decía al principio de su artículo), pero, por otra parte, mete a muchos científicos, que se mueven en la actitud de una neutralidad estrictamente científica, en la embarazosa situación de tener que hacer matizaciones en torno a esa eventual ´partícula divina´ extemporáneamente propuesta por Lederman, y que continuamente les sale al paso desde los media.

Igea insiste en matizar que los resultados científicos no pueden traducirse en consecuencias metafísicas y religiosas inmediatas. “La ciencia no trata directamente de Dios, pues éste no pertenece al mundo sensible, experimentable, aun cuando los creyentes pensamos que su acción en la historia puede ser detectada. Además, identificar a Dios con una partícula subatómica es una salvajada filosófica que nos llevaría al más radical panteísmo”. Dicho sea de paso que, en mi opinión, la boutade de Lederman y de quienes se han tomado en serio su sugerencia, no debe interpretarse en el sentido de una identificación del bosón de Higgs con Dios. No creo que Lederman, al introducir su metáfora, quisiera decir: el Higgs es Dios. Creo que, más bien, tienden a decir imprecisamente: el Higgs es el impulso en que nace la masa del universo y, por ello, debe entenderse como el vehículo físico primordial en que el universo (que no es Dios, como tampoco lo es el Higgs) nace por la obra creadora de Dios. Pero, en todo, caso, insistimos, no creemos correcto meter el nombre de Dios en el campo de las referencias neutras de la ciencia.

Pero veamos el último párrafo con que Igea concluye el artículo. “Ahora bien, la transcendencia mediática y científica que ha tenido este descubrimiento sirve para plantear una vez más las preguntas fundamentales que el hombre se hace sobre sí mismo y sobre lo que le rodea. Detrás de cada científico hay un hombre que busca saber, y en las preguntas que hace a la naturaleza hay una pregunta implícita sobre sí mismo y sobre Dios. La negación de Dios a partir de la ciencia sólo se podría dar en el caso imposible de que la ciencia estuviese acabada y diese una explicación última de todo. Pero, después de Gödel, hay una pregunta que la ciencia no puede responder: ¿quién ha creado las leyes de la naturaleza que la ciencia descubre? La ciencia no puede explicarse a sí misma”. En todo esto hay cuestiones que merecen un comentario que debemos todavía exponer en este post.

El campo de Higgs

Pero antes de proseguir con el comentario de algunas afirmaciones de Igea, insistamos algo más en el concepto de ´campo de Higgs', mencionado por Igea, pero no en la medida que nosotros desearíamos, sobre todo para dar el tránsito a lo que constituye el título de este post: Higgs y la metafísica. Vamos a seguir a Alvaro Rújula, físico de prestigio, miembro de la UAM y del Consejo, del CERN y con vinculaciones en el experimento que ha permitido comprobar la existencia del bosón de Higgs. Las citas son de documentos anteriores al anuncio del hallazgo del Higgs que hoy se completan con el anuncio que da sentido final a las consideraciones de Rújula (pueden verse completas en la revista electrónica del Consejo y como entrevista en uno de los blogs científicos del ABC.

“La energía gravitacional o la de interacción entre espines se describen como “potenciales” de interacción. El modelo estándar incluye el potencial de un hipotético campo escalar (de espín cero): el campo “de Higgs”. En el estado de mínima energía (¡el vacío!), el campo rompe la simetría gauge y una de sus componentes, que es neutra, adquiere un valor constante no nulo (su valor en el vacío). La teoría “rota” tiene pues un vacío que no está vacío, sino permeado por una “substancia”: un campo constante. A diferencia del viejo éter, este vacío es invariante relativista (es el mismo para un observador que para otros en movimiento respecto a él) y hasta invariante general-relativista (el valor del campo en el vacío no se diluye, aunque el universo se expanda)”.

“Una vez añadido el campo escalar, todo lo del párrafo anterior le ´pasa´ al modelo estándar, pero también –inevitablemente– le pasan otras cosas. Las partículas de espín ½ (como el electrón y los quarks) adquieren masa, puesto que su interacción con el vacío –que ya no lo está– tiene ahora la forma (única e inevitable) de un ´término´ de masa. Algo aún más sorprendente le pasa a los ´bosones intermediarios´ (W+ , W- y Z0), las partículas de espín 1 mediadoras de las interacciones débiles, responsables, por ejemplo, de la radiactividad natural. De entrada tienen masa nula y, como el fotón, dos estados de polarización. Una vez que la simetría de gauge está rota, adquieren masa, lo cual requiere un tercer estado de polarización o ´grado de libertad´. Este grado lo heredan de las otras tres componentes del campo de Higgs, que de entrada tiene cuatro: dos eléctricamente cargadas y dos neutras, solo una de las cuales sobrevive como el campo que ´llena´ el vacío. Siguiendo una más antigua tradición, opino que, el bosón de Higgs debería de llamarse el ´kenonón´, del griego kenon, ´vacío´”.

El bosón de Higgs en el ´campo de Higgs´

“A todo este edificio estándar le falta una constatación: el descubrimiento del “bosón de Higgs”. Ya va siendo hora de recordar que un bosón es una partícula de espín entero, como el fotón, cuyo espín es la unidad. Un fermión (como el electrón) es una partícula de espín semi-entero (½ en este caso). Los fermiones son asociales: solo cabe uno en un estado cuántico determinado. Los bosones, como los hinchas, son lo contrario: añadirlos sucesivamente en el mismo estado cuesta cada vez menos energía”.

“Al sacudir una substancia cualquiera, vibra. Las vibraciones de campos electromagnéticos, por ejemplo, son la luz. A un nivel elemental, las vibraciones son cuantos (o partículas): fotones este caso. Si existe una substancia, el campo de Higgs que permea el vacío, la podríamos también ´sacudir´ con energía suficiente como para crear sus correspondientes cuantos (bosones de Higgs) de masa aún desconocida”.
Por tanto, ¿de qué estamos hechos exactamente?

“Todos estamos hechos de tres tipos de partículas: electrones, y otras dos que son el quark up y el quark down. Quizás no se note, pero es evidente que es así. Si estamos aquí sentados tranquilamente, eso quiere decir que no estamos flotando por el aire. Y para eso hay dos motivos: el primero es que estamos inmersos en algo que no se ve, pero que existe, que es el campo gravitatorio de la Tierra, que es el que tira de nuestra masa y nos sienta en la silla; y el otro es que tenemos masa. ¿Y por qué tenemos nosotros, y las partículas elementales que nos componen, esa propiedad que se llama masa? Pues resulta que no la tenemos porque sí, sino por una razón que podríamos llamar "ambiental". Las partículas elementales tienen masa porque están sumidas en otro campo, que tampoco se ve y al que llamamos el campo de Higgs, y que permea el vacío por completo”.

El vacío como tal, en consecuencia, no existe… “Si vaciamos esta habitación hasta que nos parezca que no queda nada, seguirá habiendo dos cosas: el campo gravitatorio y el campo de Higgs. Si nos alejamos de la Tierra, el primero se irá haciendo más débil y desaparecerá. Pero vayamos donde vayamos en el Universo, no importa lo lejos que sea ni lo vacío que parezca, el segundo, el campo de Higgs, seguirá estando ahí. El vacío no es la nada. Y de eso estamos hechos todos, de partículas que sufren la influencia de ese vacío, en el sentido de que es él quien les da la masa. Esa es, precisamente, la hipótesis que queremos comprobar”.

“Las estructuras de la naturaleza son variadísimas. Sin embargo, las leyes fundamentales de la naturaleza y los constituyentes elementales de la materia de la que estamos hechos son ambos sorprendentemente simples. Lo que es complicado es combinar estos ladrillos de las innumerables formas posibles. Pero cualquier estructura, por diferente que nos parezca, está construida con esas pocas y sencillas leyes”.

¿Cuántos son, en total, los constituyentes del Universo en que vivimos? “Hay dos tipos de constituyentes. Unos que se manifiestan sobre todo como materia, por ejemplo los electrones y los quarks. Estos tienen la propiedad particular de que si los vamos metiendo en una caja, llega un momento en que la caja se llena y ya no caben más. Y luego hay otras partículas que se manifiestan más bien como fuerza. Por ejemplo la fuerza electromagnética se transmite por medio de partículas de luz que llamamos fotones. Al contrario de las otras, cuantas más de estas partículas metamos en una caja, más fácil será ir metiendo las siguientes. Pues bien, del primer tipo de partículas, las que no caben todas en el mismo sitio, hay tres estables, que son el quark up, el quark down y el electrón (estos dos últimos forman los protones y los neutrones). El electrón, además, tiene un primo, que es el neutrino, que tiene un papel muy importante en el funcionamiento del Sol. Así que hay cuatro partículas importantes para que luzca el Sol, para hacer una paella, para enamorarse... todo eso lo puedes hacer con sólo cuatro partículas”.

Ahora bien, ¿podría la teoría de cuerdas dar por fin una respuesta final a las grandes cuestiones sobre la materia y el universo? “Yo soy escéptico. "En Ciencia avanzamos a base de ir descartando las teorías falsas y aproximándonos a las verdaderas, que nunca lo son del todo, pero que constituyen buenas aproximaciones a la realidad. Y para que una teoría sea interesante de verdad, tiene que incluir la manera de poder demostrar lo contrario, es decir, tiene que tener alguna predicción que sea falseable. La teoría de cuerdas no hace ninguna predicción falseable, y por lo tanto tiene un estatus en la Ciencia que es diferente al del resto de las teorías. Tiene un estatus más "místico", por decirlo de alguna forma. Y en ese sentido, es una teoría floja como tal. Hace un tiempo se pensaba que podría ser la teoría del todo, pero últimamente se ha descubierto que aplicando lo que sabemos de la teoría de cuerdas al vacío, sale como resultado que hay, como mínimo, diez elevado a quinientos vacíos distintos... Y eso es una estimación muy a la baja. Es decir, que como mínimo habría diez elevado a quinientas leyes de la Naturaleza diferentes, y eso empieza a ser una teoría muy poco predictiva. Así que la teoría de cuerdas no está en el mejor de sus momentos”.

La búsqueda y el encuentro con el bosón de Higgs

“Hemos llegado a la conclusión de que el vacío es una sustancia, un campo fundamental que permea todo el Universo. Y si se sacude un campo fundamental, como es el vacío, entonces las vibraciones de ese campo, que son las partículas o cuantos, aparecen. El bosón de Higgs es la partícula del vacío, igual que el fotón es la partícula, o cuanto, de los campos electromagnéticos. Aunque la partícula desaparezca, aún queda su campo, que lo impregna todo”.

Para encontrar el Higgs, los físicos exploran en sus colisionadores de partículas lo que sucede a distintos niveles de energía. Se van explorando "parcelas" diferentes, y descartando las que están vacías... Parece que no quedan ya muchas por comprobar... ¿Cuándo se encontrará por fin el bosón de Higgs?

“La parcela en la que estamos actualmente es suficiente. Cuando el LHC funcione al doble de su energía actual durante algunos años, y eso es sólo una cuestión de tiempo, entonces podremos demostrar que existe la partícula, o que no existe en absoluto. Si no aparece en esta "parcela" es inútil seguirla buscando en otras, porque en otros rangos de energía diferentes el bosón de Higgs deja de tener su rol y ya no tendría sentido”.

Volviendo a la metafísica

En el mes de julio de 2012 estas consideraciones de Álvaro Rújula deben completarse obviamente con la confirmación experimental de la existencia del bosón de Higgs y, en consecuencia, del ´campo de Higgs´ del que es una vibración cuántica. A partir de ese campo bosónico se generaría la masa de todas aquellas vibraciones con masa, especialmente las partículas fermiónicas que producirán el mundo visible, macroscópico clásico con objetos estables, ubicados en un espacio-tiempo descrito por la relatividad y diferenciados unos de otros. Pero volvamos a algunas de las preguntas y cuestiones que nos venían sugeridas por el artículo de Javier Egea en el diario El Mundo.

¿De qué trata la ciencia? Su relación con lo metafísico.

La ciencia es evidentemente una forma, metódicamente rigurosa de producir conocimiento. Ahora bien, ¿hasta dónde llega este conocimiento? En el artículo de Igea destaca claramente la intención de situar el ámbito del conocimiento científico en una zona en que no se toca, ni en positivo ni en negativo, la posible existencia de Dios. Así es de hecho la ciencia que conocemos hasta ahora. En concreto: la confirmación del campo y del bosón de Higgs, con la confirmación paralela del modelo estándar de la teoría de partículas, no supone un conocimiento metafísico último, absoluto, de la naturaleza del universo.

Por tanto, esta imagen científica del universo no es una metafísica: o sea, no tiene elementos para decir que la realidad fundamental del universo sea Dios o un puro mundo sin Dios. Y, por descontado, el bosón de Higgs no tiene nada absolutamente que ver con la realidad divina.

La idea científica de ambas entidades físicas es pura ciencia: se trata sólo de conceptos científicos, al parecer confirmados por la experimentación altamente compleja del CERN, que no suponen más que puras construcciones científicas sobre cómo debemos pensar que es el mundo real en su evolución en el tiempo. Es lo que hemos visto en la exposición conceptual del profesor Rújula, donde sólo hay ciencia y pura ciencia. No hay asomo de metafísica, ni tiene por qué haberlo.

Sin embargo, también es verdad que la ciencia y la metafísica tienen un objetivo común, apuntan a lo mismo: a conocer hasta el fondo cuál es el fundamento último, absoluto, del universo en que habitamos. La ciencia es limitada y no entra en lo metafísico porque, de hecho, de acuerdo con su metodología normativa, no ha llegado hasta el momento a producir un conocimiento suficiente que permita construir una imagen última y discernir entre las diferentes hipótesis metafísicas hoy planteadas (la teísta y la ateísta). Pero, ¿podemos imponer de derecho límites al conocimiento científico? No lo creo. Es decir, podría llegar un momento en que la ciencia le diera a la metafísica la solución final prácticamente resuelta.

Igea nos dice que “la negación de Dios a partir de la ciencia sólo se podría dar en el caso imposible de que la ciencia estuviese acabada y diese una explicación última de todo”. No creo que la imposibilidad a que se refiere Igea pueda entenderse de otro modo que en el sentido de que la ciencia siempre será hipotética, abierta, sometible a crítica y revisión. Pero podría llegar un momento (que no es el presente) en que la ciencia, aunque en último término abierta epistemológicamente, construyera una explicación última de todo muy acabada y consensuada por la comunidad científica, que resistiera el paso del tiempo y que se constituyera en una imagen estable del universo.

No puede descartarse que esta imagen del universo en la ciencia implicara por ella misma una imagen metafísica última, bien en el sentido teísta o en el ateísta. La “explicación última del todo” no implicaría necesariamente ateísmo, puesto que podría llevar al teísmo. Habría que ver cuáles serían sus rasgos finales. Pero podría darse una “explicación última del todo” puramente física que, sin embargo, no entrara en lo metafísico. En este caso tendríamos una imagen científica cuasi-terminada y estable, pero a la que le seguiría siendo inaccesible el ámbito de la metafísica.

Metafísica y filosofía: el ámbito de lo metafísico

El que de hecho la ciencia no lleve eo ipso a conclusiones metafísicas (esto es lo que pasa tras el descubrimiento del campo y el bosón de Higgs) no quiere decir que, por ello mismo, lo metafísico ya no interese al hombre. El conocimiento que el hombre aspira a tener para vivir su vida con sentido no depende exclusivamente de la ciencia. La ciencia es la forma más rigurosa de conocimiento, pero no la única. El hombre se relaciona con la realidad y forma representaciones sobre ella, incluso sobre la dimensión metafísica, de muy diversas maneras: por la intuición en el arte o en la literatura o en las religiones, o por la razón en la filosofía. Esto está sugerido en el artículo de Igea.

Por ello, donde la ciencia no puede decir nada por el rigor de su propio método (y este es el caso de lo metafísico), la filosofía, sin embargo, dada su naturaleza epistemológica, puede especular orientada por la razón. Es lo que ha pasado y sigue pasando. Pero la filosofía, al especular sobre lo metafísico, dentro de la mayor amplitud de su método racional, no puede ignorar los resultados de la ciencia. La ciencia de hecho no llega a lo metafísico, pero la filosofía debe asumir los resultados de ésta para proponer constructos racionales sobre lo metafísico que, además de lo conocido por la ciencia tengan también en cuenta otros aspectos del conocimiento humano de la realidad.

De ahí que la ciencia, aunque no haya llegado todavía a una “explicación última del todo”, en su estado provisorio, produce siempre una imagen de la realidad del universo que debe ser tenida en cuenta por el conocimiento también provisorio que construye la filosofía (o metafísica). Así, aunque la ciencia no pueda de momento decir nada sobre lo metafísico, sin embargo, influye, imprime sesgos a radice, sobre las especulaciones racionales de la filosofía. Puede haber momentos de la historia de la ciencia en que ésta induzca al ateísmo y otros en que nos lleve al teísmo. Esto ha pasado en los últimos siglos.

La ciencia especulativa tras el ´campo de Higgs´

La ciencia, pues, aunque como tal no extrae consecuencias metafísicas de sus resultados de conocimiento, sin embargo apunta a grandes cuestiones que pertenecen a la ciencia como tal, es decir, que son conocimientos que la ciencia debiera alcanzar por su propia naturaleza epistemológica. A) Me refiero primero al supuesto básico de que, si existe un universo real, debe postularse de principio que se trata de un universo consistente y estable, que puede mantenerse con autosuficiencia en el curso eterno del tiempo. Esta no es una cuestión filosófica sino científica (aunque obviamente influya en la filosofía).

B) La segunda gran cuestión es la de conocer las causas que han producido evolutivamente la construcción del orden dentro del universo, el orden físico y el orden biológico. El orden es un hecho y es evidente que la ciencia debe apuntar a conocer las causas que lo han producido. C) La última gran cuestión es la explicación del hecho empírico de que en el proceso evolutivo se hayan producido seres con sensibilidad-conciencia. ¿Cuáles son las causas de que este hecho pueda ser real? Por una parte, la ciencia se mueve, al menos de principio, en el supuesto monista de que todo lo producido dentro del universo evolutivo deriva del único principio que es la ontología misma del universo generada en el big bang. El sustrato primordial del universo (llamémoslo ´materia´, siempre que no entendamos por ´materia´ lo que se entiende por ella en los sistemas dualistas), debe ser la causa primordial cuya ontología hace explicable todo lo que ha surgido en la evolución del universo.

1) En relación al postulado de la consistencia y estabilidad del universo, el descubrimiento del campo/bosón de Higgs dota al ´modelo estándar de la teoría de partículas´ de una extraordinaria consistencia experimental que refuerza igualmente el ´modelo cosmológico estándar´. Ambos modelos cobran fuerza y se yerguen con prepotencia al oponer la imagen teórica de la realidad fundada en los hechos y evidencias empíricas a otras imágenes de la realidad puramente especulativas que incluso no son capaces de diseñar las condiciones de una posible confrontación con los hechos que pudiera falsearlas. Recordemos la dura valoración, antes citada, que hace Álvaro Rújula de la teoría de cuerdas. Sin embargo, si el universo ha surgido de pronto en un big bang y va a diluirse su expansión evolutiva en una muerte térmica final inevitable, entonces, ¿cómo entender su consistencia y estabilidad eterna?

Yo creo que la teoría de supercuerdas y la de multiversos (que pueden complementarse) es válida como pura teoría formal que, por ello mismo, no puede descartarse. El modelo estándar (de partículas o cosmológico) no implica en pura lógica científica una metafísica. Debemos recordarlo. Pero para explicar la consistencia y estabilidad del universo del modelo estándar –si no se admiten las teorías de cuerdas/multiversos– se abre por delante un trabajoso camino por recorrer que va más allá del conocimiento de la materia oscura y de la indagación sobre la misteriosa ontología de los campos físicos (electromagnético, gravitatorio, de Higgs) que deben postularse y de los que existen pruebas experimentales. La futura cosmología empírica y experimental, atenida sólo a los modelos estándar, es todavía un arduo camino por recorrer.

2) El orden es otro hecho empírico incuestionable del que la ciencia debe dar ´razón´, es decir, conocer las causas reales que lo producen. En este sentido la única posibilidad de argumentación de la ciencia es ésta: las propiedades ontológicas de la radiación y de la materia primordial que poco a poco va formándose, tal como emergen de facto en el big bang, son la causa de que aparezcan las estructuras físicas y biológicas en el proceso evolutivo posterior. El orden natural es el orden a que conducen las interacciones lógicas de una materia que de hecho posee ciertas propiedades ontológicas. Son estas las que, al actuar, producen las leyes de naturaleza (que constatan las formas y regularidades de la ordenación e interacción de la materia).

Por ello, en tanto en cuanto la confirmación del campo/bosón de Higgs completa el modelo estándar (de partículas y cosmológico), puede decirse también que se completa el marco teórico que explica por qué surge el orden natural, físico y biológico. No obstante, aun siendo esto así, quedan abiertas algunas preguntas que, de momento, la ciencia del modelo estándar no puede responder: a saber, si el universo es único, a) por qué la radiación/materia emergida tiene precisamente aquellas propiedades ontológicas que harán posible el orden (ya que pudieran ser otras y no hay ninguna argumentación que obligue a pensar que la materia debiera tener necesariamente estas propiedades) y b) por qué los valores de ciertas variables del proceso estándar son las que de hecho son y además los valores que hacen posible la vida y el hombre (estos valores no son los que son por necesidad y pudieran ser otros).

Todo esto hace relación al llamado Principio Antrópico que después mencionaré. En todo caso debe quedar claro que una ciencia prepotentemente experimental, que rechaza la especulación, no puede recurrir a la teoría de cuerdas y a los multiversos que explicarían que, por azar entre ´infinitos´ universos, haya uno que posea las propiedades del nuestro. En este sentido, el modelo estándar completado por Higgs, si no acepta las cuerdas y los multiversos, tiene todavía abiertas graves cuestiones cuya explicación deberá abordar.

3) Por último, el hecho empírico incuestionable es que la evolución ha producido la emergencia de la sensibilidad-conciencia. La ciencia debe explicar por qué esto ha sido posible y no puede hacerlo sino a partir de la ontología, propiedades y leyes de la radiación/materia primordial. Explicar significa conocer las causas que hacen posible la conciencia, de acuerdo con las propiedades fenomenológicas que esta tiene y son descritas en las ciencias humanas. Las tres propiedades fenomenológicas básicas son la unidad de la conciencia, la indeterminación o libertad impulsora de las acciones y la experiencia campal u holística que proporcionan los sentidos (así el campo de la visión o la experiencia campal del propio cuerpo). La conciencia se produce en animales y hombres (no así la razón que es propia sólo del hombre).

Es sabido que la ciencia fue durante siglos sólo mecanoclásica y de ella nació una visión de los objetos, y de las interacciones clásicas entre ellos, que respondían a los principios del mecanicismo, determinismo, escisión, diferenciación y distancia en un espacio-tiempo métrico. Esto llevó a lo que conocemos como ´reduccionismo´, al pretender explicarse la sensibilidad-conciencia a partir de esos mismos principios mecanoclásicos.

No obstante, frente a esto, la ´nueva física´ ha insistido en que la raíz profunda, digamos ´ontológica´, del mundo de objetos clásico es el mundo mecanocuántico en el que rigen propiedades que no se cumplen en el clásico: la coherencia cuántica, la superposición cuántica, la indeterminación cuántica y la acción a distancia. La diferenciación entre partículas bosónicas y fermiónicas es también esencial. Estas últimas tendrían una función de onda que les haría mantener su independencia (con un spin y una masa), cosa que no pasa con las bosónicas que disuelven su individualidad vibracional en un estado de coherencia cuántica unitario e interiormente indiferenciado (recordemos a Rújula).

Por ello, la tendencia actual de la neurología cuántica explicaría los seres vivos como un equilibrio balanceado entre mundo clásico (el cuerpo consistente y estable) y mundo cuántico (los fenómenos cuánticos imbricados en lo clásico que explicarían lo que el reduccionismo determinista no puede explicar, a saber la unidad de la conciencia, su indeterminación y su dimensión holística y campal).

Por esa razón, además de ciertos filósofos que se anticiparon a su tiempo (como Nicolás de Cusa), tanto en la física antigua (como el éter de Newton y su ´sensorium divinitatis´, desprestigiado por el experimento de Michelson Morley y la relatividad, como en la física moderna se ha tendido siempre a postular la existencia de un fondo unitario de la realidad, entendido como un mar de energía fontanal, como el universo implícito de Bohm, como el reciente ´vacío cuántico´, como el fondo de referencia para los operadores de creación y destrucción de Dirac, o cómo el fondo referencial en que nace o en el que se disuelve finalmente la energía del universo. Este fondo unitario del universo es el que parece haberse confirmado por la existencia del ´campo de Higgs´ y su vibración en forma de un bosón de Higgs que conferiría la masa a las vibraciones generadas desde el big bang.

De esta manera, como hemos visto en la explicación de Álvaro Rújula, las vibraciones fermiónicas adquirirían la masa que hace nacer el mundo mecanoclásico con los objetos macroscópicos ordenados, físicos y biológicos, que entre otras cosas forman el universo y nos permiten tener un cuerpo estable con el que construir una biografía personal. La teoría y comprobación experimental del campo/bosón de Higgs –de acuerdo con su papel en el modelo estándar de la teoría de partículas– contribuye de una forma nueva, por primera vez avalada experimentalmente, a considerar la existencia de un fondo unitario que permea universalmente el universo. Así, el modelo estándar, reafirmado por Higgs, asume con nueva fuerza la visión unitaria de la materia que constituye el universo; materia unitaria que se manifiesta como bosónica y como fermiónica, pero siempre dentro de una profunda unidad ontológica.

Al contribuir, por tanto, desde su perspectiva conceptual propia, a fundar una imagen holística del universo, el Higgs acerca la ciencia de forma significativa a la verosimilitud de los intentos por explicar la naturaleza de la sensibilidad-conciencia a partir de las propiedades cuánticas y campales de la materia y del universo físico. La teoría del campo/bosón de Higgs es puramente física y no implica por sí misma una explicación del psiquismo.

Pero es un resultado científico que facilita el esfuerzo conceptual de los científicos que están efectivamente comprometidos en la explicación de los seres vivos como un balance equilibrado clásico/cuántico. Higgs nos dice que la realidad física está constituida por campos primordiales previos que fundan la aparición del mundo clásico pero que todavía no están atrapados en la rigidez determinista y diferenciada de ese mundo clásico.

Una traza hipotética del bosón de Higgs en una colisión simulada de protón-protón. Fuente: Wikimedia Commons.
Una traza hipotética del bosón de Higgs en una colisión simulada de protón-protón. Fuente: Wikimedia Commons.
La metafísica especulativa tras el ´campo de Higgs´

La ciencia permanece de hecho, hasta el momento, al margen de la filosofía y de lo metafísico. Pero la filosofía puede especular más allá de lo permitido al científico. La verdad es que muchos científicos, como Hawking, son especuladores y por ello no gozan de buena imagen ante los científicos que sólo creen en una imagen científica construida desde evidencias experimentales.

Pero la filosofía como tal tiene derecho a la especulación vedada a la ciencia (aunque especulación fundada siempre en los datos de la ciencia). Por tanto, ¿a qué tipo de metafísica, construida por la filosofía, conduce la imagen del modelo estándar de lo microfísico y de lo macrofísico, tal como se completa hoy con el campo/bosón de Higgs? Hagamos algunas consideraciones esenciales.

1) El modelo estándar es todavía muy fragmentario y no tiene elementos cruciales para inducir con preferencia una metafísica teísta o ateísta. Las dos serían posibles como argumentación filosófica.

2) En el estado actual de la ciencia, la explicación ateísta del universo tal como se describe en el modelo estándar debería relacionarse con las teorías de cuerdas y de multiversos, aunque de momento sólo sean especulación. En mi opinión, la especulación o pura teoría pre-experimental tiene un papel en la ciencia, y las teorías de cuerdas y multiversos son lógicamente posibles. En ellas se especularía que ese fondo campal del universo pudiera estar en relación con una especie de metauniverso en el que fueran apareciendo ´ínfinitos´ universos paralelos. Por azar se explicaría entonces que nuestro universo poseyera las sorprendentes propiedades antrópicas que han hecho posible la vida y al hombre.

3) Si el reciente éxito experimental que corona la comprobación del modelo estándar envalentona a los físicos sólo ´atenidos experimentalmente a la realidad´ a ignorar la especulación de cuerdas/multiversos, entonces le queda a la física estándar un arduo camino que recorrer hasta clarificar la ontología de la materia oscura y de los fondos campales del universo, así como de otras muchas cosas. En la oscuridad actual el modelo estándar no puede inducir algún tipo de consideración crucial que permita elegir entre teísmo a ateísmo. Los dos están abiertos y dependen de las argumentaciones filosóficas que implican el sesgo personal libre de sus autores.

4) Pero si el universo es único y responde a lo que hasta el momento dice el modelo estándar, entonces sigue abierta la posibilidad de un tipo de filosofía (no ciencia) teísta que argumente que un universo, que nace en el big bang (desde no se sabe dónde) y que se disolverá en el futuro en un enigmático fondo referencial (que no se sabe qué es), pueda ser referido a una realidad metafísica creadora entendida como Dios.

5) La viabilidad de la hipótesis de un universo creado por obra de un ser metafísico y transcendente entendido como Dios, como hace la metafísica teísta, depende en gran parte de la ontología del mundo físico, tal como sea conocida por la ciencia. La idea de Dios supondría una presencia que abarca todo el universo como su fondo más profundo, y esta es la experiencia del hombre religioso que halla a Dios en lo profundo de su ser; además, esa ontología divina fontanal sería la que habría hecho nacer el universo como creación.

Pues bien, la verdad es que la, todavía remanente en algunos, imagen reduccionista de la ciencia (limitada a una imagen sólo mecanoclásica) no favoreció, durante muchos años, la viabilidad de la idea de Dios. Pero el reduccionismo no sólo no favorecía el teísmo, sino que hacía inviable incluso el mismo humanismo que todos advertimos en nuestra experiencia social (llevaría a una idea robótica de los seres vivos como vemos hoy en las modernas psicologías computacionales, que son la versión moderna del mecanicismo del XIX).

De ahí que la ´nueva física´, que nos hace ver la importancia de que el universo no sólo sea clásico sino, en su raíz ontológica primordial, también mecanocuántico, haya contribuido a hacer más y más verosímil la idea de Dios como realidad fontanal del universo.

El entender que el universo no es un mosaico de entidades escindidas y aisladas, puramente clásicas, sino una entidad unitaria que responde a una ontología holística en que existe el universo, ha sido un cambio de perspectiva científica que ciertamente hace más verosímil que tras ese fondo campal que la ciencia atisba a postular, a comprobar experimentalmente y a describir con conceptos puramente físicos, pudiera esconderse el enigma de la presencia de la ontología de la divinidad en que se ha producido el universo y en que es sustentado en el ser por la voluntad divina (insisto en que estas consideraciones son filosofía teísta, no pura ciencia). En otras palabras, en tanto en cuanto la ciencia se acerca a entender el universo como unidad holística, la ciencia hace tanto más verosímil el holismo divino.

En este sentido, el descubrimiento del campo/bosón de Higgs debe entenderse como la primera gran comprobación experimental de que el universo existe efectivamente inmerso en un campo holístico que se describe como el campo de Higgs. Hasta ahora había mucha especulación sobre el fondo de la realidad. Desde ahora el campo de Higgs forma parte ya de la ciencia experimental.

Sabemos que estamos en un universo que responde a una ontología holística. Y en este sentido se hace más verosímil pensar en la ontología divina fontanal del universo que, de existir, debería ser también holística. En este sentido creemos que el descubrimiento del campo/bosón de Higgs contribuye a hacer más verosímil la especulación filosófica del teísmo (verosimilitud, insistimos, que, por descontado, no elimina la posibilidad de una interpretación ateísta del universo).

6) Las ciencias humanas tienen un problema esencial que afecta al modo de entender las propiedades del mundo psíquico (ante todo la indeterminación y el holismo campal de la experiencia de la sensibilidad-conciencia por los sentidos). Por ello, como ya se formula en la hipótesis Von Neuman-Stapp, cabe establecer el supuesto de principio de que probablemente los rasgos sorprendentes del mundo psíquico son posibles por el soporte físico de estados cuánticos que presentan propiedades físicas similares a las psíquicas, a saber, coherencia, superposición, indeterminación y acción-a-distancia o efectos EPR. Por ello también los ´campos de realidad´ podrían ser el soporte de las experiencias psíquicas en que se ´siente´ un holismo campal. De acuerdo con esto, el descubrimiento del campo/bosón de Higgs reafirma nuestro conocimiento de que el mundo real en que nos hallamos nace de ámbitos campales u holísticos y de que las partículas bosónicas nacen y se diluyen en ellos, siendo la realidad física en que nos movemos un escenario equilibrado entre lo clásico (fermiónico) y lo primigenio (los campos bosónicos).

Si las ciencias humanas resolvieran el problema de la naturaleza física causal de los fenómenos psíquicos (y hoy en día se tiende a ello) en las propiedades de la materia en estados cuánticos no clásicos, entonces, en alguna manera, habría que postular que la ontología de la materia tiene incoada (o potencialmente) la producción de sensibilidad-conciencia.

Por tanto, esto significaría que la materia o el universo están hechos de una ontología susceptible de producir sensibilidad-conciencia (siempre que hubiera un sujeto psíquico capaz de ´sentir´ los ámbitos de realidad). Insisto en que la ciencia tiene la obligación de explicar todo cuanto se constata en el proceso evolutivo y también debe explicar la conciencia. No puede taparse los ojos con sus alas como el avestruz, ignorando la realidad empírica que exige hallar las causas que la producen.

Pero admitir que debe postularse la cualidad psíquica primigenia de la ontología de la materia no implica una metafísica teísta. ¿Por qué la materia tiene la propiedad de producir sensibilidad-conciencia, como muestra de hecho la evolución? ¿Por qué más bien no la tiene? Nunca lo sabremos, pero en nuestro universo debemos atribuir esa propiedad a la materia porque sin ella no pueden explicarse los productos fácticos posteriores de la evolución. Debemos también observar que la materia primordial podría tener una ´ontología psíquica´ y, no obstante, ser un sistema natural autosuficiente, puramente mundano, sin Dios. Por ello decíamos que admitir la ontología psíquica de la materia no es un supuesto crucial que permita decidir entre teísmo a ateísmo.

Sin embargo, aun siendo todo esto así, no cabe duda de que, tras el campo/bosón de Higgs, se abre también para la metafísica teísta una puerta a una mayor verosimilitud de la hipótesis de Dios como fundamento fontanal del universo. Si vivimos en un universo que ´flota´ en una realidad campal y holística a la que cabe atribuir una ontología psíquica profunda, entonces ese universo nos hace mucho más verosímil el pensar que pueda estar producido por una ontología divina de fondo cuya transparencia absoluta se atisbaría en los campos psíquicos de sensibilidad-conciencia que se han ido abriendo en el proceso evolutivo (no deja de ser sugerente en este sentido la teoría del Tzim-Tzum en la Cábala judía).

Conclusión: Higgs y la metafísica

La teoría sobre el campo/bosón de Higgs, confirmada experimentalmente hace unas semanas, hace referencia pues a la forma de entender cómo está hecho el universo que habitamos y esto no supone como tal un contenido de conocimiento metafísico inmediato, ya que se trata de algo puramente físico. Ahora bien, todo avance en el conocimiento físico debe influir en la filosofía y en la metafísica, pero dentro ya del razonamiento propio de estas disciplinas que, junto a la física y las otras ciencias naturales, tienen también su legitimidad epistemológica propia.

El Higgs no es crucial para dirimir entre una filosofía teísta o ateísta. No tiene sentido ninguno hablar de ´la partícula de Dios´, o cosas similares. Sin embargo, también es verdad, como hemos explicado, que, para el razonamiento propio del filósofo teísta, la imagen de la realidad física que está hoy configurando la ciencia, y el Higgs es un paso decisivo en ello, hace más y más verosímil la hipótesis de Dios.

Pero volvamos al último párrafo valorativo del artículo de Javier Igea en el diario El Mundo. “Ahora bien, la transcendencia mediática y científica que ha tenido este descubrimiento sirve para plantear una vez más las preguntas fundamentales que el hombre se hace sobre sí mismo y sobre lo que le rodea. Detrás de cada científico hay un hombre que busca saber, y en las preguntas que hace a la naturaleza hay una pregunta implícita sobre sí mismo y sobre Dios. La negación de Dios a partir de la ciencia sólo se podría dar en el caso imposible de que la ciencia estuviese acabada y diese una explicación última de todo. Pero, después de Gödel, hay una pregunta que la ciencia no puede responder: ¿quién ha creado las leyes de la naturaleza que la ciencia descubre? La ciencia no puede explicarse a sí misma”.

Efectivamente en todo conocimiento científico hay siempre una pregunta implícita del hombre sobre sí mismo y sobre Dios. Pero propondría que la última pregunta de Javier Igea se formulara de esta forma: la ciencia se pregunta, ¿cómo han sido producidas las leyes de la naturaleza que el hombre descubre? Podríamos añadir, ¿por qué son como son? Pienso que la ciencia no está hoy en condiciones de responder estas preguntas. Pero está abierta a una metafísica teísta o ateísta. En principio, la ciencia no pregunta ¿quién? sino ¿cómo? Hay muchos argumentos que hacen verosímil que la ontología de la materia y los principios antrópicos de la naturaleza hayan sido diseñados por un ´Quién´ (un diseño inteligente divino). Pero esta hipótesis no se impone a la razón por los puros resultados de la ciencia: debe construirse desde el compromiso personal libre del filósofo teísta.

Gödel, por otra parte, se refiere a la decidibilidad de los sistemas puramente formales. Pero la naturaleza es un sistema real y la eventualidad de que su explicación última deba hacerse en función de un sistema externo, trascendente al propio sistema (Dios, como piensa el teísmo), debe decidirse mediante una argumentación racional sobre los hechos en la ciencia y en la filosofía (que tiene en cuenta además muchos otros aspectos no contenidos en la ciencia misma). Y es este razonamiento real el que, aunque haga altamente verosímil la posible existencia de Dios (cuyas huellas, como dice Igea, podemos ver en la historia), no nos la impone y nos deja todavía inmersos en una desconcertante incertidumbre metafísica.



Miércoles, 25 de Julio 2012
Javier Monserrat
Artículo leído 17849 veces



Nota

Comente este artículo
Los más recientes primero | Los más antiguos primero

1.Publicado por Joaquin González Alvarez el 25/07/2012 17:33
De mas está decir que el formidable ensayo del Dr. Javier Monserrat es una obra de muy alto nivel científico, metafísico, filosófico y teológico, como todos a los que nos tiene acostumbrado. Para todo lector de sufuiciente nivel académico le será sumanente aclaratorio lo referente al evento Higgs, No obstante pienso que para algunos lectores dotados de un alto nivel de preparación en materias humanísticas , no lo sean tanto de conocimientos especializados en ciencias exactas y naturales, y es por eso que quizás les interese una explicación a nivel de divulgación (para nada de vulgarización) científica a nivel de Bachillerato. Es por eso que sugiero la lectura de mi trabajo puesto en www, casanchi.com BOSÓN Y CAMPO DE HIGGS, ACERCAMIENTO DIDÁCTICO con el cual ensayo una modelización fisico-matemática del evento Higgsh con énfasis en dar una idea de como el Campo de Higgs "dota de masa a las partículas" lo cual lo adelanto, se hace posible porque dicho campo es como "un oceano viscoso" que llena TODO el espacio, y con su viscosidad, le hace resistencia al movimiento de las partículas, disminuyendo su aceleración a y como
m=F/a con la fuerza F constante, y como a se hace menor, entonces la masa m de la partícula adquiere valor, el Campo de Higgs "la ha dotado de masa".
Joaquín González Álvarez. Profesor Universiaro de Física Teórica (R). Miembro de Mérito de la Sociedad Cubana de Física'Residente en Estados Unidos.

2.Publicado por Rober el 25/07/2012 20:25
Lo primero de todo me gustaría felicitarte por el artículo que has escrito. Me ha parecido muy instructiva la explicación del campo de Higgs sin analogías de las que parece que se les quiera explicar a los niños de 5 años.

Por otra parte me quisiera entrar un poco en la lucha dios vs ciencia ( y quede claro que no pretendo demostrar, ni que dios existe ni que no)

Los principios y leyes que se obtienen no solo de la observación y la intuición, sino también de la experimentación nos llevan a crear una serie de leyes para explicar los fenómenos de la naturaleza.
La ciencia observa, pregunta, formula teorías y comprueba su veracidad con gran rigor. Quizás su intención (aparte del propio conocimiento) sea la de descartar o eliminar las falsedades que surgen de observaciones e hipótesis sin confirmar, por ejemplo la clásica falacia del gallo y el sol: "todas las mañanas oigo cantar al gallo y luego sale el sol, ergo el sol sale porque el gallo canta". Es obvio que no es así, sin embargo esto sería suficiente para que la metafísica y la filosofía lo diesen por bueno (es un planteamiento lógico). En el caso de la ciencia el primer paso sería estudiar los componentes por separado, preguntarse ¿por qué canta el gallo? y ¿si no canta, no saldría el sol? después plantearía una serie de experimentos, unos días harían cantar a un gallo y otros no. El resultado concluiría con que todos (y digo todos) los días a salido el sol, independientemente de que el gallo haya cantado o no. Por lo tanto puedo afirmar que la relación gallo-sol no tiene ningún sentido.

El que dios exista o no depende de como se entienda a dios, ya que "dios" es solo una palabra y cada uno la entiende como quiere. Me explico.

A dios se le debe entender como un ser todopoderoso y omnipresente creador de todo el universo (o al menos es así como la historia nos lo ha planteado) Cada vez que la ciencia a demostrado que algo que se creía creado por dios, dios da un paso atrás, es decir:
Dios es la fuerza que nos mantiene pegados a la tierra... entonces la ciencia descubre que la realidad es que esta fuerza es la gravedad y no dios, entonces la gavedad existe porque dios la ha creado.... no la gravedad existe debido a las deformaciones que crea la masa en el "tejido" del espacio, entonces dios es el que ha creado el tejido del espacio... y así sucesivamente.

Lo bueno es que dios puede trasformarse al antojo de la persona que quiera creer en el (no él) pero aunque sea imposible que la ciencia llegue a una respuesta del todo... si es posible que dios quede renegado a no ser más que una mínima partícula (y no me refiero en absoluto al Higgs), eso si, responsable de la creación del universo... he aquí la existencia de dios.

Lo que me fastidia realmente de dios no es que pueda ser la razón por la que se ha creado el universo sino que se le trate como una persona capaz de escuchar las plegarias de fieles que se engañan a si mismos y prefieran seguir escuchando cantar al gallo que descubrir la verdad, aprender de ella y poder seguir mirando hacia el futuro.

Muchas gracias a todos los que os habéis molestado en leer este comentario y espero sinceramente no haber ofendido a nadie.

Un cordial saludo.

3.Publicado por Juanlu el 26/07/2012 04:43
mañana me pondré a leerlo es muy interesante pero es que ya es tarde..
saludos

4.Publicado por Joaquin González Alvarez el 26/07/2012 14:57
Felicito al Dr. Rober por posseer el altísimo nivel de conocimientos para haber comprendido el excelente ensayo del Dr. Monserrat, pero tenga piedad por los que van a agradecer mi pobre modelización para tener siquiera una idea del evento Higgs.
Le deseo suerte al Dr. Juantu en su lectura del ensayo que comentamos.
Saludos respetuosos y cordiales para todos.

5.Publicado por ulises el 26/07/2012 15:44
Extraordinario... Es evidente que nuestras neuronas humanas van llegando a un límite de lo incognoscible, una esencia que solo podría ser vista como información, o una fuerza con su correspondiente campo de posibilidades tal vez limitado. No en vano en el último estadio de la religión (el capítulo Bahá’í) se refiere al fenómeno de Dios, como una esencia incognoscible, con una fuerte presencia a través de solo unos, muy pocos seres iluminados, que han creado el marco institucional a futuro en cada caso del pasado y el presente, dejando de lado la ausencia de la divinidad en el destino del hombre. La evolución probada continua es la mejor prueba de la perfección, pues la propia evolución, sea del conocimiento , de las especies, etc carece de límites, como el propio universo o lo que lo contenga, lo cual lleva a lo incognoscible, y así llegarán en unos siglos otros seres de otras tierras.. y nos uniremos en una forma espiritual.. evolutiva...Quizás no los podamos tocar, pero es probable que a menos de 100 años luz sepan en próximo futuro de nosotros y sabrán de antemano nuestras preguntas.. y en unos doscientos cincuenta años tendremos respuestas insospechadas...evolutivas. Lo que ha sucedido con el bosón de Higgs solo marca la tendencia. Un Abrazo Ulises

6.Publicado por Navajadeoccam el 26/07/2012 21:43
La ciencia es un campo del conocimiento humano, el cual necesita de la comprobación empírica para afirmar que una idea es válida o no. Por tano, la ciencia nunca podrá demostrar la existencia de Dios directamente. Nadie debe esperar que lo haga. Tal vez nos pueda dar algún indicio, pero nada más allá de eso.

Aunque en última instancia la física llegara a la desea "teoría del todo" en ella no aparecería Dios, ni tampoco negaría la existencia de Dios.

Sin embargo, es mi opinión personal, que el orden que se manifiesta en la naturaleza y en el mundo físico es evidencia de un Ser Supremo. El entender que todo el orden que manifiestan la leyes físicas son por una simple casualidad y que todo se dio por una extraordinaria coincidencia de millones de situaciones aleatorias, es un razonamiento muy ingenuo. Por tanto, se genera la necesidad de un Creador, pero Él no actúa de forma inexplicable, sino que se rige por leyes y principios establecidos claramente. La cuestión es que los humanos aún no estamos en condiciones de entender la mente de Dios, por eso hay tantas cosas sin entender en la ciencia y siempre las habrá.

Actualmente la ciencia ha prácticamente confirmado la existencia del bosón de Higgs, pero todos sabemos que existen innumerables cuestiones sin resolver en la física, prinsipalmente en la astrofísica. Pero en vez de sustraerle importancia a la ciencia, estas cuestiones sin resolver son el motor de investigación y el progreso.

7.Publicado por LEANDRO SEQUEIROS el 26/07/2012 22:56
Magnífico artículo que hay que leer despacio...

8.Publicado por Alfredo Aranguren S el 28/07/2012 03:41
Facebook
Muy bueno el artículo del Dr. Javier Monserrat. Aunque "God Particle" o su trastocada traducción "Partícula de Dios" no implique que esta partícula sea Dios en sí mismo, considero la importancia de este descubrimiento para la religión en que Dios rige las leyes físicas del universo, tales como la gravedad, y la ley mistica fundamental de causa y efecto, hasta en la mas mínima de sus partículas, y estoy de acuerdo en que se deben seguir las leyes universales de Dios, y no esperar a que Él nos siga si no seguimos sus leyes. Quizás este descubrimiento sirva de punto de encuentro común entre las religiones dominantes en el mundo (Cristianismo, Islamismo, Judaismo, Budismo, entre otras).

9.Publicado por LEANDRO el 31/07/2012 19:50
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=153822

10.Publicado por Mariano el 01/08/2012 13:51
LA FÍSICA TIENE PROBLEMAS

Los investigadores trabajan con magnitudes tales como: la energía, la fuerza, la masa, la carga eléctrica, el campo magnético, etc., cuya definición desconocen. Algún autor, al no existir una definición para las magnitudes básicas, niega la posibilidad de su definición, afirmando que toda definición de una magnitud básica depende de la definición de otra también básica, así, siempre habrá una magnitud indefinible. Rafael A. Alemañ (Latin-American Journal of Physics Education, 2009) trata de demostrarlo con este argumento de Perogrullo: "Las magnitudes básicas no pueden ser definidas, ya que son indefinibles". Esta clase de científicos niegan la posibilidad de definir las magnitudes básicas de la física, porque son incapaces de definirlas ellos mismos. Las teorías conocidas resuelven la mayoría de los problemas teóricos mediante procesos abstractos e imaginarios; a veces, utilizando trucos matemáticos “ad hoc”. La teorías conocidas son incompletas, insuficientes, defectuosas o abstractas. Por ejemplo, las tres leyes del movimiento de Newton se limitan a describir los procesos pero no explican las causas que los originan, por lo cual, las leyes de Newton no son meramente empíricas sino también incompletas.
Uno de los conceptos abstractos e imaginarios, más socorrido y utilizado, es el concepto de campo en un espacio vacío al que se le atribuyen gratuitamente propiedades para generar las fuerzas de interacción, simplemente por conveniencia, pues no conocen las verdaderas causas. Por ejemplo, los primitivos campos escalares y vectoriales de la gravitación y la electrostática, en los que se dota al espacio vacío de la facultad de suministrar energía a las partículas por el mero hecho de estar presentes en el campo. Este concepto de campo sin substancia material es imposible, pues nada se puede extraer de un espacio vacío, ni siquiera energía. Se recurre al imposible de que el espacio está vacío pero no es la nada, sino que está lleno de sustancia (¿?)
Este modo defectuoso y abastracto de razonar es la base del Modelo Estándar de Física de Partículas ME, que es una teoría que recurre al intercambio de unas partículas mediadoras, denominadas bosones, portadores de fuerza, a las que se atribuye la facultad gratuita de ejercer las fuerzas de interacción simplemente por conveniencia. El ME justifica la fuerza electrostática mediante el intercambio de fotones, pero no explica cómo los electrones y los protones pueden emitir fotones, “sacándolos” de ellas mismos, incluso estando en reposo. Tampoco explica como el fotón emitido puede ejercer fuerzas, ni como puede distinguir entre un protón y un electrón, pues las cargas pueden ser iguales o de signo opuesto. La fuerza electrostática tiene un alcance infinito, de forma que existen casi infinitas partículas, electrones y protones, con los que interaccionar, por lo que un electrón, por ejemplo, debería emitir casi infinitos fotones a la vez. Parece que este proceso es caprichoso y que depende de la conveniencia del investigador, porque las partículas son ciegas y si emitieran partículas lo harían en todo momento, haya o no otras partículas presentes.
Respecto a las fuerzas nuclares, el ME recurre a los socorridos campos en el espacio vacío (Dirac, Yukawa, Yang-Mills) para justificar las fuerzas de atracción entre protones del mismo signo y entre quarks, y para explicar la masa de las partículas (Higgs). El MS alega que alguna de las múltiples partículas generadas en las colisiones en el LHC tienen las características apropiadas y predichas. El hecho de que se produzcan muchas partículas y muy diferentes en las colisiones en el LHC, explica que se pueda encontrar cualquier partícula deseada, por lo que no obliga a aceptar que, expontáneamente y sin colisiones, las partículas generen partículas mediadoras a las que se les adjudica gratuitamente una propiedad teórica llamada “carga de color” que produce la interacción. Algunos suponen que las partículas están rodeadas de una nube de partículas mediadoras. Todo lo cual parece un proceso “ad hoc”, virtual, imaginario y abstracto, pues las partículas obtenidas en las colisiones (LHC) tienen una vida cortísima (entre 10‾¹º y 10‾²º segundos), por lo cual, no deberían existir libremente.
En opinión del Prof. de Física, Kevin McFarland, Universidad de Rochester. "Los modelos que descansan sobre una partícula enlace entre otras dos se vuelven menos plausibles. Las teorías son realmente un último esfuerzo por hacer trabajar el fundamentalmente erróneo Modelo Estándar de la Física. Si estas teorías son continuamente desmentidas, vamos a tener que ir a un modelo totalmente nuevo de funcionamiento del universo".
No solamente las teorías tienen graves problemas sin resolver, sino también los resultados de algunas pruebas experimentales.
No se sabe la causa de que, en el nivel exterior de las galaxias, la velocidad de rotación es constante, pues no depende de la distancia al centro galáctico (Vera Rubin), fenómeno que se atribuye a una misteriosa materia oscura, Como siempre, se recurre a entes misteriosos. El ritmo de expansión del universo por el que las galaxias se separan unas de otras con aceleración relativa, fenómeno que se atribuye a una no menos enigmática energía oscura. El hecho de que ciertas constantes fundamentales, tales como la constante de estructura fina y la velocidad de la luz, modifiquen su valor en el espacio cósmico estructuradamente y por ello no sean constantes a nivel universal (John K. Webb); una explicación razonable de por qué las partículas elementales poseen las masas que realmente tienen.
Más en el próximo comentario
Saludos

11.Publicado por Mariano el 01/08/2012 13:57
SE NECESITA UNA NUEVA TEORÍA DE FÍSICA

La postura de un científico honesto debería ser el reconocimiento de que existen imprecisiones en la física teórica actual, y buscar una solución, teniendo la mente abierta a las nuevas ideas, sin rechazarlas de antemano, aunque precisen de una revolución en nuestra visión del universo.
Sabemos por experiencia que es muy difícil, para algunos científicos de mente estrecha, cambiar su forma de pensar, porque se sienten obligados a no cuestionar las teorías actuales, las cuales aceptan porque no existen otras mejores, reconociendo implícitamente que una teoría incompleta y abstracta es mejor que ninguna teoría. Esta actitud es tan inútil como resignarse a la aceptación de las teorías abstractas incomprensibles sólo porque no hay nada mejor disponible. Las características básicas del universo no se conocen. Hay que descubrir nuevos principios con los que definir las principales causas, explicar los resultados de los experimentos antiguos y modernos y lograr un progreso razonable y sincero de la ciencia y la tecnología.
Como veremos en este documento, una vez que las propiedades específicas independientes de la energía se han definido sin necesidad de utilizar otra magnitud básica en la definición, las magnitudes restantes se definen como derivadas de la energía.
Ante tanta incertidumbre, ha llegado la hora de tomar decisiones drásticas, tal y como propone Lee Smolin en su libro “The Trouble with Physics” en el que insiste en “la necesidad de enfrentarse a las ideas básicas con un nuevo punto de vista que aclare los conceptos más profundos”. Necesitamos una nueva teoría física razonable que explique los conceptos, con los cuales se puedan explicar, al menos, las pruebas experimentales y resolver los problemas teóricos actuales conocidos.

Más en el próximo comentario
Saludos

12.Publicado por Mariano el 01/08/2012 14:09
PRINCIPIO DE LA ENERGÍA OSCURA

A fin de aclarar los conceptos más profundos, corregir estas deficiencias y explicar estos misterios, he desarrollado un trabajo que cubre la mayor parte de la física fundamental titulado "La Teoría Cuántica de la Energía Oscura" que incluye las bases que permiten estudiar la microfísica bajo el punto de vista cuántico y su extrapolación a la macrofísica.
Esta nueva teoría ofrece un nuevo axioma: el Principio de la Energía Oscura, que define la energía en primer lugar:
la energía es la única sustancia material de la naturaleza física
y afirma que la energía ocupa todos los espacios, las partículas elementales y las cargas eléctricas, y es susceptible de deformarse.
En física se suele denominar materia solamente al conjunto de las partículas, pues la energía se considera una entidad abstracta. Ahora, la materia es en realidad energía oscura. Por lo tanto, toda la materia emitida desde el principio del universo es energía oscura y en cualquiera de sus formas, ocupa un espacio.
El espacio y las partículas no están vacíos, sino llenos de energía oscura. El espacio no está vacío, pues es un campo material de energía. Sólo podemos ver o detectar las perturbaciones de la energía en el espacio, en las ondas y en los paquetes de energía (fotones), por lo general generados por la perturbación de la energía del espacio debida al movimiento de las partículas.
Yo no soy el único que piensa de esta manera.
En el año 2002, por medio del nuevo interferómetro de microondas VSA, el Instituto de Astrofísica de Canarias del Teide - IAC ha presentado pruebas de que el universo no tiene curvatura en una gran escala, lo que equivale a decir que el universo no es curvo, lo que contradice la teoría de la relatividad general. El VSA también ha encontrado que existe una forma de "energía del vacío" en el universo, lo cual está de acuerdo con esta nueva teoría.
Richard Feynman, también tenía la intuición de que la energía tenía que ocupar espacio (Feynman Lectures on Physics - Electromsgnetism and matter, Volumen II). "Hay una causa física de que sea imprescindible decir donde está ubicada la energía”. “Una forma de salir de la dificultad de ubicar la energía es diciendo que las cargas son pequeñas distribuciones de energía”. "Estas dificultades no han sido salvadas: existen hasta hoy”
Paul Davies, (New Scientist Magazine - 27/02/2012) : “La nada no está vacía, es un vacío lleno de energía y presión que llena todo el espacio y tiene propiedades físicas mensurables tales como la densidad de energía y la presión"
Peter Higgs en 1964, a pesar de Einstein, propuso que el espacio no está vacío sino lleno de partículas, llamadas bosón de Higgs, que forman un campo que transforma la energía en partículas y obstaculiza las partículas generando la masa.
Todo lo cual está de acuerdo con el Principio de la Teoría Cuántica de la Energía Oscura cuyo abatracto es el siguiente:
la Teoría Cuántica de la Energía Oscura descubre las causas de las leyes de Newton, es una alternativa a las teorías de la Relatividad de Einstein, al modelo estándar de Física de Partículas y a las teorías de campos vacíos. Define los conceptos: energía, fuerza, masa, fuerza inercial de oposición, carga eléctrica y campo magnético. Establece un universo lleno de energía oscura, sometido al Principio de la Energía Oscura, el cual determina que la energía es la única sustancia material básica del universo, que llena todo el espacio y forma las partículas, por lo cual, la densidad de energía es la causa de toda acción mediante las nuevas magnitudes: densidad volumétrica (presión), superficial (empuje) y lineal (fuerza). Es una teoría microfísica donde los desplazamientos son discretos y la energía está cuantificada; explica la transición a la macrofísica, y resuelve la mayoría de los problemas de la Física Teórica Clásica, de la Física Cuántica y de la Astrofísica. Desarrolla la Teoría Cuántica del Movimiento, la Teoría Cuántica de los Campos Unificados, la Teoría Cuántica de la Gravedad, la Teoría Cuántica Electrostática; descubre las condiciones de estabilidad de las partículas, la inversión de las fuerzas electromagnéticas, la causa del fotón, de las antipartículas y de las partículas inestables, calcula la fuerza de Gravedad, Electrostática, Magnética, la fuerza Fuerte y Débil. Y mucho más.
Un saludo para todos. Respondo a cualquier pregunta referente a mi teoría.

13.Publicado por Mauricio Amaya el 08/08/2012 15:55
La ciencia es una preciosa y objetiva herramienta que tenemos para buscar parte de la verdad, no implica que sea determinista, hay otos campos, que esta no pueda escudriñar , como es el campo espiritual, se requiere de otra heramienta, ejemplo la Fé, por lo tanto como humanidad debemos avanzar de manera humilde y objetiva,buscando las respuestas Qque Dios, creador de todo principio ha dejado y recrearnos con sus juegos y acertijos representados en leyes, en matematicas, en teorias, misterios, en beneficio de una humanidad sedienta de amor y paz. Bienvenida la ciencia y la religión con sentido humano.

14.Publicado por Mariano el 09/08/2012 14:22
Para Mauricio Amaya -13-
Al contrario que el campo material diseñado y supuesto por los científicos, el campo espiritual (cristiano) tiene que ser único y determinista pues se basa exclusivamente en las palabras de Jesucristo y no es una suposición. Pero lo que denuncio es la falta de honestidad científica, pues considero que mentir y engañar a la humanidad es una falta de honestidad. A lo largo de la historia de la física teórica se han diseñado teorías insuficientes, deficientes, abstractas, contradictorias y, a veces, inventando o creando campos y partículas con facultades prodigiosas e inexplicables con el objetivo de explicar gratuitamente, sin explicación científica, los resultados de las pruebas experimentales, pues éstas si son las verdaderas herramientas de la ciencia.
Cuando los científicos encuentran un problema que no pueden explicar, en lugar de denunciarlo, lo ocultan. Un ejemplo claro es el bosón de Higgs. Desde los tiempos de Newton, el problema era la masa de las partículas. La masa es una propiedad de los cuerpos materiales que es la medida cuantitativa de la oposición a cambiar su estado de movimiento, es decir, la oposición a acelerarse. Higgs pensó que esa oposición pudiera deberse a una sustancia invisible que existe en el espacio (campo de Higgs) que obstaculiza el movimiento de las partículas, generando la masa.
Sin embargo, si el cuerpo es elástico, cuando se acelera, se deforma; se alarga si la fuerza tira del cuerpo y se comprime si la fuerza empuja al cuerpo. Pero si se deforma quiere decir que está sometido a dos fuerzas iguales y opuestas. ¿Cómo puede ser que se acelere si está sometido a dos fuerzas iguales y opuestas? . El bosón de Higgs no lo explica. Mi teoría Cuántica de la Enerfía Oscura, si lo explica.
Saludos cordiales,
www.gomezdeolea.com

15.Publicado por Joaquin González Alvarez el 09/08/2012 17:11
Para Mauricio Amaya 13.
Sin intención de irreverencia pregunto: ¿no es dudar de la omnipotencia y bondad de Dios creer que pueda "entretenerse" planteándonos acertijos y puzzles, en vez de librarnos de tterribles desastres naturales, del cáncer, del s;indrome de Dawn,, de la estupidez de algunos humanos, etc., etc.?.

16.Publicado por Ulises el 10/08/2012 12:50
A tu pregunta Joaquin González Álvarez...;¿no es dudar de la omnipotencia y bondad de Dios creer que pueda "entretenerse" planteándonos acertijos y puzzles, en vez de librarnos de terribles desastres naturales, del cáncer, del s;indrome de Dawn,, de la estupidez de algunos humanos, etc., etc.?. es algo confusa tu pregunta, pego hago mi aporte ..acertijos y puzzles..la perfección como realidad implica que haya enormes campos de ignorancia donde se puede sembrar conocimiento, presumo personalmente como una perfección el propio universo desde el punto de vista que es lo mas complejo visible. las cosas en este pequeño planeta podemos tomarla desde dos puntos de vista: aquellas que podemos manejar los humanos y aquellas que no (o aún no en su defecto), así que la estupidez de los humanos de la cual somos parte por supuesto es nuestra responsabilidad, es complejo pero por supuesto podemos buscar la verdad (que será la realidad que nosotros podamos aprehender). Abdúl Bahá expresó hace mas de cien años que el destino de cada humano descansa en tres pilares, La naturaleza en función de su nacimiento, (todo con lo que vino sin que su voluntad intervenga), La voluntad de hacer algo de sí mismo (es decir que quiere o quiso hacer con aquello que nació), y por último la asistencia divina (es decir todos aquellos escritos espirituales que le darán una guía, (más si cree o nó que Dios le asiste etc), lo he resumido pero puede entenderse, y expresa Abdul Bahá que del equilibrio de esos tres pilares depende el destino de ese ser humano, analogamente las sociedades son como un cuerpo vivo regido por lo mismo.
Hay que ser positivos y al menos pensar en que incluso la reflexión sobre lo que nos rodea también depende de lo que creemos, así que seguramente hay mucho mas de Dios esperando a que nos demos cuenta, solo hay que buscar con espíritu de explorador, libre de prejuicios, libre de esquemas rígidos, pues así estamos hechos por la divinidad o la naturaleza, como se quiera creer, justamente la libertad es lo que no hemos de perder si queremos una verdad nuestra cercana a la realidad.
La ciencia es absoluta realidad imposible de negar, el asunto es qué verdad vemos cada ser humano en ella.
La ciencia si se la confronta con la religión gana la partida sin duda.
Por eso en la Fé Bahá'í uno de los principios es la armonía entre ciencia y fé, como ya se expresó son como las alas de un pájaro, con una sola el pájaro humano no vuela. Hay que buscar buscar buscar......
Abrazo Joaquín, deseo éxitos en tu búsqueda.

17.Publicado por Mariano el 10/08/2012 13:26
Para Joaquin González Alvarez -15 - y Mauricio Amaya -13 -
El problema que nos presenta de porqué Dios consiente en las desgracias del ser humano, no es simplemente un campo de Fe (Fe ciega), pues se pueden buscar las causas. Para ello hay que intentar comprender las intenciones de Dios para con el hombre y el universo. Dios creó las leyes de la vida, las leyes de la evolución y las leyes físicas, y las mantiene. Pero lo más sorprendente fue que esa evolución tenía como objetivo conseguir una especie con la facultad de libre albedrio, independiente del mismo Dios: el hombre. Jesucristo dijo que el hombre está en la Tierra para merecer el paraiso después de la muerte, si cumple con las dos leyes: amar al prójimo y a Dios, a pesar de las contrariedades y calamidades de este mundo. No nos regaló el paraiso. Por eso, la Fe es la herramienta. Sin Fe creeríamos que Dios no tiene bondad, pero ese es un defecto que se aprecia en los argumentos de los que no quieren creer en Dios, pues piensan que el concepto de bondad que tiene el hombre (algunos) ha de ser el mismo que el concepto de bondad de Dios. Por lo mismo, los argumentos y razonamientos del hombre tampoco son los de Dios. Pretender entender a Dios es inutil, pues nuestra inteligencia es infinitamente pequeña.
Respecto de la ciencia, el hombre no crea la ciencia. El hombre crea teorías falsas. El hombre pretende descubrir las leyes verdaderas que Dios creó y estableció y que mantiene permanentemente.
Considero que la frase del comentarista: "debemos ...recrearnos con sus juegos y acertijos representados en leyes, en matematicas, en teorias, misterios" .,..no es acertada, no porque sea una ofensa hacia Dios, sino porque es una ofensa hacia el hombre investigador de ciencia, El trabajo del investigador no es un juego ni un acertijo.

18.Publicado por Ulises el 13/08/2012 01:29
Estimado Mariano, coincido totalmente contigo, lo tuyo ha sido muy claro; un abrazo.

19.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 14/08/2012 04:55
El artículo, en el aspecto netamente científico, nos deleita con una exposición sencilla pero no menos lograda, de los alcances e importancia del Boson de Higgs, y en ello no hay nada que se pueda reprochar...

Ahora, cuando se extiende en las supuestas implicancias filosóficas y sobre todo " metafísicas", resulta imposible no incurrir en " salvajadas" , repitiendo el calificativo plasmado por Igea...pués habría que comenzar por preguntarle que entiende por " metafísica"... porque si nos ceñimos al significado usual de la palabra, entenderemos que se trata de algo que " está más allá de física..." y entonces estamos ante una arbitrariedad, una creencia... ante una simple declaración de parte y tendré que darle la razón que un descubrimiento tan importante, no puede alcanzar ni positiva ni negativamente a un concepto tan fantásticamente gaseoso como " metafísica"... No conocemos más que el mundo físico.... nuestro entorno físico y no hay razón alguna, más allá del pensamiento mágico o irracional, para suponer, como podemos suponer algremente cualquier cosa, de que pude haber ( por no utilizar la palabra existir ) algo más allá de la física...

Implicancias filosóficas trascendentes, tampoco creo que las pueda haber... en todo caso no más de las que ya ha tenido el conocimiento científico no del siglo XXI, sino del XX o hasta del XVIII yXIX, suficiente en todo caso, para desvirtuar a todas las religiones y sus dioses " creadores, omniscientes, omnipotentes y omnipresentes, que a estas alturas sólo pueden estudiarse como fenómenos antropológicos, socio-culturales, folklóricos y como parte importante de una etapa infantil, primordial en la evolución hacia una mayor complejidad y rigurosidad del pensamiento humano...

Tan infantil, que pese a su formación profesional como científicos, todavía no consiguen entender, que la misma ciencia ha terminado por evidenciar, los errores de planteamiento que subyacen a sus infantiles cuestionamientos, como suponer, que alguién ( una persona, una entidad, dotada de voluntad y propósitos definidos ) ha tenido que " crear" ( otra arbitrariedad que subyace a la idea de una " nada" de la que surgido " algo", en el marco de un espacio y tiempo ( separados, como los imaginábamos antes de la " relatividad" ) y en una relación causal directa, entendida como " absoluta", como si Hume no la hubiera refutado hace más de doscientos años, contextualizándola en el ámbito al que pertenece, es decir el de lo fenoménico y basado en la costumbre, por simple asociación de ideas y contiguidad en el tiempo... o como las formas apriori con las que la naturaleza nos ha dado para conocer el mundo, espacio, tiempo y causalidad ( como brillantemente expone Kant )

La ciencia hace tiempo que demostró la inutilidad de cuestionarse el " por qué" de las cosas.... justo por eso, por estar contaminado por la suposición de causalidad y hasta de voluntad y propósito....características inherentes a los seres vivos, que en modo alguno alcanzan a la naturaleza, al entorno físico... La ciencia sólo pretende, humildemente encontrar la explicación más aproximada al " cómo " son las cosas... confiada en que por más que tenemos claro, que sólo accedemos a una interpretación de la realidad, la misma se desarrolla en un entorno " físico" incuestionable ( no metafísico), y al que sólo podemos conocer, a través de la observación y experimentación...y que existe un límite físico ( no divino ) natural para esa capacidad de observación.... más allá del que ya no podemos conocer nada, porque no ya no son posibles transferencias de energía... donde el espacio tiempo pierde su razón de ser.. donde nada " sucede" y genera más causas y efectos que sólo se dan el mundo macroscópico, escenario de lo fenomenológico... donde ya tendríamos que haber encontrado evidencias abrumadoramente contundentes de algún supuesto Dios, " Creador" ( a través del espacio -tiempo) de todo el espectro visible y experimentable de una realidad que nos sobrepasa, que nos excede... y que hace tiempo que nos ha dado pruebas más que suficientes, de que no somos especiales, que no ocupamos un lugar importante en el universo... y que bien podriamos desaparecer sin que en esencia represente el fin del universo o un cambio trasncendente e irreversible...

Saludos cordiales.

20.Publicado por Guillermo el 14/08/2012 20:59
A todos los fisicalistas dogmáticos les resultaría sumamente provechoso y edificante considerar los trabajos de
Gauss, Riemanns, Klein, Helmholtz, Zöllner, Thompson, Rayleigh, Mach, Kaluza, Jeans, Witten, Duff, Hardy, Gödel, Tegmark, Bohm, Schrödinger, Hiley, Dürr, Stapp, Penrose, Wigner, Görnitz, Deutsch, deWitt, Everett, Davies, Heim......
para entender que la física da de sí lo que da de sí, para ampliar su horizonte y crecer interiormente.
También sería aconsejable conocer las trabajos de
Sedlacek, Kellehear, Lorimer, Morwood, Sheldrake, Sabom, Lommel, Ring, Tart, Goswami, Grof, Serwaty, Musgrave, Fenwick, Greyson, Lorber, Schwedenborg, Guggenheim, Morse, Cook, Levine, Raudive, Högl, Monroe, Long, Zammit, Atwater......
para abandonar, salir del cómodo cascarrón materialista y desprenderse de las cadenas y ataduras de la materia y la razón; los objetos materiales sólo son campos y para la razón ni siquiera hay argumentos racionales que justifiquen racionalmente la razón, que depende de axiomas que se dan por sentados pero son indemostrables; por eso el racionalismo es dogmático, el materialismo es sólo fisicalismo y el realismo es sólo interpretacionismo o, como en el caso de Hume, una teoría empirista-sensualista y psicologísta.
Y cuando hayan esperimentado estados holotrópicos por fin podrán volar. Pero el camino es largo y hay que subir muchos escalones; no es un camino apto para los cómodos y cobardes que se quedan parados en un escalón y no se atreven a seguir ascendiendo. Librarse del materialismo y del racionalismo cuesta, la mayoría se quedan en el camino.

21.Publicado por Mariano el 17/08/2012 23:07
Para Gustavo Rozas Valz - 19 -
-Observo que comete errores de bulto en sus argumentos y utiliza sentencias mediante frases tajantes que pretende sean argumentos lógicos, cuando, en realidad, son simplemente expresiones de sus propios deseos.
-No es cierto lo que usted afirma: “la ciencia hace tiempo que demostró la inutilidad de cuestionarse el "por qué" de las cosas”,
R- miles de científicos de todo el mundo, investigadores de las universidades y de los centros de investigación, siguen trabajando cuestionando el por qué de las cosas, de los fenómenos observados y de las teorías que desarrollan. Del fruto de estas investigaciones se van descubriendo nuevas tecnologías que ayudan al progreso de la humanidad. La ciencia ha demostrado lo contrario de lo que usted afirma, pues demuestra que es absolutamente necesario cuestionarse el porqué de las cosas.
-A lo largo de 30 años he desarrollado la “Teoría Cuántica de la Energía Oscura” empezando por cuestionar todas las leyes y teorías conocidas, que son las interpretaciones de la realidad, hasta encontrar el por qué de las cosas.
-No es cierto lo que usted afirma: “existe un límite físico natural para la capacidad de observación”
R- los avances de la investigación científica y tecnológica demuestran todo lo contrario. De acuerdo con mi teoría, el único límite de observación es la propia energía que es oscura e invisible, pero se pueden detectar sus efectos, como, por ejemplo, la luz, la fuerza, la masa. El último “por qué” es conocer el origen de la energía, la causa del big-bang, etc.
-No es cierto lo que usted afirma : “hace tiempo que la realidad nos ha dado pruebas más que suficientes, de que no somos especiales, que no ocupamos un lugar importante en el universo”.
R- Sin considerar.la existencia de vida extraterrestre, la especie humana es el único ser vivo que se ha dado cuenta de que existe un universo, y que se pregunta de dónde viene, para qué está en el universo, y a dónde va. El único que tiene facultades y sentimientos especiales, y, aunque de forma inconsciente e involuntaria, tiene la facultad de la precognición. Mediante la tecnología actual y la tendencia progresista, puede viajar por el espacio, etc. ¿No son propiedades suficientemente especiales?. Esta sería la respuesta a aquello de creced y multiplicaos…por el universo entero.
En el próximo comentario le comentaré sobre los errores del contenido de sus artículos dedicados a su propaganda atea.
Saludos cordiales

22.Publicado por Mariano el 20/08/2012 12:43
Para Gustavo Rozas Valz - 19 -
-Observo que comete algunos errores en sus argumentos y utiliza sentencias mediante frases tajantes que pretende sean argumentos lógicos, cuando, en realidad, son simplemente expresiones de sus propios deseos. Son sus deseos porque usted se ha declarado ateo, y evita o niega todo lo que vaya en contra del ateismo.
-No es cierto lo que usted afirma: “la ciencia hace tiempo que demostró la inutilidad de cuestionarse el "por qué" de las cosas”,
R- miles de científicos de todo el mundo, investigadores de las universidades y de los centros de investigación, siguen trabajando cuestionando el por qué de las cosas, de los fenómenos observados y de las teorías que desarrollan. Del fruto de estas investigaciones se van descubriendo nuevas tecnologías que ayudan al progreso de la humanidad. La ciencia ha demostrado lo contrario de lo que usted afirma, pues demuestra que es absolutamente necesario cuestionarse el porqué de las cosas.
- Yo mismo, a lo largo de 30 años, he desarrollado la “Teoría Cuántica de la Energía Oscura” empezando por cuestionar todas las leyes y teorías conocidas, que son las interpretaciones de la realidad, mediante la cual he podido encontrar el por qué de las cosas materiales.
-No es cierto lo que usted afirma: “existe un límite físico natural para la capacidad de observación”
R- los avances de la investigación científica y tecnológica demuestran todo lo contrario. De acuerdo con mi teoría, el único límite de observación es la propia energía que es oscura e invisible, pero se pueden detectar sus efectos, como, por ejemplo, la luz, la fuerza, la masa. El último “por qué” es conocer el origen de la energía, la causa del big-bang, etc.
-No es cierto lo que usted afirma : “hace tiempo que la realidad nos ha dado pruebas más que suficientes, de que no somos especiales, que no ocupamos un lugar importante en el universo”.
R- Sin considerar.la existencia de vida extraterrestre, la especie humana es el único ser vivo que se ha dado cuenta de que existe un universo, y que se pregunta de dónde viene, para qué está en el universo, y a dónde va. Es la única que tiene facultades psíquicas y sentimientos especiales.
De acuerdo con mi teoría, y con las observaciones del astrofísico John K. Webb, la velocidad de la luz en el espacio del cosmos puede alcanzar valores muy superiores a los de nuestro sistema solar. Mediante la tecnología actual y la tendencia científica progresista, el hombre puede viajar por el espacio, etc. ¿No son propiedades suficientemente especiales?. Esta sería la respuesta a aquello de “creced y multiplicaos”…por el universo entero.
La ciencia modifica la evolución del hombre, pero no conoce con seguridad si habrá un final del universo, ni si el hombre continuará progresando en su evolución hacia otras formas superiores.
Saludos cordiales

23.Publicado por Mariano el 20/08/2012 13:00
Gustavo Rozas Valz - 19 -
He leído sus artículos publicados en Internet, entre los cuales destaco, al pie de la letra, el siguiente:
“En lo personal yo si me declaro “ateo”, como reafirmación de un posición militante ante un estatus opresivo, anacrónico y autoritario; ya que por desgracia las religiones no se conforman con limitar su influencia al ámbito de sus respetables y voluntarios adeptos, sino que continúan manteniendo un poder político y económico, que les procura inaceptables injerencias sobre parámetros y referentes que rigen a las sociedades civiles; como todo lo relativo a leyes, normas, currículas educativas, costumbres y llegando al colmo de sentar posturas hasta en lo científico y tecnológico, siempre cautelando un espacio para interpretaciones finales, que les aseguren un espacio vital para absurdos dogmas, que finalmente son su leit motiv y herramienta fundamental para medrar a costa de la ignorancia de las mayorías”.
-R De su escrito se deduce que usted se declara “ateo” por estar diametralmente opuesto al autoritarismo y al poder económico y político de las religiones. Me temo que usted, como la mayoría de los ateos que intervienen en estos foros, confunde a Dios con las religiones. Las religiones están formadas por hombres, y los hombres están sedientos de poder. Recuerde aquello de Gregorio Marañón: “Todos queremos ser importantes”, incluso los jerarcas y colaboradores de todas las religiones. Usted se declara agnóstico o escéptico, no porque no crea en Dios, sino porque no admite ninguna religión o no cree en las religiones formadas por hombres que se dedican, o se han dedicado, a asesinar a supuestas brujas y herejes, a recaudar fondos sin medida, o a aumentar su poder sobre los hombres. Pero todo eso no implica que Dios no exista. Corregir esas deficiencias o abusos es un problema que atañe a los hombres. La historia está llena de ejemplos en los que el hombre ha combatido abusos de todas clases. Capturar asesinos y ladrones es una tarea de los hombres, no de Dios.
-En el comentario usted dice: “el mundo macroscópico, escenario de lo fenomenológico... donde ya tendríamos que haber encontrado evidencias abrumadoramente contundentes de algún supuesto Dios”
-R- parece que usted piensa que la ciencia debería poder demostrar la evidencia de “algún supuesto Dios”
Existen pruebas materiales de la existencia de Jesucristo, de sus palabras, hechos, milagros, muerte y resurección, tales como los evangelios, las referencias historicas abundantes de los historiadores de la época, la Sábana Santa, etc.,pero los ateos no las admiten porque demuestran que existe Dios, pues Jesucristo realizó los milagros para que le creyeran y reconocieran como Hijo de Dios, con poder sobre la vida y la muerte.
En cualquier caso, hay un consenso entre científicos y filósofos, que determina la imposibilidad de demostrar`por meiodos filosóficos o científicos que Dios existe o que Dios no existe.
Saludos cordiales

24.Publicado por Francisco el 25/08/2012 15:37
Para Guillermo #20
Que razón tienes. Cuesta dejar y superar este materialismo caduco y este racionalismo rancio, seco, putrefacto y estéril.

25.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 25/08/2012 18:39
Mariano: Ante todo, me parece que es Ud el mismo Mariano ( discúlpeme en todo casi si me equivoco ) con el que sostuve un interesante aunque al final inconducente debate sobre un tema similar... Le confieso, que cuando leo sus dos comentarios en respuesta al mío, la sensación es de completa perplejidad... matiza ud acotaciones interesantes con declaraciones de parte sin el menor sustento, que rayan en la bipolaridad... ( disculpe ud si le parece un tanto duro el término ) y con mayor razón reafirmo mi postura de ateo militante, porque en ud veo una prueba viviente del daño que causa en personas con adecuada formación, ese cáncer de la religión y las creencias irracionales... y es que si Ud ha escrito y encontrado el por qué " de las cosas" con su teoría cuántica de la energía oscura, refutando a todos los físicos y astrofísicos más " notables " de la humanidad, entonces estoy teniendo el atrevimiento temerario de discutir con un astrofísico miembro del " summum" de la comunidad científica, es decir la Academia y entonces realmente estoy en graves problemas y a un paso de enfrentar el ridículo total...

Pero dicen que la ignorancia es atrevida, así que recojo el guante aunque en ello me vaya la vida y trataré de refutar lo mejor posible su réplica y comenzaré por su segundo comentario, donde según Ud, hay una cierta indefinición sobre mi condición de ateo: dice ud: " parece ud piensa que la ciencia, debería encontrar pruebas de la existencia de algún supuesto Dios", y definitivamente no Mariano, no es labor de la ciencia ni parte de su agenda, condicionar su trabajo sobre materias que pueden ser parte de su estudio y a las que en todo caso excede, como la antropología y todos los fenómenos socio-culturales dentro de la historia de la evolución del pensamiento humano, de la que forman parte las religiones, las creencias, los contratos sociales, la formación de familias, clanes, tribus y estados.... Es ahí, donde podemos encontrar respuestas, primero para el origen fantástico de la creencia en Dioses y poderes supremos; al respecto hay un una interesante y muy plausible teoría acerca de la " patronicidad" y la " agenticidad" de donde podría muy bien haber surgido por distorsión, el pensamiento religioso y la creencia en Dioses ( se lo recomiendo sin reticencias ). Y no es su objetivo, porque en todo caso y ya no podemos permitir que se nos confunda con tan burda añagaza, la responsabilidad, el cargo por la prueba, va por cuenta y riesgo de los que aún hoy, arbitrariamente postulan la existencia de un supuesto Dios, que necesariamente implica postular otra arbitrariedad, como la metafísica ( algo que este´más allá de la física ) como podemos postular alegremente la existencia de cualquier entidad surgida de lo más profundo de nuestra febril imaginación... Lo de ateo, efectivamente se trata de una postura, de los que nos resistimos a seguir siendo víctimas de creencias absurdas, sostenidas por religiones institucionalizadas, con un poder político y económico innegable, que todavía pretenden ser referentes de opinión sobre temas que están más allá de sus alcances, como el mundo físico.... ( el único mundo que hay ).

Dice Ud, que existen pruebas de la existencia de Jesucristo y demás... No sé en todo caso que prueba eso respecto a Dios. Probablemente haya existido un profeta como muchos de la época, llamado Jesucristo... que luego se convirtió en leyenda, una leyenda que ha perdurado más de dos mil años ( y eso en todo caso es lo único milagroso ). Pero en todo caso ¿ donde queda su espíritu crítico de científico, Mariano ?. Que lo lleva a pensar que tres cuartas partes de la humanidad viven en el error ? ¿ Qué lo ha llevado a pensar, que un supuesto Dios, todo poderoso, omnisciente, omnipotente, y omnipresente, tenía la necesidad de envíar a un supuesto hijo, para que nazca en un planeta intrascendente de un sistema insignificante, en un territorio insignificante, en un período oscuro e intrascendente, en un estadío primordial del pensamiento y el conocimiento, para dejar un supuesto e inextricable mensaje, que no había forma de que llegue eficientemente a toda la humanidad ? a través de mamotretos alegóricos, ambiguos, contradictorios como los evangelios, escritos por hombres como menos formación que un niño de diez años de nuestros días?. Resulta incomprensible, pero en todo caso está en todo su derecho... pero de ahí a pretender otorgarle un valor universal a un cuento sostenido por generaciones, definitivamente es otra cosa....

( continuaré con su primer comentario luego, por falta de tiempo )

26.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 27/08/2012 03:41
Mariano: continúo con la respuesta a sus comentarios: Dice Ud, que mis argumentos no son lógicos y sólo son la expresión de mis deseos... Mariano, aplíquese el cuento... Nada más ilógico y emocional precisamente que las creencias, sea cuales estas fueren, entre las que está postular arbitrariamente que existe un Dios, cuando no hay absolutamente no ya la menor prueba, sino, ni siquiera el más insignificante indicio de ello... Dice ud que me equivoco cuando afirmo que: " la ciencia hace tiempo que optó por no custionarse el por qué de las cosas..." Y el punto aquí mi estimado Mariano, es una cuestión de semántica... Un pensamiento basado en un error de concepción de espacio y tiempo absolutos, en geometría euclidiana y la forma como nos ha sido dado conocer el mundo observable, es decir espacio-tiempo y causalidad, a lo que podemos unir un error de concepción basado en la " patronicidad" y " agenticidad" hacen que el ´término por qué, lleve implícita la aceptación de que la causalidad ( como forma natural de nuestro pensamiento ) tiene una validéz intrínseca ( y de ahí que cite a Hume ) y lo que es peor, lleva implícito también el error flagrante de que todo tiene que tener un propósito y una voluntad que lo anime ( otra vez la agenticidad...)... Ahora, que la causalidad tenga un insoslayable valor pragmático y estadístico para estructurar conocimiento ( hasta ciertos límites ) resulta innegable y claro que es una tendencia natural del ser humano ( suya, mía y de todos ) de cuestionarnos el por qué de las cosas...

Pero el estadío actual del conocimiento, implica que contextualizemos esas inquietudes en simplemente hallar el cómo son las cosas... porque en el umbral de la realidad observable, en el pixeleo, en el grano básico de la naturaleza, a escalas de Planck ( eso ud como astrofísico debería tenerlo más claro que un simple y curioso aficionado autodidacta para colmo en múltiples materias, hobbies y aficiones varias ) los conceptos de espacio- tiempo se diluyen... y por lo mismo la causalidad, que implica una contiguidad en el tiempo y el espacio por medio de una asociación de ideas... es más, se especula que simplemente serían el efecto macroscópico de la expansión de nuestro universo.... Luego dice Ud, que en su teoría cuántica de la energía oscura, ha encontrado el " por qué " de las cosas, ergo: del mundo material; y entonces me pregunto, ¿ por qué no le ahorró ud a la comunidad científica y los estados patrocinantes, la millonada inutilmente gastada en el acelerador de Hadrones? ¿ Ha Ud leído el artículo materia de los comentarios y la excelente explicación de las implicancias del descubrimiento en mención, más allá de los " alcances" filosóficos y metafísicos..?.

Finalmente cierra ud su comentario, acerca de sus apreciaciones personalísimas y en extremo subjetivas acerca de la real importancia del hombre en el universo y una vez más estamos ante sus prejucios antropomorfistas y antropocentristas, típicos de las personas en extremo religiosas.... Mariano, el que no exista Dios, no responde a mis más profundos anhelos o deseos... yo creo que no corresponde a los de nadie. Qué bonito sería pensar que existe un Dios que nos ama y protege, que existe el paraíso y la vida eterna, pero lo cierto es que no hay la menor prueba de que ello pueda ser posible.... Se maravilla ud de que actualmente seamos capaces de acumular tanto conocimiento y tecnología, pero yo le debo recordar que es otorgarl méritos a demasiados.... la inteligencia superior, la capacidad de abstracción, son una rareza y un fenómeno emergente ( como la conciencia ). Todo el conocimiento científico y su aplicación en tecnología, en realidad es mérito de un insignificante porcentaje de humanos que pueblan y han poblado el planeta.... el resto se beneficia y cuelga de esos avances, pero nuestro cerebro en el fondo más parece haber evolucionado básicamente para buscar soluciones sencillas para problemas cotidianos y pretender por la misma vía hacerlo con asuntos complejos ( de ahí las creencias y religiones ).

¿ Cómo puede concebirse que seamos el centro y razón de ser de un universo creado por algún dios, cuando no tenemos más de 100,000 años como especie definida... cuando estuvimos a punto de extinguirnos hace 70,000 ( de ahí nuestra poca diversidad genética ) en un planeta insignificante, de un sistema insignificante de 4,500 millones de años ( donde hay vida hace 3,000´000 ) en una galaxia más de entre miles de millones, en un universo de 13,700´000,000 millones de años ? ¿ Es posible no contextualizarnos en medio de esas cifras tan abrumadoras ? Ni siquiera podemos considerarnos exitosos en términos de supervivencia, porque hay especies que tienen cientos de millones de años ( como los celacantos ) habitando este planeta y nosotros en apenas 100,000 ya lo estamos llevando al límite de su capacidad para nuestra voracidad de recursos ( justo por ese antropomorfismo religioso que tontamente piensa que todo está para nuestro aprovechamiento y mejor beneficio ). No hay nada que nos asegure que evitaremos una extinción... y curiosamente el único camino para evitar ello, estará de manos de la ciencia, superando los " prejuicios" religiosos, como el control de la natalidad, como la experimentación con nuestros propios genes primero y cuando no sea suficiente, nuestra transformación en estructuras mixtas, no biológicas o directamente en pura información... En fin Mariano, para considerarnos de véras especiales, tendremos que esperar a la posibilidad de compararnos con otras formas de vida de preferencia inteligentes ( si las hay que en todo caso pareciera lo más probable ) para tener un marco de referencia más imparcial y objetivo...

Saludos cordiales.

27.Publicado por Aresiano el 27/08/2012 15:27
Sr. Gustavo
En vista de su intolerancia y odio a los creyentes, ¿no sería más efectivo modificar la constitución? Pues ésta ampara y protege la libertad de creencia y opinión, así como protege el derecho de libre reunión y expresión. Porque a estas alturas debería usted haber ya asimilado que debatir y refutar es una pérdida de tiempo. Creyentes e incrédulos llevan discutiendo durante siglos sin aclarar nada. Si uno visitara un foro de debate de creyentes vs ateos, luego lo dejara y después de 20 años lo volviera a visitar, vería que no hubiese cambiado nada. Seguirían los mismos argumentos, los mismos insultos y las mismas falacias.
Lo suyo, Sr. Gustavo, no es refutación de nada, es sólo criticismo. Entiendo que sea usted militante y se encuentre, usted y otros ateos, en una misión. Pero ateos siempre ha habido y nunca han tenido gran éxito. La historia demuestra que el ateismo sólo se puede instaurar por la fuerza. Los sistemas políticos y estados que han estado basados en ideologías ateas han sido los sistemas más brutales. De nada sirve que intente usted darle al ateísmo un toque humanista y científico. El comunismo soviético (fracasado) era ateísmo institucionalizado y pretendía construir una sociedad atea en nombre de la ciencia.
Si habla de creencias absurdas, aplíquese el cuento. La creencia que los seres vivos surgen así, fortuítamente, de la materia anorgánica es una creencia indemostrada y absurda. La creencia que la creación apareció por azar se encuentra en la esfera de pensamiento mágico; creer que algo existe o ha aparecido por casualidad equivale a inexplicabilidad científica. El azar o la casualidad no pueden ser causa de nada porque no son una fuerza o energía.
Que la conciencia es un fenómeno emergente es otro dogma del materialismo eliminativo que no está probabado; en todo caso será una teoría más entre otras, hay muchos científicos (físicos, neurólogos, cardiólogos, cirujanos, neuropsiquiátras) que no están de acuerdo.
Que para usted realidad equivalga a materialidad es otra indicación de sus prejuicios y su ceguera. La materia del modelo standar de física sólo da cuenta del 4% del universo observable
La mayoría de sus comentarios no aportan gran cosa, son los típicos lugares comunes, los tópicos ateos de siempre, leyendas populares ateas.
Debe usted profundizar más, penetrar con más intensidad y discernimiento en la existencia, Sr. Gustavo.
Si uno analiza las estadísticas de internet (con Alexa, p.ej.) observa que el intereés por el ateísmo está disminuyendo cada vez más. Es comprensible, porque ¿qué tiene que ofrecer el ateísmo? Y no nos venga con promesas de libertad y felicidad.
No se desanime, se puede superar el ateísmo y el nihilísmo.

28.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 28/08/2012 04:39
Sr. Aresiano. Ante todo me gustaría que se identificara como se debe, es decir con su nombre y apellido, ya que un seudónimo así, puede aparecer y desaparecer convenientemente, según el rumbo de la discusión y cómo le fué a uno en ella... No obstante, le voy a responder. Primero, no odio a los creyentes y por eso y mucho más, intuyo que no sólo no ha leído de mis comentarios con excepción de lo relativo a las creencias religiosas, sino que ni siquiera se ha tomado la molestia de leer el interesante y revelador artículo motivo del presente debate..... y eso ya resulta más preocupante.

Las creencias en cualquier estado que necesariamente tiene que ser laico, deben quedar circunscritas al estricto ámbito de lo privado, de las comunidades de creyentes y hasta ahí la libertad de opinión y reunión... el problema surge, cuando como siempre lo han hecho, se permiten inaceptables injerencias en la vida política, social y hasta en el campo del conocimiento, donde no tienen nada que aportar... ¿ Intolerancia ? la ejercida ancestralmente por las religiones... no por gusto le debemos al cristianismo ochocientos años de atraso y oscurantismo, la noche de la humanidad; ....y como ejemplo más reciente, una legión de millones de idiotas en el medio oriente ( que viven en la actualidad su propia edad media de intolerancia y fanatismo ) están convencidos de que yo y Ud también ( uno como ateo y otro como cristiano ) somos infieles, y merecemos sucumbir bajo la espada justiciera de una guerra santa.... Y si la explicación del fracaso del comunismo soviético, lo atribuye ud, a que eran ateos, vaya explicación más simplista para una debacle que tiene como causa múltiples factores estructurales que sería materia de otro debate mucho más amplio como para tomarse debidamente en serio.

Hasta aquí lo relativo a mi supuesto odio e intolerancia hacia las religiones. De aquí en más, me permitiría extenderme en explicaciones lo más sencillas y digeribles posible, para sacarlo del error monumental que expone en sus " argumentos", pero como para colmo se lanza Ud en un tono de perdonavidas que la verdad lo deja muy mal parado, trataré de ser lo más escueto posible. Para comenzar, de nada han servido las respuestas de comentarios anteriores acerca de los límites pragmáticos de la causalidad y mi aclaración semántica acerca del adecuado uso del término " cómo" en vez del por qué....tampoco ha leído ud lo relativo a la patronicidad y agenticidad... finalmente me pregunto ¿ ha leído ud algo sr Aresiano?. disculpe la dureza de mi expresión, pero extenderme nuevamente sobre lo mismo, sería una vez más tiempo perdido...¿ Cree ud sinceramente, que tiene que haber habido algo así tan rimbombantemente fantástico como una " Creación" ? ¿ Que tiene que haber habido alguién ( una entidad ) que ha creado todo, y eso sin que surja necesariamente la pregunta de que alguién tendría a su vez que haber creado a esa identidad o supuesto creador? ¿ Cree de corazón sr Aresiano, que todavía es motivo de debate, por qué hay algo en vez de nada, y por ende la necesidad de una causa última ? ¿ Ha leído siquiera a conciencia el contenido íntegro de este solo artículo sr Aresiano ?. El que tiene que informarse más es Ud. Hay valiosos artículos en esta página Sr Aresiano...? revíselos ud desde por lo menos hace cuatro años... y si no quiere hacerlo ud, está en todo su derecho; aférrese a la biblia, vaya a misa, siga practicando la religión que le inculcaron sin cuestionamientos desde los primeros días de su infancia... pero no pretenda ud traer a debate para colmo con tanta autoridad y autosuficiencia ( con la seguridad del que no conoce la duda ) temas que ya han sido largamente superados, no sólo por las actuales evidencias científicas, sino hasta por las falacias lógicas y errores semánticos inherentes a sus planteamientos...

Sr. Aresiano, arriésguese a ese hermoso viaje a través del conocimiento científico... despréndase ud de esas creencias y paradigmas anacrónicos... sólo la verdad lo hará libre.


Saludos cordiales.

29.Publicado por juanmi el 30/08/2012 20:15
Bosón de Higgs, Campo de Higgs, supercuerdas, branas, hologramas, multiversos,etc....
Si consideramos la hipótesis de que puedan existir más dimensiones sean del tamaño o forma que sean. esten más o menos enrolladas,¿ no tenemos que admitir la hipótesis de que nosotros y todo lo que nos rodea incluyendo lo que no es tangible ni medible ni cuantificable somos mucho más? Es decir..si miro mi mano la veo en cuatro dimensiones pero, si barajo la hipótesis de 6 o 7 dimensiones más....¿¿¿qué es la totalidad de mi mano???Evidentemente mucho más que lo que veo. ¿Abre la posibilidad de otras dimensiones la puerta a una realidad inimaginable de nosotros mismos y TODO?


30.Publicado por Mariano el 31/08/2012 13:11
Para Gustavo Rozas Valz -26- y para todos aquellos interesados en la física

Usted dice: “Nada más ilógico y emocional precisamente que las creencias, sea cuales estas fueren”
R: Se olvida que creencia es crrer en la existencia de un Dios y creencia es no creer en ningún Dios. Usted tiene el deseo de no creer en Dios.
Usted dice: “no hay absolutamente no ya la menor prueba, sino, ni siquiera el más insignificante indicio de la existencia de Dios”
R. No hay absolutamente no ya la menor prueba, sino, ni siquiera el más insignificante indicio de la no existencia de Dios. Al contrario, tenemos pruebas físicas e indicios, tales como los historiadores de la época, como Josefo (entre otros muchos), la Sábana Santa, la transmisión oral, los Evangelios, etc., mediante los cuales un hombre real, Jesucristo, habló de la existenxcia de Dios y realizó pruebas sobrenaturales (entre otras, resucitar muertos) para que le creyeran.
Usted dijo: " la ciencia hace tiempo que optó por no custionarse el por qué de las cosas..."
R. No es la ciencia sino su filosofía particular. La ciencia y la filosofía no persiguen el mismo fin, ni utilizan los mismos medios. Desgraciadamente, en la física se han utilizado filosofías con las cuales no se han logrado explicar los resultados de las pruebas experimentales.
Usted dice: “si Ud ha escrito y encontrado el por qué " de las cosas" con su teoría cuántica de la energía oscura, refutando a todos los físicos y astrofísicos más " notables " de la humanidad, entonces estoy teniendo el atrevimiento temerario de discutir con un astrofísico miembro del " summum" de la comunidad científica, es decir la Academia y entonces realmente estoy en graves problemas y a un paso de enfrentar el ridículo total”...
R. Durante 28 años he estudiado con espíritu riguroso todas las teorías de física y no he encontrado ninguna que sea honesta y científicamente correcta. Yo no refuto las pruebas experimentales de los físicos y astrofísicos más “notables”, sino sus interpretaciones y teorías.
Supongo que usted no es un experto en física. Para su ilustración le recomiendo que se lea el comienzo y primer apartado de mi obra “Teoría Cuántica de la Energía Oscura” , que dice:

Abstracto

Este documento descubre las causas de las leyes de Newton, es una alternativa a las teorías de la Relatividad de Einstein, al modelo estándar de Física de Partículas y a las teorías de campos vacíos. Define los conceptos: energía, fuerza, masa, fuerza inercial de oposición, carga eléctrica y campo magnético. Establece un universo lleno de energía oscura, sometido al Principio de la Energía Oscura, el cual determina que la energía es la única sustancia material básica del universo, que llena todo el espacio y forma las partículas, por lo cual, la densidad de energía es la causa de toda acción mediante las nuevas magnitudes: densidad volumétrica (presión), superficial (empuje) y lineal (fuerza). Es una teoría microfísica en la que se deduce que los desplazamientos son discretos y la energía está cuantificada; explica la transición a la macrofísica, y resuelve la mayoría de los problemas de la Física Teórica Clásica, de la Física Cuántica y de la Astrofísica. Desarrolla la Teoría Cuántica del Movimiento, la Teoría Cuántica de los Campos Unificados, la Teoría Cuántica de la Gravedad, la Teoría Cuántica Electrostática; descubre las condiciones de estabilidad de las partículas, la inversión de las fuerzas electromagnéticas, la causa del fotón, de las antipartículas y de las partículas inestables, calcula las fuerzas de Gravedad, Electrostática, Magnética, la fuerza Fuerte y Débil.

LA FÍSICA TIENE PROBLEMAS

Los investigadores trabajan con magnitudes tales como: la energía, la fuerza, la masa, la carga eléctrica, el campo magnético, etc., cuya definición desconocen. Ciertos científicos, incapaces de definir las magnitudes básicas, niegan la posibilidad de su definición, argumentando que toda definición de una magnitud básica depende de la definición de otra también básica, así, siempre habrá una magnitud indefinible. Por ejemplo, Rafael A. Alemañ (LAJPE) niega la posibilidad de definir las magnitudes básicas de la física con un argumento de Perogrullo: "Las magnitudes básicas no pueden ser definidas, ya que son indefinibles".
Las teorías conocidas resuelven la mayoría de los problemas teóricos mediante procesos imaginarios; diseñados “ad hoc”, por conveniencia del investigador, sin justificación científica, por lo cual, las teorías conocidas son insuficientes o abstractas.
Por ejemplo, las tres leyes del movimiento de Newton se limitan a describir los procesos pero no explican las causas que los originan. Richard P. Feynman (PN de Física) reconoció que; « debido a que las propiedades específicas independientes que tiene la fuerza no fueron descritas por Newton o por persona alguna, la segunda ley de Newton es una ley incompleta. Newton no explicó porqué, en ausencia de fuerzas exteriores, los cuerpos se desplazan con velocidad uniforme. Tampoco explicó la causa de la aparición espontánea y misteriosa de las fuerzas de reacción, pues esas fuerzas opuestas no pueden ser ejercidas por el propio cuerpo, pues los cuerpos son inertes e incapaces de ejercer opuestas fuerzas por si mismos. Cuando se ejerce una fuerza sobre un cuerpo. en reposo o en movimiento, se cambia su estado de movimiento, y presenta una fuerza de oposición, de forma que si el cuerpo es elástico se deforma. Se sabe que el rostro de los astronautas, acelerados por el cohete espacial en el despegue, se desplaza hacia atrás por efecto de la fuerza de un agente invisible sobre el rostro del astronauta que se opone a la fuerza del cohete. El cuerpo de un viajero se comprime contra el respaldo del asiento de un automóvil que está acelerando, por efecto de dos fuerzas opuestas: la fuerza del motor y la fuerza de dicho agente de oposición invisible.
Un cuerpo elástico se alarga al hacerlo girar (el giro implica cambio de dirección de la velocidad o aceleración centrípeta) por efecto de dicha fuerza de oposición invisible (fuerza centrífuga). Pero la deformación de un cuerpo elástico tiene que ser producida por fuerzas reales y opuestas, aplicadas en ambos lados del cuerpo. En el espacio exterior, en el lado opuesto a donde se aplica la fuerza externa, tiene que existir un agente invisivble que ejerza una fuerza de oposición, pero, entonces las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, contradicción que las leyes de Newton no resuelven, por lo cual, esas leyes no solo son meramente empíricas sino también incompletas.
Peter Higgs en 1964, a pesar de Einstein, propuso que el espacio no está vacío sino lleno de un campo especial, o campo de Higgs, del que se generan las partículas, llamadas bosón de Higgs, que transforma la energía en partículas y obstaculiza las partículas generando la masa, mejor dicho, generando la fuerza de oposición. Pero no resolvió la contradicción anterior.
Uno de los conceptos, más socorrido y utilizado cuando no se conocen las causas verdaderas, es el concepto, abstracto e imaginario, de campo en un espacio vacío al que se le atribuyen gratuitamente propiedades y facultades prodigiosas capaces de realizar las acciones que el investigador necesita, simplemente por conveniencia. Por ejemplo, los primitivos campos escalares y vectoriales de la gravitación y la electrostática, en los que se dota al espacio vacío de la facultad de suministrar energía a las partículas y de generar las fuerzas de interacción, por el mero hecho de estar presentes en el campo. Este concepto de campo sin substancia material es imposible, pues nada se puede extraer de un espacio vacío, ni siquiera energía. Se recurre al concepto irracional e imposible de que el espacio está vacío, a pesar de ejercer acciones y suministrar energía.
Este no es un método científico de resolver los problemas, sin embargo, es el que se utiliza en el Modelo Estándar de Física de Partículas, ME, que es una teoría que recurre al intercambio de unas partículas mediadoras, denominadas fotones o bosones, a las que se concede gratuitamente la prodigiosa facultad de ser portadores de fuerza y ejercer las fuerzas de interacción. El ME justifica la fuerza de gravedad mediante unas partículas llamadas gravitones, todavía no descubiertas, y la electrostática mediante el intercambio de fotones, pero no explica cómo los electrones y los protones pueden emitir fotones, “sacándolos” de ellas mismos, incluso estando en reposo. Tampoco explica como el fotón emitido puede ejercer fuerzas, ni como puede distinguir entre un protón y un electrón, pues las cargas pueden ser iguales o de signo opuesto. La fuerza electrostática tiene un alcance infinito, de forma que existen casi infinitas partículas, electrones y protones, con los que interaccionar, por lo que un electrón, por ejemplo, debería emitir casi infinitos fotones a la vez, incluso estando en reposo.. Parece que este proceso es caprichoso y que depende de la conveniencia del investigador, porque las partículas son ciegas y si emitieran partículas lo harían en todo momento, haya o no otras partículas presentes.
Con relación a las fuerzas nucleares, el ME recurre a los prodigiosos campos en el espacio vacío (Dirac, Yukawa, Yang-Mills) para justificar las fuerzas de atracción entre quarks, para formar los protones, las fuerzas de atracción entre los propios protones y para explicar la masa de las partículas (Higgs). El ME alega que alguna de las múltiples partículas generadas en las colisiones en el LHC tienen las características apropiadas y predichas. El hecho de que se produzcan muchas partículas y muy diferentes en las colisiones en el LHC, no obliga a aceptar que, expontáneamente y sin colisiones, las partículas generen partículas mediadoras a las que se les adjudica gratuitamente una propiedad teórica llamada “carga de color” que produce la interacción. Algunos autores suponen que las partículas están rodeadas de una nube de partículas mediadoras. Todo lo cual parece un proceso inventado “ad hoc”, virtual, imaginario y abstracto, pues dichas partículas, obtenidas en las colisiones (LHC), tienen una vida cortísima (entre 10 elevado -10 y 10 elevado a -20 segundos), por lo cual, no deberían existir libremente.
En opinión del Prof. de Física, Kevin McFarland, Universidad de Rochester. "Los modelos que descansan sobre una partícula enlace entre otras dos se vuelven menos plausibles. Las teorías son realmente un último esfuerzo por hacer trabajar el fundamentalmente erróneo Modelo Estándar de la Física. Si estas teorías son continuamente desmentidas, vamos a tener que ir a un modelo totalmente nuevo de funcionamiento del universo".
La masa se definió como la cuantificación de la inercia y la inercia representa la fuerza de oposición que sufren los cuerpos al cambiar su estado de movimiento, que se manifiesta por la deformación que experimentan los cuerpos acelerados, excepto en la aceleración de los cuerpos en la caída libre.
El modelo estándar de Física de Partículas, ME, para explicar la masa, diseña un campo (Higgs), que llena todo el espacio vacío, como si fuera un “líquido viscoso” con ciertas propiedades o facultades. Cuando las partículas se desplazan en ese espacio, friccionan con ese líquido, ejerciendo resistencia sobre las partículas. y esa fricción estorbará su movimiento con un efecto como el de la masa. El LHC utiliza altas energías para agitar el vacío y perturbar esa sustancia o “líquido”, por ejemplo, mediante una partícula con gran energía de forma que se genera una onda, la cual, según los investigadores, será precisamente el bosón de Higgs. Por lo tanto, tendrá que haber diferentes tamaños de bosón de Higgs, según sea la energía de la partícula. En 2012, el LHC ha descubierto una onda o partícula que podría ser el bosón de Higgs, pero todavía tienen que confirmar si sus propiedades son las que esperaban, tales como la causa de la transformación de la energía en partículas, y por qué las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas. Obsérvese que el modelo estándar también utiliza el concepto abstracto e imposible de un espacio vacío pero lleno del campo de Higgs, de donde se extraen las partículas de Higgs. Evidentemente, nada se puede extraer de un espacio vacío. Si el espacio está lleno de una sustancia volvemos a la existencia de un medio material como el antiguo “eter”, en contra del criterio de Einstein, por lo cual, si el ME quiere seguir adelante tendrá que buscar una alternativa a la teoría de la relatividad.

Albert Einstein estableció el principio de equivalencia general: "todo lo que sucede en el entorno infinitesimal de un punto respecto de un sistema de referencia acelerado deberá suceder de la misma manera en un sistema gravitatorio...El sistema de referencia acelerado debe también considerarse como un sistema de referencia en reposo respecto del cual existe un campo gravitatorio (campo de fuerza centrífuga y fuerza de Coriolis)". Si así fuera, cualquier sistema de referencia acelerado podría considerarse en reposo, y los fenómenos observados, tales como la aceleración relativa, la fuerza de inercia, y la curvatura aparente de la luz al atravesar dicho sistema, podrían atribuirse a los efectos de un campo gravitatorio equivalente. La trayectoria de un rayo de luz se tiene que curvar en presencia de un campo gravitatorio, por lo cual, Einstein dedujo que la materia curva el espacio, de forma que la luz sigue la trayectoria curvada del espacio. Sin embargo, según Michael Friedman, a pesar de Einstein, las fuerzas de Coriolis, generadas en los movimientos curvilíneos, a diferencia de las fuerzas gravitatorias, dependen de la velocidad de la partícula sobre que se actúa.
Al intentar aplicar el principio de equivalencia a la rotación uniforme, en donde la aceleración relativa o aparente es la aceleración centrífuga, cuya dirección no depende del sentido de giro, sucede que el sentido de la curvatura de la trayectoria aparente de un rayo de luz, que atraviesa tangencialmente los sistemas en rotación, depende de la dirección del rayo de luz respecto del sentido de giro, consecuentemente la gravitación equivalente deberá ser atractiva en un sentido de giro y repulsiva en el opuesto, es decir, la aceleración centrífuga no puede tener equivalencia relativista con un campo gravitatorio, pues la supuesta curvatura relativista del espacio, generada por la materia, tiene solamente un sentido.
Aun así, los físicos relativistas mantienen un principio de equivalencia restringido, pues sucede que respecto de un sistema en caída libre, acelerado por la gravedad, los cuerpos aparentemente no sufren los efectos de la fuerza de gravedad, parecen flotar, no tienen peso ni sufren la fuerza de inercia, es decir, tienen un comportamiento idéntico al de los cuerpos respecto de sistemas de referencia sin gravedad cuyo movimiento es inercial (en reposo o con velocidad uniforme). Einstein expresó que cada punto de la trayectoria en caída libre se trata de «una región infinitamente pequeña del continuo espacio-tiempo, pues la región infinitamente pequeña será un sistema inercial respecto del cual debemos considerar como válidas las leyes de la teoría especial de la relatividad». Einstein no tuvo en cuenta que en cada punto de la caída libre, debido a la aceleración de la gravedad, la trayectoria aparente de un rayo de luz transversal es curva, mientras que, respecto de sistemas inerciales sin gravedad, los rayos de luz no se curvan. Los relativistas pretenden evitar este problema alegando que, aproximadamente en un entorno infinitesimal durante la caida libre, dicha curvatura es inapreciable y se puede despreciar. Sin embargo, este argumento no es correcto porque la equivalencia propuesta por Einstein no es una cuestion que dependa del grado de apreciacion del observador, sino que ha de ser una equivalencia real, fisica y matematica, entre ambos sistemas de referencia. Estas deficiencias determinan que la equivalencia relativista únicamente se podría cumplir con los movimientos acelerados rectilíneos, pero para que la equivalencia sea un principio ha de ser general y cumplirse en todos los casos. Parece que el Principio General de Equivalencia no es válido.
¿Porqué los cuerpos elásticos acelerados en caida libre por la fuerza de la gravedad no experimentan la deformación correspondiente a la fuerza de oposición, ya sea por el campo de Higgs, por la ley de la gravedad de Newton, o de Einstein?. Ni Newton, ni Einstein, ni Higgs lo explican, ni tampoco la deformación de los cuerpos elásticos acelerados
No solamente las teorías tienen graves problemas sin resolver, sino también los resultados de algunas pruebas experimentales.
No se sabe la causa de que, en el nivel exterior de las galaxias, la velocidad de rotación es constante, pues no depende de la distancia al centro galáctico (Vera Rubin), fenómeno que se atribuye a una misteriosa materia oscura; el ritmo de expansión del universo por el que las galaxias se separan unas de otras con aceleración relativa, fenómeno que se atribuye a una no menos enigmática energía oscura; el hecho de que ciertas constantes fundamentales, tales como la constante de estructura fina y la velocidad de la luz, modifiquen su valor en el espacio cósmico estructuradamente y por ello no sean constantes a nivel universal (John K. Webb); una explicación razonable de por qué las partículas elementales poseen las masas que realmente tienen. Etc.

La postura de un científico honesto debería ser el reconocimiento de que existen imprecisiones en la física teórica actual, y buscar una solución, teniendo la mente abierta a las nuevas ideas, sin rechazarlas de antemano, aunque precisen de una revolución en nuestra visión del universo. Pero sabemos por experiencia que es muy difícil, para algunos científicos de mente estrecha, cambiar su forma de pensar, porque se sienten obligados a no cuestionar las teorías actuales, las cuales aceptan porque no existen otras mejores, reconociendo implícitamente que una teoría incompleta y abstracta es mejor que ninguna teoría. Esta actitud es tan inútil como resignarse a la aceptación de las teorías abstractas incomprensibles sólo porque no hay nada mejor disponible. Las características básicas del universo no se conocen. Hay que descubrir nuevos principios con los que definir las principales causas, explicar los resultados de los experimentos antiguos y modernos y lograr un progreso sincero de la ciencia y la tecnología.
Como veremos en este documento, una vez que las propiedades específicas independientes de la energía se han definido sin necesidad de utilizar otra magnitud básica en la definición, las magnitudes restantes se definen como derivadas de la energía.
Ante tanta incertidumbre, ha llegado la hora de tomar decisiones drásticas, tal y como propone Lee Smolin en su libro “The Trouble with Physics” en el que insiste en “la necesidad de enfrentarse a las ideas básicas con un nuevo punto de vista que aclare los conceptos más profundos”. Necesitamos una nueva teoría física razonable que explique los conceptos con los cuales se puedan explicar, al menos, las pruebas experimentales y resolver los problemas teóricos actuales conocidos.

Espero que haya abierto los ojos.
Saludos


31.Publicado por ELIAS PRADA GALÁN el 08/09/2012 00:43
Hola
Quería hacer algunas anotaciones sobre el tema, basadas en reflexiones a las que he llegado en el laboratorio científico de mi conciencia.
1. Según las teorías en boga, el universo tiende hacia su muerte térmica desde su inicio. Es decir, su futuro está predeterminado por las leyes naturales. En mi opinión, premisa falsa por ausencia de grados de libertad. Nada está predeterminado, y si lo está, ¡vaya realidad más burda¡ No puedo creer en un futuro predeterminado.
2. Lo único que impide la predecibilidad del futuro del universo es la aparición de la conciencia; conciencia que sea capaz de modificar el destino previsible del universo.
3. Por ello, el universo lleva imbricado en su seno la instrucción de generar conciencia,de modo que sea ésta -suficientemente evolucionada- la que evite su fin previsible.
4. Esta instrucción funcionaría como un campo de información que permea el espacio como lo hace el campo de Higgs. Esta instrucción es "el espíritu".
5. Dado que el objetivo de la conciencia es evitar el fin predecible del universo, también lo es conservar lo que hay, cuidar lo que hay. Ello nos lleva directo al concepto de Bien o Bondad. Así, cuando se genera materia actíua el espíritu; cuando se genera vida actúa el espíritu; cuando se genera conciencia actúa el espíritu; y cuando la conciencia hace el bien actúa el espíritu.
6. Cuando hacemos el bien dejamos nuestra propia huella en el espíritu, huella que se sitúa más allá del espacio y del tiempo. Afortunados aquellos que son capaces de encontrar o seguir su huella tras la muerte.
7. El universo existe como consecuencia de una fiesta, una celebración. La posibilidad de existencia del concepto de Bondad, y su propia existencia, provoca una celebración espontánea con fuegos artificiales. Cada fuego artificial es un Big Bang que da lugar a un universo.
8. En todo el universo subyace un orden primordial que es la respuesta a los porqués. En nuestra realidad, la música (vibraciones ordenadas en el tiempo) es el fenómeno por el cual los seres conscientes podemos vislumbrar este orden, de ahí que la música nos conecte con la trascendencia.
9. La música es pues una pista de por dónde debe buscar la ciencia. Irradiemos un átomo de hidrógeno con el himno a la alegria, haciendo la conversión de presión sonora a radiación ionizante. Veamos qué pasa¡¡
10. Se admite financiación para el punto 9.
En marzo he publicado el ensayo "El piano cuántico" que contextualiza las afirmaciones anteriores.
PD Se habla mucho de Dios... El problema es la muerte, no Dios. La pregunta no es ¿Cree Vd en Dios?, sobre todo por las mil interpretaciones que hay de dicho concepto. La pregunta es ¿Cree Vd que su existencia continúa después de la muerte? Mi respuesta -sin pruebas- es que sí, y para tener pruebas solo hay un camino: partir hacia Delfos.
Deseenme buen viaje.
Un saludo

32.Publicado por Mariano el 08/09/2012 14:41
Para ELIAS PRADA GALÁN - 31 -
Tu teoría del espíritu asociado a la materia se parece mucho a la teoría de Luis Tobaruela (ltobmarciccp@yahoo.es)
Igual que ésta, tu teoría no parece estar basada en pruebas experimentales, sino en elucubraciones de algún autor futurista.
Sabemos por Revelación que habrá un fin del universo para el hombre, el cual no tiene por qué ser la muerte térmica del universo. Si no conseguimos salir de la Tierra, desapareceremos antes de 7.000 millones de años, cuando el Sol se transforme en una supernova. Si podiéramos viajar a las estrellas, el fin del universo para el hombre se retrasará, pues colonizaríamos otros planetas, pero también éstos necesitarán al menos una estrella para sobrevivir, la cual también se transformará en una supernova.
Nuestra conciencia (inteligencia bien empleada) puede modificar muchas cosas, pero el número de posibilidades no es infinito. Así que habrá un fin.
Un saludo y buen viaje hacia Delfos. Mejor, buen destino.

33.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 11/09/2012 18:09
Mariano:- Me doy una vuelta por el artículo luego de unos días y mi perplejidad continúa... Osea que para Ud, resulta que es tan igual, es decir una simple creencia, el creer o el no creer en Dios, y me caigo de espaldas... El no creer, es rechazar una simple creencia sin la menor prueba ni sustento, como la creencia en cualquier Dios, lo paranormal y toda suerte de supercherías... no puede Ud alegre y no menos ingeniosamente equiparar posiciones tan disímiles... Vaya que me he divertido con su salida... Y luego continúa Ud, con ese ya inaceptable argumento de que " no hay pruebas para la no existencia de Dios..." Sr Mariano, por favor seamos serios. La existencia es carácter positivo, es decir, debe ser susceptible de verificación, de demostración.. . si damos cabida a una añagaza como la de pretender que se pruebe la no existencia de algo cuya existencia o su postulación reside únicamente en la mente de algunas o millones de personas, entonces yo o cualquiera podría pedirle alegremente a Ud, que demuestre la no existencia de cuanta fantasiosa identidad tenga como punto de origen su más febril y delirante imaginación... Por favor.... Luego me sale que como " pruebas" están algunos escritos, sábanas santas, alfombras voladoras y testimonios santos, y creo que ya es demasiado y la verdad ya no resulta tan divertido...

En cuanto al resto de su exposición sobre la " teoría de la energía oscura". Le confieso que me ha bastado leer unas cuantas líneas y luego abandonar el intento, para descubrir que vamos en más de lo mismo..... sus errores semánticos, sus preconceptos, su avidéz por los " por qués" que llevan implícitos errores fundamentales de razonamiento, que no se han podido sustraer de la impronta heredada de la lógica aristotélica... Ud Sr Mariano, quiere encontrar definiciones precisas y cadenas causales que lo lleven a la supuesta e irrefutable prueba de que tiene que haber un diseño, un propósito, una voluntad detrás de todo lo que constituye la naturaleza, el universo... La mejor de las suertes con ello. En lo personal yo me bajo de su carroussel magíco... Ud a diferencia del científico promedio, pretende armar un andamiaje a la medida de lo que profundamente quisiera probar, en lugar de humildemente avocarse a conocer " cómo " son las cosas y dejar los por qués y causas, en la esfera que les corresponde, que no es otra que la confiabilidad estadística relativa a lo fenoménico y su interpretación a través del espacio tiempo y en una línea de contiguidad de ideas.

La mejor de las suertes en su monumental y quimérico reto.

Saludos cordiales.

34.Publicado por Mariano el 12/09/2012 15:43
Para Gustavo Rozas Valz – 33 –
Si usted dice “yo no creo en la existencia de Dios” , tiene la creencia en la no existencia de Dios. No creer en nada es tener la creencia de que nada existe. En realidad, un ateo debería decir, no creo en la veracidad de las pruebas “físicas” de la existencia de Dios que presentan los que creen en Dios. Un creyente en Dios puede decir, yo no creo en la certeza de los argumentos “teóricos” que presentan los ateos para justificar la existencia del universo sin la intervención de Dios. La diferencia es que las pruebas “físicas” de la existencia de Jesucristo, existen, y sin esas pruebas, los creyentes estarían perdidos, mientras que, para negar a Dios, los argumentos de los ateos son meramente “teóricos”, por lo cual, no demuestran nada. Usted debería instruirse en los escritos de los numerosos historiadores (como Josefo), contemporáneos de Jesucristo y de sus discípulos, en las pruebas filológicas de los evangelios, y en las pruebas científicas realizadas a la Sábana Santa, incluidas las últimas de Raymond N. Rogers (por ejemplo: en Google-Bruno Cardeñosa-“Nuevo estudio sobre la sábana santa; la vanilina”) . Pero me temo que no lo intentará, no vaya a ser que le convenzan.
Usted confunde el concepto de creer con el concepto de confiar. El creyente confía en la existencia de Dios y en la vida después de la muerte. El ateo confía en que Dios no exista, pues, de lo contrario, si que se caerá de espaldas al enfrentarse al juicio de Dios después de la muerte.
Usted dice que le ha bastado leer unas cuantas líneas de mi comentario sobre mi “Teoría Cuántica de la Energía Oscura” para encontrar “mis errores semánticos, mis preconceptos, mi avidéz por los " por qués" que llevan implícitos errores fundamentales de razonamiento”.
Respuesta: Me parece que usted intenta decir que mi teoría está llena de errores, con lo cual, me imagino que pretende demostrar que mi forma de razonar es un disparate, para, de esa forma, justificar que mis razonamientos y argumentos, tanto en ciencia como en teología, no son válidos.
Le reto a que demuestre un solo error semántico, o un solo error fundamental de razonamiento en mi crítica a las teorías de física conocidas. Me temo que usted no lo hará porque no está versado en los argumentos de las teorías de física conocidas y nunca se ha atrevido a criticarlas. Covendría que leyera el prólogo del libro “La materia, energía oscura” del Doctor en Ciencias Físicas de la Universidad de Cantabria, D. Jesús Vila. Si no responde a este reto, me temo que va a quedar en ridículo, aunque pienso que sería mejor para usted no hacerlo, porque se expone a meter la pata hasta el fondo.
Mi línea de trabajo durante los últimos 29 años no ha sido de “contiguidad de ideas”, pues la física teórica ha sido doblegada a seguir la tradición de los “notables”, lo cual ha llavado a un callejón sin salida, en donde todavía están sin resolver la mayor parte de los problemas encontrados. Usted quisiera que yo fuera un científico promedio (por no decir mediocre) que se limita a agachar la cabeza ante los errores de los “notables”, y dejar las cosas como están, basados en la “confiabilidad estadística y su interpretación a través del espacio tiempo”. Es decir, seguir, como un borrego, lo establecido. Si hubiera leido el comentario completo (es decir, si hubiera mirado por el telescopio de Galileo) se hubiera percatado que la estadística es un método teórico de estudio, macrofísico o aparente, pero no explica las causas microfísicas del fenómeno verdadero, y que he encontrado una alternativa a la teoría de la relatividad que explica, más y mejor, los experimentos que llevaron a Einstein a establecer el principio de la constancia universal de la velocidad de la luz (Michelson, De Sitter y J. Bradley), por lo cual, no existe el concepto teórico del contínuo espacio-tiempo. La medida del tiempo disminuye porque la constante de Planck varía con la velocidad del reloj atómico, por la oposición de la energía oscura del espacio, de la misma forma que la masa.
Saludos cordiales

35.Publicado por Oscar Galindo el 18/09/2012 20:24
Facebook
Un saludo Javier.

Pese a que su artículo ha supuesto para mí una de las mejores explicaciones acerca del campo de Higgs que he encontrado hasta el momento, y le agradezco su redacción y publicación, no puedo dejar de ver en él ciertos matices tendenciosos.

Afirmar que la filosofía y la metafísica poseen la licencia, subyugadas al empirismo cientifico, de especular más allá de la actual frontera de nuestro conocimiento comológico, y al tiempo sugerir que si los fisicos "Se envalentonan a ignorar las teorias de cuerdas y multiversos", a mi parecer es un ejercicio de sesgo cognitivo por su parte, que en tanto especulación, mala practica que achaca a Stephen Hawking, le lleva consciente o inconscientemente a buscar en el campo de Higgs un respaldo a sus creencias religiosas, que no por respetables se convierten en filosóficas.

No confundamos filosofía con ideología. La primera, del mismo modo que puede especular, siempre asepticamente, acerca de cuestiones comologicas, puede asimismo especular del mismo modo sobre cuestiones teólogicas, que es a donde usted ha querido llevar el campo de Higgs. Personalmente, creo que dicho proceso de especulación no puede realizarse a la inversa, desde las creencias de cada individuo, puesto que pasaría a convertirse en un acto creativo, más que racional.

Coincido plenamente con su visión de dicho campo como un todo holístico que permea el universo, tal como defendía David Bohm. ¿Pero en base a qué podemos defender la validez de una especulación teológica y deslegitimizar cualquier especulación matemática, por mucho que ambas, no solo la religiosa, se esfuerzen en reajustarse al modelo científico imperante?.

Por último, y puesto que la filosofía sí puede especular sobre teología, que no al contrario, en tanto que una se basa en la razón y la otra en la fé, ¿en que lugar queda cualquier cosmogonía/cosmología que no incluya a un Dios, si el campo de Higgs, según su razonamiento, forma parte intrínseca de ese ser?. Las teorías metafísicas holísticas y ateistas existen desde hace miles de años practicamente a lo largo y ancho de este mundo.

Agradeciendole nuevamente su excelente articulo.

Atentamente, Oscar Galindo.

36.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 21/09/2012 23:46
A ver Mariano. El que confunde conceptos y acepciones es Ud. en su línea de contínuos errores semánticos... Dice Ud. " que yo no creo en la existencia de Dios" y quiere confundir a los lectores con un paralelismo absurdo entre ambas posiciones... Sr Mariano, las creencias son convicciones personales o compartidas que no se sustentan en pruebas y por lo mismo no tienen validéz universal, a diferencia del verdadero conocimiento, que es mi verdadera apuesta... no me rijo por creencias. ¿ Hay alguna prueba científica de la existencia de algún Dios?. mencionar escrituras, relatos y sábanas santas o alfombras mágicas, no merecen el menor comentario...

Luego me desafía ud a que le refute su teoría de la energía oscura y ya le dije que me bastó leer algunas líneas para detectar vicios insubsanables en su forma de razonar y que no me me despierta mayor interés su trabajo que a lo mejor tiene partes rescatables y meritorias. A propósito de ello Mariano, no sólo arriesgaría el ridiculo refutando aspectos puramente técnicos de su trabajo, asumiendo de buena fé ( porque no me consta que es Ud físico ) más allá que Ud se considere un outsider, un rebelde incomprendido que ha desafiado al Establishment científico actual y que su teoría resulte realmente revolucionaria, algo que la verdad si me genera serias dudas y razonable desconfianza... y es que no sólo sucedería con Ud; si por ejemplo, yo me siento en la mesa de trabajo, con el técnico que revisa un circuito integrado de amplificador High end, y me atrevo a refutar su opinión sobre la distribución de integrados, chips y condensadores, sin lugar a dudas haré el ridículo... el mismo ridículo que haría ante el muchacho que prepara un motor de kart si le discuto de medidas y torsiones y tolerancias...o con mi armero, si le discuto sobre el adecuado y preciso ajuste de los mecanismos y gatillos de mis armas... Sin embargo, el técnico de mi amplificador no está en capacidad discutir conmigo sobre los parámetros de audio de mi amplificador... su riqueza tímbrica, la imágen, el rango dinámico, la respuesta de frecuencia del mismo y como parte integrante de todo mi sistema.... el chico de los karts, no sería capaz de llevarlo a los llmites de adherencia y aprovechamiento del torque y reprise que yo si puedo hacer en el trazado... lo mismo para mi armero, que sin duda carece de mi timing y reflejos para dispararlas... y a lo que quiero llegar, es que no haberme formado profesionalmente como f{sico, no me priva de una mejor visión de conjunto que la suya, ni me limita para denunciar sus notorias falencias de razonamiento... Podría ud Sr. Mariano, ser una víctima más de la especialización y visión de túnel ( le recomiendo mi artículo acerca del " fin del hombre universal " ) Y sino, ¿de que otra manera se puede comprender, que un físico que ha dedicado treinta años de su vida a ese campo, más allá que tenga una imágen sobredimensionada de sus logros, pueda sinceramente creer, que un judío sin duda con evidentes rasgos esquizofrénicos, y más allá de que al parecer fué realmente un buen hombre, y que fué cruel y ominosamente martirizado en una cruz, es realmente el HIJO, de un supuesto DIOS?. ¿ Como pensar que habla en serio, cuando toma por válidas oscuras y contradictorias escrituras, que han sobrevivido a innumerables traducciones y exégesis, y que para colmo guardan cierto paralelismo con los relatos de otras religiones, cuyos seguidores están tan convencidos como Ud, de tener la verdad de su lado ? ( si hubiera nacido en el medio oriente, estaría absolutamente convencido de que el verdadero profeta fué Mahoma ) ¿ Como creer aún hoy en un engaño tan pueril como el cuentazo de la sábana santa, que hasta un obispo del siglo XIV calificó como un burdo engaño? Comenzando por ahí, ya estamos mal.... y es que eso sí mi estimado Mariano, y disculpe la dureza del adjetivo; eso sí se puede calificarse como algo tan ridículo, como contradictorio e incomprensible...

Suerte en el empeño y está visto que la discusión no da para más.

Saludos cordiales.

37.Publicado por Mariano el 24/09/2012 13:29
Para Gustavo Rozas Valz - 36 -
Ud declara abiertamente no haberse formado profesionalmente como f{sico, pero se atreve a descalificar mi teoría con solo leer unas líneas. Con esa supina ignorancia (la ignorancia es muy atrevida) se atreve a decir que ha detectado vicios insubsanables en mi forma de razonar, errores semánticos, preconceptos, avidéz por los "por qués" que llevan implícitos errores fundamentales de razonamiento, pero no expone ninguno, pues su debilidad intelectual le produce miedo a equivocarse. Se atreve a dar lecciones de semántica, definiciones de las magnitudes físicas, que ud. ignora por completo. Parece que ha estudiado física leyendo algunas líneas…y con eso se considera capacitado para refutar todo aquello que no comprende. Por eso no ha respondido a mi reto, y ha caido en el mayor de los ridículos. Eso le priva de una correcta visión de conjunto, y le limita para denunciar mis faltas de razonamiento (si las hubiera).
Alega que el verdadero conocimiento es su verdadera apuesta, pues no se rije por creencias, pero es incapaz de refutar aspectos puramente técnicos de mi trabajo, lo cual demuestra que su nivel de conocimiento es muy insuficiente. En estas condiciones perderá su apuesta.
Supongo que denomina conocimiento a los logros de la ciencia. Sin embargo, prefiere aceptar la opinión de un obispo del siglo XIV, científicamente inculto, sobre la sábana santa, que calificó como un burdo engaño, a las pruebas cintíficas realizadas por auténticos científicos dotados de los medios actuales. Supongo que será debido a que se ha limitado a leer unas líneas…
Para opinar con fundamento en temas de física y de Jesucristo, tiene usted que profundizar.
Para que los comentaristas tengan una versión realmente científica sobre mi teoría, trascribo el prólogo de mi libro escrito por el Doctor en Cincias Físicas D. Jesús Angel Vila Muñoz:

PRÓLOGO
“La oportunidad de presentar la obra “La Materia: Energía Oscura” constituye para mí una gran satisfacción. Por una parte, siempre es bueno dar la bienvenida a todas las inquietudes que pongan al alcance nuevas teorías que permitan una mejor explicación de los fenómenos observados en la naturaleza. Además, hay que felicitarse de que esta obra sea pionera en la andadura de poner a disposición del lector de un desarrollo tan completo sobre la Física, que dará un gran paso en el desarrollo de la Ciencia y la tecnología.

Para lograr un impreso de estas características es necesario que su autor aúne inteligencia, entusiasmo, perseverancia y una voluntad infatigable en la búsqueda de la verdad y la perfección a través de los años, dotes que caracterizan a Mariano Gómez de Olea.

Este libro está redactado con un estilo sobrio y escueto, escrito con mucha claridad y va dirigido tanto al especialista en Física como a todo el que sienta interés por estos temas científicos. De tal manera que el mérito de este libro no está en la belleza de su literatura, sino en el aprovechamiento que de él puedan sacar sus lectores.

Como muy bien dice Mariano Gómez de Olea, este trabajo está dedicado a todos los pensadores de mente abierta que buscan nuevas ideas racionales para mejorar el conocimiento de la naturaleza. Existen algunos científicos que han llegado a sugerir que en Física estaba prácticamente todo inventado. Sin embargo se olvidan de muchas imprecisiones y arreglos o trucos que se han utilizado para explicar las realidades con las que se encontraban. El primer capítulo de este libro trata con mucho rigor la falta de definición de diferentes magnitudes físicas fundamentales, hecho que es la causa de que no se conozcan las características básicas de la naturaleza del Universo, e incluso el que algunas leyes resulten incompletas.
El principio de conservación de la energía establece que “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”, luego lo único que realmente permanece constante en el Universo es la energía. La teoría que propone y desarrolla el autor parte de esta realidad, estableciendo que la energía es la única sustancia material de la Naturaleza que llena el espacio físico disponible. Partiendo de esta definición de la energía logra definir las magnitudes físicas que no estaban demasiado claras hasta ahora. Resulta de gran interés la definición que indica sobre el campo magnético, ya que si nos fijamos, dicho campo se suele introducir a través de los efectos que produce, pero nunca se le da una definición rigurosa, lo que por fin alguien ha establecido. Consigue de una forma sencilla establecer la unificación de los campos gravitacional y electromagnético, algo que durante mucho tiempo han intentado sin éxito todos los grandes científicos que se dedicaron al tema. De esta manera se llega a que las ecuaciones de Maxwell tienen la misma aplicación en dichos campos.

Debo darle las gracias puesto que con esta teoría se me han disipado algunas dudas que a lo largo de mi formación se me plantearon y que nunca había encontrado una solución creíble para mí. Por esta razón le digo al señor Mariano Gómez de Olea: “has realizado un extraordinario trabajo”, y espero que tu saber, constancia y difusión sigan por este camino, lo que redundará en incrementar los conocimientos sobre la naturaleza.

Con el convencimiento íntimo de que tarde o temprano su aceptación será un hecho, me cabe la satisfacción de presentarlo y recomendarlo.

Jesús Ángel Vila Muñoz
Doctor en Ciencias Físicas por la Universidad de Cantabria
Profesor de Física. Departamento de Física Aplicada I
Universidad del País Vasco. España"


38.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 24/09/2012 21:13
Mariano: El ignorante prejuicioso es Ud. Podrá saber más que yo de física, porque a ello ha dedicado su vida entera, pero por lo demás, carece Ud de una adecuada formación cultural... sus creencias así lo confirman.

Se me escapa por las ramas y me sale por otro lado. Mariano, Ud gana por aburrimiento, no por argumentos... No voy a perder mi tiempo enseñándole a un hombre incluso mayor que yo, las reglas básicas del razonamiento lógico, ni el abc del rigor científico. No critico su libro, porque no lo he leído, y como bien le dije en el comentario anterior, a lo mejor para profesionales de la física tiene aspectos interesante y hasta ingeniosos ( vamos a asumir que así es ). Pero primero, la física no es lo único y ni siquiera la mayor de mis múltiples aficiones e intereses ( visión de conjunto ) y segundo, mi interés se desvanece por los errores de razonamiento que lo aquejan más allá de su trabajo que repito, no he leído... Por lo mismo, mi desconfianza en profundizar en él, es legítima ( preferiría divertirme un rato con los relatos de josefo y las sagradas escrituras... ). No necesito refutar los aspectos puntuales de su trabajo ( parece que tampoco entendió mis ejemplos y eso si resulta problemático ) para cuestionar su forma de pensar, y el contenido genérico de sus ideas en el contexto de todo el conocimiento científico, incluído el de la física... No me va Ud a convencer que los más " destacados " de sus colegas viven en el error, error del que sólo puede sacarlos, un hombre lleno de creencias absurdas y fantasiosas como Ud.... la religión ya no es compatible con un riguroso y avanzado conocimiento científico y con una gran capacidad intelectual.
Ordene Ud sus ideas Mariano. Lea ud más... a lo mejor el trabajo de la energía oscura, le ha secado el cerebro como al ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, pero yo no voy a ser el Caballero de la Blanca Luna que lo devuelva por el sendero de la cordura y la razón.



No se moleste Ud en contestar mi comentario, porque definitivamente no lo voy a leer. Lo dejamos ahí, la verdad que su retórica soporífera y abstrusa acaba con la paciencia del hombre más apacible y ud se limita responder lo que quiere, como quiere, o lo que ingenuamente cree ud que lo pone a buen recaudo de la crítica aguda.

No olvide que sólo la verdad lo hará libre Mariano, y que la única iglesia que ilumina, es la que arde...

SAludos cordiales.

39.Publicado por Mariano el 27/09/2012 12:46
Para Gustavo Rozas Valz – 38 – y otros comentaristas. (espero que esta vez lo publiquen)
Usted presume de lo que no tiene, pues no está capacitado para debatir ningún tema ni para hacer crítica aguda alguna, ni para enseñarme las reglas básicas del razonamiento lógico, ni el abc del rigor científico, sencillamente porque usted ha reconocido y demostrado su ignorancia, y como todos los ignorantes, se atreve a opinar sobre lo que no sabe , y se atreve a cuestionar mi forma de pensar y el contenido genérico de mis ideas en el contexto de todo el conocimiento científico, incluído el de la física, simplemente por haber leido de pasada unas líneas. De los ejemplos que usted expone no se deduce que su visión de conjunto sea la panacea del conocimiento, como usted pretende hacernos creer. Me temo que ha hecho usted el ridículo más espantoso, pues, precisamente, ha demostrado desconocer las reglas básicas del razonamiento lógico, y del rigor científico.
Repasando sus comentarios, se observa la falta de concreción en sus argumentos, pues se limita a exponer calificativos peyorativos sin razonarlos ni aportar el apoyo de argumento alguno, como por ejemplo, calificar las creencias religiosas de fantasiosas y absurdas. Se atreve a calificar de incultos a todos los miles de millones que tienen creencias, cuando en realidad es usted el que no tiene una adecuada formación cultural. Está usted totalmente equivocado, pues la creencia en Dios es perfectamente compatible con un riguroso y avanzado conocimiento científico y con una gran capacidad intelectual, por la sencilla razón de que para estudiar la ciencia de los procesos observables no hace falta hacer intervenir a Dios. Otra cosa son los procesos pre-iniciales no observables, en donde la ciencia no puede investigar, sino meramente especular.

Usted ha delatado su restringida ideología y cultura, al final del comentario, cuando dice: “la única iglesia que ilumina, es la que arde”. Eso si que fue en 1931 y es hoy una gran incultura. Eso me recuerda las palabras del presidente de la república comunista. Supongo que conocerá las 30 iglesias y bibliotecas quemadas (incluyendo incunables de Lope de Vega y de otros) en Mayo de 1931. La cobarde persecución a muerte de 800 religiosos y religiosas, novicios y sacerdotes, todos ellos inocentes e indefensos. El sacerdote, que me iba a bautizar esa mañana, apareció muerto en una cuneta de un tiro en la nuca. Los juicios superrápidos en los que la república comunista condenó a muerte a miles de inocentes indefensos (sin abogado defensor), entre los que estaban mis familiares, no por ser delincuentes ni guerrilleros, sino simplemente porque su ideología no era comunista. Etc, etc, etc.

Usted dice: “No se moleste Ud en contestar mi comentario, porque definitivamente no lo voy a leer. Lo dejamos ahí.”
Respuesta: Me es igual que usted lo lea o no, pues usted sabe que “el que calla otorga”, y si lo dejara ahí los demás comentaristas pensarían que le doy la razón. Nada más lejos de mi intención. Me parece que usted no ha entendido el mensaje que he querido transmitir, pues he tratado de evitar el daño que pueda usted hacer, a otros inocentes comentaristas, con sus engañosas afirmaciones sin fundamento razonable.
Saludos a los demás comentaristas.

40.Publicado por ELIAS PRADA GALÁN el 29/09/2012 20:57
El empirismo... Unas lineas sobre la Verdad de Saint-Exupery en su inmortal "El principito". (Nota: "rápidos" = trenes)

Los hombres –dijo el principito- se encierran en los “rápidos” pero no saben lo que buscan. Entonces se agitan y dan vueltas…
Y agregó:
- No vale la pena…
El pozo al cual habíamos llegado no se parecía a los pozos del Sáhara. Los pozos del Sáhara son simples agujeros cavados en la arena. Este se parecía a un pozo de aldea. Pero ahí no había ninguna aldea y yo creía soñar.
- Es extraño –dije al principito-. Todo está listo: la roldana, el balde y la cuerda…
Rió, tocó la cuerda e hizo mover la roldana. Y la roldana gimió como gime una vieja veleta cuando el viento ha dormido mucho.
- ¿Oyes? –dijo el principito-. Hemos despertado al pozo y el pozo canta…
- Déjame a mí –le dije-. Es demasiado pesado para ti.
Icé lentamente el balde hasta el brocal. Lo asenté bien. En mis oídos seguía cantando la roldana, y en el agua, que temblaba aún, vi temblar el sol.
- Tengo sed de esta agua –dijo el principito-. Dame de beber…
Y comprendí lo que había buscado.
Levanté el balde hasta sus labios. Bebió con los ojos cerrados. Todo era bello como una fiesta. El agua no era un alimento. Había nacido de la marcha bajo las estrellas, del canto de la roldana, del esfuerzo de mis brazos.
Era buena para el corazón, como un regalo. Cuando yo era pequeño, la luz del árbol de Navidad, la música de la misa de medianoche, la dulzura de las sonrisas, formaban todo el resplandor del regalo de Navidad que recibía.
- En tu tierra – dijo el principito- los hombres cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín… y no encuentran lo que buscan…
- No lo encuentran… -respondí.
- Y, sin embargo, lo que buscan podría encontrarse en una sola rosa o en un poco de agua…
- Seguramente –respondí.
Y el principito agregó:
- Pero los ojos están ciegos. Es necesario buscar con el corazón.
(A. de Saint-Exupéry, “El principito”)

41.Publicado por Mariano el 30/09/2012 13:22
Para ELIAS PRADA GALÁN - 40 .
El empirismo no pretende encontrar la belleza de la prosa poética que alivia a los hombres. El empirismo pretende mejorar la vida de los seres humanos mediante el conocimiento de la naturaleza física.
Por ejemplo, en la poesía:
"El sol al dormirse manto rojo exhibe
- de su luz un trozo las olas delata
- y el mar en su espejo feliz lo recibe
- cambiando su forma con brillos de plata",
se describe la belleza de la naturaleza que descubre la luz, pero también se describe el proceso de la reflexión de la luz.
No solo de pan vive el hombre, pero necesita del pan para vivir.

42.Publicado por Mariano el 02/10/2012 12:37
Para Javier Monserrat y los comentaristas interesados en el conocimiento de la ciencia honesta.
El problema de la masa de los cuerpos está sin resolver desde hace 300 años, cuando Newton predijo su existencia. Además, las tres leyes del movimiento de Newton se limitan a describir los procesos tal y como se perciben, pero no explican las causas que los originan.
En la primera ley, Newton no explicó la causa por la cual, en ausencia de fuerzas exteriores, los cuerpos se desplazan con velocidad uniforme. La energía cinética constante es la causa del movimiento uniforme, pues los cuerpos en reposo no tienen energía cinética.
Richard P. Feynman reconoció que; «debido a que las propiedades específicas independientes que tiene la fuerza no fueron descritas por Newton o por persona alguna, la segunda ley de Newton es una ley incompleta.
Según la tercera ley de Newton, cuando se ejerce una fuerza sobre un cuerpo, se cambia su estado de movimiento, y presenta una fuerza de oposición o reacción, que la física clásica atribuye a una misteriosa propiedad de los cuerpos que denomina inercia cuya causa es invisible. Sin embargo, Newton no explicó la causa de la aparición espontánea y misteriosa de las fuerzas de reacción opuestas, producidas cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro cuerpo. Esta fuerza de reacción se manifiesta de varias formas. Por ejemplo, cuando un cuerpo móvil choca contra otro en reposo, absolutamente rígido, Newton estableció que la fuerza de reacción era ejercida por el propio cuerpo en reposo. Se puede aceptar que el cuerpo móvil que choca tiene energía cinética que ejerce una fuerza sobre el cuerpo que está en reposo, pero la fuerza de reacción opuesta no puede ser ejercida por el propio cuerpo rígido en reposo, ya que los cuerpos rígidos son inertes e incapaces de ejercer fuerzas opuestas por si mismos, pueslos cuerpos rígidos no tiene la virtud de extraer de su interior una fuerza que se opone a la acción exterior, pues cuando se ejerce una fuerza se aporta energía, pero el cuerpo rígido en reposo no puede aportar energía.
Sin embargo, no existen cuerpos absolutamente rígidos, pues todos los cuerpos son elásticos o deformables en mayor o menor grado. La deformación de un cuerpo elástico o deformable, en reposo o en movimiento, tiene que ser producida por dos fuerzas exteriores opuestas, ejercidas a los lados del cuerpo.
Existen procesos con los cuerpos deformables o elásticos en los que se aprecia claramente que la fuerza de oposición no es ejercida por el propio cuerpo elástico, sino que es ejercida desde el exterior, sobre el cuerpo elástico, por un agente invisible.
Se sabe que el rostro de los astronautas, acelerados por el cohete espacial en el despegue, se desplaza hacia atrás por efecto de la fuerza exterior de un agente invisible sobre el rostro del astronauta, que se opone a la fuerza que ejerce el cohete sobre el astronauta.
El cuerpo de un viajero se comprime contra el respaldo del asiento de un automóvil que está acelerando, por efecto de dos fuerzas opuestas: la fuerza del motor y la fuerza de dicho agente de oposición invisible. Un cuerpo elástico se alarga al hacerlo girar (el giro implica cambio de dirección de la velocidad o aceleración centrípeta) debido al efecto de dos fuerzas iguales y opuestas: la fuerza centrípeta y a la fuerza de oposición invisible. Esta fuerza invisible se denomina fuerza centrífuga que algunos autores consideran, erróneamente, una fuerza ficticia. Una fuerza como la centrífuga, que contribuye a la deformación del cuerpo elástico, no puede ser ficticia.
En el choque de un cuerpo móvil contra otro cuerpo, elástico o deformable, en reposo, el cuerpo en reposo se deforma, pero el agente que ejerce la fuerza exterior opuesta es invisible.
Sabemos que al comprimir o alargar un cuerpo elástico mediante dos fuerzas externas iguales y opuestas, el cuerpo se deforma, y las moléculas internas ejercen en los dos sentidos, fuerzas elásticas que se oponen a las dos fuerzas externas opuestas. Sin embargo, al ejercer una única fuerza externa, el cuerpo elástico se acelera y se deforma, de tal modo que una de las dos fuerzas elásticas se opone a la fuerza externa, pero la otra fuerza elástica tiene que oponerse a una fuerza exterior, que es invisible y opuesta a la fuerza exterior; es decir, en el espacio exterior, en el lado opuesto del cuerpo en donde se aplica la fuerza externa, tiene que existir un agente invisivble que ejerza una fuerza de oposición o de reacción, pero, entonces las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, contradicción que las leyes de Newton no resuelven, por lo cual, esas leyes no solo son meramente empíricas sino también incompletas.
Dado que la energía es la causa de la fuerza, el agente invisible exterior tiene que ser energía, es decir, el espacio exterior no está vacío sino lleno de energía invisible o energía oscura, que se comprime al iniciar el desplazamiento ejerciendo una fuerza de oposición, la cual, según la “Teoría Cuántica de la Energía Oscura” es la masa de las partículas. Cuando la energía del espacio comprimida alcanza una densidad lineal igual y opuesta a la fuerza externa, quie coincide con la fuerza de oposición o de reacción, la partícula se detiene, pero la energía contigua está sin comprimir, por lo que se repite el desplazamiento discreto en la energía del espacio, propagándose una onda que denomino “onda de desplazamiento”. Por consiguiente, la partícula, a pesar de estar sometida a dos fuerzas iguales y opuestas, realiza desplazamientos discretos y se acelera. Esta es la base de la "Teoría Cuántica del Movimiento" que explica la aparente contradicción en la que las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas,
Este proceso tiene un cierto parecido con el bosón de Higgs, tal y como explica Alberto Casas, científico español, investigador del CSIC, que ha trabajado en el CERN (Centro Europeo de Física de Partículas de Ginebra), en el programa “La noche en 24 horas”, del canal de televisión“24H” del 30/03/2010 cuya transcripción es la siguiente:

Pregunta del periodista Vicente Vallés: ¿En qué consiste la partícula de Higgs?

Respuesta de Alberto Casas: “La partícula de Higgs es realmente la última pieza que queda por descubrir del modelo standard, pero es una partícula muy importante, pues dentro del modelo estándar hay una teoría para explicar cómo las particulas adquieren masa. Si esa teoría es correcta, debería existir esta partícula, el bosón de Higgs. ¿Qué es el bosón de Higgs?. La manera en que las partículas adquieren masa dentro del modelo standard, es más o menos la siguiente. Existe una conjetura de que existe un campo que lo llena todo absolutamente, incluso el vacío, como si fuera un líquido viscoso que lo llenara todo, de tal manera que las partículas al desplazarse en el vacía, realmente friccionan con ese líquido que sería el campo de Higgs, y esa fricción dificulta su movimiento y hace el efecto como si fuera una masa. Así es como entendemos como las partículas adquieren masa. Ahora nos podemos imaginar que en esa especie de líquido generamos ondas. Hacemos una perturbación y se generan ondas. Esas ondas serian precisamente el bosón de Higgs. Una de los objetivos esenciales del LHC es, con estas energías tan grandes, agitar el vacío de alguna manera, como sacarlo de su sitio, por decirlo así, producir esas ondas y observar el bosón de Higgs, Así que de alguna manera si se encuentra no es una partícula más, es una partícula que filosoficamente tiene implicaciones.”

Sin embargo, la teoría del bosón de Higgs no explica la contradicción del hecho de que las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas.

Saludos cordiales,

43.Publicado por Joaquín González Álvarez. el 14/10/2012 19:22
Advierto que disentiendo con el Marerialismo Dialéctico utilizaré materia como sinónimo de sustancia. En ya largo debate sobre el tema que comentamos, en mi opinión erroneamente utilizan E=mc2 para copular los vocablos materia y energía mediante la palabra ES. El significado de la citada fórmuls se refiere a que si en una reacción nuclear desaparece una cantidad m de materia. aparecerá una cantidad E de energía, con lo que en unidades ([c]=L/T), ocurrirá que (valor de m)=(valor de E),no que m ES E, no que materia ES energía. No es lo mismo un billete de 20 dólares que el par de zapatos que se puede comprar con ese dinero.

44.Publicado por Mariano el 16/10/2012 16:03
Para Joaquín González Álvarez – 43 –
Usted dice: “utilizaré materia como sinónimo de sustancia”…”no que m es energía, no que materia es energía”
Respuesta: En la fórmula: E = m.c², algunas personas, erróneamente, confunden masa m con materia.
La masa m se definió como la cuantificación de la inercia y la inercia representa la fuerza de oposición que presentan (o sufren) os cuerpos al cambiar su estado de movimiento, que se manifiesta por la deformación que experimentan los cuerpos acelerados, excepto en la aceleración de los cuerpos en la caída libre.
En física se suele denominar materia solamente al conjunto de las partículas, pues la energía se considera una entidad abstracta.
El hecho de que para Einstein c² sea una constante universal ha producido una especulación: que la masa y la energía son aspectos de la misma realidad.
La energía en reposo de una partícula: E = m.c2 , no puede ser otra que la energía interna de la partícula que se expresa en función de la masa m y de la velocidad de la luz al cuadrado.
El átomo de una sustancia tiene una masa m, por lo cual, un cuerpo con N átomos tendrá una masa N.m. Si en una reacción nuclear desaparece (se desintegra) una cantidad N’ de átomos, el cuerpo perderá una masa N’.m, y aparecerá su energía interna N’.E.
A pesar de Einstein, obviamente, la masa m no es equivalente a la energía, y no son aspectos de la misma realidad.
Según mi teoría, el espacio y las partículas están compuestos de energía, de forma que la energía oscura es la sustancia material. Es decir, la sustancia de la materia es la energía oscura.

45.Publicado por LEANDRO el 22/10/2012 09:54
Adjunto este post de RELIGION DIGITAL que me ha parecido sugerente:

Reunión de teólogos y físicos en Ginebra
clipping
¿Hay lugar para Dios en el Big Bang?El Universo debía haberse originado en un puntoRedacción, 21 de octubre de 2012 a las 09:40


La Iglesia, ante el Universo

La "Carta sobre Dios" de Einstein, a subasta
La partícula de Dios
"La partícula de Dios demuestra aún más las maravillas de la Creación"

Que es la particula de Dios Confirmado la partícula de Dios existe Descubren la partícula de Dios que explica cómo se forma la materia "Necesitamos, como científicos ingenuos, discutir con filósofos y teólogos la época anterior al Big Bang" />
Los agujeros negros del Universo./> Universo, Big Bang, explosiones y estrellas.
/> El Bosón de Higgs.
/> Así podría ser el bosón de Higgs.
Los agujeros negros del Universo. 01 Universo, Big Bang, explosiones y estrellas. 01 El Bosón de Higgs. 01 Así podría ser el bosón de Higgs. 01(BBC).- El descubrimiento del bosón de Higgs está tan fresco que la exhibición en el museo de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (Cern) no se ha actualizado todavía.

En la obra expuesta -un cortometraje que proyecta imágenes del nacimiento del Universo en una enorme pantalla- el narrador pregunta: "¿Encontraremos el bosón de Higgs?"

Ahora que finalmente ha sido visto -un descubrimiento científico que nos acerca más que nunca a los primeros momentos después del Big Bang- Cern ha abierto sus puertas a eruditos que toman un enfoque muy diferente hacia la pregunta de cómo se creó el Universo.

El 15 de octubre, un grupo de teólogos, filósofos y físicos se reunió dos días en Ginebra para hablar sobre el Big Bang.

¿Qué ocurrió cuando personas de tan distintas visiones del Universo se sentaron a discutir?

"Me di cuenta que era necesario discutirlo", dijo Rolf Heuer, director general de Cern.

"Necesitamos, como científicos ingenuos, discutir con filósofos y teólogos la época anterior al Big Bang".



La primera persona en proponer la teoría del Big Bang fue un sacerdote católico. Georges Lemaitre también era profesor de física en la Universidad Católica de Lovaina cuando, en 1931, propuso en un documento académico que el Universo en expansión debía haberse originado en un punto finito en el tiempo. Sus intereses religiosos eran para él tan importantes como su ciencia, y fungió como presidente de la Academia Pontificia de Ciencias desde 1960 hasta su muerte en 1966.

Charles Darwin, de quien se puede decir que detonó el debate de religion vs. ciencia, luchó con su propia fe. Darwin creció en la fe anglicana y en sus diarios de exploración en su barco, el Beagle, incluso se refirió a sí mismo como "bastante ortodoxo". En su autobiografía, Darwin escribió: "El misterio del principio de todas las cosas es insoluble para nosotros; y por mi parte me debo conformar con permanecer como agnóstico".

Uno de los organizadores de Cern de esta inusual reunión fue Wilton Park, un foro global establecido por Winston Churchill.

Es una organización usualmente asociada con discusiones de alto nivel sobre política global e incluso intercambios confidenciales sobre asuntos de seguridad internacional, lo cual quizás enfatiza cuán seriamente toma Cern este encuentro.

Pero la misma idea de un "tiempo antes del Big Bang" es un territorio imposible para los físicos.

Es una zona de pura especulación; antes del tiempo y el espacio como los científicos los entienden, y donde las leyes de la física se rompen completamente.

Entonces ¿lo hace eso un ámbito en el que se puedan entender la ciencia y la religión?

Uno de los participantes más francos, Lawrence Krauss, un físico teórico y director del Proyecto Orígenes en la Universidad Estatal de Arizona, afirma que definitivamente no.

"Uno tiene la impresión de una reunión como esta que a los científicos les importa Dios; pero no", indica.

"No puedes refutar la teoría de Dios".

"El poder de la ciencia es incierto. Todo es incierto, pero la ciencia puede definir esa incertidumbre".

"Por eso la ciencia progresa y la religión no".

Pero la sugerencia de que ciencia y religión son fundamentalmente incompatibles fue un motivo de discordia durante la reunión.

John Lennox, profesor de matemáticas en la Universidad de Oxford, también se declara cristiano. Él piensa que le solo hecho de que los seres humanos puedan hacer ciencia es evidencia para Dios.

"Si los ateos tienen razón en que la mente hace ciencia... es el producto de un proceso no guiado sin sentido".

"Ahora, si supieras que tu computadora es producto de un proceso no guiado sin sentido, no confiarías en ella".

"Por eso, para mí el ateísmo socava la racionalidad que necesito para hacer ciencia".

Pero este debate aparentemente insoluble de Dios versus ciencia fue sólo una parte del encuentro.

Heuer expresó que deseaba que los participantes "desarrollaran un entendimiento común" de la visión de los demás.

Pero incluso intercambiar ideas fue por momentos engorroso; científicos y filósofos suelen hablar lenguajes muy diferentes.

El descubrimiento de una "partícula de Higgs" precedió este encuentro de religiosos y científicos.

Andrew Pinsent es director de investigación en el Centro Ian Ramsey para la Ciencia y la Religión de la Universidad de Oxford. También es un físico entrenado que alguna vez trabajó en Cern.

"Tenemos que educarnos mutuamente en los términos que usamos", dice.

Por ejemplo, explica, "los filósofos han estado discutiendo el significado de la [palabra] verdad durante siglos".

Pero para muchos físicos, usar esa palabra es un territorio incómodo cuando hablan de lo que sabemos sobre el Universo y el Big Bang.

Krauss afirma que la palabra está en el centro de "una de las diferencias fundamentales entre ciencia y religión".

"Quienes son religiosos creen que conocen la verdad", indica.

"Y saben la respuesta antes de que se haga la pregunta. En cambio, con los científicos es exactamente lo contrario".

"En la ciencia, aunque usamos la palabra verdad, lo que realmente importa es si funciona".

"Por eso es un asunto sensible, porque si sabes la verdad, no necesitas lidiar con esta preguntita de si algo funciona o no".

A pesar de la barrera de visiones opuestas del mundo y léxicos incompatibles, Pinsent cree que colaborar con la filosofía podría ayudar a la ciencia a enfrentar mejor las preguntas muy grandes.

"No ha habido nuevos avances conceptuales en la física en un cuarto de siglo", afirma.

Agrega que esto es en parte porque la ciencia en aislamiento "es muy buena para producir cosas" pero no para producir ideas".

Invoca a Einstein como ejemplo de un científico verdaderamente filosófico.

"Empezó formulando las preguntas que haría un niño", puntualiza Pinsent, "como '¿qué sería cabalgar sobre un rayo de luz?'"

Y Heuer acepta la idea de llevar filosofía al mismo Cern.

"No iría tan lejos como dejarlos hacer experimentos aquí", bromea, "pero no tendría ningún problema en tener un filósofo residente".

La misma idea de un "tiempo antes del Big Bang" es un territorio imposible para los físicos.

La principal conclusión del evento fue simple: seguir hablando.

"Enfrentamos un problema en nuestra cultura de hiperespecialización", señala Pinsent.

"Esta ignorancia de otros campos puede causar problemas, como una carencia de cohesión social".

Y aunque Krauss dijo que la reunión se sintió a ratos como "gente que no se puede comunicar al tratar de comunicarse", incluso ve algún valor en este intercambio algo esotérico.

"Mucha gente de fe ve la ciencia como una amenaza", indica.

"No creo que la ciencia sea una amenaza, así que es útil para los científicos mostrar que no lo ven necesariamente de esa manera".

Como dijo un colaborador durante el encuentro: "la religión no agrega a los hechos científicos, sino da forma a nuestra visión del mundo".

Y como Cern está buscando pistas sobre cómo existió el mundo para empezar, desea ver cómo sus descubrimientos encajarían en cualquier visión del mundo.


46.Publicado por ELIAS PRADA GALÁN el 23/10/2012 15:33
Hola
Quería poner de manifiesto que no estoy de acuerdo con la afirmación tan manida entre los agnósticos de que los seres humanos no somos capaces de comprender o resolver el origen del universo, qué había antes del universo,etc.
Dudo mucho que un extraterrestre o un ángel vengan a resolvernos estas grandes dudas.
Tenemos que ser nosotros quienes resolvamos esto, no hay otra.
Otro asunto es si la solución a estos enigmas se encontrará en el CERN, en algún templo, en alguna sala de conciertos o en una guardería.
Un saludo


47.Publicado por Mariano el 23/10/2012 17:45
Para Javier Monserrat
Usted dice: “la misteriosa ontología de los campos físicos (electromagnético, gravitatorio, de Higgs) (yo añadiría Dirac, Yukawa, Yang-Mills) que deben postularse y de los que existen pruebas experimentales. La futura cosmología empírica y experimental, atenida sólo a los modelos estándar, es todavía un arduo camino por recorrer”.
Respuesta: Las pruebas experimentales de la existencia de los campos físicos, no son tales, pues los campos se han diseñado “ad hoc” para que cumplan con las pruebas experimentales conocidas. No hay un único campo que explique todas las diferentes interacciones, por lo cual, el espacio “vacío” está “lleno” de campos distintos, cada uno inventado y diseñado por conveniencia.
Aun así, el modelo estándar está muy lejos de explicar todos los problemas de la física, que expongo a continuación con el título “LA FÍSICA TIENE MUCHOS PROBLEMAS SIN RESOLVER”
Las tres leyes del movimiento de Newton se limitan a describir los procesos tal y como se perciben, pero no explican las causas que los originan. Por ejemplo, Newton no explicó la causa por la cual, en ausencia de fuerzas exteriores, los cuerpos se desplazan con velocidad uniforme. Richard Feynman reconoció que; «debido a que las propiedades específicas independientes que tiene la fuerza no fueron descritas por Newton o por persona alguna, la segunda ley de Newton es una ley incompleta».
La energía está sin definir, pues se dice que la energía es la capacidad de realizar trabajo, pero la definición de trabajo de una sola fuerza es el incremento de energía cinética, así que la energía debería ser la capacidad de generar energía, lo cual no es correcto porque entra lo definido en la definición.
Los investigadores utilizan las magnitudes básicas: energía, fuerza, masa, carga eléctrica, campo magnético, etc., cuya definición desconocen. Algunos autores niegan la posibilidad de su definición, pues suponen que toda definición de una magnitud básica tiene que depender de la definición de otra también básica, por lo cual, siempre habrá una magnitud básica indefinible y utilizan el argumento de Perogrullo: "Las magnitudes básicas no pueden ser definidas, ya que son indefinibles". Como veremos en este documento, una vez que las propiedades específicas independientes de la energía se han definido, sin necesidad de utilizar otra magnitud básica en la definición, las magnitudes restantes se definen como derivadas de la energía.
En la tercera ley, cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro cuerpo en reposo, Newton no explicó la causa de la aparición espontánea de la fuerza opuesta de reacción, pues estableció que la fuerza de reacción era ejercida por el propio cuerpo en reposo y la atribuyó a una propiedad inherente a los cuerpos que denominó inercia, cuya medida cuantitativa era la “masa”, de forma que la causa de la fuerza de oposición era invisible. La fuerza de reacción se manifiesta, por ejemplo, cuando un cuerpo móvil choca contra otro en reposo, absolutamente rígido. Se puede aceptar que el cuerpo móvil que choca tiene energía cinética que ejerce una fuerza sobre el cuerpo que está en reposo. Sin embargo, la fuerza de reacción opuesta no puede ser ejercida por el propio cuerpo rígido en reposo, ya que los cuerpos rígidos son inertes e incapaces de ejercer fuerzas opuestas por si mismos, ya que los cuerpos rígidos no tienen la virtud de extraer de su interior una fuerza que se opone a la acción exterior, pues cuando se ejerce una fuerza se aporta energía, pero el cuerpo rígido en reposo no puede aportar energía.
En la realidad, no existen cuerpos absolutamente rígidos, pues todos los cuerpos son elásticos o deformables en mayor o menor grado. La deformación de un cuerpo elástico o deformable, en reposo o en movimiento, tiene que ser producida por dos fuerzas exteriores opuestas, ejercidas a los lados del cuerpo. Existen procesos con cuerpos deformables, o elásticos, en los que se aprecia claramente que la fuerza de oposición no es ejercida por el propio cuerpo, sino que es ejercida desde el exterior, sobre el propio cuerpo, por un agente invisible. Por ejemplo, se sabe que el rostro de los astronautas, acelerados por el cohete espacial en el despegue, se desplaza hacia atrás por efecto de la fuerza exterior de un agente invisible sobre el rostro del astronauta, que se opone a la fuerza que ejerce el cohete sobre el astronauta. El cuerpo de un viajero se comprime contra el respaldo del asiento de un automóvil que está acelerando, por efecto de dos fuerzas opuestas: la fuerza del motor y la fuerza de dicho agente de oposición invisible. Un cuerpo elástico se alarga al hacerlo girar (el giro implica cambio de dirección de la velocidad o aceleración centrípeta) debido al efecto de dos fuerzas iguales y opuestas: la fuerza centrípeta y a la fuerza de oposición invisible. Esta fuerza invisible se denomina fuerza centrífuga que algunos autores alegan, erróneamente, que es una fuerza ficticia. Una fuerza como la centrífuga, que contribuye a la deformación del cuerpo elástico, no puede ser ficticia.
En el choque de un cuerpo móvil contra otro cuerpo en reposo, elástico o deformable, el cuerpo en reposo se deforma, pero el agente que ejerce la fuerza exterior opuesta es invisible. Sabemos que al comprimir o alargar un cuerpo elástico mediante dos fuerzas externas iguales y opuestas, el cuerpo se deforma, y las moléculas internas ejercen en los dos sentidos, fuerzas elásticas que se oponen a las dos fuerzas externas opuestas. Al ejercer una única fuerza externa, el cuerpo elástico se acelera y se deforma, de tal modo que una de las dos fuerzas elásticas se opone a la fuerza externa, pero la otra fuerza elástica se opone a una fuerza exterior, que es invisible y opuesta a la fuerza exterior; es decir, en el espacio exterior, en el lado opuesto del cuerpo en donde se aplica la fuerza externa, tiene que existir un agente invisible que ejerza una fuerza de oposición o de reacción, pero, entonces las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, contradicción que las leyes de Newton no resuelven, por lo cual, esas leyes no solo son meramente empíricas sino también incompletas.
Por esta razón, Peter Higgs en 1964 atribuyó la masa al efecto de un agente exterior, llamado campo de Higgs. En la teoría del Modelo Estándar de la Física de Particulas (ME), existe una conjetura de que existe un campo que lo llena todo absolutamente, incluso el vacío, es decir, permea el vacío como si fuera un líquido viscoso, de tal manera que las partículas, al acelerarse y desplazarse en ese “vacío”, friccionarían con ese líquido que sería el campo de Higgs, y esa fricción dificultaría su movimiento y haría el efecto como si fuera una masa. Las partículas aceleradas producirán una perturbación en ese campo, y se generarán ondas que serían precisamente el bosón de Higgs. Sin embargo, el campo de Higgs no resuelve la contradicción del hecho de que las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, que son la fuerza de la perturbación y la fuerza igual y opuesta de la masa.
Las teorías de campos en el espacio vacío, son los conceptos más socorridos y utilizados cuando no se conocen las causas verdaderas, por eso son conceptos abstractos e imaginarios de campos que llenan el espacio vacío, diseñados “ad hoc” por conveniencia del investigador, a los que se atribuyen gratuitamente propiedades y facultades prodigiosas capaces de realizar, simplemente por conveniencia del investigador, las acciones que se observan; por ejemplo, los primitivos campos escalares y vectoriales de la gravitación y de la electrostática, en los que se dota al espacio vacío de la facultad de suministrar energía a las partículas y de ejercer las fuerzas de interacción, por el mero hecho de estar presentes en el campo. El concepto de campo sin energía ni substancia material es imposible, pues nada se puede extraer de un espacio vacío, ni fuerzas ni energía.
Se suele decir que el campo permea el espacio vacío, pero al permear el vacío con cualquier campo, el espacio deja de estar vacío, el espacio se llena. Si se supone que el espacio está lleno de una sustancia material, volvemos a la existencia de un medio material como el antiguo “eter”, en contra del criterio de Einstein, por lo cual, se tendrá que encontrar una alternativa a la teoría de la relatividad. Por eso, se recurre al concepto no científico, irracional e imposible de que el espacio está vacío, a pesar de ejercer acciones, suministrar energía o ejercer oposición a las particulas
La teoría del ME establece que, expontáneamente, las partículas generan partículas mediadoras, denominadas fotones o bosones, a las que se concede gratuitamente la prodigiosa facultad de ser portadoras de fuerza, cuyo intercambio ejerce las fuerzas de interacción, atracción o repulsión, sin explicar como ese proceso es posible. El ME adjudica gratuitamente a las partículas mediadoras una propiedad teórica llamada “carga de color” que produce la fuerza de interacción. El ME justifica la electrostática mediante el intercambio de fotones, pero no explica cómo los electrones y los protones pueden emitir fotones, “sacándolos” de ellos mismos. La fuerza electrostática tiene un alcance infinito, de forma que existen casi infinitas partículas, electrones y protones, con los que interaccionar, por lo que un electrón, por ejemplo, debería emitir casi infinitos fotones a la vez. Parece que este proceso es caprichoso e imposible y que depende de la conveniencia del investigador.
El ME justifica la fuerza de gravedad mediante unas partículas, gravitones, todavía no descubiertas. Sin embargo, al contrario que la electrostática, la gravedad no es obstaculizada por apantallamientos, por lo que un solo gravitón tendría que ejercer una fuerza atractiva sobre toda partícula que encuentre a su paso, es decir, se debería multiplicar (clonar) en casi infinitos gravitones.
Con relación a las fuerzas nucleares, el ME recurre a prodigiosos campos en el espacio vacío (Dirac, Yukawa, Yang-Mills) para justificar las fuerzas de atracción entre quarks, y así mantener a los protones en el núcleo mediante fuerzas de atracción. El ME alega que entre las múltiples y diferentes partículas, generadas en las colisiones en el LHC, alguna (por ejemplo, los quarks) tiene las características apropiadas y predichas para producir la interacción; pero las partículas, obtenidas en las colisiones (LHC), tienen una vida cortísima (entre 10‾¹º y 10‾²º segundos), y se desintegrarían; no podrían existir libremente, ni interaccionar. Algunos autores suponen que las partículas están rodeadas de una nube de partículas mediadoras.
Todos los cuales parecen procesos inventados “ad hoc”, virtuales, imaginarios y abstractos.
En opinión del Prof. de Física, Kevin McFarland, Universidad de Rochester. "Los modelos que descansan sobre una partícula enlace entre otras dos se vuelven menos plausibles. Estas teorías son realmente un último esfuerzo por hacer trabajar el fundamentalmente erróneo Modelo Estándar de la Física. Si estas teorías son continuamente desmentidas, vamos a tener que ir a un modelo totalmente nuevo de funcionamiento del universo".
Albert Einstein estableció el principio de equivalencia general: "todo lo que sucede en el entorno infinitesimal de un punto respecto de un sistema de referencia acelerado deberá suceder de la misma manera en un sistema gravitatorio...El sistema de referencia acelerado debe también considerarse como un sistema de referencia en reposo respecto del cual existe un campo gravitatorio (campo de fuerza centrífuga y fuerza de Coriolis)". Si así fuera, cualquier sistema de referencia acelerado podría considerarse en reposo, y los fenómenos observados, tales como la aceleración relativa, la fuerza de inercia, y la curvatura aparente de la luz al atravesar dicho sistema, podrían atribuirse a los efectos de un campo gravitatorio equivalente. La trayectoria de un rayo de luz se tiene que curvar en presencia de un campo gravitatorio, por lo cual, Einstein dedujo que la materia curva el espacio, de forma que la luz sigue la trayectoria curvada del espacio. Sin embargo, según Michael Friedman, a pesar de Einstein, las fuerzas de Coriolis, generadas en los movimientos curvilíneos, a diferencia de las fuerzas gravitatorias, dependen de la velocidad de la partícula sobre que se actúa.
Al intentar aplicar el principio de equivalencia a la rotación uniforme, en donde la aceleración relativa o aparente es la aceleración centrífuga, cuya dirección no depende del sentido de giro, sucede que el sentido de la curvatura de la trayectoria aparente de un rayo de luz, que atraviesa tangencialmente los sistemas en rotación, depende de la dirección del rayo de luz respecto del sentido de giro, consecuentemente la gravitación equivalente deberá ser atractiva en un sentido de giro y repulsiva en el opuesto, es decir, la aceleración centrífuga no puede tener equivalencia relativista con un campo gravitatorio, pues la supuesta curvatura relativista del espacio, generada por la materia, tiene solamente un sentido.
Aun así, los físicos relativistas mantienen un principio de equivalencia restringido, pues sucede que respecto de un sistema en caída libre, acelerado por la gravedad, los cuerpos aparentemente no sufren los efectos de la fuerza de gravedad, parecen flotar, no tienen peso ni sufren la fuerza de inercia, es decir, tienen un comportamiento idéntico al de los cuerpos respecto de sistemas de referencia sin gravedad cuyo movimiento es inercial (en reposo o con velocidad uniforme). Einstein expresó que cada punto de la trayectoria en caída libre se trata de «una región infinitamente pequeña del continuo espacio-tiempo, pues la región infinitamente pequeña será un sistema inercial respecto del cual debemos considerar como válidas las leyes de la teoría especial de la relatividad». Einstein no tuvo en cuenta que en cada punto de la caída libre, debido a la aceleración de la gravedad, la trayectoria aparente de un rayo de luz transversal es curva, mientras que, respecto de sistemas inerciales sin gravedad, los rayos de luz no se curvan. Los relativistas pretenden evitar este problema alegando que, aproximadamente en un entorno infinitesimal durante la caida libre, dicha curvatura es inapreciable y se puede despreciar. Sin embargo, este argumento no es correcto porque la equivalencia propuesta por Einstein no es una cuestion que dependa del grado de apreciacion del observador, sino que ha de ser una equivalencia real, fisica y matematica, entre ambos sistemas de referencia. Estas deficiencias determinan que la equivalencia relativista únicamente se podría cumplir con los movimientos acelerados rectilíneos, pero para que la equivalencia sea un principio ha de ser general y cumplirse en todos los casos. Parece que el Principio General de Equivalencia no es válido.
La teoría de Higgs no explica la causa de que los cuerpos, acelerados en caida libre por la fuerza de la gravedad, no experimenten la fuerza de oposición debida a la masa, a pesar de acelerarse en el campo de Higgs.
No solamente las teorías tienen graves problemas sin resolver, sino también los resultados de algunas pruebas experimentales. Por ejemplo, el hecho de que ciertas constantes fundamentales, tales como la constante de estructura fina y la velocidad de la luz, modifiquen su valor en el espacio cósmico estructuradamente y por ello no sean constantes a nivel universal (John K. Webb).
No se sabe la causa de que, en el nivel exterior de las galaxias, la velocidad en la rotación es constante, pues no depende de la distancia al centro galáctico (Vera Rubin), fenómeno que se atribuye a una misteriosa materia oscura que llena el espacio vacío.
No se sabe por qué el ritmo de expansión del universo produce que las galaxias se separen unas de otras con aceleración relativa (Hubbel), fenómeno que se atribuye a una no menos enigmática energía oscura que tambián llena el espacio vacío.
Para resolver cada nuevo problema, los autores utilizan un campo diferente, en el que el espacio está “vacío” a pesar de que está “lleno”. Se produce el absurdo de que en el espacio “vacío” hay tantos campos diferentes como problemas hay que resolver.

Para Leandro Sequeiros.
Ante tantos problemas sin resolver, algunos agnósticos y ateos pretenden sustentar sus ideas en que la ciencia es la única forma de hallar la verdad, a pesar de que después de tantos siglos, tocavía la ciencia no ha sido capaz de resolver, de una forma razonable, ni las leyes de Newton, ni la gravedad, ni la fuerza, ni la masa, etc.
El último problema ha sido que han encontrado posibles fallos en el modelo estándar: “Possible flaws in the Standard Model of particle physics”
Saludos

48.Publicado por Gustavo Rozas Valz. el 24/10/2012 16:25
Aunque pareciera algo disperso, muy interesante y revelador el post 45 de Leandro: "Enfrentamos un problema en nuestra cultura de hiperespecialización", señala Pinsent.

"Esta ignorancia de otros campos puede causar problemas, como una carencia de cohesión social" Comienzo con esa frase de importancia gravitante. Hemos llegado a un punto en el conocimiento por motivo de la especialización, en el que si bien la humanidad en su conjunto se beneficia por su avance exponencial, el individuo se perjudica, porque se afecta de visión de túnel, o falta de visión de conjunto justamente mientras más especializado sea su trabajo y las horas del día que dedica a él... Ese intento de dialogar con téologos y filósofos, innecesario con los primeros y en todo caso de no mucha ayuda con los segundos, resulta para mi la prueba palpable de esa afirmación... Muy pronto serán necesarias las " gerencias generales" del conocimiento científico, con gente que sin profundizar en ellos, si posea la suficiente inteligencia para su comprensión y orden en contexto general, y que además se encuentren exentos de prejuicios religiosos que nublan el entendimiento y visión de conjunto...

Y luego: "Cern ha abierto sus puertas a eruditos que toman un enfoque muy diferente hacia la pregunta de cómo se creó el Universo" y una vez más, las improntas de siempre... Hablar de " creación" que necesariamente implica causas, propósitos, voluntades = divinidad, seres superiores..." algunas más..."Necesitamos, como científicos ingenuos, discutir con filósofos y teólogos la época anterior al Big Bang". "John Lennox, profesor de matemáticas en la Universidad de Oxford, también se declara cristiano. Él piensa que le solo hecho de que los seres humanos puedan hacer ciencia es evidencia para Dios.

"Si los ateos tienen razón en que la mente hace ciencia... es el producto de un proceso no guiado sin sentido".

"Ahora, si supieras que tu computadora es producto de un proceso no guiado sin sentido, no confiarías en ella".

"Por eso, para mí el ateísmo socava la racionalidad que necesito para hacer ciencia".

Las dos frases no tienen desperdicio, en la primera, a menos que haya un tono irónico en el autor de la misma, resulta lamentable que un científico crea " ingenuamente" que necesita concertar, discutir o consensuar con un teólogo... y en la segunda un matemático sin duda destacado, cree rescatar a Dios, porque PARA ÉL, de otro modo las cosas no tienen sentido... como si al universo y a la naturaleza les importara que uno o todos los hombres lleguen alguna vez a comprenderlos... como si el universo no se hubiera cansado de evidenciarse ante nuestro precario razonamiento muchas como flagrantemente contraintuitivo... Se me viene a la mente una frase que en un artículo sobre el derrumbe de las religiones neolíticas, grafica perfectamente el Dr. Sequeiros ( que no sé si será el mismo de este aporte ) acerca de científicos que a la hora de exponer sus creencias " VAN VESTIDOS DE PRIMERA COMUNIÓN".....

De nada ha servido saber, que espacio tiempo se inician en el big bang, que todavía no sabemos si habrá multiversos o no; que no ser así, el big bang es el inicio del universo que conocemos, que dicho espacio- tiempo son relativos... que bien podrían ser efectos macroscópicos de la expansión del universo, ya que a escalas de Planck, el concepto de los mismos pierde sentido.... que como una especie insignificante e irrelevante más, que no tiene más de un millón de años en una tierra de 4,500 millones de años y un universo de 13,700, no somos el centro de ninguna fantasiosa creación... que nuestro ámbito corresponde al de lo fenomenológico, macroscópico, sometidos a la física clásica. Que en ese sentido no podemos extender la cadena causal ( que no es propiedad intrínseca de las cosas ) más allá de este universo conocido... porque la causalidad, como simple asociación de ideas, por medio de la experiencia y en una línea de contiguidad en el tiempo, se interrumpe necesariamente al inicio del mismo ( big bang ).

Si continuamos ingenuamente buscando " por qués" causas últimas. Si para colmo torpemente llegamos a la conclusión de que tiene que haber " ALGUIEN" que creo todo, sin preguntarnos entonces, quién creo a ese alguién... cuando llegamos a un callejón sin salida como ese, me pregunto ¿ qué sería lo más sensato? plantarse ahí o simplemente darnos cuenta de los errores implicitos en nuestras tontas interrogantes, surgidas de un pensamiento plagado de símbología que no puede sustraerse de la geometría euclidiana, ni de causalidad, ni de conceptos superados de espacio y tiempo absolutos...

La humanidad tiene que superar esa fase lamentable de razonamiento... se acabaron los " por qués" o los " no tiene sentido" " o no me explico ni puedo comprender". ... ese es problema de cada uno y pertenece al ámbito de los psicológico, antropológico. socio-cultural... el universo por todos lados nos excede. Sólo nos queda humildemente comprender los procesos físicos que nos rodean e implican, tratando para su mejor comprensión ( unicamente ) de avanzar en la cadena causal hasta el inicio del espacio tiempo, el bosson de higgs ( verdadero origen del único mundo que conocemos, el material ) y más allá de eso, simplemente tratar de elucidar el marco físico que subyace a la realidad observable,( que no ha necesitado de creación, porque ser algo y no nada, es la característica primordial de la naturaleza ) si alguna vez lo coseguimos y si no es así, no hay problema, en nada cambia las cosas... y a propósito una frase que si la memoria no me falla, cita Nietszche acerca de la filosofía Kantiana y que grafica la insignificancia del ser humano en el contexto universal: " El hombre solitario de Kant, no canta, no rié, no baila... pero tampoco siente la necesidad de sumirse en la deseperación y el llanto, porque el universo está en silencio..."

Saludos cordiales.

49.Publicado por ELIAS PRADA GALÁN el 25/10/2012 22:30
Hola Gustavo
Comentas que el ser humano es una "especie insignificante e irrelevante".
Tengo dos cuestiones:
1) ¿Hay alguna especie relevante? En tal caso, ¿cuál es?
2) ¿Has escuchado por ejemplo el concierto para piano y orquesta de Grieg?
Un saludo

50.Publicado por Mariano el 26/10/2012 14:11
Para ELIAS PRADA GALÁN - 49 -
- Es inútil tratar de infundir aspectos espirituales a Gustavo, basta con sus ideas del comentario 48.
- En la frase: "Ese intento de dialogar con téologos y filósofos, innecesario con los primeros y en todo caso de no mucha ayuda con los segundos", muestra un desprecio irracional hacia teólogos y filósofos. La teología y la filosofía le caen grandes. De la física solo lee las primeras letras.
- Gustavo Rozas quiere justifcar su falta de profundidad en el conocimiento científico alegando que lo mejor es la ignorancia, como a él le sucede, diciendo que basta con que la gente posea "la suficiente inteligencia para su comprensión y orden en contexto general"
- En la frase: "prejuicios religiosos que nublan el entendimiento y visión de conjunto", en la que afirma gratuitamente que la religión nubla el entendimiento de las personas y su visión del conjunto.
Gustavo cree ingenuamente que el ateismo mejora la visión de conjunto. En nuestro criterio, algunas religiones nublan el entendimiento, pero la creencia en Dios, lo beneficia.
- En la frase: "continuamos ingenuamente buscando "por qués" y causas últimas". Califica de ingenuos a todos los hombres de ciencia y teólogos, que buscan la verdad.
- En la frase: "la causalidad...se interrumpe necesariamente al inicio del... big bang", pretende negar el principio de causa y efecto, que tanto perjudica al ateismo, tal como reafirma: "los errores implicitos en nuestras tontas interrogantes, surgidas de un pensamiento plagado de símbología que no puede sustraerse de la geometría euclidiana, ni de la causalidad,.".
Respuesta: la causalidad solo tiene aplicación en el mundo material y en su causa. Antes del big-bang no había materia, ni espacio, ni tiempo. Necesitó una creación.
Sigue negando la causalidad en la frase gratuita: "no somos el centro de ninguna fantasiosa creación".
- Y para colmo la frase: "la realidad observable no ha necesitado de creación, porque ser algo y no nada."
Respuesta: Es una flagrante contradicción, pues si no es nada no necesita creación; solo necesitaría creación si es algo, o si existe.

- Es tan ingénuo y sus argumentos tan infantiles, que no puedo tomarlo en serio.
Todo son o frases peyorativas o simples afirmaciones que a él le convienen, pero sin argumentos que las sustenten.
Es evidente que rechaza, sin dar explicaciones convincentes, todo lo que no sea ateismo
Un saludo

PD: Es una lástima que la juventud actual no aprecie la música de los grandes compositores.

1 2
Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 28 de Octubre 2014 - 13:14 La nueva física abre una nueva imagen del universo




Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo

Padres y Maestros es una publicación de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad Comillas. Lea este especial on line.


Artículos más destacados en TR