Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El dolor social se vive como un dolor físico

Sentirse excluido -o empatizar con una persona que lo está- provoca una actividad cerebral similar a la del sufrimiento material


Las personas sufrimos el dolor social, provocado por la pérdida de un amigo, por ejemplo, o simplemente por sentirnos excluidos, de forma similar al dolor físico, con las mismas zonas cerebrales activadas. Además, la sensación es similar cuando el dolor es empático, porque en realidad lo está sufriendo una persona cercana.




El dolor social se vive como el dolor físico. Imagen: Vasiliy Koval. Fuente: PhotoXpress.
El dolor social se vive como el dolor físico. Imagen: Vasiliy Koval. Fuente: PhotoXpress.
El dolor causado por estímulos sociales (por ejemplo, la pérdida de un amigo, experimentar una injusticia o más en general, ver amenazado un vínculo social) activa circuitos cerebrales relacionados con el dolor físico.

Como se ha observado en un estudio realizado por SISSA (Scuola Internazionale Superiore di Studi Avanzati), de Trieste (Italia), esto también ocurre cuando experimentamos ese tipo de dolor vicariamente como una respuesta empática (cuando vemos a otra persona que lo experimenta).

Nos gustaría vivir sin dolor y sin embargo, sin él no seríamos capaces de sobrevivir. El dolor señala los estímulos peligrosos (internos o externos) y orienta nuestra conducta. Su objetivo final es dar prioridad al escape, la recuperación y la curación. Es por eso que lo sentimos y también por qué somos buenos en detectarlo en otros.

El dolor, de hecho, protege no sólo al individuo, sino también sus vínculos sociales. El cerebro contiene circuitos relacionados con los aspectos más físicos del dolor y otros relacionados con los aspectos afectivos. Como se ha observado en el estudio recién publicado por Giorgia Silani, Giovanni Novembre y Marco Zanon, en la revista Social, Cognitive and Affective Neuroscience, el dolor social activa algunos circuitos cerebrales del dolor físico tanto si lo sentimos personalmente como cuando lo experimentamos indirectamente como una respuesta empática al dolor de otras personas.

El estudio realizado por Silani y sus colegas es innovador ya que adoptó un procedimiento experimental más realista que los utilizados en el pasado, comparando los comportamientos de los participantes con los resultados de resonancias magnéticas funcionales realizadas en ellos, durante pruebas que implicaron dolor tanto físico como social.

"Los experimentos clásicos utilizan un procedimiento estilizado en el que se simulan situaciones de exclusión social a través de dibujos animados. Sospechamos que esta simplificación es excesiva y puede dar lugar a sesgos sistemáticos en la recogida de datos, por lo que utilizamos gente real en los vídeos", señalan los investigadores en la nota de prensa de SISSA.

El experimento

Los sujetos participaron en sesiones experimentales que simulaban un juego de lanzar una bola, donde uno de los jugadores era excluido deliberadamente por los demás (dolor social).

El jugador podía ser la víctima ella misma, o que lo fuera un aliado asignado. En otra serie de experimentos, el sujeto o su aliado recibían un estímulo moderadamente doloroso (dolor físico).

Cuando el sujeto no era personalmente el destino de los estímulos, podía presenciar la totalidad de la experiencia de su colega.

"Nuestros datos han demostrado que en condiciones de dolor social, hay una activación de un área tradicionalmente asociado con el procesamiento sensorial del dolor físico, la parte posterior del córtex insular", explica Silani .

"Esto ocurrió tanto cuando el dolor se experimentaba en primera persona como cuando el sujeto lo experimentaba vicariamente", concluye.

Referencia bibliográfica:

G Novembre, M Zanon y G Silani: Empathy for social exclusion involves the sensory-discriminative component of pain: a within-subject fMRI study. Soc Cogn Affect Neurosci (2014). DOI: 10.1093/scan/nsu038.

Lunes, 3 de Marzo 2014
SISSA/T21
Artículo leído 7313 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por CachiBrasil el 09/03/2014 21:59
Se presenta en este estudio la opción "dolor social o dolor físico", cuando en realidad debemos hablar de dolor físico o sufrimiento mental...
El dolor físico deriva directamente del cuerpo, como heridas, mutilaciones, accidentes, hambre y enfermedades, todas con localizaciones precisas en áreas del cuerpo.
El sufrimiento mental, que trasciende lo social, está relacionado al psiquismo y se lo registra, entre otras formas, como tristeza, resentimiento, envidia y temor en general: Temor a la soledad, a la exclusión, a perder lo que se posee, a no conseguir lo que se desea, a no ser mejor que otros u otros en variadas situaciones; y está intimamente relacionado con el deseo y la violencia interna de la persona.
Pero no hay dudas de que al sufrimiento mental se lo siente y claro que se lo "siente" porque se tiene registro corporal del sufrimiento mental.
Este estudio puede concluir que tanto el dolor físico como el registro del sufrimiento mental, tienen concomitancias neurológicas en las mismas "zonas cerebrales", o muy próximas aunque no sean necesariamente las mismas.
Sin embargo, esta conclusión puede llevar a confundir al dolor físico y al sufrimiento mental como lo mismo, lo que no es así. El avance de la ciencia médica y de la justicia social son los caminos para la superación o retroceso del dolor físico, pero no para la superación del sufrimiento mental; y cuando hablo del avance de la ciencia médica me refiero también a la Psiquiatría o tratamientos Psicoterapéuticos, como el Psicoanálisis y afines.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte