Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El lugar y el momento de las llamadas telefónicas “delatan” a los usuarios

Estudios revelan cómo datos aparentemente inocuos dan mucha información sobre las personas


Para conocer mucha información sobre la vida de alguien, no hace falta tener acceso siquiera a sus conversaciones en internet. La noticia de que la Agencia de Vigilancia Nacional estadounidense (NSA) analiza los registros de llamadas y comunicaciones electrónicas ha devuelto a la actualidad varios estudios científicos que reflejan hasta qué punto unos datos aparentemente inocuos revelan mucho sobre una persona. Con cuatro datos de llamadas o localizaciones por internet en quince meses basta para distinguir a una persona de todas las demás. Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


Imagen:  Ellsing. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Ellsing. Fuente: PhotoXpress.
Con los datos de su factura de teléfono móvil, un investigador bien preparado podría deducir muchísimas cosas sobre usted.

Si llama poco, o si llama mucho; si llama siempre a un grupo reducido de personas, o a uno amplio; si recibe muchas o pocas llamadas; la duración de las mismas; o la hora a la que suele llamar, son datos muy útiles para el observador avisado.

Si una llamada provoca una serie de llamadas en cadena, señala un experto en New Scientist, podría significar que el primer número de teléfono pertenece a un dirigente de una organización (¿criminal?). Según un experto, las agencias de inteligencia agrupan a la gente por su perfil "llamador".

La noticia de que la NSA estadounidense (la Agencia de Vigilancia Nacional) analiza al detalle los registros de llamadas y de e-mails ha planteado hasta qué punto es relevante que lo hagan. Aunque las autoridades se han cuidado mucho de subrayar que no tienen acceso a las conversaciones y a los textos en sí (salvo requerimiento judicial), los análisis superficiales no son inocentes.

Yves-Alexandre de Montjoye, del Massachusetts Institute of Technology, y sus colegas, analizaron 1.5 millones de registros de llamadas (anonimizados) proporcionados por un operador de telefonía móvil, que correspondían a un periodo de 15 meses.

Descubrieron que si el conjunto de datos incluía la localización de las personas cada hora, y la resolución espacial venía dada por las antenas del operador, bastaba con cuatro puntos espacio-temporales para distinguir de manera única al 95% de los individuos.

El estudio señala que las trazas de movilidad de las personas ya no son exclusivas de los operadores de telefonía móvil. Por ejemplo, Apple reseña en su política de privacidad que puede compartir los datos con sus socios y colaboradores. Las aplicaciones de iPhone y Android localizan de manera inmediata a millones de personas.

Aunque la lista de llamadas y geolocalización sea completamente anónima, se puede combinar con otra lista de datos conocida, como una base de datos médica, y descubrir algún nombre. Por ejemplo, así se hizo en un estudio, que consiguió deducir el historial médico del gobernador de Massachussetts.

Un ejemplo gráfico de cómo se localiza temporal y espacialmente una persona a partir de sus llamadas. Fuente: Nature.
Un ejemplo gráfico de cómo se localiza temporal y espacialmente una persona a partir de sus llamadas. Fuente: Nature.
El método

El estudio se basa en datos de un pequeño país centroeuropeo sin identificar, y en datos de telefonía móvil y del servicio de auto-localización Foursquare.

El número mínimo de datos necesario para descubrir la "unicidad" de una persona depende de la densidad de población, y del número de antenas de telefonía o de puntos wi-fi, es decir, de la "resolución" de la red.

Pero dado que en general ambos factores son directamente proporcionales, los investigadores consideran que sus conclusiones son generalizables.

Ampliar el campo geográfico de observación no cambia mucho las cosas, añaden, porque el 94% de los individuos se mueven en un radio medio de 100 km.

Otro dato curioso (y lógico) es que cuanto más raro sea el dato, más relevante es a la hora de "identificar" a alguien: un punto en MIT a las 3 de la madrugada es mucho más valioso que uno en el centro de Boston en una tarde de viernes.

Otros experimentos

El político alemán Malte Spitz utilizó sus datos de llamadas de seis meses, junto con datos de redes sociales y otra información de internet sobre él para crear un mapa que trazara sus movimientos y actividades. Este mapa mostraba dónde había estado Spitz en un momento dado, qué había estado haciendo, cuántas llamadas había hecho y cuánto tiempo había estado conectado a internet.

Referencia bibliográfica:

Yves-Alexandre de Montjoye, César A. Hidalgo, Michel Verleysen y Vincent D. Blondel. Unique in the Crowd: The privacy bounds of human mobility. Scientific Reports (2013). DOI:10.1038/srep01376.


Lunes, 17 de Junio 2013
Artículo leído 4961 veces


Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos