Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El ojo humano sustituirá pronto al ratón del ordenador

Un innovador sistema consigue interactuar con el PC sólo mirando la pantalla


El ojo humano sustituirá pronto al ratón del ordenador gracias a un interfaz que permite dar instrucciones al PC a través de la mirada. El dispositivo está instalado en la pantalla, cuenta con una cámara de alta definición y luces infrarrojas, y rastrea los movimientos del ojo permitiendo seleccionar vínculos, destacar texto y desplazar líneas sólo mirando a la pantalla, si bien es preciso al mismo tiempo presionar el teclado. Aunque el 90% de las personas que lo han probado lo prefieren al ratón, su margen de error es todavía del 20%. Por O. Castro-Perea.




El ojo humano sustituirá pronto al ratón del ordenador
El ojo humano sustituirá pronto al ratón del ordenador
Sustituir el ratón de nuestro ordenador personal por un movimiento de ojos que realice las mismas funciones es ya posible gracias a un interfaz de usuario (instrumento que ayuda a activar una aplicación en el PC) desarrollado por un investigador de la universidad norteamericana de Standford.

Se trata de una alternativa que permite a las personas seleccionar vínculos, destacar texto y desplazar líneas sólo mirando a la pantalla del ordenador, al tiempo que presionan una determinada tecla del teclado.

El logro se ha alcanzado gracias a un dispositivo de rastreo de los movimientos del ojo instalado en una pantalla de ordenador especializada, dispositivo que cuenta con una cámara de alta definición y luces infrarrojas.

Manu Kumar, su creador, señala en un artículo publicado por Technology Review, que el sistema es fácil de utilizar y está pensado específicamente para usuarios discapacitados, aunque Kumar espera que su desarrollo sirva también a personas sin discapacidades, que buscan interfaces de uso sencillo.

Proceso de dos pasos

La tecnología desarrollada por Kumar es posible gracias a un programa informático denominado EyePoint, que funciona con un hardware estándar de rastreo de los movimientos del ojo. EyePoint permite que, por ejemplo, cuando una persona mira un vínculo a una página web, al tiempo que pulsa una tecla determinada, el vínculo se agrande. Después, con la mirada fija en el vínculo aumentando y soltando la tecla, la aplicación se actualiza, abriendo la página web buscada.

EyePoint consiste por tanto en un proceso progresivo de dos pasos que compensa las limitaciones en la exactitud del funcionamiento de otros sistemas rastreadores del movimiento del ojo. Este proceso permitiría realizar con fluidez las tareas comunes de los ordenadores.

Según explican sus artífices en este artículo técnico%20-%20EyePoint%20Practical%20Pointing%20and%20Selection%20Using%20Gaze%20and%20Keyboard.pdf, según vayan disminuyendo los precios de los dispositivos de rastreo del movimiento de los ojos, este sistema puede llegar a ser una alternativa viable para cualquier usuario que lo prefiera al tradicional ratón.

Cámara y luz infrarroja

Los dispositivos más rudimentarios de rastreo de las miradas datan de principios del siglo XX. Entonces, utilizando una película fotográfica, los investigadores capturaban la luz reflejada por los ojos de las personas y usaban esa información para analizar cómo la gente leía o miraba imágenes.

Pero la tecnología actual cuenta además con una cámara de alta resolución y una serie de diodos de emisión de luz infrarroja. El hardware está instalado en el marco de unos monitores muy caros (unos 20.000 euros). Su cámara capta el movimiento de la pupila y el reflejo de la luz infrarroja en la córnea, que se usa como punto de referencia porque no se mueve.

De manera natural

Esta parte de ojo es la escogida porque el ojo en sí no es muy estable. Nuestras pupilas tiemblan incluso cuando tenemos la mirada fija en un punto determinado. Kumar ha desarrollado un algoritmo (un conjunto finito de instrucciones o pasos que sirven para ejecutar una tarea y/o resolver un problema), que permite al ordenador aislar este temblor del ojo en tiempo real, para quedarse con la información de aquello que se mira.

El resto del desarrollo del sistema ha implicado el comprender cómo la gente mira a la pantalla y en crear un interfaz que no sobrepase el conducto visual, de manera que funcione de la forma más natural posible para el usuario.

Una de las claves de este interfaz es que trabaja sin necesidad de que las personas controlen un cursor, al contrario que el sistema de los ratones. Por tanto, no da información de vuelta a los usuarios de dónde están ellos mirando. Estudios previos habían demostrado que esta información puede distraer porque inconscientemente intentamos controlar el cursor que vemos en la pantalla.

Actualización veloz

Un estudio realizado por Kumar con 20 personas demostró que el sistema de rastreo del ojo permite una actualización más rápida de las aplicaciones que el ratón, aunque la tasa de error –un 20%- es alta.

A pesar de dicha tasa, el 90% de los participantes señalaron que preferían el EyePoint al ratón. Por tanto, el sistema no es perfecto aún, pero Kumar señala que estos errores del EyePoint pueden subsanarse con la práctica del usuario.

En la actualidad, el investigador trabaja para desarrollar algoritmos que consigan que EyePoint sea más exacto y pueda abrir las aplicaciones sin error.

Sábado, 10 de Marzo 2007
Olga Castro-Perea
Artículo leído 17404 veces




Nota


Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 1 de Diciembre 2016 - 08:00 Inteligencia artificial para catar quesos