Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El plástico de envolver y los táperes contienen compuestos posiblemente tóxicos

Encuentran relación entre su uso y un aumento de la presión alta y de la diabetes en niños y adolescentes


Dos compuestos plásticos, utilizados en las envolturas de papel para comida y en los táperes, por ejemplo, están relacionados con un aumento de la presión arterial alta y de la diabetes en niños y adolescentes. Así lo asegura un estudio estadounidense, que recuerda también que estos plásticos se empezaron a utilizar para sustituir a otro, también tóxico.




Algunos táperes contienen dos plásticos cuya toxicidad se ha comprobado ahora. Imagen: Mark Larson. Fuente: Wikipedia.
Algunos táperes contienen dos plásticos cuya toxicidad se ha comprobado ahora. Imagen: Mark Larson. Fuente: Wikipedia.
De acuerdo con una nueva serie de estudios del Centro Médico NYU Langone (Nueva York, EE.UU.), dos productos químicos cada vez más utilizados para fortalecer las envolturas de plástico, el jabón, los cosméticos y los táperes, están relacionados con un aumento en el riesgo de presión arterial alta y de diabetes en niños y adolescentes.

Los compuestos, ftalato de di-isononilo (DINP) y ftalato de di-isodecilo (DIDP), pertenecen a una clase de sustancias químicas conocidas como ftalatos. Irónicamente, los dos productos químicos fueron utilizados como sustitutos de otra sustancia química, di-2-etilhexolftlatato o DEHP, que tiene efectos adversos similares, según los mismos científicos demostraron en investigaciones previas.

"Nuestra investigación se suma a la preocupación creciente en torno a que los productos químicos ambientales podrían ser contribuyentes independientes a la resistencia a la insulina, la hipertensión arterial y otros trastornos metabólicos", dice el investigador principal del estudio, Leonardo Trasande, profesor de NYU Langone, en la nota de prensa recogida por Newswise.

Trasande dice que se cree que esta serie de estudios es la primera en examinar los posibles riesgos para la salud de los sustitutos del DEHP. En el más reciente, que se describe en la revista Hypertension, los investigadores informan de una "asociación significativa" entre la presión arterial alta y la presencia de niveles de DINP y DIDP en los sujetos de estudio.

Específicamente, dicen, por cada aumento de diez veces en la cantidad de ftalatos consumidos, hubo un aumento de 1,1 milímetros de mercurio en la presión arterial.

Precedentes

En el estudio anterior, publicado en mayo en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, los mismos investigadores de NYU encontraron una asociación entre las concentraciones de DINP y DIDP y el aumento de la resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes.

Uno de cada tres adolescentes con los niveles más altos de DINP tenían la resistencia a la insulina más alta, mientras que entre los que tenían las concentraciones más bajas de estos productos químicos, sólo uno de cada cuatro tenía resistencia a la insulina.

DEHP, la sustancia química original utilizada como plastificante, fue prohibida en 2004 en Europa después de que los investigadores encontraran un vínculo entre la exposición al plastificante y efectos perjudiciales sobre la salud humana. En los Estados Unidos, los fabricantes comenzaron voluntariamente a reemplazar DEHP con DINP y DIDP en la última década.

Una investigación del propio Trasande en 2013 confirmó la relación entre la exposición al DEHP y la hipertensión en los estadounidenses.

Análisis

Para el nuevo estudio de investigación, el equipo de NYU revisó muestras de sangre y análisis de orina de los participantes en el National Health and Nutrition Examination Survey. Desde 1999, NHANES, como se le conoce, recopila información sobre la prevalencia y factores de riesgo de enfermedades graves mediante encuestas anuales a 5.000 voluntarios.

Como parte de la investigación de la NYU Langone, se midieron y evaluaron los niveles de ftalatos y glucosa en muestras de sangre de 356 niños y adolescentes, de entre 12 y 19 años, en función de los niveles de dichas sustancias en la orina.

Las muestras de sangre y orina se recogieron una vez entre 2008 y 2012, e igualmente se midió la presión arterial. La dieta, la actividad física, el sexo, la raza / etnia, los ingresos y otros factores independientemente asociados con la resistencia a la insulina y la hipertensión fueron también tenidos en cuenta en el análisis de los investigadores.

"Las alternativas a DIDP y DINP incluyen el papel encerado y el de aluminio", dice Trasande. "Nuestro estudio añade, además, la preocupación por la necesidad de medir la toxicidad de los productos químicos antes de su utilización generalizada, algo que no requiere la ley estadounidense actual, de 1976", explica.

Trasande dice que hay pasos "seguros y simples" que las familias pueden dar para limitar la exposición a los ftalatos. Estos incluyen: No cocinar en el microondas la comida en recipientes de plástico o cubiertos por una envoltura de plástico, y lavar los táper a mano en vez de ponerlos en el lavaplatos, donde los productos químicos pueden conducir a una mayor de plastificantes.

El investigador dice que la gente también puede evitar el uso de recipientes de plástico fabricados con ftalatos.  Trasande dice que su equipo planea ahora estudiar los efectos a largo plazo de la exposición a estas sustancias químicas, en particular durante el embarazo y la primera infancia, que podría revelar nuevos y persistentes efectos sobre la salud.

La toxicidad de los ftalatos y otros productos químicos cotidianos, solos o combinados, está muy documentada, según los científicos.

Referencia bibliográfica:

Leonardo Trasande y Teresa M. Attina: Association of Exposure to Di-2-Ethylhexylphthalate Replacements With Increased Blood Pressure in Children and Adolescents. Hypertension (2015). DOI: 10.1161/HYPERTENSIONAHA.115.05603


Jueves, 9 de Julio 2015
Newswise/T21
Artículo leído 4073 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >