Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El posible futuro de la primavera española

Un amplio debate en Internet sobre medidas futuras podría dar continuidad y consistencia al 15M


Ciertos observadores comienzan a nombrar así al movimiento político que se desarrolla actualmente en España. Se caracteriza por la ocupación duradera de la Puerta de Sol en Madrid, procedente de manifestantes que rechazan globalmente un sistema que los condena al paro y a la miseria. Otras ciudades españolas se manifiestan también. Tales manifestaciones de rechazo se han producido anteriormente en otros países golpeados también por las medidas de rigor impuestas a las poblaciones por la voluntad de disminuir sus deudas públicas: en Grecia, en Irlanda e incluso en Gran Bretaña – por no mencionar las que han tenido lugar en Estados Unidos, sobre todo en Madison, en el Estado de Wisconsin. Estos hechos son susceptibles de reproducirse en todos los países europeos afectados, inclusive tal vez un día en Alemania. Por eso es necesario intentar comprenderlas. Por Jean-Paul Baquiast.



Se habla hoy en día de la primavera española tomando como referencia al llamado movimiento de la primavera árabe que ha despachado a los gobiernos autoritarios de Túnez y del Cairo, bajo la presión de multitudes reunidas en lugares públicos de las principales ciudades de estos países. Movimientos semejantes, pero todavía blanco de la represión, se desarrollan en un cierto número de países árabes.

No obstante la comparación entre ambas “primaveras” muestra que la primavera española, si persiste y se precisa, planteará cuestiones mucho más complejas que aquellas abordadas por la primavera árabe. La primavera árabe se levantó contra poderes autoritarios o teocracias que eran relativamente fáciles de derrumbar, desde el momento que el apoyo del ejército y la policía les falló. El objetivo era relativamente claro, por lo menos en Túnez y en Egipto: obtener las libertades públicas y los derechos civiles que gozan las democracias políticas. En efecto, en el resto de Oriente Medio, la primavera árabe se complica actualmente por sus incidencias geopolíticas, étnicas o religiosas propias de estos países, pero estas últimas no interesan que indirectamente a los ciudadanos europeos.

La primavera española es infinitamente más compleja y difícil de interpretar con los instrumentos de la ciencia política tradicional. Ha nacido en un gran país europeo, hasta ahora globalmente próspero y bien administrado, presentando a pesar de algunos arcaísmos, el rostro de una sociedad moderna, democrática, abierta. España no es por otro lado el país más pobre de la Unión Europea, aunque atraviese actualmente una crisis grave. ¿Qué quieren entonces los manifestantes (que se han nombrado ellos mismos como “indignados” por referencia al libro de Stéphane Hessel)? Decir de ellos que allende de un rechazo al paro y al empobrecimiento, rechazan el Sistema, sin poder siempre precisar lo que se entiende por este término de Sistema, y lo que es rechazado al seno de éste. Pero se podría también decir que mucho de ellos son animados, aunque de alguna manera mal formulada, por una voluntad mucho más grandiosa, aquella de cambiar de civilización.

Así definido, la primavera española corre el riesgo de difundirse en un gran número de países europeos, si no en todos, porque el rechazo de un cierto tipo de civilización, mercantilista, selectiva, despilfarradora no es propia solamente de España. Los conservadores ven en esta contaminación casi “viral”, favorecida por la generalización de la sociedad de la información, numerosas amenazas. Los progresistas al contrario comienzan a atribuirles muchas esperanzas. ¿Podríamos esperar finalmente ver un universo marcado por las desigualdades, la destrucción ciega de los recursos naturales, el rechazo de las grandes ambiciones, ceder el lugar a un mundo más armonioso? ¿La utopía podría realizarse?

¿Qué quieren expresar los “indignados”?

¿Después de todo por qué no? Pero antes de soñar en un cambio de civilización, hace falta tratar de comprender lo que quieren expresar los manifestantes de la Puerta del Sol. Podremos entonces preguntarnos si, más allá de la expresión de un sentimiento global de rechazo, no deberían fijarse objetivos más precisos. El ejemplo precedente de las manifestaciones del pueblo estadounidense en Madison es el que interesa a este respecto. Las multitudes de Wisconsin han rechazado explícitamente un cierto número de medidas de rigor juzgadas injustas y han buscado plegar a los electos del partido republicano que querían, en toda legitimidad constitucional, aplicarles.

El mensaje de los “indignados” españoles es más difícil de interpretar. Podemos pensar que más allá de una protesta contra la extensión del paro y del empobrecimiento, que afecta de la misma manera a los profesionales jóvenes que a los trabajadores de base, significa el hecho que la gente de izquierda ya no les otorga su confianza a los partidos de izquierda para representarlos. En el plan electoral, es este el mensaje que expresan paralelamente las elecciones municipales marcadas por la derrota del Partido Socialista Español (PSOE). La misma desconfianza hacia el partido socialista es difundida en términos parecidos en Portugal y en Grecia. Muchos manifestantes españoles, aunque se definan de izquierda, se indignan por el hecho que el gobierno dirigido por una mayoría socialista no los protege de los abusos del capitalismo financiero y de la especulación mundialista. Al contrario, este gobierno parece alinearse del lado de los especuladores nacionales e internacionales (bancas y empresas) para obligar a los ciudadanos a pagar por los fallas de gestión o las maniobras fraudulentas del mundo económico. El mismo reproche se les hace a los gobiernos griegos y portugueses, también gobernados por socialistas.

Los ciudadanos deducen que los partidos socialistas pertenecen a partir de ahora a las oligarquías sociales que oprimen a los ciudadanos privándolos de los productos de su trabajo y de su ahorro. En España como en otros países, los gobiernos, ya sean de izquierda o de derecha, mantienen el mismo discurso impuesto por la finanza internacional y dictada por el FMI: comprimir los gastos sociales, suprimir las inversiones públicas, despedir a los empleados, privatizar los establecimientos y las empresas públicas...

Ahora bien los “indignados”, por ingenuos que sean en economía, se dan cuenta de que esta destrucción progresiva de lo que quedaba del Estado protector se hace para beneficiar a las sociedades internacionales y a los fondos de inversiones especulativos. Las actividades abandonadas por el sector público, bajo pretexto de reequilibrar los presupuestos, serán recuperadas y aseguradas por inversores anónimos que sólo trabajarán para una clientela de elevados ingresos. El coste económico final de estos servicios no disminuirá, al contrario. Pero los accionistas y los managers responsables de estos nuevos servicios no se quejarán, ya que las sumas correspondientes vendrán directamente a incrementar sus beneficios.

Foto: arribalasqueluchan. Flickr.
Foto: arribalasqueluchan. Flickr.
Acuerdo mundial entre privilegiados

Por nuestra parte, pensamos que lo que indigna particularmente a los manifestantes de la primavera española, que indignará también a aquellas otras primaveras por venir en otros países, tiende al descubrimiento progresivo de un acuerdo mundial entre privilegiados (que llamamos aquí oligarquías) para mantener debajo de la escala social a las diversas categorías de trabajadores que son de hecho los principales creadores de la riqueza en la economía real. Ahora bien, entre estas oligarquías se encuentran a partir de ahora, aparentemente y a menudo de hecho, los representantes de los partidos de izquierda, ya estén en la oposición o en el poder.

El descubrimiento de esta realidad, denunciada desde hace mucho tiempo por la extrema izquierda, provoca, en lo que seguiremos llamando clases populares, incluyendo a la clase media, un rechazo de la vida política y de las instituciones, sean estas nacionales o europeas: todos corruptos, según una fórmula fácil pero desgraciadamente a menudo verdadera. Este rechazo puede empujar a ciertos “indignados” hacia los movimientos de extrema derecha populistas y soberanistas, cuyo discurso ilusiona. Pero un mínimo de atención muestra que éstos tienen, todavía más que los socialistas, una relación con las oligarquías. Serán por otra parte, de todos modos, incapaces de proponer las soluciones que permitan poner la economía al servicio de los trabajadores, porque rechazan la dimensión europea imprescindible para hacerse escuchar ante los grandes países del mundo.

Si nos atenemos a la hipótesis anterior, diremos que el mensaje de los “indignados” se dirige primero a los partidos socialistas, en España como en el resto de Europa: cambiad o los cambiaremos. Siempre y cuando permanezca todavía un mínimo de democracia representativa, este primer mensaje lo comprenderán fácilmente los responsables políticos que quieren ser elegidos o reelegidos, ya a nivel nacional o local. José Luis Rodríguez Zapatero debería comprenderlo, como en Francia el candidato (o la candidata) del partido socialista a las elecciones presidenciales.

Más allá del rechazo, combatir por reivindicaciones específicas

Pero un llamamiento tan general no bastará para mantener la movilización de los manifestantes y de aquellos que los sostienen en la opinión pública. Será necesario que del seno de las manifestaciones surjan reivindicaciones más específicas (análogas al “Ben Ali fuera” de los manifestantes tunecinos). Los técnicos de la economía y de la política han formulado ya desde hace algunos meses los objetivos que hemos tomado por nuestra parte e ilustrado: transformar el estatus de la Banca Central Europea de modo que pueda recomprar y reestructurar las deudas públicas de los países; crear un servicio público bancario europeo que reagrupe las actividades de depósito y de préstamos a las empresas de las bancas europeas, distinguiéndolas claramente de las operaciones especulativas; crear un fondo europeo de inversión estratégica en beneficio de las actividades industriales y de investigación, capaz de crear empleos de fuerte valor añadido no reubicables; adaptar en consecuencia, armonizándolas, las legislaciones fiscales y aduaneras europeas.

Pero tales objetivos son complejos de explicar, difíciles, y lleva mucho tiempo ponerlos en marcha. Suponen un cierto número de cambios radicales de fondo contra los cuales se movilizarán juntas las oligarquías del poder. ¿Puede esperarse que las manifestaciones populares las realicen? Por nuestra parte, pensamos que existe una ventaja en ese sentido, que es Internet. Sería necesario que los (escasos) expertos que proponen tales medidas y los representantes de los partidos de izquierda, decididos a encontrar su vocación tradicional al servicio del cambio social, se obliguen a discutir de todo esto a través, sobre todo, de Internet, con el fin de popularizar las verdaderas revoluciones que pueden emanar.

Proposiciones inmediatas podrían entonces ser realizadas, al servicio de las cuales los “indignados” presentes y futuros podrían movilizarse. Se trataría primero de rechazar las medidas, tales como la supresión de empleos o las privatizaciones en los servicios públicos. Pero más allá del rechazo, proyectos de fuerte valor demostrativo podrían ser puestos en marcha a corto plazo. Implicarían sobre todo al sector cooperativo y asociativo, sin perjuicio de todas las inversiones de espíritu alternativo en sectores emergentes como las energías renovables, la rehabilitación de los hábitats y la formación-cultura. Los “indignados” podrían entonces manifestarse para que tales iniciativas sean reconocidas y tomadas en cuenta por los que disponen todavía de la autoridad. A falta de ello, estas autoridades serán descartadas, de una manera o de otra.

Nada impediría evidentemente que, del caos creador nacido de la indignación colectiva, nazcan otras ideas innovadoras y otras iniciativas concretas.



Jean-Paul Baquiast es el editor de la revista Automates Intelligents, así como miembro fundador de la Red Europea de Reflexión Geopolítica. Este artículo se publicó originalmente en el blog de citada Red.

Traducción del francés: Iben Xavier



Miércoles, 25 de Mayo 2011
Jean-Paul Baquiast
Artículo leído 13687 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Antonio Ferrá el 26/05/2011 01:36
Pero, ¿Qué está pasando?

No es fácil identificar con rotundidad las causas que han provocado el 15M.; Sin embargo no puedo dejar de realizar la siguiente reflexión:
Sin el ánimo de parecer simplista, lo reduzco a unas pocas macro-variables en una hipotética ecuación. La primera sería el espectacular aumento de la esperanza de vida en Occidente. La segunda es el incierto futuro de el suministro energético y la tercera y última, la Geoestrategia mundial.
En cuanto a la primera, no se puede de ningún modo descartar que en Occidente los más ancianos sean los que poseen la mayor parte del capital y como es natural a edades avanzadas se huyen de riesgos y aventuras, por lo que invierten su dinero en especulaciones que den dividendos lo antes posible, pues el mañana para ellos fue ayer, es de tal forma que los ciudadanos que pasan la cincuentena, aún no han heredado y transitivamente sus nietos ni huelen el dinero, ellos que por motivos inherentes a la juventud estarían deseosos de iniciar actividades con riesgo o sin él. Tal cantidad de ancianos con capital, son los accionistas de las insaciables multinacionales, bancos, especuladores de materias primas y un largo etcétera. Por lo que deduzco que la creación de riqueza en la producción de bienes y servicios se ha trasladado a países dónde los abuelos, padres y nietos, ven su oportunidad, revirtiendo los dividendos a las multinacionales, a cambio de un salario muy reducido. Por todo ello se hace muy necesario gravar mucho las rentas y beneficios de actividades especulativas y fomentar las que se originan de la producción real.
En la segunda variable, es indiscutible que la energía primaria es el motor de cualquier creación de riqueza, de hecho los primeros ricos de la humanidad, lo consiguieron gracias al excedente energético que les proporcionaban las bestias y los esclavos. La vorágine de energía primaria es vital para la economía productivad real, y la verdad es que nadie tiene claro donde están los límites de su suministro y si alguien lo tiene claro, una de dos, o lo esconde por temor a un pánico mundial a la realidad, o porque los márgenes de beneficios especulativos son irrenunciables a su modo de entender. Los cantos de sirena de las renovables, son eso, cantos, pese a quien pese, tristemente, las leyes de la termodinámica son muy tercas, a la fusión nuclear siempre le faltan cincuenta años. Hasta que no tengamos una fecha definitiva de una fuente de energía tan poderosa como son las fósiles, no saldremos del atolladero definitivamente.
En cuanto a la Geoestrategia mundial, que vamos a decir, tonto el último.


2.Publicado por MANUEL DE LA MORA el 26/05/2011 06:17

LA ECONOMÍA ESTÁ BASADA EN LA EFICIENTE PRODUCCIÓN DE BIENES Y SERVICIOS, EN LA AUSTERIDAD DEL GASTO Y EN EL AHORRO..
LOS REGÍMENES SOCIALISATAS EN GENERAL PRIVILEGIAN LOS DERECHOS Y SE OLVIDAN DE LAS OBLIGACIONES, ESAS NO PRODUCEN VOTOS, ASÍ QUE SU DISCURSO CREA FALSAS ESPECTATIVAS DE BIENESTAR Y LOS SEÑORITOS ESPAÑOLES SE LA CREYERON. QUE PRONTO SE OLVIDARON DE LAS FRIEGAS QUE SUS ABUELOS Y SUS PADRES TUVIERON QUE SOPORTAR PARA GENERAR UNA ECONOMÍA SANA. AHORA TENDRÁN QUE TOMAR EL GOBIERNO LOS CONSERVADORES PARA RECOMPONER LOS PLATOS ROTOS DE LOS SOCIALISTAS Y LA RECETA SERA AMARGA Y PROLONGADA.

3.Publicado por Juanjo Ruiz el 26/05/2011 08:47
Acierta el señor Baquiast al ver en la "primavera" española de indignados soluciones más complejas que en los casos del mundo árabe, pero equivoca el análisis porque se mantiene en la dualidad derecha-izquierda.
53 años. Empresario (pequeñito). 3 hijos ya criados e independientes. No vivo mal. Y estoy indignado, y participo en las asambleas de "perroflautas" cuando puedo. Y propongo acciones. Porque estoy indignado. Indignado de que la mayoría de mis conciudadanos voten a una opción únicamente en detrimento del ENEMIGO, así, con mayúsculas. Indignado porque no hay listas abiertas, por la obscena intromisión del poder político en el Poder Judicial; de la marginación electoral de las minorías, del vergonzoso corporativismo endogámico del Poder Judicial, de concejales incompetentes, de funcionarios corruptos (que los hay), de listas manchadas con imputados en casos de corrupción, del despilfarro en el sector público (lo digo con mucho conocimiento de causa).
Y todo esto sin hablar de los bancos, ni del FMI ni de las políticas neoliberales que gobiernan por encima de los Estados. Todo eso me puede hasta sobrar, pero no lo olvido.
El paro y la crisis han alimentado el grado de malestar de la población: Esto no es sólo por las políticas sociales aplicadas a partir de la crisis, ni por lo de la vivienda. Esto es por una serie de tambienes que se han ido acumulando, y que estos chicos, a los que admiro, porque lo son todo y no son ni quieren ser nada, han sacado a la calle, como los goliardos en el siglo XIII, la indignación que muchos sentimos y no sabíamos cómo expresar. Adorando a Cristo y criticando a la iglesia; defendiendo la democracia siendo demócratas y castigando a sus representantes.
Los indignados no tenemos que dar alternativas; planteamos preguntas, y queremos recuperar la democracia a partir de esas preguntas; que los grandes temas se sometan a referéndum, que trabajen más para los ciudadanos y menos para sus partidos, que la política sea algo más que un chotis o una ceja enarcada. No somos víctimas ni nos sentimos víctimas; somos ciudadanos libres. Y demócratas. Y bastante más que máquinas de producir y consumir.

4.Publicado por Dr. House el 26/05/2011 21:43
Muy simple, no es "lupus", es una democracia espontánea liderada por los ciudadanos.
Es inevitable que la reflexión de los políticos sobre sus estilos de gobierno tiendan hacia un nuevo paradigma de participación y opinión ciudadana, gracias a los ritmos que permiten las vías de comunicación social, que evidentemente llega a ser más ágil que cualquier protocolo estructurado y burocrático. Son dos extremos y mientras más distantes, más radical será el cambio.
Al final, cualquiera que sea el partido gobernante o futuro gobernante, terminará más tarde o más temprado su incorporan a esta dinámica de "wiki-gobiernos" y "e-gobiernos". Por otro lado, estos nuevos modelos aun necesitan madurar, pero sólo es cuestión de tiempo.

Bienvenidas las nuevas civilizaciones !!!

Camarero !!, un champagne para todos ;)




5.Publicado por Beatriz Basenji el 27/05/2011 16:11
España carece de una economía sana, e igual el resto de países que componen la UE. Una economía con un lastre de deuda pública y privada tan fuerte, ha comprometido a las futuras generaciones. En realidad, sobre todo el anterior gobierno , provocó las bases para esta gran pérdida de empleo , incentivando a las familias españolas en el exterior a regresar a España, y abriendo la inmigración sin controles específicos. La cruda realidad es que salvo raras excepciones, Europa no tiene petróleo ni otras materias primas. Incluso el agua ya es un artículo de lujo, sin embargo, cuantas canchas de golf se han instalado en suelo hispano los dos últimos años ?Nos han hecho creer que somos un país rico,se ha vivido en el derroche permanente, y lo que si hemos generado es una deuda inmensa y un futuro hipotecado. Sin dudas el socialismo es cuestionable en tanto ha cedido al neoliberalismo sus esquemas .Caídos en las fauces de los conservadores, ya vamos a saber los españoles lo que " es bueno" .

6.Publicado por Sergi el 28/05/2011 12:16
¿Es la primavera española una revolución?¿Puede haber una revolución real sin sangre?

De hecho, ayer (27/05/2011) hubo la primera sangre (suerte que sólo hubo heridos) y si algo positivo se puede sacar de ello es que ahora hay aún más indignados.

A pesar de o gracias al lenguaje despótico del Conseller d'Interior y a la carga que ordenó para "limpiar" la plaza (muchos votantes pequeñoburgueses siguen su discurso anti-antisistema, anti-okupa, etc. como si fuera una necesidad higiénica), se ha conseguido el efecto contrario: en lugar de haber vaciado la plaza ahora somos más los indignados.

Algunos que creíamos que esto no era más que una pija macroquedada vía facebook nacida por imitación de las heróicas manifestaciones en el mundo árabe, ahora vemos que tal vez son más los que van en serio. En mi caso, no es que no estuviera de acuerdo con lo que promovían o no simpatizara, sinó que creía que era una pérdida inútil de energía verlos pedir la utopía a quién: ¿a los propios políticos? Pensaba que entre ellos, gente realmente comprometida eran los menos y que los más simplemente se dejaban llevar. Pero tal vez el conato de violencia perpetrada por el poder nos ha hecho abrir los ojos a todos. Tal vez sí, ésto va en serio.

Pero, una vez se acaben todas las asambleas, se cierren las comisiones y se llegue a las conclusiones, ¿qué hacer a continuación? Una vez se tengan propuestas, ¿cómo ponerlas en práctica? Algunas serán utópicas y se tendrán que quedar como referencia para un mundo ideal, pero otras muchas serán absolutamente razonables para mejorar la calidad de vida de la mayoría de la población y regenerar la democracia y la libertad. ¿A quién encargamos que las ponga en marcha? ¿Cómo lo hacemos, votando al partido que las incorpore a su programa? No creo que sea solución a largo plazo, ya el mayo del 68 no tuvo grandes efectos en la sociedad, y los pocos que consiguió hace tiempo que desaparecieron.

Sabemos que hay un partido (seamos realistas: el tercero en discordia, muy perjudicado por la ley de Hont) que se acerca a estos ideales y que incluso, aunque fuese por un insano interés electoralista, sería capaz de incorporarlos a un hipotético programa de gobierno. Pero en el interín sabemos que aunque ganara con mayoría absoluta y pretendiera llevar nuestras propuestas a la práctica, se estrellaría contra una pared intentando cambiar las cosas. Sólo sería un gobierno local luchando contra una marea mercantilista mundial. No imagino a un Joan Herrera intentando convencer a los más furibundos republicanos norteamericanos que han de apoyar una reforma de los mercados para implantar una tasa Tobin, por ejemplo.

Tenemos un camino difícil por delante: primero convencernos a nosotros, luego al resto del mundo para al final, conseguir que en los gobiernos de todo el mundo sean dirigidos por personas... como nosotros. Porque una cosa está clara: la clase política está acabada y tenemos que reemplazarla.

7.Publicado por Viejo Paradigma el 28/05/2011 14:04
Preferiría que el libro en que se basa el nombre del movimiento fuera "Ser Creativos!!" en vez de "Indignaros!!", este movimiento a mi entender no aporta nada de nuevo. La sociedad española ya hace varias decadas que se ve inmersa en una decadencia de ideas com de valores colectivos. Este movimiento aparece en un momento clave, curiosamente cuando la ala "progresista" muestra su cara más decadente, un estado del todo insostenible que prefiere mantener su estructura funcionarial a crear nuevos sitios de trabajo. Unas protestas que parecen más dirigidas a hacer oposición al PP que a intentar construir algo, no es que sean visionarios es que está claro el PSOE se hunde. La historia se repite, las obejas negras de cada familia vuelven a tomar las calles, sin negar que también haya mucha gente que lo haga de corazón y con unos ideales, pero posiblemente sólo son suyos. Si en este panorama aparece un acto creativo, seré la primera persona en aplaudirlos, peró mucho me temo que será más parecido a las brigadas internacionels cuando vinieron a Barcelona, al principio parecía algo nuevo y creativo, más tarde fué la población de Barcelona quien se empezó a artar de mucho idealismo y poco tocar el suelo.

8.Publicado por Cachi Quaglia el 29/05/2011 18:33
Observo que tanto la nota como los comentarios publicados tratan de "explicar" los sucesos en España y anteriormente en Egipto y Tunez...
Loable intención, sin duda, aunque infelizmente tratan de dar explicaciones sobre un fenómeno inédito desde superestructuras ideológicas superadas por la historia y hasta llegan a decir que los "indignados" deberían ofrecer fórmulas precisas sobre los problemas económicos, sociales y culturales existentes en la actual civilización, a la que podemos llamar "sistema" si nos gusta.
Lo que no comprenden es que estas fórmulas, o descripciones sobre el mundo que desean construir las nuevas generaciones, no están listas en el libro de algún ideólogo o genial visionario, sino que están en construcción justamente por los que están actuando en las calles, las plazas y las asambleas descentralizadas y sin "jefes"...
De lo que no hay duda es que la metodología de la acción en marcha es la de la no-violencia activa, diferente al simple pacifismo, que se limita a los pedidos de paz en el mundo.
Ya esto nos da una clara indicación de las características de la nueva civilización hacia la que desea avanzar la humanidad.

9.Publicado por Alfonso. el 29/05/2011 20:08
"[...] rechazan el Sistema, sin poder siempre precisar lo que se entiende por este término de Sistema"
"Sistema": conjunto de reglas o principios sobre una materia RACIONALMENTE entrelazados entre sí" (DRAE). ¿Se necesita más concreción ("sistema comunista", "sistema capitalista"...)?

"El corazón tiene sus razones, que la razón no conoce" ("Pensamientos", Pascal; nº 477).
¿No es la Democracia el paradigma de "las razones del corazón"?
Los "antisistema" apelan a la Democracia.
Podríamos decir: ´'Cuanta más Democracia menos Sistema (racional) de elección de opcionas".
En el siglo XXI y con la herramienta de Internet ¿no podríamos introducir progresivamente un contrapeso a nuestros representantes democráticos (muchas veces, indignos) para no otorgarles una 'patente de corso' gratuíta durante 4 años?

"Los progresistas al contrario comienzan a atribuirles muchas esperanzas. ¿Podríamos esperar finalmente ver un universo marcado por las desigualdades, la destrucción ciega de los recursos naturales, el rechazo de las grandes ambiciones, ceder el lugar a un mundo más armonioso? ¿La utopía podría realizarse?"
¿No está el Pueblo capacitado para responsabilizarse de las opciones que acepte en la consecución de esta utopía, o debe 'pastoreársele' ilustradamente ("todo para el pueblo, pero sin el Pueblo")?

Bélgica -que nos ha mostrado cómo se puede vivir más un año, democráticamente, sin Gobierno- ha sido escenario de un movimiento popular femenino tan antiguo (teatro de Aristófanes) como sugestivo: "Lisístrata".
Habría que releer a Aristófanes para aprender a 'agarrar a los políticos por do más duele': por lo que consideran un derecho propio inalienable e indiscutible.

10.Publicado por Cachi Quaglia el 30/05/2011 18:10
Muchos amigos/as se confunden y no alcanzan a comprender estos sucesos porque son inéditas manifestaciones de una revolución planetaria, humanista y no-violenta.
Los humanistas son mujeres y hombres de este siglo, de esta época. Son, además, hombres y mujeres que dejan atrás este siglo y este milenio y se proyectan a un nuevo mundo. Los humanistas sienten que su historia es muy larga y que su futuro es aún más extendido. Piensan en el porvenir, luchando por superar la crisis general del presente. Son optimistas, creen en la libertad y en el progreso social. Los humanistas son internacionalistas,aspiran a una nación humana universal. Comprenden globalmente al mundo en que viven y actúan en su medio inmediato. No desean un mundo uniforme, sino múltiple; múltiple en las etnias, lenguas y costumbres; múltiple en las localidades, las regioes y las autonomías; múltiple en las ideas y las aspiraciones; múltiple en las creencias,el ateismo y la religiosidad; múltiple en el trabajo y la creatividad. Los humanists no quieren amos; no quieren dirigentes ni jefes; ni se sienten representantes ni jefes de nadie.Los humanistas no quieren un Estado centralizado, ni un Paraestado que lo reemplace. Los humanistas no quieren ejércitos policíacos, ni bandas armadas que los sustituyan.
Pero entre las aspiraciones humanistas y las realidades del mundo de hoy se ha levantado un muro. Ha llegado, pues,el momento de derribarlo. Para ello es necesaria la unión detodos los humanistas del mundo.

11.Publicado por Nueva Piedra Roseta el 05/06/2011 07:01
Indignados porque:
1.-Los métodos de elección por mayoría en votación de y/o en sistemas socio-políticos mono, bi o pluri partidistas, no SON, menos aseguran DEMOCRACIA.
2.-EL MODELO DE GOBIERNO; AUNQUE ELEGIDO POR VOTACION MAYORITARIA; en tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, NO ES, menos ASEGURA DEMOCRACIA.
3.-El modelo de sistema económico de intercambio de bienes basado en políticas monetarias controladas desde "fuera" de gobiernos elegidos por votación y/o con separación tripartita no es DEMOCRACIA, ni la permite.
"Gebt mir die Kontrolle über das Geld einer Nation und es kümmert mich nicht länger, wer die Gesetze macht."
“popularmente atribuida a” Mayer Amschel Rothschild. La cita aparece por primera vez escrita (de una manera muy parecida a la que se utiliza hoy en día) en las actas del Congreso y del Senado estadounidense (y, por tanto, en inglés y no en alemán), en la transcripción de las acaloradas conversaciones políticas sobre la creación de la Reserva Federal (que se creó, recordemos, en 1913)
La traducción más apropiada sería:
“Dadme el control sobre el dinero de una nación y no me importará (o “no me importa”) quien haga sus leyes”.
[url:http://chemazdamundi.wordpress.com/2011/05/29/nacimiento-crecimiento-y-cumbre-de-una-mentira-ejemplo-de-cita-falsa-mundialmente-creida-%C2%BFes-cierta-la-frase-de-rothschild-dadme-el-control-del-suministro-de-dinero-de-una-nacion-y-no-me-imp/]
4.-Las organizaciones supranacionales con representantes de gobiernos elegidos por votación mayoritaria ya con separación tripartita o cualquiera de poderes, no son ni procuran la DEMOCRACIA.
La indignación es que hemos admitido que el mundo es más democrático en base a admitir los cuatro sofismas democráticos teórico-prácticos.
Un mundo mejor es posible si nos alejamos de estos 4 sofismas.
La dignidad perdida se ha perdido en miles de millones de "Juanes Karim Mobambo Smith Von Chuan.es" al dejar a miles de millones de "Juanes Karim Mobambo Smith Von Chuan.es" en la creencia de que son representados en DEMOCRACIA por estos cuatro sofismas con el "abuso natural" sobre el ignorante.
Existe un quinto sofisma teocrático que, por su complejidad y permeabilidad en los anteriores, solo se puede resumir en esta frase:
"El siglo XXI será espiritual, contemplativo, místico... o no será."
Karl Rahner.
Donde, anti-teocráticamente:
"Espiritualidad en ese sentido profundo del ser humano, que es capaz de vivir, aceptar, elaborar valores que no sean esos materiales del consumo, del utilitarismo, si no valores de la gratuidad, del amor, la amistad, y de la compasión de cara a los que sufren, del cuidado de la tierra y de nuestra vida y nuestro futuro."
-
En la ignorancia no hay libertad posible.

12.Publicado por MANUEL DE LA MORA el 26/06/2011 06:26
TOTALMENTE DE ACUERDO CON LO EXPRESADO POR "BEATRIZ BASENJI". PERO DEBO AÑADIR QUE LAS CRISIS ECONÓMICAS SE PRODUCEN POR LAS MALAS DECISIONES TOMADAS EN EL PODER LEGISLATIVO Y EN EL PODER EJECUTIVO. LO HECHO, HECHO ESTÁ. LOS POLÍTICOS DEBERÁN ASUMIR SU RESPONSABILIDAD Y DEJAR DE RASGARSE LAS VESTUDURAS Y DENOSTARSE LOS UNOS A LOS OTROS. LO QUE DEBEN HACER ES UNIRSE PARA NO DERIVAR EN UNA CRÍSIS POLÍTCA QUE AGRAVE LA SITUACIÓN Y TORNE COMPLEJAS LAS SOLUCIONES..........SON TIEMPOS DE USAR LA INTELIGENCIA Y DEJAR A UN LADO LAS PASIONES...........ENTRE MÁS PRONTO HAGAN LOS DOLOROSOS AJUSTES ECONÓMICOS, MÁS PRONTO SALDRÁN DE SU PROBLEMA, LA IMÁGEN QUE TENGO DEL ESPAÑOL ES QUE SON TRABAJADORES Y TESONEROS Y PRONTO SALDRÁN DE SUS PROBLEMAS ....... LOS JÓVENES TAN SOLO POR SERLO, SUEÑAN CON SOLUCIONES ROMÁNTICAS MUY HERMOSAS PERO ESO NO LOS LLEVARÁ POR EL CAMINO DE LA SOLUCIÓN.LOS ESPAÑOLES HABRÁN DE ACEPTAR QUE COMO PAÍS GASTARON A UNA TASA MAYOR QUE LA DE SU CRECIMIENTO ECONÓMICO, AHORA SON TIEMPOS DE ARDUO TRABAJO, AUSTERIDAD Y AHORRO............LA MEDICINA SERÁ AMARGA Y LA CURA POR TIEMPO PROLONGADO.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >