Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El proceso creador está situado en el borde del caos

La creatividad es una característica básica de los sistemas complejos


El proceso creador está situado en el “borde del caos”. Emerge a partir de la “contradicción interna” entre elementos que se encuentran simultáneamente tanto en cooperación como en competencia. Un ejemplo lo constituye la evolución biológica, en donde hubo un proceso de innovación evolutiva seguida de otro proceso de extinción masiva. Otro ejemplo involucra la innovación tecnológica de las sociedades industriales: al principio, surgen algunos diseños diferentes (de bicicletas, automóviles, teléfonos celulares, computadoras), todos igualmente viables y –transcurrido un cierto tiempo– se produce una sobreabundancia de formas, sobreviven unas pocas de ellas y la innovación se focaliza en los relativamente pocos diseños que quedan. Ambos procesos son eminentemente creativos… Por Sergio Moriello.



Foto: Gongea Alexandru.Photoexpress.
Foto: Gongea Alexandru.Photoexpress.
Foto: Gongea Alexandru.Photoexpress.
Foto: Gongea Alexandru.Photoexpress.
Por el momento, no existe una definición precisa y absolutamente aceptada de lo que es un sistema complejo, sino que existen muchas propuestas alternativas. Esto se debe, probablemente, a que cubren toda la jerarquía de sistemas, desde los sistemas subatómicos hasta los sistemas sociales. No obstante eso, pueden darse algunas descripciones comunes...

En primer término, está compuesto por una gran cantidad de elementos (muchas veces más o menos parecidos, pero no siempre), generalmente estructurados de forma irregular. Por ejemplo, el número de células en un determinado organismo, o la cantidad de personas en una cierta sociedad, pero no una montaña de arena o un cristal de cuarzo.

En segundo lugar, cada elemento interacciona con sus vecinos de manera recíproca, interactiva y habitualmente no-lineal (ya que se crean lazos de realimentación, muchas veces incluso múltiples), y en distintas escalas espaciales y temporales, con lo cual se origina un comportamiento colectivo “emergente” que no puede explicarse a partir de dichos elementos tomados de forma aislada. Así, un gas se caracteriza por la presión y la temperatura, propiedades que sus elementos componentes (las moléculas) no poseen. Pero la interacción no es ordenada ni al azar; es decir, cada elemento no interacciona sólo con sus vecinos inmediatos (como en un cristal) ni con cualquier otro (como en un gas)... lo hace más bien con un pequeño número de vecinos (en algunos casos cercanos y en otros casos lejanos), formando redes.

Por último, es muy difícil predecir la dinámica futura de su desarrollo; o sea, es imposible –en la práctica- vaticinar lo que ocurrirá más allá de un cierto horizonte temporal (por cierto, relativamente corto). Es que su comportamiento colectivo puede modificarse drásticamente (con cambios, aceleraciones, ralentizaciones, oscilaciones, etc.) como consecuencia de su elevada sensibilidad a las condiciones iniciales. De allí que el análisis reduccionista se torna poco eficaz.

Procesos, que no productos

Los sistemas complejos existen como procesos y no como productos; no están terminados o definidos, no están “cristalizados”, sino que se caracterizan por un continuo desarrollo, en un perpetuo “estar haciéndose”. Se mantienen en un delicado equilibrio –dentro de ciertos límites– gracias a sus subsistemas de regulación y de control. Pero su comportamiento puede verse modificado –de forma imprevisible– por cualquier variación entre sus elementos componentes o entre sus relaciones.

Así, el desarrollo de esta clase de sistemas se caracteriza por la “intermitencia” (o fluctuación), aquella danza creadora en la que el orden y el desorden se alternan de manera cíclica para contribuir a la organización del sistema. Por eso, estos sistemas nunca llegan a un óptimo global, al estado de mínima energía. En general, se transforman progresivamente hasta que llegan al límite de su desarrollo potencial. En ese instante, sufren un desequilibrio, un desorden, una especie de ruptura que induce una fragmentación del orden pre-existente. Pero, después, comienzan a surgir regularidades que organizan al sistema de acuerdo con nuevas leyes, produciendo otra clase de desarrollo (ver La Auto-organización) [Moriello, 2003].

Las Luchas Internas

La antigua doctrina china de los complementos indica que todo contiene su opuesto. Así, cada cosa contiene a la vez la cosa misma y su opuesto; es una unidad de contrarios [Politzer, 2008, p. 174]. Como una vez aseveró el filósofo griego Heráclito, “lo vivo y lo muerto, lo joven y lo anciano coexisten en uno mismo; lo primero se transforma en lo segundo y lo segundo en lo primero”.

Es que, en el interior de cada sistema –y de forma permanente– se libra una “lucha” entre fuerzas diferentes y opuestas. Las fuerzas dinámicas de estabilidad y orden “tratan de generar” las condiciones de equilibrio y de organización. Las fuerzas dinámicas de inestabilidad y desorden, en cambio, “tratan de generar” condiciones de desequilibrio y de desorganización.

Es decir, existen antagonismos internos que dan origen al comportamiento global de dicho sistema. Sus elementos se encuentran tanto en convergencia (cooperación) como en divergencia (competencia), por lo que existe una especie de “contradicción interna”, un “desacuerdo consigo mismo”. Y es esta contradicción interna la que posibilita que las cosas cambien, se transformen y evolucionen, ya que el cambio se constituye como la solución de ese conflicto... [Politzer, 2008, p. 172 y 174]. En definitiva, dan origen al proceso creador.

Las contradicciones internas generan cambios que producen un reajuste, el cual se opone a dichas contradicciones. Pero esos mismos cambios son el origen de nuevas contradicciones, las cuales, a su vez, inducen nuevos cambios, y así siguiendo. No obstante, estos sucesivos cambios muestran una dirección definida, un “movimiento”, un cierto proceso auto-organizador; en otras palabras: representan un proceso dialéctico de desarrollo [Lange, 1975, p. 7]. Y, algunas veces, estas contradicciones terminan destruyendo el sistema existente y dando origen a la creación de un sistema nuevo con características muy diferentes a las de su predecesor [Politzer, 2008, p. 204].

La Auto-organización

La variación y el cambio son etapas inevitables e ineludibles por las cuales debe transitar todo sistema complejo para desarrollarse. Responden a una ley muy general: transformación no-lineal, con discontinuidades en su estructura funcional, a través de sucesivas reorganizaciones [García, 2006, p. 75/6]. Es que el orden y el desorden, la desorganización y la reorganización, se necesitan el uno al otro, son interdependientes y constituyen la potencialidad creadora. Aunque antagónicos son, al mismo tiempo, conceptos concurrentes y complementarios, aspectos constitutivos de la realidad.

En ciertos casos, un poco de desorden posibilita un orden diferente y, a veces, más rico. Así, por ejemplo, un organismo puede seguir viviendo –a lo largo de los años– a pesar de la continua renovación de sus células; una organización se perpetúa –durante décadas– aunque haya un periódico recambio de sus miembros; o una ciudad puede seguir existiendo –a lo largo de los siglos– a pesar de la constante renovación de sus elementos (personas, casas, edificios, plazas, calles, cines, etc.) [Moriello, 2004].

La capacidad de auto-organización se erige como parte esencial de cualquier sistema complejo. Es la forma como surge espontáneamente un orden en el sistema a partir de la interacción de sus elementos, el cual le permite modificarse y acoplarse cada vez más estrechamente con el entorno que lo rodea y contiene [Moriello, 2004]. Para alcanzar ese estado, son claves los procesos de realimentación, que posibilitan transmitir los cambios por todo el sistema con mucha fluidez.

En los fenómenos de auto-organización es fundamental la idea de estructuración –disipativa y espontánea– sobre la base de niveles. Las interrelaciones entre los elementos de un nivel originan nuevos tipos de elementos en otro nivel, los cuales se comportan habitualmente de una manera muy diferente (con una dinámica propia) [Resnick, 2001, p. 199]. Por ejemplo, de las moléculas a las macromoléculas, de las macromoléculas a las células y de las células a los tejidos. De este modo, el sistema auto-organizado se va construyendo paulatinamente como resultado de un orden incremental espacio-temporal que se crea en diferentes niveles, por estratos, uno por encima del otro y guiado por sus propias metas.

El Borde del Caos

Todo sistema lo bastante complejo –sea un organismo, una mente, una organización, una sociedad o un ecosistema– evoluciona de forma natural hacia y se mantiene dentro del estrecho dominio de “inestabilidad limitada”, oscilando periódicamente entre el orden inmutable y el desorden total, entre la constancia rígida y la turbulencia anárquica [Goodwin, 1998, p. 222]. Se trata de una condición especial, con suficiente orden (estabilidad) como para poder almacenar información-organización y desarrollar procesos, pero con una cierta dosis de desorden (inestabilidad) como para transmitir información-organización y ser capaz de adaptarse a situaciones novedosas.

Este difuso dominio transicional entre el orden y el caos es lo que se conoce como el “borde del caos” o el “estado crítico”. Es en esta delgada franja en donde los principales elementos del sistema encuentran el número adecuado de conexiones y mantienen una óptima comunicación, de forma tal que son máximas las capacidades potenciales de cambio y creación. En efecto, si bien muchas perturbaciones ejercen una pequeña influencia sobre el sistema, algunas pocas pueden generar cascadas de cambios (fenómenos de avalancha o de catástrofe). Es aquí donde se ubican los fenómenos emergentes propios de los sistemas vivientes, organizacionales y sociales [Moriello, 2004].

El comportamiento emergente será tanto más impredecible cuanto más complejo sea el sistema. Puede observarse, por ejemplo, en las hormigas (así como también en otros insectos sociales, como las termitas y las abejas) [Goodwin, 1998, p. 92/5 y 230/3]. Tomadas de manera individual no son para nada inteligentes. No obstante, al juntarse un suficiente número de ellas se observará una actividad colectiva de lo más interesante e inesperada. Cuando la densidad de hormigas es baja, la colonia se comporta de modo caótico, ya que hay escasos individuos y pocos encuentros entre ellas.

Pero, a medida que la densidad se incrementa, los encuentros se multiplican de manera exponencial y los patrones de actividad comienzan a distribuirse de manera más uniforme. Cuando la densidad alcanza un determinado valor umbral –súbitamente– estos patrones rítmicos se propagan y afectan a toda la colonia. En este punto, el caos vira a orden y el sistema se comporta de un modo colectivo no predecible a partir del comportamiento de sus elementos individuales. Podría concluirse, entonces, que las colonias regulan su propia densidad generando un orden emergente –un comportamiento global coherente– que las abarca totalmente y que las sitúa, de manera dinámica, en el borde del caos.

El Proceso Evolutivo

El proceso evolutivo hace referencia a la dinámica de transformación que experimenta un sistema complejo durante su desarrollo temporal. No es continuo y gradual, sino que se verifica a través de una sucesión de desequilibrios y reorganizaciones [García, 2000, p. 77], exhibiendo toda la creatividad de la que hace gala la Naturaleza. Aunque desordenado e impredecible, es un proceso cibernético, ya que parece revalidar constantemente sus modelos y autocorregirse por supresión de errores. Y se verifica en muchos tipos de sistemas (biológicos, psicológicos, sociológicos, tecnológicos, etc.).

El patrón de desarrollo viable que permite la evolución creativa de un sistema desde la relativa simplicidad hasta la relativa complejidad se puede concebir como el resultado de un proceso dialéctico de diferenciación (de estructuras) e integración (de funciones) [Heylighen, 2008]. La diferenciación produce variedad, división del trabajo y desorden; mientras que la integración produce constricción, incremento en el número o en la intensidad de las conexiones y orden.

Ambos procesos producen una jerarquía de metasistemas anidados que tienden a auto-reforzarse [Heylighen, 1988]. Cada nuevo nivel trasciende al anterior, así como lo incluye. O sea, cada nuevo nivel va más allá del anterior (en cierto sentido lo supera) y, a la vez, lo incluye en su propia organización. En este sentido, resulta bastante evidente cómo la sociedad “es más” que el individuo, pero que igualmente lo incluye en su conformación.

Un ejemplo lo constituye la evolución biológica, en donde hubo un proceso de innovación evolutiva seguida de otro proceso de extinción masiva. Otro ejemplo involucra la innovación tecnológica de las sociedades industriales: al principio, surgen algunos diseños diferentes (de bicicletas, automóviles, teléfonos celulares, computadoras), todos igualmente viables y –transcurrido un cierto tiempo– se produce una sobreabundancia de formas, sobreviven unas pocas de ellas y la innovación se focaliza en los relativamente pocos diseños que quedan [Lewin, 2002, p. 90]. Ambos procesos son eminentemente creativos…


* Sergio A. Moriello es Ingeniero en Electrónica, Postgraduado en Periodismo Científico y en Administración Empresarial y Magister en Ingeniería en Sistemas de Información. Lidera GDAIA (Grupo de Desarrollo de Agentes Inteligentes Autónomos, UTN-FRBA) y es vicepresidente de GESI (Grupo de Estudio de Sistemas Integrados). Es autor de los libros Inteligencias Sintéticas (Alsina, 2001) e Inteligencia Natural y Sintética (Nueva Librería, 2005).


Bibliografía

1. García, Rolando (2006): Sistemas Complejos. Barcelona, Editorial Gedisa.
2. García, Rolando (2000): El conocimiento en construcción. Barcelona, Editorial Gedisa.
3. Goodwin, Brian (1998): Las Manchas del Leopardo. Barcelona, Editorial Tusquets.
4. Heylighen F. (2008): Five Questions on Complexity. C. Gershenson (ed.): Complexity: 5 questions, Automatic Press / VIP.
5. Heylighen, F. (1988): Building a Science of Complexity
6. Proceedings of the 1988 Annual Conference of the Cybernetics Society.
7. Lange, Oskar (1975): Los “todos” y las partes. México, Fondo de Cultura Económica.
8. Lewin, Roger (2002): Complejidad. Barcelona, Tusquets Editores, 2ª edición.
Moriello, Sergio (2004): Ingeniería genética y nanotecnología pueden alumbrar nuevas especies artificiales. Sitio Tendencias 21, 11 de septiembre.
Moriello, Sergio (2003): Sistemas complejos, caos y vida artificial. Sitio Red Científica, marzo.
9. Resnick, Mitchel (2001): Tortugas, Termitas y Atascos de Tráfico. Barcelona, Editorial Gedisa.
10. Politzer, Georges (2008): Principios Elementales de la Filosofía. Buenos Aires, Editorial Gradifco.







Martes, 13 de Octubre 2009
Sergio Moriello
Artículo leído 19250 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Asel. el 13/10/2009 16:31
Sergio, felicidades. Vale la pena recordar el proceso de cambio y lo has hecho muy bien.

saludos.

2.Publicado por ayreonauta el 15/10/2009 06:45
Muy bueno, Sr. Moriello. Una forma muy ordenada de hablar sobre el caos. Casi zen.

3.Publicado por hugo luchetti el 15/10/2009 17:14




LA CHICA QUE LIMPIA O EL BORDE DEL CAOS:



Cuando quiero averiguar o responder a una duda intelectual, o desarrollar ideas, o resolver un problema, o aclarar una imagen, y no se me ocurre nada... Tal vez porque el orden de los datos obtenidos no me lo permite..., ¿Què hago? Coloco sobre el escritorio los libros consultados, los viernes a la tarde, ya que el lunes cuando vuelvo "la chica que limpia" hizo su trabajo de agente del orden-desorden (sin saberlo)... Ella cambia las cosas de lugar sobre el escritorio porque es muy ràpida y no vuelve a colocarlas "en el mismo orden". La primera vez me molestò su actitud pero luego comprendì (luego de resolverme con esos movimientos fortuitos una idea) que "el destino me ayudaba". Asì que resultò y ahora dejo apuntes en papel con palabras claves y ella las revuelve, cambia de lugar y mezcla... Y, al releerlas, muestran nuevas perspectivas... Chau

4.Publicado por MANUEL el 17/10/2009 21:36

PRECISAMENTE EN ESTE ÀMBIITO DE LOS PROCESOS DINÀMICOS AQUÌ DESCRITOS SE DIÒ EL ORIGEN DE LA VIDA Y SUS MÙLTIPLES ADAPTACIONES QUE DIERON PIE A LA DIVERSIDAD BIOLÒGICA.

5.Publicado por Gilberto el 19/10/2009 08:02
Es algo así como lo que nos enseñaban en la preparatoria "...de cambios cuantitativos graduales, a cambios cualitativos en forma de saltos",

6.Publicado por hugo luchetti el 19/10/2009 19:00



EL PROCESO DE AUTOORGANIZACION EVOLUTIVA:


1) Cultura es lo que hacemos todos los dìas. 2) Lo que hacemos interconecta la electricidad cerebral. 3) La electricidad cerebral establece ligas con el espacio o "configuraciones de ondas". 4) Estas formas u ondas son lìneas de geometrìas de lo que llamamos "lugares"; 5) "Lugar" es la materia vibrante localizada como una red o retìculo espacial de vibraciones. 6) Al "enfocar" (conciente o inconcientemente) esas formas de la red se espejean en la corteza cerebral, y ocurre lo que llamamos "pensar". 7) Pensar o hablar o describir o "enfocar" es ligarse a formas del espacio en una misma acciòn . 8) Esas sensaciones las traducimos en sìmbolos o letras. 9) El flujo del lenguaje alinea las letras y palabras que actùan como fractales de "uniòn-separaciòn" o "integraciòn-diferencia" desenrrollàndose y arrollàndose para cada descripciòn espacial o "estado mental".
Chau, gracias.

7.Publicado por Gilberto el 20/10/2009 23:12
¿y qué papel juegan los cuantos en ese proceso, precisamente en esos lugares, alguien me puede decir?

8.Publicado por hugo luchetti el 21/10/2009 14:51




LOS CUANTOS LIGAN EL ESPACIO:


Son los patrones de energìa (nùmeros, recursividad, resonancias, fases, grupos, correlaciones, funciones, bucles, movimiento angular) que ligan los tensores del espacio (cualquier acumulaciòn material) con el cerebro. Por eso cuando contemplamos o estamos conviviendo un tiempo prolongado con "lo que sea" se cuantiza y se propaga. Y si prestamos atenciòn a los flujos de palabras que se repiten sabemos que "alguien" las està usando. Cuando "enfocamos" organizamos el espacio, convertimos el caos en orden porque alineamos lo que vemos (para comprenderlo). Las experiencias de la mente global (todos) se mezclan en cada uno. Eso da variabilidad al plano general. Es el proceso creador...

9.Publicado por Gilberto el 22/10/2009 01:04
Maestro, aludiendo al ejemplo de la chica que limpia, no será que esa necesidad que tenía Ud. fue resuelta por "ese destino" como respuesta "natural" a su necesidad?

10.Publicado por hugo luchetti el 22/10/2009 15:54



Para Gilberto:

ES UN INTENTO DE MANEJAR EL AZAR O DE COLOCAR EL AZAR, lo que nos llega, a nuestro favor. Como dentro de una lìnea comprensiva que forma parte con lo que queremos llevar adelante. Y asumir que "somos lo que nos encontramos"... Lo que conectamos... Lo cual pone interès extra a todo lo que hacemos...

11.Publicado por Gilberto el 22/10/2009 18:52
Es decir, lo que nos llega a nuestro favor (digamos algún resultado inesperado), en el intento de colocar o manejar el azar, pero al mismo tiempo dentro de una línea que comprendemos ¿no es echar mano de situaciones que no controlamos, pero cuyos resultados hacemos parte nuestra (lo que somos)?
O sea, en el "azar" intervienen otros factores cuyo resultado podemos utilizar a favor nuestro. Pero LO COMPRENDEMOS.

12.Publicado por Alejandro Álvarez el 22/10/2009 19:41
Interesantísimo artículo que aporta una síntesis muy de elogiar. Tomamos nota para nuestro Blog "Simbiótica" (http://simbiotica.wordpress.com/). Saludos y reconocimiento para Sergio Moriello:
Alejandro Álvarez

13.Publicado por hugo luchetti el 23/10/2009 15:51


Para Gilberto:

Perfecto. Y serìa un intento de aprovechar el borde del caos.

14.Publicado por Gilberto el 23/10/2009 19:05
Bien maestro, muchas gracias por compratir parte de sus conocimientos, felicidades también al maestro Sergio Moriello. Reciban un afectuoso saludo desde Los Mochis, Sinaloa, México. Por acá andamos en la red pendientes de conocer cosas nuevas para nosotros...

15.Publicado por Cornelio González el 21/11/2009 15:46

Quiero presentar al público lector una reseña comentada del subtítulo “El Borde del Caos” de este interesantísimo y sugerente artículo de Sergio Moriello para lo cual trascribiré, en su orden y entre comillas, a sus parágrafos primero y segundo.

Parágrafo primero:

“Todo sistema lo bastante complejo –sea un organismo, una mente, una organización, una sociedad o un ecosistema– evoluciona de forma natural hacia y se mantiene dentro del estrecho dominio de “inestabilidad limitada”, oscilando periódicamente entre el orden inmutable y el desorden total, entre la constancia rígida y la turbulencia anárquica [Goodwin, 1998, p. 222]. Se trata de una condición especial, con suficiente orden (estabilidad) como para poder almacenar información-organización y desarrollar procesos, pero con una cierta dosis de desorden (inestabilidad) como para transmitir información-organización y ser capaz de adaptarse a situaciones novedosas”.

Mi comentario:

De acuerdo con el anterior parágrafo de Moriello, el HOMBRE como organismo o sistema vivo que es, se lo puede calificar como verdaderamente complejo por cuanto, además de vivo ostenta también la condición de ser consciente de sí mismo, auto-consciencia que oscila permanentemente y de manera no-lineal es decir, de un modo UNITARIAMENTE inverso (y como tal y usando el termino de Moriello, como una “inestabilidad limitada”) entre los operacionales y UNITARIOS límites estadístico-probabilistas de la NADA del 0 y/o la UNITARIA TOTALIDAD del 1. Estos límites (propios del campo bio-electromagnético de la vida animal y en consecuencia propios del HOMBRE) operan -oscilan- permanentemente y al 0.99999…(infinito) de la velocidad de la luz C= 1, entre:

A) El “orden inmutable” caracterizado por la discontinuidad y asimetría propia del número primo 5 y que existe entre las dos másico-cuánticas individualidades que componen a cada una de las dos polaridades eléctricas positiva-negativa del citado campo. Estas polaridades eléctricas caracterizan también al par mutuamente especular: fermión--antifermión.

B) El “desorden total”, propio de la continuidad-simetría inherente al único número primo par que es el 2 e intrínseco a la relativista energía que caracteriza a la igualmente continuo-simétrica bipolaridad magnética de la onda cuántica, distintiva del bosón.

Parágrafo segundo:

“Este difuso dominio transicional entre el orden y el caos es lo que se conoce como el “borde del caos” o el “estado crítico”. Es en esta delgada franja en donde los principales elementos del sistema encuentran el número adecuado de conexiones y mantienen una óptima comunicación, de forma tal que son máximas las capacidades potenciales de cambio y creación. En efecto, si bien muchas perturbaciones ejercen una pequeña influencia sobre el sistema, algunas pocas pueden generar cascadas de cambios (fenómenos de avalancha o de catástrofe). Es aquí donde se ubican los fenómenos emergentes propios de los sistemas vivientes, organizacionales y sociales [Moriello, 2004]”.

Mi comentario:

Lo que para Moriello constituye un “…difuso dominio transicional entre el orden y el caos y que se conoce como ‘borde del caos’ o ‘estado crítico’…”, para el autor de este comentario no es otra cosa que la operativa formalización aritmético-decimal de la UNIDAD que TOTALIZA en y por si misma, tanto a la discontinuidad-asimetría propia(s) de la bipolaridad eléctrica del par especular: fermión--antifermión, como a la continuidad-simetría inherente a la bipolaridad magnética de la onda cuántica, distintiva del bosón.

Ahora bien, en consonancia con mi primer comentario cuando afirmé que:

“ el HOMBRE como organismo o sistema vivo que es, se lo puede calificar como verdaderamente complejo por cuanto además de vivo OSTENTA TAMBIEN LA CODICIÖN DE SER CONSCIENTE DE SI MISMO, , auto-consciencia que oscila permanentemente y de manera no-lineal es decir, de un modo UNITARIAMENTE inverso (y como tal y usando el termino de Moriello, como una “inestabilidad limitada”) entre los operacionales y UNITARIOS límites estadístico-probabilistas de la NADA del 0 y/o la UNITARIA TOTALIDAD del 1…”

llega entonces como anillo al dedo el tercer comentario que le hice al artículo de Yaiza Martínez : “Descubierto el mecanismo neurológico de la percepción visual La actividad neuronal sólo se desencadena cuando reconocemos un objeto”, publicado por Tendencias 21 el día 23 de Febrero de 2008 y en donde se deja muy claro que el Humano Conocer es prioritaria y fundamentalmente un Humano Re-conocer y que ambos derivan su física, su lógica y su(s) ontología(s), de la aritmética operatividad del Sistema de Numeración Decimal. En este último sentido veamos entonces cómo, según mi comentario, dicho Sistema se encarga de demostrar a la UNITARIA “mecánica cuántica” de un re-conocimiento que igualmente trabaja en sentido inverso, originándose con ello una recíprocamente inversa luego UNITARIA y no-lineal resonancia armónica entre: bosón‹--›par mutuamente especular: fermión-antifermión:

A) En realidad, tras las operaciones: 1/2= 0.5 y el “otro” 1/2= 0.5, que identifican respectivamente al micro-especular fermión y al también micro-especular antifermión, subyace la siguiente UNITARIA razón-proporción, que demuestra cómo la UNIDAD que TOTALIZA A 5/5, PREVIAMENTE “RE-CONOCE” A 1/2, para generar la igualdad 1/2= 0.5:

1/2= 0.5, pero ello debido a que:

(1/2) × (5/5) = 5/10 = 0.5, de donde: 1/2=5/10 ---› (1×10) / (2 × 5)= 10/10= 1.

En esta razón-proporción, el 2 figura como el subjetivo denominador-lenguaje y el 5 lo hace como objetivo numerador-cociente. Y/o a la inversa:

B) Tras la operación: 1/5= 0.2 y que identifica al micro-bosón, subyace la siguiente UNITARIA razón-proporción, que demuestra cómo la UNIDAD que TOTALIZA A 2/2, PREVIAMENTE “RE-CONOCE” A 1/5 para generar la igualdad 1/5= 0.2:

1/5= 0.2, pero ello debido a que:

1/5 × (2/2) = 2/10 = 0.2, de donde: 1/5= 2/10 ---› (1×10) / (5×2)= 10/10= 1.

Y por el contrario, en esta razón-proporción, el 5 figura ahora como denominador-lenguaje y el 2 hace lo propio, pero ahora como objetivo numerador-cociente.

Como el lector puede apreciar, son las normas inherentes a la aritmética operatividad del Sistema de Numeración Decimal, las que describen y regulan el cómo y el por qué, en la UNIDAD que TOTALIZA a nuestra subjetividad-objetividad, el Humano Conocer es en realidad.... ¡un Humano re-Conocer...!

En los parágrafos tres y cuatro del subtitulo “Al Borde del Caos”, Moriello pone en evidencia que son las llamadas “Leyes de los Grandes Números” las que gobiernan las conductas de los campos bio-electromagnéticos de especies animales que se caracterizan como organizaciones conformadas por igualmente grandes números de individuos. Y quizás sea aquí donde la radique la diferencia sustancial entre los “otros” animales y el HOMBRE: para el perfecto desarrollo de la UNIDAD que debe(rá) TOTALIZAR a nuestra consciencia cuentan, en pié de dinámica igualdad, tanto nuestra condición de discontinuo-asimétrica(s) individualidad(es), como la también no menos humana circunstancia, de ser animales inteligentes intensamente sociales*.

……………………………………………………………………

* Para los lectores de la Biblia y al tenor de este último pensamiento… ¡cuánta vigencia cobran entonces las palabras de Jesús en Mateo 22, 37-40, cuando refiriéndose a dos mandamientos de donde derivan toda la Ley y los profetas nos dice!: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda mente. Este es el primero y más grande mandamiento. Y el segundo es como el primero: amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la Ley y los profetas”. El lector debe tener muy en cuenta aquí, que el nombre de Dios es, según sus propias palabras en Éxodo 3, 13-14: YO SOY EL QUE SOY. Y para mi leal saber y entender estas palabras no indican cosa distinta a que el verdadero amor debe comenzar con la indispensable primaria posesión de una consumada consciencia que, en tanto que HOMBRE(s), nos debemos a nosotros mismos. ¡Solo así, podremos ofrecer y brindar a nuestro(s) prójimo(s) - o mejor: próximos - un amor igual al que nos tenemos a nosotros mismos!

16.Publicado por Alejandro Álvarez Silva el 22/11/2009 12:11
Es interesante la aportación sobre el tema que aparece en la obra "Vida y mente: Ciencia y misterio" (Ver Biblopia.com).
Saludos:
Alejandro Álvarez

17.Publicado por Cornelio González el 27/11/2009 18:01

Después de publicado mi comentario, he caido en la cuenta de que el parágrafo que se expresa como:

"...Lo que para Moriello constituye un “…difuso dominio transicional entre el orden y el caos y que se conoce como ‘borde del caos’ o ‘estado crítico’…”, para el autor de este comentario no es otra cosa que la operativa formalización aritmético-decimal de la UNIDAD que TOTALIZA en y por si misma, tanto a la discontinuidad-asimetría propia(s) de la bipolaridad eléctrica del par especular: fermión--antifermión, como a la continuidad-simetría inherente a la bipolaridad magnética de la onda cuántica, distintiva del bosón...",

debe entenderse de una manera más clara y precisa, así, (resalto en mayúsculas los textos añadidos al parágrafo original):

Lo que para Moriello constituye un “…difuso dominio transicional entre el orden y el caos y que se conoce como ‘borde del caos’ o ‘estado crítico’…”, para el autor de este comentario no es otra cosa que la operativa formalización aritmético-decimal de la UNIDAD que TOTALIZA en y por si misma, tanto al ORDEN QUE CARACTERIZA a la discontinuidad-asimetría propia(s) de la bipolaridad eléctrica del par especular: fermión--antifermión, como al DESORDEN, TÍPICO de la continuidad-simetría inherente a la bipolaridad magnética de la onda cuántica, distintiva del bosón.

A los lectores interesados, muchas gracias por la comprensión.

Cordial saludo para todos,

CORNELIO GONZÁLEZ



18.Publicado por Gilberto el 28/11/2009 05:40
Maestro Cornelio, al margen de su brillante exposición académica, quisiera me permitiera dos preguntas, respecto de la exposición sobre los versículos mencionados de los evangelios y de la Biblia, YO SOY EL QUE SOY.
En la traducción al español la primera frase se lee igualmente hacia atrás, ¿sabe Usted si en hebreo es igual? y
¿Qué piensa de la frase "no vera a Dios el hombre y vivirá"?

19.Publicado por Cornelio González el 29/11/2009 01:30

Apreciado Gilberto:

Gracias por lo de maestro. Simplemente trato de trasmitir a mis lectores lo que hasta ahora he encontrado - a lo largo de 36 años de una solitaria y tesonera búsqueda - sobre un aspecto muy poco conocido de la Teoría de los Números y que muy bien podría denominarse: UNITARIA Teoría de los Números del Sistema de Numeración Decimal, Sistema el cual, hasta lo que he podido constatar, utiliza de forma natural a los operacionales y UNITARIOS límites estadístico-probabilistas de la NADA del 0 y/o la UNITARIA TOTALIDAD del 1. Estos límites (propios del campo bio-electromagnético de la vida animal y en consecuencia propios del HOMBRE) operan -oscilan- permanentemente y al 0.99999…(infinito) de la velocidad de la luz C= 1, acercándonos con esto y de forma natural, al borde mismo de la infinitud del Cosmos.

Respecto a tu primera pregunta, solo atino a contestarte algo: para nosotros, acostumbrados a leer y escribir hacia la derecha, es bastante cuestionante la característica del hebreo de escribirse y leerse hacia la izquierda. Ahora bien, para poder responder tu pregunta con propiedad, es necesario primero entender que desde el punto de vista de las simetrías-asimetrías que por doquier se presentan en la Naturaleza, ésta última hace un extensivo uso de las características propias de los reflejos especulares mutuos y en los cuales, las simetrías-asimetrías inherentes a las posiciones cartesianas arriba-abajo, derecha-izquierda y atrás-adelante propias de tales mutuos reflejos, generan interpretaciones cartesianas diferentes para un observador (léase: hombre) que se ubica en dos posiciones necesariamente relativas entre sí: a), o bien adelante -que vendría a ser el futuro -, o bien : b) atrás que en este caso sería el pasado. De esta manera se produce, de forma enteramente natural, un campo electromagnético cuya geometría se encuentra cuantificada y relativizada por el Sistema de Numeración Decimal y con capacidad de TOTALIZARSE, en y por su propia UNIDAD (y en consecuencia, de coordenarse cartesianamente de manera compleja), cuya función de onda se propaga simultáneamente en todas las direcciones cartesianas atrás enunciadas y ello a una velocidad equivalente al 0.99999 de C=1(donde la UNIDAD es la equivalencia entre las einstenianas masa y energía y esto según la operación: 1= energía/masa). Este campo es capaz de de portar TODA la información y TODA la energía que puede generarse en su seno y como tal, es idóneo para producir TODA la fenomenología natural posible, incluida por supuesto en ella, la generación y operación de una clase especial de sistema(s) vital-consciente(s), apto(s )también para TOTALIZARSE, individual y conscientemente, en y por su propia UNIDAD, sistema(s) que han optado por autodenominarse y reconocerse a sí mismo(s) con el término de: HOMBRE(s).

Después de esta un poco larga definición de lo que somos como HOMBRE(s), paso a contestar tu inquietud sobre la extraña coincidencia de que en español la frase: YO SOY signifique lo mismo leída de izquierda a derecha que a la inversa: de derecha a izquierda.

Pues bien, quiero trascribir de nuevo el texto que dice: “…. un campo electromagnético cuya geometría se encuentra cuantificada y relativizada por el Sistema de Numeración Decimal y con capacidad de TOTALIZARSE, en y por su propia UNIDAD (y en consecuencia, de coordenarse cartesianamente de manera compleja) CUYA FUNCION DE ONDA SE PROPAGA SIMULTANEAMENTE EN TODAS LAS DIRECCIONES CARTESIANAS ATRÁS ENUNCIADAS…” . Y es precisamente esta geométrica característica de nuestro vital-consciente y UNITARIAMENTE TOTALIZADO campo electromagnético, lo que permite ésta y otras muchas aparentes extrañezas y sutilezas (no solo en el idioma español ), de frases tales como YO SOY, sino también de oraciones completas tales como: DÁBALE ARROZ A LA ZORRA EL ABAD.

Pero hay más: el número primo 11 posee de forma natural tal propiedad: es lo mismo leído de izquierda a derecha que en sentido inverso: de derecha a izquierda.Es posible observar también que si cualquier número de dígitos se escriben a continuación del último de ellos pero en sentido inverso, la cifra resultante es un múltiplo de 11. Por ejemplo, 5439:

54399345/11= 4945395, o este otro: 8923: 89233298/11= 8112118 y en este caso particular el resultado leído en ambos sentidos es el mismo. Y esta característica no es una mera y feliz coincidencia toda vez que este tipo de aparentes malabares puede explicar de una manera especialmente concisa y precisa a un fenómeno natural universal: la denominada Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin y que ha merecido el capitulo 3 de mi ensayo electrónico ¿Hombre=Cosmos (Ver página 20 y siguientes en www.hombreycosmos.org).

Y por último tu pregunta; ¿qué piensa de la frase "no verá a Dios el hombre y vivirá"? y que aparece en Éxodo 33, 20, podría muy bien ser entendida como el enfrentamiento, cara a cara, de los aspectos mutuamente especulares de dos estados cuántico-relativistas respectivamente entendidos como la materia y la antimateria de un campo electromagnético perteneciente a un humano sistema vital-consciente, todavía no debidamente TOTALIZADO en y por su propia UNIDAD, enfrentamiento que los haría desaparecer a ambos en un instantáneo fogonazo de einsteniana energía



20.Publicado por Gilberto el 29/11/2009 21:10
Bien, desde mi humilde opinión todo aquel que enseña a otros es un maestro. Trataré de asimilar "como leche" sus respuestas. Sin embargo le rogaría que sus exposiciones las pudiera hacer de manera que los que carecemos de una formación científica pudiésemos entender con menos dificultad.
Reciba un afectuoso saludo desde este lado del mundo.

21.Publicado por Cornelio González el 01/12/2009 12:59
Gilberto:

Mucho me temo que tu petición pueda ser satisfecha. La Naturaleza es compleja (del latin :complexus, que significa enmarañado,enlazado) y como tal, el lenguaje apropiado para poder describirla es, por necesidad, matemático. Y desafortunadamente, para la gran mayoría de personas lo que hace esto es dificultar todavía más las cosas. Pero como bien expresas, si eres constante en tu esfuerzo por lograr la comprensión de estos temas, conseguirás..." asimilar como 'leche' mis respuestas...".. Mi consejo es entonces: empieza y persiste en el empeño, que algún día llegará la recompensa. Cordial saludo,

CORNELIO

22.Publicado por Gilberto el 02/12/2009 21:12
Bien, estaré visitando su página a ver qué sí podemos asimilar.
Un saludo.

23.Publicado por Cornelio González el 04/01/2010 20:20

A mi modo de ver, y de acuerdo con las ideas que determinan los textos A) y B) que trascribo a continuación,
– extraídos de mis anteriores comentarios a este articulo de Sergio Moriello –, es posible establecer una fructífera co-relación con el pensamiento de Roger Penrose respecto al físico accionar – ¿y por qué no, también al re-accionar? – a nivel de la escala de Planck, constituida ésta por un espacio-temporal y ultramicroscópico campo de 10 a la menos 33 de centímetro o más, y por 10 a la menos 43 de segundo o más, escala dentro de la cual y EN FUNCIÓN EXCLUSIVA DE UN PROCESO DE CONOCIMIENTO HUMANO, se provocaría de forma natural el “colapso” o reducción de su onda cuántica en razón de que la superposición de dos másicos estados cuánticos puedan ser considerados como realmente separados (?) toda vez que se ubican en un espacio irrisoriamente pequeño para poder hacerlo. Dicen así los textos A) y B):

A) “Lo que para Moriello constituye un “…difuso dominio transicional entre el orden y el caos y que se conoce como ‘borde del caos’ o ‘estado crítico’…”, para el autor de este comentario no es otra cosa que la operativa formalización aritmético-decimal de la UNIDAD que TOTALIZA en y por si misma, tanto al ORDEN QUE CARACTERIZA a la discontinuidad-asimetría propia(s) de la bipolaridad eléctrica del par especular: fermión--antifermión, como al DESORDEN, TÍPICO de la continuidad-simetría inherente a la bipolaridad magnética de la onda cuántica, distintiva del bosón”, y

B) “…el Humano Conocer es prioritaria y fundamentalmente un Humano Re-conocer ya que ambos derivan su física, su lógica y su(s) ontología(s), de la aritmética operatividad del Sistema de Numeración Decimal. En este último sentido veamos entonces cómo, según mi comentario, dicho Sistema se encarga de demostrar a la UNITARIA “mecánica cuántica” de un re-conocimiento que igualmente trabaja en sentido inverso, originándose con ello una recíprocamente inversa luego UNITARIA y no-lineal resonancia armónica entre: bosón‹--›par mutuamente especular: fermión-antifermión”- Hasta aquí la trascripción de mis textos.

Con fecha 09/12/2009 Tendencias 21 me publicó el siguiente comentario que le hice al artículo de José Luis San Miguel de Pablos: “La Caída podría tener una interpretación antropológica. Un nuevo libro propone al clima como factor del cambio humano relatado en la Biblia”, comentario donde planteo abiertamente la co-relación existente entre: 1) el ORDEN QUE CARACTERIZA a la discontinuidad-asimetría propia(s) tanto de: a) la bipolaridad eléctrica del par especular: fermión--antifermión, como de: b) el DESORDEN, TÍPICO de la continuidad-simetría inherente a la bipolaridad magnética de la onda cuántica, distintiva del bosón”, y 2) la UNITARIA “mecánica cuántica” de un HUMANO RE-CONOCER que igualmente trabaja en sentido inverso, originándose con ello una recíprocamente inversa luego UNITARIA y no-lineal resonancia armónica entre: bosón‹--›par mutuamente especular: fermión-antifermión. Trascribo a continuación la totalidad de la glosa hecha al artículo de San Miguel de Pablos:

Quiero explicar, un poco más extensamente, el sentido del término “algo” que he utilizado en mi anterior comentario a este interesante artículo de San Miguel de Pablos, cuando afirmo que:

“….Y cuando hablo de la: '…pérdida de la fluidez de un movimiento tan rápido como el de la luz y que interrelaciona física-lógica-ontológicamente y dentro de la perfección, al movimiento adentro-afuera inherente a la UNIDAD intrínseca al par si-no...', me estoy refiriendo a la privación en y por parte de nosotros mismos de la UNIDAD VITAL-CONSCIENTE propia del sistema físico-lógico-ontológico: si-no. Y sobre esta situación pienso que… ESE ‘ALGO’ QUE PRECIPITÓ LA INICIAL Y NO EXACTAMENTE VOLUNTARIA ‘DECISIÓN’ DE ELEGIR A ‘ESTA’ MITAD Y NO A LA ‘OTRA’ Y CON ELLO NOS ‘CREÓ’….”

término que también utilizo cuando me refiero al ciego automatismo del azar natural, propio del campo bio-electromagnético inherente a la vida animal y por ende también propio del HOMBRE, cuando afirmo que:

“…..al interior de tal campo 'algo' toma la decisión de dividir entre 2 a la UNIDAD de nuestro campo bio-electromagnético y como resultado, ese 'algo' ejecuta automáticamente la 'decisión' de si-optar por 'esta' mitad eléctrica al tiempo que, por automático defecto, no-opta por la 'otra' también eléctrica mitad. Con esto automáticamente el 'no' se hace externo es decir, discontinuo y desaparece hasta del papel donde se realiza la operación, pero su accionar y su existencia prosiguen, de algún modo, 'clandestinamente' como muy claramente se observa en la siguiente operación:

1/2= 0.5, que es “esta” mitad 'si'. Pero..., ¿donde está, que se hizo la “otra” mitad ‘no’?...”

He traído a colación los anteriores dos comentarios por una razón: su coincidencia con los postulados de Roger Penrose sobre el físico accionar – ¿y por qué no, también el re-accionar? – a nivel de la escala de Planck, constituida ésta por un espacio-temporal y ultramicroscópico campo de 10 a la menos 33 de centímetro o más, y por 10 a la menos 43 de segundo o más, escala dentro de la cual se provocaría de forma natural el “colapso” o reducción de su onda cuántica en razón de que la superposición de dos másicos estados cuánticos puedan ser considerados como realmente separados (?) toda vez que se ubican en un espacio irrisoriamente pequeño para poder hacerlo. Es entonces aquí cuando Penrose plantea su novedosa idea y a la cual me he permitido intercalarle mis propios comentarios. En mayúsculas van los que, desde mi óptica, conforman los temas que a este respecto son claves para interpretar su pensamiento en su obra: “Las sombras de la mente”:

“EL PUNTO ES QUE REALMENTE NO TENEMOS IDEA COMO CONSIDERAR SUPERPOSICIONES LINEALES DE ESTADOS CUANDO LOS PROPIOS ESTADOS INVOLUCRAN DIFERENTES GEOMETRIAS ESPACIO-TEMPORALES (mi comentario: en este caso las geometrías mutuamente especulares propias del fermión como estado anverso y la del antifermión como estado reverso). UNA DIFICULTAD FUNDAMENTAL CON LA ´TEORIA ESTÁNDAR’, ES QUE,CUANDO LAS TEORIAS SE HACEN SIGNIFICATIVAMENTE DIFERENTES ENTRE SÍ, NO TENEMOS UN MEDIO ABSOLUTO DE IDENTIFICAR UN PUNTO EN UNA GEOMETRÍA, CON ALGÚN PUNTO PARTICULAR EN LA OTRA – LAS DOS GEOMETRÍAS SON ESPACIOS ESTRICTAMENTE SEPARADOS – DE MODO QUE LA MISMA IDEA DE QUE UNO PODRÍA FORMAR UNA SUPERPOSICION DE ESTADOS DE MATERIA (mi comentario: superposición de estados másicos) DENTRO DE ESTOS DOS ESPACIOS SEPARADOS, SE HACE PROFUNDAMENTE OSCURA.

Mi comentario:

Es aquí cuando nuestra consciencia entra a jugar un papel trascendental: nuestra “masa” corporal está conformada por fermiones y como tales llevan en sí la especular impronta de ser los reflejos de unos anti-fermiones constituidos por una anti-masa que no observamos por ninguna parte. Sin embargo si realmente tales anti-fermiones no existieran, afirmaciones tan simples como: ésta es mi derecha – o mi izquierda –, este es mí arriba o – mí abajo – y por último: este es mí adelante – o mí atrás –, sencillamente no las podríamos hacer por no poseer su(s) respectivas contra-parte(s) físicas, lógicas y ontológicas sobre las cuales fundamentarse y accionar. Esta forma de entender las cosas plantea sin embargo una pregunta que es fundamental, sobre todo en cosmología: ¿existe la antimateria y en caso tal, donde se encuentra y por qué no la vemos? La respuesta nos la da la operación que atrás fue mostrada:

1/2= 0.5, que es “esta” mitad 'si'. Pero..., ¿donde está, que se hizo la “otra” mitad ‘no’?...”

En física cuántica, la operación 1/2= 0.5 identifica a la masa del fermión y muy ligeramente se afirma también que el negativo “otro” 1/2= 0.5, identifica a la anti-masa del anti-fermión. Pero la operación que aquí se plantea no es otra cosa que la fundamental operatividad aritmética del Sistema de Numeración Decimal y ello dentro de la siguiente y UNITARIA secuencia, limitada y comprendida entre los estadístico-probabilistas límites de:

La NADA= 0= 0/2, 1/2 y 2/2= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD,

secuencia en la cual, como el lector podrá comprobar, el “otro” medio es decir el antifermión (que es la misma antimateria) aparentemente no existe. Pero, ¿es “real” esta afirmación? Cuestionado de otra forma: ¿tendrá la cosmológica antimateria el mismo carácter de “realidad” que posee la antimateria que de alguna manera nos constituye en tanto que sistemas vital-conscientes y con capacidad de diferenciarse dual e interiormente, de modo consensuado, generándose con esto un genuino accionar auto-consciente?

Aquí y a mi modo de ver, es nuestra consciencia como tal la que entra en funciones: el “otro” medio simplemente se oculta para darle a “este” (léase: “mi” medio) la posibilidad de “ser”, de “existir”, pero como bien lo expresa la palabra, “ocultarse” no significa desaparecer literalmente de la escena. Ese “otro” 1/2= 0.5 sigue existiendo a “su” manera, la cual, por necesidad física, necesidad lógica y necesidad ontológica, no puede identificarse ni con la física, ni con la lógica ni con la ontología inherentes a “mi” 1/2= 0.5. Este tipo de planteamientos podría perfectamente establecer, al espacio-temporal nivel de la escala de Planck, un consensual - luego mutuo - acercamiento cualitativo-cuantitativo, entre dos tipos de física, de lógica y de ontología(s) que facilitarían, y generarían, con el mínimo consumo de masa-energía, el surgimiento del HUMANO sistema vital-consciente que nos constituye.

Resumiendo lo hasta ahora planteado en este comentario, podríamos decir que la llamada anti-materia, creada a la par y por iguales cantidades en el Big-Bang, realmente existe, pero que la comprobación del cómo y el por qué es “creada” y el modus operandi de su existencia, es más un asunto de profundizar consensual y concienzudamente dentro de nosotros mismos, que el intento de diseñar y elaborar costosas y sofisticadas maquinarias e instrumentos que, en última instancia, a nada nos llevarán toda vez que, por necesidad, se ubicarían externamente a nuestra propia consciencia.

Quedaría sin embargo por explicar el origen de las llamadas fluctuaciones cuánticas, justamente alnivel de la escala de Planck, fluctuaciones que involucrarían, al modo propuesto por Penrose, ES DECIR COMO GENERADORAS DE CONSCIENCIA HUMANA Y DE MANERA ENTERAMENTE NATURAL, a la reducción o “colapso” de la onda cuántica (léase: bosón) de un campo bio-electromagnético con capacidad TOTALIZARSE en y por su propia UNIDAD como lo es la denominada Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin, campo del cual participamos directa, CONSCIENTE y activamente, como efectivamente lo explico en el Capítulo 3 de mi ensayo electrónico ¿Hombre=Cosmos?, página 34 y siguientes.

Corroborando lo precedente, puedo afirmar que tanto la bi- como la tri-dimensional geometría y dinámica de mutuos reflejos especulares, son propias del mecanocuántico “cuerpo negro” que en y por sí mismo constituye la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin, y a su cartesiana complejidad. La UNITARIA y auto-referenciada excitación física, lógica y ontológica de esta radiación, produce la externa, asimétrica y discontinua emisión del par fermión-antifermión, (vale decir: PRODUCE, EN PALABRAS MUY PROPIAS DE ROGER PENROSE, EL AUTO-COLAPSO DE LA FUNCIÓN DE ONDA ES DECIR, LA DISCONTINUIDAD Y ASIMETRIA DE LA ONDA CUÁNTICA INHERENTE AL BOSÓN, GENERÁNDOSE CON ESTO UN PAR FERMIÓN--ANTIFERMIÓN) pero ello y como ya se dijo, a partir de la interna y simétrica continuidad del bosón y/o a la inversa: cuya inhibición como par fermión-antifermión es una consecuencia de su mutua y doble absorción como par al interior de su discontinua asimetría, transformándose con ello en un bosón (vale decir: trocándose en una ondulatoria y simétrica continuidad entre los dos planos anverso-reverso)…bosón que otra vez se auto-excita, emitiéndose con ello un par fermión-antifermión, los que nueva y mutuamente se reabsorben para... etc., etc. Estas rítmicas transformaciones - sin temporal principio ni final: son eternas - identifican, relativística y cuánticamente y al asintótico límite 0.9999999… (infinito) de la velocidad C= 1 de la luz, a la UNIDAD y TOTALIDAD del vital-consciente cuerpo negro que en sí es la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin, UNIDAD intrínseca al campo cuántico fundamental que, en tanto que HOMBRES(s), nos constituye y ello de acuerdo con el producto de dos valores no-linealmente operativos en razón de su UNITARIAMENTE inversa reciprocidad:

(Continuidad simétrica del bosón: 2) × (Discontinuidad asimétrica entre el par: fermión-antifermión: 0.5)= 1

24.Publicado por Donde está Ilya Prigogine? el 16/01/2010 22:52
Que pena que se Olvide, o se omita, ya con dolo o por ignorancia (A este nivel CulposaÇÇ), a uno de los padres de los conceptos de la teoria del Caos, el Premio Nobel


Hasta en el mencionado libro de referencia:

5. Heylighen, F. (1988): Building a Science of Complexity

El mismo Heylighen lo mencioana:
" 4 VECES en el libro citado", Alguien no leyó ?
Por favor, Trate usted mismo en:
http://cleamc11.vub.ac.be/Papers/BuildingComplexity.pdf
el link que el autor de este post propone y busque "prigogane" en el acrobat reader, de entrada en la página 15 se leerá:
"Thermodynamical self-organization is usually modelled through the concept of
"attractors" (Prigogine, 1979; Nicolis & Prigogine, 1986; cfr. also Kauffman, 1984)."
No he tendio tiempo de leer todo, pero esta parcialidad linda en la irresponsabilidad.

Espero esta informacion sirva para este excelente sitio que es, hasta ahora, uno de los mejores y mas fieles termometros de la ciencia en el mundo.

Espero que así siga.



25.Publicado por Cornelio González el 17/01/2010 18:32

Me he permitido traducir del articulo de Francis Heylighen, “Construyendo la ciencia de la complejidad” *, los cuatro primeros párrafos del numeral 2 que se titula: “Que es la complejidad”, párrafos los cuales, a mi modo de ver, condensan limpiamente las condiciones físicas, lógicas y ontológicas que deben cumplirse en un sistema en verdad UNIFICADO y en consecuencia con capacidad para auto-organizarse. Mis comentarios, cuando pertinentes, van intercalados entre el texto de Heylighen:


¿Qué es la complejidad?

La palabra complexus, en el latín original, significa "entrelazado", "retorcido sobre sí mismo”. Esto significa que para tener algo complejo es necesario disponer de: 1) dos o más partes diferentes o elementos, y 2) que estas partes deben de alguna manera estar conectadas o anudadas, y que sea difícil separarlas. Encontramos entonces aquí una dualidad básica entre partes que son al mismo tiempo distintas y conectadas. Claramente se observa que lo denominado como complejo no puede analizarse o separarse en un juego de elementos independientes sin destruirlo, debiendo por ello concluir que el método del reduccionismo no puede usarse para entender a las entidades complejas. Esto a su vez nos lleva al calificativo de “difícil”, que la palabra complejidad ha recibido en períodos posteriores, así como también a que el método racional general de tratar el problema consista en el llamado “problema del dominio”: si el dominio es complejo entonces, por definición, se resiste al análisis.

Mi comentario:

En la UNITARIAMENTE inversa reciprocidad o no-linealidad existente entre la continuidad-simetría de la bipolaridad magnética del bosón – caracterizado por el único número primo que es el 2 – y la discontinuidad-asimetría inherente a la bipolaridad eléctrica propia del par: fermión-antifermión y caracterizada por el número primo 5, hallamos, según las personales palabras de Heylighen:

1) “…dos partes diferentes o elementos, y 2) que estas partes deben de alguna manera estar conectadas o anudadas, y que sea difícil separarlas. Encontramos entonces aquí una dualidad básica entre partes que son al mismo tiempo distintas y conectadas”

Y prosiguiendo con mi comentario, igualmente y en razón de su UNITARIAMENTE inversa reciprocidad o no-linealidad entre bosón--par: fermión-antifermión, hallamos que:

“Encontramos entonces aquí una dualidad básica entre partes que son al mismo tiempo distintas y conectadas. Claramente se observa que lo denominado como complejo no puede analizarse o separarse en un juego de elementos independientes sin destruirlo, debiendo por ello concluir que el método del reduccionismo no puede usarse para entender a las entidades complejas”.

Y Heylighen prosigue:

El conocimiento de que hay fenómenos que no pueden reducirse a sus partes separadas ha producido una filosofía que puede verse como contraria al reduccionismo, y qué se llama el “holismo”. Este acercamiento propone mirar un fenómeno complejo como una totalidad, en lugar de una colección de partes. Sin embargo, esta visión descuida un rasgo esencial de las entidades complejas a saber, que ellas están compuestas de partes discernibles, incluso aunque estas partes aparezcan conjuntamente anudadas. Desde este punto de vista, considerar un fenómeno en conjunto significa que debe verse como uno, es decir como básicamente simple.

Mi comentario:

Pienso que aquí Heylighen no ha enfocado correctamente el significado matemático, (más concretamente, el significado aritmético) de las palabras “holismo”, o lo que es lo mismo: “TOTALIDAD”, toda vez que EN EL FORMAL SENTIDO ARITMETICO DEL SISTEMA DE NUMERACIÓN DECIMAL, cualquier numero entero diferente de 1 (UNO) siempre estará constituido por más de un número igualmente entero y en este sentido siempre habrá “simpleza” en su conformación. Sin embargo su “complejidad” (por hallarse constituido por UNITARIAS fracciones decimales limitadas estadístico-probabilísticamente entre la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1), también existe, aunque todavía permanezca oculta hasta tanto ésta no se despliegue mediante el desarrollo fraccionario decimal de la(s) generalizada(s) secuencia(s) siguiente(s), siendo x todos y/o cualquiera de los números enteros del Sistema de Numeración Decimal, excluidos: el 0, el 1, el 2 y el 5:

Limite: la NADA= 0= 0/x, 1/x, 2/x, 3/x,…. Hasta x/x= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD: Límite


Y Heylighen continúa:

“En el límite, la posición holística traería consigo que, desde que el universo pueda ser considerado como una red de sistemas interconectados, cualquier forma de análisis que conduzca objetos diferenciados o sistemas deberá ser excluida. Esto implicaría que la única manera con la cual podríamos obtener un conocimiento real del mundo consistiría en las experiencias místicas durante las cuales se transcienden los límites entre el ego y el cosmos (la llamada unión mística o Nirvana). Aunque no quiero excluir que tales experiencias realmente puedan enriquecer al individuo que las vive, pienso que está claro que no pueden constituir de forma alguna un método realmente "científico" para resolver los problemas propuestos por la complejidad del mundo en que vivimos y existimos. Debemos concluir entonces que para construir una verdadera ciencia de la complejidad no podemos contar, ni con la posición del reduccionismo ni con la posición holística. El estudio de complejidad demanda una transcendencia de la polaridad holismo-reduccionismo. Necesitamos un acercamiento qué permita modelar sistemas en los cuales sean ambos distintos (aunque de una manera abstracta, separables) y conectados (pero que de alguna manera puedan separarse, sin perder parte de su significado original).


Mi comentario:

Heylighen aboga aquí por la imperiosa necesidad que tenemos de encontrar un procedimiento realmente científico que pueda explicarnos hasta la razón de ser de experiencias místico-cognitivas tales como el Nirvana. Claramente lo expresa cuando nos dice:

“Debemos concluir entonces que para construir una verdadera ciencia de la complejidad no podemos contar ni con la posición del reduccionismo ni con la posición holística. El estudio de complejidad demanda una transcendencia de la polaridad holismo-reduccionismo. Necesitamos un acercamiento qué permita modelar sistemas en los cuales sean ambos son distintos (y de una manera abstracta, separables) y conectados (pero que de alguna puedan separarse sin perder parte de su significado original)”.

Me pregunto: la respuesta a este clamor de Heylighen, ¿no se encuentra ya, desde la mismísima Eternidad, literalmente escrita y codificada en la “UNITARIA Teoría de los Números del Sistema de Numeración Decimal”?


……………………………………………………………………………….

* http://cleamc11.vub.ac.be/Papers/BuildingComplexity.pd

26.Publicado por Cornelio González el 19/01/2010 13:31
A mis lectores, de nuevo mil disculpas por una idea no bien expresada. En donde dice:

En la UNITARIAMENTE inversa reciprocidad o no-linealidad existente entre la continuidad-simetría de la bipolaridad magnética del bosón – caracterizado por el único número primo que es el 2 – ....

Debe decir:

En la UNITARIAMENTE inversa reciprocidad o no-linealidad existente entre la continuidad-simetría de la bipolaridad magnética del bosón – caracterizado por el único número primo PAR que es el 2 – ....

Cordial saludo a todos,

CORNELIO GONZALEZ



27.Publicado por Cornelio González el 20/01/2010 15:18

Como pienso que debo al lector una información más completa respecto a la importancia de los números primos en la operación 1/x, reescribo el siguiente texto:


Pienso que aquí Heylighen no ha enfocado correctamente el significado matemático, (más concretamente, el significado aritmético) de las palabras “holismo”, o lo que es lo mismo: “TOTALIDAD”, toda vez que EN EL FORMAL SENTIDO ARITMETICO DEL SISTEMA DE NUMERACIÓN DECIMAL, cualquier numero entero diferente de 1 (UNO) siempre estará constituido por más de un número igualmente entero y en este sentido siempre habrá “simpleza” en su conformación. Sin embargo su “complejidad” (por hallarse constituido por UNITARIAS fracciones decimales limitadas estadístico-probabilísticamente entre la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1), también existe, aunque todavía permanezca oculta hasta tanto ésta no se despliegue mediante el desarrollo fraccionario decimal de la(s) generalizada(s) secuencia(s) siguiente(s), siendo x todos y/o cualquiera de los números enteros del Sistema de Numeración Decimal, ESPECIALMENTE LA TOTALIDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS, excluidos: el 2 y el 5 y los límites 0 y 1:

Límite: la NADA= 0= 0/x, 1/x, 2/x, 3/x,…. hasta x/x= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD: Límite

Respecto al anterior párrafo y con el fin de aclarar un poco más la idea expresada como:

“…cualquier número entero diferente de 1 (UNO) siempre estará constituido por más de un número igualmente entero y en este sentido siempre habrá “simpleza” en su conformación…”

hago especial referencia a la totalidad de los números primos (excluidos: el 2 y el 5 y los límites 0 y 1) en tanto que “simples” enteros, por cuanto debo admitir que esta imagen es solo parcialmente cierta puesto que en ella no se puso en evidencia la relevancia que tienen, para el desarrollo fraccionario decimal de la(s) generalizada(s) secuencia(s) antes citadas, la totalidad de los números primos (con exclusión del 2 y del 5). Al respecto debo aclarar que todo número primo x entendido como 1/x y de acuerdo con tales secuencias, lleva en si la impronta de una UNIDAD que se ha TOTALIZADO en y por si misma. Esto a su vez hace que en la operación 1/x, su “simpleza” de número entero y primo, se convierta en una mina de exquisita “complejidad” con informaciones claras, precisas y concisas respecto a otros números primos que aparecen en los ciclos fraccionarios decimales que genera este tipo de operación 1/x y que finaliza como x/x= 1= 0.999999…. Por ejemplo, los ciclos fraccionarios decimales que genera el número primo 7:

0/7= -------------- 0 ------------------- LÍMITE: la NADA

1/7= 0.142 857……142 857…
2/7= 0.285 714……285 714…
3/7= 0.428 571……428 571…

4/7= 0.571 428……571 428…
5/7= 0.714 285……714 285…
6/7= 0.857 142……857 142…

7/7= 0.999 999……999 999…. LÍMITE ASINTÓTICO
7/7= -------------- 1 -------------------- LÍMITE: la UNIDAD= la TOTALIDAD

[Los espacios en blanco horizontal y vertical caracterizan respectivamente a la abscisa y a la ordenada que coordena complejamente a la(s) matriz(ces) numérica(s)]

Factores primos de 142857: (3x3x3)x11x13x37
Factores primos del límite de la UNIDAD= la TOTALIDAD 999999= (3x3x3)x7x11x13x37

Para detalles más completos sobre lo anterior, por favor dirigirse a www.hombreycosmos.org, especialmente páginas 11 y siguientes.


28.Publicado por mvr1981 el 16/02/2010 00:28
Nada = Pura potencialidad...
Ser = Potencialidad Concretada...
Todo = Ser U Nada

???...

29.Publicado por Cornelio González el 18/02/2010 16:13

Para mvr1981:

Interesante tu pregunta. Pienso que es justamente sobre esa especie de dicotomía que se basa la dinámica de la "UNITARIA Teoría de los Números del Sistema de Numeración Decimal", toda vez que en tal Sistema, los números 0 y 1 representan, justa y respectivamente, esas condiciones: 0= la NADA y 1= la TOTALIDAD.

Para el dicionario de la RAE y según las 3 últimas acepciones de la palabra Dinámica, esta significa: 4- Parte de la mecánica que trata de las leyes del movimiento en relación con las fuerzas que lo producen. 5- Sistema de fuerzas dirigidas a un fin. y 6- Nivel de intensidad de una actividad. Y a mi modo de ver, todas las anteriores definiciones, de un modo u otro, estan relacionadas con las funciones que cumplen el 0 y/o el 1 en la "UNITARIA Teoría de los Números del Sistema de Numeración Decimal", circunstancia esta que torna imposible la "decisión" (en el sentido de Godel) de optar, o bien por la NADA del O y/o bien por la TOTALIDAD del 1. Pienso que aquí lo sano es, UNIFICAR la dinámica de NADA -TODO, dándoles cabida a ambos y es eso justamente lo que hace el Sistema de Numeración Decimal cuando se lo interpreta según el UNITARIO modus operandi de las series que inicia 1/x, pero desarrolladas como fracciones decimales, siendo x diferente de 2, de 5 y de 0-1, números estos últimos que en estas circunstancias operan, respectivamente, como los estadístico-probabilistas límites de la NADA y/o la TOTALIDAD.

Cordial saludo,

CORNELIO.

30.Publicado por Cornelio Gonzalez el 10/04/2010 17:58


Dadas las profundas implicaciones que para una correcta intelección del(los) proceso(s) vital-consciente(s) que en tanto que HOMBRE(s) experimentamos, quiero trascribir y presentar a mis lectores, tanto el resumen, como el párrafo explicativo de lo que Peter Lynds (1) denomina el fenómeno CIP, ambos pertenecientes al interesante artículo de Lynds: “La percepción subjetiva del tiempo y un momento presente progresivo: la llave neurobiológica para abrir la Conciencia” (2). Mis comentarios van intercalados. Resume así Lynds su idea principal:

“La conclusión de la física, dentro del contexto histórico, así como también de uno más reciente, es que tanto un objetivo y progresivo tiempo, como el momento presente, son nociones físicas derivadas, sin fundamento real en la naturaleza y que nos ilustran acerca de que aquello que percibimos como aspectos cronológicos, se origina desde una subjetiva experiencia de consciencia y sus subyacentes procesos neurobiológicos. Utilizando esta conclusión como un trampolín, se postula que el fenómeno de una intrínseca y subjetiva concepción de un progresivo momento presente en el tiempo y una conciencia consciente de sí misma, son realmente una y la misma cosa y como tal, son efecto de los mismos procesos neurobiológicos. Se propone una posible explicación sobre cómo esto puede ser obtenido por el cerebro, a través de una no-consciente manipulación cognitiva de pequeños intervalos de tiempo. El fenómeno CIP, explicado en este estudio, es también discutido”.

Y sobre el fenómeno CIP, nos explica:

“Otro ejemplo que parecería apoyar a este modelo de conciencia es la incapacidad de un sujeto para mentalmente describir un objeto en movimiento relativo, sin que él también tenga una precisamente definida posición respecto al otro objeto descrito mentalmente. Esto es lo que he denominado la paradoja posicional CIP. Para ilustrarlo, puede ser útil pensar en un tren en relativo movimiento respecto al estatismo de sus rieles. La única manera para que un sujeto obtenga conciencia de cualquier información (en este caso el movimiento del tren) es que la imagen mental subjetiva sea estática y momentáneamente congelada por solo unos milisegundos, mientras que se obtiene el conocimiento. La paradoja aparece sin tener en cuenta si un objeto está o no está en movimiento relativo. Si lo está, su posición constantemente estará cambiando respecto al tiempo y de esta manera no tiene en absoluto una definida posición relativa (Lynds, 2003) por lo que es necesario que la imagen mental subjetiva sea estática y momentáneamente congelada, por solo unos milisegundos, mientras se obtiene el conocimiento. De hecho, las antiguas paradojas del movimiento de Zenón de Elea nos han confundido y nos siguen confundiendo todavía, por esta misma razón: pensamos conscientemente dentro del contexto de una sucesión continua de momentos estáticos presentes percibidos como tiempo, de la misma manera como el flujo continuo de fotos estáticas de una película proyectados al unísono y rápidamente, aparecen ante nosotros como algo liso y continuo y no somos conscientes de cualquier discontinuidad. Y lo que es más: asignamos y proyectamos este rasgo cronológico subjetivo, sobre el medio ambiente que nos rodea, como es el caso del movimiento del tren. He denominado a esto, el fenómeno CIP (Consciencia, Instante, y Phi - del inglés: phenomenon). Sin tal rasgo mental, el conocimiento consciente no habría sido posible”.

Mis comentarios:

La posibilidad de experimentar en carne y hueso lo que Lynds denomina la “paradoja posicional CIP (que en español sería: CIF: Consciencia Instante y Fenómeno), la tenemos a diario en los respectivos trenes urbanos de nuestras grandes ciudades: vamos a suponer que estamos sentados en nuestro tren – por el momento estacionado – al lado de una ventanilla y que enfrente y a escasa distancia nuestra, también se encuentra estacionado el otro tren que hace su recorrido en sentido inverso. Nuestra mirada se halla fija en el otro tren y de repente notamos, como en una especie de mareo, que algo se mueve, pero el discernimiento correcto sobre si el tren que lo hace es el nuestro o el otro, se toma unos segundos hasta tanto una mirada a otro punto de referencia distinto al otro tren, por ejemplo el suelo donde reposan los rieles o el techo de la estación, nos dirime la duda. Pero muy en el fondo del asunto, una pregunta está presente: y si no existe un tercer punto de referencia y si además ambos trenes están en movimiento relativo, ¿quién o qué dirime en este caso la duda? La respuesta obligatoriamente tendrían que darla los propios dos trenes basándose en su MUTUA REFERENCIACION. Sobre esta singular situación y más adelante en su artículo, Lynds nos aclara:

“De este punto de vista, el conocimiento involucraría una no-consciente manipulación neuronal de un pequeño espacio de tiempo en el seno de un MECANISMO AUTO-REFERENCIADO, causado a su vez por la relatividad entre los diferentes tiempos del flujo de datos, lo que conseguiría que el sujeto pudiera llegar a ser continuamente consciente de sí mismo, en la proporción en que transite por ese mecanismo”

Y respecto a la misma circunstancia y con referencia al fenómeno CIF, en el mismo artículo también Lynds nos había explicado:

“La única manera para que un sujeto obtenga conciencia de cualquier información (en este caso el movimiento del tren) es que la imagen mental subjetiva sea momentánea y estáticamente congelada por solo unos milisegundos, mientras que se obtiene el conocimiento”

Mis comentarios:

Claramente Lynds pone de presente que el Humano Sistema Vital-Consciente debe poseer en y por si mismo la capacidad de escindir (mínimamente y solo por milisegundos) por auto-referencia y en dos segmentos discontinuos y asimétricos (3) auto-coordenados cartesianamente de manera compleja, a la continuidad y simetría de la onda cuántica inherente al bosón (4). Ahora bien, tal y como lo propone Lynds, esta escisión - o excitación - en dos partes (el par fermión antifermión), “….congela estáticamente a la imagen mental solo por unos milisegundos mientras se obtiene el conocimiento…”, es decir que se obtiene, en función de la UNIDAD que TOTALIZA al fenómeno y a partir del propio perenne movimiento energético del bosón u onda cuántica, el momentáneo estatismo másico del par fermión-antifermión, momentáneo estatismo que a su vez nuevamente “decae” en el perenne movimiento de la onda cuántica, la cual otra vez se excita para generar un par fermión-antifermión y así por siempre jamás, produciéndose con esto un genuino CIF o lo que es lo mismo, generándose así el sistema vital-consciente autodenominado HOMBRE. Estas mismas ideas ya las había expresado en otros varios comentarios publicados anteriormente por Tendencias 21, como es el caso siguiente editado en 04/01/2010, con ocasión del artículo de Sergio Moriello: “El proceso creador está situado en el borde del caos La creatividad es una característica básica de los sistemas complejos” y en donde expreso que:

Corroborando lo precedente, puedo afirmar que tanto la bi- como la tri-dimensional geometría y dinámica de mutuos reflejos especulares, son propias del mecanocuántico “cuerpo negro” que en y por sí mismo constituye la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin, y a su cartesiana complejidad. La UNITARIA y auto-referenciada excitación física, lógica y ontológica de esta radiación, produce la externa, asimétrica y discontinua emisión del par fermión-antifermión, (vale decir: PRODUCE, EN PALABRAS MUY PROPIAS DE ROGER PENROSE, EL AUTO-COLAPSO DE LA FUNCIÓN DE ONDA ES DECIR, LA DISCONTINUIDAD Y ASIMETRIA DE LA ONDA CUÁNTICA INHERENTE AL BOSÓN, GENERÁNDOSE CON ESTO UN PAR FERMIÓN--ANTIFERMIÓN) pero ello y como ya se dijo, a partir de la interna y simétrica continuidad del bosón y/o a la inversa: cuya inhibición como par fermión-antifermión es una consecuencia de su mutua y doble absorción como par al interior de su discontinua asimetría, transformándose con ello en un bosón (vale decir: trocándose en una ondulatoria y simétrica continuidad entre los dos planos anverso-reverso)…bosón que otra vez se auto-excita, emitiéndose con ello un par fermión-antifermión, los que nueva y mutuamente se reabsorben para... etc., etc. Estas rítmicas transformaciones - sin temporal principio ni final: son eternas - identifican, relativística y cuánticamente y al asintótico límite 0.9999999… (infinito) de la velocidad C= 1 de la luz, a la UNIDAD y TOTALIDAD del vital-consciente cuerpo negro que en sí es la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin, UNIDAD intrínseca al campo cuántico fundamental que, en tanto que HOMBRES(s), nos constituye y ello de acuerdo con el producto de dos valores no-linealmente operativos en razón de su UNITARIAMENTE inversa reciprocidad:

(Continuidad simétrica del bosón: 2) × (Discontinuidad asimétrica entre el par: fermión-antifermión: 0.5)= 1. (Hasta aquí la trascripción de mi comentario).

Como el lector puede apreciar, se trata de una y la misma idea, aunque enunciada con diferentes lenguajes.

………………………………………….

(1) http://www.tendencias21.net/Una-nueva-teoria-fisica-propone-revisar-la-naturaleza-del-tiempo_a204.html

(2)http://cogprints.org/3125/1/Subjective_Perception_of_Time_and_a_Progressive_Present_Moment_-_The_Neurobiological_Key_to_Unlocking_Consciousness.pdf

(3) Léase: la discontinuidad y asimetría propias de bi-polaridad másico-eléctrica del par mutuamente especular: fermión-antifermión

(4) Léase: la continuo-simétrica bi-polaridad energético-ondulatoria del par magnético: polo Norte-polo Sur.

31.Publicado por Cornelio Gonzalez el 16/04/2010 19:09
Sin demeritar para nada las singulares ideas de Lynds sobre el significado del tiempo, sí se hace necesario poner en evidencia lo que me parece es una falencia fundamental: la carencia en su argumentación, de un necesario soporte matemático que a la vez que lo explique todo, nos permita también hacer predicciones sobre su comportamiento. Afortunadamente para nosotros, tal soporte existe en la todavía no totalmente desvelada UNITARIA Teoría de los Números del Sistema de Numeración Decimal. En esta Teoría y haciendo eco al planteamiento de Lynds, la UNITARIA y por ello MUTUA REFERENCIA física, lógica y ontológica entre la pluralidad-continuidad-simetría de la onda cuántica y/o la(s) másica(s) y discontinuo-asimétrica (s) singularidad(es) de cada uno de los dos componentes del par mutuamente especular fermión-antifermión, juega(n) un papel decisivo cuando se aplican al HOMBRE, en tanto que autónomo sistema vital-consciente.

Cuando se habla de una subyacente UNIDAD en los Números del Sistema de Numeración Decimal de tal condición que pueda ser aplicada a la Naturaleza y en consecuencia al HOMBRE como parte indesligable de Ella, estaríamos también hablando de un carácter de TOTALIDAD intrínseco a tal Sistema, vale decir, que TODOS los números del citado Sistema contribuyen, (aunque en distintas formas especialmente si se trata de números primos diferentes de 2 y de 5) a la efectividad de su dinámica, estando esta última perfectamente definida por los caracteres-limite de orden estadístico y probabilístico, tanto del número decimal 0 entendido como la NADA, como del número decimal 1, concebido como una TOTALIDAD.

Aplicando estos conceptos a la física de la Naturaleza (y consecuentemente a su filosofía intrínseca) podríamos afirmar que si en alguna parte y en el seno de los fundamentales términos de la cuantificación de los campos de energía básica de la Naturaleza – y en consecuencia, también acerca de nosotros mismos en tanto que naturales campos de energía vital-conscientemente cuantificados y relativizados –, es en la cuantificada secuencia natural-decimal: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12…(infinito) pero interpretada de acuerdo la UNITARIA y TOTALIZANTE sucesión: 1/0, 1/1, 1/2, 1/3, 1/4, 1/5…(infinito). Una vez desarrollada cada operación según sus equivalentes fracciones decimales y si en el denominador figura un número primo diferente de 2, de 5 y también diferente de 0 y 1, se producen naturalmente unos numeradores-cocientes que toman la forma de una serie infinita de números racionales cíclicos.

Los números racionales, como su nombre lo indica, son el resultado de una “razón” o división aritmética entre dos números enteros, números racionales que ahora se originan en y por la operación 1/x, siendo x, como ya lo dijimos, un número primo diferente de 2, de 5 y diferente también de 0 y de 1. Es por ejemplo, el caso de la infinita ciclicidad de 142857, generada por el número primo 7: 1/7 = 0.142857...142857...142857…(infinito). Este rasgo esencial de 1/x se puede sistematizar y graficar cartesianamente entre 0 y/o 1, según la(s) general(izadas) secuencia(s):

Límite: la NADA = 0 = 0/x, 1/x, 2/x, 3/x… hasta x/x = 1 = la UNIDAD = la TOTALIDAD = Límite

generalizadas secuencias las cuales, cuando se desarrollan aritméticamente como infinitas fracciones decimales, producen en muchos casos, matrices numéricas que se auto-coordenan complejamente de muy sui generis modo, como se observa en el caso concreto del número primo 7, según se aprecia en la gráfica que sigue:


0/7= -------------- 0 -------LÍMITE: la NADA

1/7= el ciclo 142 857… Estado inicial
2/7= el ciclo 285 714
3/7= el ciclo 428 571

4/7= el ciclo 571 428
5/7= el ciclo 714 285
6/7= el ciclo 857 142… Estado final
……………. |…...↑
7/7= el ciclo 999 999….LÍMITE ASINTÓTICO
……………. |…...|
7/7= ------------- 1 --------LÍMITE: la UNIDAD= la TOTALIDAD
……………..↓…..|
……...…….143..143= constantes y 143= 11×13

[Los espacios en blanco horizontal y vertical caracterizan respectivamente a la abscisa y a la ordenada. Entre ambas coordenan complejamente a la(s) matriz(ces) numérica(s)]

Las sorpresas comienzan: en el origen o punto central de la cartesianamente coordenada matriz numérica inducida por 1/7= el ciclo 142857, no se encuentra el tradicional 0,... ¡sino 0.5!, (¿el misterioso 0.5 de la parte real, de la función Z de Riemann?), pero interpretado como los productos:

A) 0.5 × la UNIDAD eléctrica entendida como el ciclo 999999 = el ciclo 4999995, valor que identifica a la horizontalidad de la abscisa y a su discontinuo-asimétrico efecto entre las cuantico-relativistas masas eléctricas propias del par mutuamente especular: fermión-antifermión y/o:

B) 0.5 × la UNIDAD magnética entendida como el ciclo 999 = el ciclo 4995 y que identifica a la verticalidad de la ordenada y su también cuantico- relativista aunque continuo-simétrico efecto magnético-ondulatorio, propio del par: polo magnético norte-polo magnético sur.

Tal abscisa y tal ordenada trabajan, en tanto que las respectivas y coordenadas mitades horizontal y/o vertical, así

A). La abscisa según la operación (3.5)/7 = 1/2 = 0.5 × el ciclo 999999 = el ciclo 4999995, valor que equilibra-desequilibra eléctricamente a la matriz según: mitad de arriba-mitad de abajo (¿el 0.5 de Riemann actuando eléctricamente es decir, discontinua y asimétricamente?), y

B). La ordenada con el valor 0.5 × el ciclo 999 = el ciclo 4995, valor que la equilibra-desequilibra magnéticamente (luego continua y simétricamente) en los sentidos derecha-izquierda, (¿el 0.5 de Riemann actuando magnéticamente?). El valor 999 se obtiene al sumar, en cada ciclo, los tres dígitos de la columna izquierda con los tres de la columna derecha. Por ejemplo el par especular 3/7 y 4/7:

3/7 = el ciclo 428571 y 428 + 571 = 999
4/7 = el ciclo 571428 y 571 + 428 = 999

valores de donde podemos extraer las igualdades entre sus diferencias horizontales con la abscisa (0.5 × el ciclo 999999 = el ciclo 4999995) y/o verticales con la ordenada (0.5 × el ciclo 999 = el ciclo 4995), así:

1) Diferencias verticales iguales de 3/7 y 4/7 con el valor de la abscisa (3.5)/7=el ciclo 499995. (Aquí, por razones aritméticas que no alcanzo a entender bien todavía, es necesario respetar el 0 inicial en 1/14= 0.0714285..714285…(infinitos ciclos):

A) Arriba de la abscisa: [(3.5)/7=0.4999995]-(3/7=0.428571)=1/14= 0.0714285..714285.....

B) Abajo de la abscisa: (4/7=0. 571428)-[(3.5)/7=0.4999995]=1/14= 0.0714285..714285....

2) Diferencias horizontales iguales con el valor de la ordenada 0.5 × 999= 499.5:

571 – 499.5 = 71.5
499.5 – 428 = 71.5

Detállese que en este caso concreto la Ley de la UNIDAD (ver páginas 24 y 25 y página 41 y siguientes en www.hombreycosmos.org) está trabajando magistralmente para obtener el equilibrio-desequilibrio que geometrodinamiza electromagnéticamente, tanto a las dos mitades horizontales (electricidad), como a las dos mitades verticales (magnetismo), inherentes a la cartesiana bidimensionalidad del campo propio de la matriz que induce 1/7 = el ciclo 142857 al ser 1/14=0.0714285..714285…(infinitos ciclos) la mitad de 1/7=0.142857, así como también cuando se observa que 71.5 es la mitad de 143 o valor de la(s) constante(s) verticales a derecha e izquierda de la matriz.

Todo lo anterior hace referencia a dos dimensiones. Pero, ¿cómo se entendería el mismo fenómeno en tres dimensiones? Usando una terminología muy propia del controvertido físico norteamericano David Bohm, podemos decir entonces que la culminación, la manifestación, explicación o despliegue en tres dimensiones de la einsteniana masa-energía de la TOTALIDAD cósmica, la realiza la ilusoria percepción óptica del HOMBRE, que ubicado en el centro de gravedad – o punto focal 1/2=0.5 ver en www.hombreycosmos.org la gráfica de la página 29 – de su propio bio-electromagnético campo cartesiamente coordenado de manera compleja, observa la aparente especular traslación del espín de su propio “campo” bidimensional, a la velocidad 0.9999…(infinito) de c=1, , a lo largo de un eje que va, en profundidad, desde un especular estado inicial situado antes, (en su pasado) y perpendicularmente a la planitud del espín de su “campo”, hacia un especular estado final, localizado después, (en su futuro).

Con otras palabras: el estado inicial y el estado final son ilusorios reflejos especulares mutuos que como pares anversos-reversos discontinuos entre sí en tanto que fermión-antifermión y/o a la inversa: cohesionados continuamente entre sí como bosón, dan al central observador, la dinámica apariencia óptica de curvar perfecta, instantáneamente y en tres dimensiones a los espines anversos-reversos de la TOTALIDAD UNITARIA de su propio “campo” tridimensional, conmutándose por ello, instantáneamente y en razón del relacionante y “neuro-quiasmático”, óptico entrecruzamiento central (o punto focal: 1/2=0.5), responsable del espacial-temporal relativismo entre el antes-después, (ver en www.hombreycosmos.org, el entrecruzamiento óptico-cognitivo, página 25 y Apéndice 2, página 52):

1). El arriba a la izquierda antes, en abajo a la derecha después, y viceversa.
2). El arriba a la derecha antes, en abajo a la izquierda después, y viceversa.

Analizando desde otro punto de vista estas tridimensionales e instantáneas relativistas traslaciones podemos decir también que es la: a) muy centrada en el origen 0.5 de las coordenadas, b) mutuamente especular, c) topológica, y d) ilusoria observación por parte del HOMBRE de los mecanocuántico y coordenados cambios de espín: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás-adelante (léase: también el temporal antes-después), la que literalmente origina la ilusoria y tridimensional anversa-reversa ondulación (ver en www.hombreycosmos.org Apéndice 2, página 52 y siguientes), de la manera como el HOMBRE percibe primero y elabora después, el conocimiento de todo lo que acontece relativísticamente en el seno del fundamental y coordenado “campo” mecanocuántico de la UNIDAD que TOTALIZA al HUMANO CONOCER. Que no es otro el sentido de TOTALIDAD informático-cognitiva que, en concordancia con Schrödinger, podría tener la onda cuántica del electrón si dicha onda se moviera al relativista 0.999999... (infinito) de c= 1. No creo, además, que sea solo una feliz coincidencia el hecho de que las ecuaciones del campo electromagnético desarrolladas por Maxwell, posean precisamente la misma dinámica y geometría que aquí he tratado de explicar.

Confío entonces plenamente en que, con las explicaciones dadas a lo largo de este comentario, las controvertidas e incisivas ideas de Peter Lynds sobre lo que realmente debe significar el tiempo en términos de una física teórica aplicada al sistema vital-consciente que lo investiga [como HOMBRE(s), nosotros mismos], puedan tener, tanto un riguroso soporte físico-aritmético-geométrico, como una aplicación directa y de fructíferos resultados.

32.Publicado por Sinesio MADRONA RODENAS el 27/10/2013 14:29
Sinesio
Estimado Sr. Moriello

Este artículo suyo y este otro http://www.redcientifica.com/doc/doc200303050001.html:// me parecen magníficos, muy didácticos y aclaratorios. Me han sido de mucha utilidad. Tengo que seguir leyendo otros artículos suyos.
Usted habla en sus artículos de que la teoría del caos se puede aplicar a fenómenos biológicos, psicológicos, sociológicos y otros; pero no sé si entran en su consideración de los fenómenos psicológicos lo que es el propio desarrollo de la conciencia. Me gustaría que respondiera a esa pregunta.
En cualquier caso, le hago este comentario porque tengo una teoría que sí especifica esos procesos de autoorganización en el desarrollo de la conciencia: http://www.redcientifica.org/procesos_de_autoorganizacion_en_la_conciencia_y_crecimiento_humanos.php:// en la que describo procesos de autoorganización, autosemejanza y posibles fractales. Tiene una estructura matemática espiral y una geometría dodecanaria.
Me gustaría saber, si es que pudiera dedicarle algún tiempo a la misma, su opinión sobre mi teoría y sobre la utilización de los conceptos de autoorganización, autosimilitud y fractales que empleo en ella, pues no soy experto en el tema y no sé hasta qué punto están bien empleados en la misma.
Estoy convencido de que no hay nada en la Naturaleza y en el Universo que no pueda ser descrito matemática y/o geométricamente de alguna manera.
En cualquier caso que sea su respuesta le agradezco la molestia
Un saludo cordial
Sinesio

33.Publicado por Sinesio MADRONA RODENAS el 30/10/2013 10:28
Sinesio
Rectificación

La dirección de mi artículo en redcientífica del anterior comentario es errónea. No sé como se me pudo colar porque, supuestamente, la tenía borrada de mis archivos, por eso no la comprobé.
La dirección correcta es ésta:
http://www.redcientifica.org/procesos_de_autoorganizacion_en_la_conciencia.php://
Simplemente lo otra me parecía muy larga y la acorté en origen.

Si así lo desean en administración pueden rectificar la dirección en mi anterior comentario sin incorporar éste.
Perdón y gracias por la molestia

Un saludo cordial
Sinesio

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >