Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El proyecto europeo METIS-II desarrollará la nueva fase del 5G

Se centrará especialmente en las comunicaciones inalámbricas y las interconexiones entre máquinas


El proyecto europeo METIS-II, en el que participan Telefónica I+D y la Universidad Politécnica de Valencia, entre otros, pretende ir un paso más allá en el desarrollo de las redes 5G, en el cambio de las comunicaciones inalámbricas y las interconexiones entre máquinas, especialmente. Otro proyecto europeo, Trescca, pretende reconfigurar la computación en la nube, para que puedan procesarse datos a distancia. Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


Investigadores de METIS-II. Fuente: UPV.
Investigadores de METIS-II. Fuente: UPV.
METIS-II es un nuevo proyecto financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea (UE) con el que arranca una nueva fase de investigación sobre la 5ª generación de comunicaciones móviles e inalámbricas; en definitiva, un proyecto clave para el futuro de las redes 5G.

Tal y como indica José F. Monserrat, del Instituto de Telecomunicaciones y Aplicaciones Multimedia de la Universidad Politécnica de Valencia, que participa en la investigación, se espera que la 5G "mejore significativamente las comunicaciones actuales, principalmente las inalámbricas, y permita una amplia gama de aplicaciones de interconexiones entre máquinas en áreas como la salud, la seguridad en carretera, la automatización industrial y la realidad aumentada".

METIS-II está coordinado por la multinacional Ericsson, mientras que Nokia Networks es la responsable técnica de un proyecto que, además de sus integrantes europeos, cuenta con la participación de fabricantes, operadores e instituciones científicas de Estados Unidos, China, Japón y Corea, líderes en el ámbito de las telecomunicaciones.

Entre ellos, la UPV es una de las tres universidades europeas participantes, y la única institución educativa española en METIS-II, informa la propia universidad en una nota de prensa. También participan Telefónica I+D, el Centre Tecnologic de Telecomunicacions de Catalunya y la Fundación Imdea Networks, por parte de España.

Objetivos

Entre sus principales objetivos, METIS-II tiene previsto el desarrollo de los medios necesarios para integrar la nueva tecnología -así como la evolución de las ya existentes- en un diseño del sistema radio 5G eficiente, escalable y versátil. En particular, el proyecto proporcionará también estimaciones acerca de la utilización futura del espectro y recomendará un plan de adopción del mismo para la 5G.

Además, aportará una descripción de cómo distintas interfaces de uso del canal radio pueden integrarse en un sistema global ágil, con una gestión de recursos orientada al servicio, y un diseño integral del plano de usuario y de control, con el fin de facilitar una rápida y oportuna estandarización de la 5G.

El proyecto tiene su origen en los conocimientos generados en el exitoso proyecto METIS, "que ha marcado un antes y un después en la definición de la 5G", apunta Monserrat, y en el que también participó el Instituto iTEAM de la UPV.

"METIS-II permitirá una rápida estandarización de la 5G, sirviendo como un foro de investigación pre-estándar en el que alcanzar el consenso en aquellos puntos clave respecto a la definición de este nuevo sistema", explica el investigador del iTEAM-UPV.

Asimismo, METIS-II fomentará la cooperación, coordinación y alineamiento entre los proyectos del 5G-PPP en el programa de investigación europeo H2020. Para ello, incluirá una serie de cursos prácticos y debates en los que se abordarán aspectos centrales como son los escenarios de uso y requisitos, espectro, evaluación de las prestaciones del sistema y diseño de las redes de acceso radio.

El Proyecto METIS-II cuenta con 8 millones de euros de financiación del programa de la Unión Europea H2020 y en él participan también Alcatel Lucent, Deutsche Telekom, Huawei, Intel, Orange, Samsung y Telecom Italia.

Nube

Otro proyecto europeo, llamado Trescca, pretende que la computación en nube evolucione hasta alcanzar su potencial máximo, para lo cual será necesario que pase del mero almacenamiento al procesamiento remoto de datos. Pero para lograrlo es necesario contar antes con la confianza de todas las partes interesadas, informa Cordis.

La seguridad en la nube todavía no está completamente garantizada. Las vulneraciones de la misma en algunos de los servicios de almacenamiento más populares, como el caso del Celebgate, han hecho pensar a muchos usuarios que los datos delicados deben mantenerse fuera de la nube. Y si bien la criptografía es una forma eficaz de solventar este problema del almacenamiento en red, su empleo es incompatible con el procesamiento remoto de los datos almacenados.

La situación es complicada, señala la agencia de información sobre investigación de la Comisión Europea, pues para 2016 más de una cuarta parte de las aplicaciones estarán disponibles en la nube. El cifrado de los datos supone un freno a esta evolución, debido también a que los proveedores de servicios no confían plenamente en sus clientes y por tanto limitan o impiden que estos procesen sus propios datos almacenados en los servidores. Todo ello obstaculiza la innovación en el sector.

Trescca propondrá y probará la eficacia de sistemas de seguridad por software y técnicas de virtualización innovadoras para su aplicación en entornos de la nube. De este modo, las partes interesadas podrán delegar en una máquina de procesamiento remoto el tratamiento de información privada y sortear así un cambio de paradigma al ofrecer un complemento no intrusivo para los sistemas heredados en lugar de optar por su sustitución.

En-un-chip

Andreas Herrolz, coordinador del proyecto, explica que Trescca desarrolla componentes de seguridad integrados en sistemas en-un-chip. "Estos chips son cada vez más populares en ordenadores, smartphones, tabletas y descodificadores. Denominados Hardware Security Modules, protegen la comunicación tanto dentro como fuera del chip, y permiten detectar y evitar cualquier intento de modificar y leer los datos almacenados en la RAM".

Trescca crea además un entorno de ejecución de software seguro mediante tecnología de virtualización para aislar aplicaciones en máquinas virtuales ligeras. "Estas máquinas virtuales pueden emplearse además para transferir de forma segura aplicaciones de confianza entre dispositivos. La combinación de tecnologías de hardware y software ofrece un nivel de seguridad verificable a distancia por los proveedores del servicio y los usuarios".

Con el objetivo de realizar una demostración, Trescca integra estas tecnologías en dispositivos clientes conectados mediante la nube como contadores inteligentes y descodificadores. Al ofrecer entornos de ejecución fiables y verificables, no es necesario subir a la nube ciertas partes de la aplicación y sus datos sino que pueden ejecutarse localmente. En el futuro, esta misma tecnología podría integrarse en servidores en la nube y permitir a los usuarios finales evaluar y verificar la seguridad de los servidores remotos antes de copiar sus datos a la nube.

Cambio de paradigma

Son los dispositivos de los usuarios finales son los que procesan los datos delicados y sólo los resultados se transmiten al proveedor de servicios. Esta situación puede dar lugar a un cambio de paradigma en el modo en el que se diseñan los servicios en la nube, a la reducción de los monopolios de datos en manos de los proveedores y a la creación de arquitecturas más descentralizadas, señala el experto.

Además, los productos se ofrecen de forma gratuita. "Nosotros consideramos que esta situación limita la adopción de los servicios, y que las propuestas de seguridad sólo se aceptarán y se pondrán en marcha a gran escala si todos, sin restricciones, las emplean, las evalúan y las integran en los productos pertinentes. También desearíamos cooperar con otras empresas e investigadores para mejorar nuestras propuestas".

El hardware podría tardar varios años en comercializarse debido a que el desarrollo de nuevos sistemas en chip es "muy caro y lento, sobre todo si es la primera vez que se integran componentes nuevos. No obstante, las soluciones de software proporcionadas no dependen de estos componentes y podrían utilizarse ya en el hardware disponible. Así podrían salir al mercado mucho más rápido, en un año o dos".


Miércoles, 22 de Julio 2015
Artículo leído 3312 veces


Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos